SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue78Tourism facing the challenge of recurring natural hazards: a view from CancúnTerritorial structure of tourism in Guatemala author indexsubject indexsearch form
Home Pagealphabetic serial listing  

Investigaciones geográficas

Print version ISSN 0188-4611

Invest. Geog  no.78 México Aug. 2012

 

Geografía humana

 

Evaluación económica del impacto del turismo cultural en la ciudad de Zacatecas

 

Economic evaluation of the impact of cultural tourism in the city of Zacatecas

 

Alejandrina De Sicilia Muñoz*

 

* Departamento de Geografía Económica, Instituto de Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México, Circuito de la Investigación Científica, 04510, Coyoacán, México, D.F. E-mail: aledsm@igg.unam.mx

 

Recibido: 15 de junio de 2011.
Aceptado en versión final: 24 de febrero de 2012.

 

Resumen

El objetivo de este trabajo fue evaluar el impacto económico del turismo cultural en la ciudad de Zacatecas, con especial énfasis en su centro histórico. Por ello se examina brevemente el cambio registrado en el giro de las actividades económicas en la ciudad antes y después de la Declaratoria del Centro Histórico de Zacatecas (CHZ), como Patrimonio Cultural de la Humanidad declarado por la UNESCO.

Se describe la evolución de la ciudad de Zacatecas como destino, así como los cambios que se han llevado a cabo en la expansión de los servicios turísticos, tales como los hoteles, el número de cuartos, el número de turistas, la población económicamente activa y los ingresos en el contexto de la actividad turística en el municipio de Zacatecas.

Además se habla brevemente del turismo en México, inicialmente dirigido a promover lugares del interior del país con tradición turística, con la idea de aprovechar los recursos culturales existentes. Continúa con el contexto geográfico e histórico de la ciudad de Zacatecas (CZ) y su evolución turística como Centro Histórico.

La metodología empleada fue del orden cualitativo, en la cual se utilizaron tres de sus técnicas que se confirmaron y complementaron, como fueron la observación (recorrido de la ciudad de Zacatecas y su centro histórico, los lugares de atractivo turístico cultural), la entrevista (con autoridades implicadas con el patrimonio) y la lectura de textos relacionados con el tema y su análisis (búsqueda y recopilación bibliográfica, hemerográfica, cartográfica y estadística); finalmente, para complementar esta metodología, se empleó la triangulación que enriquece la investigación (Ruíz, 2009). Sistematizada la información obtenida, se procedió a su análisis con base en la elaboración de cuadros, gráficos y cartografía en varias escalas.

De este modo, se concluye que no obstante el crecimiento de la actividad turística y pese a los esfuerzos realizados por el gobierno local, no se han obtenido los resultados esperados.

Palabras clave: Turismo cultural, Patrimonio de la Humanidad, servicios turísticos, actividades terciarias, Zacatecas.

 

Abstract

This essay has the purpose of evaluating the economic impact of cultural tourism in the city of Zacatecas, giving special emphasis to its historic downtown. Therefore this work examines briefly the change recorded in the shift of the economic activities in the city, before and after its historic downtown was declared Cultural Human Heritage by the UNESCO.

Moreover, the evolution of the city of Zacatecas as a touristic destiny is described, as well as the changes that have taken place in the expansion of the touristic services such as hotels, number of rooms, number of tourists, economically active population and the incomes inside the context of the tourist activity in the city of Zacatecas.

Furthermore, tourism in México is discussed, initially aimed at promoting places with tourist tradition inside the country with the idea of exploiting the existent cultural resources; continuing with the geographical and historical context of the city of Zacatecas; and its touristic evolution as an historic downtown.

The methodology employed was the qualitative order in which, three were confirmed and completed, such as observation (tour of the city of Zacatecas and its historic downtown, cultural tourist sites), interviews ( with authorities implicated in heritage) and the lecture of texts related to the theme and its analysis (search and compilation of bibliography, cartography, statistics and newspapers), finally, to complete this methodology, the triangulation method was used to enrich this research (Ruíz, 2009). Having systematized the acquired information, it was analyzed using tables, graphs, and cartographic references at various scales. Thus, it was concluded that despite the growth of the tourist activity and despite the efforts made by the local government, the expected results have not been obtained.

Key words: Cultural tourism, Human heritage, tourist services, tertiary activities, Zacatecas.

 

EL TURISMO CULTURAL

El turismo cultural es una forma de turismo que empieza a ser reconocida como otra categoría a finales de los años setenta, cuando los comerciantes y los investigadores del turismo descubren que había personas que viajaban específicamente para obtener un entendimiento más profundo de la cultura o el patrimonio del destino (Tighe 1986, citado por Mckercher y du Cros, 2002). En el pasado, el turismo cultural estaba asociado a la gente culta que buscaba algo más que el viaje de sol, mar y arena. Fue hasta la fragmentación del mercado en la década de los noventa que el turismo cultural fue reconocido como lo que es: una actividad del mercado de masas de alto perfil (Mckercher y du Cros, 2002). Hoy, el turismo cultural incluye muchas atracciones populares como son el visitar sitios históricos, hitos culturales, asistir a eventos especiales y festivales, o visitar museos. De hecho, todo viaje involucra una dimensión cultural.

El patrimonio cultural de un país o una región se compone de bienes culturales, producto de la sociedad, y que son resultado de procesos del pasado y del presente. No sólo incluye manifestaciones del pasado como son los sitios y objetos arqueológicos, la arquitectura colonial, documentos y obras de arte, sino también el patrimonio vivo que son expresiones de la cultura popular, las poblaciones o comunidades tradicionales, las artesanías y artes populares, indumentaria, costumbres y tradiciones características de un grupo o cultura (López Nieves et al., 2006).

El turismo cultural forma parte del creciente movimiento turístico mundial; en las últimas décadas, muchos países no desarrollados han adoptado el turismo cultural como un mecanismo para su desarrollo, empleando las técnicas de mercado y place-marketing de las economías occidentales, pues han visto los beneficios de esta actividad (Scarpaci, 2005, citado por Bailey, 2008). Por lo tanto, se ha incrementado y, dada la importancia que ha adquirido en el ámbito económico, social, medioambiental y cultural, se ha convertido en uno de los principales apoyos en la vida de las ciudades históricas. Por ello, la relación entre ciudad y turismo es cada vez más estrecha en esas localidades (Díaz, 2007; Troitiño, 1995). El turismo en ciudades con patrimonio cultural debe ser una actividad económica revitalizadora de su herencia. Entre el patrimonio cultural y el turismo existe una estrecha relación que provoca una serie de transformaciones que son positivas o negativas y que requieren de una poderosa política encargada de velar por su estado y preservación. Los vínculos entre patrimonio y turismo deben ser complementarios y estratégicos, es decir, deben responder a los intereses de desarrollo de cada uno. El turismo debe ser responsable en cuanto a que debe haber un equilibrio entre el desarrollo social, el económico, la conservación del patrimonio tanto cultural como natural, así como el respeto de los valores y costumbres sociales (UNESCO, 1996).

El crecimiento de esta actividad coincide con la aparición de sociedades protectoras y conservadoras de los atributos de herencia. Diversos organismos, locales e internacionales, como el Consejo Internacional de Sitios y Monumentos (ICOMOS) perteneciente a la UNESCO, marcan lineamientos para la conservación y utilización del patrimonio cultural, ya que el turismo puede llegar a ser protagonista tanto de la recuperación como de la degradación urbanística, arquitectónica y funcional de las ciudades, si no se aplica con responsabilidad (Mckercher y du Cros, 2002; Díaz González, 2007).

Graham (2002), en su artículo 'El patrimonio como conocimiento: ¿capital o cultura?', discute 'el concepto de patrimonio como una construcción social, imaginada, definida y articulada dentro de la práctica cultural y económica'. Considera que el patrimonio puede ser interpretado de manera diferente dentro de cualquier cultura o culturas en indeterminados momentos de la historia. El patrimonio es diverso en el sentido en que hay muchos patrimonios, cuyos contenidos y significados cambian con el tiempo y el espacio.

Por ejemplo, desde que el CHZ se volvió Patrimonio de la Humanidad, las partes patrimoniales tangibles no han cambiado por que se usan como un 'recurso para el presente'; por otro lado, el significado cultural, es decir, el patrimonio intangible, ha cambiado de significado. Anteriormente las minas eran un patrimonio monetario (un recurso) por que la ciudad se enriquecía gracias a ello; en la actualidad las minas que ya han dejado de funcionar se han vuelto un patrimonio cultural que aún demuestra la riqueza que hubo en Zacatecas en algún momento. De este modo, las minas son recursos que se han utilizado hoy en día para caracterizar a la ciudad de Zacatecas y le han dado una identidad acorde con su pasado. En otras palabras, el Patrimonio intangible cambió de acuerdo con las necesidades del presente, antes la plata era la riqueza, ahora es el legado cultural que les dejó la plata.

 

ACERCA DEL TURISMO EN MÉXICO

México cuenta con un gran potencial turístico que incluye diversos escenarios naturales y una riqueza cultural manifestada en la arquitectura prehispánica, colonial y moderna. Esta diversidad paisajista y cultural ha contribuido a que la República Mexicana sea uno de los principales destinos para el turismo internacional en América Latina. Esta actividad es considerada estratégica por lograr un crecimiento económico en los espacios donde se lleva a cabo. Su promoción en el contexto nacional se realiza bajo la justificación de varios objetivos fundamentales, entre los que destacan: la generación de divisas y la creación de empleos que a su vez impulsan el desarrollo regional por el efecto multiplicador que se le atribuye (García, 1979). Dentro de este marco es importante mencionar que actualmente el turismo cultural es impulsado como una alternativa ante la crisis del turismo nacional y a los cambios a nivel mundial en las preferencias turísticas, que ven a la cultura como motor de desarrollo. Frente al estancamiento de los destinos turísticos clásicos de sol y playa, surge el turismo sustentable y dentro de éste el ecoturismo y el turismo cultural que emergen como una opción para no caer en los impactos negativos del modelo anterior (Rosas, 2006). A pesar de que México ocupa el primer lugar de América y el sexto en el mundo de lugares con monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad, y el tercer lugar a nivel mundial de ciudades declaradas patrimonio (Reforma, 2003 citado en Rosas, 2006), no ha logrado captar un mayor número de visitantes. Si se le compara con las países europeos que representan casi la mitad de las preferencias para los turistas como principal destino cultural, el número de visitas a México es aún incipiente (Cestur, 2003 citado en Rosas, 2006).

Es importante mencionar que tanto el sector privado como el Estado, en su interés por beneficiarse política y/o económicamente del Patrimonio, se han olvidado de involucrar a la población local en su explotación para obtener un beneficio económico, ya que la mayor ganancia lo obtienen los grandes inversionistas, los hoteleros, restauranteros y los arrendadores del transporte. Las comunidades locales, por otro lado, se benefician del ambulantaje y de la oferta de servicios que se generan y empleos que llegan a ocupar (Rosas, 2006). éstos se caracterizan por ser de bajos ingresos, como se verá más adelante. De acuerdo con lo anterior, queda por señalar que las directrices en la estrategia nacional: la distribución en los beneficios del turismo, sustentabilidad en el turismo y competitividad (Hedding, 2000) no se han alcanzado en su totalidad.

De acuerdo con Rosas (2006) se ha logrado poco en lo que se refiere al modelo de la sustentabilidad, actor principal del desarrollo turístico, debido a que no se ha valorado una mayor participación de la comunidad receptora en el proceso productivo de los bienes y el servicio turístico.

A partir del decenio de los setenta, el turismo creció aceleradamente a tal grado que, en la actua lidad, se ha constituido como la rama de la economía que más divisas genera al país, después de la producción de petróleo y las remesas que envían los migrantes en Estados Unidos (Bravo, 1994; Jiménez, 1993). Se dio prioridad al desarrollo de destinos turísticos de playa como Cancún, Puerto Vallarta y Los Cabos, sin abandonar del todo la promoción de los sitios de importancia cultural como las áreas arqueológicas y las ciudades coloniales que ya existían desde la época de los presidentes López Mateos y Díaz Ordaz, quienes se distinguieron por promover y avivar la identidad nacional al incorporar a los atractivos turísticos la historia y cultura del país (Centro de Estudios Sociales, 2006). En 1994 se dio inicio al Programa de Tesoros Coloniales que depende de la Secretaría de Turismo, con la finalidad de impulsar a los estados con riqueza patrimonial e histórica como destinos turísticos nacionales e internacionales (Turista México, 1994).

Contexto geográfico e histórico de la ciudad de Zacatecas

La ciudad de Zacatecas, capital de la entidad, se encuentra en el estado de Zacatecas, en la región centro-norte de México; a 610 km de la Ciudad de México; a 458 km de Monterrey y 318 km de Guadalajara. Se ubica en una pequeña depresión rodeada por los cerros de la Virgen de Clérigos, del Grillo, del Padre y de la Bufa con una altura media de 2 500 msnm. Su clima es semiárido y su temperatura promedio anual es de 16° C (Figura 1).

En las primeras décadas del siglo XVI esta región estuvo habitada por indios Zacatecos, un grupo Chichimeca y nómada, que hasta la llegada de los españoles ocupó la zona circundante al cerro de La Bufa. Los españoles arribaron al lugar donde más tarde se levantaría Zacatecas después de un largo movimiento de exploración y expansión en busca de plata y oro (Bakewell, 1997); en 1546 descubrieron ricos yacimientos minerales. El asentamiento en un principio fue conocido como 'Minas de los Zacatecas'; más tarde se fundó la actual ciudad de Zacatecas el 20 de enero de 1548. Además, se alentó la colonización de otros puntos del actual estado por el hallazgo de plata y otros minerales en nuevas áreas, a pesar de ser un medio adverso tanto por la aridez de la tierra como por la oposición de los indios que la habitaban (Ibid.). El rápido crecimiento de la población creó una demanda continua de alimentos que, en consecuencia, incentivó una agricultura incipiente ya que sus tierras no eran aptas para esta actividad. En cambio, los terrenos eran propios para el desarrollo de la ganadería vacuna y lanar, y satisfacían las necesidades generadas por las minas.

Hacia 1549, Zacatecas se convirtió en una de las poblaciones novohispanas más importantes después de la Ciudad de México, gracias a la riqueza argentífera que producía grandes ingresos a la corona española. El estado se destacó por la plata y la ganadería, y por el establecimiento de órdenes religiosas, entre ellas la franciscana, convirtiéndose en uno de los principales centros misionales de la Nueva España (Artes de México, 1996).

El desarrollo de la minería en Zacatecas durante el periodo de la colonia le permitió ganar un papel importante en el desarrollo de redes de comunicación, abastecimiento y comercial, además de fungir como soporte para otros centros de población como villas, ranchos y haciendas (Flores et al., 1996). Ambas actividades contribuyeron al fortalecimiento de Zacatecas como centro políticoadministrativo y de servicios. En la actualidad, la ciudad conserva la huella de una civilización que se dedicó a la explotación de los recursos minerales, y es una de las ciudades históricas mejor conservadas de México; en 1993 el centro histórico de Zacatecas fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

La actividad turística en la ciudad de Zacatecas

Actualmente la ciudad de Zacatecas es un importante núcleo comercial y de servicios que ya desde la época colonial inició su poder político administrativo sobre su entorno. Posterior a los cuatro siglos de auge minero, esta ciudad da comienzo a su declive minero, debido a la caída del precio de la plata en los mercados mundiales y transita al turismo dentro del proceso de terciarización de su PEA (López López, 1994).

Como consecuencia del impulso a las ciudades coloniales en México desde mediados del siglo pasado, la ciudad de Zacatecas se vio inmersa en el turismo y explotación de la riqueza patrimonial y cultural producto de su pasado, vivencia e identidad, la cual está conformada por una rica arquitectura barroca y churrigueresca de edificios civiles, residenciales y religiosos, que en su mayoría datan del siglo XVIII, periodo de auge y florecimiento. Por su particular ubicación en una cañada entre dos cerros, el de la Bufa y el del Grillo, la capital ha recibido un atributo característico, exclusivo de localidades cuya base económica fue la minería. Asimismo, la topografía ha jugado un papel importante en la distribución de su asentamiento, donde el trazado de calles, callejones y espacios abiertos se adecuaron a esta característica.

Desde los años sesenta la ciudad experimentó la afluencia de turismo por diversos tipos de visitantes, principalmente nacionales, lo que dio inicio a la transformación de sus recursos en productos, por ejemplo, la utilización de su infraestructura para la instalación de hoteles, restaurantes, museos y otros servicios que emplea la actividad turística, como son bares, discotecas, centros nocturnos, agencias de viajes, arrendadoras de autos y otros. En 2008 la capital del estado concentraba el 18.9% del total de establecimientos de preparación y servicio de alimentos y de bebidas con categoría turística de la entidad, y el 17.5% de otras empresas que prestan servicios relacionados con el turismo (INEGI, 2009). La ciudad de Zacatecas registra el mayor número de servicios para el turista, por lo que se puede decir que funge como 'punto equipado' a partir del cual el viajero puede desplazarse hacia otros sitios interesantes, ya que pueden seguir distintas rutas turísticas dentro del estado.

El estado de Zacatecas es la única entidad que tiene leyes de conservación más avanzadas que el resto del país, ya que, además de mantener su arquitectura, conserva su entorno, lo que hace de la ciudad un sitio animado no sólo por su historia sino además por su estética y esencia, lo que no gozan otras ciudades de México (Artes de México, 1996). Antes de que fuera declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, ya existía un grupo de zacatecanos guardianes del patrimonio cultural que se dedicó al rescate y conservación de su fisonomía y de su rica historia y tradiciones. Desde 1941 nació la inquietud de defender su patrimonio y se fundó el Patronato Cultural de Zacatecas. En 1964 inició sus funciones la Junta de Protección y Conservación de Monumentos y Zonas Típicas del estado de Zacatecas (JPCMZTZ), la cual se dedica a vigilar cualquier modificación en la arquitectura y su entorno. Posteriormente, el 21 de junio de 1965 se promulgó la nueva Ley de Protección y Conservación de Monumentos y Zonas Típicas del estado de Zacatecas (ratificada en 1987), misma que la Junta redactó con el fin de crear un organismo independiente que tuviera como único y exclusivo fin el de proteger y conservar su patrimonio cultural.

Derivado de lo anterior, es importante identificar los cambios que se dieron en la infraestructura turística al interior de la ciudad a partir de su declaratoria como patrimonio, debido a que las zonas turísticas se transforman para satisfacer una demanda siempre cambiante con diversos tipos de visitantes y motivaciones distintas.

Dentro de los atractivos con los que cuenta la ciudad de Zacatecas, se encuentran: la Catedral Basílica de Zacatecas del siglo XVIII, el ex convento de San Francisco, del siglo XVI, que desde 1990 alberga al Museo Rafael Coronel; el ex colegio jesuita de San Luis Gonzaga, del siglo XVII, habilitado para museo en 1983; el ex convento de San Agustín, del siglo XVII-XVIII; la Plaza de Armas del siglo XVIII; el Palacio de Justicia o de la Mala Noche, residencia oficial en el siglo XVIII; la Plaza de Toros San Pedro, monumental inmueble construido en 1866, concebido originalmente como plaza de toros, función que desempeñó hasta 1975 y que desde 1989 es un lujoso hotel (Figura 2). Asimismo, mantiene la diversidad cultural dando apoyo a expresiones populares que datan del siglo XVI como danzas, ferias y festivales.

La evolución del turismo en la ciudad de Zacatecas, 1986-20081

De acuerdo con los datos estadísticos generados por la Secretaría de Turismo (2008), a partir de la declaratoria de la UNESCO, los establecimientos dedicados al hospedaje han crecido; como puede apreciarse en la Figura 3, el número de cuartos ha aumentado de 1992 al 2008, su evolución ha sido constante, solamente en el periodo de 2002 a 2003 se nota una ligera disminución: de 2 172 en 2002 bajan a 2 157 en 2003, y a partir de 1993 su aumento ha sido persistente. Para el 2008 la ciudad de Zacatecas contaba con 2 803 cuartos de hotel (Sectur, 2008), en 62 hoteles de distintas categorías: la clase cuatro estrellas es la que cuenta con más hoteles (18), seguida por la de tres estrellas con 17 hoteles; la de cinco estrellas con ocho hoteles; la de dos y una estrella con cuatro hoteles cada uno; en otros se encuentran 11 establecimientos de clase económica (Figura 4).

La evolución de la llegada de turistas a esta ciudad colonial entre 1986 y 2008 ha sido variable (Figura 5). Se pueden apreciar tres grandes periodos: el primero, de 1986 a 1994, dentro de este ciclo se advierte que hay un aumento de turistas hasta 1991, el cual puede estar relacionado con las políticas turísticas que se dieron para promover los sitios coloniales del interior del país, asimismo, coincide con la primera restauración y embellecimiento (1980 a 1985) del Centro Histórico de Zacatecas cuya meta principal fue captar turistas y transformar esta actividad en el principal motor de desarrollo tanto del CHZ como de la ciudad misma (González, 2009). De 1991 a 1994,2 se percibe una disminución constante que puede atribuirse a la competencia con zonas de playa.

De 1995 a 2001 se observa un crecimiento continuo de turistas ya que a finales de noviembre de 1994 se impulsa el programa de Tesoros Coloniales del Centro de México, que está conformado por siete estados,3 excepto para los años de 1999 y 2001, los cuales tuvieron una disminución en el número de turistas con respecto a su año anterior, del -0.9 y el -3.2%, respectivamente. Dentro de este segundo ciclo, resalta el 2000 donde se observa el mayor número de visitantes (480 554) en el CHZ, este hecho se puede atribuir a que en ese año el gobierno del estado catalogó a la capital como ciudad cultural, aunado a la gestión política y promoción turística que ya existía desde los años ochenta (Ibid.).

La tercera etapa es de 2002 a 2008, en la que se observa un incremento constante de visitantes en todo el periodo. Aunque inicia con una disminución de -18% con respecto al 2001, su tasa de crecimiento promedio anual en siete años fue del 4% menor tanto en el primer periodo de nueve años, como en el segundo de siete años que fueron de 6 y 8%, respectivamente. Como puede observarse, la afluencia de turistas no ha sido espectacular, sin embargo, al compararlo con Guanajuato, el CHZ ha tenido una tasa de crecimiento de turistas mayor que el de Guanajuato en el periodo 1986 a 2008, ya que para el CHZ fue del 6% y para Guanajuato sólo del 2%, asimismo, al compararlo con otras ciudades coloniales cercanas a Zacatecas como San Luis Potosí, San Miguel de Allende y Querétaro, se observa que su tasa de crecimiento promedio anual es superior a ellas, ya que tienen para el mismo espacio temporal 3, 4 y 2%, respectivamente.

El tipo de visitante que predomina es el nacional, la presencia de extranjeros es mínima ya que de 1986 al 2008 no llega al 10% con respecto al total de turistas; sólo en 2006, fue del 12.6% (Figura 5). Sin embargo, hay una tendencia en el aumento de turistas tanto nacionales como internacionales debido a la promoción de la riqueza arquitectónica y cultural que el gobierno del estado le ha dado en esos ámbitos.

Los turistas nacionales proceden tanto del mismo estado como de diferentes entidades de la República, entre las que destacan el Distrito Federal, los estados de México, Aguascalientes, Jalisco, Coahuila y Durango. En lo que respecta a los visitantes extranjeros, su procedencia de acuerdo con la región geográfica de origen en orden de importancia es: Norteamérica, Europa y Centro América (4to. Informe de Gobierno de Zacatecas, 2008).

La permanencia en días promedio del total de turistas no llega a dos noches en el periodo ya mencionado, sin embargo, la estadía de visitantes extranjeros ha aumentado con respecto a los nacionales (Sectur, 2008). La ocupación hotelera ha variado año con año; por ejemplo, en 1988 tuvo una ocupación del 66.7%, cifra que no se ha superado ya que para el 2008 fue del 45.2%. La ciudad de Zacatecas, en 2008, concentró el 23.4%4 de la oferta hotelera con respecto al total de establecimientos de hospedaje en la entidad y concentra más del 40% de habitaciones en el estado, para el mismo año.

El porcentaje de ocupación en eventos relevantes varía a lo largo del año.5 La festividad más importante del estado y que se lleva a cabo en el CHZ es el Festival Cultural, cuya periodicidad es anual (Semana Santa y de Pascua), y es una de las que atrae mayor número de turistas. Los meses de julio y agosto son periodo vacacional y así mismo coincide con otros eventos culturales (Figura 6).

 

Impacto del turismo en la economía zacatecana

La población total y la PEA total del municipio de Zacatecas para 1990 representaba el 8.5% de la población total del estado que fue de 1 276 323 habitantes y el 11.2% de la PEA con respecto a la PEA total de la entidad. Para el 2000 la población del municipio tuvo un incremento de 1.2% con respecto a su población total de 1990 y representó un veinteavo de la población con respecto al estado. En cuanto a su PEA representó el 13.0% con respecto a la PEA del estado de Zacatecas que fue dos puntos mayores al estado (11.0%; Cuadro 1).

Como se puede observar en el Cuadro 2, las actividades terciarias ocupan un lugar preponderante, que a lo largo de 1990 y 2000 se han incrementado tanto en el estado de Zacatecas como en el municipio. Sin embargo, en el municipio ha sido mayor el número relativo de personas que laboran en este sector, ya que en 1990 fue del 71.0% contra el 36.0% del estado. En 2000 siguió esta misma tendencia, el municipio tuvo el 73.0% de la PEA ocupada en actividades terciarias y el estado obtuvo el 49.0%.

Dentro de las actividades terciarias destacan los servicios sociales y el comercio que representaron más del 50.0% tanto para 1990 y 2000, y la población dedicada a los servicios turísticos como son hotelería, restaurantes, bares, etc., sólo ocuparon el 6.0% en 1990 y el 8.0% en el 2000 (Figura 7).

De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2010, la población total del municipio representó el 9.3% con respecto a la total de la entidad que fue de 1 494 145 y la población ocupada del municipio de Zacatecas representó el 11.3% con respecto al total de la población ocupada de la entidad. En cuanto a la información por ramas de actividad sólo se tiene información a nivel estatal6 y éstas se comportaron de la siguiente forma, de acuerdo con cifras oficiales del INEGI (2010), en el tercer bimestre de 2010 (julio-septiembre), la población económicamente activa ocupada fue de 541 917 personas, de ellas el 54% labora en el sector terciario y el 11% se ocupa en labores que atañen al turismo, tres puntos porcentuales arriba que en el 2000.

En el municipio de Zacatecas, la distribución de la PEA en el decenio del 2010 sigue manteniendo patrones similares que lo ocurrido en años anteriores, se manifiesta en una elevada concentración de actividades terciarias, en donde el turismo no muestra un papel protagónico en comparación con el comercio y diversos servicios burocráticos, lo cual muestra que a pesar de los grandes esfuerzos de proyectar este municipio como un nodo turístico nacional e internacional aún no se expresa en un crecimiento consecuente del sector.

En cuanto a los salarios7 del total de los ocupados en 1990, más del 60.0% se encuentran entre los trabajadores que no reciben ninguna compensación hasta los que obtienen un salario mínimo (s.m.) y de uno a dos salarios mínimos (19.0 y 43.0%, respectivamente) y el resto de la población ocupada (38.0%) gana de tres a cinco s.m. y mayor a cinco s.m. (27 y 11.0%, respectivamente; Cuadro 3).

En el 2000 la situación fue diferente al periodo anterior, ya que el 59.0% de la PEA se encontró entre los ingresos que van de tres a cinco s.m. y mayor a cinco s.m. con el 36.0 y el 23.0%, respectivamente. Y el 13.0% de la población total ocupada se encontró en el rango sin salario hasta un s.m., y el 28.0% entre los de uno a dos s.m.

Las actividades terciarias se comportan en forma similar al conjunto de actividades económicas (Cuadro 3), ya que en 1990 más del 60.0% de la PEA ocupada en actividades terciarias se encontró entre los rangos de sin salario hasta un s.m. con el 18.0% y el nivel de uno a dos s.m. con el 44.0%. El resto de la población estuvo entre los valores de tres a cinco y mayor a cinco s.m. (28.0 y 11.0%, respectivamente).

De acuerdo con el Censo de Población (INEGI, 2001), en 2000 la situación cambió, ya que el porcentaje de los que ganan entre tres a cinco s.m. subió al 36.0%, ocho puntos arriba con respecto a 1990, los que cobraron más de cinco s.m. obtuvieron el 25.0%, 14 puntos más que en 1990. El resto, es decir, los de sin salario hasta un s.m. y los de uno a dos s.m. bajaron a 13.0 y 27.0%, correspondientemente.

Si bien en el 2000 aumentó el número de personas que ganaron entre tres a cinco s.m. y más de cinco s.m., con respecto a 1990 en las actividades terciarias, es importante considerar que en este sector el ingreso presenta mayores niveles de desigualdad en su distribución, sobre todo por los elevados índices de subempleo que involucra; además, los salarios en México se caracterizan por ser muy bajos.

Las Figura 8 y 9 muestran las percepciones de la PEA que trabajó en el comercio y en servicios de hoteles y restaurantes en 1990 y 2000, ahí se observa que la proporción de la población en 1990 que se ocupó en empleos relacionados con el turismo, que se encontraban entre los rangos de sin salario hasta un s.m. y de uno a dos s.m., ocuparon el 85.0% del total de la PEA en servicios de hoteles y restaurantes, mayor que en comercio con el 65.0% con respecto al total de la PEA ocupada en comercio. Los que tuvieron un ingreso de tres a cinco s.m. y mayor a cinco s.m. son los de turismo que representaron sólo el 26.0% del total de la población que trabaja en turismo contra el 35.0% con respecto al total de PEA en comercio.

En el 2000 el escenario es similar al periodo anterior, ya que, el número de población que ganó menos de tres salarios mínimos representó más del 70.0% del total de la población que trabajaba en actividades relacionadas con el turismo. En cambio en el sector comercio disminuyó la proporción de las personas que obtenían menos de tres salarios mínimos, del 65.0 al 47.0% (1990 y 2000, respectivamente). Tanto para 1990 como para el 2000 la proporción de personas que obtuvieron de tres a cinco s.m. y más de cinco s.m. en actividades relacionadas con el turismo fueron pocas, 26.0% en 1990 y en 2000 el 37.0%. En comercio el escenario es parecido.

En cuanto al Producto Interno Bruto (PIB) que representa la riqueza con la que cuenta un país, se puede decir que el PIB que genera la actividad turística relacionada con hotelería, alimentos y bebidas en el estado de Zacatecas es bajo en comparación con otras actividades terciarias como se observa en la Figura 10, ya que su participación porcentual en el 2003 fue de 2.8 y en el 2008 bajó a 2.3, en cambio el PIB de actividades como el comercio, servicios inmobiliarios, minería y agricultura, fue superior al 10.0%.

A pesar del impulso que se le ha dado al CHZ para convertirlo en un sitio de atracción turística, la derrama económica en el sector no ha sido particularmente importante medida a precios corrientes de 2003 a 2008.

 

CONCLUSIONES

El turismo cultural en ciudades como Zacatecas, que han sido declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad, su centros históricos se han convertido en símbolo y, por lo tanto, en atracción turística. Por ello, hoy en día el patrimonio histórico ha tomado el papel principal como medio productivo.

Sin embargo, no ha logrado consolidarse como un destino turístico nacional e internacional, cuya meta principal fue captar turistas y transformar esta actividad en el principal motor de desarrollo tanto del CHZ como de la ciudad misma, ya que aún sigue siendo un centro político-administrativo y de servicios para su entorno.

La distribución en los beneficios del turismo, sustentabilidad en el turismo y competitividad no se han alcanzado en su totalidad. Se han olvidado de involucrar a la comunidad receptora para obtener un alto beneficio económico, la mayor ganancia es para el sector turístico, la gran parte de la población no se beneficia o se favorece de la oferta de servicios a pequeña escala y del empleo que llegan a ocupar. Los salarios que perciben las personas que trabajan en servicios turísticos son muy bajos.

Para finalizar, es importante mencionar que a pesar de los esfuerzos del gobierno de Zacatecas de convertir el CHZ en un centro turístico, no se han obtenido los resultados esperados ya que su derrama económica no ha sido importante, en cambio la terciarización de su economía ha seguido la tendencia natural del país y no la de la generación de empleos relacionados con el turismo.

 

AGRADECIMIENTOS

Agradezco la revisión del trabajo y los valiosos comentarios al mismo de la doctora Atlántida Coll-Hurtado, así como de la maestra Eva Saavedra.

 

REFERENCIAS

Artes de México (1996), Zacatecas Libro Número 34.         [ Links ]

Bakewell, P. J. (1997), Minería y sociedad en el México colonial Zacatecas (1546-1700), Fondo de Cultura Económica, México.         [ Links ]

Bailey, N. (2008), 'The challenge and response to global tourism in the post-modern era: the commodification, reconfiguration and mutual transformation of Habana Vieja, Cuba', Urban Studies, vol. 45, no. 5, pp. 355-360.         [ Links ]

Bravo, C. (1994), La política de impulso turístico en México. Ixtapa-Zihuatanejo como polo de desarrollo turístico, tesis de Maestría en Geografía, UNAM, México.         [ Links ]

Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública, 'Antecedentes' en Turismo (2006) [actualización: 23 de marzo de 2006], [www.diputados.gob.mx/cesop/. Consulta 2 febrero, 2012]         [ Links ].

Díaz González, E. (2007), Turismo cultural: su oferta y sostenibilidad en Ciudad de La Habana, tesis de Licenciatura, La Habana, Cuba.         [ Links ]

Flores Olague, J., M. Vega, S. Kuntz Ficker y L. Alizal (1996), Breve historia de Zacatecas, El Colegio de México, Fideicomiso Historia de las Américas, Fondo de Cultura Económica, México [http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/estados/libros/zacateca/html/zacatec.html: consulta 26 noviembre 2010]         [ Links ].

García, A. (1979), 'Cancún: turismo y subdesarrollo regional', Serie Cuadernos, Instituto de Geografía, UNAM, México.         [ Links ]

Gobierno del Estado de Zacatecas (2008), [http://www.zacatecas.gob.mx: 4to Informe de Gobierno, 2008: consulta enero 2009]         [ Links ].

González Hernández, G. (2009), 'La revitalización del Centro Histórico de Zacatecas y la conciencia social', Economía, Sociedad y Territorio, vol. IX, núm. 30.         [ Links ]

Graham, B. (2002), 'Heritage as knowledge: capital or culture?', Urban Studies, vol. 39, no. 5-6, pp. 1003-1017.         [ Links ]

Hedding Galeana, B. (2000), 'El potencial de las ciudades patrimoniales como atractivo turístico', 6º Taller de imagen urbana, en ciudades turísticas con Patrimonio Histórico, Campeche, [http://www.cnmh.inah.gob.mx/ponencias/530.html; consulta 10 febrero 2012]         [ Links ].

INEGI (1991), Resultados Definitivos Tomo I y II, XI Censo General de Población y Vivienda, 1990, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, México.         [ Links ]

INEGI (2001), XII Censo General de Población y Vivienda, 2000, Estado de Zacatecas, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, México.         [ Links ]

INEGI (2005), Información digital del Municipio de Zacatecas, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, Zacatecas.         [ Links ]

INEGI (2009, 2010), Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo [http://www.inegi.org.mx; consulta 15 noviembre 2009, 2 mayo 2010]         [ Links ].

INEGI, (2009, 2010), Sistemas de Cuentas Nacionales [http://www.inegi.org.mx: consulta 20 noviembre, 2009, 3 mayo 2010]         [ Links ].

Jiménez, A. (1993), Turismo: estructura y desarrollo. La estructura funcional del turismo internacional y la política turística de México. Desarrollo Histórico 1945-1990, McGraw-Hill, México.         [ Links ]

López López, Á. (1994), La minería en el municipio de Zacatecas al inicio de los noventa, tesis de Licenciatura, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM, México.         [ Links ]

López, N., F. Muñoz y A. Rodríguez (2006), Patrimonio Cultural y Turismo [http://www.monografias.com/cgi-bin/search.cgi?query=patrimonio%20cultural%; consulta 29 septiembre 2009]         [ Links ].

Mckercher B. and H. du Cros (2002), Cultural Tourism. The partenership between tourism and cultural heritage management, The Haworth Hospitality Press, New York.         [ Links ]

Rosas Mantecón, A. (2006), 'Turismo y patrimonio: realidades y espejismos de una promesa', en Arizpe, L. (ed.), Retos Culturales de México frente a la Globalización, Porrúa, México, pp. 473-497.         [ Links ]

Ruiz Olabuénaga, J. I. (2009), Metodología de la Investigación Cualitativa, Serie Ciencias Sociales, vol. 15, Universidad de Deusto, Bilbao, España.         [ Links ]

Sectur (2008), Compendio Estadístico del Turismo en México, Secretaría de Turismo, México.         [ Links ]

Sectur (2009), [http://www.zacatecas.gob.mx: consulta 15 diciembre 2010], [www.sectur.gob.mx/es/sectur/sect_Programa_Tesoros_Coloniales; consulta 12 diciembre 2011]         [ Links ].

Sedesol (1988), Programa de desarrollo urbano de la conurbación Zacatecas-Guadalupe, [http://www.dgduweb.sedesol.gob.mx/documentos/65zac312.pdf; consulta 15 noviembre, 2010]         [ Links ].

Troitiño Vinuesa, M. A. (1995), 'Turismo en las ciudades históricas', Polígonos, no. 5.         [ Links ]

Turista México (1994), [http://www.turista.com.mx/article200.html; consulta 15 noviembre 2010]         [ Links ].

UNESCO (1996), Encuentro Internacional sobre Turismo Cultural en América Latina y el Caribe, ORCALC, La Habana, Cuba.         [ Links ]

UNESCO (2007), World heritage list, [http://whc.unesco.org/en/list; consulta 6 octubre de 2010]         [ Links ].

 

NOTAS

1 Es importante mencionar que el periodo estudiado para el número de cuartos y número de hoteles abarca de 1992 a 2008, ya que a estos rubros SECTUR los maneja a partir de 1992. No así para los turistas que es de 1986-2008.

2 A pesar de que en 1993 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad disminuye el número de turistas, no es sino hasta 1995 que inicia su incremento.

3 Aguascalientes, Durango, Guanajuato, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas. La Secretaría de Turismo y los gobiernos estatales, así como algunos organismos empresariales promueven los paquetes todo incluido para visitar los tesoros coloniales (Turista México, 1994).

4 Otros municipios con oferta hotelera importante son: Fresnillo (13.6%), Jerez (7.2%), Sombrerete (2.5%), Guadalupe (5.3%), Tlaltenango de Sánchez Román (3.4%) Río Grande (3.0%).

5 Eventos: Festival Cultural, Festival Internacional de Folclor, periodo vacacional en julio, periodo vacacional en agosto, Feria Nacional, Morismas de Bracho, Festival Internacional de Teatro en la Calle, Festividades Navideñas y Festival Barroco de Guadalupe.

6 Con respecto a la información a nivel municipal, en el caso de las actividades terciarias, no se tiene el desglose en el sector servicios, por tanto la información es a nivel estatal.

7 El ingreso está expresado en salario mínimo (s.m.) y lo establece la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, anualmente. La asignación de los s.m. se divide en tres áreas geográficas. El estado de Zacatecas pertenece a la zona C. El s.m. en 1990 fue de $ 9920.00 (9.92.00) pesos y en 2000 fue de $ 32.70. En 1993 se ajusta la moneda de México quitándole tres ceros.