SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número27Cobertura del desastre. Confianza institucional, opinión pública y resilienciaLa elección federal en telediarios públicos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista mexicana de opinión pública

versión On-line ISSN 2448-4911versión impresa ISSN 1870-7300

Rev. mex. opinión pública  no.27 México jul./dic. 2019  Epub 30-Ago-2019

https://doi.org/10.22201/fcpys.24484911e.2019.27.65654 

Artículos

Desdibujamiento ideológico y pragmatismo. MORENA en la coalición Juntos Haremos Historia, durante el proceso electoral de 2018

Blurring Ideological and Pragmatism. MORENA in the Coalition Juntos Haremos Historia, During the Electoral Process of 2018

Rosendo Bolívar Meza1 

1 Doctor en ciencia política. Profesor-investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Ciudad de México, México. rbolivarm@ipn.mx.


Resumen

En este artículo se analizan el desdibujamiento ideológico y el pragmatismo político en que incurrió el partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), al haber conformado y encabezado la coalición Juntos Haremos Historia, durante el proceso electoral de 2018 en México. En esta coalición, integrada por dos partidos de izquierda y uno de derecha, no se presentó un proyecto político basado en una ideología específica, aunque predominaron propuestas propias de la izquierda. Fue una alianza electoral que logró acumular más votos en favor de sus candidatos, ganar las elecciones y hacer que Andrés Manuel López Obrador, un candidato ubicado en la izquierda, llegara por primera vez a la presidencia.

Palabras clave: Andrés Manuel López Obrador; coalición Juntos Haremos Historia; desdibujamiento ideológico; México; MORENA; pragmatismo; proceso electoral 2018

Abstract

This article analyzes the blurring of ideological and political pragmatism that incurred the party Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), having formed and headed the coalition Juntos Haremos Historia, during the electoral process of 2018 in Mexico. In this coalition, formed by two parties of left and right, not arose a political project based on a specific ideology, but proposals from the left were dominated by. It was an electoral alliance that was able to collect more votes in favor of their candidates, win the election and lead Andres Manuel Lopez Obrador, a candidate in the left, for the first time to the Presidency.

Keywords: Andres Manuel Lopez Obrador; coalition Juntos Haremos Historia; blurring ideological; Mexico; MORENA; pragmatism; electoral process 2018

Introducción

Para competir en las elecciones de 2018, los nueve partidos con registro en México conformaron tres coaliciones electorales. Una de ellas fue Juntos Haremos Historia (JHH), integrada por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES). Los primeros dos se han ubicado en el espectro político de la izquierda; mientras que el tercero, en el de la derecha. Con el propósito de acumular más votos para ganar las elecciones y llegar al poder, esta coalición no presentó un proyecto político basado en una ideología específica, sino sólo objetivos inmediatos y coyunturales.

En 2018, Andrés Manuel López Obrador participó por tercera ocasión en un proceso electoral para ganar la presidencia; esta vez, como candidato de la coalición jhh, manteniendo una postura moderada, y colocando el combate a la corrupción como columna vertebral de su programa. A su candidatura se unieron empresarios y políticos vinculados al Partido Revolucionario Institucional (PRI), al Partido de la Revolución Democrática (PRD) y, en menor medida, al Partido Acción Nacional (PAN). López Obrador presentó, asimismo, una propuesta de gabinete moderado. Entre algunos de sus seguidores, particularmente los afiliados a MORENA, hubo críticas a la alianza con el PES, sin que esto le hubiera afectado en las encuestas,1 ni en el posterior resultado de la elección.

El proceso electoral de 2018 se inició con la percepción de la inevitabilidad del triunfo de López Obrador, básicamente porque las encuestas lo ubicaron siempre con un mayor porcentaje de aceptación entre la ciudadanía, por el repudio existente en contra del PRI y del entonces presidente -debido a la forma en que éste había gobernado-, así como por el despliegue de una estrategia mediática tendiente a transmitir la imagen de que López Obrador era el candidato ideal, tanto porque sería el mejor defensor de los intereses nacionales como por la moderación de su actuación política.2

El objetivo de este trabajo es analizar por qué, en el proceso electoral de 2018, MORENA, como cabeza de la coalición JHH, incurrió en una pérdida de principios e identidad ideológica (desdibujamiento), así como en un pragmatismo político, con tal de alcanzar el poder. Para entender cómo esta coalición electoral fue exitosa y ganó tanto la presidencia como la mayoría de los puestos del Congreso de la Unión (gracias a la amplia votación obtenida), este análisis revisa las propuestas de campaña, las adhesiones a la candidatura de López Obrador, los desencuentros con los opositores, la conformación de esta coalición, la designación de candidatos, la propuesta de gabinete, el proceso electoral y sus resultados, el porqué y el cómo de su desdibujamiento y su pragmatismo.

Este trabajo es un estudio de caso que trata una cuestión de actualidad con una característica particular (el desdibujamiento ideológico y el pragmatismo), un actor específico circunscrito en un contexto (MORENA en la coalición JHH), una coyuntura y un tiempo (el proceso electoral de 2018), así como un espacio determinado (México). Por tratarse de un tema novedoso y reciente, las fuentes de información son fundamentalmente hemerográficas, ya que no existen antecedentes de trabajos anteriores que se pudieran retomar para esta temática, excepción hecha de la bibliografía que ayudó a hacer las precisiones conceptuales correspondientes. Es un análisis que propone un primer acercamiento al tema y una lectura muy inmediata de una parte de la realidad que está en construcción; por tanto, la aportación que se busca tiene por fin reconstruir el hecho y darle una primera explicación.

Precisiones conceptuales

El partido objeto de estudio, MORENA, presenta dos características principales: sustenta una ideología de izquierda y, en el proceso electoral de 2018, actuó como un partido catch all (escoba o atrapatodo) que incurrió en desdibujamiento ideológico y pragmatismo cuando participó en la coalición JHH. Si, como bien dice Ángelo Panebianco, “los partidos son grupos que persiguen la obtención de ciertos fines, la ideología de cada partido es el mejor indicador de sus fines”.3 Por ello, se deben explicar tanto la relación de los partidos con la ideología como las causas de su desdibujamiento, que los hizo incurrir en pragmatismo.

El eje espacial derecha-izquierda es la representación ideológica más aceptada sobre las posiciones de los partidos políticos, pero no es la única. Norberto Bobbio4 considera que ambos términos son antitéticos y que habitualmente se emplean para designar el conflicto existente entre las ideologías y los movimientos, entre el pensamiento y la acción política. Aunque estos conceptos no designen contenidos fijos ni estables, han tenido diferentes contenidos según los contextos y las situaciones. En términos generales, la derecha es conservadora, busca preservar la tradición, el estado existente de las cosas y la libertad, mientras que la izquierda es liberal, busca la emancipación, el cambio y la igualdad. En ambas corrientes se perciben distintos matices; entre ellas existen posiciones intermedias que, por ocupar el espacio central, se consideran moderadas.

Una característica de los partidos de izquierda durante la era neoliberal (críticos del capitalismo, nacionalistas o de tendencias socialdemócratas, entre otras) es que política e ideológicamente se fueron debilitando, por lo que dejaron a un lado sus posiciones radicales o revolucionarias para entrar a una fase de reformismo y mayor moderación de sus demandas.

De acuerdo con Natanson,5 uno de los problemas recientes de la izquierda es que ha perdido credibilidad porque, en muchos casos, ha adoptado prácticas políticas similares a las que emplean los partidos de centro o ubicados en la derecha. Al perder su radicalismo y hacer planteamientos moderados, la izquierda ha perdido su esencia de opción transformadora de la realidad; de esa manera, ha entrado en un “corrimiento hacia el centro o hacia la derecha”, que la ha empujado hacia un desdibujamiento ideológico o pérdida de identidad ideológica.

Para sobrevivir, los partidos de izquierda han buscado formas de aglutinar grupos sociales cada vez más diversos y han propuesto objetivos de transformación social creíbles y alcanzables; al mismo tiempo, sus candidatos se han vuelto más moderados, y sus promesas de campaña más incluyentes, lo cual ha ocasionado que este tipo de partidos hayan incurrido en pragmatismo, lo que ha generado un perfil menos radical de sus votantes.6

El partido catch all (descrito así inicialmente por Kirchheimer)7 se caracteriza porque, en aras de buscar un mayor número de votantes, deja de sustentar una ideología específica, y adopta planteamientos no radicales, tratando de que el mayor número posible de ciudadanos coincida con sus posturas; de este modo caben en él personas pertenecientes a prácticamente todas las tendencias ideológicas o, inclusive, aquéllas sin ideología, pues el partido no tiene un eje ideológico bien definido. Así, actúa más como una maquinaria electoral que como un partido político tendiente a fortalecer una determinada ideología.

La muerte repentina de Kirchheimer ocasionó que no pudiera desarrollar del todo el concepto. Panebianco8 lo retomó y lo puso al día. Para él, este tipo de partidos, además de que presenta “una marcada desideologización” o una “reducción del bagaje ideológico”, también realiza una concentración de la propaganda en valores y temas generales que son compartidos por amplios sectores del electorado, como el desarrollo económico, la defensa del orden público, etcétera. El partido catch all se caracteriza por su corrimiento hacia el centro, por contener una militancia plural, ser incluyente con el propósito de lograr más votos y así estar en la posibilidad de triunfar en las elecciones para alcanzar el poder -que es la finalidad de todo partido político.

De acuerdo con Bobbio, Matteucci y Pasquino,9 estos partidos apelan al consentimiento de distintos sectores sociales y al interés nacional, ponen mucha atención al momento de seleccionar candidatos con vistas a su éxito electoral, cooptan a expertos y a líderes de otros partidos para facilitar su acceso al posible ejercicio del poder, aunque eso los pueda llevar a oponerse a los intereses de su base tradicional de militantes, la cual pudiera no sentirse representada en los liderazgos emergentes, ni identificada con las nuevas propuestas. En el mismo sentido, tales partidos tampoco toman posiciones claras sobre asuntos que generen polémica.

Las ideologías son sustentadas por los partidos o los grupos comprometidos con la lucha política. Lo ideológico incluye un sistema de ideas con un programa y una estrategia para una actuación política dirigida a cambiar o a preservar el orden de cosas existente. El cambio en las posiciones políticas de estos partidos o grupos implica declinar o hacer una modificación de las ideologías, tanto en el caso de una convergencia entre los partidos (cuando conforman alianzas), como en la alteración de sus posturas originales.10

Cuando la postura ideológica original de un partido se diluye para retomar la de otra u otras ideologías, se presenta una pérdida de identidad ideológica -también conocida como desdibujamiento ideológico- toda vez que se dejan de lado ciertas posiciones que le daban un carácter propio al partido original.11

Lo ideológico se contrapone a lo pragmático. El pragmatismo político sucede cuando los partidos incurren en prácticas no ideológicas o desvirtuadas de su ideología original, actuando en función de una coyuntura para la obtención inmediata de fines concretos. En muchos casos, al hacer esto, se alejan de sus principios programáticos.12

Otro concepto que también se debe explicar es el de coalición electoral, la cual es una alianza entre dos o más partidos políticos que deciden participar juntos en elecciones. Para su trabajo en conjunto, presentan una lista común de candidatos que se unen con el fin de alcanzar un mejor resultado electoral que se traduzca en más espacios legislativos, o en la consecución del Poder Ejecutivo, en caso de postular a un mismo candidato presidencial. Al mismo tiempo, la lista es acompañada de una plataforma electoral compartida que retoma el sentir de los partidos coaligados.

Las coaliciones pueden ser electorales, parlamentarias y/o gubernamentales. Las primeras ocurren entre candidatos; las segundas, entre legisladores, y las terceras, entre miembros del gobierno. Las coaliciones electorales son muy variadas, ya que pueden presentar candidatos comunes en los ámbitos nacional o local. En las parlamentarias, los partidos pueden unirse a favor de un gobierno o en su contra. Las de gobierno, se generan para aplicar un programa común.13 No todas las alianzas son ideológicas: las hay también pragmáticas, que se realizan tan sólo para incrementar la votación de los partidos coaligados.14

Las propuestas de campaña

La estrategia de campaña de López Obrador estuvo centrada en los sectores en los que tenía poca influencia, como los millennials15 y la clase media conservadora. Según la coordinadora de campaña de López Obrador, se requería atraer el voto de los librepensadores y de quienes estuvieran por el cambio, de la gente que estaba consciente de que había dos opciones: más neoliberalismo (un sistema que ya no funcionaba y estaba agotado) o una economía con rostro social.16 Para dar el salto que se necesitaba en aras de ganar la elección presidencial de 2018, se optó por postular un programa diferente al que se había venido proponiendo.17

En el Cuarto Congreso Nacional de MORENA, realizado en noviembre de 2017, López Obrador señaló que, de ganar la presidencia en 2018, evaluaría los contratos derivados de las reformas estructurales realizadas por el gobierno de Peña Nieto. Ofreció 4% del PIB para invertir en infraestructura y programas sociales, así como un proyecto de gobierno con base en la austeridad, sin nuevos impuestos y que mantuviera el equilibrio macroeconómico. Apuntó que su gobierno sería honesto y democrático, que procuraría la justicia, que sería respetuoso de las decisiones tomadas en otras naciones y que promovería la amistad y las buenas relaciones con los Estados Unidos, exigiendo al mismo tiempo respeto a la voluntad y soberanía de México.

En este Congreso, se aprobó el Proyecto Alternativo de Nación 2018-2024, que recogió las principales ideas de López Obrador y que sirvió de base a la plataforma electoral de MORENA (y posteriormente a la coalición JHH). El proyecto se basó en siete principios: combate a la corrupción, respeto al Estado de derecho, seguridad física de las personas, cumplimiento de la ley, ejecución realista de los recursos económicos, libertad como condición humana para el progreso, así como educación y cultura como prioridades. Se comprometía con la equidad de género, el medio ambiente, el mejoramiento del nivel de vida y la elevación de los salarios de los trabajadores.18 Se le llamó Proyecto 2018-2024 y se siguió trabajando en él durante la campaña, y aun después de que López Obrador ganara las elecciones.

Este Proyecto fue criticado por algunos sectores de izquierda, particularmente por quienes apoyaban la frustrada candidatura indígena de María de Jesús Patricio Martínez, como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Congreso Nacional Indígena, que vieron en la propuesta de MORENA y de su candidato la intención de reforzar las instituciones capitalistas y encauzar el descontento popular hacia vías institucionales. En cambio, la candidata indígena planteaba un proyecto claramente anticapitalista y de izquierda revolucionaria no armada, que proponía un cambio social real.19 Algunos sectores de la izquierda nacionalista pretendieron ver en la propuesta de López Obrador cambios más profundos, como la recuperación para la nación de los grandes bienes públicos que fueron entregados a empresas transnacionales y, en menor grado, a empresarios mexicanos, como ocurrió con los casos del sector petrolero y la industria eléctrica.20

En las propuestas que López Obrador presentó durante su campaña se incluyeron las de abolir la reforma educativa para, en su lugar, crear otra que mejorara la calidad de la enseñanza y garantizara a todos el derecho a la educación; promover una amnistía a cierto tipo de criminales con la intención de abrir un camino hacia la pacificación del país; desaparecer el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), ya que fungía como una oficina de espionaje de los líderes políticos y sociales de oposición, y reasignar las labores de inteligencia a otra dependencia que tuviera una nueva filosofía. Otra propuesta fue la de garantizar la paz y tranquilidad del país, con lo que se cambiaría la estrategia aplicada en los dos últimos sexenios, que estuvo sustentada en el uso de la fuerza. Para conseguir esto, instauraría un mando único y buscaría crear una Guardia Nacional.21

Del mismo modo, López Obrador propuso que, de ganar la presidencia, desintegraría al Estado Mayor Presidencial, lo reincorporaría a la Secretaría de la Defensa Nacional, y que no viviría en la residencia oficial de Los Pinos -en donde se crearía un espacio para promover el arte y la cultura. También señaló que reduciría su sueldo a la mitad de lo que ganaba el presidente en turno. Otra propuesta fue que eliminaría las pensiones a los expresidentes porque no se encontraban previstas en ninguna ley, sino que eran producto de un acuerdo aprobado por el Congreso de la Unión en una partida especial.22

Cuando se registró como candidato de la coalición JHH, expuso que, si ganaba, buscaría iniciar una nueva etapa en México, con un presidente que no se subordinaría a ningún grupo de interés. Anunció que la primera iniciativa que enviaría al Congreso sería la de la posibilidad de juzgar al presidente de la República, como figura política, por delitos electorales y por corrupción. Ofreció que cada tres años se sometería a la revocación de mandato, consulta que se realizaría junto con la elección federal intermedia.23

Las adhesiones a la candidatura de López Obrador

A lo largo de la campaña presidencial, e incluso desde antes, se realizaron importantes adhesiones a la candidatura de López Obrador por parte de diversas organizaciones campesinas, obreras, empresariales y sociales, así como de personas que se sumaron a título individual. Los medios de comunicación reportaron, entre ellas, las siguientes.

En el caso de organizaciones campesinas, por ejemplo, integrantes de la comisión política de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (perteneciente al PRD), por unanimidad y sin renunciar a su partido, se sumaron al proyecto del candidato presidencial.24 Lo mismo hicieron miembros de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares, y de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas. Estas agrupaciones, que dijeron ofrecer 5 millones de votos para López Obrador, presentaron un proyecto de política pública para el campo -el cual esperaban que hiciera suyo el candidato presidencial-, aunque ya habían tenido un acercamiento con MORENA y sus propuestas habían sido integradas al Proyecto Alternativo de Nación.25 Otras, como la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos, se comprometieron a aportar 5 millones de votos.26 Posteriormente, miembros del Movimiento Plan de Ayala Siglo XXI 2.0 firmaron un acuerdo con López Obrador para promover la defensa del campo y la soberanía alimentaria, y ofrecieron la movilización, el fomento y la vigilancia del voto en las 25 mil secciones electorales rurales, así como conseguir al menos 2 millones y medio de votos.27

Del mismo modo, 13 organizaciones sindicales petroleras respaldaron esta candidatura por considerar que los últimos gobiernos del PRI y del PAN habían propiciado y alentado la pérdida de soberanía energética, y la entrega al extranjero de sectores como el de la minería, la banca y las telecomunicaciones. Entre estas agrupaciones se encontraron la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros, el Comité Nacional de Estudios de la Energía, el Sindicato Independiente de Trabajadores del Instituto Mexicano del Petróleo y la Alianza Nacional Democrática de Trabajadores Petroleros.28

Otras organizaciones sociales, expresando que contribuían así a la unidad de las fuerzas progresistas y de las izquierdas, también le dieron su respaldo.29 Ese fue el caso del Movimiento Nacional por la Esperanza: en todos los distritos electorales del país y para garantizar el triunfo del movimiento progresista de izquierda, su dirigencia llamó a los integrantes a conformar las Columnas de la Nueva Esperanza por el Buen Vivir.30

La organización magisterial Redes Sociales Progresistas, conformada por gente cercana a Elba Esther Gordillo, propuso constituir 69 mil comités de representación para apoyar la candidatura de López Obrador.31

Empresarios de 12 entidades del país crearon la agrupación “Con AMLO Unidos Podemos”, que tenía el propósito de apoyar el proyecto de López Obrador y alcanzar las transformaciones que México requería; al mismo tiempo, el grupo buscó obtener nominaciones a puestos de elección, en tanto candidaturas externas a MORENA.32 Aunque ésta fue una de las pocas organizaciones empresariales que apoyó a López Obrador, cada vez fueron más los empresarios que a título individual y en privado le manifestaron su apoyo, debido, en gran medida, al trabajo que al respecto efectuó el empresario Alfonso Romo.

En distintos momentos y lugares, se realizaron reuniones para la firma del Acuerdo de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México, en las cuales muchas personas de manera individual se sumaron a la causa de López Obrador sin afiliarse a MORENA, pues se trataba de políticos pertenecientes a otros partidos, líderes de movimientos sociales, artistas y exfuncionarios públicos.

Desencuentros con opositores

Los opositores a MORENA anunciaban que, de triunfar este partido en 2018, sobrevendría el advenimiento del populismo,33 al que asociaban con un autoritarismo caudillista, aumento de impuestos (necesario para poder realizar un mayor gasto público), y afectación de las medidas de privatización (como la de la industria energética), lo que para ellos desembocaría en una crisis económica y política similar a la de Venezuela. En realidad, MORENA y López Obrador no tenían como objetivo introducir cambios radicales en la naturaleza del capitalismo como sistema, sino sólo “adecentar su administración” y establecer una eficaz rendición de cuentas.34

Sus críticos calificaron a López Obrador de autoritario a causa del control que ejercía sobre MORENA, por colocar en la dirigencia a gente cercana a él, por las candidaturas que apoyó, y por ser intolerante a la crítica. Le atribuían una visión maniquea del mundo, al que dividía en pueblo bueno y gobernantes malos. Enjuiciaban también que se presentara como un líder fuerte, que interpretara y obedeciera la voluntad del pueblo para terminar con la mafia del poder. En cuanto a las propuestas de gobierno, cuestionaban su propuesta de estatismo como fórmula económica, al igual que la amnistía contemplada para cierto tipo de delincuentes Por sus nuevos aliados, sobre todo el PES, se le acusó de pragmatismo e incongruencia con los postulados de izquierda.35

En plena campaña electoral, se presentó un enfrentamiento entre López Obrador y los integrantes del Consejo Mexicano de Negocios -que incluye a los empresarios más ricos del país. Esta agrupación salió en defensa de sus integrantes más destacados y en contra de las políticas propuestas por el candidato presidencial, que afectaban sus intereses, particularmente en lo que concernía a la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Días después, los empresarios bajaron de tono a sus cuestionamientos y señalaron que se hallaban dispuestos a trabajar con el ganador de las elecciones, siempre y cuando triunfara legítimamente y les garantizara su derecho a disentir.36

La coalición Juntos Haremos Historia

En junio de 2017, se realizó el Tercer Congreso Nacional de MORENA. Ahí se presentó la estrategia por seguir para disputar la presidencia en 2018: impulsar y fortalecer el trabajo territorial, sobre todo en los estados del norte del país. Se expuso que el partido contaba en ese momento con 2.4 millones de militantes y una estructura con cobertura nacional de 95.6%. Se acordó que se entablarían alianzas en 2018 sólo con el PT;37 sin embargo, la política aliancista de MORENA se amplió posteriormente, cuando se aprobó en su Consejo Nacional de noviembre de 2017 la posibilidad de formar coaliciones con más partidos. Aunada a la del PT, MORENA comenzó a negociar una alianza con el PES. Se dio a conocer que López Obrador estaba interesado en una coalición con este partido a causa de las simpatías que la asociación pudiera generar entre un sector de votantes conservadores, y por la presencia del PES en estados como Hidalgo, Morelos, Guanajuato, Jalisco, Baja California y la Ciudad de México.38

Al signar el convenio parcial de la coalición JHH para impulsar a López Obrador como candidato a la presidencia de la República por MORENA, PT y PES, él señaló que el objetivo de obtenerla era “buscar el bienestar material y el del alma”. Respecto a su nuevo aliado, dijo que el PES era un partido con un fundamento moral y doctrinario, por lo que cabía en la alianza al ser MORENA respetuoso de todas las creencias y las libertades. En esta coalición se presentó una mezcla de la izquierda nacionalista (MORENA) con el maoísmo (PT) y el cristianismo (PES). Este último ocasionó un corrimiento hacia la derecha del lopezobradorismo.

La designación de candidatos

En las elecciones de 2018, se eligió un total de 3 326 cargos de elección popular, que incluyeron los de presidente, gobernadores y jefe de gobierno, senadores, diputados federales, diputados locales, alcaldes, presidentes municipales y diputados a la Asamblea Legislativa. Cada partido de la coalición JHH eligió su propio mecanismo de selección de candidatos.

Con base en el artículo 44 de sus estatutos, en MORENA se acordó que sus candidatos a puestos de elección popular por la vía mayoritaria serían definidos por consenso. En caso de que éste no se lograra, se realizarían encuestas entre los simpatizantes. El Consejo Nacional decidió descentralizar los procesos electivos, por lo que éstos fueron conducidos por los consejos estatales. Se aplicó la paridad de género en la postulación de candidatos, y se determinó que una de las formas de elección de los plurinominales fuera por insaculación de nombres depositados en una tómbola.39 Este proceso fue organizado por la Comisión Nacional de Elecciones, la cual emitió una convocatoria que establecía que, en las asambleas distritales, se postulara a cinco hombres y a cinco mujeres para participar en el sorteo que se efectuaría para definir a los candidatos de representación proporcional. En esas listas, se reservó el tercer lugar de cada bloque para un candidato externo. Muchos de los candidatos electos por insaculación fueron ciudadanos sin trayectoria política.40

A causa de su alianza con el PT y el PES, en la convocatoria de MORENA se estableció que la definición final de sus candidaturas y sus registros estarían sujetos a lo establecido en los convenios de coalición.41 Con base en lo acordado, MORENA postuló 142 candidaturas a la Cámara de Diputados, mientras que dejó 75 para el PES y 75 para el pt. En 7 candidaturas de Hidalgo y una de Nayarit, no hubo coalición, por lo que cada partido postuló a sus propios candidatos. En el Senado, MORENA propuso 50 fórmulas, y dejó 7 para el PES y 5 para el PT, así que finalmente la alianza ocurrió en 62 de las 64 fórmulas. Las dos restantes se situaron en Hidalgo. Debido a esto, la coalición fue parcial.

La propuesta de gabinete

Desde el primer día de su precampaña, López Obrador dio a conocer los nombres de quienes integrarían su gabinete en caso de ganar la presidencia. Fueron 8 hombres y 8 mujeres para un total de 16 secretarías de Estado.42 En su mayoría, la propuesta inicial se mantuvo.

Algunas de estas personas estaban relacionadas con la alta clase política, así como con grupos de intereses económicos. Tal es el caso de quien fue propuesto para la SAGARPA, del cual se afirmaba que había sido promotor de productos transgénicos durante su desempeño como funcionario de la Secretaría de Medio Ambiente (en el gobierno de Ernesto Zedillo) y de Agricultura -con Vicente Fox. Se le consideraba, asimismo, operador de grandes agronegocios de empresas transnacionales.

En este mismo sentido corre el caso de la persona que fuera propuesta para la SEMARNAT, hija de un exgobernador de Chiapas y exsecretario de Gobernación en el gobierno de Salinas de Gortari cuando estalló el conflicto zapatista, nieta del exsecretario de Hacienda en los sexenios de Adolfo López Mateos y de Gustavo Díaz Ordaz -considerado artífice del modelo económico conocido como desarrollo estabilizador-, y sobrina de Salinas; además, emparentada con altos funcionarios de Televisa y con una funcionaria de alto nivel del gobierno de Peña Nieto.

También se encuentra el caso de quien fue postulado para la SEP, que en ese momento era alto funcionario de TV Azteca y cercano colaborador del expresidente Zedillo. El ciudadano que fue propuesto para Turismo, además de ahijado del expresidente Miguel Alemán, es consuegro de Carlos Slim, uno de los empresarios más ricos del mundo. Sorprendió que la primera mujer propuesta para la Secretaría de Gobernación hubiera sido ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por lo que provenía de la elite judicial.43

Con la integración de este gabinete se lanzaron mensajes a los grupos de poder con la intención de apaciguar las inquietudes de los grandes capitales y de la clase política tradicional.44 La razón por la que López Obrador dio a conocer la lista de personas que lo integrarían fue justamente para generar confianza entre los distintos grupos sociales, objetivo que logró.

El proceso electoral y sus resultados

Para competir en las elecciones de 2018, López Obrador se presentó en mejores condiciones que a las de 2006 y 2012, porque contaba con MORENA, un partido político propio, fundado y dirigido por él mismo. Comenzó como puntero en todas las encuestas. Prácticamente 12 años en campaña le permitieron recorrer y conocer todo México, por lo que logró construir una estructura de simpatizantes en todo el país. MORENA obtuvo el registro como partido político nacional en 2014; participó por primera vez en las elecciones federales de 2015, y fue incrementando considerablemente su votación; a tal grado que en 2016 desplazó al PRD como tercera fuerza electoral nacional. Así, aunque llegó al proceso electoral de 2018 sin ninguna gubernatura, en varias entidades federativas ya contaba con una gran presencia.

De acuerdo con los datos del INE,45 los resultados oficiales del proceso electoral de 2018 establecieron que, en la elección presidencial, la coalición JHH obtuvo el triunfo con 30 113 483 votos, equivalentes a 53.1936%. Desglosados, el conteo fue el siguiente: MORENA, 25 186 577; PT, 3 396 805; PES, 1 530 101 votos. El éxito de López Obrador fue tal que obtuvo 53% de la votación, porcentaje que no se había visto en muchos años y que lo situó a una enorme distancia con respecto al segundo lugar. La coalición que lo postuló obtuvo la mayoría de votos en 31 de las 32 entidades del país, con la excepción de Guanajuato, y se convirtió en ganadora en el Senado y en la Cámara de Diputados. El triunfo de López Obrador en 2018 significó la tercera alternancia presidencial y la primera hacia la izquierda.

Con base en encuestas de salida realizadas por la empresa Parametría, se pudieron conocer las características sociodemográficas y preferencias del tipo de votante que favoreció a López Obrador. En cuanto al rango de edad, casi 63% de las personas que votó por él se ubica entre los 26 y 35 años. Del total de votantes varones, 65% lo hizo por él y 35%, por otros candidatos; en el caso de las mujeres, 49% eligió el voto a su favor y el resto lo hizo para diversos aspirantes. En lo referente a la escolaridad, 65% de las personas que emitieron su voto a su favor contaba con estudios universitarios o superiores, mientras que 59% concluyó el bachillerato. López Obrador obtuvo un más alto número de votantes entre los electores con mayores ingresos, pues 64% de quienes afirmaron contar con una entrada mensual superior a 15 171 pesos lo benefició. Es decir, más del 60% de quienes votaron por López Obrador correspondió a personas de mayores ingresos y más alta escolaridad. Por ello se concluye que no fue el candidato de los pobres ni de “los viejitos”, cosa que se le criticaba, sino de la clase media preparada.46

Desdibujamiento ideológico, pragmatismo y ascenso al poder

Gracias a la manera en que actuó políticamente, y a que formó parte de la coalición JHH en el proceso electoral de 2018, MORENA se encaminó hacia objetivos electorales que le permitieron ganar el poder, pero, a costa de incurrir en desdibujamiento ideológico y pragmatismo.

Desde la izquierda, incluso el núcleo duro de MORENA, se criticó la alianza de MORENA con el PES así como la lista de integrantes del gabinete de López Obrador. En el primer caso, por las diferencias programáticas que existían entre ambos partidos;47 en el segundo, porque algunos de los que se hallaban en esa lista habían participado activamente en los gobiernos neoliberales. Se le criticó también no haberse acercado a otros grupos de izquierda, como al de los indígenas representados en el Congreso Nacional Indígena o al encabezado por Cuauhtémoc Cárdenas, cuyas bases hubieran podido ofrecer a la causa lopezobradorista más votos que los que le dieron los militantes y simpatizantes del PES.48

López Obrador defendió la coalición de MORENA con el PES, sosteniendo que esto no traicionaba la postura progresista a favor de las libertades individuales o colectivas y del derecho a la diversidad sexual, de la misma manera que respetaba las distintas creencias religiosas, pues en el movimiento había católicos, evangélicos y librepensadores.49

Roberto Blancarte, especialista en temas religiosos, explicó que la relación del PES con López Obrador se debía a que este partido aglutina a iglesias evangélicas surgidas entre sectores marginales de la sociedad, con baja escolaridad, que reproducen viejos esquemas caciquiles y de una cultura autoritaria y fe ciega hacia su líder religioso, que se asemejan a una capa de votantes de López Obrador que también tienen una fe ciega hacia él. El acercamiento ideológico se dio también cuando el candidato presidencial no respaldó abiertamente las demandas de la izquierda sobre la interrupción del embarazo y el matrimonio igualitario, sino que se limitó a expresar que respetaba esa decisión y podría ponerla a consulta pública.50

Otra muestra de desdibujamiento ideológico y de pragmatismo por parte de MORENA en la coalición JHH es que incluyó a gente proveniente de otros partidos (casi el 50% de sus propuestas) como candidatos al Senado. De los 62 candidatos que participaron en fórmula por esta coalición, 8 provenían del PRI, 5 del PAN, 11 del PRD, 2 del Partido Nueva Alianza51 (PNA), 2 de Movimiento Ciudadano y 2 del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Por otro lado, 40% de los 280 candidatos de mayoría que postuló la coalición a diputaciones federales fue asignado a exmilitantes de otros partidos ajenos a esta coalición. En este caso, 30 fueron del PRI, 14 del PAN, 60 del PRD, 9 de Movimiento Ciudadano y uno del PNA.

En cuanto a los candidatos de las 9 gubernaturas en disputa, tres de ellos provenían de otros partidos, como en los casos de Yucatán, Guanajuato y Jalisco. Una situación similar se presentó con los postulantes a presidencias municipales y diputaciones locales. Algunos de los candidatos recién incorporados a la causa lopezobradorista habían sido acusados de corrupción y nepotismo anteriormente, por desempeños anteriores cuando pertenecían a otros partidos. Esto generó el rechazo de algunos simpatizantes de López Obrador, sobre todo de MORENA y del PT, que lo venían acompañando desde tiempo atrás.52

Conclusiones

Para afrontar el proceso electoral de 2018, MORENA estableció una política de alianzas formales e informales, institucionales y personales, con partidos y movimientos sociales, políticos y sindicales, algunos de ellos “ideológicamente distantes, políticamente controvertidos e incluso históricamente enemigos para sumar sus capitales políticos a la maquinaria electoral”.53 Esta política llevó a López Obrador a la presidencia y otorgó a los partidos que lo apoyaron una fuerte presencia en el Congreso de la Unión, legislaturas estatales y gubernaturas. Empero, es de hacer notar que MORENA no abrió sus puertas para afiliar a las personas provenientes de estas alianzas, controlando así el núcleo duro y la militancia comprometida de ese partido.

Fue relevante el pragmatismo de López Obrador. Ante la necesidad de su partido de construir una estructura política de afiliados y simpatizantes en todo el país, recibió en su proyecto a integrantes de otras fuerzas políticas, inclusive de aquéllas a las que antaño había enfrentado y había dirigido cuestionamientos. En este sentido se realizó la alianza de MORENA con el PES, partido que se aleja de los principios de MORENA y de buena parte de sus seguidores, aunque no tanto de la postura personal de López Obrador.54

A raíz de sus alianzas y su pragmatismo en el proceso electoral de 2018, MORENA no se ubicó claramente como partido de izquierda, No obstante ese desdibujamiento, López Obrador sigue representando varias de las demandas consideradas de izquierda, las cuales contrastó y confrontó con los candidatos de otras opciones políticas, que claramente defendían postulados de derecha y conservadores.55

Pese a su desdibujamiento ideológico, MORENA es un partido de izquierda porque su prioridad consiste en resolver la cuestión social.56 Sin embargo, también como partido gobernante y no sólo como el partido de oposición que fue antes de 2018, MORENA requiere una definición ideológica más precisa y congruente, que no se aparte de las posiciones progresistas y populares. Esencialmente, se trata de un partido de izquierda; antineoliberal, pero no anticapitalista. Fue, a partir de que encabezó la coalición JHH en el proceso electoral de 2018, que aplicó en los hechos posturas propias de los partidos catch all, pues su preocupación principal fue la de atraer a un gran número de electores mediante consignas y propuestas que no reflejaron un fuerte compromiso ideológico con las causas de la izquierda, pero que sí fueron atractivas para una buena parte de la población. Lo hizo tan acertadamente que ganó las elecciones y llegó al poder.

Referencias

Almazán, Jorge, “Cuarto Congreso de MORENA: de ganar, se evaluarán contratos por reformas”, Milenio, Ciudad de México, México, 21 de noviembre, 2017, p. 8. [ Links ]

Abundis, Francisco, “¿Quiénes eligieron a AMLO como presidente?”, Milenio, Ciudad de México, México, 10 de julio, 2018, p. 8. [ Links ]

Almeyra, Guillermo, “MORENA, Marichuy y México”, La Jornada, Ciudad de México, México, 26 de noviembre, 2017, p. 22. [ Links ]

Arroyo, Ivabelle, “MORENA y el camino hacia la hegemonía”, Nexos, núm. 487, Ciudad de México, México, 1 de julio, 2018, pp. 55-58. [ Links ]

Baquero, Vicente, “La identidad ideológica” [en línea], La Gaceta, Madrid, España, 31 de mayo, 2017. Disponible en <https://gaceta.es/opinion/vicente-baqueroidentidad-ideologica-01062017-1331-20170531-0000/ >, [fecha de consulta: 24 de enero, 2019]. [ Links ]

Becerril, Andrea, “Padierna y Bejarano dejan el PRD para apoyar a AMLO”, La Jornada , Ciudad de México, México, 3 de septiembre, 2017, p. 12. [ Links ]

Belmont, José Antonio, “AMLO: Cuevas, encargada de recuperar el prestigio del país”, Milenio , Ciudad de México, México, 23 de enero, 2018, p. 9. [ Links ]

Blanco, José, “El populismo en Laclau y Mouffe”, La Jornada , Ciudad de México, México, México, 11 de julio, 2017, p. 15. [ Links ]

Bobbio, Norberto, Derecha e izquierda, Taurus, Ciudad de México, México, 2014, pp. 234. [ Links ]

Bobbio, Norberto, Matteucci, Nicola y Pasquino, Gianfranco, Diccionario de política, 2ª. ed., Siglo XXI, Distrito Federal, México, 1992, p. 1158. [ Links ]

Calderón Alzati, Enrique, “Campaña de López Obrador y críticas diversas”, La Jornada , Ciudad de México, México, 23 de diciembre, 2017, p. 20. [ Links ]

Cruz Martínez, Ángeles, “Empresarios de 12 entidades crean frente para impulsar a López Obrador”, La Jornada , Ciudad de México, 12 de septiembre, 2017, p. 11. [ Links ]

Duverger, Maurice, Los partidos políticos, Fondo de Cultura Económica, Ciudad de México, México, 1957. [ Links ]

Fadl Kuri, Sergio, “México en una encrucijada frente a las elecciones de 2018”, Este País, núm. 324, Ciudad de México, México, 1 de junio, 2018, pp. 16-19. [ Links ]

Gershenson, Antonio, “¿Cuántas y cuáles agrupaciones van a las elecciones?”, La Jornada , Ciudad de México, México, 26 de noviembre, 2017, p. 23. [ Links ]

Gómez Mena, Carolina, “La CNPA se suma al proyecto de AMLO rumbo a comicios de 2018”, La Jornada , Ciudad de México, México, 31 de agosto, 2017, p. 12. [ Links ]

Gómez Mena, Carolina, “Más de 100 organizaciones apoyarán a AMLO”, La Jornada , Ciudad de México, México, 4 de abril, 2018, p. 15. [ Links ]

Gutiérrez, Héctor, “Perfilan en MORENA plan rumbo a 2018”, Reforma, Ciudad de México, México, 12 de junio, 2017, p. 6. [ Links ]

Hernández López, Julio, “Astillero”, La Jornada , Ciudad de México, México, 15 de diciembre, 2017, p. 10. [ Links ]

Illades, Carlos, El futuro es nuestro, Océano, Ciudad de México, México, 2017. [ Links ]

Instituto Nacional Electoral, “Resultados Electorales 2018”, Instituto Nacional Electoral. Disponible en <https://www.ine.mx/voto-y-elecciones/resultados-electorales/ >, [fecha de consulta: 13 de julio, 2018]. [ Links ]

Jiménez, Néstor, “Organizaciones campesinas emprenden la creación de una red de apoyo a AMLO”, La Jornada , Ciudad de México, México, 29 de noviembre, 2017, p. 7. [ Links ]

Kirchheimer, Otto, “The Transformation of the Western European Party Systems”, en Lapalombara, Joseph y Weiner, Martin (eds.), Political Parties and Political Development, Princeton University Press, Nueva Jersey, EE. UU., 1966, pp. 177-200. [ Links ]

Krauze, Enrique, Democracia en construcción, Debate, Ciudad de México, México, 2016. [ Links ]

Lamas, Marta, “Alianzas con la derecha”, Proceso, núm. 2150, Ciudad de México, México, 14 de enero, 2018, pp. 43-44. [ Links ]

Lomnitz, Claudio, “Lo que Corbyn puede enseñarle a AMLO”, Nexos , núm. 475, Ciudad de México, México, 1 de julio, 2017, p. 9. [ Links ]

Martínez, Sanjuana, “Tatiana Clouthier: soy más que un apellido; he hecho camino”, La Jornada , Ciudad de México, México, 21 de enero, 2018, p. 12. [ Links ]

Meyer, Lorenzo, “¿Quién le teme al 2018?”, Reforma, Ciudad de México, México, 20 de julio, 2017, p. 9. [ Links ]

Muñoz, Alma E., “Ciudadanos comunes, la mayoría de los candidatos de MORENA a diputados”, La Jornada , Ciudad de México, México, 25 de febrero, 2018, p. 4. [ Links ]

Muñoz, Alma E., “Estrategia de seguridad sin el uso de la fuerza como eje, propone AMLO”, La Jornada , Ciudad de México, México, 5 de enero, 2018, p. 3. [ Links ]

Muñoz, Alma E., “Gordillistas crearán 69 mil comités de apoyo a AMLO “,La Jornada , Ciudad de México, México, 25 de enero, 2018, p. 8. [ Links ]

Muñoz, Alma E., “Presenta AMLO a quienes estarán en su gabinete si triunfa en 2018”, La Jornada , Ciudad de México, México, 15 de diciembre, 2017, p. 13. [ Links ]

Muñoz, Patricia, Jiménez, Néstor, Morelos, Rubicela y Valadez, Alfredo, “Organizaciones petroleras y campesinas van con AMLO”, La Jornada , Ciudad de México, México, 10 de abril, 2018, p. 5. [ Links ]

Natanson, José, La nueva izquierda, Debate, Buenos Aires, Argentina, 2008, p. 272. [ Links ]

Panebianco, Ángelo, Modelos de partido, Alianza Editorial, Madrid, España, 2009. [ Links ]

Pipitone, Ugo, La esperanza y el delirio, Taurus, Ciudad de México, México, 2015. [ Links ]

Poy Solano, Laura, “Padierna y Bejarano reiteran apoyo a AMLO”, La Jornada , Ciudad de México, México, 19 de noviembre, 2017, p. 5. [ Links ]

Raziel, Zedrik, “Acuerdan en MORENA método de elección”, Reforma, Ciudad de México, México, 10 de julio, 2017, p.7. [ Links ]

Raziel, Zedryk, “Ofrece AMLO respeto a la diversidad sexual”, Reforma, Ciudad de México, México, 16 de diciembre, 2017, p. 6 [ Links ]

Rodríguez, Arturo, “En MORENA, un revoltijo político que saca chispas”, Proceso, núm. 2172, Ciudad de México, México, 17 de junio, 2018, pp. 14-16. [ Links ]

Rodríguez Araujo, Octavio, “Empresarios y López Obrador”, La Jornada , Ciudad de México, México, 10 de mayo, 2018, p. 18. [ Links ]

Romero, Juan Carlos, “El voto provida y profamilia”, Letras Libres, núm. 233, Ciudad de México, México, 2 de mayo, 2018, pp. 12-15. [ Links ]

Sader, Emir, “La izquierda puede ganar en México”, La Jornada , Ciudad de México, México, 14 de enero, 2018, p. 22. [ Links ]

Sáenz, Liébano, “Pragmatismo y competencia”, Milenio , Ciudad de México, México, 27 de enero, 2017, p. 2. [ Links ]

Saldierna, Georgina, Muñoz, Alma E. y Urrutia, Alonso, “Justicia, no venganza, ofrece AMLO tras pedir registro como candidato presidencial”, La Jornada , Ciudad de México, México, 17 de marzo, 2018, p. 5. [ Links ]

Santos, Leopoldo, “El desenlace final”, La Jornada , Ciudad de México, México, 30 de junio, 2018, p. 16. [ Links ]

Sartori, Giovanni, Partidos y sistema de partidos, 2ª. ed., Alianza Editorial, Madrid, España, 2005. [ Links ]

Silva-Herzog Márquez, Jesús, “AMLO 3.0”, Reforma, Ciudad de México, México, 5 de febrero, 2018, p. 8. [ Links ]

Staff del periódico Reforma, Reforma, Ciudad de México, México, 8 de enero, 2018, p. 7 [ Links ]

Valdés, Guillermo, “¿Quién defiende a López Obrador?”, Milenio , Ciudad de México, México, 28 de febrero, 2018, p. 4 [ Links ]

Valdés, Guillermo, “¿Ya ganó López Obrador?”, Milenio , Ciudad de México, México, 22 de febrero, 2017, p. 4. [ Links ]

Vera, Rodrigo, “El candidato de Dios”, Proceso, núm. 2171, Ciudad de México, México, 10 de junio, 2018, pp. 18-19. [ Links ]

1Emir Sader, “La izquierda puede ganar en México”, La Jornada, Ciudad de México, México, 14 de enero, 2018, p. 22.

2Guillermo Valdés, “¿Ya ganó López Obrador?”, Milenio, Ciudad de México, México, 22 de febrero, 2017, p. 4. Consúltese también a Sergio Fadl Kuri, “México en una encrucijada frente a las elecciones de 2018”, Este País, núm. 324, Ciudad de México, México, 1 de junio, 2018, pp. 16-17.

3Ángelo Panebianco, Modelos de partido, Alianza Editorial, Madrid, España, 2009, p. 31.

4Norberto Bobbio, Derecha e izquierda, Taurus, Distrito Federal, México, 2014, pp. 234.

5José Natanson, La nueva izquierda, Debate, Buenos Aires, Argentina, 2008, p. 272.

6Ugo Pipitone, La esperanza y el delirio, Taurus, Distrito Federal, México, 2015, pp. 403-404.

7Otto Kirchheimer, “The transformation of the Western European party systems”, en Joseph LaPalombara and Martin Weiner (eds.), Political Parties and Political Development, Princeton University Press, Nueva Jersey, EE. UU., 1966, pp. 177-200.

8Ángelo Panebianco, op. cit., pp. 488-497.

9Norberto Bobbio, Nicola Matteucci y Gianfranco Pasquino, Diccionario de política, 2ª. ed., Siglo XXI Editores, Distrito Federal, México, 1992, p. 1158.

10Norberto Bobbio, Nicola Matteucci y Gianfranco Pasquino, Diccionario de política, 2ª. ed., Siglo XXI Editores, Distrito Federal, México, 1992, pp. 755-762.

11Vicente Baquero, “La identidad ideológica” [en línea], La Gaceta, Madrid, 31 de mayo de 2017. Disponible en<https://gaceta.es/opinion/vicente-baqueroidentidad-ideologica-01062017-1331-20170531-0000>, [fecha de consulta: 24 de enero, 2019].

12Giovanni Sartori, Partidos y sistema de partidos, 2ª. ed., Alianza Editorial, Madrid, España, 2005, pp. 114-115.

13Maurice Duverger, Los partidos políticos, Fondo de Cultura Económica, Distrito Federal, México, 1957, pp. 349-361.

14Ángelo Panebianco, op. cit., p. 412. Para él, las alianzas más estables han sido las que ocurren entre opositores (ideológicamente lejanos), mientras que las más inestables se han constituido entre competidores ideológicamente cercanos.

15Esta generación, muy influida por la internet, nacida entre 1980 y 1995, representa en México a casi 40% del electorado. La mayoría de quienes pertenecen a ella repudia la política, considera deshonestos a los políticos y pocos de entre ellos deciden votar. Unos cuantos practican la crítica en medios alternativos y participan en la defensa de los derechos humanos y del medio ambiente. Enrique Krauze, Democracia en construcción, Debate, Ciudad de México, México, 2016, pp. 353-355.

16Sanjuana Martínez, "Tatiana Clouthier: soy más que un apellido; he hecho camino", La Jornada, Ciudad de México, México, 21 de enero, 2018, p. 12.

17Claudio Lomnitz, “Lo que Corbyn puede enseñarle a amlo”, Nexos, núm. 475, Ciudad de México, México, 1 de julio, 2017, p. 9.

18Jorge Almazán, “Cuarto Congreso de MORENA: de ganar, se evaluarán contratos por reformas”, Milenio, Ciudad de México, México, 21 de noviembre, 2017, p. 8.

19Guillermo Almeyra, “MORENA, Marichuy y México”, La Jornada, Ciudad de México, México, 26 de noviembre, 2017, p. 22.

20Antonio Gershenson, “¿Cuántas y cuáles agrupaciones van a las elecciones?”, La Jornada, Ciudad de México, México, 26 de noviembre, 2017, p. 23.

21Alma E. Muñoz, "Estrategia de seguridad sin el uso de la fuerza como eje, propone AMLO", La Jornada, Ciudad de México, México, 5 de enero, 2018, p. 3.

22Staff del periódico Reforma, Reforma, Ciudad de México, México, 8 de enero, 2018, p. 7.

23Georgina Saldierna, Alma E. Muñoz y Alonso Urrutia, "Justicia, no venganza, ofrece AMLO tras pedir registro como candidato presidencial", La Jornada, Ciudad de México, México, 17 de marzo, 2018, p. 5.

24Carolina Gómez Mena, "La CNPA se suma al proyecto de AMLO rumbo a comicios de 2018", La Jornada, Ciudad de México, México, 31 de agosto, 2017, p. 12.

25Néstor Jiménez, "Organizaciones campesinas emprenden la creación de una red de apoyo a AMLO", La Jornada, Ciudad de México, México, 29 de noviembre, 2017, p. 7.

26José Antonio Belmont, “AMLO: Cuevas, encargada de recuperar el prestigio del país”, Milenio, Ciudad de México, México, 23 de enero, 2018, p. 9.

27Carolina Gómez Mena, "Más de 100 organizaciones apoyarán a AMLO", La Jornada, Ciudad de México, México, 4 de abril, 2018, p. 15.

28Patricia Muñoz, Néstor Jiménez, Rubicela Morelos y Alfredo Valadez, "Organizaciones petroleras y campesinas van con AMLO", La Jornada, Ciudad de México, México, 10 de abril, 2018, p. 5.

29Andrea Becerril, "Padierna y Bejarano dejan el PRD para apoyar a AMLO", La Jornada, Ciudad de México, México, 3 de septiembre, 2017, p. 12.

30Laura Poy Solano, "Padierna y Bejarano reiteran apoyo a AMLO", La Jornada, Ciudad de México, México, 19 de noviembre, 2017, p. 5.

31Alma E. Muñoz, "Gordillistas crearán 69 mil comités de apoyo a AMLO", La Jornada, Ciudad de México, México, 25 de enero, 2018, p. 8.

32Ángeles Cruz Martínez, "Empresarios de 12 entidades crean frente para impulsar a López Obrador", La Jornada, Ciudad de México, México, 12 de septiembre, 2017, p. 11.

33José Blanco, “El populismo en Laclau y Mouffe”, La Jornada, Ciudad de México, México, 11 de julio, 2017, p. 15.

34Lorenzo Meyer, “¿Quién le teme al 2018?”, Reforma, Ciudad de México, México, 20 de julio, 2017, p. 9.

35Guillermo Valdés, “¿Quién defiende a López Obrador?”, Milenio, Ciudad de México, México, 28 de febrero, 2018, p. 4.

36Octavio Rodríguez Araujo, “Empresarios y López Obrador”, La Jornada, Ciudad de México, México, 10 de mayo, 2018, p. 18.

37Héctor Gutiérrez, “Perfilan en MORENA plan rumbo a 2018”, Reforma, Ciudad de México, México, 12 de junio de 2017, p. 6.

38Néstor Jiménez, “Organizaciones campesinas emprenden la creación de una red de apoyo a AMLO”, Reforma, Ciudad de México, México, 29 de noviembre, 2017, p. 7.

39Zedrik Raziel, “Acuerdan en MORENA método de elección”, Reforma, Ciudad de México, México, 10 de julio, 2017, p. 7.

40Alma, E. Muñoz, "Ciudadanos comunes, la mayoría de los candidatos de MORENA a diputados", La Jornada, Ciudad de México, México, 25 de febrero, 2018, p. 4.

41Alma E. Muñoz, “Convoca MORENA a selección interna de aspirantes a puestos en el proceso de 2018”, La Jornada, Ciudad de México, México, 23 de noviembre, 2017, p. 12.

42Las propuestas fueron las siguientes: Olga Sánchez Cordero, para la Secretaría de Gobernación; Esteban Moctezuma, para la Secretaría de Educación Pública (SEP); Carlos Manuel Urzúa, para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; Héctor Vasconcelos, para la Secretaría de Relaciones Exteriores; Javier Jiménez Espriú, para la Secretaría de Comunicaciones y Transportes; Víctor Villalobos, para la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; Jorge Alcocer, para la Secretaría de Salud; Irma Eréndira Sandoval, para la Secretaría de la Función Pública; Rocío Nahle, para la Secretaría de Energía; María Luisa Albores, para la Secretaría de Desarrollo Social; Josefa González Blanco, para la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT); Graciela Márquez, para la Secretaría de Economía; Luisa María Alcalde, para la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; Alejandra Frausto, para la Secretaría de Cultura; Miguel Torruco, para la Secretaría de Turismo, y Román Guillermo Meyer, para la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. A partir de que ganó la elección presidencial, López Obrador realizó algunos ajustes en su futuro gabinete, como la sustitución de Héctor Vasconcelos por Marcelo Ebrard en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

43Alma E. Muñoz, "Presenta AMLO a quienes estarán en su gabinete si triunfa en 2018", La Jornada, Ciudad de México, México,15 de diciembre, 2017, p. 13.

44Julio Hernández López, “Astillero”, La Jornada, Ciudad de México, México, 15 de diciembre, 2017, p. 10.

45Instituto Nacional Electoral, “Resultados Electorales 2018”, Instituto Nacional Electoral. Disponible en <https://www.ine.mx/voto-y-elecciones/resultados-electorales/>, [fecha de consulta: 13 de julio, 2018].

46Los resultados de esta encuesta de Parametría fueron dados a conocer por su director en Francisco Abundis, “¿Quiénes eligieron a AMLO como presidente?”, Milenio, Ciudad de México, México, 10 de julio, 2018, p. 8.

47Marta Lamas, “Alianzas con la derecha”, Proceso, núm. 2150, Ciudad de México, México, 14 de enero, 2018, pp. 43-44.

48Enrique Calderón Alzati, “Campaña de López Obrador y críticas diversas”, La Jornada, Ciudad de México, México, 23 de diciembre, 2017, p. 20.

49Zedryk Raziel, “Ofrece AMLO respeto a la diversidad sexual”, Reforma, Ciudad de México, México, 16 de diciembre, 2017, p. 6.

50Tomado de Juan Carlos Romero, “El voto provida y profamilia”, Letras Libres, núm. 233, Ciudad de México, México, 2 de mayo, 2018, p. 14. También es importante conocer la opinión de Elio Masferrer en Rodrigo Vera, “El candidato de Dios”, Proceso, núm. 2171, Ciudad de México, México, 10 de junio, 2018, pp. 18-19.

51Esta organización obtuvo su registro como partido político nacional el 14 de julio de 2005, con el nombre oficial de "Nueva Alianza (partido político)". Desde sus orígenes y en forma un tanto peyorativa, mediáticamente, comenzó a denominársele como "Panal", sin que correspondiera precisamente con sus siglas oficiales, por lo que en 2006, año en que participó por primera vez en elecciones federales, la dirigencia del partido pidió en el entonces IFE que, oficialmente y en las sesiones de este organismo, no se hiciera referencia a este partido como "Panal", sino como partido Nueva Alianza (PNA) o simplemente Nueva Alianza (NA).

52Arturo Rodríguez, “En MORENA, un revoltijo político que saca chispas”, Proceso, núm. 2172, Ciudad de México, México, 17 de junio, 2018, pp. 14-16.

53Ivabelle Arroyo, “MORENA y el camino hacia la hegemonía”, Nexos, núm. 487, Ciudad de México, México, 1 de julio, 2018, p. 56.

54Liébano Sáenz, “Pragmatismo y competencia”, Milenio, Ciudad de México, México, 27 de enero, 2017, p. 2. En similar sentido opinó Jesús Silva-Herzog Márquez (“AMLO 3.0”, Reforma, Ciudad de México, México, 5 de febrero, 2018, p. 8), para quien López Obrador había pasado del sectarismo al oportunismo, pues su coalición ya no era la sombra de su base política; igualmente, expresó que MORENA había sido traicionada y sacrificada antes de llegar al poder porque, con miras a alcanzarlo, se había allegado de foxistas, calderonistas, zedillistas y salinistas. Acusó a López Obrador de ser un político pragmático, sin nervio ideológico.

55Leopoldo Santos, “El desenlace final”, La Jornada, Ciudad de México, México, 30 de junio, 2018, p. 16.

56Carlos Illades, El futuro es nuestro, Océano, Ciudad de México, México, 2017, p. 13.

Recibido: 27 de Julio de 2018; Aprobado: 13 de Mayo de 2019

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons