SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.7 número1Adaptación y validación de la escala de impacto de fatigaRendimiento bajo en matemáticas PISA 2012: impacto de la asistencia en educación infantil temprana y otras posibles variables cognitivas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Acta de investigación psicológica

versión On-line ISSN 2007-4719versión impresa ISSN 2007-4832

Acta de investigación psicol vol.7 no.1 México abr. 2017

https://doi.org/10.1016/j.aipprr.2017.01.001 

Artículos

Violencia de pareja a través de medios electrónicos en adolescentes mexicanos

Violence in teenage mexican couples through electronic/social media

Claudia Ivethe Jaen-Cortésa  * 

Sofía Rivera-Aragóna 

Lucy María Reidl-Martíneza 

Mirna García-Méndezb 

a Facultad de Psicología, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México

b Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México


Resumen:

El propósito de este estudio instrumental fue obtener las propiedades psicométricas de la Escala de Violencia de Pareja que se expresa a través de Medios Electrónicos (EVIME) en adolescentes mexicanos. Colaboraron 878 participantes, hombres y mujeres con edades de entre 12 y 19 años (M = 16.58; DE = 1.36 años). Dicha escala está compuesta por 32 reactivos agrupados en 5 factores y con formato de respuesta tipo Likert de 4 opciones. Se obtuvo la validez de constructo mediante análisis factorial de componentes principales con rotación ortogonal (varimax) que explican el 57.7% de la varianza (prueba KMO = 0.93, p = 0.00). La consistencia interna total tiene un valor alfa de Cronbach α = 0.94. Las prevalencias de violencia en una muestra probabilística de 1,278 adolescentes para cada una de las dimensiones son: control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética = 44.3%; agresión verbal = 15.5%; agresión sexual = 11.9%; coerción sexual = 7.7% y humillación = 6.1%. La violencia de pareja que se manifiesta a través de medios electrónicos es un problema social y de salud pública emergente que posee cualidades específicas debido a la naturaleza de las herramientas tecnológicas que utilizan los adolescentes para interactuar con la pareja romántica.

Palabras clave: Tecnologías de la información y la comunicación; Pubertad; Relaciones románticas; Medición; Agresión

Abstract:

The aim of this study was to get the psychometric characteristics for the Social/Electronic Media Violence in Couples Scale (EVIME for its initials in Spanish) in Mexican teenagers. There were 878 participants, men and women with ages ranging between 12 and 19 years old (M = 16.58; SD = 1.36). This scale is composed by 32 items grouped into 5 factors with 4 Likert-type answer options. The construct validity was obtained through a factorial analysis of principal components with an orthogonal rotation (varimax) which account for the 57.7% of the variance (KMO test = .93, P = .00). The total internal consistency has a Cronbach’s alpha of α = .94.

Violence prevalence in a probabilistic simple of 1,278 teenagers for each dimension are: control, intrusive monitoring and cybernetic vigilance = 44.3%; verbal aggression = 15.5%; sexual aggression = 11.9%; sexual coercion = 7.7% and humiliation = 6.1%. Violence in couples through social/electronic media is a social and public health growing problem with specific characteristics due to all the variety of technological tools teenagers use to interact with their couple.

Keywords: Information and communications technology; Puberty; Romantic relationships; Measurement; Aggression

Introducción

En el mundo, se ha proliferado el uso de tecnologías de la información como vías de comunicación e interacción. En la actualidad, las personas establecen redes sociales, mantienen vínculos interpersonales y desarrollan distintas dinámicas de socialización a través de los medios electrónicos como el Internet (Watts, 2007).

Encuestas mexicanas refieren que más de la mitad de los usuarios tienen acceso a Internet, computadoras personales y teléfonos celulares. Los internautas permanecen en comunicación en línea por varias horas al día. Las principales actividades que realizan son: acceder a redes sociales, enviar y recibir correos electrónicos, mensajes instantáneos y videollamadas, así como buscar información. Del total de usuarios, una cuarta parte son adolescentes. (Asociación Mexicana de Internet, 2015, 2016; Instituto Nacional de Estadística, 2015).

En el caso de los adolescentes, se ha documentado que emplean dispositivos electrónicos para interactuar y comunicarse con la pareja a través de las redes sociales y mensajería instantánea (Lenhart, 2015; George y Odgers, 2015; Subrahmanyam y Greenfield, 2008), por lo que son populares las prácticas como postear, bloguear, chatear o mensajear, que en conjunto tienen efectos positivos y negativos en las relaciones románticas (Pereira, Spitzberg y Matos, 2016).

Entre los efectos positivos de la comunicación electrónica se favorecen la socialización, la cohesión, la autodivulgación, el compromiso, entre otros procesos de interacción, debido a que los adolescentes conversan y comparten intereses a través de redes sociales y mensajes instantáneos (Shapiro y Margolin, 2014). Los efectos negativos ocasionan riesgos emergentes (reales y percibidos), tal es el caso de la violencia de pareja (Pujazon-Zazik y Park, 2010) que comprende actos de abuso y maltrato que ocurren a través de distintas herramientas de interacción cibernética en las relaciones románticas adolescentes.

Estudios recientes señalan prevalencias de violencia de pareja que se ejerce en medios electrónicos que oscilan entre el 14 y el 87% (Bennet, Guran, Ramos y Margolin, 2011; Borrajo, Gámez-Guadix y Calvete, 2015a; Korchmaros, Ybarra, Langhinrichsen-Rohling, Boyd y Lenhart, 2013; Sánchez, Muñoz-Fernández y Ortega-Ruiz, 2015; Picard, 2007; Wolford-Clevenger et al., 2016; Zweig, Dank, Lachman y Yahner, 2013). Un estudio transcultural reportó prevalencias de entre el 68 y el 92% en adolescentes españoles y mexicanos en las dimensiones celos, control e intrusión (Sánchez, Muñoz-Fernández, Lucio y Ortega-Ruiz, 2017). Lucio-López y Prieto-Quezada (2014) analizaron la proporción de adolescentes que son ejecutores de abuso en línea en las relaciones de pareja. Lo anterior señala la necesidad de realizar estudios que profundicen sobre este fenómeno en México, ya que el estado del conocimiento en este campo aún es escaso.

La investigación existente refiere que, a través de la comunicación electrónica, se establecen nuevas dinámicas de interacción en la relación de pareja que ocasionan que la violencia de pareja se exacerbe, independientemente del sexo de las personas o del tipo de relación que se tenga (Borrajo, Gámez-Guadix y Calvete, 2015b). El abuso a través de medios electrónicos afecta el bienestar y la salud mental, ya que se asocia con baja autoestima, depresión, síntomas psicosomáticos, alteraciones del sueño, abuso de sustancias, desajuste psicosocial, malestar emocional, conductas sexuales de riesgo, enojo, hostilidad, bajo rendimiento académico, acoso entre pares (Baker, 2016; Einarsdóttir, 2015; George y Odgers, 2015; Kaukinen, 2014; Zweig, Lachman, Yahner y Dank, 2014).

Esta modalidad emergente de violencia de pareja se ejerce de manera pública o privada a través de espacios virtuales; comprende acciones de abuso, control, monitoreo intrusivo y vigilancia, manifestaciones de celos, trasgresión a la privacidad, distribución de material digital privado sin el consentimiento, perpetración de agresiones verbales (por ejemplo, el envío de mensajes, o proliferación de rumores que sean insultantes, dañinos, ofensivos, degradantes, humillantes o amenazantes para la pareja), exclusión social de grupos virtuales, distanciamiento y acoso sexual (Bennet et al., 2011; Borrajo et al., 2015b; Draucker y Martsolf, 2010; Martinez-Pecino y Durán, 2016; Picard, 2007; Zweig et al., 2013).

Existen otras conductas, como la revisión de correos electrónicos o mensajes de texto, la solicitud del uso del GPS o localizador geográfico para conocer el paradero de la pareja, el uso de espías cibernéticos, la petición de contraseñas de las cuentas de redes sociales o correos electrónicos, la solicitud de prácticas sexuales no deseadas, así como la publicación o distribución de fotografías en las que la pareja aparece desnuda o semidesnuda sin el consentimiento (Burke, Wallen, Vail-Smith y Knox, 2011; Dick et al., 2014).

Otros autores (e.g., Hinduja y Patchin, 2011) indican que la violencia a través de medios comprende acciones como la destrucción del teléfono celular o la computadora de la pareja, la prohibición de comunicación a través de redes sociales con los amigos, bloqueo de redes sociales e, incluso, se utiliza la información en línea para extorsionar a la pareja.

El abuso cibernético hacia la pareja se traslapa con la violencia psicológica, verbal y la coerción sexual (Dick et al., 2014; Korchmaros et al., 2013; Temple et al., 2016). Sin embargo, posee características distintas debido a la naturaleza de las herramientas tecnológicas, como la permanencia y facilidad en el acceso, conectividad y visibilidad de la información en los espacios cibernéticos, la distancia geográfica, así como a la cantidad de audiencia con quien se tiene comunicación en línea dado que el material digital se puede capturar, guardar, duplicar, compartir y recircular sin la presencia física de las personas receptoras (Alvarez, 2012; Fox, Osborn y Warber, 2014; Zweig et al., 2014). La revisión anterior indica que la violencia de pareja que se manifiesta a través de medios electrónicos es un problema social y de salud pública emergente que posee cualidades específicas debido a la naturaleza de las herramientas tecnológicas que utilizan los adolescentes con la intención de ocasionar daño a la persona con quien se mantiene una relación romántica.

Los pocos estudios existentes sobre el tema señalan un rango amplio de prevalencias de violencia de pareja reportadas (tanto de receptores como de ejecutores) que pueden atribuirse, por un lado, a la ausencia de una definición uniforme y multidimensional del constructo de interés, así como al limitado desarrollo de mediciones robustas, válidas y confiables (ver tabla 1), y que se han realizado principalmente en adultos jóvenes y con muestras europeas y anglosajonas, siendo pocos los estudios que estudian este problema social en adolescentes, por lo que los propósitos de este estudio son los siguientes: (a) someter a prueba la estructura factorial de un modelo de medida estandarizado (Furr y Bacharach, 2008) de violencia de pareja que se expresa a través de medios electrónicos en una muestra de adolescentes mexicanos; (b) indagar la consistencia interna, a través del coeficiente alfa de Cronbach (Nunnally, 2013), y (c) obtener las prevalencias de este tipo de violencia en hombres y mujeres, debido a la ausencia de estudios en muestras representativas.

Tabla 1 Instrumentos que miden violencia de pareja a través de medios electrónicos 

Autor (es) y año Instrumento Muestra País Dimensiones y propiedades psicométricas
Bennet, Guran, Ramos y Margolin (2011) Electronic
Victimization and
Anticipated Distress
Adultos
jóvenes
Estados Unidos de América Coeficientes de confiabilidad
1. Hostilidad α = 0.74
2. Intrusión α = 0.73
3. Humillación α = 0.74
4. Exclusión α = 0.77
Borrajo, Gámez-Guadix, Pereda y Calvete (2015) Cyber Dating Abuse
Questionnaire
Adultos
jóvenes
España Varianza explicada
Perpetración = 25.6% Victimización = 15.4%
Coeficientes de confiabilidad
Perpetración
Agresión directa α = 0.73
Monitoreo y control α = 0.81
Victimización
Agresión directa α = 0.84
Monitoreo y control α = 0.87
Burke, Wallen, Vail-Smith y Knox (2011) Controlling Partners
Inventory
Adultos
jóvenes
Estados Unidos de América Varianza total explicada: 58.3%
Coeficiente de confiabilidad total: α = 0.90
1. Control a través de
fotografías, cámara, GPS y
SpyWare
2. Comunicación excesiva
3. Amenazas
4. Conductas de chequeo
Picard (2007) Tech Abuse in Teen
Relationships
Adolescentes Estados Unidos de América No se mencionan
Sánchez,Muñoz-Fernández y Ortega-Ruiz (2015) Cyberdating Q A Adolescentes España 1. Control en línea α = 0.85
2. Celos en línea α = .79
3. Conducta intrusiva en línea α = 0.84
Wolford-Clevenger et al. (2016) Cyber Abuse
Questionnaire
Adultos
jóvenes
Estados Unidos de América Coeficiente de confiabilidad
total α = 0.72
Zweig, Dank, Lachman y Yahner (2013) Cyber Dating Abuse
Victimization
Adolescentes Estados Unidos de América Coeficiente de confiabilidad
total α = 0.907
Abuso sexual cibernético α = 0.81
Abuso cibernético (No
sexual) α = 0.89

Método

Participantes

Para obtener las propiedades psicométricas del instrumento colaboraron 878 adolescentes, hombres (53%) y mujeres (47%) con antecedente de pareja. El rango de edades fue de entre 12 y 19 años (M = 16.58; DE = 1.36 años); el 64% pertenecían a instituciones educativas públicas de educación básica y educación media superior. El tiempo de permanencia en la relación romántica fue de uno a 90 meses (M = 9.2; DE = 4.3).

Instrumentos

Se redactaron inicialmente 48 reactivos a partir de la revisión de la literatura científica, así como de indicadores como conceptos, factores y propiedades psicométricas de múltiples instrumentos reportados (ver tabla 1) y de los resultados obtenidos a través de una técnica exploratoria (cuestionario abierto). Las características de la escala son las siguientes:

Escala de Violencia de Pareja que se expresa a través de Medios Electrónicos (EVIME). Se diseñó un instrumento de autoinforme compuesto por 32 reactivos con 5 dimensiones: (a) control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética; (b) agresión verbal; (c) agresión sexual; (d) coerción sexual y (e) humillación. El formato de respuesta es tipo Likert de 4 opciones (1 = nunca, 2 = algunas veces, 3 = frecuentemente y 4 = siempre).

Procedimiento

Para el desarrollo del instrumento, se realizaron los siguientes pasos: (a) Búsqueda de literatura científica. (b)Aplicación de un cuestionario con preguntas abiertas para conocer la forma en que los adolescentes utilizan los medios electrónicos para comunicarse y relacionarse con la pareja romántica. (c) Elaboración de reactivos y revisión del instrumento por expertos. (d) Aplicación de la prueba piloto en una muestra de 20 adolescentes (10 hombres y 10 mujeres) para identificar errores de redacción y dificultades para la comprensión de los reactivos. (e) Obtención de las propiedades psicométricas con el procedimiento propuesto por Reyes y García (2008).

Los instrumentos se aplicaron por personal previamente capacitado en espacios públicos, así como en escuelas de educación media superior y superior. Se solicitó el asentimiento informado de los adolescentes que colaboraron en el estudio y se recolectó el consentimiento informado de los padres de los participantes menores de edad. La participación fue voluntaria y anónima y el manejo de la información fue confidencial.

Resultados

Estudio descriptivo

Se aplicó un cuestionario con 3 preguntas abiertas para conocer la manera en que los adolescentes se comunican, interactúan y se relacionan con la pareja romántica a través de los medios electrónicos en una muestra de 106 adolescentes con edades de entre 12 y 18 años, de los que el 53.7% eran mujeres y el 48% correspondían a estudiantes de educación media superior. Se realizó un análisis de contenido a través del programa ATLAS-ti1 versión 7. El material se codificó y clasificó en categorías a priori definidas con base en la literatura científica sobre las situaciones de violencia de pareja que se experimenta a través de medios electrónicos. También se generaron categorías emergentes o en vivo para sistematizar la información, buscar patrones, similitudes y diferencias. Con este análisis, la revisión de la literatura científica y los instrumentos ya existentes que se presentan en la tabla 1 se redactaron 48 reactivos sobre el constructo de interés.

Revisión del instrumento por expertos

Se envió una invitación por escrito a 10 expertos en el tema de violencia de pareja, se les informó sobre la finalidad de la investigación y las instrucciones para evaluar cada reactivo con base en la definición del constructo con 4 niveles de valoración: 1) no cumple el criterio; 2) bajo nivel; 3) moderado nivel, y 4) alto nivel. Las evaluaciones de los expertos que aceptaron participar se recabaron mediante un cuestionario diseñado por Escobar-Pérez y Cuervo-Martínez (2008) que permite obtener un porcentaje para cada reactivo en cada categoría a partir del total de las valoraciones de los jueces; el porcentaje mínimo considerado para que un reactivo sea aceptable es del 80%, donde el 100% equivale a 16 puntos (alto nivel en las 4 categorías). En el presente estudio, los 48 reactivos fueron aceptables.

Análisis factorial exploratorio

Para cada reactivo: (a) se analizó el sesgo en la distribución de respuestas y se tomó como criterio de descarte un sesgo cuyo valor absoluto fuera menor de 0.5; (b) se usó una prueba t de Student para comprobar la capacidad de discriminación de los reactivos entre grupos extremos, y (c) se examinó la contribución de cada reactivo a la consistencia interna. Posteriormente, se aplicó un análisis factorial de componentes principales con rotación ortogonal (varimax) para obtener la validez de constructo. Los 48 reactivos tuvieron un sesgo mayor de 0.5; todos discriminaron adecuadamente entre grupos extremos y contribuyeron al alfa de Cronbach de la escala global (ver tabla 2).

Tabla 2 Estadísticos descriptivos de la escala 

Reactivo Media DE Sesgo t de Student
para grupos
extremos
p Correlación
reactivo total
Alfa de
Cronbach si se
elimina el
reactivo
1. Me amenaza si no le mando una foto por correo electrónico donde aparezco desnuda (o) o con alguna pose sexy 1.06 0.390 6.36 –5.23 0.000 0.411 0.959
2. A pesar de que no deseo recibir esta información, me envía fotos con contenido sexual por las redes sociales 1.10 0.437 4.81 –7.23 0.000 0.442 0.959
3. Me envía mensajes de texto para presionarme para que tengamos relaciones sexuales 1.08 0.402 5.51 –6.08 0.000 0.495 0.959
4. A pesar de que NO deseo recibirlas, me envía fotos por medios electrónicos donde aparece desnudo (a) 1.07 0.382 5.81 –5.72 0.000 0.407 0.959
5. A pesar de que yo NO lo deseo, me envía correos electrónicos para presionarme a que tengamos relaciones sexuales 1.05 0.324 6.94 –5.02 0.000 0.410 0.959
6. Me manda mensajes por medios electrónicos para solicitarme que tengamos actos sexuales, a pesar de que él (ella) sabe que no lo deseo 1.05 0.303 6.42 –5.60 0.000 0.586 0.959
7. Publica fotos u otras imágenes sobre mí en alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) que son privadas y me causan vergüenza 1.08 0.374 5.13 –6.57 0.000 0.475 0.959
8. Me envía mensajes de texto para amenazarme 1.05 0.319 6.85 –4.90 0.000 0.636 0.958
9. Me toma videos privados y se los envía a sus amigos y/o amigas sin mi autorización 1.05 0.277 6.69 –5.56 0.000 0.455 0.959
10. Utiliza mis cuentas en redes sociales sin mi permiso 1.14 0.443 3.63 –10.16 0.000 0.633 0.958
11. Me envía mensajes de texto que me hacen sentir miedo 1.07 0.348 5.51 –6.680 0.000 0.719 0.958
12. Escribe cosas desagradables sobre mí en alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.06 0.333 6.17 –5.53 0.000 0.662 0.958
13. Creó un perfil sobre mí en alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) y eso me molesta 1.04 0.304 7.94 – 3.92 0.000 0.612 0.959
14. Postea información a través de redes sociales que me hace sentir insegura (o) 1.08 0.380 5.45 –6.57 0.000 0.630 0.958
15. Me hace sentir temor cuando no le respondo el teléfono celular 1.13 0.455 3.94 –8.65 0.000 0.627 0.958
16. Me manda mensajes por el teléfono celular que me hacen sentir insegura (o) 1.08 0.347 4.87 –6.99 0.000 0.475 0.959
17. Me amenaza con da˜narme físicamente, a través del correo electrónico 1.04 0.295 7.91 –4.27 0.000 0.669 0.958
18. Difunde rumores sobre mí, usando el correo electrónico 1.05 0.303 5.93 –5.88 0.000 0.605 0.959
19. Me envía mensajes por correo electrónico que me hacen sentir insegura (o) 1.05 0.285 6.69 –5.38 0.000 0.551 0.959
20. Utiliza la información que YO publico en mi perfil en redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) para hacerme sentir mal 1.14 0.457 3.73 –8.98 0.000 0.584 0.959
21. Me hace sentir temor cuando no respondo lo que postea en mi perfil de alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.09 0.409 5.10 –7.08 0.000 0.624 0.958
22. Me amenaza si no le mando alguna foto mía por teléfono celular donde aparezca desnuda (o) o con alguna pose sexy 1.04 0.291 7.97 –4.43 0.000 0.671 0 .958
23. Me amenaza con da˜narme físicamente, a través de mensajes de texto 1.04 0.316 7.74 – 4.42 0.000 0.689 0.958
24. Me manipula a través de redes sociales 1.26 0.630 2.56 –12.47 0.000 0.504 0.960
25. Me presiona para que le mande alguna foto mía donde aparezca desnuda (o) o con alguna pose sexy 1.06 0.321 6.43 –5.40 0.000 0.491 0.959
26. Trata de aislarme de mis amistades que tengo agregadas en mi perfil de alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.21 0.562 2.97 –12.76 0.000 0.640 0.958
27. A través de las redes sociales, me amenaza con dañarme físicamente (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.04 0.275 8.08 –4.23 0.000 0.603 0.959
28. Me obliga a rechazar algunas solicitudes de amigos en las redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.16 0.524 3.63 –10.45 0.000 0.687 0.958
29. Revisa mi correo electrónico sin mi permiso 1.12 0.430 3.87 –9.31 0.000 0.505 0.959
30. Vigila las actividades que realizo a través de las redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.33 0.665 2.15 –15.03 0.000 0.590 0.959
31. Me exige realizar una videollamada para identificar dónde estoy 1.09 0.410 5.38 –5.98 0.000 0.591 0.959
32. Me pide que utilice un identificador GPS en mi teléfono celular para conocer mi paradero 1.06 0.354 6.05 –5.75 0.000 0.689 0.958
33. Revisa mi teléfono celular sin mi permiso 1.33 0.674 2.23 –14.69 0.000 0.607 0.959
34. A través de las redes sociales, me presiona para tener relaciones sexuales, a pesar de que yo NO lo deseo 1.04 0.282 7.39 –4.81 0.000 0.568 0.959
35. Me exige que le entregue mis contraseñas de los medios electrónicos que utilizo para saber con quién tengo comunicación 1.12 0.466 4.28 –8.41 0.000 0.579 0.959
36. Me amenaza si no le mando una foto donde aparezca desnuda (o) o con una pose sexy, en redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.03 0.236 8.39 –4.17 0.000 0.492 0.959
37. Me obliga a que intercambiemos videos y/o fotos de contenido erótico y/o sexual como una prueba de amor 1.06 0.341 6.01 –5.43 0.000 0.534 0.959
38. Sin mi consentimiento, publica en redes sociales fotos y/o videos donde aparecemos juntos teniendo alguna actividad erótica o sexual 1.02 0.195 11.55 –3.00 0.000 0.465 0.959
39. Postea apodos o sobrenombres ofensivos sobre MÍ 1.06 0.323 6.48 –5.60 0.000 0.674 0.958
40. Me prohíbe tener contacto con mis amigos (as) del sexo opuesto, a través de redes sociales 1.19 0.557 3.39 –11.17 0.000 0.621 0.959
41. A pesar de que no deseo recibir esta información, me envía fotos por teléfono celular con contenido sexual 1.05 0.299 7.09 –5.24 0.000 0.568 0.959
42. Me manipula a través de redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.10 0.421 4.58 –7.98 0.000 0.709 0.958
43. A través de llamadas por teléfono celular, me amenaza con da˜narme físicamente 1.03 0.288 8.88 –3.72 0.000 0.720 0.958
44. Difunde rumores sobre mí, usando alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.05 0.302 6.82 –5.45 0.000 0.619 0.959
45. Difunde rumores sobre mí usando el teléfono celular 1.04 0.288 7.44 –4.85 0.000 0.583 0.959
46. Me manda insultos machistas o feministas por medios electrónicos 1.07 0.385 5.98 –5.65 0.000 0.698 0.958
47. Me ofende a través de redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.06 0.348 6.14 –5.17 0.000 0.608 0.959
48. Revisa mis cuentas en redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 1.21 0.596 3.12 –11.67 0.000 0.644 0.958

En la tabla 3 se muestra la estructura factorial de la escala, misma que quedó conformada por 32 reactivos, distribuidos en 5 factores que explican el 57.7% de la varianza total (se eligieron solo aquellos reactivos que presentaron un peso factorial mayor o igual a 0.50). Se determinó la factibilidad por medio de la prueba de Kaiser-Meyer-Olkin (KMO), que arrojó un valor de 0.936 con un nivel de significación de p = 0.00. El factor control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética quedó compuesto por 10 reactivos (reactivos 28, 40, 30, 48, 26, 33, 35, 29, 42, 10), el factor agresión verbal por 11 reactivos (reactivos 23, 17, 27, 8, 43, 39, 12, 13, 47, 14,11), el factor agresión sexual por 5 reactivos (reactivos 2, 4, 3, 38, 5), el factor coerción sexual por 3 reactivos (reactivos 36, 25, 37) y humillación por 3 reactivos (reactivos 44, 45, 46).

Tabla 3 Análisis de componentes principales con rotación varimax y varianza explicada de la estructura factorial de la Escala de Violencia de Pareja que se expresa a través de Medios Electrónicos (EVIME) 

Reactivos Factores Total
1 2 3 4 5
Me obliga a rechazar algunas solicitudes de amigos en las redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.819 0.189 0.101 0.055 0.072
Me prohíbe tener contacto con mis amigos (as) del sexo opuesto, a través de redes sociales 0.785 0.226 0.062 0.079 0.054
Vigila las actividades que realizo a través de las redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.751 0.126 0.046 0.074 0.058
Revisa mis cuentas en redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.738 0.112 0.039 0.151 0.222
Trata de aislarme de mis amistades que tengo agregadas en mi perfil de alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.733 0.227 0.041 0.114 0.148
Revisa mi teléfono celular sin mi permiso 0.709 0.141 0.065 0.117 0.044
Me exige que le entregue mis contraseñas de los medios electrónicos que utilizo para saber con quién tengo comunicación 0.684 –0.024 0.137 0.145 0.081
Revisa mi correo electrónico sin mi permiso 0.642 0.022 0.070 –0.068 0.021
Me manipula a través de redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.591 0.311 0.070 0.246 0.301
Utiliza mis cuentas en redes sociales sin mi permiso 0.541 0.300 0.107 0.079 –0.053
Me amenaza con dañarme físicamente, a través de mensajes detexto 0.186 0.824 0.153 0.081 0.171
Me amenaza con dañarme físicamente, a través del correo electrónico 0.172 0.727 0.179 0.227 0.049
A través de las redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) me amenaza con dañarme física o emocionalmente 0.233 0.700 0.097 0.335 0.059
Me envía mensajes de texto para amenazarme 0.161 0.681 0.230 0.143 0.015
Me amenaza con dañarme físicamente, a través de llamadas por teléfono celular 0.173 0.641 0.208 0.269 0.445
Postea apodos o sobrenombres ofensivos sobre MÍ 0.197 0.602 0.176 0.252 0.222
Escribe cosas desagradables sobre mí en alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.294 0.597 0.125 –0.002 0.287
Creó un perfil sobre mí en alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) y ESO ME MOLESTA 0.157 0.547 0.123 0 .069 0.201
Me ofende a través de redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.286 0.546 0.047 0.178 0.390
Postea información a través de redes sociales que me hacen sentir insegura (o) 0.244 0.507 0.166 0.126 0.045
Me envía mensajes de texto que me hacen sentir miedo 0.386 0.504 0.203 0.073 0.114
A pesar de que no deseo recibir esta información, me envía fotos con contenido sexual por las redes sociales 0.054 0.180 0.837 0.075 0.015
A pesar de que NO deseo recibirlas, me envía fotos por medios electrónicos donde aparece desnudo (a) 0.013 0.106 0.814 0.116 –0.005
Me envía mensajes de texto para presionarme para que tengamos relaciones sexuales 0.125 0.227 0.805 0.141 0.051
Sin mi consentimiento, publica en redes sociales fotos y/o videos donde aparecemos juntos teniendo alguna actividad erótica o sexual 0.118 0.337 0.728 0.031 –0.007
A pesar de que yo NO lo deseo, me envía correos electrónicos para presionarme a que tengamos relaciones sexuales 0.088 0.045 0.703 –0.024 0.182
Me amenaza si no le mando una foto donde aparezca desnuda (o) o con una pose sexy, en redes sociales (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.127 0.221 0.036 0.730 0.303
Me presiona para que le mande alguna foto mía donde aparezca desnuda (o) o con alguna pose sexy 0.119 0.173 0.169 0.622 0.086
Me obliga a que intercambiemos videos y/o fotos de contenido erótico y/o sexual como una prueba de amor 0.225 0.045 0.380 0.603 0.112
Difunde rumores sobre mí usando el teléfono celular 0.212 0.211 0.113 –0.041 0.670
Difunde rumores sobre mí, usando alguna red social (Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram o Badoo) 0.233 0.346 0.061 0.374 0.610
Me manda insultos machistas o feministas por medios electrónicos 0.272 0.483 0.102 0.234 0.551
Número de reactivos por factor 10 11 5 3 3 32
Porcentaje de varianza total explicada 37.97 7.69 5.34 3.88 2.89 57.78
Porcentaje de varianza acumulada 37.97 45.61 51.00 54.88 7.78
Media 1.19 1.05 1.08 1.04 1.05
Desviación estándar 0.411 0.247 0.326 0.214 0.280
Alfa de Cronbach 0.92 0.93 0.86 0.82 0.78 0.94
KMO 0.936

Los valores en negrita son valores mayores de 0.40.

1: control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética; 2: agresión verbal; 3: agresión sexual; 4: coerción sexual; 5: humillación.

Confiabilidad

El coeficiente de consistencia interna alfa de Cronbach global fue de α = 0.94. El factor control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética tiene un α = 0.92; el factor agresión verbal, α = 0.93; el factor agresión sexual, α = 0.86; el factor coerción sexual, α = 0.82, y el factor humillación, α = 0.78 (ver tabla 3). Asimismo, se muestran correlaciones positivas (moderadas y altas) y significativas entre las 5 dimensiones de la escala; dicho análisis se efectuó a través del coeficiente de correlación producto-momento de Pearson (ver tabla 4).

Tabla 4 Correlaciones intrafactoriales de la Escala de Violencia de pareja que se expresa a través de Medios Electrónicos (EVIME) 

1 2 3 4 5
Factor 1 .593* 0.264* 0.423* 0.548*
Factor 2 0.442* 0.571* 0.741*
Factor 3 0.415* 0.313*
Factor 4 0.515*
Factor 5
Media 1.19 1.05 1.08 1.04 1.05
Desviación estándar 0.411 0.247 0.326 0.214 0.280

1: control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética; 2: agresión verbal; 3: agresión sexual; 4: coerción sexual; 5: humillación.

*Nivel de significación p ≤ 0.01.

Frecuencia en el uso de medios electrónicos y prevalencia de violencia de pareja

Para obtener la prevalencia de violencia de pareja a través de medios electrónicos, se utilizó una muestra probabilística de 1,278 adolescentes, hombres y mujeres con antecedente de pareja con una duración mínima de un mes en la relación romántica. El rango de edades fue de 12 a 19 años (M = 16.55; DE = 1.26), de los que el 55% eran mujeres y el resto, hombres. El 58% tenían estudios de educación media superior y el 42% de educación básica, nivel de secundaria.

Respecto al uso de medios electrónicos, hombres y mujeres los utilizan muchas veces al día, incluso para comunicarse con la pareja. Las tecnologías que utilizan con mayor frecuencia son las redes sociales, las aplicaciones con teléfono celular, los mensajes de texto, las llamadas telefónicas y el correo electrónico. Las prevalencias de violencia de pareja que se expresan a través de medios electrónicos en hombres y mujeres se distribuyeron de la siguiente manera: control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética = 44.3%; agresión verbal = 15.5%; agresión sexual = 11.9%; coerción sexual = 7.7% y humillación = 6.1%. Como se observa en la tabla 5, los hombres presentan porcentajes mayores de violencia en comparación con las mujeres.

Tabla 5 Frecuencia del uso de medios electrónicos y prevalencia de violencia de pareja en cada uno de los factores 

Total 100%
(n = 1,278)
Hombres 45%
(n = 575)
Mujeres 55%
(n = 703)
Edad 12 a 19 años
(M = 16.55;
DE = 1.26)
12 a 19 años
(M = 16.61;
DE = 1.36)
12 a 19 años
(M = 16.50;
DE = 1.41)
Duración en la relación de pareja 1 mes a 90 meses
(M = 9.24;
DE = 11.26)
1 mes a 60 meses
(M = 8.05; DE = 9.99)
1 mes a 90 meses
(M = 10.16;
DE = 12.17)
Uso de medios electrónicos, %
Muchas veces al día 55 69 52
Varias veces al día 35 13.9 38
Una vez al día 6.8 12 7
De 4 a 3 veces por semana 1.2 3.8 1.1
De 2 a 1 veces por semana 1.4 1.2 1.3
No los utilizan 0.4 0.1 0.6
Uso de medios electrónicos para interactuar con la pareja, %
Muchas veces al día 41.7 49 44.2
Varias veces al día 39 46 38
Una vez al día 8.1 3 8
De 4 a 3 veces por semana 2.8 1.2 2.2
De 2 a 1 veces por semana 2.9 0.4 2.6
No los utilizan 5.5 0.4 5
Tipo de medio electrónico que se utiliza con mayor frecuencia, %
Redes sociales 63 76 60
Aplicaciones con teléfono celular inteligente 18 15 26
Llamadas telefónicas 5 1 1 .8
Correo electrónico 2 1 1.2
Mensajes de texto 12 8 11
Prevalencia de violencia que se expresa a través de medios electrónicos, %
Control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética 44.3 44.4 44.2
Agresión verbal 15.5 18 13.6
Agresión sexual 11.9 15.6 8.9
Coerción sexual 7.7 10 5.9
Humillación 6.1 6.5 5.7

Discusión

Este estudio instrumental tuvo como propósito someter a prueba las propiedades psicométricas de validez de constructo y confiabilidad de la Escala de Violencia de Pareja que se expresa a través de Medios Electrónicos. Lo anterior se debe a que los adolescentes emplean con frecuencia las nuevas tecnologías de la información como un recurso de interacción y comunicación, por lo que son susceptibles a ser receptores de agresiones virtuales por parte de la pareja íntima, sin que la persona tenga que estar presente (Gutiérrez, Vega y Rendón, 2013; Shapiro y Margolin, 2014), lo que señala la importancia de utilizar instrumentos que permitan analizar este problema de salud pública (Krug, Dahlberg y Mercy, 2003).

Este campo de conocimientos aún es incipiente, sin embargo, es un fenómeno emergente que está cobrando auge, pues existen estudios que describen la manera en que se presenta este problema social en las relaciones íntimas adolescentes (e.g., Draucker y Martsolf, 2010; Hinduja y Patchin, 2011; Korchmaros et al., 2013; Picard, 2007; Temple et al., 2016) y se refiere al uso de las nuevas tecnologías de comunicación que permiten la conectividad e interacción social, como los sitios de redes sociales (e.g., Facebook, Twitter, Instagram), mensajería instantánea y correo electrónico, para ejercer conductas de hostigamiento y abuso que ocasionan daño a la pareja romántica (Marganski y Melander, 2015).

Los patrones de violencia y malos tratos en las relaciones románticas adolescentes se ejercen en la vida cotidiana ante la presencia real, o en espacios virtuales debido a que las personas en este grupo de edad cuentan con pocas habilidades de comunicación y ejercen técnicas de solución de conflictos inadecuadas (Rey-Anacona, 2015) que afectan la salud mental (Sargent, Krauss, Jouriles y McDonald, 2016), por lo que requiere estudiarse a profundidad en el contexto actual donde imperan los recursos electrónicos como vías de comunicación.

A través de la validez de constructo, se encontró que la Escala de Violencia de Pareja que se manifiesta a través de Medios Electrónicos contiene 5 dimensiones: (a) control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética; (b) agresión verbal; (c) agresión sexual; (d) coerción sexual, y (e) humillación.

La primera subescala hace referencia a patrones repetidos de hostigamiento, intrusión y acecho, que no son deseados y ocasionan daño, malestar emocional o miedo. Este tipo de conductas tienen la finalidad de dominar a la pareja y obligarla a cumplir lo que solicita el perpetrador, como una forma de poder y dominio (Burke et al., 2011; Retana y Sánchez, 2015). La agresión verbal comprende insultos, críticas, amenazas, regaños y manipulación psicológica, mientras que la agresión sexual abarca acciones que se utilizan con la finalidad de presionar a la pareja para tener relaciones sexuales o realizar prácticas sexuales no deseadas (Offenhauer y Buchalter, 2011).

La coerción sexual que se ejerce en el contexto de las relaciones románticas incluye la intimidación, amenazas, chantaje o la imposición que la pareja utiliza para obtener contacto físico o sexual, así como encuentros o intercambio sexuales (Saldívar, Jiménez, Gutiérrez y Romero, 2015). La humillación comprende acciones que denigran, desprecian o subyugan y que afectan la dignidad. En el proceso de interacción, abarca la percepción de sentirse degradado, ridiculizado o menospreciado, lo que ocasiona vergüenza (Zavaleta, 2011).

El instrumento propuesto indica niveles aceptables de validez de constructo, por lo que refleja, de manera proximal, las conductas que representan situaciones de violencia de pareja; asimismo, arroja dimensiones que también se reportan en otras escalas (e.g., Bennet et al., 2011; Borrajo, Gámez-Guadix, Pereda y Calvete, 2015; Burke et al., 2011; Zweig et al., 2013), por lo que se aprecia que la violencia de pareja que se ejerce a través de medios electrónicos es un constructo característico de distintas culturas.

Respecto a la consistencia interna que se obtuvo en el instrumento, se reportan índices de confiabilidad aceptables mayores de 0.51, y medir la violencia de pareja no es tarea sencilla, ya que depende de la percepción, capacidad de autodivulgación, entre otros factores, de quienes la ejercen y de quienes la reciben; además, es un constructo que implica el ejercicio de actos múltiples y específicos; asimismo, existen diferencias de género sobre la manera en que se identifica el abuso. Por lo general, esta tiende a sub o sobre-reportarse, lo que ocasiona sesgos que afectan la distribución típica del constructo, que pudiera afectar la confiabilidad (Nunnally, 2013).

Las prevalencias de violencia en cada una de las dimensiones son bajas a moderadas; se observa mayor frecuencia en la recepción de situaciones de control, monitoreo intrusivo y vigilancia cibernética. Dichas prevalencias son más elevadas en los hombres. La información que se recolectó permite enfatizar que el uso de Internet da pauta al ejercicio de ataques malintencionados entre los usuarios adolescentes en las relaciones de pareja, y, generalmente, la información a la que se tiene acceso es de carácter público; de esta forma, no es necesario que el propietario de los datos tenga que dar su consentimiento expreso para tener acceso a la información que publica (Rideout, Fochr y Roberts, 2010). Un estudio encontró que una cuarta parte de los adolescentes reportaron abuso de pareja a través de medios electrónicos; las mujeres reportaron una mayor proporción de violencia emocional, mientras que los hombres señalaron ser víctimas de acoso sexual; así también, un gran porcentaje de adolescentes indicaron que sus parejas románticas comparten información privada y vergonzosa a través de redes sociales (Zweig et al., 2013).

La manera en que se utiliza la tecnología para compartir información permite que se propaguen rumores para perjudicar la reputación de la pareja, o para afectar las relaciones sociales; también es frecuente que los jóvenes utilicen la información «posteada» en redes sociales para ocasionar daño a la pareja. Otro estudio que realizaron Priebe, Mitchel y Finkelhor (2013) documentó situaciones de violencia cibernética en relaciones de noviazgo que incluyen peticiones sexuales, daño en línea y exposición a pornografía que ocasionan reacciones emocionales negativas. Wigderson y Lynch (2013) realizaron una investigación sobre victimización cibernética que se ejerce a través de diversas fuentes de tecnologías y encontraron que afecta el bienestar emocional. La violencia de pareja que se manifiesta a través de medios electrónicos es un problema social y de salud pública emergente que posee cualidades específicas debido a la naturaleza de las herramientas tecnológicas que utilizan los adolescentes para interactuar con la pareja romántica, por lo que es un campo que requiere de estudios posteriores, que subsanen las limitaciones de esta investigación, ya que se pueden utilizar otros métodos que aseguren la confiabilidad de las pruebas, como la técnica test-retest y la confiabilidad intrapareja.

Financiación

Proyecto PAPIIT IN303114, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Agradecimientos

Agradecimiento al Proyecto PAPIIT IN303114, de la Universidad Nacional Autónoma de México, por su contribución en el financiamiento de esta investigación.

Referencias

Alvarez, A. (2012). Confronting cyberbullying and exploring the use of cybertools in teen dating relationships. Journal of Clinical Psychology, 68(11), 1205-1215. http://dx.doi.org/10.1002/jclp.21920 10.1002/jclp.21920. [ Links ]

Asociación Mexicana de Internet. (2015). 11.o estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet en México 2015 (consultado 10 Oct 2016). Disponible en: Disponible en: http://www.amipci.org.mx . [ Links ]

Asociación Mexicana de Internet. (2016). 12.o estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet en México 2016 (consultado 12 Oct 2016). Disponible en: Disponible en: http://www.amipci.org.mx . [ Links ]

Baker, C. K. (2016). Dating violence and substance use: Exploring the context of adolescent relationships. Journal of Interpersonal Violence, 31(5), 900-919. [ Links ]

Bennet, D. C., Guran, E. L., Ramos, M. C. y Margolin, G. (2011). College students´ı electronic victimization in friendship and dating relationships: Anticipated distress and associations with risky behaviors. Violence and Victims, 26(4), 410-429. [ Links ]

Borrajo, E., Gámez-Guadix, M., Pereda, N. y Calvete, E. (2015). The development and validation of the cyber dating abuse questionnaire among young couples. Computers in Human Behavior, 48, 358-365. [ Links ]

Borrajo, E. , Gámez-Guadix, M. y Calvete, E. (2015a). Cyber dating abuse: Prevalence, context, and relationship with offline dating aggression. Psychological Reports, 16, 565-585. http://dx.doi.org/10.2466/21.16.PR0.116k22w4 10.2466/21.16.PR0.116k22w4. [ Links ]

Borrajo, E. , Gámez-Guadix, M. y Calvete, E. (2015b). Justification beliefs of violence, myths about love and cyber dating abuse. Psicothema, 27, 327-333. [ Links ]

Burke, S. C., Wallen, M., Vail-Smith, K. y Knox, D. (2011). Using technology to control intimate partners: An exploratory study of college undergraduates. Computers in Human Behavior , 27, 1162-1167. http://dx.doi.org/10.1016/j.chb.2010.12.010 10.1016/j.chb.2010.12.010. [ Links ]

Dick, R. N., McCauley, H. L., Jones, K. A., Tancredi, D. J., Goldstein, S., Blackbum, S., et al. (2014). Cyber dating abuse among teens using school-based health centers. Pediatrics, 134(6), e1560-e1567. http://dx.doi.org/10.1542/peds.2014-0537 10.1542/peds.2014-0537. [ Links ]

Draucker, C. B. y Martsolf, D. S. (2010). The role of electronic communication technology in adolescent dating violence. Journal of Child and Adolescent Psychiatric Nursing, 23(3), 133-142. http://dx.doi.org/10.1111/j.1744-6171.2010.00235.x 10.1111/j.1744-6171.2010.00235.x. [ Links ]

Einarsdóttir, G.A. (2015). Social Network Site usage among adolescents: Effects on mental and physical well-being. Tesis inédita de Licenciatura. Islandia: Universidad de Reykjavik. [ Links ]

Escobar-Pérez, J. y Cuervo-Martínez, A. (2008). Validez de contenido y juicio de expertos: una aproximación a su utilización. Avances en Medición, 6, 27-37. [ Links ]

Fox, J., Osborn, J. L., y Warber, K. M. (2014). Relational dialectics and social networking sites: The role of Facebook in romantic relationship escalation, maintenance, conflict, and dissolution, Computers in Human Behavior , 35, June, 527-534. [ Links ]

Furr, R. M. y Bacharach, V. R. (2008). Psychometrics. An introduction. Estados Unidos de América: Sage. [ Links ]

George, M. J. y Odgers, C. L. (2015). Seven fears and the science of how mobile technologies may be influencing adolescents in the digital age. Perspectives on Psychological Science, 10(6), 832-851. [ Links ]

Gutiérrez, R., Vega, L. y Rendón, A. (2013). Uso de la internet y teléfono celular asociados a situaciones de riesgo de explotación sexual de adolescentes. Salud Mental, 36(1), 41-48. [ Links ]

Hinduja, S. & Patchin, J.W. (2011). Electronic dating violence: A brief guide for educators and parents. Cyberbullying Research Center (consultado 10 Dic 2015). Disponible en: Disponible en: http://www.cyberbullying.us . [ Links ]

Instituto Nacional de Estadística y Geografía. (2015). Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, ENDUTIH. México (consultado 10 Oct 2016). Disponible en: Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, ENDUTIH. México (consultado 10 Oct 2016). Disponible en: http://www.inegi.gob.mx . [ Links ]

Kaukinen, C. (2014). Dating violence among college students: The risk and protective factors. Trauma, Violence & Abuse, 15(4), 283-296. [ Links ]

Korchmaros, J. D., Ybarra, M. L., Langhinrichsen-Rohling, J., Boyd, D. y Lenhart, A. (2013). Perpetration of teen dating violence in a networked society. Cyberpsychology. Behavior, and Social Networking, 16(8), 561-567. [ Links ]

Krug, E., Dahlberg, L. y Mercy, J. A. (2003). Informe mundial sobre la violencia y la salud. Washington, DC: Organización Mundial de la Salud. [ Links ]

Lenhart, A. (2015). Teens, social media & technology overview 2015. Smartphones facilitate shifts in communication landscape for teens. Pew Research Center (consultado 10 Jun 2015). Disponible en: Disponible en: http://www.pewinternet.org/2015/04/09/teens-social-media-technology-2015 . [ Links ]

Lucio-López, L. A. y Prieto-Quezada, M. A. (2014). Violencia en el ciberespacio en las relaciones de noviazgo adolescente. Un estudio exploratorio en estudiantes mexicanos de escuelas preparatorias. Revista de Educación y Desarrollo, 31, 61-72. [ Links ]

Marganski, A. y Melander, L. (2015). Intimate partner violence victimization in the cyber and real world: Examining the extent of cyber aggression experiences and its association with in-person dating violence. Journal of Interpersonal Violence , 1-25. http://dx.doi.org/10.1177/0886260515614283 10.1177/0886260515614283. [ Links ]

Martinez-Pecino, R. y Durán, M. (2016). I love you but I cyberbully you: The role of hostile sexism. Journal of Interpersonal Violence , 1-14. http://dx.doi.org/10.1177/0886260516645817 10.1177/0886260516645817. [ Links ]

Nunnally, J. C. (2013). Teoría psicométrica. México: Trillas. Reimpresión. [ Links ]

Offenhauer, P. y Buchalter, A. (2011). Teen dating violence: A literature review and annotated bibliography. USA: US Department of Justice. [ Links ]

Pereira, F., Spitzberg, B. y Matos, M. (2016). Cyber-harassment victimization in Portugal: Prevalence, fear and help-seeking among adolescents. Computers in Human Behavior , 62, 136-146. http://dx.doi.org/10.1016/j.chb.2016.03.039 10.1016/j.chb.2016.03.039. [ Links ]

Picard, P. (2007). Tech abuse in teen relationships. Chicago, IL: Teen Research Unlimited (consultado 10 Nov 2014). Disponible en: Disponible en: http://www.loveisrespect.org/wp-content/uploads/2009/03/liz-claiborne-2007-tech-relationship-abuse.pdf . [ Links ]

Priebe, G., Mitchell, J. y Finkelhor, D. (2013). To tell or not tell? Youths responses to unwanted internet experiences. Cyber psychology: Journal of Psychosocial Research on Cyberspace, 7(1), 18-31. [ Links ]

Pujazon-Zazik, M. y Park, M. J. (2010). To tweet, or not to tweet: Gender differences and potential positive and negative health outcomes of adolescents’ social internet use. American Journal of Men’s Health, 4(1), 77-85. http://dx.doi.org/10.1177/1557988309360819 10.1177/1557988309360819. [ Links ]

Retana, F. B. y Sánchez, A. R. (2015). Acoso Cibernético: validación en México del ORI-82. Acta de Investigación Psicológica, 5(3), 2011-2097. [ Links ]

Rey-Anacona, C. A. (2015). Variables asociadas a los malos tratos en el noviazgo en adolescentes y adultos jóvenes. Acta Colombiana de Psicología, 18(1), 159-171. [ Links ]

Reyes, L. I. y García, B. F. (2008). Procedimiento de validación psicométrica culturalmente relevante: un ejemplo. En A. S. Rivera, L. R. Díaz, A. R. Sánchez, y L. I. Reyes (Eds.), La psicología social en México (XII) (pp. 625-630). México: Asociación Mexicana de Psicología Social. [ Links ]

Rideout, V., Fochr, U. y Roberts, D. (2010). Generation M: Media in the lives of 8 to 18 years old. Menlo Park, CA: Kaiser Family Foundation. [ Links ]

Saldívar, H. G., Jiménez, T. A., Gutiérrez, R. R. y Romero, M. M. (2015). La coerción sexual asociada con los mitos de violación y las actitudes sexuales en estudiantes universitarios. Salud Mental , 38(1), 27-32. [ Links ]

Sánchez, J. V., Muñoz-Fernández, N., Lucio, L. L. y Ortega-Ruiz, R. (2017). Ciberagresión en parejas adolescentes: un estudio transcultural España-México. Revista Mexicana de Psicología, 34(1), 46-54. [ Links ]

Sánchez, V., Muñoz-Fernández, N. y Ortega-Ruiz, R. (2015). ‘Cyberdating Q A’: An instrument to assess the quality of adolescent dating relationships in social networks. Computers in Human Behavior , 48, 78-86. http://dx.doi.org/10.1016/j.chb.2015.01.006 10.1016/j.chb.2015.01.006. [ Links ]

Sargent, K. S., Krauss, A., Jouriles, E. N. y McDonald, R. (2016). Cyber victimization, psychological intimate partner violence, and problematic mental health outcomes among first-year college students. Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking, 9(9), 545-550. http://dx.doi.org/10.1089/cyber.2016.0115 10.1089/cyber.2016.0115. [ Links ]

Shapiro, L. A. y Margolin, G. (2014). Growing ups wired: Social networking sites and adolescent psychosocial development. Clinical Child Family Psychology Review, 17(1), 1-18. http://dx.doi.org/10.1007/s10567-013-0135-1 10.1007/s10567-013-0135-1. [ Links ]

Subrahmanyam, K. y Greenfield, P. (2008). Online communication and adolescent relationship. The Future of Children, 18(1), 119-146. [ Links ]

Temple, J., Choi, H. J., Brem, M., Wolford-Clevenger, C., Stuart, G. L., Fleschler, P. M., et al. (2016). The temporal association between traditional and cyber dating abuse among adolescents. Journal of Youth Adolescence, 45, 340-349. http://dx.doi.org/10.1007/s10964-015-0380-3 10.1007/s10964-015-0380-3. [ Links ]

Watts, D. J. (2007). A twenty-first century science. Nature, 445, 489. http://dx.doi.org/10.1038/445489a 10.1038/445489a. [ Links ]

Wigderson, S. y Lynch, M. (2013). Cyber-and traditional peer victimization: Unique relationships with adolescent well-being. Psychology of Violence, 3(4), 297-309. [ Links ]

Wolford-Clevenger, C. , Zapor, H., Brasfield, H., Febres, J., Elmquist, J., Brem, M. , et al. (2016). An examination of the Partner Cyber Abuse Questionnaire in a college student sample. Psychology of Violence , 6(1), 156-162. [ Links ]

Zavaleta, D. (2011). Pobreza, vergüenza y humillación: una propuesta de medición. Revista Latinoamericana de Desarrollo Humano, 76, 1-7. [ Links ]

Zweig, J., Dank, M., Lachman, P., & Yahner, J. (2013). Technology, teen dating violence and abuse, and bullying. Reporte final. Estados Unidos de América: Urban Institute. Justice Policy Center. pp. 184 (consultado 8 Dic 2015). Disponible en: Disponible en: http://www.urban.org . [ Links ]

Zweig, J. , Lachman, P. , Yahner, J. y Dank, M. (2014). Correlates of cyber dating abuse among teens. Journal of Youth Adolescence , 43, 1306-1321. http://dx.doi.org/10.1007/s10964-013-0047-x 10.1007/s10964-013-0047-x. [ Links ]

1Derechos reservados. The Berlin-based ATLAS.ti Scientific Software Development GmbH.

--La revisión por pares es responsabilidad de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Recibido: 15 de Noviembre de 2016; Aprobado: 19 de Enero de 2017

* Autor para correspondencia. Avenida Universidad 3004, Colonia Copilco-Universidad. C.P. 04510, Ciudad de México, México. Correo electrónico: claudiajaen@comunidad.unam.mx (C.I. Jaen-Cortés).

Conflicto de intereses. Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons