SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.3 número2Influencia del conocimiento musical sobre el gusto musical índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Acta de investigación psicológica

versión On-line ISSN 2007-4719versión impresa ISSN 2007-4832

Acta de investigación psicol vol.3 no.2 México ago. 2013

 

Tipos de personalidad del mexicano: Desarrollo y validación de una escala

 

Mexican Personality Types: Scale Construction and Validity

 

Luz María Cruz Martínez, Sofía Rivera Aragón, Rolando Díaz Loving y Bertha Elvia Taracena Ruíz1

 

Universidad Nacional Autónoma de México

 

1 Correspondencia:
Email: luzmacruz@gmail.com; luzmacruz@me.com

 

Original recibido / Original received: 15/03/2013 
Aceptado / Accepted: 12/07/2013

 

Resumen

La investigación ha tratado de identificar la existencia de rasgos universales personalidad, la investigación etnopsicológica ha buscado identificar las cualidades típicas de personalidad de los miembros de diferentes grupos socio culturales; aunque sin acordar cuáles son, ni su relación con los modelos generales como el de los Cinco Grandes. Esta investigación consistió en identificar y describir los tipos de personalidad del mexicano propuestos por Díaz Guerrero (1997). Se realizaron dos estudios donde se exploraron las cualidades y rasgos que las personas empleaban para describirse, obteniéndose 57 características; con ellas se desarrolló una escala para evaluarlos y se comprobó con un análisis factorial su ordenamiento en 11 factores; se realizó un análisis factorial de segundo orden para comprobar si se agrupaban en tipologías, confirmando tres tipos de personalidad similares a los postulados etnopsicológicos. Estos fueron comparados para analizar las similitudes entre la propuesta etnopsicológica con el modelo de los Cinco Grandes.

Palabras clave: Cultura, Personalidad, Rasgo, Identidad, Carácter.

 

Abstract

Personality research have attempted to identify the existence of universal traits, ethnopsychological research has sought to identify the typical qualities of Mexicans, but without reaching agreement or what relationship they have with the general models of personality like the Five Factor Model. This research aims to identify and describe the personality traits of the Mexicans and Diaz Guerrero (1997) proposal about Mexican Types of Personality. We conducted two studies that explored the qualities and traits that people used to describe themselves, yielding 57 features. The scale orders in 11 factors, after than a second order factor analysis was performed to check if that grouped in types, confirming three personality types similar to the ethnopsychological postulates and the Five Factor Model.

Keywords: Culture, Personality, Trait, Identity, Character.

 

La investigación acerca de la personalidad ha tratado de explicar el comportamiento de los individuos argumentando la influencia de la personalidad, como un patrón complejo de comportamientos relativamente estable y consistente, que caracteriza el funcionamiento personal (Castañeiras & Posadas, 2005).En este sentido el modelo de los Cinco Grandes (MCG) es el que ha demostrado ser más representativo de cualidades culturalmente universales, por lo cual facilita la comparación con otras aproximaciones teóricas, comparando posturas de la relación entre personalidad y cultura (Triandis & Suh, 2002).

Históricamente las investigaciones respecto a la personalidad se realizan desde tres diferentes aproximaciones posibles: a) la teoría del rasgo, considera que las personalidad se define por la existencia de rasgos estables en el tiempo que predicen el comportamiento (Guillén García, 2007); seguido por b) el enfoque situacional, que enfatiza que la conducta está condicionada al ambiente y los estímulos que recibe el individuo, la personalidad es producto del entorno y reforzamiento; la triada de comportamiento, ambiente y los procesos psicológicos determinan el establecimiento de los patrones de conducta y personalidad (Bandura & Walters, 1978); y c) el modelo interaccionista el cual considera que los factores internos y externos influyen en la conducta y propone retomar postulados de las aproximaciones anteriores sobre la personalidad (Vealey, 2002).

Desde la aproximación de la teoría del rasgo Allport y Odbert (1936) identificaron 4504 rasgos de personalidad los cuales podrían ser agrupados en categorías más amplias, Thurstone (1933) propuso la existencia de cinco grandes rasgos de personalidad, en contraposición a los súper factores de Eysenck y Eysenck (1987). Cattell (1943, 1967) realizó un estudio basado en los hallazgos de Allport y Odbert, e identificó 16 factores bidimensionales, pero en múltiples réplicas estos no han sido estables en diferentes épocas y grupos culturales. Por su parte Costa, McCrae y Dye (1991) postulan cinco grandes rasgos: Neuroticismo (N), Extroversión (E), Agradabilidad (A), Conciencia (C) y Apertura a la Experiencia (O).A partir de ellos se desarrolló el NEO-PI-R, un instrumento que ha sido traducido y validado para múltiples culturas desde 1992, demostrando índices de consistencia y congruencia teórica, válidos y confiables en diversos estudios transculturales realizados con al menos 72 países distintos de culturas colectivistas e individualistas (Costa, 2011).

La perspectiva situacional para el estudio de la personalidad ha sido más común en los estudios etnopsicológicos para dilucidar las diferencias entre los miembros de diferentes grupos culturales aun dentro de un mismo país. Esta propone que la cultura es la fuente de información primaria para que los individuos construyan patrones de comportamiento y pensamiento de los grupos y sus miembros (Kottack, 2006; Salazar, Montero, Muñoz, Sánchez, Santoro & Villegas, 2006; Triandis, 1972, 1994; Whittaker, 1980). El contexto es en sí mismo un sistema ecológico que condensa las creencias, costumbres y valores que se transmiten a los individuos en la formación de la personalidad, la cual adquiere características de rasgo socio cultural (Béjar Navarro, 2007; Díaz Guerrero, 2003; Heine & Butchel, 2009; Keller & Demuth, 2007; Triandis, 1994; Triandis & Suh, 2002).

En el caso de la cultura mexicana los postulados acerca de los rasgos únicos y peculiares han sido propuestos desde principios del siglo XX (Bartra, 1987; Béjar Navarro, 2007). Sin embargo, muchos de ellos son contradictorios o poco investigados empíricamente pues aunque algunos autores afirman la importancia de la mexicanidad y el mestizaje como la riqueza de la cultura (Vasconcelos en Bartra, 2008) otros se enfocan en los rasgos de sumisión negativos (Paz op. cit.) de manera tal que es difícil definir las cualidades principales de la personalidad del mexicano o los rasgos que son propios del grupo e incluso indicando la ausencia de investigación respecto al tema que pudiera analizar este concepto (Castañeda, 2011; Domínguez, 2011).

Díaz Guerrero (1979) comenzó a estudiar la personalidad de los mexicanos a partir de estudios comparativos con norteamericanos, los cuales evidenciaron que existen cualidades y conductas que son diferentes entre los grupos culturales. Por ello Díaz Guerrero (1994b) realizó una descripción del mexicano a través de entrevistas a madres acerca de las características que definían a sus hijos, sus resultados le permitieron identificar una serie de cualidades que agrupadas definían a cuatro tipos de personalidad representativos de la cultura. El Pasivo Obediente Afiliativo (POA), individuos obedientes, afectuosos, ordenados, limpios, disciplinados y poco auto-afirmativos; tranquilos y con una percepción lenta del paso del tiempo; el Rebelde Activamente Auto Afirmativo (RAAA), muy independientes, dominantes, discuten y arguyen las órdenes que se les dan; Control Interno Activo (CIA) con una libertad interna que le permite adaptarse a lo mejor de la cultura; capaces, afectuosas, ordenadas, obedientes, educadas, brillantes en vocabulario, velocidad y comprensión de lectura; cordiales, responsables, que evitan las exageraciones y los negativismos en su pensamiento; y Control Externo Pasivo (CEP) rebeldes y desobedientes; irritables, propensos al enojo, ingobernables y carentes de interés en su apariencia.

En estudios previos se retomaron estas cualidades y se evaluaron en una población de jóvenes adultos (Cruz-Martínez, 2004); los resultados indicaron una configuración de 11 factores que agrupados intencionalmente describían la tipología propuesta por Díaz Guerrero. Una réplica posterior identificó que se mantenían los 11 factores y un análisis factorial de segundo orden arrojó tres de los tipos de Díaz Guerrero (1994b), el Obediente Afiliativo, Control Interno Activo y Control Externo Pasivo(Cruz-Martínez & Sánchez Aragón, 2007; Sánchez Aragón & Cruz-Martínez, 2008).

Estudios acerca de la influencia de la personalidad materna en la infancia (Roa & Del Barrio, 2003) han encontrado que aunque la personalidad materna influye de forma diferenciada en la personalidad del niño, son múltiples las variables (sexo del niño, nivel socio económico, clase social, etc.) que determinan la dirección de dicha influencia. Por lo tanto un estudio de la personalidad basado en el juicio materno resulta incompleto y cuestionable en tanto a su profundidad. Por ello, la confiabilidad de las características obtenidas en estudios anteriores (Cruz Martínez, 2004) es cuestionable ya que provienen de las descripciones maternas. Esto afectaba la validez externa del estudio al no ser generalizable y carecer de posibilidad de réplica, además de que al usar directamente esas características en una muestra de adultos no aseguraba que fueran descriptivas de los jóvenes y adultos por la diferencia de edad con el grupo de referencia.

Considerando que la coexistencia de elementos biológicos y ambientales que evolucionan a lo largo de la vida permiten suponer la existencia de rasgos típicos de personalidad, asociados a un grupo socio cultural debido a la interacción entre el desarrollo individual y social en un determinado ambiente y cultura (Béjar Navarro, 2007; Richaud, 2004).

Las investigaciones acerca de la personalidad a través de diferentes grupos culturales han demostrado que el Modelo de los Cinco Grandes (MCG) ha sido el más consistente y representativo entre diferentes países y grupos sociales en los últimos 20 años (Costa 2011, Triandis & Suh, 2008). Este modelo se basa en las aportaciones de Thurstone (1933) acerca de cinco macro dimensiones que explicaban la personalidad a través del continuo psicológico. Costa y McCrae (1985) proponía cinco factores compuestos en un continuo, así que cada una tiene un polo opuesto, los cuales son:

• Neuroticismo versus Estabilidad Emocional (N): La tendencia a experimentar emociones negativas como ansiedad, ira, depresión y vulnerabilidad.

• Extraversión versus Introversión (E): Implica la energía, las emociones positivas, la tendencia a buscar la atención y compañía de los otros.

• Agradabilidad versus Antipatía (A): Tendencia a ser compasivo y cooperativo.

• Conciencia versus Desorganización (C): Tendencia a la autodisciplina, a la responsabilidad, el planeamiento en lugar de lo espontáneo.

• Apertura a la experiencia versus Convencionalismo (O): Engloba características como el gusto por el arte, por la aventura, por las emociones, la imaginación y la curiosidad. Pero se relaciona con el estilo de aprendizaje de estas cualidades siendo más tendiente a la práctica y hacerlo, o bien, a un aprendizaje reflexivo basado en la lectura.

Triandis y Suh (2002) consideran que los cinco grandes de la personalidad han demostrado ser un modelo inclusivo y representativo de las cualidades etic y permite entender la relación con las cualidades etnopsicológicas particulares; en la Tabla 1 se aprecian como estos factores han sido consistentes en diferentes culturas e incluso han sido correlacionados con otros instrumentos (Costa, McCrae & Dye, 1991; McCrae, 2011), otros autores han derivado sus propias escalas similares basadas en este modelo (Caprara, Barbaranelli, Borgogni, & Perugini, 1993).

Considerando que la investigación acerca de la personalidad del mexicano desde la perspectiva etnopsicológica ofrecía la posibilidad de analizar las características que definían el carácter del mexicano, el propósito de la investigación fue desarrollar y validar un instrumento para evaluar los tipos de personalidad del mexicano, a partir del modelo de los Cinco Grandes y la propuesta de Díaz Guerrero (1994b).

 

Método

Estudio 1

Participantes

Se seleccionó una muestra no probabilística de 477 participantes voluntarios, 204 hombres y 273 mujeres, cuyas cualidades socio demográficas se pueden observar en la Tabla 2. En todos los casos los requisitos de inclusión eran que fueran mexicanos de nacimiento, mayores de 18 años, sin ascendencia extranjera directa en las dos generaciones previas. 

Instrumento

Se diseñó un instrumento a partir de la técnica de Redes Semánticas Naturales Modificadas (RSNM) de Reyes Lagunes (1993), variante de la técnica de Figueroa, González y Solís (1976), la cual tiene la finalidad de identificar cómo un grupo define, representa y organiza conceptos. El instrumento consistía en tres estímulos (mexicano, hombre, mujer). Los estímulos que se presentaron fueron: mexicano, hombre y mujer. Se pedía a los participantes que escribieran un mínimo de cinco y un máximo de diez palabras sueltas (verbos, adjetivos, etc.), y luego las jerarquizaran en relación a la importancia o cercanía de cada una con el concepto clave.

Procedimiento

Se contactó a los participantes en sitios públicos o sus lugares de trabajo, se seleccionó únicamente a las personas que cubrieran los requisitos de inclusión en la muestra. A cada uno se le solicitó su participación voluntaria y se le garantizó la confidencialidad de sus datos.

La aplicación del instrumento consistió en presentar las palabras estímulo y solicitar a los participantes que definan con la mayor claridad al mismo empleando un mínimo de cinco y un máximo de diez palabras sueltas (verbos, adjetivos, etc.), para posteriormente les asignen números jerárquicamente en relación a la importancia o cercanía que cada una tiene con el concepto clave. Los cuestionarios fueron capturados a la par de la aplicación para identificar si se presentaba diversidad en las respuestas, y al observar consistencia en las definidoras se detuvo para comenzar el análisis de datos.

 

Resultados

En primer lugar se contabilizó el total de palabras o tamaño de red (TR) por estímulo para hombres y mujeres, se eliminaron aquellas relacionadas a objetos asociados a lo mexicano (p.e. mole, sombrero, símbolos patrios). En el caso del estímulo mexicano, el TR fue de 310 para los hombres, 384 para las mujeres y TR total de 499palabras. En el estímulo hombre, el TR los hombres fue 304, para las mujeres 377 y global 494; en el estímulo mujer, el TR de los hombres fue 301, de las mujeres 290 y total 413.

Se calculó el Peso Semántico (PS) de las definidoras, el cual es producto de la sumatoria de frecuencias en cada una de las 10 posibles ponderaciones que se asignaron, cuando una palabra era la más importante (1) la suma de frecuencias en que había aparecido se multiplicaba por 10, cuando era la segunda por 9 y sucesivamente. El PS identifica las palabras que pertenecen al Núcleo de Red (NR), es decir, las que en conjunto agrupan el mayor PS en una gráfica de sedimentación antes de que la curva se vuelva asintótica (punto de quiebre), en el caso de esta investigación, la selección del NR fue en la definidora que repetía una frecuencia o fueran 25 palabras.

La Tabla 3 muestra en el centro el NR combinado de 18 palabras para el estímulo mexicano, cada una indica su peso semántico, del lado izquierdo se aprecian las definidoras que reportaron las mujeres y del lado derecho las de los hombres. Esto permite calcular el índice de consenso grupal (ICG) el porcentaje de definidoras compartidas que resultó de 63.33%; la primera definidora fue trabajador, seguida de alegre o fiestero, borracho, flojo y solidario.

En la Tabla 4 se observan las definidoras obtenidas para el estímulo hombre, el NR combinado indicaba un ICG del 70.37%, en el caso de hombres y mujeres independientemente se identificaron nuevamente otras palabras. En primer lugar apareció nuevamente trabajador, seguido de machista y fuerte, inteligente, infiel y responsable.

En el estímulo mujer, el NR combinado produjo un ICG de 95.65%; las mujeres no reportaron palabras adicionales y los hombres una más. Respecto al orden, trabajadora es primer lugar, seguida de inteligente, bonita, responsable y amorosa, de forma alternada.

Tabla 5

Los resultados indican consistencia entre los tres estímulos respecto a las definidoras obtenidas en cada una de ellas, además de fuertes grados de acuerdo entre las definidoras analizadas por el sexo de los participantes.

Tabla 6

 

Estudio 2

Participantes

Se utilizó un muestreo no probabilístico con 381 personas (154 hombres y 227 mujeres), anónimas y voluntarias del Distrito Federal y Área Metropolitana, se detallan sus cualidades demográficas en la Tabla 7. En todos los casos los requisitos de inclusión eran que fueran mexicanos de nacimiento, mayores de 18 años, sin ascendencia extranjera directa en las dos generaciones previas.

Instrumento

En este estudio se retomaron los resultados del estudio 1. Se conjuntaron las palabras de los núcleos de red para los estímulos: mexicano, hombre y mujer; así se obtuvieron 57 características que se emplean en la población de referencia para describir la personalidad del mexicano o roles sociales (e.g. símbolos patrios, ama de casa, sexo masculino). Se elaboró un instrumento para medir el grado de acuerdo de los participantes con cada una de esas cualidades (rasgo), el tipo de respuesta en las preguntas era formato Likert de 5 puntos en el cual Nada equivalía a 1 y Mucho a 5.

Procedimiento

La aplicación se realizó en lugares públicos del Distrito Federal y Área Metropolitana, solicitando la colaboración voluntaria y anónima de los participantes para responder un cuestionario que era parte de una investigación acerca de cómo son los mexicanos.

 

Resultados

En la revisión de cada uno de los reactivos por direccionalidad, sesgo y comunalidad, se conservaron las 52 características, en el análisis KMO se obtuvo un valor de .848 y significancia en la prueba de Bartlett < .001, lo cual implica que puede ser factorizable, como se puede observar en la Tabla 8 sólo 50 de los reactivos se agruparon, después de 16 interacciones, en 10 dimensiones que explican el 60.38% de la varianza total.

Se definieron los factores en la Tabla 9 y se observó que en los factores 1, 2, 5, 6, 7, se condensan características instrumentales y expresivas positivas, mientras que en los factores 3, 4, 8 y 11, se aprecian cualidades instrumentales y emocionales negativas. Finalmente, los factores 9 y 10, agrupan atributos apegados a lo tradicional y cultural.

Los datos indican la posibilidad de identificar patrones de comportamiento, un análisis factorial de segundo orden obtuvo una KMO de .799 con significancia en la prueba de Bartlett <.001, lo cual señala que la matriz es factorizable, en la Tabla 10 se observan tres factores que explicaron el 60.67% de la varianza total.

Al analizar los resultados se puede concluir que el factor 1 explica cualidades negativas y el factor 2 rasgos positivos; mientras que el factor 3 indica cualidades relacionadas al apego con los patrones tradicionales de la cultura, por lo cual en la Tabla 11 se observan las definiciones de cada uno de los patrones típicos del comportamiento de los mexicanos.

 

Discusión

En la investigación se observó homogeneidad entre las definidoras para cada estímulo independientemente del sexo de los participantes, los individuos reportaron que identificaban al mexicano como: trabajador, fiestero, alegre, solidario, machista, flojo inteligente, borracho, patriota, conformista, orgulloso, delincuente, ingenioso, creativo y vinculado a los símbolos patrios. Esto indica correspondencia con las descripciones típicas de las definiciones de otros autores (Bartra, 1987, Béjar Navarro, 2007, Díaz Guerrero, 1994a, 1994b, Ramírez, 2004); pues se considera que la ambivalencia positiva y negativa es distintiva del mexicano.

El concepto patriota está relacionado con los símbolos y significados que representa, y una sensación de pertenencia al grupo (colectivismo), y más vinculados con la conceptuación de las diferencias culturales (Triandis & Suh, 2002) pues se observa arraigo a la cultura y unidad de la cultura como un grupo.

Las mujeres tienden a usar más definidoras para su conceptuación y es más ambivalente entre cualidades positivas y negativas. Sin embargo, no se aprecian las diferencias por cualidades apegadas a la cultura y contraculturales, lo cual indicaría, según Díaz Guerrero (1994b) que son el tipo Rebelde y Control Externo los que representan dichas características. Otra cualidad, es que todas las definidoras empleadas por este autor para explicar los tipos de mexicano, las cuales no fueron incluidas por su PS en el NR, se han convertido en algo más compacto; o bien, que aunque sí son características de la personalidad y carácter nacional, no son las más significativas.

Las definidoras parecen ser positivas, sin embargo, aparecieron conceptos negativos, que no llegaron a tener un peso que las incluyera en el NR, aunque es notorio que las mujeres reportaron en "Mujer", palabras más negativas que los hombres, indicando una tendencia como la que planteaba Castañeda (2000) de que al ser más apegadas a los patrones del machismo, tienden a ser mucho más críticas con su propio sexo que los hombres. Esto, podría explicar porque en el caso de "Hombre", a diferencia de "Mujer", aparecieron definidoras contraculturales, al ser los hombres quienes al enfrentar los cambios en el rol femenino se han auto modificado (Castañeda, 2000; González-Núñez, 1992, 2000).Respecto a las cargas afectivas, la tendencia hacia lo positivo, en el caso de "Hombre", la mujer expresa mayor connotación negativa. Además de que las mujeres se auto definieron con una mayor cantidad de palabras negativas, y en ocasiones, mucho más fuertes (e.g. calculadora, fea, déspota, etc.) que las de los hombres.

Para lograr el objetivo de esta investigación se buscó comparar cada uno de los factores primarios identificados en el instrumento con los del modelo de los Cinco Grandes (MCG) como se puede observar en la Tabla 12. Se corrobora que los factores componentes del Instrumento de Yo como Mexicano soy, están relacionados con los factores descritos en el MCG, demostrándose que la tendencia general de los factores encontrados es similar entre ambos.

Los factores primarios identificados en la investigación ofrecen información acerca de la similitud con el modelos de los Cinco Grandes (Costa & Mc Crae, 1985) en el caso de los rasgos Agradabilidad vs. Antipatía, Extraversión vs. Introversión y Conciencia vs. Desorganización se relacionan directamente con los factores Instrumental Positivo, Instrumental Negativoy Atractivo principalmente. Por su parte, el rasgo de Neuroticismo vs. Estabilidad Emocional se vincula directamente con los factores Expresivo Negativo, Expresivo Positivo y Celoso; mientras que, el rasgo de Apertura a la Experiencia vs. Convencionalismo se vincula con los factores Sociabilidad e Ingenioso. Esto indica que los factores que representan de una forma emic la personalidad de los mexicanos son Nacionalista, Familiar y Aprovechado; los cuales matizan y dan una identidad típica a los miembros del grupo (Díaz Guerrero, 2003; Triandis, 1994).

En el caso de los análisis factoriales de segundo orden, la escala de Tipos de personalidad del Mexicano, indican la existencia de un factor negativo que agrupa las cualidades del tipo Control Externo Pasivo, mientras que el factor 2 integra las cualidades positivas del tipo Control Interno Activo, ambos postulados por Díaz Guerrero (1994b); sin embargo, se observó la existencia de un tercer factor nombrado Tradicional, el cual no fue considerado originalmente por el autor. Se puede ver que no se confirman las tipologías descritas por Díaz Guerrero (1994b), pero sí muchas de las características del comportamiento consideradas como parte de los estudios del autor (Díaz Guerrero, 1994a, 1994b, 2003).

Estos patrones de comportamiento identificados corroboran hasta cierto punto la hipótesis de Díaz Guerrero (1994a) acerca de los patrones típicos de comportamiento en los mexicanos, además de la similitud de los rasgos con los modelos tradicionales para explicar a la personalidad (Cattell, 1967, Costa & Mc Crae, 1985).

La configuración factorial obtenida muestra que la estructura de pensamiento y comportamiento es influenciado por los elementos culturales (Díaz Guerrero, 1994a, 2003, Béjar Navarro, 2007). Estos factores indican una relación entre la cultura y la personalidad, además de una ambivalencia en el desarrollo de la personalidad, donde el mexicano se atribuye cualidades positivas y negativas.

En general los resultados corroboran la existencia de una serie de factores de personalidad comunes al grupo social, se debe de considerar que estos hallazgos solamente pueden considerarse en el momento histórico actual; además de que la muestra no abarca la realidad social de todo el país, esta solamente sería replicable en la zona geográfica directamente involucrada en la investigación. No obstante, no debe dejar de considerarse que pese a las cualidades arbitrarias de la muestra, la consistencia de los resultados en ambos estudios indica una escala válida y congruente con la cultura.

Muchos de los rasgos identificados en el estudio son parte de las dimensiones planteada por el modelo de los cinco grandes (Costa & Mc Crae, 1985) que consideraba que estas diez cualidades podrían explicar la personalidad; es notable la definición del mexicano como un Aprovechado, la cual es más del tipo cultural y se debería agregar a la configuración universal, lo que permitirá entender las particularidades del carácter de dicho grupo social. Esto permite deducir que el modelo de los Cinco Grandes continúa siendo una buena alternativa para explicar los rasgos de la personalidad, pero que los modelos etnopsicológicos también deben incluirse, pues permiten identificar la configuración y dimensionalidad instrumental particular de los rasgo en cada grupo socio cultural (Triandis & Suh, 2002). Esta investigación debería centrarse entonces en corroborar de forma concurrente si la escala desarrollada correlaciona con los rasgos típicos explicados por el modelo de los Cinco Grandes (Costa & Mc Crae, 1991) y el modelo etnopsicológico de Díaz Guerrero (1994b), y si los patrones en la personalidad realmente podrían explicar tendencias positiva, negativa o tradicional en el comportamiento de los miembros de la población.

 

Referencias

Allport, G. W. & Odbert, H.S. (1936). Trait names: A psychological study. Pschological Monographs, 47(1, Whole No. 211).         [ Links ]

Bandura, A. & Walters, R. H. (1974, 1978). Aprendizaje Social y Personalidad. Madrid: Alianza.         [ Links ]

Bartra, R. [comp.] (2007, 2a). Anatomía del Mexicano. México: Random House Mondadori.         [ Links ]

Béjar Navarro, R. (Ed.) (1979, 2007). El mexicano. Aspectos culturales y psicosociales. México: Universidad Nacional Autónoma de México.         [ Links ]

Caprara, G. V., Barbaranelli, C., Borgogni, L. & Perugini, M. (1993). The "Big Five Questionnaire": A new questionnaire to assess the five factor model. Personality and Individual Differences, 15, 281 -288.         [ Links ]

Castañeda, M. (2000). El Machismo Invisible. México D. F.: Paidos.         [ Links ]

Castañeda, J. (2011). Mañana o pasado. El misterio de los mexicanos. México: Aguilar.         [ Links ]

Castañeiras, C. & Posadas, M.C. (2005) Estilos de personalidad y su relación con medidas de ansiedad y depresión: datos normativos para el Inventario MIPS en adultos marplatenses, Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación Psicológica, 20(2), 79-103 pp.         [ Links ]

Cattell, R. B. (1943). The description of personality: I. Foundations of trait measurement. Psychological Review, 50, 559-594.         [ Links ]

Cattell, R. B. (1967). The scientific analysis of personality. Inglaterra: Penguin Books        [ Links ]

Cattell, R. B., Eber, H. W. & Tatsuoka, M. M. (1970). The Handbook for the Sixteen Personality Factor Questionnaire. Champaign, IL: Institute for Personality and Ability Testing.         [ Links ]

Costa, P.T., Mc Crae, R. R. & Dye, D. A. (1991). Facet scales for Agreableness and Conscientiousness: A revision of the NEO Personality Inventory. Personality and Individual Differences, 12, 887-898.         [ Links ]

Costa, R. R. (2011).Cross-Cultural Research on the Five -Factor Model of Personality. Online Readings in Psychology and Culture, Unit 4.Recuperado de: http://scholarworks.gvsu.edu/orpc/vol4/iss4/I        [ Links ]

Cruz Martínez, L. M. (2004). La relación del rol dentro de las relaciones de pareja, amistosas y familiares; con la cercanía y el estilo de mexicano predominante. Tesis de licenciatura no publicada, Facultad de Psicología Universidad Nacional Autónoma de México, México). En: http://132.248.67.65:8991/F/F3CJNGH4GN8PU4TCHULY2CIAEPRMMEX5XASJXK9JMT2KJHSKM4-00615?func=find-acc&acc_sequence=001193807        [ Links ]

Cruz, Martínez, L. M. & R. Sánchez Aragón (2007) Construct Validity and Differences in a Mexican Types Inventory. En: Zheng, K. L., & J. Adair (Eds), Perspectives and Progress in Contemporary Cross-Cultural Psychology. Beijing: China Light Industry Press.         [ Links ]

Díaz Guerrero, R. (1979) Psicología del mexicano. En: Bartra, R. [comp.] (2007, 2a). Anatomía del Mexicano. México: Random House Mondadori.         [ Links ]

Díaz Guerrero, R. (1994a). Etnopsicología: Scientia Nova. República Dominicana: Corripio.         [ Links ]

Díaz Guerrero, R. (1994b). Psicología del Mexicano; México: Trillas.         [ Links ]

Díaz Guerrero, R. (2003). Bajo las garras de la cultura. Psicología del Mexicano 2. México: Trillas.         [ Links ]

Domínguez, C. (24/07/2011). El misterio de los mexicanos, El Ángel. México: Reforma.         [ Links ]

Eysenck, H. J. y Eysenck, S. B. G. (1987). EPQ, Cuestionario de personalidad, Formas A y J. Madrid: TEA Ediciones, S. A.         [ Links ]

Figueroa, J. G. González, E. G. & Solís, V. M. (1981). Una aproximación al problema del significado: las redes semánticas. Revista Latinoamericana de Psicología. 13, 447-458 pp.         [ Links ]

González Núñez, J. de J. (1992). Interacción Grupal. México: Planeta.         [ Links ]

González Núñez, J. de J. [comp.] (2000). Los cambios del hombre frente a la metamorfosis de la mujer. México: IIPCS A. C.         [ Links ]

Guillén García, F. (2007). Diferencias de personalidad entre deportistas y no deportistas, a través del 16PF, Revista de Psicología UCA. 3(6), 1-24 pp.         [ Links ]

Heine, S. J. & Buchtel, E. E. (2009). Personality: The Universal and the Culturally Specific. Annual Review of Psychology, 60, 369-394.         [ Links ]

Keller, H. & Demuth, C. (2007).The discursive construction of selfhood in Chineses and Euro-american mother-infant interactions. En: Zheng, G., Leung, K. & Adair, J. G. (eds.). Perspectives and Progress in Contemporary Cross-Cultural Psychology. China: China Light Industry Press.         [ Links ]

Kottack, P. C. (2006, 11°). Antropología Cultural. México: McGraw Hill.         [ Links ]

McCrae, R.R. & Costa, P.T. (1985). Comparisons of EPI and Psychoticims scales with measures of the Five Factor model of Personality. Personality and Individual Differences, 6, 587-597.         [ Links ]

McCrae, R.R. & John, O.P. (1992). An introduction to the Five-Factor Model and its Applications. Journal of Personality, 60, 175-215.         [ Links ]

Millon, T (1985-1994) La personalidad y sus trastornos. Barcelona: Martinez Roca.         [ Links ]

Noller, P., Law, H. y Comrey, A. L. (1987). Cattell, Comrey, and Eysenck personality factors compared: More evidence for the five robust factors? Journal of Personality and Social Psychology, 53, 775-782.         [ Links ]

Ramírez, S. (1977-2004). El mexicano, psicología de sus motivaciones. México: Random House Mondadori/ De Bolsillo.         [ Links ]

Reyes Lagunes, I. (1993). Las Redes Semánticas Naturales, su Conceptualización y su Utilización en la Construcción de Instrumentos, Revista de Psicología Social y Personalidad, IX (1), 83-95.         [ Links ]

Richaud di Minzi, M.C. (2004) Estilos de personalidad y su relación con medidas de ansiedad y depresión: datos normativos para el Inventario MIPS en adultos marplatenses, Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación Psicológica, 17(1), 27-38 pp.         [ Links ]

Roa Capilla, M.L. & Del Barrio Gándara, M.V. (2003). Estructura de Personalidad Materna: su implicación en los problemas infantiles, Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación Psicológica, 16(2), 53-69 pp.         [ Links ]

Salazar, M., Montero, J., Muñoz C. M., Sánchez Euclides, C., Santoro, E., & Villegas, J. (2007). Psicología Social. México: Trillas        [ Links ]

Thurstone, L. L.(1933). The Theory of Multiple Factors. Michigan: Edwards Brothers.         [ Links ]

Triandis, H. (1972). The Analysis of Subjective Culture. USA: John Wiley & Sons Inc.         [ Links ]

Triandis, H. (1994) Culture and Social Behavior, New York: McGraw Hill Inc. Series in Social Psychology.         [ Links ]

Triandis, H. C. & Suh. E. M. (2002). Cultural influences on personality, Annual Review of Psychology, 53, 113-160 pp.         [ Links ]

Vealey, R. S. (2002). Personality and sport behavior. En T. H. Horn (Ed.), Advances in sport psychology (pp. 23-60). Champaign, IL: Human Kinetics.         [ Links ]

Whittaker, J. O. (1980). La Psicología Social en el mundo de hoy. México: Trillas.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons