SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.7 número especial 14Estructura y zonas de manejo de los huertos familiares del Ejido la Encrucijada, Cárdenas, TabascoSobrevivencia y crecimiento de mangle negro (Avicennia germinans L.) en plantaciones reforestadas y regeneración natural índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista mexicana de ciencias agrícolas

versión impresa ISSN 2007-0934

Rev. Mex. Cienc. Agríc vol.7 spe 14 Texcoco feb./mar. 2016

 

Artículos

Cambios de uso del suelo en manglares de la costa de Tabasco

Gloria Isela Hernández Melchor1 

Octavio Ruíz Rosado1  § 

Ángel Sol Sánchez2 

Juan Ignacio Valdez Hernández3 

1Colegio de Postgraduados-Campus Veracruz. Carretera Xalapa-Veracruz, km. 88.5, predio Tepetates, Veracruz. isela7827@colpos.mx

2Colegio de Postgraduados Campus Tabasco. Periférico Carlos A. Molina carretera Cárdenas-Huimanguillo, km 3.

3Colegio de Postgraduados- Campus Montecillo. Carretera México-Texcoco km 36.5. Montecillo, Estado de México.

Resumen

El objetivo del trabajo fue evaluar el cambio de uso de suelo en el periodo 1995 y 2008, identificando y cuantificando los cambios en localización y superficie del manglar, en cuatro ejidos del municipio de Cárdenas, Tabasco; mediante la interpretación de ortofotos digitales en escala 1:20 000 (1995), y 1:10 000 (2008). Los resultados indican que en 1995 la superficie de manglar era de 568.49 ha; para 2008 dicha superficie mostró un incremento de 148.72 ha sustituyendo parte de la vegetación hidrofita y el agroecosistema pasto-ganado. Aunque, los mapas generados revelan que en algunos sitios el manglar incremento su superficie y en otros se redujo, identificando una pérdida de 32 ha que fueron sustituidas por el agroecosistema coco-pasto-ganado principalmente. Este cambio de uso de suelo es una respuesta a las condiciones socio-económicas de sus dueños. Los resultados pueden ser alentadores, desde el punto de vista ecológico, ya que las nuevas franjas de manglar sirven de barrera para evitar que la salinización de suelos se introduzca a superficies de uso ganadero.

Palabras clave: agroecosistema; cambio uso del suelo; deforestación; manglar

Introducción

Los manglares son ecosistemas dinámicos que proveen servicios ecológicos y económicos al ser humano ya que permiten el desarrollo de especies acuáticas durante sus etapas juveniles, la madera es aprovechada para el comercio y para construcción de viviendas, y son fuente de combustible al usarlos como leña o carbón. Jiménez (1999), estimó que en los manglares de la Costa del Pacifico se desarrollan cerca de 181 especies de aves, 30 especies de moluscos, 99 especies de crustáceos, y 87 especies de peces. Vale la pena destacar que la mayoría de estas especies son aprovechadas para el comercio y forman parte de la dieta alimentaria de las comunidades aledañas al manglar.

Dentro de los servicios ecológicos que brindan los manglares se encuentran la regulación climática, control de la erosión, captura de carbono, regulación hidrológica, protección de costas y uso recreativo o turismo ecológico (Aburto-Oropeza et al., 2008). De igual forma, los manglares son importantes agentes de remediación, al funcionar como biofiltros naturales en sitios contaminados con metales pesados (plomo, cromo, y cadmio), especialmente porque estos compuestos quedan fijados en la biomasa de las raíces y la madera (Foroughbakhch et al., 2004), aunado a su función como filtros de aguas residuales, ya que este ecosistema tiene la capacidad de disminuir la carga de materia orgánica del agua que utilizan en sus procesos naturales, lo cual es similar a la función que cumple una planta de tratamiento de aguas residuales (Sanjurjo y Welsh, 2005).

El servicio ecológico y económico que proveen los manglares se reduce debido a las continuas actividades antrópicas que dan origen al cambio de uso de suelo, a nivel mundial destacan la sobreexplotación de la madera, industria petrolera y gasífera, extensión de granjas camaronicolas, bancos de sal, infraestructura industrial y turística, construcción de represas, y desarrollo urbano (FAO, 2007).

Considerando que los ecosistemas de manglar son vulnerables ante el incremento del nivel del mar ocasionado por el cambio climático, el cambio en el uso de suelo bloqueará su migración al interior del continente, y por consiguiente se perderá la productividad del ecosistema (Smith et al., 2001), amenazando la seguridad humana y generando impactos económicos regionales y nacionales. Se ha reportado que la deforestación de manglares en Kenia no solo reduce la biodiversidad, sino que hay menos ingresos del gobierno en términos de regalías y derechos turísticos, un aumento de la erosión costera y la eventual reducción de los pastos marinos y arrecifes de coral (Fondo y Martens, 1998). Asimismo, el cambio de uso de suelo, muy relacionado con la deforestación, contribuye con el proceso de calentamiento global (Magaña, 2011), debido a la liberación del bióxido de carbono.

En México, las especies de manglar más características son Rhizophora mangle L. (mangle rojo), Avicennia germinans L. (mangle negro), Laguncularia racemosa (L.) Gaertn. (mangle blanco), y Conocarpus erectus L. (mangle botoncillo), de acuerdo a la NOM-059-SEMARNAT-2010 estas cuatro especies se encuentran en la categoría de amenazadas (López y Ezcurra 2002; DOF, 2010); asimismo, se reportan dos especies más identificadas en la costa de Chiapas Rhizophora harrisonii y Avicennia bicolor (Rico, 1982; Jiménez, 1999). Actualmente se estima que los manglares de México ocupan una superficie de 770.057 ha distribuidas en 17 estados con influencia de litoral (CONABIO, 2009).

En el estado de Tabasco se han perdido cuando menos 50% de sus humedales, en donde se estima que 19 922.9 ha corresponden a manglar (Domínguez-Domínguez et al., 2011; Landgrave y Moreno-Casasola, 2012). Las causas que conducen a la pérdida del manglar se deben al cambio de uso de suelo originado por actividades como la industria petrolera, el establecimiento de zonas de cultivo y zonas de pastoreo (Gallegos y Botello, 1988). La actividad petrolera ha generado impactos negativos en el manglar debido a la contaminación de cuerpos de agua y la degradación del suelo, ocasionado por los continuos derrames de hidrocarburos y desechos tóxicos, alterando sus propiedades físico-químicas y con ello causando la muerte de propágulos, plántulas y árboles de mangle (Adams, 1999; García-López et al., 2006; Olguín et al., 2007; Jacott et al., 2011).

Asimismo, la construcción de carreteras, canales y establecimiento de centros de población, han ocasionado la deforestación y desplazamiento de los manglares, tal es el caso de la Reserva de la Biósfera de Pantanos de Centla que de 1990 a 2000 sufrió una pérdida de 1 616 ha de manglar (Guerra y Ochoa, 2005). En este sentido, la interrupción del flujo superficial del agua altera la tasa de recambio aumentando la salinidad del agua y provocando la muerte del manglar incluyendo Avicennia germinans (López y Ezcurra, 2002).

Aunado a lo anterior se tiene la competencia que existe entre la superficie del manglar y el establecimiento de pastizales para uso ganadero, ocurriendo un proceso de drenado de suelos para la expansión agrícola y ganadera. Sin embargo, se ha identificado que en zonas donde se ha interrumpido el drenaje natural, ocurre una gran acumulación de cantidades de sales, sobre todo NaCl y por lo tanto un aumento en el pH del sustrato, lo que provoca un mal desarrollo del manglar y una alta mortalidad (Góngora, 2005), aunado a que pierdan su capacidad de auto regeneración debido al pisoteo intenso del ganado y a que en ocasiones se alimentan de los propágulos y plántulas de mangle negro y blanco (Ramírez et al., 2010). Una de las principales razones de la pérdida de manglares es la aplicación de políticas económicas productivistas, orientadas a la obtención de ganancias a corto plazo (Calderón et al., 2009); aunado a que los patrones del cambio de uso del suelo y su cobertura están determinadas por la interacción de factores económicos, ambientales, políticos, sociales y fuerzas tecnológicas en escalas locales a globales (CCSP-LUIWG, 2003).

La sobreexplotación de los recursos y los cambios de uso de suelo, constituyen el eje central sobre la cual debe enfocarse la gestión ambiental del ecosistema manglar, ya que pueden manejarse a nivel regional o local (Uribe, 2009); de igual forma, su conservación y uso sustentable debe enmarcarse en función del nivel de afectación de los distintos agentes potenciales de perturbación (Flores et al., 2007).

Aunque de manera general se han documentado los factores que están contribuyendo a la deforestación del manglar en México, Márquez et al. (2005), mencionan que la magnitud de la deforestación varía en función de la región; en particular, del periodo considerado y los métodos empleados para su evaluación. En este sentido, en Tabasco hay pocos estudios a escala local y regional que permitan identificar el impacto que los agroecosistemas tienen sobre la superficie del manglar y por lo tanto determinar su grado de afectación y tendencias, por lo que es necesario generar información que sirva de base para la elaboración de propuestas que coadyuven al manejo sustentable de dicho ecosistema, en este sentido evaluar los cambios de la cobertura vegetal permite estimar el grado de trasformación de una región (Espejel et al., 2004).

Metodología

Área de estudio

El área de estudio fue integrada por cuatro ejidos del municipio de Cárdenas, Tabasco: El Sinaloa ubicado entre los 18º 18’ 50” y 18º 21’ 50” de latitud norte y entre los 93º 42’ 10” y 93º 45’ 10” de longitud Oeste; El Alacrán ubicado entre los 18º 21’ 0” y 18º 23’ 20” de latitud Norte y entre los 93º 35’ 10” y 93º 42’ 10” de longitud Oeste; El Golpe ubicado entre los 18º 18’ 20” y 18º 20’ 40” de latitud Norte y entre los 93º 28’ 50” y 93º 31’ 50” de longitud Oeste; y Las Coloradas ubicado entre los 18º 18’ 30” y 18º 20’ 10” de latitud Norte y entre los 93º 32’ 20” y 93º 34’ 40” de longitud oeste, con una superficie total de 2 877.04 ha, distribuidas en la costa de Tabasco alrededor de la Laguna Machona (Figura 1), la cual se conecta al Golfo de México a través de una bocana artificial conocida como Boca de Panteones.

Figura 1 Distribución de la costa de tabasco alrededor de la Laguna la Machona. 

El área de estudio forma parte de los humedales costeros de Tabasco, en donde la vegetación dominante son los manglares asociados a condiciones estuarinas (Barba et al., 2006); las especies presentes son: Avicennia germinans (mangle negro), Rhizophora mangle (mangle rojo), y Laguncularia racemosa (mangle blanco); las cuales crecen sobre suelos Histosoles y Solonchaks (Domínguez-Domínguez et al., 2011). Las principales actividades económicas en la zona en orden de importancia son: la pesca, la ganadería, y en menor grado las actividades agrícolas.

Análisis e interpretación de ortofotos digitales

Los cambios de cobertura y uso del suelo se analizaron a partir de la interpretación de ortofotos digitales escala 1:20 000 (1995), y 1:10 000 (2008). La generación y manipulación de la información espacial se realizó mediante el uso del Software ArcGisTM versión 9.3/2008. En la construcción de los polígonos ejidales se usaron las coordenadas proporcionadas por el Registro Agrario Nacional del estado. La interpretación se realizó en pantalla en forma visual y con apoyo en trabajo de campo. El uso de suelo y tipos de vegetación se clasificaron de acuerdo a lo descrito por Palma et al. (2011): coco, cocopasto-ganado, cuerpo de agua, manglar, pasto-ganado, suelo desnudo, vegetación hidrófila, pasto halófito, acahual, y matorral. De esta manera fue posible generar los mapas preliminares, a escala 1:10 000, para cada polígono y conocer el perímetro, superficie y clase de uso de suelo. Para cuantificar la superficie por clase de uso suelo se uso el programa Excel 2007.

Verificación en campo y ajuste de leyenda

La verificación en campo consistió en visitas periódicas a la zona de estudio, con el objeto de revisar la confiabilidad de la interpretación preliminar de las ortofotos. Durante estos recorridos se identificaron los tipos de uso de suelo mediante observaciones directas sobre el terreno y pláticas con los habitantes de los ejidos. Se tomaron las coordenadas con un geoposicionador marca Garmin modelo Etrex HTH, las cuales fueron usadas para los ajustes y correcciones.

Resultado y discusiones

Se identificaron tres tipos de agroecosistemas aledaños a los manglares, que fueron: coco, coco-pasto-ganado, y pastoganado, cuya superficie ocupada mostró variabilidad en el periodo evaluado. En el Cuadro 1 se observa que en 1995 la superficie ocupada por el manglar era de 568.49 ha, la cual en 2008 mostró un incremento de 148.72 ha, sustituyendo parte de la vegetación hidrófila que en 1995 ocupaba 543.48 ha y en 2008 se redujo a 355.10 ha. Asimismo, el agroecosistema pasto-ganado en 1995 ocupaba una superficie de 487.07 ha, y para 2008 perdió 21.19 ha que fueron sustituidas por manglar principalmente. De igual forma en 1995 habían 226 hectáreas del agroecosistema coco que se redujeron para 2008 a 36.37 ha, esto se debe a que 189.73 ha fueron asociadas al agroecosistema coco-pasto-ganado y en algunos casos fue invadido por el manglar principalmente en los ejidos El Sinaloa y El Alacrán, lo cual concuerda con lo reportado por Palma et al. (2007), quienes mencionan que en la zona de costa el uso de suelo está basado en el cultivo de coco, sólo o asociado con pasto y manglares.

Cn= camino; Cc= Coco; Cpg= coco-pasto-ganado; Ca= cuerpo de agua; Mg= manglar; Pg= pasto ganado; Sd= suelo desnudo; Vh= vegetación hidrófita; Ph= pasto halófito; Ah= acahual; Mr= matorral; Au= área urbana. Fuente: elaboración propia basada en ortofotos de 1995 y 2008 proporcionadas por INEGI.

Cuadro 1 Superficie ocupada por tipo de uso de suelo en los años 1995 y 2008. 

En la dinámica de la superficie ocupada por manglar de 1995 a 2008 se observa que el ejido El Golpe tuvo el mayor incremento con 107.28 ha, y en menor proporción los ejidos Las Coloradas, El Alacrán y Sinaloa con 31.2; 7.49 y 2.75 ha respectivamente. Un panorama similar fue reportado por Sol et al. (2009), al evaluar el cambio de uso del suelo en la UMAFOR-Costa durante el periodo 2000 a 2007, en donde se identificó un incremento de 97 ha de manglar.

Es posible que el incremento de la superficie de manglar se debe a que las mareas influyen para que el suelo se convierta en un sustrato adecuado debido a la penetración del agua salada, excluyendo especies que carecen de las adaptaciones necesarias para tolerar dichos ambientes Sánchez et al. (1998); tal es el caso de las 188.38 ha de vegetación hidrófila y las 21.19 ha del agroecosistema pasto-ganado que fueron desplazadas por el manglar en el área de estudio. Al respecto conviene decir que la zona ha experimentado un proceso de salinización desde 1975, derivado de la apertura artificial conocida como Boca de Panteones, canales interlagunares, dragados en lagunas y esteros y canalización de acceso a campos petroleros (Zavala, 1988). En una encuesta realizada a los ejidatarios se confirmó que las superficies de suelo que anteriormente se dedicaban a la ganadería ahora están invadidas por vegetación de mangle. De acuerdo con Yáñez-Arancibia et al. (2010), los manglares tienen una capacidad de acomodación para contender con mejor éxito, que otros sistemas naturales, al cambio climático global, por lo que es de esperarse que en el área de estudio ya se esté dando dicho proceso.

Las cifras estimadas indican que la superficie de manglar se ha incrementado; sin embargo, al comparar los mapas generados de 1995 y 2008 se comprobó que el manglar ha colonizado nuevas áreas, pero en otras se ha perdido, los círculos negros en la Figura 1 muestran superficies de manglar que desaparecieron en 2008, y otras que se incrementaron. Se estima una pérdida total de 32.9 ha siendo el ejido El Golpe el que presentó la mayor superficie deforestada con 22.6 ha, los ejidos El Alacrán y El Sinaloa perdieron 7.9 ha en conjunto. En 2008, la superficie de manglar perdida en el ejido El Golpe y las Coloradas fue sustituida por matorral, acahual, y vegetación hidrófita, y en el caso de los ejidos el Alacrán y el Sinaloa la sustitución se dio por acción antrópica al crear el agroecosistema cocopasto-ganado.

Vale la pena destacar que las causas por las que el ejido el Golpe presenta la mayor pérdida podría ser el resultado del aprovechamiento maderable que fue autorizado por la SEMARNAT en 2002, el volumen anual de aprovechamiento de acuerdo al plan de manejo fue de 30 000 m3, a ejercer en 10 años (2002-2011), considerando tres especies: 8 250 m3 de Rhizophora mangle, 12 000 m3 de Laguncularia racemosa, y 9 760 m3 de Avicennia germinans, con un diámetro mínimo aprovechable de 10 cm para cualquier especie (Oficio de autorización SGPA/TAB/02.-1383, de fecha 20 de agosto de 2002), en 2008 ya se habían ejercido 22 400 m3.

No obstante, Flores et al. (2007), consideran que el aprovechamiento sustentable del bosque de manglar requiere de técnicas silvícolas con conocimiento de capacidades de carga y de reforestación. Sin embargo, en un estudio realizado por Sol et al. (2009), se identificó que pese a los planes de manejo forestal autorizados, en la zona el aprovechamiento de madera no se ha dado de manera regulada ya que no existe rotación de parcelas y se han extraído puntales de 5 cm de diámetro, lo cual limita su regeneración natural y favorece el desarrollo de otro tipo de vegetación. Asimismo, la falta de fuentes de empleo provoca la sobreexplotación del recurso, por lo que es de esperarse que este patrón de explotación se repita a lo largo de las zonas donde la presión demográfica es alta y los medios económicos escasos (López y Ezcurra, 2002). Sin embargo, dichas actividades están protegidas por la Ley de Desarrollo Rural Sustentable que fomenta el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales productivos, que permitan aumentar y diversificar las fuentes de empleo e ingreso (título 1o, artículo 7, párrafo V), aunque no define claramente que es un aprovechamiento sustentable.

En cuanto a la superficie de manglar que se perdió debido al establecimiento del agroecosistema coco-pastizalganado, es necesario considerar que el mercado es un factor determinante en la decisión del uso del suelo que realizan los campesinos (Márquez et al., 2005). Sin embargo, se estima que los beneficios económicos que genera el agroecosistema coco-pastizal-ganado asciende a $15 222 86 ha-1año-1 (US $1 177 48), lo cual es dimensionalmente menor comparado con los beneficios que provee una hectárea de manglar, el mangle rojo mantiene una productividad pesquera de unos 37 mil dólares ha-1año-1, el aprovechamiento maderable genera beneficios de US $ 706 ha-1año-1, el valor de la leña como fuente de combustible se estima en US $11.57 m3 y de manera general se ha estimado que los servicios ecosistémicos tienen un valor de 1 600 millones de dólares al año (AFE-COHDEFOR/OIMT, 2001; Montiel-Aguirre et al., 2006; Stolk et al., 2006; Aburto-Oropeza et al., 2008).

Aunado a lo anterior, la transformación de superficies de manglar para el establecimiento de agroecosistemas, en parte es resultado del reparto agrario, ya que al asignar suelos inundables aunado a las condiciones de marginación condujeron al relleno y desecación de los mismos como una alternativa para generar bienes de consumo y comercialización, en este sentido el artículo 62 de la Ley Agraria establece que a partir de la asignación de parcelas, corresponderá a los ejidatarios beneficiados los derechos sobre uso y usufructo de las mismas. Es importante considerar que la perdida en superficie de los manglares ocasiona la fragmentación del ecosistema, y por ende los coloca en un estatus de vulnerabilidad a la flora y fauna que dependen de este ecosistema incluyendo al ser humano.

Conclusiones

El agroecosistema coco-pasto-ganado influye en el cambio de uso de suelo, debido a que son especies de valor comercial que generan ingresos económicos a comunidades de alta marginación; sin embargo, es posible que mediante el adecuado aprovechamiento de los múltiples recursos que ofrece el manglar se puedan obtener mayores beneficios económicos, sin poner en riesgo su conservación.

Los beneficios económicos obtenidos del agroecosistema coco-pastizal, son mínimos comparados con aquellos que provee el ecosistema manglar.

El incremento de la superficie del manglar encontrada, es resultado de perturbaciones antrópicas que favorecieron un ambiente propicio para su colonización, impactando de manera negativa en el agroecosistema ganado-pastizal.

Los resultados pueden ser alentadores, desde el punto de vista ecológico, ya que las nuevas franjas de manglar sirven de barrera para evitar que la salinización de suelos se introduzca a zonas de uso ganadero; sin embargo, desde el punto de vista económico resulta perjudicial para los productores que tuvieron que abandonar sus tierras para buscar otras fuentes de ingresos.

Agradecimientos

Al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología por la beca otorgada, para los estudios doctorales de la primera autora, con número de registro: 200525; al Colegio de Postgraduados que a través de la línea prioritaria de investigación 2, Agroecosistemas Sustentables, otorgó las facilidades para la realización del trabajo de campo.

Literatura citada

Aburto-Oropeza, O.; Ezcurra, E.; Danemann, G.; Valdez, V.; Murray, J. and Sala, E. 2008. Mangroves in the Gulf of California increase fishery yields. PNAS, National Academy of Sciences of de USA. 105(30):10456-10459. [ Links ]

Adams, S. R. H. 1999. Recuperación con mangle blanco (Laguncularia racemosa) de áreas impactadas por hidrocarburos y su manejo como agrosilvo-ecosistema en la zona costera de Huimanguillo y Cárdenas, Tabasco. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Informe final SNIB-CONABIO proyecto No. M076. México D. F. 214 p. [ Links ]

AFE-COHDEFOR/OIMT. 2001. Valoración económica de los manglares del golfo de Fonseca, Honduras. Choluteca, Honduras. 136 p. [ Links ]

Barba, M. E.; Rangel, M. J. y Ramos, R. R. 2006. Clasificación de los humedales de Tabasco mediante sistemas de información geográfica. Universidad y Ciencia. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, Villahermosa, México. 22(002):101-110. [ Links ]

Calderón, C.; Aburto O. y Ezcurra, E. 2009. El valor de los manglares. CONABIO. Biodiversitas. 82.1-6. [ Links ]

CCSP-LUIWG: climate change science program-land use interagency working group. 2003. A land use and land cover change Science Strategy. Summary of a Workshop held at the Smithsonian Institution. 20 p. [ Links ]

Comisión Nacional de la Biodiversidad (CONABIO). 2009. Manglares de México: extensión y distribución. Diario Oficial de la Federación. 2010. Norma Oficial Mexicana 059-2010. México, D. F.100 p. [ Links ]

Domínguez-Domínguez, M.; Zavala-Cruz, J. y Martínez-Zurimendi, P. 2011. Manejo forestal sustentable de los manglares de Tabasco. Secretaría de Recursos Naturales y Protección Ambiental. Colegio de Postgraduados. Villahermosa, Tabasco. México. 137 p. [ Links ]

Espejel, I. C.; León, G. J.; Fermán, L.; Bocco, F.; Rosete, B.; Graizbord, A.; Castellanos, O. A. y Rodríguez, G. 2004. Planeación del uso del suelo en la región costera del Golfo de California y Pacífico Norte de México. In: Arriaga, R. (Eds.) El manejo costero en México. EPOMEX, SEMARNAT, CETyS, Universidad de Quintana Roo. 321-340 p. [ Links ]

Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO). 2007. The world’s mangroves 1980-2005. Roma. 89 p. [ Links ]

Flores, V. F. J.; Agraz, H. C. y Benítez, P. D. 2007. Ecosistemas acuáticos costeros: importancia, retos y prioridades para su conservación. In: Sánchez, O.; Herzig, M.; Peters, E.; Márquez, R. y Zambrano, L. Perspectivas sobre conservación de ecosistemas acuáticos en México. 1ra. Edición. Instituto Nacional de Ecología. México. 294 p. [ Links ]

Fondo, E. N. and Martens, E. E. 1998. Effects of mangrove deforestation on macrofaunal densities, Gazi Bay, Kenya. Mangroves and salt marshes. 2(2):75-83. [ Links ]

Foroughbakhch, P. R.; Cespedes, C. A. E.; Alvarado, V. M. A.; Núñez, G. A. y Badii, M. H. 2004. Aspectos ecológicos de los manglares y su potencial como fitorremediadores en el Golfo de México. Ciencia UANL. 7(2):203-208. [ Links ]

Gallegos, M. y Botello, A. V. 1988. Petróleo y manglar. Proyecto general: evaluación de los impactos ambientales y sociales de la industria petrolera en el Sureste y Golfo de México. Centro de Ecodesarrollo. Primera Edición. 103 p. [ Links ]

García-López, E.; Zavala-Cruz, J. y Palma-López, D. J. 2006. Caracterización de las comunidades vegetales en un área afectada por derrames de hidrocarburos. Terra Latinoam. 34:17-26. [ Links ]

Góngora, R. F. 2005. Uso del número de árboles por hectárea en el manglar para predecir los sitios de oviposición de los mosquitos costeros. Revista Chapingo. Serie ciencias forestales y del ambiente. 11(001):19-23. [ Links ]

Guerra, M. V. y Ochoa, G. S. 2005. Evaluación espacio-temporal de la vegetación y uso del suelo en la Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla, Tabasco (1990-2000). Investigaciones Geográficas, Boletín del Instituto de Geografía, UNAM. México. 59:7-25. [ Links ]

Jacott, M.; Arias, J. M.; Guzmán, H. I. y Franco, A. 2011. Impactos de la actividad petrolera en la salud humana y el ambiente. Conservation, Food and Health Foundation. Fronteras comúnes. Asociación Ecológica Santo Tomas. 36 p. [ Links ]

Jiménez, J. A. 1999. Ambiente, distribución y características estructurales en los manglares del Pacífico de Centro América: contrastes climáticos. In: Yáñez-Arancibia, A. y Lara-Domínguez, A. L. (Eds.). Ecosistemas de manglar en América tropical. Instituto de Ecología A. C. México, UICN/ORMA, Costa Rica, NOAA/ NMFS Silver Spring MD USA. 380 p. [ Links ]

Landgrave, R. y Moreno-Casasola, P. 2012. Evaluación cuantitativa de la pérdida de humedales en México. Investigación ambiental. 4:19-35. [ Links ]

López, P. J. y Ezcurra, E. 2002. Los manglares de México: una revisión. Maderas y bosques. Instituto de Ecología A. C. Xalapa, México. 8(1):27-51. [ Links ]

Magaña, R. V. O. 2011. Cambio climático: el reto del siglo. Investigación Ambiental. México. 3(1):63-67. [ Links ]

Márquez, I.; De Jong, E.; Ochoa, G. y Hernández, M. 2005. Estrategias productivas campesinas: un análisis de los factores condicionantes del uso del uso del suelo en el oriente de Tabasco, México. Universidad y Ciencia. 21(42):56-72. [ Links ]

Montiel-Aguirre, G.; Krishnamurthy, L.; Vásquez-Alarcón, A. y UribeGómez, M. 2006. Opciones agroforestales para productores de palma de coco en el estado de Michoacán, México. Terra Latinoamericana. 24(4):557-564. [ Links ]

Olguín, E. J.; Hernández, M. E. y Sánchez-Galván, G. 2007. Contaminación de manglares por hidrocarburos y estrategias de biorremediación, fitorremediación y restauración. Rev. Int. Cont. Amb. 23:139-154. [ Links ]

Palma-López, D. J.; Vázquez, N. C. J.; Mata, Z. E. E.; López, C. A.; Morales, G. M. A.; Chable, P. R.; Contreras, H. J. y Palma-Cancino, D. Y. 2011. Zonificación de ecosistemas y agroecosistemas susceptibles de recibir pagos por servicios ambientales en la Chontalpa, Tabasco. Colegio de Postgraduados Campus Tabasco, Secretaría de Recursos Naturales y Protección Ambiental. Villahermosa, Tabasco, México. 139 p. [ Links ]

Palma-López, D. J.; Cisneros, D. J.; Moreno, E. C. y Rincón- Ramírez, J. A. 2007. Suelos de Tabasco: su uso y manejo sustentable. Colegio de Postgraduados-ISPROTAB-FUPROTAB. Villahermosa, Tabasco, México. 197 p. [ Links ]

Ramírez, S. A. F.; Trujillo, S. O.; Zentmyer, R. E. H.; Martínez, R. B.; Sheseña, H. I. M. y Rivas, A. J. 2010. Identificación y tipificación de áreas potenciales para la restauración de manglares: el caso de los humedales de la cuenca del río Papaloapan Veracruz México. Pro-natura A. C. Coordinación de proyectos Eco-forestales. 64:12-14. [ Links ]

Rico, G. V. 1982. Rhizophora harrisonii (Rhizophoraceae), un nuevo registro de las costas de México. Boletín de la Sociedad Botánica de México. 41:63-165. [ Links ]

Sánchez, P. H.; Ulloa, D. G. A. y Ricardo, A. L. 1998. Conservación y uso sostenible de los manglares del Caribe Colombiano. Ministerio del Medio Ambiente. Asociación Colombiana de Reforestadores ACOFORE. Organización Internacional de Maderas Tropicales OIMT. Santa Fé de Bogotá Colombia. 224 p. [ Links ]

Sanjurjo, R. E. y Welsh, C. S. 2005. Una descripción del valor de los bienes y servicios ambientales prestados por los manglares. Gaceta ecológica. Instituto Nacional de Ecología. México. 074:55-68. [ Links ]

Smith, J. H. and Schellinhuber, M. M. 2001. Chapter 19. Vulnerability to climate change and reasons for concern: a synthesis. In: McCarthy, J.; Canziani, O. N.; Leary, D.; Dokken, K.; White, O. (Eds.). Climate Change 2001: impacts, adaptation, and vulnerability. Published for the Intergovernmental Panel on Climate Change. Cambridge University Press, Cambridge, United Kingdom, and New York, NY, USA. 942 p. [ Links ]

Sol, S. A.; Zamorano, C. L. F.; Almeida, H. Y.; Hernández, M. G. I. y Shirma, T. E. D. 2009. Estudio regional forestal. Unidad de manejo forestal costa de Tabasco. México. CONAFORECODET A. C. Documento Técnico. 400 p. [ Links ]

Stolk, M. E.; Verweij, P. A.; Stuip, M.; Baker, C. J. y Osterberg, W. O. 2006. Valoración socioeconómica de los humedales en América Latina y el Caribe. Wetlands International. Los Países Bajos. 36 p. [ Links ]

Uribe, P. J. y Urrego, G. L. E. 2009. Gestión ambiental de los ecosistemas de manglar. Aproximación al caso Colombiano. Gestión y Ambiente. 12(2):57-71. [ Links ]

Yáñez-Arancibia, A.; Day, J. W.; Jabob, J. S.; Ibañez, M. C.; Martínez, A. A.; Miranda, A. A.; Tejeda-Martínez, A.; Welsh-Rodríguez, C. M. y Carranza-Edwards, A. 2010. La zona costera en crisis en el Golfo de México, el Caribe y el Mediterraneo. In: Yañez-Arancibia, A. (Ed.). Impactos del cambio climático sobre la zona Costera. Instituto de Ecología, A. C. (INECOL). Texas Sea Grant Progam, Instituto Nacional de Ecología (INESEMARNAT), México. 430 p. [ Links ]

Zavala, C. J. 1988. Regionalización natural de la zona petrolera de Tabasco. INIREB-División Regional Tabasco. Primera Edición. Villahermosa, Tabasco. 182 p. [ Links ]

Recibido: Octubre de 2015; Aprobado: Marzo de 2016

§Autor para correspondencia: octavior@colpos.mx.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons