SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.2 número3Características físicas y químicas de dos razas de maíz azul: morfología del almidón índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista mexicana de ciencias agrícolas

versión impresa ISSN 2007-0934

Rev. Mex. Cienc. Agríc vol.2 no.3 Texcoco may./jun. 2011

 

Artículos

 

Fenología del aguacate 'Hass' en Michoacán*

 

Phenology of 'Hass' avocado in Michoacan

 

José Luis Rocha-Arroyo1; Samuel Salazar-García; Ana E. Bárcenas-Ortega3; Isidro J. L. González-Durán2 y Luis E. Cossio-Vargas2

 

1 Campo Experimental Uruapan. INIFAP. Av. Latinoamericana 1101, Uruapan, Michoacán. C. P. 60150. Tel. 01 452 5237392. (rocha.joseluis@inifap.gob.mx).

2 Campo Experimental Santiago Ixcuintla. INIFAP. Santiago Ixcuintla, Nayarit. A. P. 100. C. P. 63300. Tel. 01 323 2352031. (gonzalez.joseluis@inifap.gob.mx), (samuelsalazar@prodigy.net.mx). §Autor para correspondencia: samuelsalazar@prodigy.net.mx.

3 Facultad de Agrobiología. UMSNH. Paseo Lázaro Cárdenas, Esq. Berlín s/n, Uruapan, Michoacán. C. P. 60170. Tel. 01 452 5236474. (abarcenas@prodigy.net.mx).

 

* Recibido: octubre de 2010
Aceptado: mayo de 2011

 

Resumen

Existe poca información sistematizada sobre fenología del aguacate 'Hass' en Michoacán y es importante para aumentar la eficiencia de las prácticas de manejo de los huertos y mejorar su productividad. El objetivo de este estudio fue elaborar modelos fenológicos a partir de las fechas de ocurrencia de los principales flujos de crecimiento, tanto de la parte aérea como del sistema radical, en distintas zonas productoras de 'Hass' en el estado de Michoacán. La investigación se desarrolló durante 2006-2008, en 14 huertos adultos de aguacate 'Hass' cultivados con riego y sin riego en siete climas de Michoacán. En todos los climas y tanto en huertos con riego como sin riego, 'Hass' presentó tres flujos de crecimiento vegetativo: invierno (mayor intensidad), primavera y verano (menor intensidad) y de tres a cuatro flujos florales: floración loca, adelantada, normal y marceña. En brotes que produjeron floración loca el desarrollo floral requirió: 8.5 a 9.5, 5.5 a 6 y 2.5 a 3.5 meses en los flujos de invierno, primavera y verano, respectivamente, mientras que en brotes que produjeron floración normal el requerimiento fue de: 13 a 13.5, 9.5 a 10.5 y 7 a 7.5 meses, en los mismos flujos. En la floración normal y marceña el crecimiento del fruto duró 8-9 meses, donde la marceña fue 4% a 11% menor que la normal. En climas cálido subhúmedo y templado subhúmedo, el primer flujo de producción de raíces alcanzó su máximo en mayo y junio y el segundo en diciembre, mientras que en climas semicálido subhúmedo y húmedo, ambos flujos ocurrieron de marzo-abril y septiembre-octubre, respectivamente. El fruto de floración normal fue 7% más pequeño en huertos sin riego que con riego. Hubo dos flujos de producción de raíces, en huertos sin riego ocurrieron en marzo y septiembre y con riego en abril y octubre. En todos los climas las temperaturas medias del aire variaron de 14 ºC a 24 ºC y las del suelo de 13 ºC a 21 ºC.

Palabras clave: Persea americana, floración, flujos vegetativos, fruto, raíces.

 

Abstract

There is little systematic information on phenology of 'Hass' avocado in Michoacán and it is important to increase the efficiency of orchard's management practices to improve its productivity. The goal of this study was to develop phenological models from the dates of occurrence of the main shoot and root growth flushes in different 'Hass' production areas of the state of Michoacán. The study was conducted during 2006-2008 in 14 mature 'Hass' avocado orchards grown under irrigation and without irrigation in seven climates of Michoacán. In all climates and in both irrigated and non irrigated orchards, 'Hass' presented three flushes of vegetative growth: winter (higher intensity), Spring and Summer (lower intensity) and three to four flowering flushes: crazy flowering, advanced, normal and marceña. The complete floral development process for shoots that produced crazy flowering required: 8.5 to 9.5, 5.5 to 6, and 2.5 to 3.5 months for the Winter, Spring and Summer flushes, respectively. Shoots that produced normal flowering needed: 13 to 13.5, 9.5 to 10.5, and 7 to 7.5 months, for the same flushes, respectively. Fruit growth set by the normal and marceña flowering lasted 8-9 months and that from the marceña was 4% to 11% lower than the ones from the normal. In the warm subhumid and temperate subhumid climates the first root flush peaked in May and June and the second in December, while in the semiwarm subhumid and humid climates, both flushes occurred in March-April and September-October, respectively. The fruit of the normal flowering was 7% smaller in no irrigated than in with irrigated. In with irrigated and no irrigated orchards there were two flushes of root production, in the no irrigated occurred in March and September and in the with irrigated in April and October. In all climates average air temperatures ranged from 14 ºC to 24 ºC and in the soil from 13 ºC to 21 ºC.

Key words: Persea americana, flowering vegetative, flushes, fruit, roots.

 

INTRODUCCIÓN

En Michoacán, México, se encuentra la región productora de aguacate más grande del mundo, con una superficie superior a 103 mil hectáreas, distribuidas en 45 municipios (SIAP, 2009) y en altitudes que varían de 1 000 a más de 2 600 m. En esta región predominan los suelos Andosoles, con profundidades que varían de 0.8 m a más de 3 m y tienen gran capacidad para retener humedad de las lluvias durante la época de sequía (FitzPatrick, 1984). Esta característica de los suelos permite cultivar aguacates sin riego; sin embargo, en las zonas de baja altitud con climas cálido o semicálido y suelos diferentes a los Andosoles, el riego de auxilio es necesario (Tapia-Vargas, 2007).

En la mayoría de los países productores el cv. Hass produce uno o dos flujos vegetativos y sólo un flujo floral durante el año (Thorp et al., 1993). En Chile, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Perú, anualmente se observan dos flujos vegetativos importantes que se intercalan con los flujos de crecimiento de raíces y normalmente sólo ocurre un flujo floral (Mena-Volker, 2004; Dixon et al., 2008). En California, EE. UU y Nayarit, México, se presentan dos flujos vegetativos y un flujo de floración al año. En ambos lugares el crecimiento de raíces ocurre todo el año; sin embargo, en California se ha registrado la mayor actividad de raíces en junio-noviembre (época de estío pero se aplican riegos) (Robinson et al., 2002) y para Nayarit en junio-septiembre (época de lluvias y sin riego el resto del año) (Cossio-Vargas et al., 2008). En Australia, este mismo cultivar de aguacate suele presentar tres o más flujos vegetativos al año y dos flujos de floración (Thorp et al., 1993).

La diversidad de climas (cálidos, semicálidos o templados) donde se cultiva 'Hass' en Michoacán propicia que los árboles produzcan hasta tres flujos vegetativos y cuatro periodos de floración durante el año (Salazar-García et al., 2005). Las observaciones de los autores indican que en esta región, la emisión de brotes vegetativos en 'Hass' suele observarse durante 7 a 10 meses y la floración hasta nueve meses. Este comportamiento fenológico origina la presencia simultánea de fruto de diferentes edades en el árbol, que es cosechado durante la mayor parte del año en los distintos climas de la región.

Los modelos o diagramas fenológicos ayudan a entender el comportamiento fenológico del aguacate (Wolstenholme y Whiley, 1989), ya que en éstos se describen los diferentes eventos que ocurren en el árbol durante el año (Whiley, 1990). Conociendo la duración e intensidad de las distintas fases fenológicas y sus interrelaciones en el tiempo, se pueden mejorar las prácticas de manejo de los huertos, como fertilizaciones, podas y riegos, entre otras, así como modificar la fecha de ocurrencia e intensidad de los flujos vegetativos y reproductivos para mejorar la productividad de los huertos.

El objetivo de este estudio fue elaborar modelos fenológicos a partir de las fechas de ocurrencia de los principales flujos de crecimiento, tanto de la parte aérea como del sistema radical, en distintas zonas productoras de 'Hass' en Michoacán.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

Características de los huertos. La investigación se realizó de enero 2006 a febrero 2008 en 14 huertos comerciales de 'Hass', injertado sobre portainjertos originados por semilla de origen desconocido de la raza Mexicana. Los árboles tenían de 8 a 18 años de edad al inicio del estudio y presentaban una altura no mayor a 7 m, sin entrecruzamiento de copas y con historial de producción mayor que 100 kg árbol-1 año-1.

Del total de huertos seleccionados, siete contaban con riego y siete sólo disponían de la humedad de las lluvias (temporal). Los huertos fueron elegidos en 11 localidades que exploraron siete tipos climáticos (INEGI, 1985), que representan más de 98% de la superficie establecida con aguacate en Michoacán (Cuadro 1). Los climas (A)C(w1)(w) y (A)C(w2)(w), fueron agrupados como uno sólo, ya que sólo difieren en el contenido de humedad relativa presente en una parte del año.

Flujos de crecimiento vegetativo. En cada huerto se escogieron 10 árboles y en cada árbol cinco ramas de 1 a 1.5 m de longitud distribuidas alrededor del árbol. Para identificar los flujos de crecimiento vegetativo (FV) y sus crecimientos subsecuentes, en cada rama seleccionada se marcaron de 15 a 20 brotes del FV invierno. Conforme iban emergiendo los siguientes FV (primavera, verano), éstos fueron etiquetados con listones de distinto color. El tipo de crecimiento producido (brotes vegetativos, florales o inactivos) por los brotes de los distintos FV, fue cuantificado al final de cada periodo estacional de crecimiento durante dos años y se calcularon los porcentajes relativos.

Desarrollo floral. Aunque en Michoacán el cv. Hass puede presentar hasta cuatro flujos de floración: loca (agosto-septiembre), aventajada o adelantada (octubre-diciembre), normal (diciembre-febrero) y marceña (febrero-marzo), en el presente estudio sólo fueron consideradas las floraciones loca y normal.

El estado de desarrollo floral de las yemas apicales en los brotes de los tres FV (invierno, primavera y verano) fue evaluado en 10 árboles por huerto mediante el muestreo quincenal de una yema por flujo vegetativo por árbol. El muestreo inició cuando las yemas estaban en estado S-1 (yema cerrada y puntiaguda localizada dentro de las dos últimas hojas sin expandir del brote), de acuerdo con la escala visual de Salazar-García et al. (1998).

Las yemas colectadas fueron fijadas en FAA (formaldehído: ácido acético glacial: etanol, 5:5:90, v:v:v) y después fueron observadas en un microscopio Fisher Stereomaster Zoom Modelo FW-99-25-1217 (Fisher Scientific, USA) y clasificadas según la escala visual de Salazar-García et al. (1998). Los valores del desarrollo floral obtenidos para cada tipo de brote en cada fecha de muestreo y en los dos años fueron ajustados mediante regresión y luego se obtuvieron los porcentajes relativos acumulados para graficarlos.

Crecimiento del fruto. El crecimiento del fruto originado por las floraciones normal y marceña fue cuantificado de marzo a diciembre 2006, en tres huertos con riego y tres sin riego, ubicados en los climas semicálido subhúmedo (A) C(w1)(w), semicálido húmedo (A)C(m)(w) y templado subhúmedo C(w2)(w). En cada huerto fueron seleccionados cinco árboles y en cada árbol se etiquetaron 50 frutos de cada época de floración. Mensualmente se midió la longitud de los frutos desde que tenían 2 cm de longitud y concluyó cuando el mesocarpio del fruto alcanzó 23% de materia seca (madurez de corte). Los datos se promediaron por clima, tipo de floración y condición de humedad y se obtuvo el porcentaje relativo acumulado para obtener la dinámica de crecimiento.

Producción de raíces. La producción de raíces fue cuantificada en tres huertos con riego y cuatro sin riego, en los climas cálido subhúmedo Aw1(w), semicálido subhúmedo (A)C(w1)(w), semicálido húmedo (A)C(m)(w) y templado subhúmedo C(w2)(w). En cada huerto se escogieron 12 árboles y mensualmente se muestrearon dos árboles por huerto, extrayendo las raíces jóvenes encontradas en una excavación de 40*40*40 cm realizada en la zona de sombreo del árbol. Después de lavadas, las raíces fueron secadas en un horno con aire forzado a 70 °C por 72 h para obtener su peso seco. Los datos obtenidos en los dos años para cada clima y condición de humedad fueron depurados con el Programa Boxplot del Paquete Estadístico Computacional Minitab 14 y después promediados por fecha de muestreo.

Temperaturas del aire y del suelo. En cada huerto se registraron las temperaturas del aire y del suelo (a 30 cm de profundidad) en intervalos de una hora, mediante registradores automatizados operados con baterías HOBO H8 (Onset Computer, Witzprod, Englewood Cliffs, NJ, USA).

 

RESULTADOS

Comportamiento fenológico según el clima

Flujos vegetativos. En los seis climas estudiados 'Hass' presentó tres flujos vegetativos (invierno, primavera y verano), cada uno con variaciones en la fecha de inicio, duración e intensidad (Figura 1 y 2). El FV invierno inició en noviembre-diciembre y fue el más intenso (100%) en todos los climas.

El FV primavera inició en febrero-marzo, pocos días antes de concluir el FV invierno o al término del mismo y su ocurrencia varió desde 11% de los brotes en los climas templado subhúmedo y húmedo (Figuras 2B y 2C), hasta 44% en el semicálido subhúmedo (el más seco; Figura 1B); este FV fue originado por brotes del FV invierno previo y coincidió con el primer flujo de crecimiento de raíces (Figuras 1A, 1C, 2A, 2B).

El FV verano comenzó en junio, al finalizar el FV primavera y cuando las lluvias habían iniciado. Su intensidad varió de 4% en el clima semicálido húmedo (Figura 2A) a 63% en el semicálido subhúmedo, el más seco (Figura 1B).

El origen de este FV fueron los brotes de los FV de invierno y primavera previos y coincidió con el descenso del primer flujo de crecimiento de raíces (Figuras 1A, 1C, 2A, 2B), cuando el fruto estaba por finalizar su crecimiento (Figuras 1C, 2A, 2B).

Desarrollo de la floración loca (FL) y normal (FN). El comienzo de la formación de yemas florales varió con el FV, aunque en todos los casos comenzó cuando las yemas apicales estaban en estado S-1 (yema cerrada y puntiaguda localizada dentro de las dos últimas hojas sin expandir del brote) (Salazar-García et al., 1998). Esto correspondió al segundo punto de las curvas de desarrollo floral en las Figuras 1 y 2. En brotes de los FV invierno y primavera la distinción visual de los brotes que producirían FL ocurrió entre el fin de mayo y el comienzo de julio, mientras que en los brotes de verano, esto fue posible 30 a 60 días más tarde (final de julio).

La duración del proceso completo de desarrollo floral, desde S-1 hasta S-11 (antesis), varió con el FV. En los climas estudiados los brotes que produjeron FL requirieron de 8.5 a 9.5, 5.5 a 6, y 2.5 a 3.5 meses para los FV invierno, primavera y verano, respectivamente (Figuras 1 y 2). En brotes que produjeron FN, el tiempo requerido fue de 13 a 13.5, 9.5 a 10.5, y 7 a 7.5 meses para los mismos FV, respectivamente.

Crecimiento del fruto de la floración normal (FN) y marceña (FM). En los tres climas incluidos en este estudio, la antesis se concentró alrededor del 20 de enero en la FN y del 15 de marzo en la FM. En ambos flujos de floración el crecimiento del fruto duró de ocho a nueve meses. El mayor crecimiento ocurrió desde el inicio de su medición hasta el final de agosto (Figuras 1C, 2A, 2B), periodo en el cual el fruto de la FN creció 94 a 96% de su tamaño final y la FM de 91 a 95%. El fruto de la FM tuvo menor longitud final (4%, 9% y 11%, en los climas templado subhúmedo, semicálido subhúmedo y semicálido húmedo, respectivamente), respecto a la FN.

Producción de raíces. La producción de raíces ocurrió todo el año, aunque fue notoria la presencia de dos flujos principales que variaron con el clima. En los climas cálido subhúmedo (Figura 1A) y templado subhúmedo (Figura 2B), el primer flujo fue el más intenso y se presentó en abril-julio, en tanto que el segundo flujo ocurrió en octubre-enero. En los climas semicálido subhúmedo (más húmedo) y semicálido húmedo, los dos flujos de crecimiento de raíces fueron de intensidad similar; el primero se presentó en marzo-mayo y el segundo ocurrió en julio-diciembre (Figuras 1C, 2A).

Comportamiento fenológico en huertos con riego (HCR) y sin riego (HSR).

Los FV primavera y verano fueron más intensos en los HCR que en HSR. En los HSR el desarrollo floral en brotes de FV invierno y primavera, inició dos semanas antes que en HCR y esa diferencia se mantuvo hasta la antesis en la FL y FN (Figuras 3A, 3B). En brotes del FV verano el desarrollo floral inició igual en HCR y HSR, pero tanto en la FL como en la FN la antesis se adelantó casi dos semanas en HSR.

El crecimiento longitudinal del fruto originado por cada tipo de floración (normal y marceña) fue similar en HCR y HSR (Figuras 3A, 3B). Desde la medición inicial hasta el 15 de agosto en HCR el fruto creció de 91 a 92% de su tamaño final y en HSR de 89 a 90%. Al término de su crecimiento, el fruto de la floración normal fue 7% más pequeño en HSR, mientras que los frutos de la floración marceña alcanzaron un tamaño similar en ambas condiciones de humedad. Respecto a la producción de raíces, los HCR y HSR mostraron actividad todo el año. Sin embargo, la presencia de dos flujos de máxima producción de raíces fue más evidente en HSR (Figuras 3A, 3B).

Temperaturas del aire y del suelo

La temperatura media mensual del aire varió de 14.1 a 23 ° C y la del suelo 13.5 a 20°C (Figura 4A y 4B). Los climas cálido subhúmedo y semicálido subhúmedo (el más seco) registraron las temperaturas del aire más altas, comparados con los demás climas (Figura 4A). Las temperaturas del suelo formaron dos grupos y entre los climas de cada grupo hubo poca diferencia en las temperaturas de enero a mayo. Sin embargo, entre junio y octubre (periodo de lluvias), las diferencias entre los climas de cada grupo fueron más notorias (Figura 4B).

 

DISCUSIÓN

El comportamiento fenológico de 'Hass' en los distintos climas incluidos en este estudio evidenció la ausencia de un periodo de reposo en los árboles, aunque la actividad fenológica disminuyó notablemente en el otoño (octubre-noviembre). Partiendo del FV invierno, la duración de un ciclo fenológico fue mayor que un año. Durante un ciclo, el árbol produjo tres FV, dos flujos de crecimiento de raíces y cuatro flujos de floración que se traslaparon entre sí, lo que dificultó la distinción de los flujos de floración contiguos y la de sus respectivos frutos.

En todos los huertos y climas evaluados el FV invierno fue el de mayor intensidad y más importante para la producción de brotes florales (Figuras 1 y 2). En la mayoría de los climas este FV inició cuando la floración normal (más abundante) estaba por concluir y el árbol presentaba poco crecimiento. La situación fue diferente en el clima semicálido subhúmedo con más humedad, en el cual el FV invierno finalizó cuando ya había iniciado el primer flujo de crecimiento de raíces (Figura 1C). La importancia del FV invierno coincide con lo reportado para 'Hass' en Sudáfrica (Mena-Volker, 2004) y Nayarit, México (Cossio-Vargas et al., 2008), y resulta similar al llamado FV primavera en otras regiones productoras de 'Hass' (Whiley et al., 1990; Thorp et al., 1995; Salazar-García y Lovatt, 1998; Robinson et al., 2002).

Comparado con el FV invierno, los FV's primavera y verano fueron de menor intensidad e importancia para la floración. En todos los climas y tanto en HCR como en HSR, el FV primavera ocurrió simultáneamente con el primer flujo de crecimiento de raíces; esta coincidencia pudo haber causado la baja intensidad de este flujo vegetativo (Figuras 1, 2 y 3). Previo al término del FV primavera, cuando el árbol estaba recuperándose del alto gasto energético de las floraciones (Scholefield et al., 1985; Van der Walt et al., 1993), se inició la fase intensa de crecimiento del fruto de las floraciones normal y marceña.

En general, el FV verano fue más intenso que el de primavera y ocurrió cuando el árbol presentaba mayor actividad en la parte aérea. Resultó notorio un claro antagonismo entre el inicio del FV verano y el pico máximo del segundo flujo de producción de raíces (Figuras 1A, 1C, 2A, 2B). Esto fue más evidente en HSR, debido probablemente a una mayor definición de los flujos de producción de raíces (Figura 3).

Comportamientos alternantes y cíclicos entre flujos de crecimiento vegetativo y de raíces han sido mencionados para aguacate 'Fuerte' en Australia (Wolstenholme y Whiley, 1989), así como para 'Hass' en California (Arpaia et al., 1994), México (Cossio-Vargas et al., 2008) y Nueva Zelanda (Dixon et al., 2008). Un comportamiento similar ha sido encontrado en plantas jóvenes de los cvs. Simmonds y Lula (Ploetz et al., 1991). Sin embargo, Thorp et al. (1995) mencionan que bajo ciertas condiciones de cultivo 'Hass' puede presentar flujos simultáneos de crecimiento vegetativo y de raíces.

En todos los climas y tanto en HCR como en HSR, el desarrollo floral en brotes de los tres FV inició con diferencias de 85 a 200 días. Sin embargo, estas diferencias posteriormente desaparecieron, ya que los brotes de los tres FV que produjeron floración loca alcanzaron antesis con sólo una o dos semanas de diferencia (10 de septiembre y el 5 de octubre) (Figuras 1, 2 y 3).

Respecto a la floración normal, en todos los climas las yemas florales sobre brotes del FV primavera alcanzaron antesis al final de enero. Sin embargo, en los climas cálido subhúmedo y semicálido subhúmedo (el más seco), los brotes de los FVs invierno y verano presentaron antesis de manera simultánea dos semanas después (Figuras 1A, 1B). En los cuatro climas restantes (los más fríos), así como en los HCR y HSR, los brotes florales del FV invierno presentaron antesis al final de enero y en brotes del FV verano ésta se retrasó dos a tres semanas (Figuras 1C, 2 y 3). Las diferencias en la sincronía del proceso de desarrollo floral en los brotes originados por los tres FV, pueden ser producto de las temperaturas registradas en cada clima (Figura 4A). Diferente a lo aquí reportado, en el clima semicálido subhúmedo de Nayarit, los brotes florales producidos por los FV invierno y verano de 'Hass' alcanzaron antesis simultáneamente en marzo (Cossio-Vargas et al., 2008).

El crecimiento longitudinal del fruto de las floraciones normal y marceña fue máximo cuando la actividad fenológica en otras partes de la planta era baja (Figuras 1C, 2A, 2B) y se registraban las mayores temperaturas del aire (Figura 4A). En ambos tipos de fruto, el mayor aumento en longitud se registró hasta el final de agosto y a partir de septiembre el crecimiento fue mínimo, coincidiendo con el tiempo en que ocurre la mayor acumulación de materia seca (Sánchez-Pérez, 1993).

En climas semicálido subhúmedo (más húmedo) y semicálido húmedo, el mayor crecimiento del fruto ocurrió entre abril y junio y coincidió con la disminución de la intensidad del primer flujo de producción de raíces. La disminución en el crecimiento del fruto fue asociada con el inicio del segundo flujo de raíces, cuando la floración loca estaba por comenzar (Figuras 1C, 2A). En el clima templado subhúmedo, el crecimiento del fruto fue asociado con el primer flujo de raíces y la floración loca inició cuando este flujo de raíces declinó (Figura 2B). El patrón de crecimiento del fruto en los climas semicálido subhúmedo y húmedo, fue similar a lo reportado para 'Hass' en el norte de Sudáfrica (Mena-Volker, 2004) y Nayrit, México (Cossio-Vargas et al., 2008).

La asociación entre el periodo de mayor crecimiento del fruto y la disminución en la producción de raíces en el primer flujo fue más clara en HSR que en HCR. Esto debido que en HSR el flujo de producción de raíces estubo mejor definido.

Durante todo el año se registró producción de raíces y entre un flujo y otro no ocurrió un periodo de reposo. Esto coincidió con lo encontrado para 'Hass' en California (Robinson et al., 2002), así como 'Simmonds' y 'Lula' en Florida (Ploetz et al., 1991); diferente a lo encontrado en otros estudios (Whiley et al., 1990; Cossio-Vargas et al., 2008). En el presente estudio los flujos principales de producción de raíces no estuvieron claramente asociados con la temperatura del suelo, con el periodo de lluvias o con el uso de agua para riego (Figuras 1A, 1C, 2A, 2B y 4B). Las temperaturas medias mensuales del suelo variaron de 13.6 a 20.7 °C (Figura 4B) y no se consideran limitantes para el crecimiento de raíces (Whiley et al., 1990).

Esta es la primera vez que se obtienen diagramas fenológicos para 'Hass' en diferentes climas y condiciones de cultivo en Michoacán. Esta información será de utilidad para planear investigaciones con el objetivo de desarrollar tecnología basada en eventos fenológicos y no en días calendario, como usualmente sucede. Adicionalmente, de inmediato permite adecuar las diversas prácticas de manejo del huerto a la época en que ocurren las diversas fases fenológicas y la interrelación entre ellas.

 

CONCLUSIONES

El aguacate 'Hass' presentó tres flujos vegetativos: invierno (mayor intensidad), primavera y verano (menor intensidad), dos flujos de producción de raíces y de tres a cuatro flujos de floración.

El proceso completo de desarrollo floral (de yema cerrada a antesis) fue variable, en la floración loca requirió de 2.5 a 9.5 meses y en la floración normal de 7 a 13.5 meses, dependiendo del flujo vegetativo y la época de inició del desarrollo floral. Una gran proporción de brotes florales producidos por los flujos vegetativos de invierno, primavera y verano convergieron en la floración normal (diciembre-febrero), que fue la más abundante del año y de la cual se obtiene la mayor producción.

El crecimiento del fruto procedente de las floraciones normal (antesis: 20 enero) y marceña (antesis: 15 marzo), duró de ocho a nueve meses. El fruto de la floración marceña fue 4 a 11% más pequeño que la floración normal.

La producción de raíces ocurrió todo el año y fue mayor en huertos sin riego (máximos en marzo y septiembre), que con riego (máximos en abril y octubre). El clima cálido subhúmedo y templado subhúmedo, el primer flujo de raíces fue máximo en mayo-junio y el segundo en diciembre. El clima semicálido subhúmedo y húmedo, estos flujos ocurrieron en marzo-abril y septiembre-octubre, respectivamente.

 

AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen el financiamiento otorgado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), Fundación Produce Michoacán, Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de Michoacán, Comisión Michoacana del Aguacate y Consejo Nacional de Productores de Aguacate. Asimismo, a los productores: José Oregel, José S. Villegas, Daniel Medina, Francisco J. Magaña, Ignacio Madrigal, Juan C. Mora, Fernando Torres, Andrés Sánchez, Florencio Cruzaley, Julio C. Guzmán, Rafael Álvarez, José Estrada, Marcos Ávalos y Feliciano Martínez, por facilitar sus huertos para la investigación. Se agradece el apoyo técnico de los investigadores Ana T. Chávez y José Anguiano.

 

LITERATURA CITADA

Anguiano-Contreras, J.; Alcántar-Rocillo, J. J.; Toledo-Bustos, R.; Tapia-Vargas, L. M.; Ruiz-Corral, J. A. y Rodríguez-Cardoso, Y. 2006. Caracterización edafo-climática del área productora de aguacate de Michoacán. Prometeo Editores S. A. de C. V. Libro técnico. Núm. 4. 214 p.         [ Links ]

Arpaia, M. L.; Witney, G. W.; Robinson, P. W. and Mickelbart, M. V. 1995. 'Hass'avocado phenology in California: preliminary results. Subtropical fruit news. Fall 1994/Winter 1995. 3(1): 1-2.         [ Links ]

Cossio-Vargas, L. E.; Salazar-García, S.; González-Durán, I. J. L. y Medina-Torres, R. 2008. Fenología del aguacate 'Hass' en el clima semicálido de Nayarit, México. Revista Chapingo. Serie Horticultura 14(3):325-330.         [ Links ]

Dixon, J.; Cotterell, C.; Hofstee, B. and Elmsly, T. A. 2008. 'Hass' avocado tree phenology 2004-2009 in the Western Bay of Plenty. Annu. Res. Rpt. N. Z. Avocado Growers' Assn. 8:35-57.         [ Links ]

FitzPatrick, E. A. 1984. Suelos: su formación, clasificación y distribución. Compañía Editorial Continental S. A. de C. V. México. 229-300 pp.         [ Links ]

Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI). 1985. Síntesis geográfica del estado de Michoacán. Secretaría de Programación y Presupuesto. México. 314 p.         [ Links ]

Mena-Volker, F. 2004. Fenología del palto, su uso como base del manejo productivo. 2º Seminario Internacional de Paltos. 29 septiembre-1 octubre. Sociedad Gardiazábal y Magdahl Ltda. Quillota, Chile. http://www.avocadosource.com.         [ Links ]

Ploetz, R. C.; Ramos, J. L. and Parrado, J. L. 1991. Shoot and root cycles of avocado in south Florida. Proc. Fla. State Hort. Soc. 104:21-24.         [ Links ]

Robinson, P. W.; Mickelbart, M. V.; Liu, X.; Adams, C.; Witney, G. and Arpaia, M. L. 2002. Development of a phenological model of avocado tree growth in California. In: Acta Hortic. 575:859-864. Proc. Intl. Symp. Trop. and Subtropical Fruits. R. Drew (ed.         [ Links ]).

Salazar-García, S. and Lovatt, C. J. 1998. GA3 application alters flowering phenology of the 'Hass' avocado. J. Amer. Soc. Hort. Sci. 123:791-797.         [ Links ]

Salazar-García, S.; Lord, E. M. and Lovatt, C. J. 1998. Inflorescence and flower development of the 'Hass' avocado (Persea americana Mill.) during "on" and "off" crop years. J. Amer. Soc. Hort. Sci. 123:537-544.         [ Links ]

Salazar-García, S.; Zamora-Cuevas, L. and Vega-López, R. J. 2005. Update on the avocado industry of Michoacán, Mexico. Calif. Avocado Soc. Yrbk. 87:31-44.         [ Links ]

Sánchez-Pérez, J. L. 1993. Índices de madurez en aguacate: muestreo de frutos en campo y determinación de materia seca. INIFAP-CIRPAC. C. E. Uruapán. Folleto para productores. Núm. 20. Michoacán, México. 12 p.         [ Links ]

Scholefeld, P. B.; Sedgley, M. and Alexander, D. McE. 1985. Carbohydrate cycling in relation to shoot growth, floral initiation and development and yield in the avocado. Scientia Hortic. 25: 99-110.         [ Links ]

Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP). 2009. Anuario estadístico de la producción agrícola. SAGARPA. URL: http://www.oeidrus-portal.gob.mx/aagricola-siap/icultivo/index.jsp.         [ Links ]

Tapia-Vargas, L. M. 2007. Manejo del riego y fertiriego en aguacate. In: el aguacate y su manejo integrado. Téliz, D. y Mora, A. (coords.). 2da. Edición. Mundi Prensa. México. 107-121 pp.         [ Links ]

Thorp, T. G.; Aspinall, D. and Sedgley, M. 1993. Infuence of shoot age on floral development and early fruit set in avocado (Persea americana Mill.) cv. Hass. J. Hort. Sci. 68:645-651.         [ Links ]

Thorp, T. G.; Anderson, P. and Camilleri, M. 1995. Avocado tree growth cycles a quantitative model. Proc. World Avocado Congr. III. 76-79.         [ Links ]

Van der Walt, M.; Davie, S. J. and Smith, D. G. 1993. Carbohydrate and other studies on alternate bearing Fuerte and Hass avocado trees. South Afr. Avocado Growers' Assn. Yrbk. 16:82-85.         [ Links ]

Whiley, A. W. 1990. Interpretación de la fenología y fisiología del palto para obtener mayores producciones. In: producción, postcosecha y comercialización de paltas. Curso Internacional. Facultad de Agronomía-FAO. Universidad Católica de Valparaíso. Viña del Mar, Chile. 1-25 pp.         [ Links ]

Whiley, A. W.; Wolstenholme, B. N.; Saranah, J. B. and Anderson, P. A. 1990. Effect of root temperature on growth of two avocado rootstocks cultivars. Acta Hort. 275:153-160.         [ Links ]

Wolstenholme, B. N. and Whiley, A. W. 1989. Carbohydrate and phenological cycling as management tools for avocado orchards. South Afr. Avocado growers Assn. Yrbk. 12:33-37.         [ Links ]