SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 issue27Reflections about the migratory issue Mexico-United States in light of Donald Trump electoral triumph author indexsubject indexsearch form
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Migración y desarrollo

Print version ISSN 1870-7599

Migr. desarro vol.14 n.27 Zacatecas Jul./Dec. 2016

 

La voz de los actores

Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales VII Foro Social Mundial de las Migraciones São Paulo 2016

Declaration of the Assembly of Social Movements VII World Social Forum of Migrations São Paulo 2016

En el VII Foro Social Mundial de las Migraciones, los participantes, 3 mil 600 militantes y activistas provenientes de 57 países de todos los continentes, reunidos en la Universidad Zumbi dos Palmares en São Paulo, Brasil, del 7 al 10 de julio de 2016, al término de este importante encuentro manifestamos lo siguiente:

1. Bajo el lema "Los migrantes construyen alternativas frente al desorden y la crisis global del capital", remarcamos que la causa estructural del carácter forzado que ha asumido la migración, el desplazamiento y el refugio de millones de seres humanos en esta era, es la naturaleza brutal que ha asumido el capitalismo contemporáneo.

2. La humanidad atraviesa momentos dramáticos. El imperialismo estadounidense y sus aliados en el capitalismo central y periférico han resuelto enfrentar las tendencias de cambio que amenazan su hegemonía en el mundo con una escalada de agresiones a nivel planetario; con el despliegue de una verdadera envestida contra la humanidad y la madre naturaleza que nos alberga.

3. Esta ofensiva es orquestada por el Estado imperial y el poder corporativo al que sirve: un puñado de empresas multinacionales concentra alrededor de 50 por ciento de la riqueza mundial, 93 por ciento de las patentes globales y transacciones financieras que triplican el producto mundial. Lo anterior lleva a la recolonización imperialista del capitalismo periférico, en un proceso de acumulación por despojo, con sobreexplotación del trabajo y depredación de la naturaleza. Ello conduce al planeta a una crisis civilizatoria, que amenaza la sobrevivencia del género humano.

4. Los pueblos del Sur Global, Asia, África, América Latina y el Caribe están siendo cercados nuevamente por la violencia y la guerra, la desestabilización económica y política, el saqueo de nuestros bienes comunes -tangibles e intangibles- por el extractivismo, el sometimiento de la soberanía de los pueblos a nuevos tratados con pretensión geopolítica, la criminalización de la protesta social, así como innumerables muertes de migrantes en el mediterráneo y fronteras del mundo; en suma, un cerco a los procesos que pueden dar lugar a un cambio sistémico y multidimensional.

5. Esta ofensiva imperialista del siglo XXI representa una doble agresión en contra de los trabajadores, incluyendo a migrantes, desplazados, refugiados, a escala nacional e internacional. Sólo 30 por ciento de los trabajadores del mundo tienen acceso a un trabajo formal, pero cada vez más amenazado por la precariedad. Asimismo, los migrantes y desplazados internos, que en la actualidad ascienden a mil millones de personas y representan alrededor de 30 por ciento de la fuerza laboral del planeta, siguen siendo el segmento más vulnerable; los que se ven hoy enfrentados a las barreras y los muros más duros que nos haya tocado jamás enfrentar.

6. Las resistencias de los pueblos al capitalismo neoliberal abrieron paso en las últimas dos décadas a procesos de cambio y a un nuevo ciclo de movilizaciones, particularmente en América Latina. En ese marco, se lograron imponer avances en la democracia y se concretaron prácticas y debates en la construcción de un nuevo paradigma civilizatorio.

7. Por otra parte, en los últimos años la nueva contraofensiva imperialista, en alianza con las oligarquías locales y el poder que conservan en los medios de comunicación, en los parlamentos y el poder judicial, busca poner freno a dichos procesos y a los logros alcanzados en las democracias y la integración regional que se habían desarrollado, con el objetivo de desestabilizar a los gobiernos progresistas que surgieron como fruto de los procesos de cambio abiertos por la movilización popular.

8. En particular, con la realización del vii Foro Social Mundial de las Migraciones, en la ciudad de São Paulo en Brasil, queremos expresar nuestro más enérgico rechazo al golpe de Estado con que la ultraderecha y las fuerzas conservadoras intentan desplazar al gobierno democráticamente electo en este país, para intentar revertir los avances en las políticas públicas con enfoque de derechos humanos y en el proceso de integración regional.

9. Tal vez podrán desestabilizar temporalmente a esos gobiernos, pero no lograrán detener las resistencias y rebeldías de nuestros pueblos, quienes persistirán en la construcción, como sujetos históricos de transformación, de un mundo en el que quepan muchos mundos.

10. Es en tal contexto que hemos debatido a través de seis ejes temáticos, en siete plenarias y más de 165 talleres y conversatorios realizados como actividades autogestionadas. En todas ellas ha destacado la voz de las mujeres y de los jóvenes como protagonistas centrales de esta edición. Los seis ejes temáticos en torno a los que se organizó el intercambio y debate de experiencias fueron:

Eje 1: La crisis sistémica del capitalismo y sus consecuencias para la migración. Los migrantes y refugiados reunidos en el Foro denunciamos que continúan la xenofobia, la homofobia, el racismo y el sexismo, muchas veces provocados por distintas formas de violencia y opresión imperantes en las sociedades de destino, así como por la precariedad en la que ocurre regularmente la movilidad humana. Asimismo, el mito extendido que asocia a la migración con la delincuencia, alimentado por la manipulación de los medios de comunicación hegemónicos y reforzado por leyes de securitización de los gobiernos neoliberales, permite justificar la necesidad de intensificar la militarización de las fronteras.

Reiteramos la importancia de reconocer a los migrantes como sujetos de derechos y de políticas públicas inclusivas, entre otros, para niños y adolescentes, combatir la precarización de los derechos laborales de los migrantes y buscar una mejoría de sus condiciones socioeconómicas. Es fundamental también fortalecer la formación política de los migrantes y garantizar su derecho al voto y a ser elegidos, para su inclusión plena como ciudadanos en los países de residencia.

Eje 2: Resistencias y alternativas desde los sujetos migrantes. Apoyamos la reivindicación del derecho del pueblo palestino a retornar a su territorio, sus lares y propiedades, consagrado en la resolución 194 de la Organización de las Naciones Unidas; la supresión de las actuales políticas públicas locales, estatales y federales que criminalizan a migrantes y refugiados; y la necesidad de modificación del marco jurídico actual. Al mismo tiempo rechazamos la estigmatización y criminalización de los flujos migratorios, al igual que la denegación de sus derechos humanos.

Insistimos en la necesidad de promover la integración de las diferencias culturales desde la sensibilización, la modificación del marco legal actual de migrantes y refugiados y la elaboración de una declaración pública contra las políticas de Estado de Israel y en apoyo a la reivindicación de los derechos palestinos mediante boicot económico, desinversión y sanciones (BDS) y otras formas de resistencia. Hacemos un llamado a la solidaridad con el pueblo palestino, a la unión internacional de las luchas y las reivindicaciones de migrantes y refugiados, y a consagrar el derecho a la libre circulación.

Eje 3: Migración, género y cuerpo. El combate contra el silenciamiento de la situación que afecta a las mujeres migrantes y la ausencia de políticas públicas que garanticen sus derechos marcaron los debates. Si la población migrante ya tiene sus derechos reducidos, las mujeres migrantes son todavía más invisibilizadas, dada la naturalización de las opresiones sistémicas a las cuales se hallan expuestas.

Exigimos, por tanto, el fin a la colonización de nuestros cuerpos, que se expresa por medio de múltiples opresiones, como la desvalorización del trabajo femenino, los feminicidios, la violencia doméstica, obstétrica y psicológica, tráfico de migrantes, trata con fines de explotación sexual y laboral, la imposición de la heteronormatividad, entre otras, que configuran una industria de explotación de las migraciones.

Es fundamental el reconocimiento del protagonismo y el empoderamiento de las mujeres, la formulación de políticas públicas que reconozcan la especificidad de las relaciones de género asociadas a los flujos migratorios contemporáneos, desde una perspectiva de género amplia que incluya también a la población LGBTTI, considerando los Principios de Yogyakarta. Se establece este eje de forma permanente en todos los Foros subsecuentes. Del mismo modo, en cada uno se garantizará un mínimo de 50 por ciento de participación de las mujeres (in)migrantes y refugiadas, respetando la diversidad de etnia, nacionalidad, disidencia sexual y de género; a fin de garantizar la visibilidad y la implementación de espacios de protagonismos para ellas, tanto en Comité de Organización, Comité Internacional, Comité Local y Conferencias como en todos los cuerpos deliberativos para contribuir en las decisiones y en la construcción del Foro.

Eje 4: Migración, los derechos de la madre naturaleza, el cambio climático y las disputas Norte-Sur. El capitalismo extractivista, como sistema de producción y de consumo, impacta en forma directa al medio ambiente e intensifica los efectos del cambio climático, condenándonos a un futuro en el que cada vez más personas tendrán que migrar para garantizar su sobrevivencia fuera de sus lugares de origen, principalmente las poblaciones más vulnerables y pobres alrededor del mundo. Aunque invisibilizados, hoy ya existen 50 millones de desplazados ambientales producto del calentamiento global y se estima que la cifra podría alcanzar las 250 millones de personas en las próximas décadas.

Proponemos, frente a la crisis ambiental y migratoria sin precedentes, una transformación radical del sistema de producción y de los modelos extractivos, y el fin del agronegocio. Adicionalmente, exigimos proteger los conocimientos tradicionales de las comunidades campesinas e indígenas y detener la apropiación de los recursos existentes en los territorios ancestrales de los pueblos originarios, sin su consentimiento previo, libre e informado, como obliga el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

Exigimos que se reconozca la condición de desplazado ambiental forzado y se garantice un instrumento internacional específico para la protección de sus derechos humanos; que se establezcan políticas públicas que consideren una agenda y un planeamiento estratégico vinculado a los cambios climáticos, con la participación activa de migrantes, afrodescendientes, indígenas y campesinos en su formulación.

Eje 5: Derechos humanos, trabajo digno, educación, vivienda, participación política y movimientos sociales. Los debates durante el Foro abordaron este eje de una manera multidimensional; se privilegió la crítica a todas las formas de violencia, discriminación y exclusión que impiden a la población migrante el pleno disfrute de sus derechos humanos, el acceso a condiciones de trabajo dignas y a derechos humanos básicos como salud, educación, vivienda, seguridad social, acceso a la justicia; al igual que la consagración de sus derechos para la participación política, expresada en su derecho al voto y a ser elegido, así como el derecho a la libre circulación con igualdad de condiciones, como uno de los derechos fundamentales de los migrantes.

Exigimos que se garantice el acceso a la educación y al conocimiento universal, y el reconocimiento de la equivalencia de títulos, diplomas y certificaciones, desde la enseñanza básica a la superior. Además exigimos que la educación adopte modelos no hegemónicos, descolonizados y multiculturales como herramientas de combate a la xenofobia y al trabajo no digno.

Exigimos también campañas de combate al trabajo esclavo y tráfico de personas para la implementación del derecho al trabajo digno y sin discriminación de migrantes y refugiados, fortaleciendo su promoción por las más diversas vías. Complementariamente, exigimos que los Estados ratifiquen el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, en reconocimiento a la labor que desempeñan las trabajadoras de casas particulares migrantes.

Alentamos el fortalecimiento de las redes de organización de migrantes, de centros de investigación y de cultura, la creación de espacios interculturales, la oficialización de unidades multiculturales de salud, entre otras medidas tendientes a cerrar la brecha entre los migrantes y la población local.

Eje 6: Derecho a la ciudad, inclusión social y ciudadanía de los migrantes. Exigimos el pleno e irrestricto acceso de migrantes y refugiados a la educación, la cultura, la comunicación, la documentación, la expresión, la salud, el transporte y la movilidad, la vivienda y el acceso a la justicia y la seguridad. Asimismo, el desarrollo de políticas interculturales en distintos sectores: salud, educación, esparcimiento, vivienda, la seguridad y la cultura, así como de respeto a la diversidad religiosa de las poblaciones migrantes.

11. Las propuestas emanadas de este Foro servirán para nutrir y enriquecer nuestra lucha anticapitalista, antimperialista, anticolonial y antipatriarcal, que tienen en los migrantes, en los trabajadores, en los pueblos indígenas, en los afrodescendientes, en los pobres de la ciudad y el campo, en las mujeres y los movimientos por la diversidad sexual, en otros grupos discriminados, explotados y oprimidos, a los forjadores de otro mundo posible y necesario para la preservación de la humanidad y de la madre Tierra.

12. Otro mundo está naciendo de la mano de nuestras iniciativas y construcciones sociales, económicas, políticas y culturales, que son semilla de esperanza y vitalidad, basadas en la solidaridad, la celebración de la fraternidad, la complementariedad y la diversidad como riqueza de nuestros pueblos, en armonía con la naturaleza.

Desde São Paulo, ciudad declarada en este Foro capital mundial de los migrantes, hacemos un llamado a la construcción de una alianza entre movimientos sociales y autoridades locales que hagan posible avanzar hacia una ciudadanía universal y formas alternativas para abordar las migraciones internacionales. En unidad con todos los pueblos explotados y oprimidos del mundo, caminando juntos hacia la erradicación definitiva del capitalismo y la promoción de una cultura de vida plena.

Apoyamos plenamente la decisión del Comité Internacional de celebrar el viii Foro Social Mundial de las Migraciones en la Ciudad de México en 2018, bajo la coordinación de miRedes Internacional y la Red Internacional de Migración y Desarrollo.

Foro Social Mundial de las Migraciones São Paulo (2016), "Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales. VII Foro Social de las Migraciones São Paulo 2016", en http://mesadearticulacion.org/declaraciones/declaracion-de-la-asamblea-de-movimientos-sociales-vii-foro-social-social-mundial-de-lasmigraciones-sao-paulo-2016/

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons