SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número2Registro del zopilote rey (Sarcoramphus papa) en Uxpanapa, Veracruz, MéxicoIn memoriam: Gerardo del Olmo Linares (1958-2018) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Huitzil

versión On-line ISSN 1870-7459

Huitzil vol.20 no.2 Omitlán  2019

http://dx.doi.org/10.28947/hrmo.2019.20.2.456 

Notas científicas

Primeros registros del chipe de pradera (Setophaga discolor) en Puebla, México

First records of the Prairie Warbler (Setophaga discolor) in Puebla, Mexico

Francisco Javier Jiménez-Moreno1 
http://orcid.org/0000-0001-8576-3629

Ariadna Tobón-Sampedro2 
http://orcid.org/0000-0003-2171-7345

José Antonio González-Oreja3  * 
http://orcid.org/0000-0001-6831-926X

1 Maestría en Ciencias Ambientales, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Edificio IC6, Col. Jardines de San Manuel, C.P. 72570 Puebla, México. pacosaurus1@gmail.com

2 Jardín Etnobotánico Francisco Peláez R., A.C. 2 Sur No. 1700. San Andrés Cholula, C.P. 72810, Puebla, México. aritobon@gmail.com

3 Facultad de Ciencias Biológicas. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Edificio 112-A, Ciudad Universitaria, C.P. 72570, Puebla, México.

Resumen

Los nuevos registros sobre la distribución de las aves en México ayudan tanto a mejorar nuestro conocimiento sobre la biodiversidad del país como a su conservación. Presentamos los primeros registros publicados del chipe de pradera (Setophaga discolor) para el estado de Puebla, México. En marzo de 2017 y octubre de 2018 observamos a varios individuos dentro del campus central de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, a 2140 msnm. Esta localidad dista más de 1,000 km del área de distribución invernal conocida en México, más de 150 km de su área de distribución potencial durante el invierno, y se ubica 1,000 m por encima del límite altitudinal previamente reportado. Nuestras observaciones amplían el área de distribución espacial y altitudinal del chipe de pradera en México y podrían revelar una amplia tolerancia ecológica a condiciones muy diferentes a las de sus hábitats de reproducción en América del Norte. Por ello, es necesario investigar sobre sus rutas migratorias y sus preferencias de hábitat durante su estancia en el país.

Palabras clave: BUAP; migración; Eje Neovolcánico Transversal; ecosistemas urbanos

Abstract

New records on the distribution of bird species in Mexico help to increase our knowledge of biodiversity, and aid in their conservation. We report the first published records of Prairie Warblers (Setophaga discolor) for the state of Puebla, Mexico. In March 2017 and October 2018 we observed several individuals within the main campus of the “Benemérita Universidad Autónoma de Puebla,” Puebla, at 2140 m a.s.l. This location is more than 1,000 km apart from the known, winter range of the species in Mexico; more than 150 km from the winter distribution, and also 1,000 m above the upper elevation limit previously known. These records increase the spatial and altitudinal distribution of the Prairie Warbler in Mexico, and they could reveal a broad ecological tolerance to environmental conditions markedly different to those present in its breeding habitats in North America. More research is needed to establish the species migratory routes, and to determine its habitat preferences during its stay in Mexico.

Keywords: BUAP; migration; Transverse Neo-Volcanic axis; urban ecosystems

Conocer los patrones de distribución de las aves en México ayuda a inferir los procesos que los generan (Rodríguez et al. 2017) y a mejorar la conservación de la diversidad de aves del país (Navarro-Sigüenza et al. 2014). Por lo tanto, documentar nuevos registros sobre la distribución de las aves permite incrementar nuestro conocimiento, y puede repercutir sobre otras áreas de la biología (Sánchez-González 2013). En esta nota presentamos información nueva sobre la presencia del chipe de pradera (Setophaga discolor) en el centro de México.

Como reproductor, el chipe de pradera se distribuye por el extremo sureste de Canadá y el este de Estados Unidos y, como especie migratoria neotropical, por la península de Florida e islas del mar Caribe hasta El Salvador. Generalmente habita por debajo de los 1200 msnm. (Alderfer 2014, BirdLife International 2016). En México es una especie poco común, que se puede observar en una franja costera estrecha al oeste de la península de Yucatán y, también, al sur de Veracruz (Fuentes-Moreno et al. 2016). Es un pájaro pequeño, con ligero dimorfismo sexual: el macho adulto presenta un diseño facial distintivo, con una línea ocular negra y un parche subocular en forma de media luna; la hembra adulta presenta este patrón menos marcado (Kaufman 2005, Alderfer 2014, Dunn y Alderfer 2017).

Reportamos aquí cinco observaciones de chipes de pradera fuera de su área de distribución conocida en México. Todos los registros los realizamos en un área muy pequeña del Jardín Botánico Universitario (en adelante, Jardín; 18°59’58’’ N, 98°11’51’’ O) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. El Jardín abarca cerca de 10 ha, se encuentra dentro de Ciudad Universitaria, la cual tiene alrededor de 100 ha y se ubica al sureste de la ciudad de Puebla, a una altitud promedio de 2140 msnm. El clima es templado subhúmedo, con lluvias en verano. Aunque la vegetación potencial de la zona corresponde al bosque de encinos (varias especies del género Quercus), la vegetación actual ha sido intensamente alterada por las actividades humanas (Rzedowski, 1978). En el Jardín se exhiben una gran diversidad de árboles nativos de Puebla, como encinos y pinos (varias especies del género Pinus), así como especies exóticas.

El 25 de marzo de 2017, 8:30 h, observamos un macho (Figura 1) sobre un pino (Pinus sp.) del Jardín. El 11 y 12 de octubre de 2018, de 12:30 a 14:00 h, observamos dos machos: el primero forrajeaba entre las ramas (0.5-3 m del suelo) de un pino piñonero (Pinus cembroides); el segundo, sobre un palo colorado (Ceanothus caeruleus). El 16 de octubre de 2018, 11:30 h, observamos un macho en un pino de Monterrey (Pinus radiata), a 2.5 m sobre el suelo. Finalmente, el 21 de octubre de 2018, de 14:00 a 14:40 h, observamos dos machos sobre las ramas (1-2.5 m del suelo) de un pino de Alepo (Pinus halepensis) (Figura 2).

Figura 1 Macho de chipe de pradera (Setophaga discolor). Jardín Botánico Universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla (foto: Ariadna Tobón-Sampedro 25/3/2017). 

Figura 2 Macho de chipe de pradera (Setophaga discolor). Jardín Botánico Universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla (foto: José Antonio González-Oreja 21/10/2018). 

Nuestras observaciones son los primeros registros publicados del chipe de pradera en el estado de Puebla (Sánchez-González 2013). Esta especie no fue reportada en los listados de la avifauna del estado (Mendoza-Cuamatzi et al. 2012, Hernández-Castán et al. 2013). No obstante, la aplicación web eBird (2012) registra una observación previa, el 16 de diciembre de 2013, en el mismo sitio (Jardín). Los registros que aquí reportamos se localizan a una distancia de ca. 1,000 km del área de distribución invernal (BirdLife International 2016), y ca. 150 km del área de distribución potencial invernal (Navarro y Peterson 2007) (Figura 3); por lo tanto, dichos registros amplían el límite altitudinal superior de la especie en ca. 1,000 m (BirdLife International 2016), y permiten conocer mejor su área de distribución en México.

Figura 3 Distribución observada (BirdLife International 2016) y potencial (Navarro y Peterson 2007) del chipe de pradera (Setophaga discolor) en el Golfo de México. Con una estrella roja, se muestra el sitio donde hemos observado a la especie en Puebla. 

La aplicación web eBird (2012) incluyó seis registros del chipe de pradera fuera de su área de distribución en México (conocida y potencial): 4 de octubre de 2000, en el Balcón de Moctezuma, Tamaulipas; 4 de octubre de 2009, en Nizanda, Oaxaca; 22 de febrero de 2010, en el Parque Ecológico Xochitla, Estado de México; 9 de marzo de 2014, en el Jardín Botánico El Charco del Ingenio, San Miguel de Allende, Guanajuato; 3 de enero de 2015, en el Cerro de las Campanas, Querétaro, Querétaro, y 13 de abril de 2018, en el Parque Nacional El Tepozteco, Morelos. Estos registros, y los publicados en esta nota, sugieren una ruta de migración lejos de la costa del Golfo de México, aparentemente a través del Eje Neovolcánico Transversal, y sobre altitudes muy superiores a las reportadas previamente (BirdLife International 2016).

La distribución espacial de los seres vivos es de naturaleza dinámica y cambia a lo largo del tiempo (Cox et al. 2016); por ello, podemos esperar nuevos registros de ciertas especies fuera de su área de distribución conocida (Sánchez-González 2013). Sin embargo, nuestras observaciones del chipe de pradera en ecosistemas urbanos, que son muy diferentes de los hábitats de América del Norte en los que se reproduce (como áreas cubiertas por vegetación secundaria densa, con arbustos de porte bajo) y de los referidos para la vertiente del Golfo de México por donde migra (como matorrales subtropicales y manglares; Kaufman 2005, Alderfer 2014, Dunn y Alderfer 2017), podrían revelar su tolerancia a las condiciones ambientales o los recursos naturales presentes en ecosistemas altamente modificados por las actividades humanas (véase Jiménez-Moreno et al. 2019). Nuevos registros de la especie, fuera de sus áreas de distribución real y potencial, ayudarán a mejorar nuestro conocimiento sobre las principales rutas migratorias utilizadas (vg., rodeando el Golfo de México vs. a través del mismo; Gauthreaux y Belser 1999) y de las preferencias de hábitat de este chipe durante su estancia en México.

Agradecimientos

A M. Acosta Rodríguez, por facilitar nuestras observaciones en el Jardín. A la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por permitirnos utilizar sus datos espaciales sobre el chipe de pradera. A la Vicerrectoría de Investigación y Posgrado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (VIEP-BUAP; Proyecto 00625) y al Programa para el Desarrollo Profesional Docente para el Tipo Superior (SEP-PRODEP; Proyecto BUAP-PTC-522), por su apoyo económico. A los dos revisores anónimos y a la Editora de Huitzil, por sus comentarios y sugerencias a versiones previas de nuestro trabajo.

Literatura citada

Alderfer, J. (ed.). 2014. Complete Birds of North America. Second Edition. National Geographic, Washington, D.C. [ Links ]

BirdLife International. 2016. Setophaga discolor. The IUCN Red List of Threatened Species 2016: e.T22721725A94726026 Disponible en: Disponible en: http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2016-3.RLTS.T22721725A94726026.en (consultado el 20 de noviembre de 2018). [ Links ]

Cox, C.B., P.D. Moore, R.J. Ladle. 2016. Biogeography. An Ecological and Evolutionary Approach. Wiley-Blackwell, Chichester, UK. [ Links ]

Dunn, J.L., J. Alderfer. 2017. Field Guide to the Birds of North America. Seventh Edition. National Geographic, Washington, D.C. [ Links ]

eBird. 2012. eBird: Base de datos en línea para la abundancia y distribución de las aves. Cornell Lab of Ornithology, Ithaca, New York, EUA. Disponible en: Disponible en: http://www.ebird.org (consultado el 10 de noviembre de 2018). [ Links ]

Fuentes-Moreno, A., H. Fuentes-Moreno, R. Carmona. 2016. Registros nuevos y notables de aves en el AICA Humedales de Alvarado, Veracruz. Huitzil 17(1):130-138. DOI: https://doi.org/10.28947/hrmo.2016.17.1.225. [ Links ]

Gauthreaux S.A., C.G. Belser. 1999. Bird migration in the region of the Gulf of Mexico. Pp. 1931-1947. En: Adams N.J., Slotow R.H. (eds.). Proc. 22 Int. Ornithol. Congr. BirdLife South Africa. Durban, Johannesburg. [ Links ]

Hernández-Castán, J., F.J. Jiménez-Moreno, R. Mendoza-Cuamatzi, J. Rose-Burney, M.C. López-Téllez, R. Torres Flores, N. Gilbert. 2013. Aves del Estado de Puebla. Jardín Etnobotánico Francisco Peláez R. A.C., Peace Corps, USAID, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Escuela de Biología BUAP, Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, H. Ayuntamiento de la Ciudad de Puebla, Secretaría del Medio Ambiente y Servicios Públicos. 165 pp. [ Links ]

Jiménez-Moreno, F.J., A. Duchateau, J.A. González Oreja. 2019. Primeros registros del Chipe dorado Protonotaria citrea (Aves: Passeriformes) en el estado de Puebla, México. Acta Zoológica Mexicana (nueva serie) 35:1-5. DOI: https://doi.org/10.21829/azm.2019.3501204. [ Links ]

Kaufman, K. 2005. Field Guide to Birds of North America. Houghton Mifflin, New York. [ Links ]

Mendoza-Cuamatzi, R., J. Rose-Burney, F.J. Jiménez Moreno, V. Escobar Pérez. 2012. Las Aves del Municipio de Puebla. Peace Corps, EUA; Conabio, H. Ayuntamiento Puebla, Semarnat. 88 pp. [ Links ]

Navarro, A.G., A.T. Peterson. 2007. Dendroica (Setophaga) discolor (chipe de pradera) Invierno. Distribución potencial, escala 1:1000000. Museo de Zoología, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México, University of Kansas, Museum of Natural History. México. [ Links ]

Navarro-Sigüenza, A.G., M.F. Rebón-Gallardo, A. Gordillo-Martínez, A.T. Peterson, H. berlanga-García, L.A. Sánchez-González. 2014. Biodiversidad de aves en México. Revista Mexicana de Biodiversidad, Supl. 85:S476-S495. DOI: https://doi.org/10.7550/rmb.41882. [ Links ]

Rodríguez, P., F. Villalobos, A. Sánchez-Barradas, M.E. Correa Cano. 2017. La macroecología en México: historia, avances y perspectivas. Revista Mexicana de Biodiversidad 88:52-64. DOI: https://doi.org/10.1016/j.rmb.2017.10.006. [ Links ]

Rzedowski, J. 1978. Vegetación de México. Limusa. México. [ Links ]

Sánchez-González, L.A. 2013. Cuando un “nuevo registro” es realmente un nuevo registro: consideraciones para su publicación. Huitzil 14(1):17-21. [ Links ]

Editora asociada: Griselda Escalona Segura

Cómo citar este documento: Jiménez-Moreno, F.J., A. Tobón-Sampedro, J.A. González-Oreja. 2019. Primeros registros del chipe de pradera (Setophaga discolor) en Puebla, México. Huitzil 20(2):e-523. DOI: https://doi.org/10.28947/hrmo.2019.20.2.456

Recibido: 26 de Noviembre de 2018; Aprobado: 21 de Agosto de 2019

Autor de correspondencia: *jgonzorj@hotmail.com

Contribución de cada uno de los autores:

FJJ-M, AT-S y JAG-O: realizaron las observaciones y escribieron el manuscrito inicial. AT-S y JAG-O: tomaron las fotografías. JAG-O: elaboró el mapa y corrigió el manuscrito hasta su versión final.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons