SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 issue4Purchasing intention of the organizational consumer of regional chili pepper in the state of Puebla, MéxicoSocioeconomic and environmental effects of overproduction of maguey mezcalero in the mezcal region of Oaxaca, México author indexsubject indexsearch form
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Agricultura, sociedad y desarrollo

Print version ISSN 1870-5472

agric. soc. desarro vol.14 n.4 Texcoco Oct./Dec. 2017

 

Artículos

Dominancia, composición química-nutritiva de especies forrajearas y fitomasa potencial en una selva secundaria

Tania Gómez-Fuentes-Galindo1 

Carlos González-Rebeles1  * 

Silvia López-Ortiz2 

J. Carlos Ku-Vera3 

C. de Jesús Albor-Pinto3 

J. Roberto Sangines-García4 

1 Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Ciudad Universitaria. México. (anyagof@yahoo.com.mx) (grebeles@unam.mx).

2 Colegio de Postgraduados, Campus Veracruz. México. (silvialopez@colpos.mx).

3 Universidad Autónoma de Yucatán. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias. México. (kvera@uady.mx) (c.albor@hotmail.com).

4 Tecnológico de Conkal. Avenida Tecnológico s/n Conkal, Yucatán. México. (roberto.sangines@itconkal.edu.mx).

Resumen:

Se determinó la relación entre abundancia, dominancia y similitud de especies forrajeras con la calidad nutritiva y cantidad de fitomasa potencial para la alimentación de bovinos en sitios con vegetación forestal, arbustiva y herbácea en la época seca y la lluvia. Se encontraron 54 especies forrajeras agrupadas en 21 familias (dominando Fabacea). La abundancia de leñosas forrajeras fue mayor en temporada de lluvias en la comunidad forestal (p<0.0001; 52.8±11.4) y en la de secas en la arbustiva (p=0.002; 14.80±3.09). La similitud entre comunidades varió de 0.27 a 0.54. Las especies forrajeras dominantes de la comunidad forestal en lluvias presentaron altos valores nutricionales, degradabilidad ruminal (65.9-89.0 %) y energía metabolizable (9.35-11.52 MJ/kg MS). El mayor contenido de taninos fue en Bauhinia divaricata (12.75 %). La fitomasa potencial rindió 3272 y 1454 kg MS/ha en lluvias y secas, respectivamente, y fue mayor en herbáceas (P<0.0001; 3977±2299 y 2451±3336, respectivamente). Se encontró una gran diversidad de especies forrajeras, diferentes en cada comunidad vegetal, y que difieren en calidad químico-nutritiva. En su conjunto, la fitomasa potencial de todos los estratos y la variedad de nutrientes que las especies contienen se complementan para alimentar bovinos a lo largo del año.

Palabras clave: nutrientes; diversidad; vegetación nativa; bovinos

Introducción

La ganadería extensiva se practica aproximadamente en el 30 % de las selvas o bosques tropicales del mundo (FAO, 2009) y se asocia con el cambio de uso del suelo (FAO, 2013). Las prácticas ganaderas relacionadas con el cambio de uso del suelo, ocasionan deforestación, disminución de la biodiversidad, de los servicios ambientales y alteran los ciclos biogeoquímicos, contribuyendo al cambio climático global (LEAD, 2006). Ante esta problemática es imperativa la reconversión ganadera hacia sistemas de producción amigables con el ambiente donde se reemplacen los monocultivos de gramíneas de variedades mejoradas por pastos con menor requerimiento hídrico y especies vegetales perennes, así como prácticas de ramoneo en vegetación secundaria (Ferguson et al., 2013; Nahed et al., 2013).

Tradicionalmente, los sistemas de producción animal extensivos se basan en monocultivos de gramíneas para proveer de biomasa y nutrientes al ganado (Ayala et al., 2006), sin considerar que para establecer monocultivos se desplaza la vegetación nativa con potencial forrajero (Flores y Bautista, 2012). Se ha documentado que estas especies pueden contener proteína cruda superior al 12 % de la MS, amplios rangos de fibra detergente neutra y degradabilidad ruminal aceptable (Flores y Bautista, 2012; Rojas et al., 2016). A su calidad químico-nutritiva se asocia la presencia de metabolitos secundarios que tienen aplicaciones biológicas importantes en la nutrición y salud animal; como los taninos condensados, capaces de disminuir la carga de parásitos intestinales y las emisiones de metano entérico de los rumiantes (Mueller, 2006; Gerber et al., 2013). Sin embargo, la capacidad de carga animal de estos sitios donde se mantiene la vegetación arbórea asociada a gramíneas es aún una incógnita por resolver, de manera que sea posible distribuir el manejo de la biomasa forrajera a través del año. Por otra parte, se ha propuesto que el forraje disponible de la vegetación natural en la Península de Yucatán puede variar de 821 hasta 2 463 kg MS/ha/año, con una capacidad variable de la carga animal entre 0.16 y 0.50 UA/ha/año, variación asociada al tipo de vegetación y de suelo (CICC, 2009; Escamilla et al., 2005). Se conoce poco sobre su productividad, las relaciones entre el forraje potencial para el ganado y los cambios en la abundancia de las especies nativas a través de diferentes etapas sucesionales de la selva mediana subcaducifolia, por lo que se requiere hacer diagnósticos que permitan conocer dichas relaciones para lograr la optimización del aprovechamiento y manejo de la biomasa disponibles con fines forrajeros dirigidos hacia la preservación de las comunidades vegetales. Por lo anterior, el objetivo de este trabajo fue determinar la relación entre la abundancia y la similitud de plantas con potencial forrajero tanto leñosas como herbáceas de la vegetación secundaria, con la calidad nutritiva y cantidad de forraje potencial para ganado bovino. La hipótesis que se plantea es que a mayor abundancia de plantas con potencial forrajero en la vegetación secundaria habrá mayor complementación de nutrientes y mayor fitomasa potencial para el ganado.

Materiales y Métodos

Localización y descripción del área de estudio

La investigación se realizó durante 2013 y 2014 en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México, entre las coordenadas 19° 55’ 823’’ y 20° 00’ 873’’ N y 88°o57’ 818’’ y 89° 02’ 580’’ O, con 165 m de altitud promedio. El suelo es de origen kárstico, caracterizado por la presencia de Leptosol, Cambisol y Luvisol (Flores y Bautista, 2005). El clima es cálido subhúmedo (Aw0) (García y CONABIO, 1998). La temperatura media anual durante 2015 fue 27.5 °C y la precipitación anual acumulada, 1 210 mm (CONAGUA, 2015). El tipo de vegetación es selva mediana subcaducifolia secundaria (Flores y Espejel, 1994; Zamora et al., 2009). Se evaluaron tres unidades de producción bovina (UPB) en un radio de 15 km. Las UPB estuvieron conformadas por animales de doble propósito (Bos taurus x Bos indicus), en su mayoría vacas (75-85 %). El tamaño de los potreros osciló entre 10 y 40 ha, con un periodo de descanso de pastoreo de entre uno y tres meses. La alimentación de los bovinos se basó en el consumo de gramíneas y vegetación secundaria a lo largo de todo el año. Las superficie y carga animal de las UPB fueron 130 y 0.33; 108 y 0.19 y 800 y 0.10; hectáreas y UA / ha / año, respectivamente, considerando una UA equivalente a un bovino de 450 kg de peso vivo.

Con base en la descripción de la sucesión vegetal de Flores (2001) se distinguieron a las comunidades forestal, arbustiva y herbácea. La Comunidad Forestal (CF) se caracterizó por la presencia de árboles con más de 8 m de altura, diámetro a la altura del pecho (DAP) mayor o igual a 10 cm y de 10 a 15 años de abandono. En la Comunidad Arbustiva (CA) se encontraron árboles menores a 4 m de altura, DAP menor a 10 cm, con dominancia de arbustivas y de dos a diez años de abandono y Comunidad Herbácea (CH), con presencia de herbáceas, gramíneas, lianas o bejucos y de dos a cuatro años de abandono. Una de las UPB no tuvo CH y otra la perdió en secas.

Descripción del estudio

Se caracterizó la vegetación de una selva mediana subcaducifolia en distintas etapas sucesionales para conocer el nivel de dominancia de las especies forrajeras, a través del índice del valor de importancia relativa (VIR). Se analizaron las diferencias en la abundancia de especies forrajeras entre comunidades vegetales. Se estimó el contenido de la materia seca de la fitomasa potencial en los estratos leñoso y herbáceo de la CF, CA y CH durante la época de lluvias (octubre y noviembre de 2013) y secas (abril y mayo de 2014). Se determinaron los contenidos químico-nutritivos, degradabilidad ruminal in situ de la materia seca a las 48 h y la concentración de energía metabolizable de las especies forrajeras recolectadas durante la época de lluvias en el área de estudio.

Muestreo de la vegetación

Se evaluó un primer grupo de variables conformado por la riqueza, abundancia, frecuencia, DAP y cobertura de todas las plantas encontradas, con la finalidad de estimar el VIR y conocer el nivel de dominancia de las especies forrajeras. Para lo anterior, en cada tipo de comunidad vegetal se recorrieron de manera sistemática (Bautista et al., 2004) 75 m hacia el Oeste. Al término del recorrido se inció el establecimiento de los marcos de muestreo, con una distancia de 10 metros entre cada uno. Se colocaron cuatro marcos de muestreo de 16 m² (4´4 m) para el estrato leñoso, con marcos anidados de 1 m² para el estrato herbáceo (Mueller-Dombois y Ellenberg, 1974; Bonham, 1989). En la CF y CA se colocaron en total 24 marcos anidados por comunidad y en la CH solo se colocaron 12, debido a la ausencia del estrato leñoso y a que no siempre hubo una CH en las UPB.

Se calculó la representatividad del muestreo mediante una curva de acumulación de especies empleando el modelo de Chao 2 Mean (Estimate S versión 9.1.0, Colwell 2013), que es más adecuado cuando se cuenta con datos de presencia-ausencia de las especies (Álvarez et al., 2006). Las especies se identificaron en el herbario “Alfredo Barrera Marín” de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Yucatán (FMVZ-UADY).

Fitomasa potencial

Se evaluó un segundo grupo de variables constituido por la fitomasa potencial de la vegetación secundaria y la degradabilidad ruminal y la concentración de energía metabolizable de especies forrajeras. La fitomasa potencial se recolectó en los marcos de muestreo de 1 m² previamente establecidos, con fines de describir detalladamente el potencial forrajero de los estratos de las comunidades vegetales. Se consideró fitomasa potencial aquella que estuvo al alcance de los animales (Bello et al., 2001). Para su muestreo se defoliaron manualmente follaje, frutos, flores y tallos tiernos encontrados dentro de los marcos de 1 m2 previamente establecidos y a una altura entre 5 y 170 cm. El material colectado se secó a 60 °C en una estufa de aire forzado durante 72 h (AOAC, 2000).

Análisis nutricionales

El propósito de analizar la composición químico-nutritiva y determinar la degradabilidad ruminal y concentración de energía metabolizable fue describir las características nutricionales de las especies forrajeras encontradas en la selva mediana subcaducifolia consumida por bovinos. Se incluyeron todas las plantas presentes en el estrato de 5 a 170 cm de altura, que en trabajos previos se han identificado como forrajeras (Sosa et al., 2000; Ayala et al., 2006; Alonso et al., 2009; Velázquez et al., 2010; Flores y Bautista, 2012). La colecta se realizó en noviembre de 2013, considerando que la vegetación dominante se encontraría en floración (Flores, 2001), reflejando así niveles óptimos de nutrientes para el ganado (Ayala et al., 2006). Se cortó manualmente 1 kg de hojas, frutos y tallos tiernos de las especies listadas como forrajeras y presentes en los sitios de muestreo.

Composición químico-nutritiva de especies forrajeras

Se determinó la fibra detergente neutra (FDN) mediante bolsas de filtrado, aplicando el método 6 de Ankom Technology (Ankom Tecnology A200 y A200I) (Van Soest et al., 1991), proteína cruda (PC N × 6.25) con un analizador elemental (C, N), Lecco CN-2000 serie 3740 (Lecco, 2013) y taninos condensados (TC), utilizando el método colorimétrico de Vainillina-Ácido Clorhídrico (Makkar y Becker, 1993) a 20 especies forrajeras dominantes, identificadas así después de calcular el VIR. Los resultados de TC deberán tomarse con cautela, ya que no se utilizó nitrógeno líquido durante el muestreo ni se refrigeró posteriormente para la conservación de las muestras.

Determinación de la degradabilidad ruminal y concentración de energía metabolizable

A las 48 horas se realizaron ensayos de degradabilidad ruminal in situ de la materia seca a 16 de las especies forrajeras más dominantes. Se utilizó la técnica de la bolsa de nylon con abertura de poro de 53 µm (Ørskov et al., 1980) en dos vacas (430 kg de peso vivo) canuladas en el rumen y alimentadas con 20 kg de Pennisetum purpureum (cv Taiwán), 4 kg de Leucaena leucocephala y 1 kg de concentrado (13.5 % de PC). Se estimó la energía metabolizable (EM), utilizando la Degradabilidad in situ de la materia seca (DisMS) con la ecuación (Orskov et al., 1980):

EM (MJ/kg)=(2.27563+0.1073)×DisMS

Análisis de datos

Para describir los niveles de dominancia se estimó el VIR (Mueller-Dombois y Ellenberg, 1974) de los estratos herbáceo y leñoso de todas las especies (forrajeras y no forrajeras). Los valores de abundancia, frecuencia, cobertura y DAP registrados en las unidades de producción se integraron en un solo grupo de datos para la CF, otro para la CA y un último para la CH. Se seleccionó a las especies forrajeras con mayor dominancia para someterse a análisis químico-nutricional.

Análisis estadísticos

Para determinar si la composición de especies forrajeras cambió entre las diferentes comunidades vegetales estudiadas se estimó su similitud a través del Coeficiente de Sorensen (Magurran, 1988) mediante el método de análisis de grupos pareados sin ponderar, usando la media aritmética (UPGMA), utilizando el Programa Estadístico Multivariado (MVSP, versión 3.1, 1985-2013, Kovach Computing Services) (Sørensen, 1948; Kovach, 2007). Se eligió la variable abundancia absoluta como indicador de proporción (Magurran, 1988) de especies forrajeras dentro de cada comunidad vegetal. Se realizaron análisis de varianza de la abundancia absoluta de especies forrajeras y de la fitomasa potencial, aplicando modelos factoriales de 2×2 (dos comunidades vegetales por dos épocas del año en leñosas) y 3×2 (tres comunidades vegetales por dos épocas del año en herbáceas). Se utilizó el programa SAS (Statistical Analysis System Inc. 2000; North Caroline; USA; versión 8.1.).

Resultados y Discusión

Atributos de la vegetación y de las especies forrajeras

Se registraron 1745 individuos, distribuidos en 154 especies, agrupadas en 49 familias (forrajeras y no forrajeras). Según el estimador de Chao 2 Mean, la curva de acumulación de especies no llegó a la asíntota (Figura 1); sin embargo, se obtuvo una representación de 85.5 % de la riqueza esperada (180 especies).

I.C.: intervalo de confianza, S (est): especies observadas.

Figura 1 Curva de acumulación de especies Chao 2 Mean. 

La riqueza de especies forrajeras fue de 54, agrupadas en 21 familias, en contraste con las ocho forrajeras encontradas en el municipio Tzucacab, Yucatán (Zamora et al., 2009) y 35 forrajeras para bovinos en la Península de Yucatán (Flores y Bautista, 2012), indicando una alta riqueza de forrajeras en los sitios estudiados. La riqueza forrajera fue numéricamente mayor en época de lluvias, excepto en la CA (Cuadro 1), sugiriendo la presencia de especies con mayor resistencia a la sequía en este tipo de comunidad. La familia Fabaceae fue la más representada (Cuadro 2) y la más dominante (Cuadro 3), en coincidencia con Flores y Bautista (2012), Zamora et al. (2008) y Gutiérrez et al. (2012). Lo anterior se explica por ser una de las familias más importantes de la flora mundial y del trópico (Flores, 2001), por lo que ha sido considerada un forraje importante en la producción animal (NAS, 1979).

Cuadro 1 Riqueza de especies forrajeras por comunidad vegetal, estrato y época del año en una selva mediana subcaducifolia secundaria. 

Estrato vegetal Comunidad forestal Comundad arbustiva Comunidad herbácea
Lluvias Secas Lluvias Secas Lluvias Secas
Estrato leñoso 21 16 16 16
Estrato herbáceo 8 5 6 6 18 6

Cuadro 2 Especies consideradas como forrajeras en sitios de pastoreo de bovinos en selva mediana subcaducifolia secundaria. 

Familia Número de especies Especie Fuente bibliográfica
Amaranthaceae 1 Celosia virgata Jaq. CICY, 2010
Arecaceae 2 Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. ex Mart. Andrade et al., 2008
Sabal yapa C. Wright Becc. Flores y Bautista, 2012
Asteraceae 2 Melanthera angustifolia A. Rich. CICY, 2010
Viguiera dentata (Cav.) Spreng. var. dentata González et al., 2014
Boraginaceae 2 Cordia globosa (Jacq.) Kunth Romero y Duarte, 2012
Ehretia tinifolia L. Ayala et al., 2006
Burseraceae 1 Bursera simaruba (L.) Sarg. Flores y Bautista, 2012
Convolvulaceae 1 Merremia aegyptia (L.) Urb. Flores y Bautista, 2012
Cyperaceae Juss. 2 Cyperus haspan L. CICY, 2010
Cyperus odoratus L. CICY, 2010
Euphorbiaceae 1 Cnidoscolus aconitifolius (Mill.) I.M. Johnst. González et al., 2014
Fabaceae 20 Acacia collinsii Saff. Flores y Bautista, 2012
Acacia cornigera (L.) Willd. Vásquez et al., 2012
Acacia farnesiana (L.) Willd. Ayala et al., 2006
Acacia pennatual (Schltdl. & Cham.) Benth. Ayala et al., 2006, Flores y Bautista, 2012
Bauhinia divaricata L. Jackson, 1996
Bauhinia ungulata L. Pinto et al., 2004
Chloroleucon mangense (Jacq.) Britton & Rose CICY. 2010
Dalbergia glabra (Mill.) Standl. Sosa et al., 2000
Desmodium incanum DC. Sosa et al., 2000, Jackson, 1996
Desmodium tortuosum (Sw.) DC. Sosa et al., 2000
Enterolobium cyclocarpum Griseb. Rico et al., 1991
Leucaena leucocephala (Lam.) de Wit. ssp. Leucocephala Flores y Bautista, 2012
Lonchocarpus punctatus Kunth. Achan et al., 2011
Lonchocarpus rugosus Benth. Cab et al., 2015
Mimosa pudica L. ECOCROP, 2007
Mucuna pruriens (L.) DC. Adjorlolo et al., 2004
Piscidia piscipula (L.) Sarg. Ayala et al., 2006, Flores y Bautista 2012
Pithecellobium dulce (Roxb.) Benth. Flores y Bautista, 2012
Senna uniflora (Mill.) H.S. Irwin & Barneby. Jackson, 1996
Lamiaceae 3 Callicarpa acuminata Kunth. Mizrahi et al., 1997
Hyptis suaveolens (L.) Poit. Flores y Bautista, 2012
Vitex gaumeri Greenm. Ayala et al., 2006, Flores y Bautista 2012
Malpighiaceae 1 Byrsonima crassifolia (L.) Kunth. Rico et al., 1991
Malvaceae Juss. 3 Guazuma ulmifolia Lam. Flores y Bautista 2012
Malvaviscus arboreus Cav. Velázquez et al., 2010
Sida acuta Burm. F. Vásquez et al., 2012
Marantaceae 1 Maranta arundinacea f. sylvestris Matuda. ECOCROP 2007
Nyctaginaceae 1 Pisonia aculeata L. Velázquez et al., 2011
Picramniaceae 1 Alvaradoa amorphoides Liebm. ssp. Amorphoides Sosa et al., 2000
Poaceae 6 Ischaemum rugosum Salisb. Sadi et al., 2015
Lasiacis ruscifolia (Kunth) Hitchc. var. ruscifolia CICY, 2010
Oplismenus burmannii (Retz.) P. Beauv. CICY, 2010
Panicum maximum Jacq. Castellón y Elías, 2015
Paspalum plicatulum Michaux Vásquez et al., 2012
Paspalum langei ( E. Fourn) Nash CICY, 2010
Rubiaceae 3 Guettarda combsii Urb. Sosa et al., 2000
Hamelia patens Jacq. Sosa et al., 2000
Psychotria nervosa Sw. López et al., 2008
Sapotaceae 1 Chrysophyllum mexicanum Brandegee in Standl. Sosa et al., 2000
Solanaceae 1 Solanum hirtum Vahl. Flores y Bautista, 2012
Violaceae 1 Hybanthus yucatanensis Millsp. Mizrahi et al., 1997

Cuadro 3 Valores de importancia relativa de las especies forrajeras en las diferentes comunidades vegetales en la selva mediana subcaducifolia secundaria en lluvias y secas. 

Comunidad forestal Familia Época de lluvias de 2013 Familia Época de secas de 2014
Especie Nivel VIR Especie VIR% Nivel VIR VIR %
Estrato leñoso. Arecaceae Sabal yapa 1 39.45 Solanaceae Solanum hirtum 1 36.61
Fabaceae Bauhinia divaricata 2 38.34 Violaceae Hybanthus yucatanensis 2 24.03
Entre 1 y 4 m de alto promedio Violaceae Hybanthus yucatanensis 3 34.29 Malvaceae Guazuma ulmifolia 5 19.15
Fabaceae Piscidia piscipula 4 29.56 Fabaceae Piscidia piscipula 6 17.15
Estrato herbáceo Poaceae Lasciasis ruscifolia 1 44.87 Amaranthaceae Celosia virgata 2 18.6
Amaranthaceae Celosia virgata 2 45.18 Poaceae Lasiacis divaricata 7 14.44
Fabaceae Mucuna pruriens 7 18.47 Fabaceae Dalbergia glabra 8 13.39
Marantaceae Maranta arundinicea 11 9.79 Malvaceae Sida acuta 15 7.97
Estratovegetal leñoso Fabaceae Bauhinia ungulata 1 111.76 Fabaceae Bauhinia ungulata 1 26.5
Entre 0.5 y 2 m de alto promedio Fabaceae Acacia pennatula 2 34.57 Arecaceae Sabal yapa 2 24.65
Fabaceae Senna uniflora 3 24.94 Fabaceae Acacia collinsii 3 22.27
Fabaceae Piscidia piscipula 4 21.62 Fabaceae Acacia pennatula 4 20.43
Estrato vegetal herbáceo Lamiaceae Hyptis suaveolens 1 46.87 Poaceae Ischaemum rugosum 1 54.12
Poaceae Ischaemum rugosum 2 45.5 Poaceae Panicum maximum 5 19.73
Poaceae Lasciasis ruscifolia 12 7.29 Fabaceae Desmodium incanum 6 19.56
Poaceae Paspalum langei 15 5.22 Malvaceae Sida acuta 14 5.2
Comunidad herbácea Malvaceae Sida acuta 3 19.68 Poaceae Panicummaximum 2 24.03
Fabaceae Mucuna pruriens 4 16.97 Asteraceae Melanthera angustifolia 4 13.93
Marantaceae Maranta arundinacea 5 13.22 Fabaceae Desmodium incanum 13 8.26

VIR: índice de valor de importancia relativa en escala de 1 a 300.

En cuanto al tipo de especies forrajeras y su dominancia en relación con el tipo de vegetación o tiempo de abandono (Cuadro 3) se observaron especies similares a las encontradas por Flores (2001) en la zona henequenera de Yucatán, con rangos de VIR relativamente similares en Hyptis suaveloens con (VIR 10.19 %), Piscidia piscipula (VIR 79.74 %) y Guazuma ulmifolia (VIR 25.02 %) en sitios con dos, cinco y quince años de abandono respectivamente. Las forrajeras leñosas tuvieron la tendencia a ocupar los primeros lugares de importancia relativa (VIR) y las forrajeras herbáceas lugares más bajos, excepto en la Comunidad Herbácea, donde dominaron las forrajeras herbáceas en la selva mediana subcaducifolia secundaria (Cuadro 3). La dominancia de forrajeras perennes podría favorecer la permanencia de alimento potencial en la época crítica del año, especialmente especies como Acacia pennatula, Celosia virgata, Guazuma ulmifolia, Hybanthus yucatanensis y Piscidia piscipula (CICY, 2010), en tanto que en la CH dominaron principalmente las Poaceas, por ser un estadio joven de sucesión con poca tolerancia a la sombra y ser resistentes al pastoreo (Gleen-Lewin et al., 1992; Villegas et al., 2001). Por otro lado, la similitud entre las comunidades Forestal y Arbustiva fue 0.54 en lluvias y 0.47 en secas; en la Comunidad Herbácea en lluvias y en secas fue 0.36 y en la Comunidad Herbácea con las comunidades Forestal y Arbustiva fue 0.27 (Figura 2), lo que indicó que el tipo de especies cambió entre las comunidades vegetales, ofreciendo gran variedad de especies.

CH1: Comunidad Herbácea en lluvias; CH2: Comunidad Herbácea en secas. CA1: Comunidad Arbustiva en lluvias; CA2: Comunidad Arbustiva en secas. CF1: Comunidad Forestal en lluvias; CF2: Comunidad Forestal en secas.

Figura 2 Dendrograma de similitud del Coeficiente de Sorensen de las especies consideradas como forrajeras en la selva mediana subcaducifolia. 

Por otro lado, se encontró interacción por efecto de época y comunidad en la abundancia de especies forrajeras leñosas (p=0.01), siendo mayor en lluvias en la Comunidad Forestal (p<0.0001) y en secas en la Comunidad Arbustiva (p=0.0019) (Cuadro 4). En cuanto a la abundancia en la Comunidad Forestal, se vio más favorecida en especies leñosas en lluvias y la Comunidad Arbustiva se vio menos afectada en secas, haciendo de la CA un reservorio de alimento en la época crítica de sequía. La varianza elevada en la abundancia de herbáceas en la CF se explica por la poca tolerancia de este estrato a la sombra (Gleen-Lewin et al.,, 1992), por lo que distintas condiciones de luz creadas por el estrato leñoso pueden variar dentro del mismo sitio, originando constantes diferencias en su abundancia. En este sentido es necesario conocer la selectividad y preferencias del ganado al seleccionar su dieta para entender cómo aprovecha la riqueza nutricional de la vegetación secundaria.

Cuadro 4 Abundancia absoluta de especies forrajeras en función de la comunidad vegetal y época del año en la selva mediana subcaducifolia secundaria. 

Comunidad vegetal Comunidad forestal Comunidad arbórea Comunidad herbácea Efecto época (p) Efecto comunidad (p) Efecto interacción (p)
Lluvias Secas Lluvias Secas Lluvias Secas
Estrato leñoso
Abundancia absoluta 52.8a±11.4 14.80d±3.09 29.8b±11.81 16.8c±2.87 - - <0.0001 0.03 0.01
Estrato herbáceo
Abundancia absoluta 12.0b±12.59 4.5c±9.0 40a±19.50 20.0b±10.70 36a±6.70 13b±7.63 0.0008 0.001 0.30

p: valor de la significancia; ±: Desviación estándar. En los valores que no comparten literal, se encontró diferencia significativa (p≤0.05).

Fitomasa potencial

La fitomasa potencial de la vegetación secundaria fue 3272 kg MS/ha en lluvias y 1454 kg MS/ha en secas a través de todos los estratos y comunidades, lo que coincide con las cantidades de forraje disponible reportado por CICC (2009) para la Península de Yucatán, siendo congruente la carga animal utilizada en los sitios de estudio, con la capacidad de carga animal indicados para la región (CICC, 2009). En el estrato leñoso forrajero hubo mayor fitomasa potencial en la Comunidad Arbórea en lluvias (2 030±741 kg MS/ha) explicado por el efecto de la época (p<0.0001). En el estrato herbáceo se encontró mayor fitomasa potencial en la Comunidad Herbácea (3977±2299 kg MS/ha en lluvias y 2451±3336 kg MS/ha en secas) explicado por el efecto de la comunidad (p=0.011). La varianza elevada en la fitomasa potencial se explica por la presencia de afloraciones de roca donde no se encontró vegetación; característico de los Leptosoles (Flores y Bautista, 2005). El aporte de fitomasa potencial de la CH, debido a la presencia de herbáceas y gramíneas, podría ser un elemento clave para complementar la fuente de alimento para el ganado en la selva subtropical secundaria; ya que las gramíneas han sido asociadas tradicionalmente a la ganadería por ser una fuente importante de materia seca, con capacidad de rebrote y resistencia al pastoreo que pueden tener buena calidad nutritiva (Villegas et al., 2001). La selva mediana subcaducifolia se caracteriza por una defoliación entre 50 y 75 % (Flores y Espejel, 1994), indicando que la presencia de fitomasa potencial en secas podría significar un recurso alimenticio estratégico para la supervivencia del ganado, además de la hojarasca y vainas (Pettit et al., 2011). Si bien la ganadería tradicional en el sur de Yucatán se basa en alimentación con pastos de temporal (Osorio y Marfil, 1999); posiblemente la presencia de áreas en etapas sucesionales jóvenes (con gramíneas), intermedias (con leñosas) y maduras (con árboles desarrollados); podría estar vinculado con prácticas de pastoreo en época de lluvias y secas. Ya que no se cuenta con informes en los sitos de estudio de fitomasa potencial, los resultados obtenidos son muy importantes para lograr un mejor aprovechamiento del recurso forrajero en éstos sistemas de producción.

Composición químico nutricional, degradabilidad ruminal y concentración de energía metabolizable de las especies forrajeras

La composición químico-nutricional de las especies forrajeras dominantes analizadas varió entre 35 y 77 % en su contenido de FDN; de 5 a 27 % de PC; de no detectables, a 12.75 % de TC; de 49 a 94.75o%, de DisMS a las 48 h; y de 7.57 a 12.43, de MJ de EM, destacando Senna uniflora, con 94.66o% en DisMS a las 48 h (Cuadro 5). Los rangos de valores nutricionales aquí encontrados coincidieron con los encontrados en otros estudios (Ayala et al., 2006; Palma et al., 2011), especialmente en contenidos de proteína cruda arriba de 12 % en especies leñosas y porcentajes de DisMS alrededor de 70 %. El contenido elevado de FDN de las Poaceas (arriba del 69 %) es característica de los pastos tropicales, a excepción de Lasciasis ruscifolia (Cuadro 5), cuya característica perenne y su elevada dominancia podrían hacerla estratégica en la época de secas, en tanto que las concentraciones de nutrientes y compuestos secundarios fueron muy diversos, lo que a su vez definieron digestibilidades y concentraciones de energía metabolizable en un amplio rango de variación. Esto también ha sido encontrado en otros estudios de vegetación diversa en comunidades sujetas al pastoreo (Velázquez et al., 2010; Flores y Bautista, 2012).

Cuadro 5 Valores de la composición químico-nutritiva, degradabilidad ruminal y concentración de energía metabolizable de las especies forrajeras dominantes de la selva mediana subcaducifolia secundaria en época de lluvias 2013. 

Espacie forrajera FDN % PC % TC % DisMS % EM (MJ kg/MS)
Acacia pennatula 41.45 18.26 3.79 77.560 10.600
Bauhinia divaricata 46.49 12.78 12.75 65.930 9.350
Bauhinia ungulata 57.23 11.16 ND 49.380 7.570
Celosia virgata 46.34 19.6 ND 77.780 10.620
Desmodium incanum 46.38 17.96 ND 76.200 10.450
Guazuma ulmifolia 55.70 12.77 ND 77.460 10.590
Hybanthus yucatanensis 37.58 23.51 ND 89.030 11.830
Hyptis suaveolens 58.05 13.17 0.11 59.835 8.695
Ischaemum rugosum 77.02 7.08 ND 62.320 8.950
Lasciasis ruscifolia 49.18 14.79 ND 83.430 11.230
Maranta arundinacea 62.53 9.81 ND 70.410 9.830
Melanthera angustifolia 35.15 14.95 0.24 - -
Mucuna pruriens 43.44 27.35 ND 86.115 11.520
Panicum máximum 69.94 6.26 0.25 - -
Paspalum langei 70.09 6.70 ND 55.570 8.230
Piscidia piscipula 41.74 15.33 0.69 52.570 7.910
Sabal yapa 53.38 11.46 ND 75.340 10.360
Senna uniflora 55.13 12.06 8.74 94.660 12.430
Sida acuta 43.68 15.24 2.87 - -
Solanum hirtum 54.44 5.29 0.75 - -

FDN: Fibra Detergente Neutra; PC: Proteína Curda; TC: Taninos Condensados; DisMS: Degradabilidad in situ de la materia seca a las 48 h; EM (MJ kg/MS): Concentración de energía metabolizable expresada en mega joules por kg de materia seca ND: No determinado.

Con base en la dominancia de especies forrajeras reflejada en el VIR (Cuadro 3) y con los valores de la composición químico-nutricional obtenidos (Cuadro 5) se observó una tendencia en los valores de las especies de la CF que sugiere una oferta significativa de energía, debido al menor contenido de FDN, mayor DisMS y concentración de energía metabolizable, que implica un mayor aporte nutricional; aunque esta comunidad vegetal oferta menor cantidad de fitomasa potencial podría ser complementaria con el aporte de materia seca de la comunidad herbácea. Es importante señalar que para el aprovechamiento de las especies forrajeras arbóreas deben estar disponibles para el animal, o bien, destinarse como forraje de corte. Por otro lado, las especies con bajas concentraciones de FDN, elevadas DisMS y concentración de EM podrían promover un mayor consumo voluntario (Dulphy y Demarquilly, 1994) y una tasa de pasaje más rápida (Ku et al., 1999), lo que podría representar una posible fuente de energía de rápida disponibilidad ruminal que permita maximizar la síntesis de proteína microbiana en el rumen, así como incrementar el aporte de nitrógeno microbiano al intestino delgado (Sauvant y Van Milgen, 1995), en tanto que la presencia de metabolitos secundarios en las plantas evaluadas podrían inducir a la mitigación en la producción de metano entérico al modificar las poblaciones microbianas en el rumen y, en consecuencia, modificar los productos de la fermentación (ácidos acético, propiónico y butírico) de los carbohidratos del rumen (Gerber et al., 2013), además del efecto nematicida, y que contribuirían a disminuir la carga de parásitos intestinales (Hoste et al., 2006; Mueller, 2006). Las especies forrajeras presentes, claramente diferenciadas por tipo de comunidad, podrían representar una oferta de alimento para el ganado bovino con diferentes características nutricionales que podrían complementarse a lo largo del año para una mejor distribución de la disponibilidad de forraje.

De esta manera, el potencial nutritivo de la vegetación secundaria antes descrito constituye un potencial de uso del pastoreo en este tipo de comunidades vegetales. El evitar el desmonte para inducir monocultivo de pasturas mejoradas al promover este pastoreo de la vegetación natural además de proveer con forraje complementario en épocas críticas permite que su estructura y diversidad de especies fomente una mayor conectividad entre fragmentos de vegetación primaria; la presencia misma de la vegetación secundaria optimiza servicios ambientales como la fijación de nitrógeno, la solubilidad del fósforo y mejorar la actividad biológica del suelo y ofrece hábitat para la fauna silvestre (Murgueitio et al., 2008; 2011).

Conclusiones

Los diferentes estados sucesionales en la vegetación de la selva mediana subcaducifolia influyeron en la calidad y cantidad de alimento potencial para el ganado bovino.

Los estados sucesionales con mayor tiempo de abandono presentaron mejor calidad nutricional, medida a través de la degradabilidad ruminal y concentración de energía metabolizable que se complementan en cantidad de fitomasa potencial con los estados sucesionales más jóvenes donde dominan las Poaceas.

La vegetación de los estados intermedios de sucesión en secas puede ser estratégica para la supervivencia del ganado debido a la mayor abundancia de especies forrajeras resistentes a la sequía, por lo que la vegetación secundaria ofrece alimento suficiente y de alta calidad en los diferentes estados sucesionales en el trópico subhúmedo, con cargas animales ajustadas para el rendimiento de la fitomasa potencial.

Agradecimientos

Se agradece al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología por la beca para doctorado 169443/169443, al Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica (PAPIIT IT101813, IV200715) de la Universidad Nacional Autónoma de México por el financiamiento a esta investigación. Al Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, así como al Rancho Hobonil de la Universidad Autónoma de Yucatán por las facilidades otorgadas. También se agradece a Ignacio Alvarado, Rigoberto Ek por facilitar el espacio para llevar a cabo este estudio. A Juan Carlos Dzid y Christian Herrera por su apoyo en el trabajo de campo. Este trabajo formó parte de la tesis doctoral dentro del Programa en Ciencias de la Producción y de la Salud Animal de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Literatura Citada

Achan G., Febles G., Ruíz T., and Noda A., 2011. Performance of tree species in two arboretums of the Institute of Animal Science. Cuban Journal of Agricultural Science. 45 (4): 439 - 444. [ Links ]

Adjorlolo L., Amaning-Kwarteng, and Fianu F., 2004. Preference of sheep for three forms of Mucuna forage and the effect of the supplementation with Mucuna forage on the performance of sheep. Tropical Animal Health and Production. 36:145 - 156. [ Links ]

Alonso M. A., Torres F. J., Sandoval C. A., Hoste H., Aguilar A. J., and Capetillo C. M. 2009. Sheep preference for different tanniniferous tree fodders and its relationship with in vitro gas production and digestibility. Animal Feed Science and Technology. 151: 75 - 85. [ Links ]

Álvarez M., Córdoba S., Escobar F., Fagua G., Gast F., Mendoza H., Ospina M., Umaña A. M., y Villareal H. 2006. Manual de métodos para el desarrollo de inventarios de biodiversidad. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá, Colombia. [ Links ]

Ankom Technology. S/F. Neutral Detergent Fiber in Feeds - Filter Bag Technique (for A200 and A200I). NDF Method Method 6. [ Links ]

Andrade H., Esquivel H., y Ibrahim M., 2008. Disponibilidad de forrajes en sistemas silvopastoriles con especies arbóreas nativas en el trópico seco de Costa Rica. Zootecnia Tropical. 26 (3): 289 - 292. [ Links ]

AOAC International, 2000. Official Methods of Analysis. 17th ed. AOAC Int., Gaithersburg, MD. [ Links ]

Ayala A. J., Cetina R., Capetillo C., Zapata C., y Sandoval C. A. 2006. Composición química-nutricional de árboles forrajeros. Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. https://www.researchgate.net/publication/277141987_Composicion_Quimica-Nutricional_de_Arboles_Forrajeros . Fecha de consulta: 20 de octubre de 2015. [ Links ]

Bello J., Gallina S., y Equihua M. 2001. Characterization and habitat preferences by white-tailed deer in México. Journal of Range Management. 54: 537 - 545. [ Links ]

Bautista F., Delfín H., Delgado M., y Palacio J. 2004. Técnicas de muestreo para manejadores de recursos naturales. Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma de Yucatán, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología e Instituto Nacional de Ecología, México. http://www2.inecc.gob.mx/publicaciones/download/526.pdf Fecha de consulta: 25 de julio de 2015. [ Links ]

Bonham C, 1989. Measurements for terrestrial vegetation. 1st Edition. John Wiley and Sons, Inc. ISBN 0-71-04880-1. EUA. 352 P. [ Links ]

Cab F., Ortega M., Quero A., Enríquez J., Vaquera H., y Carranco M. 2015. Composición química y digestibilidad de algunos árboles tropicales forrajeros de Campeche, México. Revista Mexicana de Ciencias Agrícolas Pub. Esp. 11:2199-2204. [ Links ]

Castellón M., y Elías A. 2015. Evaluación del peso de inicio en toros en ceba con dietas basadas en foraje de Panicum maximum, cutícula de maní (Arachis hypogaea) y un suplemento proteico-energético. Revista Cubana de Ciencia Agrícola. 49:1 49:1 http://www.ciencia-animal.org/revista-cubana-de-ciencia-agricola/articulos/T49-N1-A2015-P23-ME-Castellon.pdf . Fecha de consulta 22 de noviembre de 2015. [ Links ]

Colwell R. K. 2013. Estimate S: Statistical estimation of species richness and shared species from samples. Version 9.1. [ Links ]

CICC. 2009. 5ª Comunicación Nacional ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Comisión Intersecretarial de Cambio Climático. http://www2.inecc.gob.mx/publicaciones/download/685.pdf . Fecha de consulta: 07 de mayo de 2015. [ Links ]

CICY. 2010. Flora de la Península de Yucatán. Catálogo de la Flora. http://www.cicy.mx/sitios/flora%20digital/indice_busqueda.php . Fecha de consulta: 18 de enero de 2015. [ Links ]

CONAGUA. 2015. Cominsión Nacional del Agua. Península de Yucatán. http://www.conagua.gob.mx/ocpy/ Fecha de consulta: 23 de noviembre de 2015. [ Links ]

Dulphy J. P., and Demarquilly C. 1994. The regulation and prediction of feed intake in ruminants in relation to feed characteristics. Livestock Production Science. 39: 1-13. [ Links ]

ECOCROP. 2007. Food and Agriculture Organization of the United Nations. http://www.fao.org/ag/AGP/AGPC/doc/GBASE/Default.htm . Fecha de consulta: 06 de diciembre de 2016. [ Links ]

Escamilla B. A., Quintal T. F., Medina L. F., Guzman A., Pérez E., y Calvo I. L. 2005. Relaciones suelo-planta en ecosistemas naturales de la península de Yucatán: comunidades dominadas por palmas. In: Bautista F, Palacio G editores Caracterización y manejo de los suelos de la península de Yucatán: Implicaciones Agropecuarias, Forestales y Ambientales. Universidad Autónoma de Campeche, Universidad Autónoma de Yucatán, Instituto Nacional de Ecología. 159-172. [ Links ]

FAO. 2009. El estado mundial de la agricultura y la alimentación. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Roma, Italia. https://www.fao.org.br/download/i0680s.pdf . Fecha de consulta: 25 de mayo de 2015. [ Links ]

FAO. 2013. Tackling climating change through livestock. A global assessment of emissions and mitigation opportunities. Food and Agriculture Organization of the United Nations. Rome, Italy. http://www.fao.org/3/i3437e.pdf . Fecha de consulta: 9 de agosto de 2015. [ Links ]

Ferguson G., Diemont A., Alfaro A., Martin F., Nahed T., Álvarez S., et al. 2013. Sustainability of holistic and conventional cattle ranching in the seasonally dry tropics of Chiapas, México. Agricultural Systems. 120: 38-48. [ Links ]

Flores S., y Espejel I., 1994. Tipos de vegetación de la Península de Yucatán. Universidad Autónoma de Yucatán, Dirección General de Extensión. [ Links ]

Flores S. 2001. Leguminosae. Florística, Etnobotánica y Ecología. Etnoflora Yucatanense. Fascículo 18. Universidad Autónoma de Yucatán. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Yucatán, México. [ Links ]

Flores S., y Bautista F. 2005. Inventario de plantas forrajeras utilizadas por los Mayas en los paisajes geomorfológicos de la peninsula de Yucatán. In: Bautista B, Palacio G editores. Caracterización y manejo de los suelos de la península de Yucatán: Implicaciones Agropecuarias, Forestales y Ambientales. Universidad Autónoma de Campeche, Universidad Autónoma de Yucatán, Instituto Nacional de Ecología, México. 209-219. [ Links ]

Flores S., y Bautista F. 2012. El conocimiento de los mayas yucatecos en el manejo del bosque tropical estacional: las plantas forrajeras. Revista Mexicana de Biodiversidad. 83(2): 503-518. [ Links ]

Garcia E., y CONABIO. 1998. Climas (Clasificación de Köppen, modificado por García), escala 1:1 000 000. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Mexico. [ Links ]

Gerber P., Hederson B., y Makkar H. 2013. Mitigación de las emisiones de gases con efecto invernadero en la producción ganadera. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Roma, Italia. UK. http://www.fao.org/docrep/019/i3288s/i3288s.pdf . Fecha de consulta: 13 de noviembre de 2015. [ Links ]

Gleen-Lewin D. C., Peet R. K., and Veblen T. T. 1992. Plant succession. Theory and prediction. Chapman & Hall. Cambridge, UK. 359 p. [ Links ]

González P., Torres J., and Sandoval C. 2014. Adapting bite coding grid from small ruminants browsing a deciduous tropical forest. Tropical and Subtropical Agroecosystems, 17: 63-70. [ Links ]

Gutiérrez B., Ortiz D., Flores J., y Zamora C. 2012. Diversidad, estructura y composición de las especies leñosas de la selva mediana subcaducifolia del Punto de Unión Territorial (PUT) de Yucatán, México. Polibotánica. 33: 151 - 174. [ Links ]

Hoste H., Jackson F., Athanasiadou S., Thamsborg S. M., and Hoskin S. O. 2006. The effects of tannin-rich plants on parasitic nematodes in ruminants. Trends in Parasitology 22: 253-261. [ Links ]

Ku J. C., Ramírez L., Jiménez G., Alayón J. A., et al. 1999. Árboles y Arbustos para la producción animal en el trópico mexicano. En: Agroforestería para la Producción Animal en Latinoamérica. Estudio FAO Producción y Sanidad Animal 143, Roma, Italia. [ Links ]

Kovach L. 2007. MVSP-A MultiVariate Statistical Package for Windows, ver. 3.1. Kovach Computing Services, Pentraeth, Wales, U.K. [ Links ]

Jackson F., Barry T., Lascano C., and Palmer B. 1996. The extractable and bound condensed tannin content of leaves from tropical tree, shrub, and forage legumes. Journal of the Science Food and Agriculture. 71 (1): 103-110. [ Links ]

LEAD. 2006. The Livestock Environment and Development. Livestock long shadow. Environmental issues and option. Food and Agriculture Organization of the United Nations. http://www.fao.org/docrep/010/a0701e/a0701e00.HTM . Fecha de consulta: 28 de octubre de 2015. [ Links ]

Lecco. 2013. TruMac CN. Carbon/Nitrogen Determinator. Instruction Manual. Version 1.3x. Part number 200-725 No. HQ-Q-994. Lecco Corporation. [ Links ]

López M., Rivera J., Ortega L., Escobedo J., Magaña M., Sanginés R., and Sierra A. 2008. Quintana Roo Nutritional composition and antinutritional factor content of twelve native forage species from northern Quintana Roo, Mexico. Técnica Pecuaria México. 46 (2): 205-215. [ Links ]

Magurran A. E. 1988. Ecological Diversity and its Measurement. London, Chapman and Hall. 178 P. [ Links ]

Makkar H., and Becker K. 1993. Vanillin-HCl method for condensed tannins: efect of organic solvents used for extraction of tannins. Journal of Chemical Ecology. 19 (4): 613-621. [ Links ]

Mizrahi A., Ramos M., and Osorio J. 1997. Composition, structure and mangament potential of secondary dry tropical vegetation in two abandoned henequen plantations of Yucatan, México. Forest Ecology and Mangement 94: 79-88. [ Links ]

Mueller-Dombois D., and Ellenberg H. 1974. Aims and methods of vegetation ecology. Jhon Wiley & Sons, New York. USA. 547 p. [ Links ]

Mueller, H. 2006. Review. Unravelling the conundrum of tannins in animal nutrition and health. Journal of the Science of Food and Agriculture. 86: 2010-2037. [ Links ]

Murgueitio, E., Ibrahim M., Molina H., Molina D., y Molina J. 2008. Ganadería del futuro: Investigación para el desarrollo. Fundación CIPAV. Murguetitio E., Cuartas C., y Naranjo J. Calí, Colombia. http://www.cipav.org.co/pdf/noticias/PaginasSSPCIPAV.pdf . Fecha de consulta: 10 de marzo de 2015. [ Links ]

Murgueitio E., Call Z., Uribe F., Calle A., and Solorio B., 2011. Native trees and shrubs for the productive rehabilitation of tropical cattle ranching lands. Forest Ecology and Management 261: 1654-1663. [ Links ]

Nahed J., Valdivieso A., Aguilar R., Cámara J., and Grande D. 2013. Silvopastoral systems with traditional mangament in southeastern México: a prototype of livestock agroforestry for cleaner production. Journal for Cleaner Production 57: 266-279. [ Links ]

NAS (National Academic Science). 1979. Tropical legumes: resources for the future. Washington D. C. 331 p. [ Links ]

Ørskov, E., Hovell F., and Mould F. 1980. The use of the nylon bag technique for the evaluation of feedstuffs. Tropical Animal Production. 5 (3): 195-213. [ Links ]

Osorio A., y Marfil A., 1999. Caracterización de la ganadería lechera del estado de Yucatán, México. Revista Biomédica 10, 217-227. [ Links ]

Palma J., Nahed J., y Sanginés L., 2011. Agroforestería pecuaria en México. Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. México. [ Links ]

Pettit J., Casanova F., Solorio J., y Ramírez L. 2011. Producción y calidad de hojarasca en bancos de forraje puros y mixtos en Yucatán, México. Revista Chapingo. Serie Ciencias Forestales y del Ambiente. 17 (1): 165-178. http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=62917370015 . Fecha de consulta: 04 de diciembre de 2016. [ Links ]

Pinto R., Gómez H., Martínez B., Hernández A., Medina F., Ortega L., and Ramírez L. 2004. Forage pecies utility in silvopastoral system in the valley central of Chiapas. Avances en Investigación Agropecuaria. 8 (2):53-67. [ Links ]

Rico-Gray V., Chemás A., and Mandujano S., 1991. Uses of tropical deciduos forest species by the yucatecan maya. Agroforestry Systems 14: 149-161. [ Links ]

Rojas S., Olivares J., Quiroz F., Villa A., Cipriano M., Camacho L., and Reynoso A. 2016. Diagnosis of the palatability of fruits of three fodders trees in ruminants. Ecosistemas y Recursos Agropecuarios 3 (7): 121-127. [ Links ]

Romero A., and Duarte J. 2012. Identification and nutritional valuation of frequently consumed plant species by sheep and goat grazing on the Tatacoa desert, Huila, Colombia. Agroforestería Neotropical. 2 (1). 2012. http://repository.ut.edu.co/handle/001/1282 . Fecha de consulta: 04 de diciembre de 2016. [ Links ]

Sadi S., Shanmugavelu, Azizan A., Abdullah F., Wan M., and Humrawali K. 2015. Effects of Ischaemum rugosum-Gliricidia sepium diet mixtures on growth performance, digestibility and carcass characteristics of Katjang crossbred goat. Journal of Tropical Agricultural and Food Science. 43 (2): 179-190. [ Links ]

SAS (Satistical Analysis Systems Institute). 2000. Users Guide Statistic, SAS Institute, Cary, North Carolina. (Version 8,1). 646 p. [ Links ]

Sauvant D., and Van Milgen J. 1995. Dynamic aspects of carbohydrate and protein breakdown and the associated microbial matter synthesis. In: W. von. Englehardt S, Leonhard-Marek, Breves G, Diesecke D (eds). Ruminant Physiology: Digestion, Metabolism, Growhth and Reproduction. Ferdinand Enke Verlag, Stuttgart, Germany. pp: 71-91. [ Links ]

Sørensen T. 1948. A method of establishing groups of equal amplitude in plant sociology based on similarity of species content and its application to analyses of the vegetation on Danish commons. Biologiske Skrifter (K Danske Vidensk. Selsk. NS). 5: 1-3. [ Links ]

Sosa R., Sansores L., Zapata B., y Ortega R. 2000. Composición botánica y valor nutricional de la dieta de bovinos en un área de vegetación secundaria en Quintana Roo. Técica Pecuaria en México. 38 (2): 105-117. [ Links ]

Van Soest P. J., Robertson J. B., and Lewis B. A. 1991. Methods for dietary fiber, neutral detergen fiber, and nonstarch polysaccharides in relation to animal nutrition. Journal of Dairy Science. 74 (10): 3583-3597. [ Links ]

Vásquez F., Pezo D., Mora-Delagado J., y Skarpe Ch. 2012. Selectividad de especies forrajeras por bovinos en pastizales seminaturales del trópico centroamericano: un estudio basado en la observación sistemática del pastoreo. Zootecnia Tropical. 30 (1): 63-80. [ Links ]

Velázquez M., López O., Hernández M., Díaz R., Pérez E., and Gallegos S. 2010. Foraging behavior of heifers with or without social models in an unfamilar site containing high plant diversity. Livestock Sicence. 131: 73-82. [ Links ]

Velázquez M., López S., Hernández O., Díaz P., Pérez S., and Gallegos J. 2011. Chemical and nutritional characterization of different species native to a site grazed by calves in north Veracruz. Abanico Veterinario. 1 (1): 16-20. [ Links ]

Villegas D., Bolaños M., y Olguín P. 2001. Ganadería en México. I.5.1. Temas selectos de geografía en México. Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Geografía. Plaza y Valdez Editores, SA de CV. 157 p. [ Links ]

Zamora P., García G., Flores J., y Ortíz J. 2008. Estructura y composición florística de la selva mediana subcaducifolia en el sur del estado de Yucatán, México. Polibotánica: 26, 39-66. [ Links ]

Zamora C., Flores G., y Ruenes M., 2009. Flora útil y su manejo en el cono sur del Estado de Yucatán, México. Polibotánica. 28: 227-250. [ Links ]

Recibido: Mayo de 2016; Aprobado: Noviembre de 2016

* Autor responsable: grebeles@unam.mx

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons