SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.85 issue3Thermal quality along an altitudinal gradient for a lizard community in Sierra del Ajusco and Pedregal de San Ángel, MexicoEcological evaluation of air and water habitats in the Great Cavern of Santo Tomás, Cuba author indexsubject indexsearch form
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Revista mexicana de biodiversidad

On-line version ISSN 2007-8706Print version ISSN 1870-3453

Rev. Mex. Biodiv. vol.85 n.3 México Sep. 2014

http://dx.doi.org/10.7550/rmb.38518 

Ecología

 

Incremento en la distribución y primer registro de anidación de la paloma de collar (Streptopelia decaocto) en la península de Baja California, México

 

Increasing distribution and first nesting record of the Eurasian collared-dove (Streptopelia decaocto) in Baja California Peninsula, Mexico

 

Romeo Tinajero y Ricardo Rodríguez-Estrella*

 

1 Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste. Instituto Politécnico Nacional 195, Col. Playa Palo de Santa Rita Sur, 23096 La Paz, Baja California Sur, México. * estrella@cibnor.mx

 

Recibido: 21 mayo 2013
Aceptado: 26 febrero 2014

 

Resumen

Documentamos diversos registros recientes de la paloma de collar Streptopelia decaocto, especie exótica, invasora en diversos ranchos, pueblos y ciudades de la península de Baja California. Nuestro primer registro de la especie en Baja California Sur (BCS) lo tuvimos en el otoño de 2008, y a partir de entonces registramos un incremento de la presencia de esta especie en 64% de las localidades (N= 100). Presentamos los primeros 2 registros de anidación de la especie en BCS, con lo que confirmamos el establecimiento de la especie en el estado, con su expansión a otras localidades del sur de la península. Discutimos y proponemos algunas variables que han ayudado a su colonización.

Palabras clave: paloma exótica, hábitat, nido, asentamientos humanos, desierto, presencia de aves.

 

Abstract

We report the presence of Eurasian collared-dove Streptopelia decaocto in many towns, villages and ranches of Baja California Peninsula. Our first record was in fall 2008 and since then, we have found an increase in number and distribution of this dove in several locations of the peninsula, with presence in 64% of the total human settlements we surveyed throughout the peninsula (N= 100). We also present information on the first 2 active nests in Baja California Sur. Eurasian collared-dove is breeding in the Baja California Peninsula at the present and is increasing its distribution into the peninsula tightly linked to human altered habitats.

Key words: exotic dove, habitat, nest, human settlements, desert, bird occurrence.

 

Introducción

La paloma de collar Streptopelia decaocto (Columbiformes) es originaria de la India, Sri Lanka y Myanmar (Romagosa y McEneaney, 1999) y es considerada una de las especies de aves con mayor potencial invasor, debido a que en años recientes ha expandido su distribución en diferentes lugares de Europa y América (Fisher, 1953; Smith, 1987; Hengeveld, 1988; Romagosa y McEneaney, 1999; Romagosa y Labisky, 2000; Fujisaky et al., 2010). La alta capacidad de invasión que presenta S. decaocto está explicada por: 1) se reproduce durante todo el año, llegando a tener hasta 6 nidadas por año, usualmente 4, con una puesta de 1 a 2 huevos y un rápido desarrollo; ya que los pollos hacen su primer vuelo entre los 15 y 20 días después de la eclosión (Kaufman,1996; Baicich y Harrison, 2005); 2) su alimentación consiste en granos de varios cultivos, semillas de plantas, frutos, insectos pequeños y sobras de alimento suministrado por la gente (Burton, 1995; Kaufman, 1996); y 3) prefiere hábitats urbanos y suburbanos degradados (Kaufman, 1996; Fujisaki et al., 2010). Se reconoce que dado su alto potencial de invasión esta especie representa 2 amenazas potenciales para la avifauna nativa: 1) la competencia por recursos como alimento, sitios de forrajeo y anidación, aunque esto es aún controversial (Romagosa y Labisky, 2000; Poling y Hayslette, 2006); y 2) la transmisión de enfermedades como el circovirus, el paramyxovirus de la paloma, el virus del Nilo y el de Newcastle (Terregino et al., 2003; Kubicek y Taras, 2005; Schuler et al., 2012).

El proceso de invasión de la paloma de collar en Europa ha sido ampliamente documentado por Fisher (1953). A inicios del siglo XVI se presentó en Siria y Turquía (Hengeveld y Van Den Bosch, 1991), restringiendo su distribución en estos países hasta principios de 1900 cuando se documenta su expansión al noroeste de Europa y Rusia (Hengeveld y Van Den Bosch, 1991). Para 1911, ya había colonizado Grecia; en 1912, Serbia; 1930, Yugoslavia y Sarajevo; 1940, Polonia; 1945, Alemania e Italia; llegando en 1950 a Francia, Dinamarca, Holanda, Suecia y Suiza (Fisher, 1953). En 1974 fue introducida en el continente americano, en las Islas Bahamas (Smith, 1987; AOU, 1998), de donde se escaparon algunos individuos entrando a la península de Florida a principios de 1980 (Smith, 1987). Posteriormente, se expandió rápidamente en los EUA donde ahora es común en gran parte de su territorio (Hampton, 2006; Fujisaki et al., 2010). En la actualidad, su distribución comprende varios países de América como Cuba, Saint Kitts, Dominica, Guadalupe, EUA y México, entre otros (Smith, 1987; AOU, 1998; Romagosa y Labisky, 2000). En México, S. decaocto fue registrada a partir del año 2000, y desde entonces se ha expandido por diferentes estados como en Baja California Sur, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas, Sinaloa, Veracruz, Quintana Roo y Yucatán (Garza de León et al., 2007; Álvarez-Romero et al., 2008; Chablé-Santos et al., 2012). También está registrada en Hidalgo (Ortiz-Pulido et al., 2010; Valencia-Herverth et al., 2011), Sonora (Villaseñor-Gómez et al., 2010) y Querétaro (Pineda-López y Malagamba, 2011). El primer registro en la península de Baja California se hizo el 5 de mayo de 2001 en el campo Mosqueda (32°09'34" N y 115°16'28" O) ubicado en el delta del río Colorado (Hamilton et al., 2001). Otros 3 registros se hicieron en 2003, uno en Mexicali (32°37'29" N, 115°26'35" O) el 13 de enero, otro el 5 febrero en El Rosario (30°03'53" N, 115°43'9" O) y el tercero se registró el 6 de marzo de 2003 en Cucapá El Mayor (32°07'30" N, 115°16'23" O), en el Valle de Mexicali (Erickson et al., 2003). Otros registros más al sur son para Guerrero Negro (24 de junio de 2004, 4 individuos observados) y Villa Jesús María (24 de junio de 2004, 5 individuos observados) (Erickson et al., 2004). Estos autores documentaron a la paloma de collar como poco común. En este trabajo presentamos el primer registro de anidación de S. decaocto en la península de Baja California, así como registros recientes que muestran un incremento de su distribución en Baja California Sur. Se presenta información sobre las variables ambientales en los sitios que parecen relacionarse a la presencia de la especie.

 

Materiales y métodos

El estudio se realizó en la península de Baja California, desde la ciudad de Ensenada (31°51'36" N) en Baja California hasta el sur en el ejido Agua Caliente, Baja California Sur (23°26'33" N) (Fig. 1). Se hicieron muestreos específicos buscando a individuos de la paloma de collar, así como sus nidos, tanto en vegetación natural como en zonas con influencia humana, en zonas agrícolas y en poblados de distinto tamaño y grado de urbanización. En la península de Baja California predomina la vegetación del tipo matorral xerófilo como el micrófilo, sarcocrasicaule y rosetófilo. Las especies arbustivas y cactáceas que predominan son de tallos carnosos, tales como el torote (Bursera spp.), mezquite (Prosopis spp.), palo Adán (Fouquieria diguetii), palo verde (Cercidium microphylum), palo blanco (Lysiloma candidum), lomboy (Jatropha cinerea), cardón (Pachycereus pringleii), pitaya agria (Stenocereus gummosus), pitaya dulce (Lemaireocereus turberi), garambullo (Lophocereus schottii) y choya (Opuntia choya) (Wiggins, 1980). En algunas sierras como San Pedro Mártir, de Juárez y de la Laguna se encuentran bosques de coníferas, pino-encino y encino-pino (Wiggins, 1980). La distribución de las zonas agrícolas y urbanas es dispersa y en forma de parches dentro de la gran extensión del desierto, aunque algunas ciudades y zonas agrícolas son grandes (Rodríguez-Estrella, 2007). La península de Baja California es una de las últimas grandes extensiones del territorio nacional en donde la presión antrópica hacia los recursos naturales es, en general, todavía muy baja, pero donde el número y tamaño de zonas agrícolas y de zonas urbanas y suburbanas se ha incrementado recientemente (Rosete et al., 2008).

Durante la realización de censos de aves terrestres por la técnica de puntos fijos en el periodo 2005-2008, es hasta el otoño del 2008 que se registraron varios individuos de paloma de collar en el poblado de La Purísima y en la ciudad de La Paz, principalmente durante los meses de octubre y noviembre. Posteriormente, en 2009 se registraron 2 palomas de collar en un rancho agrícola próximo a Ciudad Constitución. De 2009 al 2011 se hicieron seguimientos buscando a la paloma en cada sitio que se visitaba. A partir de 2012 y hasta diciembre de 2013, se realizó un estudio específico para censar a la paloma de collar en poblados y ciudades de la península, recorriendo también los ranchos en zonas agrícolas. En total, se recorrieron y censaron 100 localidades (Cuadro 1, Apéndice 1). Se hicieron recorridos por diversos asentamientos humanos, seleccionando calles con poco tránsito vehicular que cruzaran todo el pueblo, y desde donde se tuviera una buena vista del sitio en distintas direcciones. Los recorridos se realizaron en un vehículo a una velocidad menor de 20 km/h, donde 2 personas registraron a todos los individuos de paloma de collar encontrados, utilizando binoculares (Zeiss 10 x 42). Los recorridos se hicieron a distintas horas, tanto en la mañana como en la tarde, repitiendo los recorridos en la tarde para corroborar en aquellos donde no se hubieran registrado individuos en la mañana. Al final, encontramos que las mejores horas para censarlas fue en las mañanas de 8:00 a 11:00 h, y por las tardes una hora antes de la puesta de sol. Se tomaron fotografías de las palomas como evidencia. La identificación de la especie se hizo con base en sus características de plumaje y canto (Smith, 1987), pero su collar, silueta y forma de la cola la hacen muy fácil de identificar, y es posible diferenciarla fácilmente de las otras palomas comunes de tamaño similar que habitan la península, como la paloma huilota (Zenaida macoura) y la paloma de ala blanca (Zenaida asiatica). Se registró el nombre de la localidad recorrida, la fecha de observación y el número de individuos observados, en el caso de que hubiera habido presencia de la especie. Como una forma de evaluar algunos factores que pueden incidir en la presencia, y posterior colonización, en los sitios por la paloma de collar, se consideró el tipo de poblado, y si tenía o no cultivos asociados o establos o si eran ranchos; también se consideró el tamaño del poblado clasificándolos como ciudades grandes
(> 15 000 habitantes), poblados de tamaño mediano (1 000-15 000 habitantes), pequeños (501-1 000 habitantes) y muy pequeños (< 500 habitantes). Se relacionó la presencia de la paloma de collar con estas variables, con el fin de determinar la existencia de un patrón. Se utilizó una prueba de Chi-cuadrada, para determinar si la abundancia de la paloma de collar se relaciona significativamente a alguno de los hábitats específicos registrados alrededor de los poblados, así como si su abundancia se relaciona al tamaño de los poblados. Revisamos la página de aVerAves (Ebird, 2014), con el propósito de compilar información de la presencia de la paloma de collar en aquellos poblados donde no realizamos censos, pero esta información no pudo utilizarse en nuestros análisis, debido a que el método de muestreo que utilizamos no fue aplicado por ninguno de los observadores de aves que se registraron en los sitios indicados. Se presentan los datos compilados de esta página como una referencia adicional de la presencia de la especie en la península de Baja California (Apéndice 2).

 

Resultados

Entre los años 2008 y 2013 registramos a S. decaocto en 64 de las 100 localidades estudiadas (64%) durante prácticamente todo el año, tanto en la época de reproducción como en la de migración de aves dentro de la península (Cuadro 1). Encontramos a las palomas de collar en 3 ciudades grandes: Ensenada, La Paz y Ciudad Constitución; en 16 (25%) poblados de tamaño mediano; en 11 de tamaño pequeño (17.2%) y en 34 de tamaño muy pequeño (53.1%) (Figs. 1, 2a). Un 43% de las localidades donde se encontró a la paloma de collar (N= 27) tenía solamente cultivos alrededor y 29% de los poblados presentaban cultivos y vegetación natural alrededor de ellos (Fig. 2b). Estas 2 categorías en conjunto, es decir, el 72% de los poblados con agricultura en algún grado, contenían palomas de collar. En 17 de estos sitios, la vegetación natural los rodeaba, y sólo 2 localidades contenían huertos familiares y vegetación natural (Fig. 2b). Se encontró que la paloma de collar se relaciona más a este tipo de ambientes o "hábitats" humanizados, sitios con cultivos alrededor, aunque puedan estar rodeados de vegetación natural (X2= 42.79; g. l.:3; p< 0.001).

La paloma de collar estuvo presente en prácticamente todo el estado de Baja California y en gran parte de Baja California Sur, particularmente en poblados y ciudades como La Paz, Ciudad Constitución, Ciudad Insurgentes y Villa Morelos. No registramos a la paloma de collar en 36 poblados, los cuales fueron, en general, pueblos pequeños con pocos habitantes (Cuadro 1; Fig. 1; Apéndice 1). La mayor abundancia de palomas fue encontrada en el estado de Baja California Sur comparado con el de Baja California (Cuadro 1). La abundancia más alta de paloma de collar se registraron en 7 poblados de Baja California Sur: rancho agrícola del Valle de Santo Domingo (180), Villa Morelos (123), Guerrero Negro (117), San Ignacio (115), ejido Laguneros (56), Alfredo V. Bonfil (52) y Chametla (52) (Fig. 1). Tres de estos poblados son de tamaño muy pequeño: rancho agrícola del Valle de Santo Domingo, ejido Laguneros y Alfredo V. Bonfil; uno de tamaño pequeño (San Ignacio) y 3 medianos (Guerrero Negro, Villa Morelos y Chametla) (Fig. 1). Es decir, en general las mayores abundancias se registraron en poblados de tamaño mediano y muy pequeño, pero no fueron significativas las diferencias entre tamaños de poblados (X2= 3.72; g. l.= 9; p= 0.9).

La probabilidad de encontrar a la paloma de collar se incrementa en pueblos que están rodeados o cercanos a áreas agrícolas. Lo mismo sucede con su abundancia. Ejemplos de estos poblados son el Valle de San Quintín, Vizcaíno, Valle de Santo Domingo, Chametla, El Carrizal y Los Planes (Fig. 1). Otra proporción de poblados pequeños y medianos que tienen presencia de palomas, pero que no tienen áreas agrícolas aledañas, sí tienen otras actividades humanas que benefician a las palomas, tales como la cría de ganado en traspatios, es decir, pequeños establos con aves, ganado porcino y vacuno, y recursos alimenticios como desperdicios de granos en almacenes y alimento proporcionado por las personas, entre otros (Fig. 3). Esto denota un patrón que se relaciona con que en los poblados en donde no se encuentra a la paloma de collar, son aquellos que tienen zonas de vegetación natural en su mayor porción y donde no hay zonas agrícolas (Fig. 2b).

Es relevante que no hemos registrado a la especie en ninguno de los puntos de observación fijos para observación de aves en vegetación natural (n= 350 puntos; Rodríguez-Estrella, 1997; RRE datos no publicados para 2005-2011) ni en aproximadamente 3 200 km recorridos con vegetación natural al desplazarnos entre poblados a lo largo de la península durante este estudio.

El 29 de julio de 2012 encontramos en un rancho agrícola de Ciudad Constitución un nido activo de paloma de collar. El nido fue colocado entre las ramas de un pino salado (Tamarix spp), a una altura de 1.7 m, utilizando ramillas del mismo árbol para su construcción. El nido contenía un huevo y para el 13 de agosto ya había un pollo volantón de aproximadamente 15 días de edad (Figs. 4a, b), por lo que consideramos que el nido fue exitoso. El 19 de mayo de 2013 encontramos en un terreno de cultivo de Ciudad Constitución un nido activo de paloma de collar. El nido fue colocado entre las ramas de un palo fierro (Prosopis palmeri), a una altura de 1.0 m. En este nido las palomas utilizaron ramas diversas y zacate para su construcción. El nido contenía 2 pollos volantones de aproximadamente 20 días de edad, el cual lo consideramos también exitoso (Figs. 4c, d). Estos son los primeros registros comprobados y documentados de anidación de la especie para la península de Baja California Sur. Asimismo, registramos otros eventos reproductivos en 2013, tales como el ocurrido el 18 de febrero en el poblado Alfredo V. Bonfil, donde se observó una pareja en cortejo y en comportamiento de defensa de un nido. El 11 de marzo se observó la cópula de una pareja de palomas en el rancho El Mezquital y el 9 de abril una pareja en cortejo en la ciudad de La Paz.

 

Discusión

La paloma de collar se ha expandido rápidamente en la península de Baja California, ya que se documentó por primera vez en 2001 en el norte de Baja California y para 2004 se registró en la mitad de la península, en Guerrero Negro, Baja California Sur (Erickson et al., 2003, 2004). Para el año 2008 nosotros la encontramos por primera vez en la parte media central (La Purísima) y en el sur de Baja California Sur (La Paz), principalmente en la época de invierno y migratoria. En 2012 registramos por primera vez la anidación de la especie en la península, en la parte meridional de Baja California Sur. En 2013, volvimos a tener otro registro de anidación. Actualmente, se encuentra distribuida en gran parte de la península durante todo el año, tanto en la época de reproducción como en la época migratoria. En aVerAves no encontramos ningún comentario de reproducción ni de anidación. De especial relevancia son, por tanto, estos primeros registros de anidación de la especie en la península y el comportamiento de cortejo, cópulas y territorial, puesto que son un fuerte indicio para considerar que la especie ha colonizado y se ha establecido ya en la península. Nuestros resultados muestran que tanto para la presencia como para su abundancia, las condiciones que le favorecen son las mismas que le han favorecido en otros sitios y que parecen ser los factores clave en la colonización de sitios por la especie y su rápida invasión, que es el desarrollo de hábitats alterados por la actividad humana (Fujisaki et al., 2010). Estas condiciones son el incremento de zonas agrícolas y de poblados rurales; con campos agrícolas y establos; así como de ciudades que contienen alimento y agua durante todo el año. Se ha encontrado que una vez que la paloma de collar se reproduce en algún sitio, la colonización y expansión de la especie suceden de manera muy rápida por ser altamente invasiva (Fujisaki et al., 2010). La paloma de collar se ha expandido rápidamente en el continente americano a partir de los primeros registros en Florida en 1980 (Smith, 1987), encontrándose en marzo de 2000 ya en Arizona (Jenness, 2005).

Nuestros resultados muestran que la paloma de collar se encuentra ya establecida en la península de Baja California, por lo que es necesario implementar un programa de monitoreo que permita documentar el proceso de invasión en esta región desértica. Es importante considerar que en el país se han generado pocas investigaciones sobre el establecimiento de la especie y, en general, son reportes de registros aislados y de sitios muy localizados, por lo que más estudios en distintas regiones del país ayudarán a comprender el proceso de expansión de la paloma de collar. Es importante también evaluar si la paloma de collar transmite a la avifauna nativa distintas enfermedades de las que se sabe es portadora, tales como circovirus (Kubicek y Taras, 2005), paramyxovirus (Schuler et al., 2012), virus de Newcastle (Terregino et al., 2003) y el virus del Nilo (Savini et al., 2012). Estos virus pueden producir efectos severos en la avifauna nativa. Es importante realizar los estudios y diagnósticos porque pueden cambiar la situación de algunas especies nativas en un futuro cercano.

 

Agradecimientos

Agradecemos el apoyo en campo de Abelino Cota, Alejandra Partida, Efrén Villavicencio y Angélica Martínez. A Conabio por la beca posdoctoral a RTH. Los proyectos SEP-Conacyt (155956), Conabio JE018 y del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste concedidos a RRE, permitieron realizar esta investigación.

 

Literatura citada

Álvarez-Romero, J. G., R. A. Medellín, A. Oliveras de Ita, H. Gómez de Silva y O. Sánchez. 2008. Animales exóticos en México: una amenaza para la biodiversidad. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Instituto de Ecología, UNAM, Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, México, D. F. 518 p.         [ Links ]

AOU (American Ornithologists' Union). 1998. Check list of North American birds. Seventh edition. American Ornithologists' Union. Allen Press, Washington D. C. 829 p.         [ Links ]

Baicich, P. J. y C. J. Harrison. 2005. Nest, eggs, and nestlings of North American birds. Second edition. Princeton University Press. Princeton, New Jersey. 416 p.         [ Links ]

Burton, J. F. 1995. Birds and climate change. Christopher Helm. Bedford Row, London. 376 p.         [ Links ]

Chablé-Santos, J., E. Gómez-Uc y S. Hernández-Betancourt. 2012. Registros reproductivos de la paloma de collar (Streptopelia decaocto) en Yucatán, México. Huitzil 13:1-5.         [ Links ]

Ebird. 2014. eBird: Una base de datos en línea para la abundancia y distribución de las aves [aplicación de internet]. eBird, Ithaca, New York. http://www.ebird.org; última consulta: 21.I.2014.         [ Links ]

Erickson, R. A., R. A. Hamilton, E. Palacios y R. Carmona. 2003. Baja California peninsula. North American Birds 57:260-262.         [ Links ]

Erickson, R. A., R. A. Hamilton, E. Palacios y R. Carmona. 2004. Baja California peninsula. North American Birds 58:437-439.         [ Links ]

Fisher, J. 1953. The collared turtle dove in Europe. British Birds 46:153-181.         [ Links ]

Fujisaki, I., E. V. Pearlstine y F. J. Mazzotti. 2010. The rapid spread of invasive Eurasian collared doves Streptopelia decaocto in the continental USA follows human-altered habitats. Ibis 152:622-632.         [ Links ]

Garza de León, A., I. Morán, F. Valdés y R. Tinajero. 2007. Coahuila. In Avifaunas estatales de México, R. Ortiz-Pulido, A. Navarro-Sigüenza, H. Gómez de Silva, O. Rojas-Soto y T. A. Peterson (eds.). CIPAMEX (Sociedad para el Estudio y Conservación de las Aves en México A. C.), Pachuca, Hidalgo, México. p. 98-136.         [ Links ]

Hamilton, R. A., R. A. Erickson y E. Palacios. 2001. Baja California peninsula. North American Birds 55:359-360.         [ Links ]

Hampton, S. 2006. The expansion of the Eurasian collared-dove into the central Valley of California. CVBC Bulletin 9:7-14.         [ Links ]

Hengeveld, R. 1988. Mechanisms of biological invasions. Journal of Biogeography 15:819-828.         [ Links ]

Hengeveld, R. y F. Van Den Bosch 1991. The expansion velocity of the collared dove Streptopelia decaocto population in Europe. Ardea 79:67-72.         [ Links ]

Jenness, D. 2005. Eurasian collared-dove in Arizona. Arizona Field Ornithologists 1:10-11.         [ Links ]

Kaufman, K. 1996. Lives of North American birds. Houghton Mifflin Company. New York. 675 p.         [ Links ]

Kubicek, O. y L. Taras. 2005. Incidence of pigeon circovirus in Eurasian collared-dove (Streptopelia decaocto) detected by nested PCR. Acta Veterinaria Brno 74:361-368.         [ Links ]

Ortiz-Pulido, R., J. Bravo-Cadena, V. Martínez-García, D. Reyes, M. Mendiola-González, G. Sánchez y M. Sánchez. 2010. Avifauna de la reserva de la biosfera Barranca de Metztitlán, Hidalgo, México. Revista Mexicana de Biodiversidad 81:373-391.         [ Links ]

Pineda-López, R. y A. Malagamba. 2011. Nuevos registros de aves exóticas en la ciudad de Querétaro, México. Huitzil 12:22-27.         [ Links ]

Poling, T. D. y S. E. Hayslette. 2006. Dietary overlap and foraging competition between mourning doves and Eurasian collared-doves. Journal of Wildlife Management 70:998-1004.         [ Links ]

Rodríguez-Estrella, R. 1997. Factores que condicionan la distribución y abundancia de las aves terrestres en Baja California Sur, México: el efecto de los cambios al hábitat por actividad humana. Tesis doctoral, Universidad Autónoma de Madrid, Madrid. 301 p.         [ Links ]

Rodríguez-Estrella, R. 2007. Land use changes affect distributional patterns of desert birds in the Baja California peninsula, Mexico. Diversity and Distributions13:877-889.         [ Links ]

Romagosa, C. M. y T. McEneaney. 1999. Eurasian collared-dove in North America and the Caribbean. North American Birds 53:348-353.         [ Links ]

Romagosa, C. M. y R. F. Labisky. 2000. Establishment and dispersal of the Eurasian collared-dove in Florida. Journal of Field Ornithology 71:159-166.         [ Links ]

Rosete, F. A. V., J. L. D. Pérez y G. Bocco. 2008. Cambio de uso del suelo y vegetación en la península de Baja California, México. Boletín del Instituto de Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México 67:39-58.         [ Links ]

Savini, G., G. Capelli, F. Monaco, A. Polci, F. Russo, A. Di. Gennaro, V. Marini, L. Teodori, F. Montarsi, C. Pinoni, M. Pisciella, C. Terregino, S. Marangon, I. Capua y R. Lelli. 2012. Evidence of West Nile virus lineage 2 circulation in Northern Italy. Veterinary Microbiology 158:267-273.         [ Links ]

Schuler, K. L., D. E. Green, A. E. Justice-Allen, R. Jaffe, M. Cunningham, N. J. Thomas, M. G. Spalding y H. S. Ip. 2012. Expansion of an exotic species and concomitant disease outbreaks: pigeon paramyxovirus in free-ranging Eurasian collared doves. EcoHealth 9:163-170.         [ Links ]

Smith, P. W. 1987. The Eurasian collared-dove arrives in the Americas. American Birds 41:1371-1379.         [ Links ]

Terregino, C., G. Cattoli, B. Grossele, E. Bertoli, E. Tisato y I. Capua. 2003. Characterization of Newcastle disease virus isolates obtained from Eurasian-collared doves (Streptopelia decaocto) in Italy. Avian Pathology 32:63-68.         [ Links ]

Valencia-Herverth, J., R. Valecia-Herverth, Ma. E. Mendiola-González, M. Sánchez-Cabrera y M. A. Martínez-Morales. 2011. Registros nuevos y sobresalientes de aves para el estado de Hidalgo, México. Acta Zoológica Mexicana (nueva serie) 27:843-861.         [ Links ]

Villaseñor-Gómez, J., O. Hinojosa-Huerta, E. Gómez-Limón, D. Krueper y A. Flesch. 2010. Avifauna. In Diversidad biológica de Sonora, F. Molina-Freaner y T. Van Devender (eds.). Universidad Nacional Autónoma de México/Conabio. México, D. F. 449 p.         [ Links ]

Wiggins, I. L. 1980. Flora of Baja California. Stanford University Press, Stanford California. 1025 p.         [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License