SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.8 número23La productividad y el desarrollo en América Latina dos interpretacionesProspectiva petrolera a 2025 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Economía UNAM

versión impresa ISSN 1665-952X

Economía UNAM vol.8 no.23 México may./ago. 2011

 

Artículos

 

El BRIC, el BRICS y México

 

From BRICS to BRICS and Mexico

 

Jorge Eduardo Navarrete

 

* Economista y diplomático mexicano. Coordina el Programa Prospectiva Global-Estudio de Futuros en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM. México. joreduna@servidor.unam.mx.

 

Resumen

El BRIC, el BRICS y México cuenta dos historias paralelas: la imaginativa construcción mercadológica de Goldman Sachs -la famosa e infame corporación de servicios financieros- y la integración de un novísimo organismo intergubernamental, integrado por cinco economías emergentes de creciente dimensión e influencia en la economía mundial. La primera se traza a partir de los documentos que, desde 2001, Goldman Sachs ha publicado en su portal y en las acciones y reacciones que los mismos han suscitado. La segunda se recorre con base en los documentos surgidos de las tres reuniones de los líderes de esos países en Ekaterimburgo (2009), Brasilia (2010) y Sanya (2011). México ha estado presente en los márgenes de estas dos historias. Se concluye que el BRICS real -no el virtual imaginado por GS- ha entrado en una fase de consolidación institucional que puede extenderse por la primera mitad del presente decenio.

Palabras clave: Perspectiva global, Política comercial, Finanzas internacionales.

 

Abstract

From BRIC to BRICS and Mexico tells two parallel stories: the rather peculiar marketing trick played by Goldman Sachs -the famous and infamous financial-services giant- and the construction of a brand-new intergovernmental organization, that brings together five emerging economies of increasing size and influence in the global economy. The first one is told following the various studies and documents which, from 2001 on, Goldman Sachs has published in his web page and the actions and reactions originated in them. The second one is constructed with the declarations and other documents of the BRICS three summit meetings_ Ekaterimburg (2009), Brasilia (2010) and Sanya (2011). Mexico has been around, rather on the margins of these devolpments. The real BRICS -as opposed to the virtual one imagined by GS- appears to have initiated a consolidation phase, which can occupy most of the first half of the present decade.

Keywords: Global Outlook, Comercial Policy, Foreign Exchange.

 

Journal of Economic Literature (JEL): F01, F13, F31.

 

Parece que no todo mundo está consciente de que el más novedoso y envidiado de los clubes intergubernamentales -que, desde inicios de 2011, agrupa a cinco grandes economías emergentes esparcidas en cuatro continentes y ambos hemisferios, es conocido por las iniciales de sus integrantes y ha celebrado ya dos cumbres formales-no surgió de una iniciativa política, sino de un análisis de prospectiva de una empresa financiera privada, divulgado por vez primera a finales de 2001. La simbiosis entre esas economías comenzó más adelante y no llegó a la cima, en el sentido de expresarse a través de reuniones formales y periódicas de sus líderes, sino casi un decenio más tarde, hasta mediados de 2009 y sólo al finalizar 2010 decidió incorporar a su quinto socio.1 Coexisten así un BRIC virtual, imaginado por Goldman Sachs, y un BRICS real, organismo intergubernamental.

 

El BRIC virtual: génesis y evolución

Formulación inicial: participantes y candidatos

Como se ha dicho, a finales de 2001, Jim O'Neill, jefe de pesquisa económica global de Goldman Sachs (GS), publicó el documento en que se acuñó el acrónimo ahora reconocido en todo el mundo.2 Arguyó que, en función de su creciente magnitud económica, de su espectacular perspectiva de crecimiento y su consecuente mayor influencia global, deberían sumarse al Grupo de los Siete -el de las naciones industrializadas que se autodesignaron gestoras de la economía global pero que desde el inicio del siglo enfrentaba una indudable necesidad de aggiornamento- "China, con toda seguridad; probablemente, Rusia3 y, quizá, Brasil, e India". Sugirió también que la oportunidad de esta incorporación se presentaría en el horizonte de 2007, cuando el número de participantes de la eurozona podría llegar a 13, como en efecto ocurrió,4 y convendría, a juicio de O'Neill, que estuviesen representados en forma unitaria en el G7, en el que continuaría el Reino Unido, a menos de que se diera una poco probable adopción británica del euro. Surgirían así dos o tres vacantes en el G7 a cubrir por los BRIC, de suerte que el consejo de administración de la economía y las finanzas mundiales alcanzaría a ocho o nueve integrantes. El paper de O'Neill es un ejemplo egregio no sólo de prospectiva económica, sino de arquitectura geopolítica, y también de que lo improbable de sus planteamientos no inhibe al principal investigador de una empresa que, antes de un decenio, daría muestras de una notable capacidad para llevar la ingeniería financiera más allá de lo imaginable y, quizá, de lo legalmente aceptable.5

El BRIC fue diseñado porque la ponderación económica relativa en el mundo de sus cuatro integrantes aumentaba en los cuatro escenarios de crecimiento a diez años incluidos en el análisis. En el cuarto de ellos, construido con Producto Interno Bruto (PIB) valuados a paridad de poder de compra, la aportación del BRIC al producto mundial bruto (PMB) crecía en casi cuatro puntos porcentuales: de 23.3% en 2001 a 27% en 2011.6 La selección de los cuatro se vio afectada, casi al finalizar el análisis, por la posibilidad de sustituir la B por una M. Entre paréntesis, O'Neill escribió:

En el último momento, tuvimos en consideración que, dado que la tendencia de crecimiento potencial de México es superior a la de Brasil, bien podría ser que, en diez años el PIB mexicano fuese de magnitud similar al brasileño. Sin duda, esto haría necesario discutir la relevancia del papel de uno y otro.7

Estos dos últimos pronósticos no resultaron acertados. Entre 2001 y 2008, el año en que se inició la Gran Recesión, el crecimiento real de Brasil fue superior al de México en un punto porcentual en la tasa anual media (3.6 frente a 2.6%) y la diferencia de magnitud del PIB, siempre a favor de Brasil, se amplió de 19.7 a 28.0 por ciento.8

El segundo paso: ampliación de la prospectiva

A poco menos de dos años de haber inventado al BRIC, en octubre de 2003, Goldman Sachs introdujo un salto cuántico en su trabajo de prospectiva: llevó sus proyecciones hasta "veinte-cincuenta".9 Para ese amplio horizonte de casi cinco decenios decidió introducir algunas sorpresas, no carentes de significado geopolítico aunque envueltas en argumentos financieros. Quizá la mayor fue la de abandonar un agrupamiento existente en la realidad, aunque de representatividad declinante, el G7, por otro de su invención, el "G6". Para ello, decidió considerar sólo a las economías avanzadas cuyo PIB, medido a tipos de cambio de mercado, superase al billón de dólares y procedió a eliminar a Canadá. A pesar de esta defenestración analítica, Canadá ha seguido participando en las cumbres anuales y otras reuniones de los líderes y ministros del G7. Entonces, en lugar de ser medido contra el G7, cada integrante del BRIC fue contrastado con las "economías billonarias" del hipotético G6. La conclusión de este nuevo estudio que en mayor medida capturó la imaginación global fue la relacionada con el año, próximo o lejano, en que el tamaño de las economías del BRIC rebasaría a la magnitud de las economías del G6. La gráfica de esta proyección dio la vuelta al mundo, celebrándose su espíritu de competencia deportiva.

Gráfica I

Antes de 2050, el PIB de China habría rebasado al de todas las economías del G6, incluyendo Estados Unidos en algún momento del decenio de los cuarenta, poco después de que el PIB conjunto del BRIC excediera al PIB total del G6. Entre 2030 y 2040 el PIB de la India sería mayor que el de cinco del G6, excepto EUA, y los de Rusia y Brasil, mayores que el de cuatro de ellos, sin llegar a rebasar ni a Japón ni a Estados Unidos.

Estas diferentes velocidades en el grand prix del crecimiento llevarían a la segunda conclusión que resultó también muy llamativa: la lista de las mayores economías del mundo en 2050 sería muy diferente que la de principios de siglo y ya no incluiría a las más afluentes de hoy, en términos de ingreso por habitante.

Como se advierte en la gráfica II, tomada del estudio de Goldman Sachs, lo que se alteraría en forma dramática es el orden de magnitud de las economías del G6 y del BRIC. Además, se acentuarían las diferencias entre las diez: el PIB de cada una de las dos mayores (China y EUA) superaría al PIB total de las últimas siete. La economía de la India sería de mayor tamaño que la de las cinco menores sumadas.

(Toda mención a México, así fuera entre paréntesis, desapareció en el estudio de 2003, dicho sea entre paréntesis).

La tercera versión: ¿un BRIC ampliado?

Dos años más tarde, en diciembre de 2005, para reconocer que su invención del BRIC había tenido repercusiones mayores a las esperadas,10 Goldman Sachs publicó un nuevo documento con dos principales objetivos: determinar si el comportamiento de los países del BRIC se ajustaba a las previsiones de los estudios anteriores y, de no menor importancia, ampliar el horizonte geográfico de la investigación prospectiva, examinando si otros países en desarrollo llenaban las condiciones para jugar, en la economía mundial de la primera mitad del siglo XXI, un rol comparable al esperado del BRIC.11 Al efecto, estimulados quizá por la considerable popularidad de "Ocean's Eleven",12 decidieron examinar a "los once siguientes": un conjunto de países en desarrollo que parecían ofrecer la posibilidad de convertirse en nuevos BRIC, no sólo en términos de magnitud económica, sino de influencia global, un concepto mucho más complejo y polifacético, que reconoce factores más allá del ámbito de la economía y las finanzas, strictu sensu.

Las dos conclusiones que corresponden a cada uno de esos dos principales objetivos son expresadas de manera sintética, con admirable concisión, desde el "resumen ejecutivo" que, previsiblemente, se inserta al principio del documento:13

 

Entre las sorpresas que contiene el documento de 2005 destacan dos reapariciones: la de Canadá, que -en una rectificación velada- es reincorporado sin mayor explicación al grupo de economías avanzadas, olvidando al inexistente G6 para retornar al grandilocuente G7, y la de México, que despojado de paréntesis, es proclamado como el más viable candidato a sumarse al BRIC, con mayor probabilidad que Corea (del Sur, naturalmente) cuya adición se califica de "probable".

De "los siguientes once", con información referida a 2005, Corea y México ocupan, respectivamente, las siguientes posiciones en a) población: 11° y 5°; b) magnitud del PIB: 1° y 2°; c) tasa de crecimiento promedio en 2000-05: 4° y 11°, y d) producto per capita: 1° y 2°. A primera vista, este ranking no explica por qué se seleccionó a estos dos países para un posible BRICKM. Vale la pena seguir el razonamiento, sobre todo en lo que se refiere a México:

• La demografía favorable y la posibilidad de escalar posiciones colocan a México entre los BRIC en términos de magnitud económica en 2050 (p. 4).

• Si se ve con optimismo la senda de desarrollo de algunos de los miembros mejor colocados del N11, el panorama de conjunto indica que sólo Corea y México son candidatos seguros, pues ambos cuentan con dimensión suficiente y resulta plausible que ejerzan un impacto comparable a los BRIC (p. 11).

• Con la posible excepción de México, es muy baja la probabilidad de que otras economías, consideradas en lo individual, ejerzan un efecto similar (p. 11).

• En suma, es probable que los BRIC -y, en realidad, ningún otro- sean los únicos que se encuentren en el núcleo de las verdaderas cuestiones del crecimiento global (p. 12).

Gráfica III

De nuevo, fallan las predicciones de Goldman Sachs. En este caso, la relativa a la capacidad de Corea y México de "escalar posiciones" en la economía global. Una recopilación estadística reciente, basada en información del FMI y del Banco Mundial, muestra que ambos, lejos de escalar, descendieron en el listado mundial de tamaño de las economías entre 2000 y 2010. Corea pasó del duodécimo al décimo quinto puesto, con pérdida de tres posiciones, y México se derrumbó del décimo al decimocuarto, con caída de cuatro escalones, la mayor entre las grandes economías salvo la de Argentina.14

Como se advierte, la argumentación del estudio respecto de por qué México y, quizá Corea, deben sumarse al BRIC es circular y la conclusión final es negativa: el BRIC es el BRIC, punto.

 

El BRIC, Corea, México y la Gran Recesión

La prospectiva de Goldman Sachs relativa al BRIC y al N11 no previó la crisis financiera y económica que se abatió sobre la economía global en 2008-2009, muchas de cuyas secuelas continúan resintiéndose en el invierno de 2010-2011 y siguen presentes en el verano siguiente. La apreciación de la misma suscitó como he hecho notar en otro texto, una verdadera competencia de superlativos: "la más grave del último medio siglo", "la peor desde la Segunda Guerra Mundial", "la más severa desde la Gran Depresión"; en fin, "la más aguda y desafiante tensión económica y financiera en generaciones", en palabras del secretario estadounidense del Tesoro.15 Finalmente, parece que se ha convenido denominarla como "la Gran Recesión", dada la posibilidad de que la coyuntura recesiva de la economía mundial -débil crecimiento y desempleo elevado- se mantenga por un período que abarque la primera mitad del presente decenio.

Las proyecciones de crecimiento económico incluidas en los estudios de 2003 y 2005, antes citados, anulaban las crisis y, de hecho, los ciclos económicos. Como producto de la magia del mercado, pronosticaban un crecimiento ininterrumpido hasta 2050, aunque las tasas previstas para los últimos quinquenios eran, si bien siempre positivas, algo menores que las de los primeros quinquenios de esta feliz primera mitad del siglo XXI.

En el primero de esos trabajos, que es el único que incluye proyecciones de las tasas anuales de crecimiento del PIB real, no se prevé ningún año de crecimiento negativo para ninguno de los BRIC y del G6 entre 2000 y 2050. Como se sabe, en la realidad, estos diez países, con la excepción de China e India, registraron contracción económica en 2009.

Para los N11, en el estudio de 2005 se presentan proyecciones de tasas quinquenales promedio de crecimiento real del PIB entre 2005-2010 y 2045-2050 y no aparece ninguna tasa negativa. Empero, en la realidad, la crisis interrumpió la dinámica de crecimiento en todos los integrantes del N11 en 2009, cuando registraron contracciones de diversa gravedad. Algunos de ellos habían tenido también otros años de contracción, como fue el caso de México en 2001.

Impacto sobre la actividad económica

Conviene examinar cómo la Gran Recesión ha afectado la actividad económica y al empleo en cada uno de los BRIC y en México y Corea, considerados y luego desechados por Goldman Sachs como candidatos viables para asimilarse al BRIC virtual.

En términos de crecimiento, cuatro de estos seis países registraron contracciones severas en el bienio 2008-2009 y el número de trimestres recesivos se situó entre tres y cinco. En México la recesión fue particularmente profunda (diferencia máxima de 13.3 puntos porcentuales en las tasas de crecimiento) y sumamente prolongada (cinco trimestres consecutivos de contracción). En Rusia fue más profunda (caída de 19.4 puntos en la tasa de crecimiento) pero menos extendida (4 trimestres). Corea y Brasil resultaron menos afectados en términos de reducción de la actividad (pérdida de 10.0 y 8.6 puntos en las tasas trimestrales de crecimiento, respectivamente, y sólo tres trimestres de recesión). En cambio, China e India, aunque resintieron desaceleraciones importantes en su ritmo de crecimiento, en ningún momento cayeron en la recesión.

En los tres primeros trimestres de 2010 las economías del BRIC registraron tasas positivas de crecimiento. En China se alcanzó, en enero-marzo, la más alta desde principios de 2008 y, tras esta quizá insostenible velocidad, se moderó en el segundo y en el tercer trimestre, cuando se regresó a un solo dígito. La recuperación de la India en los primeros nueve meses de 2010 la ha llevado a restablecer el ritmo de crecimiento anterior a la crisis. Brasil, por su parte, muestra una reactivación vigorosa, iniciada a fines de 2009 y consolidada en los dos primeros trimestres de 2010, con leve desaceleración en el tercero. En Rusia la reactivación, iniciada apenas en 2010, ha sido la más modesta del BRIC. Al margen del grupo, Corea ha alcanzado cinco trimestres consecutivos de expansión y en dos de ellos alcanzó tasas superiores a las registradas en los trimestres previos a la crisis, aunque en el tercero se desaceleró a 4.5%. México, finalmente, registró en 2010 tres trimestres de crecimiento tras cinco consecutivos de recesión, sin alcanzar a recuperar el monto de producto interno registrado antes de la crisis.

Desde la primavera de 2009, cuando la recesión o desaceleración se dejaban sentir con mayor fuerza, en su boletín mensual sobre el BRIC, Goldman Sachs señalaba:

Esperamos que China encabece la recuperación global, recuperando su tendencia de desarrollo a mediados de 2010, mucho antes que cualquier otro país. India y Brasil deben reanudar su tendencia de crecimiento en 2011, también con mayor rapidez que la mayor parte de los mercados emergentes. Además, aunque el impulso es más fuerte en China, es de esperarse que estos tres países cierren sus brechas de producción con rapidez. [...] Rusia se rezagará respecto de los otros BRIC y no se espera que recobre su crecimiento tendencial sino hasta 2012 y cierre la brecha de producto mucho más tarde, en 2016.16

La gráfica IV, proveniente del mismo texto, muestra cómo los países avanzados demorarían aún más en alcanzar estos dos objetivos. De acuerdo con esta previsión, Estados Unidos recuperaría su tendencia de crecimiento en 2012 y cerraría la brecha de producción en 2017. Las fechas respectivas para la zona del euro, denominada Eurolandia, serían principios de 2013 y 2018, mientras que para Japón el crecimiento tendencial se recuperaría desde 2010, aunque esperaría hasta fines de 2019 para superar el output gap. Es posible que los plazos previstos en esta particular proyección deban extenderse de manera considerable para las economías avanzadas, habida cuenta del marcado debilitamiento del crecimiento en Estados Unidos en el primer semestre de 2011 y las repercusiones negativas sobre el crecimiento de la reaparición de la crisis financiera en la periferia de la Unión Europea.17

Si se entiende que, en términos de actividad económica, la crisis no se habrá superado hasta que se recupere el volumen de producción previo a la misma, es claro que sus secuelas estarán presentes en los principales actores de la economía mundial a lo largo del segundo decenio del siglo. Los países del BRIC, en cambio, con excepción de Rusia, las habrán dejado atrás en diversos momentos de la primera mitad del decenio.

En una nueva revisión de la situación y perspectivas del BRIC y los N11, después de lo que Goldman Sachs denomina "la crisis crediticia global", se reafirman y refuerzan algunas previsiones planteadas en los estudios precrisis, como sigue:

En conjunto, las economías del BRIC y de N11 parecen estar emergiendo de la crisis crediticia global mejor que las economías más grandes.

 

Impacto sobre el empleo

Se ha dicho, con razón, que la crisis de 2008-2009 ha sido, sobre todo, una crisis del empleo. Según la UNCTAD, "el número de desocupados siguió creciendo en casi todas las economías: más que se duplicó en EUA entre finales de 2007 y finales de 2009; las tasas de desempleo también aumentaron en la zona del euro y en Japón; en las economías en transición y en desarrollo también se elevó el desempleo, en especial en la CEI y en Europa sud-oriental". Por su parte, en sus análisis sobre el BRIC y el N11, Goldman Sachs no se preocupa por el empleo. Ocupación y desocupación no son términos que aparezcan en los diversos papers citados a lo largo de este documento. Son cuestiones fuera del radar de esta epónima institución financiera.

El aumento máximo en las tasas trimestrales de desempleo en los años de la crisis se encuentra en Rusia, con 4.7 puntos porcentuales. En Brasil el aumento fue de 2.2 puntos, en México de 2.8 y de sólo 0.9 en Corea. En los cuatro países, la tasa de desocupación del último trimestre de 2010 fue inferior a la máxima registrada a lo largo de los dos años anteriores. Las cifras anuales muestran un aumento muy marcado (3.6 puntos porcentuales) entre 2007 y 2010 en India, y cierta estabilidad, con alto nivel de desocupación, en China. Los indicadores del desempleo en 2011 muestran que, para el BRIC, Corea y México, no ha habido repunte sustancial del empleo hasta el verano del año en curso.

Hacia mediados de 2010, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas presentó el siguiente panorama de conjunto:

El número de desocupados en el mundo creció en más de 34 millones y la tasa estimada de desempleo mundial se elevó de 5.7% a finales de 2007 a 6.6% al cierre de 2009.18 [...] Con la actual tasa de reactivación, se requerirán cuando menos de 4 a 5 años para que en la mayoría de los países desarrollados las tasas de desocupación retornen a los niveles anteriores a la crisis. En muchos países en desarrollo, los sectores informales continuarán ampliándose en la medida en que las empresas posponen las contrataciones.19

Como es fácil advertir, también en términos de empleo las secuelas de la crisis continuarán dejándose sentir en la mayor parte del segundo decenio del siglo. Al respecto, resulta muy ilustrativa, a pesar de estar constreñida al caso de Estados Unidos, la siguiente apreciación del Nobel de Economía 2008, que subraya la necesidad de tener en cuenta, en mayor medida de lo que suele hacerse, al menos en México,20 la compleja relación entre crecimiento económico y creación de puestos de trabajo:

Los puestos de trabajo, no las cifras del PIB, son lo que importa a las familias estadounidenses. Además, cuando hay que partir de una tasa desempleo de casi 10%, se torna imposible ignorar la aritmética de la creación de empleos: el ritmo de crecimiento necesario para conseguir de nuevo una situación tolerable de empleo. Por principio de cuentas, se necesita crecer en alrededor de 2.5% al año sólo para compensar los aumentos de la productividad y de la población y evitar, por tanto, que el desempleo aumente. Esto explica que el último año y medio haya sido, técnicamente, un periodo de recuperación pero se haya percibido como de recesión: el PIB crecía pero no al ritmo necesario para reducir el desempleo. Una tasa de crecimiento superior a 2.5% producirá, con el tiempo, el abatimiento de la desocupación. Pero las ganancias no son paralelas o equivalentes: la experiencia muestra que, por muy distintas razones, se han requerido dos puntos adicionales de crecimiento anual para reducir en un punto la tasa de desempleo. Hagamos las cuentas. Supongamos que la economía de EUA crece a 4% anual a partir de ahora y por varios años. Muchos lo considerarían un comportamiento excelente, incluso un auge económico; en realidad, es una previsión más optimista que casi todas las que he visto. Pero la aritmética muestra que incluso con ese ritmo de crecimiento, la tasa de desempleo será cercana a 9% a finales del año y se mantendrá por encima de 8% a finales de 2012. No llegaríamos a nada parecido al pleno empleo hasta que esté muy avanzado el primer periodo presidencial de Sarah Palin.21

Dos visiones de la gravedad de la crisis

En otro ensayo, referido al conjunto del G20, que incluye a los BRIC y a Corea y México, se construyó, con los indicadores anteriores, un índice que ofrece una aproximación numérica elemental a la gravedad de la crisis. Para calcularlo, se sumó la diferencia máxima entre tasas trimestrales de crecimiento y el incremento máximo en las tasas trimestrales de desempleo, observadas ambas en el bienio 2008-2009 y expresadas en puntos porcentuales, y el resultado se multiplicó por el número de trimestres recesivos.22

Como se desprende con claridad del análisis precedente, en el BRIC y los dos del N11, hubo dos países bien librados (China e India); dos moderadamente afectados (Corea y Brasil) y dos severamente lastimados (Rusia y México).

Este resultado coincide con la segunda visión, expresada por Goldman Sachs, acerca de la gravedad de la crisis para estos seis países: (Cuadro).

En general, los organismos internacionales esperan que los países del BRIC, así como Corea y México, recuperen un apreciable dinamismo económico en el bienio 20112012. Se advierten, sin embargo, diferencias importantes en las diversas proyecciones, en algunos casos cercanas a los dos puntos porcentuales, lo que en ocasiones puede representar una diferencia sumamente apreciable, dado el nivel de las tasas previstas.

Como las previsiones de mayor crecimiento en los próximos dos años (o, de acuerdo con Goldman Sachs, en la primera mitad del segundo decenio) corresponden a los países del BRIC que no sufrieron recesión en 2009, se ampliarán las ya evidentes diferencias de tamaño de las economías dentro del BRIC y el N11, a las que ya se ha aludido en este texto.

Todas estas proyecciones no incorporan las consecuencias globales de lo que algunos han denominado la segunda serie de turbulencias financieras, que se ha dejado sentir en Europa desde el invierno boreal de 2009-2010. Despertadas ya no por las hipotecas basura, sino por preocupaciones alrededor de los niveles de déficit y endeudamiento públicos de algunas de las economías avanzadas, estas turbulencias han relocalizado en los países del sur de la eurozona -Grecia e Irlanda en primer término; Portugal, España e incluso Italia, enseguida-23 situaciones que solían asociarse en el pasado a las crisis de la deuda de los países en desarrollo. En términos muy generales, la respuesta que se les está dando, centrada en programas de ajuste recesivo, refuerza esta similitud.

Al presentar, el 11 de abril de 2011, la World Economic Outlook de primavera, el consejero económico y director de Investigación del FMI, Olivier Blanchard, subrayó el carácter desequilibrado de la recuperación y advirtió que, "en la mayoría de las economías avanzadas, la producción sigue muy por debajo del potencial. El desempleo es elevado y el lento crecimiento significa que permanecerá alto por muchos años... La crisis misma produjo un gran deterioro de las posiciones fiscales, forzando el cambio del estímulo a la consolidación fiscales." En cambio, para las economías emergentes -añadió- "el desafío es evitar el sobrecalentamiento frente al cierre de la brecha de producto y las crecientes entradas de capital." En suma -concluyó- "para que la recuperación se sostenga, los países avanzados deben alcanzar la consolidación fiscal. Para conseguirla y mantener el crecimiento, necesitan apoyarse en la demanda externa. De manera simétrica, los mercados emergentes deben depender menos de la demanda externa y más de la demanda nacional".24

Algunos analistas han señalado la paradoja de que buena parte del nuevo endeudamiento público, en los países afectados por esta segunda serie de sacudidas financieras, se originó en el financiamiento de las operaciones de rescate de los bancos e instituciones financieras cuyas agencias calificadoras de crédito castigan ahora a esos gobiernos por haberlas ayudado.

En suma, al apreciar la perspectiva inmediata -tanto para el BRIC y el N11 como para el conjunto de la economía global- no puede descartarse una recaída en la recesión, sobre todo si el abandono de las acciones anticíclicas y la aplicación de políticas de ajuste recesivo priva de sus bases a la reactivación experimentada de forma más o menos generalizada en el G20 en el cuarto trimestre de 2009 y a lo largo de 2010.

 

La década del BRIC

Orgullosos de su invento, los analistas de Goldman Sachs se preguntaron, hacia mediados de 2010, si el segundo decenio del siglo sería "la década del BRIC".25 En breve, su respuesta es positiva:

La década pasada presenció la "llegada" de los BRIC. [...] Esperamos que muchas de las tendencias ya manifestadas [En los últimos diez años, los BRIC han contribuido con más de un tercio del crecimiento del PGB y, desde una sexta parte de la economía mundial, pasaron a representar casi un cuarto, medido con paridades de poder adquisitivo.] continúen e incluso se tornen más pronunciadas. Nuestras proyecciones básicas prevén que, en su conjunto, el BRIC rebase a la de Estados Unidos en 2018. En términos de dimensión, la economía de Brasil será mayor que la de Italia en 2020; individualmente, India y Rusia habrán rebasado a España, Canadá o Italia.26

Empero, las proyecciones no se presentan de manera comparable con las incluidas en estudios anteriores. Si se recuerda la gráfica I, se advertirá que se adelanta el momento en que los BRIC sumados tendrán un producto mayor al de Estados Unidos, pero ahora se añaden a la comparación otros países que antes no se consideraron, incluyendo uno de la periferia europea, España, que se cuenta entre los más afectados por la Gran Recesión. Este factor, las consecuencias de la crisis, sigue estando sistemáticamente ausente de los análisis de Goldman Sachs, que tiene aversión no al riesgo sino a las malas noticias, así como el desempleo, que continúa siendo una variable por la que la empresa no manifiesta preocupación alguna.

 

El BRICS real y sus alrededores

Los contactos entre los gobiernos de los cinco países del BRICS o entre algunos de ellos han tenido lugar -a diversos niveles, con variada frecuencia y en diferentes formatos- al menos desde comienzos del último decenio del siglo pasado. La oportunidad para que sus líderes políticos se encontrasen al menos una vez por año fue proporcionada por el propio Grupo de los Siete. En otro texto27 he analizado el camino recorrido para que, en primer término, Rusia fuese invitado a participar en las cumbres del G7 en la discusión de temas políticos y de seguridad difíciles de abordar en su ausencia. Más adelante y en buena medida gracias a la clarividencia de un jefe de gobierno de Canadá, Paul Martin, se invitó a cinco grandes economías emergentes, conocidas por ello como el Grupo de los Cinco (G5), a tomar parte en algunos de los debates de las cumbres anuales del G7-G8, reconociendo que su contribución resultaba necesaria para abordar algunos asuntos globales. No es éste el lugar para retrazar esta complicada historia, interrumpida por la Gran Recesión y que, en el terreno institucional, desembocó en la primacía que se convino en conceder al G20.

 

Ekaterimburgo - 2009

En medio de la crisis, a mediados de 2009, el BRIC, al que aún no se sumaba la S, convino en realizar su primera reunión cumbre formal y en echar a andar un mecanismo de consulta y cooperación que se vería jalonado por reuniones anuales de sus líderes políticos. Esa primera reunión tuvo lugar en Ekaterimburgo y despertó una amplia expectativa: las potencias del futuro (cercano) se reunían entre ellas, sin dar parte o pedir permiso a las potencias del pasado (reciente) -dijo algún periodista aficionado a la fantasía geopolítica.

El discurso de apertura, a cargo del presidente ruso, contuvo un párrafo que bien podía haber sido extraído de un documento de Goldman Sachs sobre el BRIC:

Los países reunidos alrededor de esta mesa tienen un peso significativo en la economía mundial. Están aquí los dos países más poblados y Brasil y Rusia distan de ser pequeños.28

El comunicado final de Ekaterimburgo quedó contenido en un documento de menos de un mil palabras - la extensión de un artículo periodístico breve. Destaco algunas de sus conclusiones y refiero acontecimientos relacionados con ellas:

Los BRIC destacaron, en la declaración de Ekaterimburgo, las siguientes áreas prioritarias de cooperación global, atendiendo quizá a las motivaciones que se indican:

Al aludir a la cooperación dentro del BRIC, en Ekaterimburgo se dio prioridad a las acciones de desarrollo social, de mitigación de desastres y de seguridad alimentaria, así como "en ciencia y educación, con el objetivo, entre otros, de realizar investigación básica y desarrollar tecnologías avanzadas". En general, promoverán el diálogo y la cooperación al interior del BRIC "de forma creciente, proactiva, pragmática, abierta y transparente".

El segmento de la declaración de Ekaterimburgo dedicado a la política internacional es el más convencional. Véanse algunos de sus señalamientos:

• Destacamos nuestro apoyo a un orden mundial multipolar más democrático y justo, basado en el derecho internacional, la igualdad, el respeto mutuo, la cooperación, la acción coordinada y la adopción colectiva de decisiones por todos los estados.

• Reiteramos nuestro apoyo a los esfuerzos políticos y diplomáticos para resolver en forma pacífica las controversias en las relaciones internacionales.

• Condenamos con energía al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones y reiteramos que no existe justificación para acto alguno de terrorismo en cualquier lugar y por cualquier razón.

• Reiteramos nuestro firme compromiso con la cooperación multilateral y con el papel central que corresponde a las Naciones Unidas en el tratamiento de los desafíos y amenazas globales.

• Reiteramos la importancia que atribuimos a la posición de la India y Brasil en los asuntos internacionales y apoyamos sus aspiraciones de jugar un papel mayor en las Naciones Unidas.29

Compárese este señalamiento de los líderes políticos del BRIC, que data de junio de 2009, con el que formuló en mayo de 2010 el presidente de Estados Unidos al presentar su Estrategia Nacional de Seguridad:

El orden internacional que procuramos es uno que pueda resolver los desafíos de nuestro tiempo -combatir el extremismo y la insurgencia violentas; detener la diseminación de armas nucleares y controlar los materiales nucleares; combatir el cambio climático y sostener el crecimiento global; ayudar a los países a alimentarse y cuidar a sus enfermos por ellos mismos; resolver y prevenir los conflictos al tiempo que se alivian las heridas que provocan.30

 

Brasilia - 2010

Como suele ocurrir en este tipo de reuniones, el comunicado de la segunda cumbre del BRIC, de nuevo, sin S todavía, celebrada en Brasilia a mediados de abril de 2010, duplicó en extensión al de la primera. Esto se debió, en parte, a que los líderes decidieron reiterar muchos de los planteamientos realizados en Ekaterimburgo mediante el expediente de reproducir, en el nuevo documento, párrafos íntegros del anterior. Sin embargo, se advierte un mejor equilibrio entre los temas globales y los que corresponden a la cooperación al interior del BRIC, que esta vez recibieron mayor atención.

Entre los primeros, la prioridad corresponde a la reforma de los organismos financieros internacionales. El BRIC ha asumido, en este tema, una posición de avanzada. Más allá de lo conseguido en 2009-2010, ahora destacan:

• la contribución del BRIC, dentro del G20, al incremento de recursos a disposición del FMI;

• la necesidad de un aumento del capital del Banco Mundial y de la Corporación Financiera Internacional, bajo el principio de compartir las cargas; y,

• la urgencia de eliminar, en el curso de 2010, los déficit de legitimidad en las instituciones de Bretton Woods, a través de un cambio sustancial en el poder de votación de las economías emergentes y en desarrollo, en línea con su ponderación relativa en la economía mundial.

A este respecto, debe señalarse que sin la insistencia del BRIC real probablemente no se habría producido, o habría sido aún más modesta, la reforma en materia de gobernabilidad que aprobó a principios de noviembre de 2010 el directorio ejecutivo del FMI, atendiendo a un llamamiento político de los líderes del G20. Aunque un análisis de fondo de esta decisión escaparía al tema central de este trabajo, dada la importancia de la contribución del BRIC conviene resumir sus características principales:

• El núcleo de la reforma es la duplicación de las cuotas del FMI con una transferencia neta de 6% de las mismas a las economías de mercado emergentes y de países en desarrollo dinámicas.

• La mitad de la transferencia proviene de economías avanzadas, sobre todo de Europa, aunque EUA también contribuye. Un tercio se origina en productores de petróleo, como Arabia Saudita. El quinto restante proviene de otros países en desarrollo.

• La participación en el total de cuotas se eleva o se mantiene para 110 de 187 miembros. 102 de esos 110 países son economías en desarrollo o emergentes.

Se espera que estas reformas entren en vigor hacia finales de 2012 y en ese momento los diez miembros con mayores cuotas serán: Estados Unidos y Japón, cuatro economías europeas (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) y los cuatro integrantes del BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

Por otra parte, a diferencia del tono celebratorio que festina el fin de la crisis, dominante en diversas apreciaciones divulgadas a lo largo de 2010, la declaración de Brasilia señala:

Apreciamos la reanudación del crecimiento económico a la cual han contribuido en forma importante las economías emergentes. Reconocemos, sin embargo, que no son aún sólidas las bases de esa recuperación y que persisten numerosos factores de incertidumbre. Favorecemos el fortalecimiento de la cooperación macroeconómica entre todos los Estados para asegurar en forma conjunta la reactivación de la economía mundial y alcanzar un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado. Estamos dispuestos a realizar esfuerzos para mantener las políticas de recuperación de nuestras economías y promover el desarrollo en nuestros propios países y a escala mundial.31

Como se ha dicho, las cuestiones de cooperación al interior del BRIC adquirieron especial relevancia en esta segunda cumbre.

• Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales examinarán qué tipo de acuerdos monetarios regionales y modalidades de cooperación resultan adecuados, en particular con vistas a la liquidación en monedas nacionales de los saldos del comercio intraBRIC. Se avanzará también en la coordinación en materia de regulación bancaria y financiera.

• El sector agrícola fue considerado un campo prioritario de cooperación, desde el fomento de la agricultura familiar y asegurar la provisión de alimentos a la población vulnerable, hasta la cooperación en tecnología agrícola de avanzada.

• Cooperar en materia de diversificación de fuentes de energía y en eficiencia en su uso, en especial en biocombustibles y en ciencia y tecnología en el sector de energía.

De particular relevancia resultó la reunión, paralela a la cumbre de Brasilia, de los dirigentes de los bancos de desarrollo de los cuatro países del BRIC: Banco Nacional do Desenvolvimento Econòmico e Social, Venesh Econom Bank, Export-Import Bank of India y China Development Bank Corporation. En esencia, el acuerdo signado entre las instituciones de fomento se orienta a asegurar la disponibilidad de recursos financieros para apoyar las acciones de cooperación intra BRIC convenidas.

Aún de un análisis superficial, como el presente, se desprende que los planteamientos del BRIC han resultado congruentes con los asuntos de la agenda internacional que están en el centro de los debates multilaterales y es evidente que la posición del BRIC ha influido en la adopción de decisiones en ámbitos como el de la reforma de las instituciones financieras multilaterales.

De cualquier modo, la respuesta a cuál será el papel del BRIC en el segundo decenio del presente siglo debería incluir, cuando menos, dos asuntos: las opciones de ampliación y el surgimiento, cada vez más evidente, de tensiones a su interior y en su relacionamiento con otros países y agrupaciones. Conviene que la primera de estas cuestiones sea examinada con la dualidad con que se manifiesta: por una parte, la visión que del futuro del BRIC virtual tiene Goldman Sachs y, por otra, la realidad del surgimiento del BRICS, a principios de 2011, como organismo intergubernamental.

 

Sanya - 2011

La tercera cumbre anual del BRICS se efectuó el 14 de abril de 2011 en Sanya, una localidad turística de la isla Hainan, en el sur de China. El hecho de que el gobierno de China haya decidido elegir esta sede -en una isla de extensión no disimilar a la de Formosa, que penetra en el mar desprendiéndose de la península de Leizhou- refleja quizá su deseo de subrayar la importancia del litoral sur del país y del mar adyacente al mismo, el Mar del Sur de China, escenario de disputas limítrofes y de control de recursos naturales con otros países ribereños del mismo -Vietnam, Filipinas, Malasia, principalmente- que en 2011 adquirieron relevancia y fueron motivo de agudas controversias. No existe rastro en la documentación de la cumbre de que el asunto del Mar del Sur de China haya sido evocado, pero parece imposible que no haya habido referencias al mismo -en especial al apoyo que Estados Unidos ha brindado de manera indirecta a las reclamaciones vietnamitas- en los pasillos de la conferencia.32

En la breve cita de Sanya hubo, por así decirlo, dos debutantes: Djilma Roussef, la presidenta de Brasil que acudía por primera vez a una cumbre del grupo, al año de la celebrada en Brasilia bajo la presidencia de su predecesor, y Jacob Zuma, el presidente de Sudáfrica, cuyo país había apenas ingresado al BRICS real. Como se sabe, Sudáfrica ingresó al BRIC, añadiéndole la S, al comenzar 2011 por acuerdo de sus miembros. En los primeros meses del año, Zuma visitó oficialmente los cuatro países y, en la cumbre de Sanya, se presentó como el quinto miembro. Añade al grupo dimensión y hondura política en una región del mundo en desarrollo antes no representada en el mismo. En Sanya, Zuma se manifestó solidario de las posiciones de los demás miembros en torno de lo que el ministro brasileño de Finanzas ha llamado las "guerras devaluatorias". Apoyó la necesidad de contrarrestar el efecto revaluatorio sobre sus monedas de las grandes entradas de capital especulativo que están recibiendo países como Brasil y China. Zuma y Rouseff, a juzgar por las crónicas, no tuvieron dificultad para establecer una buena química con los demás líderes del BRICS.33

Al igual que en las cumbres de Ekaterimburgo y Brasilia, el sistema monetario y financiero internacional fue el punto central del debate de la cumbre y de la declaración final de la misma.34 Sobre este tema, la declaración renueva y actualiza posiciones bien conocidas del BRICS:

• La crisis financiera internacional ha puesto de relieve las insuficiencias y deficiencias del actual sistema monetario y financiero internacional.

• La estructura de gestión de las instituciones financieras internacionales debe reflejar los cambios ocurridos en la economía mundial y elevar la voz y representación de las economías emergentes y de los países en desarrollo.

• Damos la bienvenida a las actuales discusiones acerca del papel de los DEG (derechos especiales de giro) en el sistema monetario internacional vigente, incluyendo la composición y estructura de la canasta de divisas que constituye los DEG.

• Se requieren esfuerzos para intensificar la supervisión y la reforma financiera internacionales, ampliar la coordinación de políticas, así como la regulación financiera y la cooperación en materia de supervisión, para promover un sano desarrollo de los mercados financieros globales y de los sistemas bancarios.

• Debe prestarse atención a los riesgos derivados de los grandes flujos interfronterizos de capital que enfrentan las economías emergentes.

La declaración también hizo referencia a los aumentos e inestabilidad de las cotizaciones internacionales de las materias primas y los productos básicos y, en este contexto, hizo notar que "la actual recuperación económica global está aún amenazada por enormes incertidumbres y reclama que las principales economías coordinen sus políticas macroeconómicas a fin de impulsar un crecimiento robusto, sostenible y equilibrado de la economía mundial".

Los líderes del BRIC discutieron también la cuestión de Libia. El mes anterior a la cumbre, el Consejo de Seguridad, del que el presente año son miembros los cinco países del BRICS, había adoptado la resolución 1973 (2011) que comprometió a la comunidad internacional a proteger a la población civil de Libia de los excesos represivos de su propio gobierno, con las costosas y contradictorias consecuencias que se conocen. En esta primera oportunidad de altísimo relieve internacional, el BRICS actuó dividido: Sudáfrica apoyó la resolución y los otros cuatro países se abstuvieron. Al explicar su voto, los cinco países omitieron toda referencia a conversaciones entre ellos orientadas a buscar una posible posición común.35

En la cumbre de Sanya, los cinco países incluyeron en su declaración, entre otras, las siguientes referencias:

• Expresamos nuestra profunda preocupación por las turbulencias en las regiones del Oriente medio, África del norte y África occidental y nuestro sincero deseo de que los países implicados alcancen paz, estabilidad, prosperidad y progreso... de acuerdo con las legítimas aspiraciones de sus pueblos.

• Compartimos el principio de que debe evitarse el uso de la fuerza. Comprometemos nuestra cooperación en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en la cuestión de Libia y exhortamos a la partes a resolver sus diferencias por medios pacíficos, el diálogo y la negociación.

En Sanya, dada la extrema brevedad de la cumbre, no hubo oportunidad de incidir en otros temas, aunque en paralelo se celebró una reunión de los bancos nacionales de desarrollo de los cinco países, instituciones que, desde la cumbre de Brasilia, han actuado como promotoras y gestoras de la cooperación intra-BRIC.

 

Opciones de ampliación

Del BRIC a los "mercados dinámicos"

Al mirar hacia el futuro del BRIC, los analistas de Goldman Sachs se han preguntado por lo menos desde mediados del primer decenio del siglo, como antes se señaló, qué otros países podrían estar llamados a jugar un papel global similar al de sus cuatro integrantes. Una primera versión formal de la opinión de Goldman Sachs sobre el futuro del BRIC ya ha sido examinada.36 Esta visión se actualiza de tiempo en tiempo. La primera de dos actualizaciones recientes tomó la forma de una entrevista con "el padre del BRIC", difundida a través del portal de The Economist. El 14 de diciembre de 2010 se difundió en internet una entrevista con Jim O'Neill se incluye la predicción de que Indonesia y Turquía podrían sumarse a un BRIICT, tan virtual como el BRIC inventado al despuntar el siglo.

Respecto de sus actuales miembros, estas últimas versiones coinciden en señalar que, a pesar de haberse contado entre los países más afectados por la crisis, la rapidez de la reactivación ofrece la certidumbre de que Rusia podrá seguir siendo considerado como nación de influencia global equivalente al resto del BRIC. Por tanto, BRIC seguirá escribiéndose con R.

Los países del N11 que con mayor frecuencia solían ser considerados como llamados a alcanzar una posición global similar al BRIC solían ser Corea, Indonesia, México y Turquía. Como ya se dijo, de estos cuatro, Indonesia es el único que se cuenta entre los que mejor sortearon la crisis y, de alguna manera, fortalecieron su posición global. Corea y Turquía formaron parte del grupo de los que consiguieron no apartarse demasiado del comportamiento que de ellos se esperaba antes de la crisis. México, en cambio, fue uno de los tres países del N11, junto con Irán y Pakistán, que tuvieron un comportamiento más decepcionante.

Así, desde el punto de vista de Goldman Sachs, aunque por el momento no es claro que exista evidencia suficiente para que alguno de los países del N11 deba ser considerado en posición similar a los del BRIC, varios de ellos han mostrado signos alentadores, en particular Indonesia y Turquía. ¿Habrá un BRIC con doble I y una T en el futuro?

El propio O'Neill ofreció, también en declaraciones recogidas por la prensa, que sólo hasta mayo de 2011 encontraron reflejo en el portal oficial de Goldman Sachs, una respuesta inesperada: el BRIC será sustituido, en los análisis de Goldman Sachs, por un conjunto más amplio de "mercados dinámicos" ("growth markets") que se integra, además de los de Brasil, Rusia, India y China, por otros cuatro: los de Corea, Indonesia, México y Turquía. Conviene citar el razonamiento que condujo a O'Neill a abandonar la inmensamente popular noción del BRIC, inventada por él hace un decenio, desechar también el muy usado concepto de "mercados emergentes", por la creciente diversidad de las economías que agrupa, y acuñar el de "growth markets", traducido aquí por mercados dinámicos. Para ello, me apoyo en la información proporcionada a mediados de enero de 2011 por el Financial Times:

El 16 de enero, O'Neill señaló que resultaba "patético" denominar mercados emergentes a los de ocho países: los cuatro del BRIC y, además, los de Corea, Indonesia, México y Turquía. "Algunos mercados emergentes deben ser tratados como tales. Se caracterizan por ser pequeños y de baja liquidez, lo que debe ser tenido en cuenta por los economistas. Pero si alguna economía entre los mercados emergentes ya aporta 1% o más al PGB y cuenta con el potencial para crecer, debe ser considerada con seriedad." Los ocho mercados en la lista cumplen con este criterio: China, 9.3%; India, Brasil y Rusia, 8% en total; Corea y México, 1.6% cada uno; Turquía, 1.2%, e Indonesia, 1.1%, medidos a tipos de cambio de mercado. "Sudáfrica (que aporta 0.6% al PGB) puede ser exitosa, pero no será un gran mercado,"37

Desde mayo de 2011, como antes se dijo, los "mercados dinámicos" ascendieron al portal oficial de Goldman Sachs. Allí se les introduce con el siguiente texto:38

"Mercados dinámicos -un vistazo:

• La división de Gestión de Activos de Goldman Sachs considera como mercado dinámico a cualquier país que no pertenezca a los avanzados y que aporte, por lo menos, 1% del PIB global.

• Actualmente, ocho países satisfacen este criterio: cada uno de los cuatro países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China), así como los cuatro mayores de los otros once: México, Corea, Turquía e Indonesia.

• Estas son las economías que es más probable experimenten, en el futuro, aumentos en la productividad, junto con una demografía favorable, y, en consecuencia, una tasa de crecimiento más rápida que la media mundial.

• Hacia 2020, las cuatro economías del BRIC darán origen a cerca de 50% del incremento en el PIB global.

•Otros países pueden, con el tiempo, alcanzar el estatus de mercado dinámico. Entre ellos se cuentan varios de "los once siguientes", como Nigeria, Filipinas y, posiblemente, Egipto."

Habrá que ver cómo reaccionan los gobiernos del BRIC ante esta nueva ocurrencia de Goldman Sachs. En cierto sentido, el BRIC, construcción inicial de esa empresa financiera privada, ha sido nacionalizado por los gobiernos de los cuatro países, al convertirlo en un organismo intergubernamental formal. Al BRIC virtual lo ha sustituido el BRIC real, que desde principios de 2011 es el BRICS.

 

La ampliación del BRIC real

A mediados de noviembre de 2010, en los márgenes de la cumbre del G20 en Seúl, el presidente de Rusia fue interrogado sobre las perspectivas de ampliación del grupo. De acuerdo con un despacho de prensa recogido en el portal de internet de la Presidencia de la Federación Rusa, Dimitri Mevdevev señaló que probablemente pronto se hablaría del BRICS, dado que los cuatro gobiernos habían reaccionado "positivamente" al interés expresado por Sudáfrica de sumarse al bloque. Desde agosto, según la recopilación de noticias incluida en ese portal, India había reaccionado positivamente a la solicitud sudafricana de adhesión. Ésta introduciría una cierta coherencia. En paralelo con el BRIC, se reúnen los líderes de Brasil, India y Sudáfrica (el bis), como lo hicieron tras la cumbre de Brasilia en la primera mitad de 2010. Sumar a Sudáfrica, cuya dimensión económica es mucho menor, pero cuya influencia política regional es muy considerable, sería congruente desde cualquier punto de vista.

El consenso en esta materia se fue consolidando a lo largo de la segunda mitad de 2010 y hacia finales del año había madurado lo suficiente como para que se efectuase el anuncio formal. Como ya se ha señalado, correspondió al Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil -país que, como sede de la cumbre más reciente, la de 2010, ejerce una suerte de secretaría pro tempore del grupo- hacer tal anuncio. Al efecto, el Ministerio divulgó la siguiente nota de prensa, antes citada:

Algunas declaraciones y acciones del BRICS o de algunos de sus miembros en 2010 proporcionan indicios del alcance de su posible influencia en 2011 y más allá. Ya se ha subrayado la muy importante, de hecho crucial, contribución del BRIC a la reforma de los organismos de Bretton Woods. En el plano político se podría destacar, a título de ejemplo, la actitud asumida ante la llamada "cuestión iraní". Actuando fuera del marco del BRIC, Brasil buscó activamente, junto con Turquía, fórmulas alternativas a las nuevas sanciones contra Irán propuestas por el llamado Grupo 4+1 (los cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Alemania). Más significativamente, al iniciarse la Asamblea General en septiembre de 2010 los ministros de Relaciones Exteriores del BRIC elaboraron un proyecto de resolución según el cual la Asamblea General condenaría la adopción unilateral de sanciones. Es claro que, en 2011, el BRICS puede convertirse en un actor de indudable relevancia en los debates del Consejo de Seguridad.

Sin embargo, si se tiene en cuenta el camino recorrido por el BRICS como agrupamiento político internacional parece evidente que está creando un acervo de avances en su cooperación y posiciones internacionales conjuntas al que, conforme se tornan más amplias y complejas, resultará más difícil sumar a otros participantes. Para actuar en el G20, el primer foro para la cooperación económica y financiera multilateral de nuestros días, el BRICS, una vez sumada Sudáfrica, buscará más bien consolidar y fortalecer su posición más que aumentar su número de integrantes, al menos mientras, por buena parte del segundo decenio del siglo, la comunidad internacional sigue lidiando con las secuelas de la Gran Recesión y con el riesgo de su reaparición. La ampliación del BRICS real -el constituido por las cinco naciones, no el imaginado por Goldman Sachs- no parece estar tan próxima.

 

Notas

1. El 31 de diciembre de 2010 el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil divulgó su nota de prensa núm. 754 en la que "expresa su bienvenida a Sudáfrica como miembro del BRIC, conforme a lo acordado entre Brasil, Rusia, India y China." Emplea por primera vez en un documento oficial la sigla BRICS.

2. Jim O'Neill, "Building Better Global Economic BRICS", Goldman Sachs, Global Economic Paper núm: 66, 16 de noviembre de 2001 (www2.goldmansachs.com/ideas/BRICS/building-better.html)        [ Links ]

3. Recuérdese que Rusia ya participaba en el segmento político y de seguridad de las deliberaciones del G7, al que en ese caso se alude como G8.

4. A los once originales de 1999, en 2001 se sumó Grecia y en 2007 Eslovenia. En 2008 vinieron Chipre y Malta y Eslovaquia en 2009. A pesar de las crisis del euro en 2009 y 2010, Estonia se convirtió en el miembro 17 al inicio de 2011. (Tony Barber et al, "The path to the euro", Financial Times, Londres, 10 de octubre de 2010 y Neil Dennis,         [ Links ] "Euro falls as Estonia joins the eurozone", Financial Times, Londres, 3 de enero de 2011) Lionel Barber ofrece,         [ Links ] en "Can the euro survive?" (Financial Times, Londres, 29 de octubre de 2010), una muy sugerente prognosis sobre el futuro de la moneda europea.

5. La crisis financiera de Grecia en los primeros meses de 2010 desveló el papel equívoco jugado por Goldman Sachs en el diseño de instrumentos financieros que contribuyeron a ocultar o disimular la magnitud real de la deuda y los desequilibrios financieros del país. Véase, por ejemplo, uno de los numerosos análisis de esta materia: Wolfgang Münchau, "Time to outlaw naked credit default swaps", Financial Times, Londres, 28 de febrero de 2010. A lo largo del año, los manejos dudosos de Goldman Sachs fueron muy comentados.

6. Jim O'Neill, op cit, cuadro 5, p. S-07.

7. Ibidem, p. S-10.

8. Cifras, calculadas a paridad de poder adquisitivo, del World Development Indicators del Banco Mundial.

9. Dominic Wilson, Roopa Purushothaman, "Dreaming with BRICS: The Path to 2050", Goldman Sachs, Global Economic Paper num. 99, 1 de octubre de 2003, 24 pp.         [ Links ]

10. "Nunca esperamos que nuestra investigación tuviese el impacto que ha tenido, en especial el paper de 2003 [...] Las ideas implícitas en nuestros documentos y muchos de los conceptos que hemos desarrollado desde su publicación se han convertido en temas apasionantes en materia de inversión en los dos últimos años. Se han establecido diversos fondos de inversión BRICs y otros están en proceso de organizarse. Muchos escritores, académicos y periodistas han opinado sobre el concepto del BRIC [...]" Véase, Jim O'Neill, Dominic Wilson, Roopa Purushothaman y Anna Stupnytska, "How solid are the BRICS?", Goldman Sachs, Global Economic Paper núm: 134, 1 de diciembre de 2005, 24 pp.

11. El documento económico global 134 de Goldman Sachs plantea, además, un tercer objetivo de importancia similar a los dos señalados: construir un indicador complejo, el Growth Environment Score (GES) -Marcador de las condiciones del crecimiento- que aprecie tanto el potencial de crecimiento como la existencia de las condiciones que permitirían hacerlo realidad. El GES combina trece subíndices que corresponden a cinco áreas: estabilidad macroeconómica (inflación, déficit gubernamental, deuda externa); condiciones macroeconómicas (tasa de inversión, grado de apertura de la economía); capacidades tecnológicas (penetración de computadoras portátiles, teléfonos e internet); capital humano (educación y esperanza de vida), y condiciones políticas (estabilidad política, estado de derecho y corrupción). Empero, examinar de cerca este asunto excedería de los propósitos de este ensayo.

12. Dos filmes con este título -Lewis Milestone (1960) y Steven Sodebergh (2001)- que resultaron tan populares entre los movie-goers como los estudios de O'Neill y coautores entre los inversionistas. Los argumentistas de los filmes y los funcionarios de Goldman Sachs parecen compartir su afición por el juego, los casinos y los emprendimientos arriesgados.

13. Jim O'Neill, Dominic Wilson, Roopa Purushothaman y Anna Stupnytska, op cit, p. 1.

14. "Así es el PIB del mundo", El País, sección Negocios, núm. 1,3003, Madrid, 24 de octubre de 2010.         [ Links ]

15. Véase, Jorge Eduardo Navarrete, "Obama en el frente financiero: parte de batalla", ECONOMÍAUNAM, 17, mayo-agosto de 2009, Universidad Nacional Autónoma de México, México, p. 137.         [ Links ]

16. "BRICs Lead the Global Recovery", BRICs Monthly, Goldman Sachs, núm 09/05, 29 de mayo de 2009, p. 1.         [ Links ]

17. La información disponible para 2011 indica tasas de crecimiento muy débiles en los países europeos miembros del G20, con excepción de Alemania, y un marcado debilitamiento de la recuperación en EUA, donde la economía creció, a tasa anual 0.4% en enero-marzo y 1.3% en abril-junio, según estimaciones del Departamento de Comercio.

18. Al inaugurar, el pasado 2 de junio, la Conferencia Internacional del Trabajo, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Somavía, señaló que en el presente año y tras el gran aumento sufrido en 2009, el número total de desocupados en el mundo se estimaba en 212 millones (www.ilo.org). Si los desempleados constituyesen una nación, serían la quinta más poblada del planeta.

19. Naciones Unidas, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, World Economic Situation and Prospects 2010-Update as of mid-2010, Nueva York, mayo de 2010, p. 3.         [ Links ]

20. A comienzos de 2011 hubo una curiosa controversia acerca del número de nuevos empleos creados en México en el año precedente. Más allá de que se introdujo una sustancial corrección a la baja, del orden de 230 mil, respecto de una primera estimación oficial divulgada a bombo y platillo unas cuantas semanas atrás, llama la atención que no haya habido ningún abordamiento preciso, ninguna cuantificación específica sobre el tipo y características de comportamiento de la economía asociado a la creación y destrucción de empleos. Si se leen las declaraciones de los secretarios de Hacienda y Trabajo, formuladas en una conferencia de prensa conjunta, se advierte que sólo vagamente aluden a que "el repunte en los niveles de empleo" es resultado "del mayor dinamismo de la demanda externa e interna, así como la estabilidad económica" , Se dijo que, como ocurre siempre -"sea un buen año o un mal año"- en diciembre hubo una caída sustancial del empleo, perdiéndose en un mes casi una cuarta parte de los que se habían generado en los once anteriores. Se mencionan, por cierto, cifras de crecimiento sectorial y cifras de empleo, pero no se relacionan rigurosamente unas y otras (El texto de las declaraciones de 4 de enero se encuentra en www.shcp.gob.mx).

21. Paul Krugman, "Deep Hole Economics", The New York Times, Nueva York, 2 de enero de 2011.         [ Links ]

22. Véase, Jorge Eduardo Navarrete, "Crisis y reactivación: rumbos y desvíos", ECONOMÍAUNAM núm. 21, septiembre-diciembre de 2010, Universidad Nacional Autónoma de México, México, pp. 57-79.         [ Links ]

23. Con un sentido del humor que linda en lo peyorativo, la prensa financiera acuñó el acrónimo PIGS para aludir a estos cuatro países, a partir de las iniciales de sus nombres en inglés. A veces se añadía una segunda I por Italia.

24. "Transcript of a Press Briefing on the World Economic Outlook", Washington, 11 de abril de 2011 (www.imf.org).         [ Links ]

25. Dominic Wilson et al, "Is this the 'BRICs decade'?", Goldman Sachs, BRICs Monthly, 10/03, Nueva York, mayo de 2010, 4 pp.         [ Links ]

26. Ibidem, p. 1.

27. Jorge Eduardo Navarrete, El G8 y los otros cinco: el rol de México, Fundación Friedrich Ebert, Colección Perspectivas Progresistas, mayo de 2008, México, 28 pp.         [ Links ]

28. Toda la documentación de la cumbre de Ekaterimburgo se halla en http://eng.kremlin.ru

29. Es curiosa la fórmula utilizada, que elude una referencia directa al deseo de ambos de convertirse en miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Se ha especulado que China ha abandonado sus objeciones a que la India alcance esa calidad, pero las mantiene respecto de Japón y abrir la puerta a estos dos aspirantes (Brasil e India) significa abrirla también a los otros dos (Alemania y Japón). Rusia sigue viendo con renuencia el aumento de los permanentes. En noviembre de 2010, durante una visita a Nueva Delhi, el presidente Obama -como informó la prensa de todo el mundo- manifestó abiertamente el apoyo de EUA a esta aspiración de la India. Involuntariamente, pudo haber sacudido un avispero.

30. Presidencia de los Estados Unidos, National Security Strategy, Washington, mayo de 2010 (www.whitehouse.gov).         [ Links ]

31. El texto de la declaración de Brasilia y otros documentos de la segunda cumbre del BRIC se encuentran en www.itamaraty.gov.br (Énfasis añadido).

32. Véase Eugenio Anguiano, "China en su entorno regional: Asia central y el litoral del Pacífico", en Jorge Eduardo Navarrete (coordinador), La huella global de China; Interacciones internacionales de una potencia mundial, CEIICH, UNAM, México, 2011 (en prensa).         [ Links ]

33. Véase Sébastien Hervieu, "South Africa gains entry to BRIC club", Guardian Weekly, Londres, 19 de abril de 2011.         [ Links ]

34. Xinhua News Agency, "BRICS meeting issues Sanya Declaration", Pekín, 14 de abril de 2011.         [ Links ]

35. Véase la transcripción de la reunión 6498 del Consejo de Seguridad, celebrada el 17 de marzo de 2011, en el documento S/PV.6498 (www.un.org).

36. im O'Neill y Anna Stupnytska, "The Long-Term Outlook for the BRICs and N-11 Post Crisis", loc cit.

37. Jennifer Hughes, " 'BRICs' creator adds newcomers to the list", Financial Times, Londres, 16 de enero de 2011.         [ Links ]

38. http://www2.goldmansachs.com/ideas/global-economic-outlook/introducing-growth-markets/index.html

 

Información sobre el autor:

Jorge Eduardo Navarrete. Economista y diplomático. Coordina, desde 2004, el Programa "Prospectiva Global-Estudio de Futuros" en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM. Recientemente ha publicado Resistencias al avance hacia un mundo multipolar: China y la Unión Europea en 2005 (UNAM, 2005) y China: la tercera inflexión. Del crecimiento acelerado al desarrollo sustentable (UNAM, 2007). Ha coordinado la edición de La reconstrucción de la política exterior de México: principios, ámbitos, acciones (UNAM, 2006); Miscelánea global-Tareas internacionales de México (UNAM, 2008) y La huella global de China-Interacciones internacionales de una potencia mundial (en prensa). Embajador eminente. Subsecretario de Asuntos Económicos en la Secretaría de Relaciones Exteriores (1979-1985) y de Política y Desarrollo en la Secretaría de Energía (1995-1997). Miembro de la South Commission.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons