SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.9 número4Los diarios reflexivos en la tutoría clínica de enfermería: Significados atribuidos por los tutorados índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Enfermería universitaria

versión On-line ISSN 2395-8421versión impresa ISSN 1665-7063

Enferm. univ vol.9 no.4 México oct./dic. 2012

 

Editorial

 

La investigación un desafío para la enfermería en la Región de las Américas

 

Research: a Challenge for Nursing within the Americas

 

Mtra. Rosa A. Zárate Grajales*

 

* Coordinadora de Investigación ENEO-UNAM, Responsable del Centro Colaborador ENEO/OPS/OMS, zarate_amarilis@hotmail.com

 

La función fundamental de la investigación en salud es el mejoramiento de las condiciones de bienestar de la población y su contribución en los indicadores de crecimiento económico y desarrollo social por lo que se ha puesto especial interés en la agenda política de ciencia y tecnología en la mayoría de los países de la región en los últimos años.

Es la investigación uno de los motores para el desarrollo de un país a través de los avances que se logren en los sistemas de salud para la prestación de una atención de mejor calidad, más justa y más equitativa a las personas.

Estas entre otras aportaciones se esperan de la investigación en salud y por supuesto también de la investigación de enfermería, las que se logran mediante la identificación de los retos y de las mejores soluciones, la vigilancia del desempeño de los sistemas sanitarios y la generación de conocimientos en la búsqueda de mejores tecnologías y métodos para la salud colectiva.

En este sentido La Organización Mundial de la Salud (OMS) en varios momentos afirma, que todas las políticas sanitarias nacionales e internacionales deberían basarse en pruebas científicas válidas; que tales pruebas requieren investigación, y que la aplicación de los conocimientos, la información y la tecnología que emanan de la investigación en salud tiene gran potencial en la promoción de la salud global y el desarrollo económico de los países.

Por otro lado también se visualiza la necesidad de construir una agenda para la investigación en salud y enfermería; esta debe considerar las cambiantes tendencias epidemiológicas de las enfermedades, el rápido crecimiento de las poblaciones, los problemas de salud nuevos, emergentes y reemergentes, el aumento de los intereses económicos del sector salud privado y la imposibilidad de tener los recursos financieros necesarios ante las demandas poblacionales entre otros; que contribuyen a las inequidades mundiales en materia de atención de salud.

Por consiguiente, se requiere que la investigación aborde las prioridades y centre su atención en los problemas, las condiciones y los factores determinantes en materia de salud y bienestar social. La investigación debe ser la fuerza impulsora de los planes, políticas, leyes, normas y procedimientos en el campo de la salud y enfermería. Para que ello ocurra, los sistemas de investigación en el ámbito internacional, nacional, regional y local no solo tienen que ser plenamente responsables de la rendición de cuentas sobre los recursos asignados para tal fin; también deben ser capaces de brindar el producto o servicio esperado, a fin de justificar la asignación de recursos escasos para la investigación y mostrar los beneficios de la inversión a la sociedad en su conjunto. La insuficiente capacidad de recursos de todo tipo para la investigación sigue siendo uno de los factores que limita el crecimiento de los países y hace más grande la brecha entre los desarrollados y los que no los son en todo el mundo.

Por consiguiente, la implementación de programas de capacitación local para la investigación en salud es una prioridad dado su esperado impacto en el desarrollo sustentable por lo que diversos organismos e instituciones de educación superior reconocen la brecha y la necesidad atendiendo con urgencia estas limitaciones a través de diversos mecanismos como la formación avanzada de los profesionales y el apoyo financiero a la investigación sanitaria con el objeto de mejorar la salud y crear la capacidad que contribuya a la calidad de la investigación y su aplicación a los problemas prioritarios.

En este contexto la investigación se torna crucial para el desarrollo de la enfermería como disciplina, ante la necesidad de visibilizar su contribución a la salud de las personas con cuidados y en escenarios diversos; en el entendido de que el conocimiento surge de la relación sinérgica entre la teoría y la práctica situación que permite a los profesionales dar muestras a la sociedad de su compromiso con su salud y bienestar. Si bien la producción del conocimiento no ha sido una tarea fácil para la disciplina, en los últimos años en el ámbito regional se han destinado recursos y realizado esfuerzos para producir conocimiento útil que permita el fortalecimiento de la enfermería y muestre la evidencia de un cuidado calificado a la sociedad en su conjunto y a la sociedad científica sobre sus aportaciones a la ciencia.

Estrategias como el trabajo en redes de investigación que articulan a enfermeras en diferentes lugares para profundizar en problemas comunes, fortalecer lazos entre investigadores, consolidar el conocimiento de la enfermería a nivel global y hacer visible el trabajo científico en el ámbito internacional han dado resultados alentadores. Dentro de ellos el impacto que han tenido los Coloquios Panamericanos de Investigación que se han realizado desde hace varios años en donde enfermeras de la academia y de los servicios clínicos comparten sus resultados en el ámbito regional sobre la producción científica desarrollada.

Muestra de esos avances son los datos que indican en general que la producción de conocimiento de enfermería en América Latina y el Caribe ha seguido las líneas definidas por diversos organismos, el enfoque temático se ha señalado con una fuerte influencia del modelo biomédico en un primer momento, y con un interés marcado en la caracterización de la enfermería en su hacer y su proceso de trabajo.

En los años recientes las temáticas de investigación se han visto enmarcadas por definiciones de instituciones como la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) y Asociaciones de enfermeras como Sigma Theta Tao entre otras. Se identifica la tendencia a reconocer el cuidado como objeto de estudio de la enfermería lo que marca un cambio cualitativo hacia la investigación del cuidado y la salud en la práctica en enfermería, que incorpora propuestas resultado de reuniones regionales y nacionales en materia de investigación; se identifican cambios por ejemplo en el uso de marcos teóricos y metodológicos que permiten el acercamiento al fenómeno de estudio desde una perspectiva comprensiva y reflexiva sobre los temas específicos de la práctica del cuidado.

En estas nuevas aproximaciones es posible identificar en los eventos internacionales así como en las memorias o escritos publicados o bien en los discursos, una transformación cualitativa en el concepto de la enfermería como ciencia y arte del cuidado y como práctica social a partir de la producción del conocimiento en la última década. El tema de la producción de conocimiento en enfermería toma un rumbo diferente, expresa ya la preocupación y el avance de la enfermería con estudios de posgrado; se identifica una mejor aproximación a los marcos conceptuales y paradigmas metodológicos de las ciencias y mayor claridad en el objeto de estudio.

Podemos decir que la enfermería ha dado muestras de su crecimiento y desarrollo en la investigación con evidencia de una disciplina en construcción, la producción de su cuerpo de conocimiento, la incorporación epistemológica, la búsqueda de enfoques metodológicos diversos para conocer mejor el cuidado. Es la mejor evidencia de sus avances; sin embargo aun se refleja un incipiente acercamiento a la aplicación de sus resultados en la práctica, en la enseñanza, y en la transformación del cuidado a la salud de una manera más contundente.

Quizá algunas explicaciones de ello se encuentran en nuestra historia ya que la investigación en enfermería se ha concebido en muchos momentos como una actividad individual y pocas veces se ha desarrollado en grupo, en centros o institutos de investigación o de salud y menos aun en redes de colaboración interdisciplinar; situación que deberá ser identificada y atendida a fin de que la investigación conjunte docencia y asistencia así como aquella con otros profesionales permita a la enfermería incorporarse plenamente al concierto del desarrollo de la ciencia.

La investigación en salud y enfermería se constituye en un desafío también en el terreno de su quehacer político y en el diseño de estrategias de cambio ante los determinantes sociales de salud que se enfrentan en los diferentes contextos regionales y que deberá convocar a los grupos de investigadores de servicios clínicos y educativos en la búsqueda de recursos humanos, tecnológicos y financieros así como para compartir experiencias del trabajo, a la difusión de los resultados y en la incorporación rápida de la evidencia a las prácticas del cuidado a la salud o bien a la trasformación de la educación en enfermería o en la creación de tecnología propia o bien en la mejora de los sistemas de salud.

Al reflexionar sobre las tendencias de la investigación en enfermería no podemos dejar de mencionar que la producción del conocimiento es decir el proceso desde el momento que se genera la idea, el proyecto, la obtención de sus resultados y la difusión de los mismos así como su incorporación en la práctica y la educación ha estado rodeado de diversos obstáculos. Varios colegas se han referido a las dificultades para la difusión de los resultados de la investigación atribuido en mucho a la cantidad y calidad de las revistas existentes en su momento por lo que el esfuerzo en los próximos años será en mejorar no solo la publicación en revistas nacionales sino también en las revistas internacionales caracterizadas por su rigor para la aceptación de un manuscrito.

Esta situación se observa en la mayoría de los países de América Latina en donde el único medio para publicar se encuentra en revistas universitarias de carácter científico y podemos observar como en el caso de México cuya producción escrita de enfermería se conforma por dos tipos de literatura, la mayoría denominada convencional o gris, esta última incluye reportes técnicos, tesis de estudiantes, memorías de congresos entre otros y la literatura convencional que es escasa conformada por libros y revistas, al respecto observamos que hasta mediados de la década de los 80's la mayor parte de la producción de enfermería permaneció anónima ya que solo se divulgaba de manera oral a un número reducido de enfermeras que asistían a eventos, congresos y reuniones particularmente en el ámbito académico ya sean nacionales o internacionales..

Estas situaciones puestas a discusión en diversos foros como en las reuniones de los Centros Colaboradores de OMS/OPS dieron paso a diversas estrategias regionales y nacionales en materia de publicación de la actividad científica; en México por ejemplo revistas nacionales empezaron a surgir en el ámbito de la enfermería y salud, cuya consulta en las bases de datos es ahora obligada para quienes realizan investigación

En este mundo globalizado los responsables de tomar decisiones en materia de financiamiento, salud e investigación deben ampliar sus horizontes al momento de decidir políticas, es deber ahora incorporar la perspectiva internacional y nacional en materia de investigación en salud y enfermería. Por lo que es necesario realizar planes regionales, nacionales y locales basados en las experiencias anteriores y en los resultados esperados para la enfermería como disciplina y profesión pero también y sobre todo que identifique su contribución a la salud de las personas.

Los desafíos se vislumbran alentadores y mueven a la enfermería para el cambio que requiere la disciplina en los años por venir, si queremos hacer visible nuestra contribución a la salud de las poblaciones necesariamente tenemos que construir el cambio, cuyo motor sea primordialmente buscar la contribución social de la enfermería en el otorgamiento de un cuidado humano con calidad profesional.

Si bien hemos presenciado los avances entre ellos de los estudios de posgrado, el crecimiento en las publicaciones científicas, el desarrollo y creación de grupos y redes de investigación; el uso de las tecnológicas de la información, la capacidad de convocatoria de los Coloquios Panamericanos de Investigación así como el crecimiento de asociaciones científicas que premian el esfuerzo y la calidad de la investigación en enfermería , no podemos sentirnos satisfechos, las acciones para los próximos años deben poner especial interés en contribuir al conocimiento en salud a fin de incorporar de lleno a la enfermería en el mundo científico.

Entre ellas se destacan aquellas que limitan nuestro desarrollo tales como el objeto de estudio en construcción, el que aun no se percibe un lenguaje común, el hecho de que los estudios de investigación avancen de la descripción a la explicación, predicción y comprensión de los fenómenos del cuidado a la salud y que estén vinculados fuertemente con las prioridades de salud y su contribución a la resolución de problemas de la práctica así como la publicación de sus resultados en revistas de reconocida calidad científica internacional.

Es así como en los años por venir la enfermería se insertará decididamente en la comunidad científica, incorporando un mayor número de investigadores al sistema nacional de cada país y que se evalúen los resultados de su contribución con indicadores científicos internacionales.

Al respecto Silvina Malvárez en el 2012 plantea en su conferencia inaugural durante el XIII Coloquio Panamericano de Investigación en Enfermería en la ciudad de Miami

".......la investigación en enfermería enfrenta al menos cinco desafíos centrales:

• El desafío de ordenar el foco: Tornar el foco hacia el cuidado

• El desafío de la accesibilidad: Conectividad, visibilidad y vinculación

• La discusión del mundo de las evidencias y el mundo de los valores

• El desarrollo de la investigación proactiva, contextualizada y resolutiva

• El fortalecimiento de las condiciones y la calidad de la investigación...

Así también, recomienda que las prioridades para la investigación en salud y enfermería deban dirigirse en los próximos años a tres ejes sustantivos:

Temas de Salud: Objetivos del Milenio, los Determinantes de la Salud, Temas de los Servicios: Políticas y financiamiento de los cuidados de enfermería, Costos del cuidado de enfermería, Calidad y seguridad, la política de Recursos Humanos de Enfermería que incluya la cobertura, capacidad y formación y el tercer eje señalado evaluar las Prioridades para el desarrollo de capacidades en investigación: que incluye evaluar la formación avanzada, formación de doctores, trabajo en red , la investigación y su aplicación en la práctica y en el diseño de políticas en salud.

La enfermería como ciencia y arte del cuidado, tiene en la investigación una base firme para la construcción del conocimiento ya sea a través de profundizar en los hechos de la vida cotidiana de las personas, en cómo viven en salud o enfermedad, o bien en las reflexiones o construcciones teóricas y filosóficas alrededor de la práctica.

La importancia de la producción de conocimiento, su impacto en la practica y el papel de la academia en este proceso ha sido señalado en diversos momentos en donde se reconoce que son las universidades las que están llamadas a ser los espacios para socializar y desarrollar los diferentes saberes de la enfermería y que estos deberán estar fuertemente vinculados con los escenarios de la práctica del cuidado constituyendo así una base sólida para la investigación en salud y enfermería.

Debemos replantearnos si queremos avanzar no solo en las teorías y metodologías que sustentan la producción de conocimientos de enfermería si no también y sobre todo su contribución a la salud y el bienestar de las personas, el ciclo completo del conocimiento orientado a mejorar la salud debe ser revisado y reorientado a fin de obtener los mejores resultados en donde mas se necesita y enfrentar los nuevos desafíos que nos permitan caminar con firmeza hacia la investigación de calidad.

Es necesario reconocer que nunca antes como ahora tenemos acceso a gran cantidad de conocimiento acumulado en salud pero también analizar la brecha que existe entre lo que conocemos y nuestra capacidad para aplicarlo en beneficio de la salud de las personas entendiendo que el conocimiento es un bien público y se ubica como uno más del conjunto de determinantes sociales de la salud.

La salud y la investigación en salud están ahora en la agenda política de nuestros países; la enfermería tiene un desafío enorme, está llamada a ser un personaje clave para el cumplimiento de las Metas del Milenio en salud así como en los planes regionales y nacionales en investigación en salud; por ello es necesario enfrentar los retos que para la disciplina se presentan ya que por varias décadas recorrimos un camino largo y difícil; pero hoy tenemos la oportunidad de aprovechar la era de la "economía basada en el conocimiento (EBC)", cuyo propósito es generar conocimiento útil para la solución de los problemas, herramientas o medios para producir más conocimiento o bien para producir los bienes y servicios que la sociedad requiere.

 

Bibliografía Consultada

Malvárez S. Conferencias de Cierre. XII Coloquio Panamericano de Investigación en Enfermería. Universidad Federal de Santa Catarina, Florianópolis Brasil, 2 de septiembre del 2010.         [ Links ]

Malvárez S. Conferencia Inaugural del XIII Coloquio Panamericano de Investigación en Enfermería. Prioridades de Investigación. Aproximaciones a una agenda regional 2012-2020. Miami, Septiembre 2012.         [ Links ]

Palazuelos C, Navarrete S, Libreros V. Evaluación metodológica de artículos de investigación de enfermería nacionales e internaciones. En: X Coloquio Panamericano de Investigación en Enfermería; Buenos Aires: Asociación de Escuelas Universitarias de Enfermería de la República de Argentina Federación Argentina de Enfermería, 2006.         [ Links ]

Ailinger RL, Nájera RM, Castrillón MC, Manfredi M. Nursing Research in latin America: 1988-1998. Rev Lat Am Enfermagen (internet) 2005; 13 (6): 926-928 [consultado 12 Enero 2011].Disponible en: http://bit.ly/13l4SCW        [ Links ]

Alarcón A, Astudillo P. La investigación en enfermería en revistas Latinoamericanas. Cienc. enfer. (Internet) 2007; XII (2): 25-31 [consultado 27 octubre 2010] Disponible en: http://bit.ly/128yt3d        [ Links ]

Landeros-Olvera E, Salazar-González B, Cruz-Quevedo E. La influencia del positivismo en la práctica e investigación de enfermería. Index de enfer. (internet) 2009; 18 (4) 263-266 [consultado 19 noviembre 2010] Disponible en: http://bit.ly/15gANDe        [ Links ]

Malvárez S. El reto de cuidar en un mundo globalizado. Texto y Contexto Enfermagem. 2007; 16(003):520-530.         [ Links ]

CONACYT. Informe General del Estado de la Ciencia y la Tecnología en México. México D.F. [consultado 21 de febrero 2012]. Disponible en: http://bit.ly/13QCrc9        [ Links ]

WHO. Política de Investigación en salud. [Consultado 21 de febrero 2011]. Disponible en: http://bit.ly/Wdqdwx        [ Links ]

García M, et al. Tendencias y características de la investigación en enfermería publicada en México. Enfermería Universitaria 2011; 8(1): 7-16.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons