SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número3Geometría dinámica: Su contribución a la comprensión de condicionales de la forma si-entonces índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Artículo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Educación matemática

versión impresa ISSN 1665-5826

Educ. mat vol.22 no.3 México dic. 2010

 

Nota de clase

 

Rectas perpendiculares

 

Perpendicular lines

 

Ángel Pérez Juárez*

 

* Universidad Autónoma de la Ciudad de México, México. angel5969@gmail.com

 

Fecha de recepción: 26 de noviembre de 2010.

 

Resumen

Se demuestra la condición de ortogonalidad entre dos rectas sin usar funciones trigonométricas. La alternativa es plantear una ecuación de segundo grado y recurrir a las propiedades de estas ecuaciones, tales como la relación entre el número de soluciones y el signo del discriminante de la ecuación cuadrática. Esta manera de resolver el problema de ortogonalidad entre rectas nos muestra, de paso, la utilidad de algunas propiedades de un polinomio cuadrático.

 

Abstract

A proof of the orthogonality condition between two lines without using trigonometric functions is presented. The alternative proof consists in developing a second degree equation and working with quadratic equations properties, such as the relationship between the number of solutions and the discriminant sign. This approach shows as well the usefulness of some of the properties of a quadratic polynomial.

 

La motivación para buscar una prueba de la ortogonalidad entre rectas sin usar trigonometría es que, en los cursos de álgebra elemental que he impartido, si bien se incluye en el temario la revisión de algunos conceptos de trigonometría, este tema viene al final del curso, mientras que la condición de ortogonalidad se suele utilizar antes, en el tema de línea recta.

En textos elementales que incluyen trigonometría, como en Zill o en Corral, se prueba la identidad de la tangente de una diferencia de ángulos y, a partir de ahí, es relativamente simple probar la condición de rectas perpendiculares, que no es la herramienta que se utiliza aquí.

Existe una condición bien conocida de perpendicularidad entre dos rectas, que es: dos rectas, con pendiente diferente de cero, son ortogonales si y sólo si el producto de sus pendientes es -1.

Suponiendo que las rectas son ortogonales, se va a demostrar que m1m1 = -1.

Sean las rectas con ecuaciones

 

Como las rectas no son paralelas, existe un punto de intersección entre ellas que denotamos con I(x0, y0). Consideremos una recta horizontal que no pasa por el punto I. Sin perder generalidad, supongamos que la ecuación de esta recta horizontal es H: y = k con k ≠ y0. Esta recta H interseca las rectas L1 y L2 en los puntos P1 y P2, respectivamente, y sus coordenadas son P1(x1, k) y P1(x2, k) por estar en la recta horizontal H.

El triángulo P1P2I es rectángulo y, por tanto, podemos aplicar el teorema de Pitágoras, donde la hipotenusa es el segmento P1P2 y los catetos son P1I y P2I. Estos tres lados satisfacen la relación

Si utilizamos la fórmula de la distancia entre dos puntos para cada uno de estos segmentos, se tiene

sustituyendo estas expresiones en (1)

Con las coordenadas de los puntos P1 e I podemos escribir

Sustituimos estas dos expresiones en (2).

Ahora sumamos x0– x0 en el paréntesis del lado derecho

Desarrollando el lado derecho, lo podemos escribir en la forma

La ecuación (5) queda como

En esta ecuación se cancelan los términos (x2- x0)2 y (x1- x0)2 que aparecen en ambos lados de la ecuación. Se tiene entonces

Las cantidades (x2 - x0) y (x1 - x0) no son cero, ya que los puntos P1 y P2 están necesariamente a la izquierda y a la derecha del punto de intersección de las rectas. Si dividimos entre (x2 - x0)(x1 - x0) la última ecuación

Definimos la cantidad ξ como

con lo que

Si multiplicamos por ξ e igualamos a cero

Ya se dijo anteriormente que ninguna de las rectas L1 y L2 tienen pendiente cero y, como son rectas perpendiculares, ninguna de ellas es vertical. Por tanto, ninguno de los puntos P1 y P2 tiene su primera coordenada igual a x0. De la geometría elemental sabemos que, por ser no paralelas, las rectas L1 y L2 se intersecan en un solo punto, i.e. x0 es único. Una vez que se escogen los puntos P1 y P2 y con x0 único, se tiene que el valor de ξ también lo es. La ecuación (6), que es de segundo grado en ξ, tiene solución única, pues proviene de la condición de las dos rectas no paralelas. Luego, el discriminante de esta ecuación debe ser cero

y de aquí se sigue de inmediato que

m1m2 = ± 1

La solución de la ecuación cuadrática para ξ es

De la definición de ξ tenemos que (x2 - x0) y (x0 - x1) son de igual signo; con (x2 - x0) < 0, se tiene que (x0 - x1) < 0. Antes dijimos que k > y0 , i.e. k - y0 > 0 y, con estos signos en las pendientes (3) y (4), tenemos que m1 < 0 y m2 > 0.

Conclusión: m1m2 = -1

De los detalles de esta demostración, podemos apreciar la relevancia de las propiedades de un polinomio cuadrático y de la fórmula general para resolver una ecuación cuadrática. Se ha utilizado la relación que hay entre el signo del discriminante de una ecuación de segundo grado y el tipo de solución de esa ecuación.

En el texto de Zill se propone la demostración como un ejercicio para el lector.

En el libro de Stewart se resuelve el mismo problema que propone Zill, pero se hace con la restricción de que las rectas pasan por el origen, lo que no le quita generalidad a la demostración.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Corral, M., Trigonometry, GNU free documentation, http://www.mecmath.net/trig.         [ Links ]

Stewart, J., L. Redlin y S. Watson, Precalculus. Mathematics for Calculus, 4a. ed., Brooks/Cole, Thomson Learning.         [ Links ]

Zill, D. G., Precálculo, con avances de cálculo, 4a. ed., McGraw-Hill.         [ Links ]