SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 número1El país transnacional: Migración mexicana y cambio social a través de la frontera, por Marina Ariza y Alejandro Portes (coords.)Principles of Constitutional Design, por Donald S. Lutz índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Política y gobierno

versión impresa ISSN 1665-2037

Polít. gob vol.16 no.1 México ene. 2009

 

Reseñas

 

El temblor interminable: Globalización, desigualdades, ambiente, por Ugo Pipitone

 

Miguel Gutiérrez–Saxe*

 

México, CIDE, 2006, 228 pp.

 

* Coordinador del Programa Estado de la Nación del Consejo Nacional de Rectores y la Defensoría de los Habitantes, Costa Rica.

 

Ugo Pipitone presenta un libro de una dimensión razonable, una colección amplia de hechos y argumentos acerca de la globalización contemporánea y sus raíces, pero referidos a un puñado de temas muy importantes, descritos con propiedad en el título de la obra. Es un documento pertinente, actual, profundo, que destila información y entrega sabiduría, de esa que requiere sentido del humor, también frente a uno mismo.

Desfilan una tras otra las situaciones y razones, siempre de manera fresca, un tanto inesperada. Pocas palabras y muchas imágenes, algunas gráficas y las más verbalizadas. Por la forma, el libro hay que inscribirlo en la tradición más fiel de los cantastorie. El mismo Pipitone se encarga de describirlo como el individuo que en la Sicilia de la segunda posguerra todavía recorría los pueblos narrando las gestas de caballeros normandos, franceses y sarracenos... con el auxilio de sábanas pintadas con varios cuadros en los que se ilustraban los hechos narrados.

Su portada es una imagen irónica, directa en el llamado a pensar sobre las transformaciones contemporáneas. Nuestro tiempo es éste, en el que por primera vez los seres humanos tenemos la capacidad para interrumpir los procesos de vida en el planeta, por varias vías, por lo general escondidas bajo un manto de trivialidad. Hoy es, mucho más crucial identificar quién conduce a quién, quién orienta a quién. La portada reproduce un cuadro de Bruegel el Viejo (1568), que evoca el evangelio de Mateo: "ciegos que conducen a otros ciegos y, si un ciego guía a otro ciego, ambos caen en el hoyo".

Por su contenido, la obra ofrece una reflexión ética y crítica, sustentada en una selección de textos y otros insumos relevantes, armada con sentido y puesta al servicio de una convocatoria urgente a la acción. Es muy ilustrativo el epígrafe que recoge de Saramago: "Mejor no hacer nada, dijo uno de los filósofos optimistas, los problemas del futuro, el futuro los resolverá. Lo malo es que el futuro es ya hoy, dijo uno de los pesimistas".

Pero la portada y el llamado a hacer algo no son el preludio de un libro que organiza evidencia para argumentar a ultranza una tesis preconcebida. Por el contario, en más de una ocasión Pipitone muestra cómo ha sido necesario considerar y volver luego a reconsiderar apreciaciones sobre las tendencias, las que no caracteriza como lineales y predecibles. También con franqueza expone algunos de sus descubrimientos y sorpresas. No es casual que dedique la introducción de su trabajo a explorar las metáforas microbiológicas y termodinámicas, pero no para invocar "las analogías fascinantes y conservadoras", sino las que brotan del pensamiento científico reciente que enfatiza el azar, reafirma que el contexto externo altera el funcionamiento de los órganos, forzándolos a adaptaciones sin destino prefijado. Esto sí es posible convertirlo en metáfora social y trasladarlo a las ciencias sociales. Y así transcurre el libro, nuevas adaptaciones, hechos y relaciones novedosas dentro de una sociedad en ebullición. El decir astuto de Lampedusa ("si queremos que todo quede como está, es necesario que todo cambie") es contrapuesto por Pipitone a las conclusiones del premio Nóbel de Química Prigogine, al señalar que caos y orden conviven; la regla es un punto de equilibrio de fuerzas contrastantes, cuyo resultado concreto sólo puede ser predecible en términos probabilísticos. Es el fin de las certidumbres y de la deducción como forma dominante de exponer, una conclusión a la que el autor es fiel.

La descripción de la unión simbiótica de bacterias ancestrales con otros microorganismos, que no fue una mutación lenta y suave, sino brusca, toda una aceleración evolutiva, lleva a Pipi FMI tone a preguntarse cómo no pensar en la analogía con la globalización y sus múltiples contagios. Se responde que en este mundo globalizado "la velocidad de las recombinaciones es ciertamente mayor que la de las mutaciones internas de cada sociedad". Y esa constatación la retoma al describir la globalización, al plantearse las desigualdades y al analizar el ambiente amenazado.

La ampliación de la globalización y sus interdependencias, la diversidad creciente y su metabolización le señalan al autor un orden caótico. Pero también le sugieren una metáfora: los temblores tienen intensidades diferenciadas en el tiempo y producen efectos distintos dependiendo de los suelos que sacuden; estamos frente a un movimiento (de personas, bienes, informaciones, etc.) constituido por aceleraciones, trasplantes exitosos y fallidos, feedbacks imprevistos que aceleran o retardan, tensiones, conflictos, periodos de interrupción e, incluso, de retroceso.

En palabras casi textuales del autor, un verdadero temblor interminable, en un sistema de vínculos globales construido alrededor de un capitalismo técnicamente innovador y financieramente ubicuo, en detrimento del predominio de Estados y orientaciones hacia el bienestar. Las diferencias entre regiones y países subsisten, pero lo hacen dentro de una corriente que estrecha espacios, esto es, la puesta de la camisa de fuerza dorada que señalara Thomas Friedman, citada extensamente por Pipitone. Cómo no mencionar en esta reseña el señalamiento del autor y de Stiglitz sobre el papel de instituciones financieras internacionales, particularmente del FMI, institución creada al calor de las crisis de los sistemas de pagos mundiales y que "se ha convertido progresivamente en un templo de verdades económicas con un alto perfil doctrinario, que en lugar de reducir costos económicos y sociales de las crisis financieras, a menudo contribuye a incrementarlos".

Enfatiza el texto sobre el contrapunto a la globalización creado por el fortalecimiento de la regionalización, cierta revaloración del Estado del bienestar y de la regulación ante la necesidad para las generaciones futuras de reinventar el desarrollo frente a los dilemas planteados por el "desastre ecológico sobre la base del éxito económico, o el desastre social sobre la base del fracaso económico".

Al abordar el desajuste en la relación entre economía y sociedad, el autor señala un conjunto de asimetrías o desigualdades en asuntos tan cruciales como la tecnología, el desarrollo y la pobreza. Combina el autor tres "k" (Kuznets, Kondratieff y Kuhn) para afirmar que las mayores oleadas de cambio tecnológico (con gran impacto sobre estilos de vida y de producción) activan dislocaciones economicosociales, uno de cuyos rasgos es el aumento de la desigualdad, entre países y dentro de los países. También sustenta con econometría y análisis de casos–país (Malasia, Kerala, México) que el crecimiento económico no es suficiente para superar la pobreza, y cómo una mejor distribución del ingreso acelera el efecto de reducción de la pobreza asociada con el crecimiento.

A lo largo del texto, Pipitone trata el asunto de la sostenibilidad, aunque dedica un capítulo específico al ambiente amenazado. Afirma que morir de bienestar se ha vuelto técnica e históricamente posible. Antes de la revolución industrial la especie humana podía reproducirse sin alterar de modo crítico los grandes ecosistemas planetarios; en la actualidad enfrentamos hasta un cambio climático. Hoy los costos ambientales no sólo son relevantes, sino que cada vez más son percibidos como tales. Ingeniosamente el autor se detiene en la agricultura y en esa máquina trivial y cotidiana, el automóvil, para ilustrar cambios y desafíos.

El temblor interminable de Ugo Pipitone es, por lo anteriormente dicho, un digno heredero de la tradición del Club de Roma, con sus límites del crecimiento y del Informe Brundtland, por su capacidad para sistematizar consideraciones, señalar desafíos y sugerir cursos de acción cruciales para la supervivencia de nuestra especie –la humana– y de la vida en el planeta.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons