SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 número22Reubicando el Estado moderno. Gobernabilidad y la historia de las ideas políticasLa existencia del mundo exterior. Un estudio sobre la refutación kantiana del idealismo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Artículo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Signos filosóficos

versión impresa ISSN 1665-1324

Sig. Fil vol.11 no.22 México jul./dic. 2009

 

Reseñas

 

Plotino (2007), Enéadas. Textos esenciales

 

Gabriela Müller*

 

traducción, notas y estudio preliminar de María Isabel Santa Cruz y María Inés Crespo, Buenos Aires, Argentina, Colihue, 283 pp.

 

* Profesora de la Universidad de Buenos Aires, gafermu@gmail.com

 

La figura de Plotino es, sin duda alguna, tan fundamental en la historia de la filosofía antigua como la de los más conocidos Platón y Aristóteles. Es por eso que celebramos la aparición de esta traducción de los pasajes más relevantes de las Enéadas, donde María Isabel Santa Cruz y María Inés Crespo vuelcan su vasto conocimiento y experiencia tanto en el campo de la filología clásica como en el de la filosofía, para acercarnos a un profundo y completo análisis del pensamiento filosófico presentado por Plotino a lo largo de sus escritos.

En el "Estudio preliminar" que abre el libro y que oficia como introducción, se abordan los temas más importantes en relación con la figura de Plotino y su filosofía. Sin pretender adentrarnos aquí en las complejidades que tal análisis supone, señalaré simplemente los puntos fundamentales que allí se desarrollan. Las autoras comienzan haciendo referencia al neoplatonismo, término acuñado por los historiadores de la segunda mitad del siglo XVIII para referirse a esta corriente filosófica iniciada por Plotino en el siglo III d. C., quien "parece haber sido el primero que intentó sistematizar en un todo coherente un conjunto de ideas de raíz platónica, imponiéndoles un cuño original y consistente" (p. VIII). Sigue a esta consideración general, una sucinta descripción de la vida y obra de Plotino tal como aparece expuesta por Porfirio en su Vida de Plotino. A continuación se introduce una importante reflexión respecto de la figura de Plotino como exégeta. En este sentido, se señala que "Plotino es un innovador a la vez que un tradicionalista" (p. XVI) ya que, si bien por un lado es un fiel platónico, por otro, se nos presenta como un pensador original que utiliza tanto las doctrinas de Platón como las de otros filósofos —especialmente Aristóteles y los estoicos— para el establecimiento de su propia postura.

Las autoras analizan luego los lineamientos generales del sistema filosófico de Plotino insistiendo en la concepción plotiniana de la realidad como despliegue dinámico que implica tanto el movimiento descendente de producción o procesión (próodos) como el movimiento de retorno o conversión (epistrophé). Se exponen a continuación y en orden descendente los distintos grados de la realidad. Se comienza por la caracterización de lo Uno en tanto principio absolutamente simple e inefable y se hace especial énfasis en el problema de señalar la relación de ese principio consigo mismo. Luego, y en estrecha vinculación con el punto anterior, se aborda el problema de la generación de la Inteligencia —primera instancia de multiplicidad— a partir de lo Uno, tema complejo que Plotino aborda repetidamente a lo largo de su obra. Se continúa con la caracterización de la Inteligencia en tanto nivel noético y del Alma en tanto nivel dianoético, cuya parte inferior, la naturaleza, configura el universo sensible. Tras exponer los distintos niveles de conocimiento, que son propios de las facultades humanas y que Plotino traspone a las hipóstasis, se pasa a la caracterización de la materia, sustrato de lo sensible y límite inferior de la realidad. Por su parte, el análisis de la conversión hacia lo Uno comienza mostrando la relación entre la filosofía y la dialéctica, su parte más preciosa, como modo de saber discursivo y dianoético. Por lo tanto, se impone en el camino de ascenso superar este nivel para llegar a la aprehensión noética de lo Uno que "remata la filosofía y abre la posibilidad de la mística" (p. LXXXIV) en tanto posibilita la unión final con lo Uno. De esta manera, se pone de manifiesto la naturaleza de la así llamada mística plotiniana no como una anulación de la actividad racional, sino como su continuación y punto culminante. Por eso el sistema filosófico de Plotino puede concebirse como un camino de la filosofía a la mística. Finalmente, se concluye señalando la influencia de Plotino y de la corriente neoplatónica que él inicia en la filosofía occidental.

Además de este minucioso análisis, en la introducción se incluye una tabla comparativa del orden sistemático y del orden cronológico de los tratados que constituyen las Enéadas, que contiene además el título que Porfirio dio a cada uno de ellos, y una indicación de las citas y abreviaturas utilizadas. También se provee de una muy útil lista de las normas seguidas para la transliteración de los términos griegos y su correcta pronunciación. Finalmente, aparece una completísima bibliografía que incluye las ediciones, traducciones y léxicos de Plotino, así como un extenso y actualizado listado de literatura secundaria en el que figuran los trabajos más importantes —tanto los ineludibles clásicos como los estudios más recientes— realizados por los especialistas en la materia.

La selección de textos que se ofrece en este libro merece destacarse por su exhaustividad y por la precisa articulación que logra de los temas más importantes de la filosofía de Plotino. La primera sección está referida a la figura de Plotino según Porfirio y contiene pasajes de la Vida de Plotino, obra escrita por su discípulo y colocada al inicio de su edición de las Enéadas. La segunda sección corresponde ya a los tratados plotinianos y comienza con dos textos que muestran el punto de partida de la reflexión de Plotino: la necesidad que tiene el alma de retornar a su origen. A continuación, se incluyen varios capítulos tomados de distintos tratados que dan cuenta de la estructura de la realidad que, según este filósofo, se articula en tres niveles, las llamadas hipóstasis, y se constituye en un proceso productivo y dinámico de descenso a partir del primer principio. Los pasajes dedicados a caracterizar este primer principio, el Uno–Bien, lo muestran como lo absolutamente simple, anterior a todas las cosas, más allá del ser y de la Inteligencia, infinito, indeterminado, autosuficiente, inefable. Luego siguen los textos que explican el difícil tema de la generación de la Inteligencia a partir de lo Uno y a continuación la caracterización de esta segunda hipóstasis como instancia unimúltiple que coincide con el plano del ser y es idéntica a los inteligibles (las Ideas) en tanto su intelección consiste en un pensarse a sí misma. Los pasajes que corresponden al Alma explicitan su naturaleza una y múltiple, intermediaria entre lo sensible y lo inteligible, su división en dos partes y su relación tanto con la Inteligencia como con el universo sensible. Se destaca en este punto la problemática en torno a la relación con el tiempo y la eternidad, expuesta por Plotino en el tratado III 7 de gran influencia en la historia de la filosofía y cuyos principales capítulos aparecen aquí traducidos. Luego siguen los pasajes referidos a la materia, caracterizada como impasible e incorpórea y vinculada con el no ser, y su relación con el mal y el mundo sensible. La antología se cierra con los textos correspondientes a la concepción plotiniana de la naturaleza humana, la relación de la vida perfecta con el nivel de la Inteligencia y la necesidad del retorno (conversión) hacia el primer principio. Aquí adquiere gran importancia la caracterización de la dialéctica que aparece en el tratado I 3, traducido en su totalidad, como el corazón de la filosofía y punto de inicio del camino de ascenso que termina en la unión con lo Uno, a cuyo tratamiento están dedicados los últimos pasajes.

Como puede observarse en esta breve síntesis, las secciones en que se agrupan los textos traducidos se corresponden con los puntos analizados en el "Estudio preliminar" y esto ayuda a lograr una acabada comprensión de los temas más sobresalientes que constituyen el sistema filosófico plotiniano. Esta labor, a su vez, se encuentra complementada con las notas mediante las cuales se ofrecen referencias bibliográficas, literarias, geográficas e históricas y también indicaciones que facilitan la comprensión tanto filológica como filosófica del texto. La traducción, por su parte, consigue el difícil balance entre mantener una estricta fidelidad al texto griego, por un lado, y, por otro, lograr una versión en castellano que sea comprensible para los lectores actuales pero que dé cuenta de toda la complejidad presente en el pensamiento filosófico de Plotino.

El libro concluye con un índice de los pasajes seleccionados, tanto en el orden sistemático como en el cronológico, y un índice general.

Las autoras, de algún modo, se hacen eco en este libro de la labor porfiriana, presentándonos, en lugar de una traducción completa de las Enéadas o de un tratado en particular, esta selección que ofrece una nueva ordenación temática de los textos plotinianos e incluso nuevos títulos para cada uno de ellos. La estricta observación de los criterios filológicos, historiográficos y hermenéuticos que debe cumplir hoy toda traducción de un texto filosófico antiguo dan una gran ventaja a esta obra y a nosotros, los lectores, que podemos acceder así más fácilmente al difícil y complejo entramado conceptual que constituye la filosofía plotiniana. Si las autoras consideraron a estos pasajes de las Enéadas los textos esenciales de Plotino, este libro es sin duda esencial para comprender de manera acabada el pensamiento de este filósofo también esencial.

 

D. R. © Gabriela Müller, México D.F., julio–diciembre, 2009.