SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.68 número3Nuevas hipótesis embriológicas, genética y epidemiología de la gastrosquisis índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Boletín médico del Hospital Infantil de México

versión impresa ISSN 1665-1146

Bol. Med. Hosp. Infant. Mex. vol.68 no.3 México may./jun. 2011

 

Estadísticas vitales

 

Homicidios en menores de 15 años de edad, México 2000-2010. Informe preliminar

 

Homicides in children under 15 years of age, Mexico 2000-2010. Preliminary report

 

Gonzalo Gutiérrez-Trujillo,1 Sonia B. Fernández-Cantón,2 Ricardo Viguri-Uribe1

 

1 Departamento de Ediciones Médicas Hospital Infantil de México Federico Gómez

2 Dirección de Información Epidemiológica Secretaría de Salud México D.F., México

 

Autor de correspondencia:
Dra. Sonia B. Fernández Cantón
Correo electrónico: sfernandez@dgpi.salud.org.mx

 

Fecha de recepción: 29-03-11
Fecha de aceptación: 29-03-11

 

El incremento en los homicidios que desde 1997 se registra en México se ha informado cotidianamente. Fernando Escalante de Gonzalbo analiza el fenómeno con inteligencia y profesionalismo y lo relaciona no sólo con el narcotráfico y el crimen organizado sino que también plantea la posibilidad de que sea causado por otros grupos violentos.1

Cuando se analizaron los homicidios cometidos en México durante el periodo de 2000 a 2010, en diferentes grupos de edad, se encontró que dicho incremento ocurre a lo largo de la vida, aunque es mayor en la etapa de los 25 a los 44 años de edad, situación esperada por ser ésta la etapa en la que se tiene mayor participación en actividades ilícitas (Cuadro I).2 Sin embargo, y para nuestra sorpresa, en los menores de quince años la mortalidad por homicidio también se ha incrementado en forma significativa a partir de 2007: entre este año y 2010 el total de defunciones por dicha causa aumentó cerca de 100% (Figura 1).

Inicialmente se pensó que este incremento se debía a la participación de los adolescentes en las actividades del crimen organizado. Sin embargo, esta hipótesis se desechó fácilmente cuando se identificó que, al interior de dicho grupo, el mayor incremento de homicidios se observó en los menores de un año. En este grupo etario, entre 2007 y 2010, las tasas se elevaron alrededor de 130%, incremento mucho mayor al registrado por los grupos de 1 a 4, de 5 a 9 y de 10 a 14 años de edad (Cuadro II; Figura 2). Más aún, en los menores de un mes la tasa de homicidios es ligeramente superior que en los de uno a once meses de edad (Figuras 3 y 4).

Los tipos de agresión que causaron la muerte a los menores de 15 años son diversos.2 Destacan por su frecuencia la utilización de armas de fuego, el ahorcamiento, la estrangulación o sofocación, el ahogamiento y la utilización de objetos punzocortantes (Cuadro III).

 

Al analizar la distribución geográfica de las tasas de homicidio en los menores de un año nos encontramos que los estados donde los homicidios son más frecuentes no son aquéllos en los que el denominado crimen organizado ha causado más muertes (Cuadro IV). Debemos suponer, entonces, que estos homicidios son causados por violencia familiar. Los estados con las tasas más altas fueron el Estado de México, Aguascalientes, Campeche y Colima (Figura 5).

 

 

La coincidencia del aumento en las tasas de homicidio en los menores de 15 años con las tasas de homicidio relacionadas al narcotráfico y al crimen organizado, como es obvio, no permite establecer una relación de causa-efecto. Sin embargo, sí permite suponer que pueden existir circunstancias sociales comunes que las favorezcan. Por otra parte, el hecho de que los homicidios ocurran con mayor frecuencia en entidades federativas diferentes tampoco descarta esta última hipótesis.

Con los datos disponibles no se puede llegar a mayores conclusiones. Para poder avanzar será necesario realizar una investigación que incluya el estudio de las actas del Ministerio Público ya que los certificados de defunción contienen pocos datos útiles para nuestro propósito y, por otra parte, la visita a los domicilios para recabar información puede conllevar riesgos no controlables. De cualquier manera, más adelante informaremos los datos encontrados en nuestras indagaciones. El tema posee una gran importancia ya que, independientemente de lo se encuentre, se trataría de una forma extrema de violencia familiar.

 

REFERENCIAS

1. Escalante GF. Homicidios 2008-2009. La muerte tiene permiso. Revista Nexos 2011. Disponible en: http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=1943189        [ Links ]

2. Dirección General de Información en Salud (DGIS). Base de datos de defunciones 1979-2009. Sistema Nacional de Información en Salud (SINAIS). Disponible en: http://www.sinais.salud.gob.mx        [ Links ]

 

Fe de erratas