SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número36La retrovisión afectivo-cognitiva intercultural en la base de todo aprendizaje índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Sinéctica

versão impressa ISSN 1665-109X

Sinéctica  no.36 Tlaquepaque jan./jun. 2011

 

Reseña

 

Representaciones sociales. Teoría e investigación

 

Por: Eduardo Hernández González

 

Libro: Representaciones sociales: Teoría e investigación, de Tania Rodríguez Salazar y María de Lourdes García Curiel (coords.)

 

Guadalajara, CUCSH–UdeG, 2007. ISBN: 9702711754/9789702711759.

 

Currículo: maestro en Filosofía por la Universidad de Guadalajara y candidato a doctor por la Universidad de Oviedo, España. Jefe del Departamento de Política y Sociedad en el Cuciénega–U de G.

 

El concepto de representaciones sociales surgió en Francia en 1961, con la autoría de Serge Moscovici, quien presenta una idea innovadora y fundamentada que, sin duda, es hoy uno de los grandes temas de interés dentro de la psicología social. A lo largo de las cinco décadas de vida de la teoría, ésta ha logrado un desarrollo teórico relevante y un sorprendente crecimiento empírico. Las representaciones sociales son, ciertamente, una teoría longeva si consideramos la corta vida de las teorías surgidas desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días. Es también una propuesta que ha suscitado el interés creciente de diversas disciplinas relacionadas con la educación, los estudios de género y las ciencias sociales en general; así lo constatan la aparición de la revista Papers on Social Representations, la apertura de programas de estudio de doctorado en universidades de Italia, Francia y México, entre otros países, y la abundante literatura que circula en diversos idiomas.

El libro ofrece, en diez capítulos distribuidos en dos partes, un análisis minucioso de los conceptos y las teorías centrales que fungieron, en un momento determinado, como ejes inspiradores para el surgimiento de la teoría, así como una exposición detallada de los conceptos fundamentales referentes e integrados a dicha teoría. La primera parte, que consta de cinco capítulos, está dedicada a aspectos epistemológicos, teóricos y metodológicos. El primero de ellos, de Jorge Ramírez, explora la emergencia del concepto de representaciones colectivas de Emile Durkheim, quien se encuentra en el origen del concepto de representaciones colectivas de Moscovici, y nociones surgidas en el pensamiento de Wundt y Espinas.

El segundo capítulo, escrito por Silvia Valencia, expone las condiciones epistemológicas en la construcción, circulación y socialización de las representaciones sociales. Su análisis permite distinguir, con precisión, los momentos y componentes en los que una representación se constituye como una forma de conocimiento de lo social y, a su vez, en objeto de conocimiento de los investigadores.

En el tercer capítulo, José F. Valencia y Francisco J. Elejabarrieta, dotan a la representación social de la función creadora y constructora de la realidad social; reconocen su orientación construccionista, que supera los reduccionismos de los abordajes disciplinarios de la sociología y la psicología que han formado parte del bagaje teórico de la psicología social hasta el momento.

Pascal Moliner, en el cuarto capítulo, mediante la exposición de tres experimentos, demuestra el papel trascendente de los elementos periféricos en la significación de un objeto social dado. Con los resultados, Moliner logra mostrar que, contrariamente a lo establecido por la teoría del núcleo central de las representaciones, son más importantes los elementos periféricos que los centrales en el proceso de construcción de la representación.

El último capítulo de esta primera parte está dedicado a exponer algunas estrategias de análisis cualitativo a partir de conceptos propios de la teoría del núcleo central (como themata, representaciones hegemónicas, emancipadas y polémicas) para identificar los elementos periféricos y centrales de la representación.

La segunda parte del libro se centra en la presentación de trabajos empíricos que abordan diversos temas desde la perspectiva de las representaciones sociales, así como en la exposición de las implicaciones éticas y sociales derivadas de la intervención.

En el capítulo sexto, "Imbricaciones entre representaciones sociales e intervención", Denise Jodelet, una de las fundadoras de la teoría de las representaciones sociales, al lado de Moscovici, y principal exponente de la corriente antropológica en la teoría, analiza los retos y las dificultades que enfrenta el investigador al tratar de intervenir con base en los resultados de los estudios. Ello permite a Jodelet proponer un modelo de análisis de tres esferas de pertenencia o referencia de la representación social y sus funciones como punto de partida para el diseño de las intervenciones en grupos e instituciones.

En el capítulo séptimo, María Auxiliadora Banchs, reconocida investigadora de esta teoría en Latinoamérica, introduce el vínculo entre el conocimiento social y las prácticas mediante el cual expone la utilidad de esta teoría en la comprensión de los fenómenos de la salud pública. En los capítulos octavo, noveno y décimo se presentan tres trabajos de investigación empírica sobre objetos sociales distintos: "Las representaciones sociales del policía auxiliar: entre la vocación y la necesidad", de Cecilia Morquecho y Rafael Vizcarra; "Experiencias y representaciones sociales del trabajo en jóvenes", de José Navarro; y "Representaciones sociales y desempleo: un estudio sobre las contradicciones y especificidades del desempleo femenino", de Maider Larrañaga, José F. Valencia y Pierre Vergés. Estos tres ensayos muestran la riqueza metodológica desarrollada en los estudios desde esta perspectiva y la capacidad eurística de la teoría para el acercamiento a distintas realidades de interés colectivo.

El libro Representaciones sociales. Teoría e investigación es una de las pocas obras publicadas en México cuyo mérito principal radica en que combina la divulgación con la investigación, y el análisis teórico con el trabajo empírico, de ahí que proporcione al lector una visión amplia de los alcances, derroteros de la teoría y abordajes metodológicos recientes. Es una referencia indispensable para los estudiosos del tema y una excelente puerta de acceso para quienes se inician en el conocimiento teórico y empírico de la teoría de las representaciones sociales.