SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 número1¿Están listos los futuros profesores para integrar las TIC en el contexto escolar? El caso de los profesores en Quebec, CanadáEnseñanza de la fonética de una segunda lengua en contextos escolares: Un análisis de las prácticas pedagógicas y sus efectos en el aprendizaje del inglés en jóvenes universitarios índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Revista electrónica de investigación educativa

versão On-line ISSN 1607-4041

REDIE vol.13 no.1 Ensenada Jan. 2011

 

Artículos arbitrados

 

El trabajo de observación del adulto mayor. Una herramienta pedagógica para modificar actitudes ageístas en estudiantes de psicología

 

Task: Observing the Older Adult. A Pedagogical Tool for Changing Ageist Attitudes in Psychology Students

 

Daniel Serrani Azcurra

 

Universidad Nacional de Rosario, Argentina Dr. Estanislao Zeballos 1625 (2000) Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina danielserrani@argentina.com

 

Recibido: 9 de abril de 2010
Aceptado para su publicación: 26 de enero de 2011

 

Resumen

Las actitudes ageístas de los estudiantes representan un obstáculo para el desarrollo de conocimientos y la empatía requeridas para asistir a las personas mayores. El objetivo que persigue este trabajo es evaluar los cambios en actitudes explícitas e implícitas y en conocimientos sobre personas mayores en una muestra de estudiantes de Psicología, antes y después de llevar a cabo una tarea práctica denominada "Trabajo de observación del adulto mayor" (TOAM). Para ello, se evaluaron los cambios en los conocimientos explícitos mediante el Palmore's Facts on Ageing Quizzes 1 y 2 (FAQs1–2), las modificaciones en las actitudes explícitas mediante la Kogan's Scale for Attitudes toward Old People (SATOP) y el Age Group Evaluation and Description (AGED) Inventory (AGED). Las modificaciones en actitudes implícitas posteriores se evaluaron con un Test de Asociación Implícita (TAI). Los cambios se midieron una semana, tres meses, un año y dos años después de completar el TOAM con test de ANOVA, U de Mann–Whitney y Kruskall–Wallis Después de realizar el TOAM se observaron cambios positivos en conocimientos y actitudes explícitas hacia las personas mayores, pero las actitudes implícitas permanecieron negativas en las primeras evaluaciones y solamente se modificaron después del año.

Palabras clave: Desarrollo del adulto mayor, actitudes ageistas, investigación pedagógica, psicología.

 

Abstract

The ageist attitudes of students represent an obstacle to the development of the knowledge and empathy required for assisting the elderly. The objective of this study was to evaluate changes in explicit/implicit attitudes and knowledge regarding older people, in a sample of psychology students before and after they carried out a practical task called "Observing the Older Adult" (TOAM). To this end, we evaluated the changes in explicit knowledge with Palmore's Facts on Aging Quizzes 1 and 2 (FAQs1–2); the changes in explicit attitudes with Kogan's Scale for Attitudes Toward Old People (SATOP); and the Age Group Evaluation and Description (AGED) Inventory. The subsequent changes in implicit attitudes were evaluated with the Implicit Association Test (IAT). The changes were measured one week, three months, one year and two years after completing the TOAM with ANOVA, Mann–Whitney U, and Kruskal–Wallis tests. After the TOAM was carried out, positive changes were observed in knowledge and explicit attitudes toward seniors, but implicit attitudes remained negative in the first assessment, and were modified only after a year.

Key words: Adult development, ageist attitudes, educational research, Psicology.

 

I. Introducción

La transición demográfica y epdidemiológica representa un desafío para el entrenamiento de los agentes de salud sobre los temas de la vejez (Bass, Ferraro, 2000; Alford, Miles, Palmer y Espino, 2001; Arnold, Shue y Jonez, 2002; Pan, et al. 2005). Numerosas investigaciones señalan el rol que juegan las actitudes ageístas de los estudiantes de psicología contra la adquisicion de conocimientos sobre la vejez y las personas mayores (Deary, Smith, Mitchel y MacLennan, 1993; Kaempfer, Wellman y Himburg, 2002; McKinlay y Cowan, 2003; Wells, Foreman, Gething y Petralia, 2004). Como el aprendizaje se nutre de las creencias y motivaciones internas de los estudiantes, éstas desempeñan un papel para el logro de resultados positivos como corolario del proceso educativo (Parse, 2004; Letcher y Yancey, 2004). En particular los mitos y prejuicios mantenidos por los estudiantes de Psicología pueden incidir negativamente para adquirir conocimientos y habilidades académicas sobre el envejecimiento (Butler, 1969; Hummert, Garstka, Shaner y Strahm S, 1994; James y Haley, 1995). Este hecho, a su vez reduce la calidad de los servicios destinados al grupo de personas mayores (American Psychological Association, 2002; Reuben, Fullerton, Tschann y Croughan–MInihane, 1995: 1430; Cohen, 2001:576; Penson, Daniels y Lynch, 2004: 343). En síntesis, los resultados de los estudios sobre actitudes hacia las personas mayores (Carmel, Cwikel y Galinsky, 1992; Bell, Stanfield, 1973; Celejewski, Dion, 1998; Montoro, 1998) sugieren la conveniencia de realizar cambios en las actitudes hacia los mayores, lo cual representa una justificación para el presente estudio en un ámbito universitario. Por otra parte, el seguimiento de dichos cambios a lo largo del tiempo podría representar un dato más a favor de la estabilidad de las modificaciones logradas (Olson, 2002).

Objetivos: evaluar los cambios en las actitudes ageístas implícitas y explícitas y en los conocimientos sobre los adultos mayores de una cohorte de estudiantes universitarios de pregrado de psicología, después de llevar a cabo el "Trabajo de Observación del Adulto Mayor" (TOAM).

Comprobar el mantenimiento de los cambios en las actitudes ageístas a lo largo de un período de seguimiento.

 

II. Materiales y métodos

El TOAM (Serrani, et al. 2007) es un instrumento destinado a promover a) adquisición de conocimientos sobre aspectos sociales, psicológicos y de salud de los adultos mayores, b) estimular la interacción enre los jóvenes y los mayores sobre una base colaborativa para completar las tareas, c) cambiar actitudes negativas contra los mayores y la vejez en general (Díaz, Domínguez y Toyos., 1994; American College of Physicians, 1998:; López–Doriga y Guifién, 1995). Está incluído como actividad obligatoria dentro de la asignatura Psicofisiología de la carrera de Psicología y se desarrolla en 7 sesiones semanales con discusión guiada, de aproximadamente una hora y media de duración: 1) información general y epidemiológica, 2) historia de vida, 3) genograma, 4) evaluación de la marcha, 5) evaluación neurocognitiva, 6) salud psicológica y física, grado de resiliencia o vulnerabilidad, posición parental, familiar y comunitaria, 7) conclusión y cierre. El procedimiento consiste en poner en contacto al estudiante con un adulto mayor de 65 años de la comunidad, y solicitarle a este último su colaboración para responder a las preguntas y realizar los ejercicios desarrollados en el trabajo de Observación del adulto mayor, previa firma de un consentimiento informado. Este trabajo práctico cumple con las normas éticas locales. El límite de edad de 65 años está en consonancia con la definición usual de adulto mayor (Naciones Unidas, 2002). Se emplean varias técnicas para llevar a cabo la tarea, incluyendo: información directa e indirecta, contacto del estudiante con el adulto mayor elegido para realizar la tarea, experiencias e información sobre ayudas técnicas.

2.1 Instrumentos de evaluación

Los conocimientos explícitos y las atribuciones hacia los adultos mayores se exploraron mediante varios instrumentos: 1) la Kogan's Scale for Attitudes toward Old People (SATOP) (Kogan, 1961: 616); 2) el Age Group Evaluation and Description (AGED) Inventory (AGED) (Knox, Gekoski, Kelly, 1995) y 3) los Palmore's Facts on Ageing Quizzes 1 y 2 (FAQs1–2) (Palmore, 1977; Palmore, 1981). Las atribuciones implícitas de los estudiantes se evaluaron mediante un Test de Asociación Implícita (TAI) que se realizó de manera virtual desde un sitio web desarrollado por el investigador principal del presente estudio (http://www.adultomayorrosario.com/experimento.htm).

La Kogan's Scale for Attitudes toward Old People es un instrumento unidimensional que evalúa las actitudes calculando el promedio de 13 items, exhibe buen índice de fiabilidad (coeficiente alfa de Cronbach de 0.77). Los resultados individuales varían entre 1 a 7, siendo los resultados más altos sugerentes de actitudes más positivas. El Age Group Evaluation and Description (AGED) Inventory comprende 9 items descriptivos que miden los estereotipos (parte A) y 9 items evaluativos que miden las actitudes (parte B), que se evalúan mediante un diferencial semántico de 7 opciones separadas. Los items descriptivos se basaron en dos factores ortogonales que saturan en madurez y vitalidad, mientras que los ítems evaluativos se basan en dos factores ortogonales que saturan en positividad y bondad. De acuerdo con los análisis factoriales originales, los items que saturan en madurez y bondad, y los que saturan en vitalidad y positividad están correlacionados. Los items madurez y bondad construyen el factor vejez, mientras que los items vitalidad y positividad construyen el factor juventud. Se calcula el resultado global siendo los mayores valores indicativos de actitudes más positivas hacia los adultos mayores.

Los Palmore's Facts on Ageing Quizzes 1 y 2 se desarrollaron para medir los conocimientos básicos sobre los aspectos físicos, mentales, y sociales acerca de la vejez y el envejecimiento, así como frecuentes concepciones erróneas. Las versiones utilizadas en el presente estudio totalizaron 70 ítems, con puntajes de 0 a 70, siendo los puntajes más altos indicativos de mayores conocimientos sobre la vejez y el envejecimiento.

El Test de Asociación Implícita evalúa las atribuciones automáticas (Wilson, Lindsey y Schooler, 2000; Wittenbrink, Judd y Park, 1997), que no son influídas por estrategias de simulación ni son accesibles por los pensamientos introspectivos, y cuya medición sólo es posible usando tiempo de latencia o la tasa de repuestas erróneas. Con este propósito se construyó un Test de Asociación Implícita usando un programa de ordenador Microsoft Office– TAI y se adaptó a los patrones culturales locales para servir como medida de las asociaciones automáticas entre categorías y dimensiones evaluativas (Dasgupta y Greenwald, 2001; Greenwald y Banaji, 1995; Greenwald et al. 2002; Greenwald, McGhee y Schwartz, 1998; Greenwald, Nosek y Banaji, 2003). Este test consiste en 5 tareas discriminativas: 1) discriminación de categorías (10 ensayos), 2) discriminación de atributos (10 ensayos), 3) tarea mixta: asociaciones congruentes e incongruentes, joven+positivo o viejo+positivo (2 x 60 ensayos), 4) discriminación de categorías revertida (10 ensayos), y 5) tareas revertidas mixtas: asociaciones incongruentes o congruentes (2 x 60 ensayos). La asociación joven+positivo se consideró congruente y la asociación Viejo+positivo se consideró incongruente. La diferencia en tiempos de reacción (efecto implícito) entre las condiciones congruente e incongruente es representativa de la fortaleza de la asociación de las dos categorías con la dimensión evaluativa. En este sentido, los estudiantes que mostraran una fuerte asociación entre la categoría Viejo y las dimensiones atributivas negativas exhibirían menores tiempos de reacción cuando "viejo" y "negativo" o "joven" y "positivo" compartieran la misma tecla de respuesta, señalando una atribución negativa hacia los viejos. Los resultados se miden en mseg siendo los mayores valores indicativos de una actitud negativa hacia la categoría viejos.

2.2 Sujetos

La cohorte de sujetos estuvo compuesta por una muestra de estudiantes regulares de la asignatura Psicofisiología correspondiente al programa de grado de la carrera de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario. La selección ser realizó de manera aleatoria a través de un muestreo no probabilístico de carácter incidental. El grupo final estuvo compuesto por 300 personas del 3er año, con edades comprendidas entre 20 y 26 años (media 24.34) y distribuídos entre 192 mujeres y 108 hombres.

2.3 Métodos estadísticos

Las diferencias en las actitudes implícitas y explícitas posteriores al TOAM se evaluaron con pruebas no paramétricas U de Mann–Whitney bilateral y unilateral, ANOVA y Kruskal–Wallis, usando el paquete estadístico SPSS 12.0 (SPSS Inc, Chicago, IL). Las correlaciones entre los resultados de las evaluaciones explícitas e implícitas se estimaron mediante coeficiente de correlación de Pearson.

 

III. Procedimiento

La investigación se llevó a cabo durante un período anual con una periodicidad semanal desarrollada en sesiones de 2 horas. En la Tabla I se ofrece la cronología y la secuencia del programa.

En el pretest se aplicaron la SATOP; el AGED, los FAQs1–2 y el TAI al grupo de estudiantes, luego se inició el trabajo con una conferencia de apertura a cargo del experto responsable de la coordinación de la tarea. La primera sesión, al igual que en las posteriores, finalizó con una discusión guiada en la que se solicitó a los estudiantes que plantearan dudas e inquietudes, debatieran sobre ellas y extrajeran conclusiones pertinentes. En la segunda sesión se expuso el procedimiento de obtención de la Historia de Vida. Durante la tercera sesión se expusieron temas relativos a organización sociodemográfica y epidemiológica, incluyendo hábitos, composición familiar, estructura de la vivienda. En la cuarta sesión se desarrolló la técnica de confección del genograma, en la quinta se evaluó la marcha del adulto mayor y se observaron 3 videos descriptivos de las características de la marcha normal y patológica, en la sexta sesión se explicaron los tests destinados a explorar las funciones neurocognitivas incluyendo atención, memoria, funciones ejecutivas, praxias y gnosias. En la séptima sesión se explicó el modo de clasificar al adulto mayor como saludable o resiliente. En la octava sesión se realizó el cierre y las conclusiones.

Luego de cada una de las sesiones, los estudiantes debían trabajar con el adulto mayor asignado, para llevar a cabo en forma práctica los contenidos asimilados de manera teórica. Una semana después de finalizado el trabajo de observación se llevó a cabo la primera medida post–trabajo, a través de los mismos instrumentos. La segunda medida post–trabajo se realizó a los tres meses de la anterior, y la tercera medida al año de finalizar el trabajo y la cuarta a los dos años.

 

IV. Resultados

Los resultados de las evaluaciones de las actitudes explícitas e implícitas antes y después de la realización del TOAM se observan en la Tabla II.

Los test de Student para muestras pareadas, comparando las actitudes de los estudiantes antes y después de completar el trabajo, mostraron un cambio positivo en las actitudes (tdf(276) = 3.17, F<0.001) en la SATOP, con una discreta diferencia a favor de las mujeres no significativa (z=11.4, p=0.34) (ver Figura 1).

En la escala AGED se observaron cambios significativos tanto en las respuestas posteriores al TOAM como en los resultados de hombres y mujeres, donde estas últimas puntuaron más alto en la 2° y 3° evaluación (Fdf(276)=4.94; p<0.01) (ver Figura 2).

Los resultados del FAQs1–2 mostraron un notable incremento, señalando un crecimiento en los conocimientos sobre el envejecimiento y la vejez con relación al test de pre trabajo (Fdf(273)=22.34; p<0.02), que se mantuvo sin cambios hasta la última evaluación. No se detectaron diferencias significativas entre mujeres y hombres (ver Figura 3).

Los resultados en el TAI se mantuvieron relativamente estables a lo largo de las evaluaciones, sin embargo se detectó una diferencia significativa a favor de las mujeres y sobre todo mayores puntajes (menor tiempo de respuesta) en las últimas dos evaluaciones, con una diferencia significativa con respecto a las primeras evaluaciones (Fdf(273)=26.39; p<0.005) (ver Figura 4)

Los resultados de las evaluaciones implíctas y explícitas no tuvieron correlaciones significativas en la evaluación pre–trabajo, pero sí correlacionaron las medidas explícitas entre sí (ver Tabla III). En tanto que en la evaluación post trabajo tardía (al año y a los dos años después del TOAM) se observa una mejor correlación entre ambos tipos de medidas (ver Tabla IV).

 

V. Discusión

Las atribuciones implícitas hacia las personas mayores fueron negativas comparadas con los jóvenes, en la evaluación pre trabajo, en concordancia con otras investigaciones (Nosek, Greenwald y Banaji, 2004). Este tendencia no se revirtió con el TOAM, manteniendo valores estables entre la evaluación pre trabajo y la primera y segunda evaluaciones post trabajo. Este último resultado no debe sorprender, dado que las actitudes implícitas son en general automáticas y responden a aprendizajes sociales que se han ido adquiriendo durante muchos años de manera inadvertida (Perdue y Gurtman, 1990). Sin embargo, las últimas dos evaluaciones mostraron una tendencia favorable hacia la categoría viejos, disminuyendo los tiempos de respuesta, especialmente entre las mujeres. Este cambio puede deberse a varios factores; en primer lugar, los mejores resultados observados en las mujeres pueden deberse a los efectos de la deseabilidad social. Además, el contacto durante varias horas de los estudiantes con el adulto mayor asignado, con la finalidad de completar el trabajo, puede haber ejercido una influencia directa, modificando de manera experiencial prejuicios y estereotipos previos sin fundamentos (Ragan y Bowen, 2001).

Finalmente la posibilidad de argumentar libremente sobre las inquietudes planteadas durante la realización del trabajo, compartiendo las dudas e incertidumbres con los demás compañeros, puede haber contribuído a reducir los estigmas y actitudes al poner de manifiesto creencias no cuestionadas previamente. Estos resultados son particularmente estimulantes, dado que no confirman los hallazgos de otros estudios similares que no han encontrado cambios en las actitudes ageístas a pesar del contacto (Neto, 2006). Dado que la frecuencia de contactos entre los estudiantes y los adultos mayores fue similar para hombres y mujeres, la actitud más favorable por parte de las mujeres puede deberse a una diferencia en la calidad del contacto, mostrando las mujeres una aproximación más afectiva y comprensiva que los hombres. En contraste con los resultados para las actitudes implícitas, las escalas explícitas que evaluaron las atribuciones de los estudiantes hacia las personas mayores ofrecieron cambios positivos desde el inicio, enfatizando la importancia de la educación y el conocimiento científico para la mejora de las actitudes, independientemente de la influencia cultural (Nosek, Banaji y Greenwald, 2002). La correlación entre las medidas explícitas e implícitas fue débil en la evaluación pre trabajo, al igual que en las primeras mediciones inmediatas posteriores a la finalizacióin del TOAM. En tanto que las mismas mejoraron al año y a los dos años posteriores al TOAM.

 

VI. Conclusión

Los resultados de este estudio indican que se puede obtener un cambio positivo en las actitudes de los estudiantes de pregrado de Psicologia referidas a la vejez y los adultos mayores, tal como se estimó en la hipótesis de trabajo. Dicho cambio se logró luego de un trabajo secuencial de 8 sesiones semanales de 2 horas. Las técnicas utilizadas para la modificación de las actitudes fueron información directa e indirecta sobre las personas mayores y el contacto prolongado con un adulto mayor, basado en un trabajo programado y supervisado; junto con el suministro de información práctica, transmisión de experiencia y observación de videos sobre la teoría y la técnica de realización de las entrevistas, cuestionarios y ejercicios del TOAM en sesiones interactivas con discusión guiada. Esta modalidad de abordaje para el cambio de actitudes, asequible, sencilla y de bajo costo, se ha mostrado eficaz y con mantenimiento de los cambios a lo largo de un período de 2 años. Las actitudes positivas logradas se mantienen de modo estadísticamente significativo tal como se desprende de las evaluaciones post trabajo, sin volver a las puntuaciones iniciales. Sin embargo, estos cambios positivos iniciales se verifican sólo en las medidas que evalúan actitudes explícitas y conocimientos, en tanto que en actitudes implícitas, los resultados inciales no ofrecen diferencias estadísticamente significativas con relación a las mediciones basales, pero sí muestran cambios positivos en las mediciones tardías. Esto indica que a pesar de que las actitudes y conocimientos concientes y las actitudes implícitas son dos constructos diferentes, ambos confluyen de modo tardío luego de la TOAM, indicando la posibilidad de un reforzamiento mutuo, independiente del aprendizaje directo y continuado. Las limitaciones del presente estudio surgen de trabajar en ambientes naturales y con escaso control de las variables que intervienen en el contacto directo entre el estudiante y el adulto mayor, ya que esos encuentros se realizaron en los domicilios de los ancianos designados. Pese a estas limitaciones, los resultados demuestran la eficacia de experiencias de este tipo y sugieren la conveniencia de su puesta en práctica, pues muchas de las actitudes negativas se deben al desconocimiento de los afectados y a la inexistencia de contacto con las personas ancianas. Además, con estos programas de cambio de actitudes se puede fomentar el desarrollo de una mayor conciencia social en nuestros jóvenes, lo que puede traducirse en una aceptación social más intensa y en un trato social más equitativo e igualitario de las personas mayores.

 

Referencias

Alford, C. L., Miles, T., Palmer, R. y Espino, D. (2001). An introduction to geriatrics for first year medical students. Journal of the American Geriatrics Society, 49, 782–787.         [ Links ]

American College of Physicians (1998). Health and public committee: Comprehensive functional assessment for elderly patients. Annals of Internal Medicine, 109, 70–72.         [ Links ]

American Psychological Association (2002). Resolution on Ageism. Consultado el 11 de noviembre de 2010 de: http://www.apa.org/pi/aging/ageism.html         [ Links ]

Arnold, L., Shue, C. K. y Jones, D. (2002). Implementation of geriatric education into the first and second years of a baccalaureate–MD degree program. Academic Medicine, 77, 933–944.         [ Links ]

Bass, S. A. y Ferraro, K. F. (2000). Gerontology education in transition: considering disciplinary and paradigmatic evolution. Gerontologist, 40, 97–106.         [ Links ]

Bell, B. D. y Stanfield, G. G. (1973). Chronological age in relation to attitudinal judgments: An experimental analysis. Journal of Gerontology, 28, 491–496.         [ Links ]

Butler, R. N. (1969). Ageism: Another form of bigotry. Gerontologist, 9, 243–246.         [ Links ]

Carmel, S., Cwikel, J. y Galinsky, D. (1992). Changes in knowledge, attitudes, and work preferences following courses in gerontology among medical, nursing, and social work students. Educational Gerontology, 18, 329–342.         [ Links ]

Celejewski, I. y Dion, K. K. (1998). Self–perception and perception of age groups as a function of the perceiver's category membership. International Journal of Aging and Human Development, 47, 205–216.         [ Links ]

Cohen, E. S. (2001). The complex nature of ageism: what is it? who does it? who perceives it? Gerontologist, 41, 576–577.         [ Links ]

Dasgupta, N. y Greenwald, A. G. (2001). On the malleability of automatic attitudes: Combating automatic prejudice with images of admired and disliked individuals. Journal of Personality and Social Psychology, 81, 800–814.         [ Links ]

Deary, I. J., Smith, R., Mitchell, C. y MacLennan, W. J. (1993). Geriatric medicine. does teaching alter medical students' attitudes to elderly people? Medical Education, 27, 399–405.         [ Links ]

Díaz, M., Domínguez, O. y Toyos, G. (1994). Resultados de la aplicación de una escala de valoración socio–familiar en atención primaria. Revista Española de Geriatría y Gerontología, 29(4), 239–245.         [ Links ]

Greenwald, A. G. y Banaji, M. R. (1995). Implicit social cognition: Attitudes, self–esteem, and stereotypes. Psychological Review, 102, 4–27.         [ Links ]

Greenwald, A. G., Banaji, M. R., Rudman, L. A., Farnham, S. D., Nosek, B. A. y Mellott, D.S. (2002). A unified theory of implicit attitudes, stereotypes, self–esteem and self–concept. Psychological Review, 109, 3–25.         [ Links ]

Greenwald, A. G., McGhee, D. E. y Schwartz, J. L. K. (1998). Measuring individual differences in implicit cognition: The Implicit Association Test. Journal of Personality and Social Psychology, 74, 1464–1480.         [ Links ]

Greenwald, A. G., Nosek, B. A. y Banaji, M. R. (2003). Understanding and using the Implicit Association Test: I. An improved scoring algorithm. Journal of Personality and Social Psychology, 85, 197–216.         [ Links ]

Hummert, M. L., Garstka, T. A., Shaner, J. L. y Strahm, S. (1994). Stereotypes of the elderly held by young, middle–aged, and elderly adults. Journals of Gerontology, 49, 240–249.         [ Links ]

James, J. W. y Haley, W. E. (1995). Age and health bias in practicing clinical psychologists. Psychology and Aging, 10, 610–616.         [ Links ]

Kaempfer, D., Wellman, N. S. y Himburg, S. P. (2002). Dietetics students' low knowledge, attitudes, and work preferences toward older adults indicate need for improved education about aging. Journal of the American Dietetic Association, 102, 197–202.         [ Links ]

Knox, V. J., Gekoski, W. L. y Kelly, L. E. (1995). The Age Group Evaluation and Description (AGED) Inventory: A new instrument for assessing attitudes toward and beliefs about age groups. International Journal of Aging and Human Behavior, 40, 31–55.         [ Links ]

Kogan, N. (1961). Attitudes toward old people: the development of a scale and an examination of correlates. Journal of Abnormal and Social Psychology, 62, 44–54.         [ Links ]

Letcher, D. C. y Yancey, N. R. (2004). Witnessing change with aspiring nurses: a human becoming teaching–learning process in nursing education. Nursing Science Quarterly, 17, 36–41.         [ Links ]

López–Doriga, P. y Guifién Llera, F. (1995). Aproximación clínica al paciente geriátrico, técnicas de valoración geriátrica, evaluación clínica–funcional–mental y social. Madrid: Editores Médicos–SKB.         [ Links ]

McKinlay, A. y Cowan, S. (2003). Student nurses' attitudes towards working with older patients. Journal of Advanced Nursing, 43, 298–309.         [ Links ]

Miller, R. B. y Dodder, R. A. (1980). A revision of Palmore's facts on aging quiz. The Gerontologist, 20, 673–679.         [ Links ]

Montoro, J. (1998). Actitudes hacia las personas mayores y discriminación basada en Naciones Unidas. Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento. Madrid. Consultado el 10 de noviembre de 2010 de: http://www.un.org/spanish/envejecimiento/main.html         [ Links ]

Neto, F. (2006). Changing intercultural attitudes over time. Journal of Intercultural Communication. Consultado el 10 de noviembre de 2010 de: http://www.immi.se/intercultural/         [ Links ]

Nosek, B., Greenwald, A. G. y Banaji, M. R. (2004). Understanding and using the Implicit Association Test: II. Method variables and construct validity. Personality and Social Psychology Bulletin, 31, 166–180.         [ Links ]

Nosek, B. A., Banaji, M. y Greenwald, A. G. (2002). Harvesting implicit group attitudes and beliefs from a demonstration web site. Group Dynamics, 6, 101–115.         [ Links ]

Olson, C. J. (2002). A curriculum module enhances students' gerontological practice–related knowledge and attitudes. Journal of Gerontological Social Work, 38(4), 85–102.         [ Links ]

Palmore, E. (1977). Facts on aging: a short quiz. The Gerontologist, 17, 315–320.         [ Links ]

Palmore, E. (1981). The facts on aging quiz: part two. The Gerontologist 17, 431–437.         [ Links ]

Pan, C. X., Carmody, S., Leipzig, R. M., Granieri, E., Sullivan, A., Block, S. D. y Arnold, R. M. (2005). There is hope for the future: national survey results reveal that geriatric medicine fellows are well–educated in end–of–life care. Journal of the American Geriatrics Society, 53, 705–710.         [ Links ]

Parse, R. R. (2004). A human becoming teaching–learning model. Nursing Science. Quarterly, 17, 33–35.         [ Links ]

Penson, R. T., Daniels, K. J. y Lynch, T. J. (2004). Too old care? Oncologist, 9, 343–352.         [ Links ]

Perdue, C.W, Gurtman, M.B. (1990). Evidence for the automaticity of ageism. Journal of Experimental Social Psychology, 26, 199–216.         [ Links ]

Ragan, A. M. y Bowen, A. M. (2001). Inproving attitudes regarding the elderly population: The effects of information and reinforcement for change. The Gerontologist, 41(4), 511– 515.         [ Links ]

Reuben, D. B., Fullerton, J. T., Tschann, J. M., Croughan–Minihane, M. (1995). Attitudes of beginning medical students toward older persons: a five–campus study. The University of California Academic Geriatric Resource Program Student Survey Research Group. Journal of the American Geriatrics Society, 43, 1430–1436.         [ Links ]

Serrani, D. (2007). Trabajo de obervación del adulto mayor. Cuadernos del estudiante, 4, 1–43. Consultado en 12 de noviembre de 2010 de: www.scribd.com/doc/11639488/Cuadernos–Del–Estudiante–n4–         [ Links ]

Wells, Y., Foreman, P., Gething, L. y Petralia, W. (2004). Nurses' attitudes toward aging and older adults–examining attitudes and practices among health services providers in Australia. Journal of Gerontological Nursing, 30, 5–13.         [ Links ]

Wilson, T. D., Lindsey, S. y Schooler, T. Y. (2000). A model of dual attitudes. Psychological Review, 107, 101–126.         [ Links ]

Wittenbrink, B., Judd, C. M. y Park, B. (1997). Evidence for racial prejudice at the implicit level and its relationship with questionnaire measures. Journal of Personality and Social Psychology, 72, 262–274.         [ Links ]