SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número42El retorno del PRIParadojas electorales de 2012 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Desacatos

versión On-line ISSN 2448-5144versión impresa ISSN 1607-050X

Desacatos  no.42 México may./ago. 2013

 

Saberes y razones

Cómo escapar de la cárcel de lo electoral: el Movimiento #YoSoy132

 

How to Escape the Prison of the Electoral: Movement #YoSoy132

 

Jorge Alonso

 

Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social-Occidente, Guadalajara, Jalisco, México jalonso@ciesas.edu.mx

 

Recepción: 1 de octubre de 2012
Aceptación: 16 de octubre de 2012

 

Resumen

Se realiza una revisión de los primeros cinco meses del Movimiento #YoSoy132. Dado que nació de la crítica a la falta de democracia de uno de los poderes fácticos más poderosos, el de los grandes medios electrónicos de comunicación, y dado que hizo un esfuerzo por que las elecciones presidenciales de 2012 propiciaran un voto libre e informado, este movimiento juvenil plural apartidista constató que los procesos electorales han sido secuestrados por los poderes fácticos. El Movimiento se ha centrado en su repudio al candidato priista por lo que representa de corrupción y autoritarismo. En su contacto con otros movimientos populares ha aprendido que existe una democracia de los de abajo que pudiera favorecer un cambio profundo en la situación de opresión e injusticia que tanto malestar causa.

Palabras clave: elecciones, poderes fácticos, represión, movimiento, democracia.

 

Abstract

This is a review of the first five months of the #YoSoyl32 Movement. Born of the criticism of the lack of democracy in one of the mightiest powers, the great electronic media, and having made an effort to generate a free and informed vote for the presidential elections of 2012, this youth plural movement has found that nonpartisan elections have been hijacked by the powers. The Movement has focused on its rejection to the PRI candidate for representing corruption and authoritarianism. Within the contact with many other popular movements, #YoSoyl32 has learned democracy exists for those down below which could foster a deep change in the situation of oppression and injustice that causes so much discomfort.

Keywords: election, powers, repression, movement, democracy.

 

 

Siento que hay una primavera que desea nacer; pero se
anuncia una edad de hielo que quiere aniquilarla.

Edgar Morin (2011: 13).

 

En este escrito doy seguimiento a la irrupción y al proceso de conformación de #YoSoy132 en torno al proceso electoral presidencial mexicano en 2012.1 Iré tras algunas pistas para acercarme a los "movimientos de indignados". Castells plantea que hay levantamientos que se conectan en red para constituirse y hacer, y que las tecnologías de la red social son esenciales para ir más allá del control mediático y estatal. Hace ver que por este motivo no hay un liderazgo central. Esa tecnología les permite reconfigurarse de manera constante, lo que los hace más resistentes a las represiones y les da posibilidades de sobrevivir a los ataques tanto de fuera como de dentro. Llama la atención que estos movimientos se hacen visibles en los espacios públicos, con la ocupación de lugares urbanos. Otro elemento que destaca es la intervención de lo subjetivo emocional. No se hace un llamado a clases, sino a personas con inquietudes similares. Una característica fundamental es que optan por expresiones no violentas. No son ideológicos, pero sí muy políticos porque quieren cambiar muchas cosas, una de ellas la democracia reinante. El autor enfatiza que más allá de su actuación, su legado es la esperanza transformadora (Castells, 2012b). Por mi parte, he perfilado algunos elementos para estudiarlos: se fragua un proceso que al mismo tiempo que debilita lo existente genera algo que puede llegar a ser totalmente otro. Los movimientos inician con el hartazgo ante situaciones que se perciben como intolerables. Es el momento del thimós —enojo—. En esas circunstancias se provoca lo que podría encuadrarse en la negación-rechazo. Se producen rupturas de diversas dimensiones, pero son transversales y se ubican en distintas capas de la dominación: podríamos llamarlas "diácopes" —dia, a través; coptein, cortar—. Dichas fisuras implican también un aposyndeo —cortar una conexión—. No sólo se rompe una, sino que se van interrumpiendo conexiones, es decir, un desacople simultáneo respecto de los aparatos de dominación y de opresión. Pero no es sólo la producción de esas fisuras y desacoples, sino que al mismo tiempo hay un resquebrajamiento constructivo en otra dirección a lo acostumbrado por el sistema, hay una demiurgía. Al producir algo diverso a la lógica del sistema, por pequeño que sea, se crea lo que puede ir construyendo que fractura la dominación. La dinámica que encierra el grito de "ya basta" y que consigue la construcción de algo nuevo se encuentra atravesada por la eureva, esa incesante e incansable búsqueda (Alonso, 2012a).

 

EL AGRAVIO QUE DESATA EL ENOJO (THIMÓS)

En mayo de 2012 había empezado a difundirse en las redes de internet la convocatoria a una marcha contra el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) (De Mauleón, 2012), pero no impactó hasta el acontecimiento de la Universidad Iberoamericana (Ibero). El candidato Enrique Peña Nieto (EPN) visitó esta universidad privada el 11 de mayo. Muchos estudiantes no pudieron entrar al auditorio porque el equipo de campaña de EPN llevó un contingente que ocupó la mayoría de los asientos. Algunos estudiantes críticos lograron pasar, pero sin sus mantas, y hubo quien les ofreció dinero para que no hicieran preguntas incómodas. No obstante, uno de los cuestionamientos hacia el candidato fue su actuación seis años atrás en la represión en Atenco, cuando era gobernador del Estado de México. Peña Nieto respondió con una prepotencia que recordó el discurso de Gustavo Díaz Ordaz respecto de la masacre de estudiantes el 2 de octubre de 1968 y presumió que la represión que había ordenado logró imponer el orden en mayo de 2006.2 Esto desató la indignación de los estudiantes que corearon: "Peña: la Ibero no te quiere", "Asesino", "Atenco no se olvida", "Fuera". Eran gritos contra el PRI y su candidato por su talante represivo. Fue tanto el repudio que EPN tuvo que refugiarse en un sanitario, lo cual se difundió en imágenes por Twitter. Los dirigentes del PRI y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) declararon que quienes se manifestaron en la Ibero no eran estudiantes, sino agitadores acarreados y pagados por la izquierda, y conminaron a las autoridades de la universidad a que los investigara. Televisa reportó que los alumnos recibieron a Peña con gritos de apoyo y de rechazo, que al final de su exposición hubo aplausos y que afuera había grupos que increpaban, pero también otros que apoyaban. En varios diarios de la Organización Editorial Mexicana se resaltó que la visita de EPN a esa casa de estudios había resultado exitosa pese al intento de boicot. El PRI hizo un video muy arreglado del acontecimiento para soslayar el rechazo hacia su candidato, pero lo ocurrido corría ya por las redes de internet. Todo esto hizo crecer la indignación contra el PRI, su candidato y los medios de comunicación manipuladores.

Los jóvenes de la Ibero respondieron con otro video en el que 131 estudiantes se identificaban con sus credenciales y diciendo su nombre, enfatizaron que no eran acarreados ni porros, que nadie los había entrenado para nada y que estaban haciendo uso del derecho de réplica para desmentir al PRI y al PVEM. Estudiantes de otras universidades privadas —Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (Tec), Universidad Anáhuac y Universidad La Salle— y públicas —Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) e Instituto Politécnico Nacional (IPN) se sumaron a la indignación. Una gran cantidad se adhirió y apareció el Movimiento #YoSoy132, que durante seis días se mantuvo como trending topic mundial en Twitter. El 18 de mayo los 131 estudiantes de la Ibero acompañados de cientos más de otras escuelas marcharon a las instalaciones de Televisa con pancartas que decían: "No somos porros, somos estudiantes", "Televisa idiotiza" y "No impondrán presidente". Así nació un movimiento pacífico contra la imposición de un presidente y contra la manipulación de los grandes medios de comunicación. El Movimiento rechazó la represión, el regreso del PRI a la presidencia de la república (Aziz, 2012) y exigió equidad informativa en la televisión. Fue una reacción contra el autoritarismo y la restauración electoral priista (Crespo, 2012). Si las televisoras habían creado un candidato que pretendían imponer, también habían suscitado el rechazo a ese candidato (Merino, 2012a). Se trató de un desafío estudiantil contra el talante autoritario de la clase política y de los medios de comunicación con mayor difusión (Gómez, 2012). Muchos analistas confesaron admirarse de la súbita gestación del Movimiento y de que hubiera iniciado precisamente en una universidad privada. No obstante, estudiosos de los movimientos sociales han llamado la atención acerca de lo que aparentemente irrumpe en el escenario social que se vincula con una larga lista de agravios constantes que en algún episodio encuentran la gota que derrama el vaso en un grito de protesta de "ya basta" (Alonso, en prensa). Existía una situación de violaciones intolerables a los derechos humanos, de represiones continuas, de menosprecio de la partidocracia a los reclamos de la gente y de prepotencia de los medios masivos de comunicación social, que se comportan como un poder fáctico que no respeta el derecho de los ciudadanos a estar bien informados y a elegir libremente por cuenta propia.

Marcha #YoSoy132 hacia Televisa, 24 de junio de 2012.

 

LAS RUPTURAS (DIÁCOPES)

Esto produjo una ruptura en el partido con un largo historial de represión y en los poderes fácticos mediáticos, que impunemente falsificaban información e intentaban imponer a un personaje que habían construido como mercancía política en un proceso electoral que impulsaban como si no hubiera alternativas. Simbólicamente, a finales de mayo en la Plaza de las Tres Culturas, donde ocurrió la represión diazordacista, #YoSoy132 reafirmó su pronunciamiento contra el candidato priista porque los poderes fácticos, el del gran dinero y el mediático, querían imponerlo sobre la decisión ciudadana como el presidente ungido aun antes de las elecciones. El Movimiento acusó al PRI de seguir siendo autoritario, llamó a los ciudadanos a no permitir que esos poderes impusieran su opción presidencial y decidió pasar de las redes cibernéticas a las calles para promover el voto informado.

Su primer cometido era electoral, que hubiera elecciones realmente libres. #YoSoy132 se declaró apartidista. Para lograr su meta, veía la necesidad de que los medios de comunicación actuaran democráticamente, por lo que exigió que hubiera más debates entre los candidatos y que fueran transmitidos en cadena nacional. El Movimiento tenía claro el contexto, pues constataba que los sistemas económico y político no respondían a las exigencias de todos los mexicanos. También criticó con dureza la guerra calderonista contra el narcotráfico, que no había logrado reducir el comercio de estupefacientes y que había producido miles de muertes. Demandó que el candidato priista respondiera legalmente por la represión de Atenco. Se pronunció contra la presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y por que se hiciera una investigación sobre sus bienes. Se congratuló de lo que empezó a llamarse la "primavera mexicana". El Movimiento se pronunció por cambiar el miedo por la esperanza, la violencia por la paz, la ignorancia por el conocimiento y la imposición por la libertad. No sólo quería elecciones libres y limpias, sino cambiar al país.

#YoSoy132 consideró indispensable la más amplia difusión de los debates para que los ciudadanos tuvieran conocimiento de lo que estaba en juego en las elecciones. Logró influir en la disposición de que el segundo debate se programara en los canales de televisión de mayor alcance. Al no conseguir que el organismo electoral se comprometiera a la realización de un tercer debate, el Movimiento organizó uno que fue transmitido por internet, que rompió la camisa de fuerza de los foros oficiales, que no permitían la confrontación real de las ideas de los candidatos. Se reunieron tres de los cuatro candidatos a la presidencia, porque EPN temió exponerse a participar en un debate que no cuidara su figura, como los anteriores. Todos los actos políticos de este candidato tuvieron la presencia de estudiantes levantando protestas en su contra.

Otra meta que se propuso y sí logró el Movimiento fue evidenciar los nexos entre Televisa y el candidato priista. Diversos artículos del periódico británico The Guardian aportaron pruebas de lo que ya no se podía ocultar con argumentos legaloides. Desde seis años atrás Televisa había impulsado de manera privilegiada a un candidato presidencial construido mediáticamente. El movimiento juvenil se esforzó por impedir esa imposición y por que no hubiera fraude electoral. Invitó a apagar la televisión y encender la verdad. Reflexionó que era más fácil engañar a una persona que convencerla de que había sido engañada. De diversas formas demandaron que cesara la manipulación y el engaño de los medios de comunicación. El presidente ecuatoriano Rafael Correa alabó al movimiento estudiantil por haberse rebelado contra los empresarios mediáticos (Calloni, 2012). #YoSoy132 se propuso vigilar el proceso de licitación de una tercera cadena de televisión para que fuera transparente. Formó comisiones para dar seguimiento a la jornada electoral,3 y un día antes de los comicios organizó una gran marcha con velas que llamó "en vela por la democracia", que concluyó en el Zócalo de la ciudad de México. Con las luces se formó el nombre del Movimiento. Fue la primera manifestación cívica en la historia del país un día antes de la jornada electoral.

 

LAS DESCONEXIONES (APOSYNDEO)

El Movimiento evidenció la manipulación preelectoral y trató de evitar el fraude, cosa que no consiguió por la magnitud y potencia de éste. La ruptura y el proceso de desacople de lo electoral fueron mayores con la demostración de la compra masiva del voto y otras irregularidades. #YoSoy132 realizó la primera recopilación de los problemas el día de las elecciones en 16 hojas con letra chica y a renglón seguido, en las que informó los resultados de la Comisión de Vigilancia Ciudadana: hubo casillas donde se permitía votar con fotocopia de la credencial de elector, se constataron muchos casos de acarreo de votantes, hubo agresiones a los vigilantes del Movimiento, los partidos que postulaban a Peña hicieron una promoción ilegal de su candidato durante la jornada electoral por medio de llamadas telefónicas, hubo boletas electorales que llegaron marcadas, y una enorme y palpable compra de voto. El Movimiento concluyó que los comicios no transcurrieron en paz ni legalidad y que no fueron democráticos. Posteriormente, la Comisión de Vigilancia Ciudadana publicó un documento de 108 páginas con el segundo informe general de irregularidades y delitos electorales. Éste demostró que la cantidad y gravedad de los reportes aumentó conforme se desarrollaban los comicios y en los días posteriores. #YoSoy132 registró hechos violentos, delitos electorales, irregularidades en el funcionamiento de las casillas, contó con más de 2 700 reportes. En 350 videos se identificaron delitos electorales, en 700 fotografías se estampó la coacción y la compra de voto, hubo 500 denuncias ciudadanas respaldadas con argumentos jurídicos e imágenes, y acusaciones ante el organismo público encargado de los delitos electorales.

Después de analizar el material recopilado, #YoSoy132 concluyó que tenía elementos para fundamentar que la elección no podía considerarse legítima. En primera instancia, buscó que la información recabada se usara para que las instancias electorales profundizaran en el análisis de las irregularidades y sancionaran los delitos. El Movimiento planteó que hubo inducción de voto vía encuestas —que hicieron un papel no informativo, sino propagandístico—, denunció el uso abusivo de programas sociales para condicionar el voto, insistió en el sesgo informativo televisivo para apuntalar al candidato priista. Lo más escandaloso fue la compra del voto. Se comprobó que no hubo elecciones libres (#YoSoy132, 2012a).

El Movimiento realizó una acampada4 a las puertas del organismo electoral y prosiguió con sus movilizaciones por todo el país para denunciar el fraude e inconformarse por la imposición de Peña Nieto. Tanto en la ciudad de México como en Guadalajara hubo manifestaciones frente a Televisa y las oficinas del diario Milenio, comparsa de la televisora. Se hizo un bloqueo de 24 horas a Televisa para protestar contra sus mentiras y sus manipulaciones. Este acto fue replicado en varias ciudades del país. #YoSoy132 se propuso cuestionar el sistema político. Hubo manifestaciones y entrega de documentación probatoria de las irregularidades electorales frente a las embajadas, cuyos presidentes habían felicitado a EPN. Se les pedía respetar los tiempos del proceso electoral, pues restaba que el Tribunal Federal Electoral (Trife) analizara las pruebas de los delitos electorales. Se llevaron a cabo actos de protesta en tiendas de autoservicio que se prestaron a la compra de votos por medio de sus monederos electrónicos y las protestas siguieron combinando los actos masivos con la difusión en redes sociales virtuales. A finales de agosto el Movimiento se declaró en alerta ante el fallo del Trife. La validación sin ninguna crítica a un proceso plagado de irregularidades terminó por convencer a #YoSoy132 de que la vía electoral estaba clausurada para el pueblo por los poderes fácticos y las instancias electorales cómplices. Se expresó con el funeral simbólico de la democracia electoral y se interpretó el Réquiem de Mozart.

El 1 de septiembre se realizó otro acto simbólico: #YoSoy132 presentó un "Contrainforme" en repudio al último Informe presidencial.5 En él se planteó que habían transcurrido seis años de un gobierno panista de mentiras, de simulación, de corrupción, de complicidad y de un Estado de excepción impuesto. Mientras el presidente hablaba de valentía, el pueblo ponía los muertos, los desplazados, los secuestrados. Se criticó el sexenio que nada redituó a los jóvenes, sólo falta de oportunidades, de educación y de empleo. El Movimiento se oponía al México que quería dejarle la clase política. El "Contrainforme" no era propiamente una réplica al documento que presentaba el gobierno federal, sino una versión crítica de la realidad mexicana para convocar a la sociedad a su discusión. #YoSoy132 explicó cómo había escrito ese "Contrainforme": se conformaron mesas de trabajo en torno a seis ejes —democratización de los medios de comunicación, modelo educativo, modelo económico neoliberal, modelo de seguridad nacional, transformación política y vinculación con movimientos sociales, y modelo de salud— y se realizó una lectura compartida y crítica de cada uno. En el primer eje se criticó la fusión de Televisa y Iusacell, se recordó que el espectro radioeléctrico es un bien público. Al ser las bandas de frecuencia necesarias para la prestación de servicios de banda ancha y telefonía móviles, la restricción de este espectro en manos de las dos empresas ponía en riesgo la competencia, de por sí inexistente, pues la televisora cuenta con 260 concesiones de televisión. Ese acto del gobierno de Calderón permitía que Televisa y tv Azteca, como socios, concentraran 88% de las concesiones de televisión abierta. El "Contrainforme" también reprobó el "mercado negro" de la propaganda política y gubernamental y la spotización de las campañas políticas, centrada en la construcción mediática de la figura de Peña. Se refirió a las agresiones contra periodistas y comunicadores durante el gobierno calderonista. Señaló que en México los medios de comunicación contaban con un marco jurídico anacrónico y discrecional, resaltó que mientras el gobierno federal había concedido licitaciones a precio de ganga a los grandes consorcios mediáticos, había perseguido y agredido a los ciudadanos que se esforzaban por crear sus propios medios. Denunció que, en materia de política de comunicaciones, privaba la corrupción, la ilegalidad y la concentración obscena de la riqueza en una elite empresarial.

En materia educativa el "Contrainforme" subrayó que en el sexenio calderonista se habían antepuesto los intereses del sector empresarial sobre las necesidades sociales. Describió, analizó y criticó el modelo económico neoliberal que empobrecía a la población y enriquecía a manos llenas a un pequeño grupo. Durante la administración de Calderón se había profundizado ese modelo basado en la pobreza y marginación de la mayoría, en la explotación de recursos naturales a costa de las comunidades para que los grandes capitales obtuvieran ganancias. El Movimiento se pronunció a favor de una economía humana, justa, soberana, sustentable y de paz. El "Contrainforme" destacó que en esos seis años se había propagado un discurso de odio que, sin consultar a los ciudadanos, había declarado una guerra con miles de muertos y criminalización de la protesta social. Denunció el aumento de la injerencia de Estados Unidos en materia de seguridad y la grave violencia que sufren los migrantes. El "Contrainforme" planteó que una de las promesas de Calderón fue democratizar al país y acabar con un Estado autoritario construido durante décadas por el PRI, pero lejos de ello había profundizado sus elementos más autoritarios. Finalmente, el proyecto neoliberal calderonista generó una profunda crisis en el sector salud para justificar su privatización (#YoSoy132, 2012b). Ese desastre, que se agudizaría con la llegada de Peña, fue repudiado por el Movimiento —con su imposición la sociedad pagaría altos costos heredados por la corrupta clase política—. No obstante, sabía que podía organizarse y proponer un país diferente.

 

LAS INNOVACIONES CREATIVAS (DEMIURGÍA)

Al mismo tiempo que #YoSoy132 ha desplegado una variada e intensa actividad, ha buscado la manera de organizarse. Primero como una coordinadora con representantes de universidades públicas y privadas. Después constató que lo mejor era combinar las asambleas locales con una general interuniversitaria en la que depositaron la máxima autoridad. De mayo a septiembre se realizaron nueve de estas asambleas en diversas universidades, tanto de la ciudad de México como en el interior del país. En la primera hubo presencia de 54 universidades, a la segunda acudieron representantes de 98 instancias, en la tercera se crearon comisiones —Comunicación, Prensa, Logística, Brigadas, Finanzas, Seguridad—, en la cuarta, previa a las elecciones, se delinearon las acciones por realizar y las formas organizativas de operar. Después de los comicios tuvo lugar la quinta asamblea, en la que participaron 108 representantes de universidades. A la sexta asamblea general asistieron comisionados de 115 asambleas locales, la séptima se llevó a cabo en Morelia con la representación de 104 asambleas locales, la octava —en agosto— reunió a 136 asambleas, la novena se realizó en la ciudad de Saltillo y aglutinó a 62 voceros y 91 observadores. Quería lograrse una organización que reflejara el carácter nacional y descentralizado del Movimiento. A principios de octubre de 2012 tuvo lugar la décima asamblea en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) pese a que estaba en paro— con 64 voceros, en la que se hizo un balance autocrítico, se acordó ampliar vínculos con sectores juveniles para construir la resistencia civil y se reiteró el apoyo a las luchas sociales. Hubo autocríticas en cuanto a que no se tomaba en cuenta la diferencia de condiciones entre la capital del país para expresarse y otros estados, en donde había más peligro de represión. También se habló de las ocasiones en que los colectivos de la capital querían imponer sus criterios a los de otras entidades. Se examinó cómo lograr mayor convocatoria, porque la participación había decaído.

Como en todas sus reuniones, los integrantes de #YoSoy132 supieron diferenciar los consensos de los disensos. Entre los primeros, se defendió que los mecanismos de funcionamiento y participación debían ser asamblearios, que los núcleos locales eran la base de la articulación del Movimiento y que la asamblea general era el órgano rector. Se expuso la necesidad de descentralizar la estructura para ajustarla a las particularidades y problemas locales, estatales y regionales. Se acordó trabajar para fortalecer las asambleas locales y mantener la rotación en las vocerías. Entre los disensos, no hubo un acuerdo acerca de la conformación de las asambleas locales, si debían ser puramente estudiantiles o ampliarse a otros sectores sociales. Otro problema emergía en torno a la definición de criterios de representatividad y al establecimiento de los mecanismos de articulación que debían adoptarse. Se elaboraron tres modelos posibles. En el primero las asambleas locales se integraban directamente a la asamblea general con un voto cada una. Esto no desconocía la existencia de asambleas regionales y estatales, aunque no serían necesarias en todos los casos. El segundo modelo veía a las asambleas locales vinculadas a sus respectivas asambleas estatales, las cuales se insertarían en la asamblea general. No se desconocían las instancias regionales, mas no tendrían representación en la asamblea general. En el tercer modelo las asambleas se integraban a asambleas regionales y éstas a la general. No se desconocía a las estatales, pero no se les daba representatividad en la asamblea general. Todo esto se discutió sobre la marcha. Lo fundamental era que el Movimiento no se hegemonizara, que prevaleciera el carácter horizontal y que se respetara la autonomía de cada asamblea local que se hacía responsable de sus propias acciones. Las discusiones eran fuertes. Los estudiantes siempre trataban de ubicar tanto los consensos como los disensos, vivían sus propias contradicciones orgánicas, pero lo importante fue que crearon su propia manera de tomar decisiones colectivas. Las contradicciones eran estridentes, pero no producían rupturas. #YoSoy132 es un movimiento que surgió y operó al margen de los partidos y de las formas de organización verticales. Hubo expresiones de este Movimiento en todos los rincones del país y también en 52 ciudades del mundo.

Marcha de antorchas #YoSoy132, de Tlatelolco al zócalo, Distrito Federal, 30 de junio de 2012.

En esa demiurgía había una creación constante de formas. La mayoría de los integrantes del Movimiento tenía una manera muy imaginativa de decir las cosas por su participación en redes del ciberespacio. Sus constantes marchas en numerosas ciudades del país reflejaban esta novedad, pues no había dirigentes, templetes ni oradores, sino una irrupción masiva de diversos grupos que se expresaban por medio de carteles, de cuerpos pintados y de otras formas gráficas en una convergencia de horizontalidades. Al exigir la democratización de los medios masivos, el Movimiento mostró también mucha imaginación creadora. Repudiaba una democracia de telenovela, pedía que se apagara la televisión para encender la conciencia, criticó que la cultura mediatizada no correspondiera a las necesidades de una sociedad pluricultural. Sus manifestaciones no eran solemnes, sino festivas: con música, fiestas de luces, conciertos, poesía, pintura, festivales, carnavales, disfraces, chistes, performances y diseños gráficos en sus múltiples y variadas manifestaciones. #YoSoy132 producía su propia iconografía y leía libros en silencio frente a la sede del PRI en repudio a ese partido y su candidato. El Movimiento convocó a participar por Twitter para sumar propuestas que respondieran a la pregunta "¿Qué quiere cada quién para México?". En las marchas se hacían grupos de diálogo y discusión como múltiples asambleas espontáneas civiles y populares.

 

LAS INCANSABLES BÚSQUEDAS (EUREVA)

Se constituyó un movimiento en constante búsqueda de su ser y su quehacer, que ha tenido gran influencia en sus contactos con diversas luchas populares. Inmediatamente después de las elecciones, #YoSoy132 participó en el Primer Encuentro Nacional Estudiantil en el poblado morelense de Huexca, que se encontraba en lucha contra la imposición de un megaproyecto. Hubo 354 representantes de 26 universidades que hicieron un encuentro reflexivo y no resolutivo. Semanas después, el Movimiento asistió a la Primera Convención Nacional contra la Imposición en Atenco. Acudieron representantes de 360 organizaciones de 25 estados del país y 2 600 delegados. Esta Convención estaba organizada por el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco, maestros disidentes, electricistas, campesinos y #YoSoy132. Se destacó de nuevo que el proceso electoral había estado viciado desde seis años atrás, pues entonces se intensificó una campaña encabezada por Televisa pagada con recursos públicos millonarios para promover la figura de Peña Nieto. Se mencionó que se utilizaron programas gubernamentales para comprar votos, como los créditos del campo, el programa alimentario, el de apoyo a madres trabajadoras, el de apoyo para la construcción de vivienda, etc. Se desvió de manera ilegal una inmensa cantidad de fondos públicos de 20 estados y de miles de presidencias municipales para apuntalar la campaña de EPN, se coaccionó el voto en los sindicatos afines al PRI, se constató que el día de la jornada electoral hubo urnas abiertas a mitad del proceso, entrega de dinero —comprobado con fotografías— y de tarjetas de la empresa financiera Monex y de Soriana a cambio de votos, además de robo de urnas. El organismo electoral se percató de todo y se convirtió en cómplice. No hubo voto informado ni libre. La imposición de Peña Nieto había sido planeada y decidida hacía mucho tiempo. Se infirió también que si el PRI había introducido el neoliberalismo en México, Peña estaba comprometido a profundizarlo. Era un grave retroceso volver al régimen priista represivo y autoritario. Se agudizarían la corrupción, la violencia del Estado, el gobierno al servicio del narcotráfico, la violación a los derechos humanos. Se convocó a luchar para impedir que EPN tomara posesión. El dirigente de Atenco pidió no quedarse sólo en movilizaciones y comunicados, sino pasar a acciones contundentes. Se acordó una movilización nacional contra el fraude, habría boicot contra las empresas que habían participado, toma o cercos a sedes de Televisa, cierre de carreteras. Era necesario ir más allá de lo electoral y luchar contra el neoliberalismo por la liberación del pueblo. La Convención se entendió como un proceso de larga duración, un espacio para articular planes de lucha emanados de asambleas locales. Se declaró organización amplia, incluyente y soberana, democrática, horizontal, con rotación en representaciones y comisiones, con objetivos a corto y largo plazos. Se acordó integrar una coordinación nacional provisional formada por dos representantes de cada una de las 360 organizaciones presentes.

En asambleas locales, #YoSoy132 analizó lo propuesto en la Primera Convención contra la Imposición. Decidió que no era conveniente tomar las instalaciones de Televisa por las implicaciones que tendría para el Movimiento, porque es pacífico. Por eso, 69 asambleas locales de universidades públicas y privadas examinaron lo que harían al inicio de los Juegos Olímpicos de Londres, que se transmitirían por Televisa. Realizarían un cerco pacífico y simbólico a la empresa, "la televisión de la mentira", durante 24 horas el 27 de julio. Los estudiantes llevaban muchas y muy diversas pancartas, como la que decía que el PRI podía comprar la cama, pero no los sueños. Ahí se presentó públicamente un posicionamiento que enfatizaba que los jóvenes que integraban el Movimiento formaban parte de un pueblo con hambre y siglos de opresión. Se recordó que el Movimiento era el efecto de la indignación, que se había puesto de pie y no aceptaba la representación que se le quería imponer como realidad. Destacó que #YoSoy132 es estudiantil y social, político, apartidista, pacífico, autónomo, antineoliberal, independiente de los partidos, de los candidatos y de las organizaciones que responden a un programa electoral, un movimiento democrático en el que la toma de decisiones emana de sus asambleas locales y generales, que ha trascendido la coyuntura electoral y que seguirá luchando para transformar profundamente a México. El programa que había acordado subrayaba que era indispensable lograr la democratización de los medios de comunicación, transformar el modelo educativo, cambiar el modelo económico neoliberal, abandonar el actual modelo de seguridad nacional para poder restaurar la paz, conseguir la transformación política, impulsar la vinculación con los movimientos sociales con solidaridad y respeto a su autonomía. #YoSoy132 se proponía actuar desde una construcción horizontal y se reconocía como uno de tantos actores que expresaban el descontento social. Finalmente, enfatizó la toma simbólica y pacífica de Televisa, resguardada por miles de policías, en un hecho histórico, porque el Movimiento lucha contra los monopolios que excluyen a la sociedad concentrando y manipulando la información. Con esa acción, replicada en otras 12 ciudades, cercó el cúmulo de mentiras que representa Televisa. Como en todas sus manifestaciones, prevaleció el ambiente creativo y festivo.

A principios de agosto en Guadalajara, con la presencia activa de #YoSoy132, se llevó a cabo la reunión de la Coordinadora Nacional Provisional rumbo a la Segunda Convención Nacional contra la Imposición. Acudieron 130 organizaciones de diversos puntos del país. Se aclaró que esa reunión no era resolutiva, sino de coordinación y organización para crear un frente nacional que realizara acciones más contundentes contra la imposición. Se propuso evitar que Peña Nieto asumiera la presidencia y sentar las bases contra las previsibles reformas estructurales impulsadas por el priismo. Se planteó la necesidad de extender y acelerar el repudio al resultado electoral. Como parte de lo acordado en la Primera Convención, el 8 de agosto se desarrolló la jornada de lucha nacional en el marco del 133 aniversario del natalicio de Emiliano zapata. El acto principal fue en Morelos, pero hubo conmemoraciones en varias ciudades del país. Los pueblos que participaron compartieron sus experiencias y reafirmaron su lucha contra las transnacionales. A finales de agosto en Xalapa tuvo lugar la segunda reunión de la Coordinadora Nacional Provisional de la Convención Nacional contra la Imposición. El Grupo Operativo Rizoma —perteneciente a #YoSoy132— convocó a una asamblea de enlace y coordinación con pueblos indígenas. El Movimiento, en cumplimiento de lo acordado en la Convención, realizó varias acciones, como los gritos alternos el 15 de septiembre y la presencia en desfiles militares el 16 de septiembre. En el "grito oficial" de Calderón un numeroso contingente le gritó "asesino", repudió el fraude y le iluminó el rostro con luces verdes. La televisión manipuló las imágenes y los sonidos, de manera que su protesta no se escuchó, aunque Calderón no pudo evitar los relámpagos verdes. Esto evidenció que ni las imágenes de la televisión podían ser creíbles. Los videos con los verdaderos sonidos y con las protestas corrieron por el ciberespacio.

En los contactos con otros movimientos, #YoSoy132 aprendió a defender su autonomía. Varias asambleas locales probaron una serie de estrategias para que las acciones que se acordaran en la Segunda Convención Nacional contra la Imposición en Oaxaca no contravinieran su esencia apartidista, pacífica, humanista, plural y de base estudiantil. El Movimiento aceptó participar en dicha Convención porque la vio como un espacio de convergencia para preparar un mejor escenario de lucha ante el ascenso de Peña Nieto. Advirtió que si se decidían acciones que no representaran su sentir, tenía el derecho de no adoptarlas. También cuestionó a otras organizaciones convocantes sobre las acciones definidas en la Primera Convención que recayeron en mayor medida en los estudiantes y en el grupo de Atenco. A finales de septiembre se realizó en Oaxaca la Segunda Convención Nacional contra la Imposición con la participación de 1 534 delegados de 280 organizaciones provenientes de 20 entidades. La discusión versó sobre el análisis de la coyuntura y de un plan de acción, en torno a cómo debían organizarse y acerca de la posibilidad de elaborar un programa de lucha. Hubo un fuerte debate y se decidieron acciones para octubre, noviembre y diciembre. Se acordó aprovechar fechas simbólicas para realizar manifestaciones contra la imposición de EPN y del modelo neoliberal. Se decidió repudiar de manera urgente la reforma laboral lesiva a los intereses de los trabajadores y realizada para beneficiar a los empresarios. Además de varias marchas, se planearon tomas de medios de comunicación y de oficinas públicas. Se precisó que la lucha no era sólo para evitar que Peña asumiera la presidencia, sino sobre todo para impedir la continuidad de un régimen corrupto, autoritario y represor. El movimiento juvenil dio a conocer las propuestas de acciones a sus asambleas locales para que las discutieran y tomaran decisiones para cada lugar. La Tercera Convención se planeó para finales de 2012.6 Las acciones no se hicieron esperar. A finales de septiembre y principios de octubre el Movimiento participó en varias protestas contra la reforma laboral que atentaba contra lo consagrado en el artículo 123 constitucional, principal fruto de la Revolución Mexicana. #YoSoy132 Internacional se sumó a la convocatoria de 15-M y Occupy Wall Street para el Global Noise que se expresó por varias ciudades del mundo el 14 de octubre en rechazo a las condiciones que impone el neoliberalismo a nivel mundial.

Marcha de antorchas #YoSoy132, de Tlatelolco al zócalo, Distrito Federal, 30 de junio de 2012.

#YoSoy132 se ligó a otro de los movimientos novedosos del México actual: el de víctimas de la guerra contra el narcotráfico. En solidaridad, destacó los sucesos del sexenio de Calderón, que tomó posesión en medio de duda e incertidumbre sobre el proceso electoral en 2006. Ese sexenio se ha caracterizado por la exaltación de la violencia, la impunidad y la complicidad. Se recordó que en 2012 los poderes fácticos pretendían condenar a México a otros seis años de guerra. El movimiento juvenil aducía que esa guerra ha producido 80 000 muertos, 30 000 desaparecidos y 250 000 desplazados de manera forzada. El Movimiento se pronunció contra la guerra y reiteró que no podía haber paz auténtica sin democracia, justicia y dignidad. Otro impacto que resultó del contacto con otros movimientos populares se reflejó en la presentación de los ejes para la democratización de los medios masivos de comunicación. #YoSoy132 planteó que el monopolio mediático ha rebasado al Estado y que ha obtenido desmesurados beneficios y poder para influir indebidamente en los procesos electorales, políticos, legislativos y hasta judiciales. La concentración de poder excluye voces y posiciones, obstaculiza el proceso democrático, la expresión de la diversidad y pluriculturalidad y aumenta la desigualdad. Enfatizó que la democratización de los medios de comunicación es una condición básica para la democratización del país. Denunció que los medios de comunicación no habían cambiado y que la información continuaba secuestrada. Dio a conocer un plan de acción para seguir de cerca la llamada "telebancada". Cuando la asamblea local del ITAM se enteró de que uno de sus voceros participaría en un foro televisivo se deslindó de la acción porque el Movimiento había identificado que uno de los principales problemas de los medios era el duopolio Televisa-TvAzteca. También se propuso establecer un modelo de medios constituido por tres sectores: comercial, público y social comunitario. Debía considerarse el ejercicio de comunicación como un servicio público y abrir el camino de la verdadera libertad de expresión. El Movimiento quería un modelo realmente democrático que permitiera la inclusión de las realidades y voces de los sujetos participantes en la vida social y política del país. Los medios comunitarios deberían privilegiarse. En la Segunda Convención contra la Imposición la Comisión de Medios en Oaxaca #YoSoy132 presentó un documento de trabajo en el que se exponían experiencias de años de lucha en el campo de los medios libres, alternativos e independientes. Se recomendó que en la discusión de la democratización de los medios la mirada no estuviera puesta arriba, sino en los medios de difusión de las comunidades donde la palabra se comparte y no se vende.

 

FRENTE A LA REPRESIÓN

El Movimiento ha sido objeto de agresiones y de represión, que han ido en aumento. Desde el inicio los jóvenes de la Ibero recibieron llamadas amenazantes de miembros del PRI. En mayo, un grupo de choque de priistas y funcionarios municipales atacó a miembros del Movimiento en Colima. En junio se multiplicaron las agresiones y #YoSoy132 demandó que se le respetara. El mismo mes, en Morelos, se recibieron agresiones por parte de priistas con complacencia de policías. En Irapuato un integrante del Movimiento fue fuertemente golpeado por activistas del PRI. Miembros del PVEM amenazaron con asesinar a integrantes. En junio, se denunciaron intimidaciones ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos. En julio, en Oaxaca y Guanajuato hubo quienes fueron golpeados y encarcelados por manifestarse contra el fraude electoral. Integrantes del Movimiento protestaron frente a las representaciones de esas entidades en la capital del país para exigir el cese del hostigamiento y la represión. En agosto el Comité Jurídico y de Derechos Humanos inició la capacitación de miembros del Movimiento para prevenir, monitorear y denunciar las violaciones a derechos humanos. A finales de agosto, la Policía Federal desalojó a manifestantes del Movimiento de la Carretera México-Cuernavaca. El 4 de septiembre el Comité Jurídico y de Derechos Humanos informó que había realizado una gran cantidad de movilizaciones contra la validación de la elección presidencial decretada por el tribunal electoral, y que la reacción de autoridades de todos los niveles había sido violenta y violatoria de los derechos humanos, sobre todo en Nuevo León, Veracruz, Tabasco, Distrito Federal, Jalisco y Yucatán. En cada caso se documentaron las violaciones a los derechos humanos. En Yucatán las autoridades obligaron a levantar una acampada. Integrantes de la Acampada Revolución reaccionaron contra la nota de un periódico nacional que había titulado que el Movimiento se radicalizaría. Recordaron que durante años el poder había apostado a distintas tácticas para la desintegración de movimientos disidentes, porque cualquier colectivo con elementos suficientes para posicionarse era visto por el régimen como algo peligroso para la dominación. El Estado siempre ha acudido a mecanismos de desarticulación y aun de desaparición de los movimientos. Esa nota periodística decía que había dos vertientes en el Movimiento: los duros y los moderados. El Movimiento hacía ver que la intención de dicha nota era presentar a #YoSoy132 como responsable de acciones violentas que ponían en peligro a la población. Precisaba que se hablaba de acciones que no habían ocurrido. Lo que se pretendía era apostarle a la división del Movimiento y preparar un escenario represivo. Sin embargo, #YoSoy132 no caería en la provocación y seguiría por la vía pacífica.

La represión se incrementó. El Movimiento denunció que a finales de agosto cuatro de sus miembros fueron víctimas de violación de derechos humanos por parte de la Policía Municipal de Guadalajara. Durante la madrugada del 13 de septiembre, alrededor de 20 integrantes del movimiento estudiantil y seis miembros del Cuerpo de Bomberos de la ciudad de México fueron desalojados a golpes de la plancha del zócalo capitalino por granaderos. Seis estudiantes de veterinaria de la Universidad Autónoma de Guerrero fueron detenidos de forma arbitraria e injustificada, además de ser culpados de varios asesinatos. Voceros del Movimiento en Nuevo León fueron detenidos sin fundamentos. El 15 de septiembre, cuatro jóvenes fueron detenidos y hostigados por la policía del Distrito Federal. En Xalapa tres estudiantes fueron privados ilegalmente de su libertad. En Puebla elementos de la policía detuvieron a un grupo de jóvenes mientras hacían uso de su derecho constitucional de manifestarse pacíficamente. Jóvenes de #YoSoy132 fueron golpeados en Tijuana, lo mismo que en Hidalgo, donde además fueron detenidos. El 18 de septiembre, la policía preventiva capitalina reprimió, golpeó y robó a estudiantes de la UACM que se manifestaban pacíficamente frente a las oficinas administrativas de su universidad. El 19 de septiembre los jóvenes que en un acto público le gritaron "asesino" a Calderón fueron objeto de la represión del Estado Mayor Presidencial. El 21 de septiembre, cinco miembros de #YoSoy132 Chile fueron reprimidos y levantados por carabineros durante más de cuatro horas a petición del equipo de Enrique Peña Nieto, que se encontraba de visita en ese país. El 24 de septiembre tres adultos y dos menores fueron detenidos sin elementos jurídicos en el Estado de México por manifestarse y fueron liberados tras 30 horas de reclusión. Lo más preocupante fue que el vocero de #YoSoy132 Ensenada tuvo que esconderse porque temía por su vida debido al acoso policial y denunció la violación a sus derechos elementales ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Ante esto, el Movimiento convocó a realizar acciones contra la represión y a demandar que las autoridades iniciaran investigaciones respecto de las denuncias presentadas, bien documentadas en todos y cada uno de los casos.7

 

LA REPRESIÓN DEL 1 DE DICIEMBRE

Este trabajo se centró en los primeros cinco meses de existencia de #YoSoy132, pero cuando estaba por cumplir siete meses sufrió una gran represión, sobre todo en la capital del país y en Guadalajara, por ello es necesario acercarnos a ese condenable acontecimiento. El Movimiento había convocado a una marcha y a una manifestación frente a la Cámara de Diputados el 1 de diciembre de 2012 (1D) en protesta por la toma de posesión presidencial del repudiado EPN. Aparecieron infiltrados entre los congregados. Las fuerzas policiacas dejaron que los provocadores atacaran inmuebles para después arremeter con violencia brutal contra los manifestantes. El saldo fue de muchos heridos, dos graves, y decenas de personas encarceladas arbitraria e ilegalmente. Tanto el Estado como los principales medios de comunicación quisieron exhibir a #YoSoy132 como un conjunto de vándalos. Las redes sociales consiguieron revertir esa construcción con fotos y videos que evidenciaron que el Movimiento había sido víctima y que lo presentado en los medios había sido un montaje por parte de un vandalismo de Estado (Miguel, 2012b). Después de la represión, el Movimiento se organizó para luchar por la excarcelación de los nuevos presos políticos del régimen priista, que contó con la complicidad de las autoridades del Partido de la Revolución Democrática (PRD). La clase política que no pudo manipular al Movimiento quiso amedrentarlo, escarmentarlo, castigarlo y desintegrarlo. Se empleó el viejo método de golpeadores de las policías que se hacen pasar por manifestantes. Se utilizó el aparato judicial para dejar algunos presos. Pero estas acciones de la clase política lograron reafirmar la acusación de que Peña era represor de la protesta social. Si el Movimiento nació con la solidaridad hacia el movimiento popular de Atenco, en la represión sufrió la misma injusticia que éste. No obstante, sus mecanismos de redes sociales abrieron resquicios para mostrar la verdad y para su defensa. El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad se solidarizó con #YoSoy132, también la organización chiapaneca Las Abejas —que hace 15 años padeció la masacre en Acteal—. Amnistía Internacional exigió a las autoridades mexicanas que indagaran los excesos policiacos. Hubo repudio a la criminalización de la protesta social.8

DIVERSAS INTERPRETACIONES

Para el PRI, que por su talante clientelar no entiende que la gente puede moverse por cuenta propia y que hay muchos movimientos desvinculados de los partidos políticos, este movimiento no podía existir sino por instigación del PRD. Este partido, aunque alababa la existencia de la rebeldía juvenil, no comprendía por qué no se le unía. Los medios de comunicación primero les prestaron atención, luego quisieron que desaparecieran, puesto que no daban noticia de sus acciones, o las maquillaban y las denigraban. Hubo quienes aplaudieron que el Movimiento hubiera introducido con fuerza un momento rebelde en un proceso que parecía predeterminado y que hubiera fracturado una ritualidad previsible (Pérez, 2012). Cuando se necesitaba aire fresco, los jóvenes lo trajeron, hartos de la falta de respeto a su inteligencia, hastiados de la manipulación mediática. Se agradeció la lección que estaban dando (Merino, 2012b). Su independencia de los partidos políticos fue alabada (Los Brigadistas-UNAM, 2012), también se reconoció su hartazgo creativo (Esteva, 2012a). Algunos les daban consejos sobre cómo organizarse (Dussel, 2012), otros señalaban que enfrentaban grandes retos (Gordillo, 2012) y que debían cuidar un capital político, pues habían rechazado la desinformación y exigido la verdad, habían armado marchas multitudinarias y cuestionado la pasividad. Al Movimiento se le recomendaba no radicalizarse, no dejarse tragar por otras organizaciones de larga trayectoria de lucha popular y que mantuviera su autonomía e independencia, que no se contentara con acumular denuncias, sino que propusiera; que no se ahogara en sus asambleas; que no perdiera su frescura al sumarse a otras agendas, que llevara al Poder Legislativo planteamientos que contribuyeran a democratizar los medios (Dresser, 2012). La televisión primero se cerró al Movimiento, posteriormente quiso cooptar a algunos miembros —maniobra que no fructificó—, para después montar falsedades e incriminaciones en su contra y apuntalar la represión.

El Movimiento ha utilizado las redes sociales —que siguen muy activas (De Mauleón, 2012)— como herramienta de organización y difusión. Se ha destacado la confluencia como nunca entre universitarios de instituciones privadas y públicas (Goche, 2012). Habría que profundizar en la dinámica horizontal e interactiva de las redes, en que internet posibilita un instrumento de autonomía (Castells, 2012a y 2012b). Elena Poniatowska, admirada por la horizontalidad del Movimiento, confesó que veía a estos jóvenes como salvadores, cosa que no le sucedía con los partidos políticos (Poniatowska, 2012). Para algunos analistas #YoSoy132 se ligaba con otros movimientos juveniles mundiales que rechazaban las políticas neoliberales (Lund, 2012). Hubo quienes advirtieron que las luchas de los "indignados" movilizaban el repudio de las injusticias evidentes del sistema y que difícilmente se podría esperar algo más, se les criticaba que no tuvieran un sentido anticapitalista (Comte, 2012). Se llegó a decir que en su tendencia a la moderación habría que ubicar al 132 dentro del esquema de los manuales de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) (Chávez, 2012). También se ha apuntado que después de consumado el proceso de defraudación:

incluyendo lo que parecía innovador, el movimiento de los universitarios Somos 132 se ha apegado a la agenda que desde el Estado se establece en el sentido de protestar en los márgenes de las instituciones de legitimar el fraude y la imposición del candidato preferido de los capitalistas (Sandoval, 2012: 3).

Otros análisis hacen hincapié en que este movimiento se nutre de las experiencias pasadas de lucha estudiantil, que es un sector muy reacio al control corporativo, que ha resistido la maquinaria estatal que busca desprestigiarlo e intenta debilitarlo al incitar divisiones internas. Ha desafiado a los medios, que inútilmente buscan liderazgos y pronostican sin éxito varias fechas de su desaparición. Por el contrario, ha mantenido su carácter apartidista y su autonomía (Monroy, 2012). En una gran cantidad de artículos Luis Hernández le dio un seguimiento puntual y cercano al Movimiento. Hizo ver que las contradicciones internas no han sido obstáculo para que haya acuerdos unitarios de fondo y que ha echado raíces profundas en la sociedad (Hernández, 2012h). La especialista en estudios de jóvenes, Rossana Reguillo, ha elaborado narraciones y análisis con mucha emoción y lucidez acerca de #YoSoy132. Ha resaltado que no surgió de la nada, pues durante años los jóvenes se habían movilizado sin que los poderes fácticos, la clase política y muchos periodistas acusaran recibo. Recalca que los jóvenes no estaban ausentes ni callados, y que su mérito es operar con su propio tiempo, sin depender de las coyunturas de los poderosos (Reguillo, 2012a). Detalla cómo los jóvenes encabezan cambios culturales al combinar esa cultura configurativa, en la que hay aprendizaje de pares, con la prefigurativa, en la que, sin pretenderlo, enseñan a los demás (Reguillo, 2012b). Enfatiza que ese movimiento sigue una lógica rizomática de multiplicidad y cooperación, que sin centro conecta simultáneamente múltiples puntos, por lo que crea un espacio multidimensional (Reguillo, 2012c). Ante la palabra pública que intenta neutralizar el pasado, el Movimiento, en un ejercicio a campo abierto, tuitero y asambleario, ha sabido traer el paso al centro de sus consideraciones para dinamizar su presente y para encaminar las búsquedas de futuros (Reguillo y Rea, 2012).

Pablo González Casanova planteó que en el contexto mundial de "decrecimiento" en el que se están rompiendo mediaciones y derechos sociales, políticos, culturales y educativos, aparece una nueva generación, un nuevo movimiento que respeta todas las creencias e ideologías, que recoge las experiencias de movimientos anteriores —desde el 68 hasta el zapatismo—, con la capacidad de enlazarse con otros colectivos, que busca relacionarse con pueblos indios, campesinos y con trabajadores no regulados, que son los más; que lucha por la libertad del sufragio y por hacerlo efectivo. Aquí detecta dos corrientes: los que tienen en el centro de sus esfuerzos la elección de 2012 y los preocupados por la representación, que luchan por una democracia con tolerancia y respeto a los demás. Es un movimiento que se pregunta cómo tiene que organizarse y lo hace no en torno a una doctrina, sino en red de colectivos que comparten mediante el diálogo, que no desean hablar en nombre de los demás y que consultan todo para saber qué se acepta y qué se rechaza. Ha iniciado una lucha por la información, la interpretación y la acción en el campo cibernético y combina esta estrategia con lo presencial, da prioridad a la educación y a la cultura, se mantiene en la legalidad, se defiende de los provocadores —pues la represión y la cooptación son dos armas con las que se le quiere destruir—. Tal vez pueda plantear un programa mínimo, para ser efectivo tiene autodisciplina, hace la política de la dignidad con carácter, fuerza y serenidad. Se liga con otros movimientos nacionales e internacionales con sentido de lo nacional y de lo universal, pues han surgido muchas fuerzas que enfrentan la política neoliberal. Es la esperanza de un mundo mejor y está haciendo el México del futuro (González Casanova, 2012).

Periódico mural y espacio de expresión libre en el Centro Histórico de la ciudad de México, 7 de julio de 2012.

A decir de Raúl Zibechi, aparte de la importante irrupción estudiantil hay una irrupción juvenil de los abajos: una nueva generación que no se deja atrapar por estructuras burocráticas, sino que busca espacios propios en los que no tiene necesidad de líderes individuales (Zibechi, 2012a). En contexto, ha dicho que estos abajos no calculan relaciones de fuerzas, si lo hicieran no habría manera de que existieran los movimientos antisistémicos ni sus resistencias, pues los abajos no actúan con base en esa racionalidad instrumental que pregonan los cientistas sociales y los analistas que ven el mundo desde arriba. Los abajos se lanzan a la acción luego de evaluar su fortaleza interior, la situación de sus propias fuerzas y no las relaciones entre los arribas y los abajos (Zibechi, 2012b). Ha habido quienes han llamado la atención hacia los participantes más arrojados que esperan que sus acciones inciten a los demás (Centeno, 2012). Luz Estrello y Massimo Modonesi publicaron una recapitulación detallada del desarrollo del Movimiento y destacaron lo inesperado del cuestionamiento a poderes fácticos antes intangibles. Recalcaron que desde la huelga de finales del siglo XX no se había visto en México una movilización estudiantil de tales proporciones. Le reconocieron el mérito de visibilizar los vicios de un proceso electoral marcado por la manipulación y la corrupción.

Admitieron que es un punto de inflexión en la historia de la movilización en México. Llamaron la atención sobre su alcance en sectores importantes de la juventud que parecían retraídos, que fuera una reacción transversal que aglutina a jóvenes alrededor de la indignación. Consideraron que construye una alternativa democrática, ética, participativa y antipartidista, y que más allá de lo que pudiera durar, dejaría una huella que se notaría en futuros movimientos (Estrello y Modonesi, 2012).

César Pineda, en uno de los textos con un amplio, documentado y puntilloso análisis de #YoSoy132, evalúa como muy positivo que hubiera logrado organizar un debate inédito entre candidatos presidenciales, que hubiera cercado durante 24 horas de manera pacífica a la importante empresa Televisa, que impulsara y participara en manifestaciones masivas por todo el país, que hiciera un documento —el "Contrainforme"— bien fundamentado acerca de la realidad nacional, que lograra parar decenas de escuelas al recordar la represión del 2 de octubre de 1968, que pese a la gran diversidad en su interior mantuviera la unidad y constituyera un novedoso sujeto social diverso, plural y polimorfo, sin convocatoria central, que expresaba autónomamente descontento social. Expone cómo tuvo la tentación de creer que podía ser el todo cuando era un movimiento más. Considera que no ha conseguido poner en jaque al régimen ni aglutinar las resistencias existentes y que si bien lo caracterizan su ciberpolítica y sus prácticas asamblearias estos aspectos también le imponen límites, porque propician discusiones caóticas, fragmentarias, que pueden impulsar actividades riesgosas. Detectó que en sus asambleas había tensiones porque el Movimiento estaba conformado por una gran cantidad de tendencias que trató de ubicar. Había una de corte liberal progresista, pero en desacuerdo con lo antineoliberal; existía otra que lo ocultaba, pero tenía simpatías lopezobradoristas; una más respondía a los usos de los activistas de la UNAM que trataban de ganar hegemonía; otra rechazaba cualquier imposición, hasta la interna; era notoria la que apoyaba las luchas autónomas populares; la que le parecía la más numerosa era la de los indignados ante la situación del país. Estas tendencias convivían, se toleraban y buscaban cómo hacer que la horizontalidad fuera efectiva. No obstante, esa convivencia no era tersa, sino muy tensa y con una gran manifestación de contradicciones. Durante un mismo día podían verse integrantes del Movimiento que impedían que se cobrara la cuota en autopistas de paga y a otros que discutían cómo lograr una legislación que democratizara los medios masivos de comunicación. #YoSoy132 atravesaba por una fase de contracción de la participación masiva original. Pese a sus intentos, no había conseguido encontrar la mejor forma de organizarse. Aunque había abierto un canal para expresar la indignación, estaba en una fase de desgaste. Los que querían impulsar una lucha antineoliberal no lograban concitar mucho entusiasmo. Había diálogo con otros colectivos populares, pero también desconfianza mutua. El Movimiento había sido cuestionado por buena parte de la izquierda anticapitalista. Su antagonismo priista lo había potenciado y al mismo tiempo lo anclaba. Pineda observa que resultaba urgente para el Movimiento encontrar una metodología de discusión alternativa a la Babel de lo asambleario. Acepta que lo mediático creativo y las acciones de fuerzas no eran necesariamente excluyentes, sino complementarias. Este analista califica de manera positiva el que el Movimiento buscara nuevas formas de hacer política con pluralidad y creatividad (Pineda, 2012).

 

UN ACERCAMIENTO CON OTROS ÉNFASIS

El Movimiento nació del hartazgo, de la indignación ante el cinismo de elites políticas y mediáticas desvinculadas de la sociedad. Constituyó ese acontecimiento que en la perspectiva de Badiou da origen a los movimientos sociales (Badiou, 1999). Estudiosos del tema preveían que los marginados se levantarían, no los estudiantes de la UNAM, y resultó que #YoSoy132 fue impulsado no sólo por los estudiantes de instituciones públicas, sino hasta de las privadas (Peralta, 2012). Habría que aclarar que durante su desarrollo sufrió agravios para mantener su enojo. Nació ligando dos protestas: la oposición a la represión de un movimiento popular, el de Atenco, y el repudio a que los poderes fácticos, sobre todo el de los medios masivos de comunicación, impusieran como presidente a un represor. Dado que se originó en un episodio particular, éste tuvo repercusiones inmediatas generalizadas por la solidaridad entre estudiantes que no permitieron que se agrediera su dignidad. Se rechazó al candidato y a su partido por todo lo que representaban de corrupción y violencia, y a los medios de comunicación que manipulaban la información para orquestar una imposición política. El Movimiento se propuso impedir dicha imposición, primero al hacerla evidente, y después buscando medios para que las elecciones presidenciales se hicieran con un voto informado y libre. El primer énfasis fue electoral y consiguió poner en cuestión el libreto de las televisoras. Un movimiento que desde lo cívico, al margen de los partidos, impulsaba la participación electoral no fue mal visto por quienes cuidaban la reproducción de la situación política. Desde el principio el Movimiento sufrió la agresividad de los seguidores del partido criticado, también padeció los intentos de cooptación de otro de los partidos en pugna. No obstante, logró mantener su independencia, lo que ha sido una característica. En una segunda etapa, #YoSoy132 todavía apostó a que un esfuerzo por documentar las irregularidades obligaría al Trife a obrar en consecuencia, cosa que no sucedió. Posteriormente, todos los partidos acataron el fallo electoral. Sólo el movimiento encabezado por López Obrador —desligado del PRD y el movimiento estudiantil rechazaron el fraude y la imposición, cada uno por su propio camino, pues el primero desea constituirse en un partido más que busca votos. El movimiento estudiantil-popular cayó en la cuenta de que la vía electoral estaba cerrada para los ciudadanos de abajo tanto por los poderes fácticos como por las instituciones que se supone deben cuidar la participación equitativa y legal de un voto realmente libre. Se despojó al voto de su carácter cívico para convertirlo en una mercancía más a merced de quien tenga más dinero. Entonces el Movimiento advirtió que la democracia estaba muerta y le hizo sus exequias. Éste se impactó al ver cómo lo electoral se hacía mercancía (Szwarcberg, 2012) y los ciudadanos eran degradados a clientes mercantiles. También experimentó que esa falsa democracia arrecia la represión y que en lugar de instalarse en el pesimismo hay que desatar el optimismo de la búsqueda de alternativas (Monedero, 2012). #YoSoy132 vio que los procesos electorales y las instituciones encargadas de ellos no representan una verdadera democracia y es necesario buscarla por las vías que están ensayando muchos colectivos populares (Alonso, 2012b). Habría que construir otro tipo de democracia.

Cerco a Televisa, 27 de julio de 2012.

Al ver que los ciudadanos fueron despojados de la democracia electoral, el Movimiento criticó lo existente y buscó alternativas. Transitó de la ilusión de la democracia electoral a construir una democracia desde abajo y de los de abajo en una construcción de muchos movimientos de base (González Casanova, 1997). El movimiento juvenil confirmó lo que Wolin criticó de la falsa democracia actual: que es una ficción a manos de los poderes fácticos del gran dinero y de los medios electrónicos de comunicación, que montan como espectáculo procesos electorales cuando en realidad son ellos los que eligen y deciden tanto a ganadores de elecciones como el rumbo que toman los que imponen en las esferas gubernamentales y del Poder Legislativo. Wolin ha hecho ver que se trata de un sistema de poder que se opone a los principios fundamentales de la democracia y dispone de importantes tecnologías de control, intimidación y manipulación masiva superiores a las del totalitarismo clásico. Hay construcciones de los medios visuales que bajo el nombre de libertad defienden los intereses concretos de los dueños de los grandes medios de comunicación. Crece la corrupción. Dicho totalitarismo ha ido moldeando el apoyo de los electores sin permitir que éstos gobiernen. Hay votaciones, pero el pueblo no tiene control del proceso, que está en manos de los partidos y de los poderes fácticos. No hay un ciudadano participante, sino un espectador-consumidor (Wolin, 2008).

El Movimiento se fue ligando con otros movimientos populares. Dado el empuje, la vitalidad, la frescura, la alegría y la creatividad que mostró hubo tres momentos importantes en su relación con dichos movimientos. El primero se caracterizó por la tentación de otros movimientos de cargar en el dinamismo de #YoSoy132 las agendas de todos. Lo mismo había sucedido con el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Luego trataron de engullirlo y mimetizarlo con su propia dinámica. Finalmente, los movimientos entendieron que se trataba de uno más dentro del concierto de movimientos y que más bien habría que dinamizar un espacio común de convergencia, como la Convención Nacional contra la Imposición. De esta manera cada movimiento conserva su autonomía y sus agendas específicas, y se focalizan lugares para diseñar acciones comunes. El movimiento estudiantil aprendió mucho en su contacto con los movimientos populares y amplió su perspectiva. No podía quedar reducido a lo electoral, sino que debía incorporarse a una larga lucha contra el neoliberalismo en resonancia con otras fuerzas populares. Entonces creció la agresividad hacia #YoSoy132, no sólo del priismo y de los poderes fácticos, sino de otros partidos y sobre todo de gobernantes de todo color. Experimentó una brutal represión, pero no fue destruido. Aquí aprendió que no supo mantener lo que había hecho para aislar a los provocadores, por descuidos organizativos en un momento importante, como la marcha del 1 de diciembre.

El Movimiento nació de las redes cibernéticas y pasó a las calles. Transitó de coincidir en el tiempo a distancia física a coincidir en el tiempo y en el espacio. Ha combinado redes y calles, y ha tenido que intensificar su comunicación en éstas porque el poder fáctico mediático ha intentado desaparecerlo. De lo grupal pasó a lo masivo. Dinamizó esto masivo con nuevas formas de hacer marchas, plantones y acampadas. Ha tenido que aprender que su potencial está en las asambleas locales, en las que el método de discutir lo ha obligado a pasar por una pedagogía de la ardua democracia de los de abajo. El afán protagonista de la juventud ha sido domado por la horizontalidad de debates y acciones con responsabilidades que rotan y no recaen sólo en pocos. Ha habido fuertes tensiones internas, como luchas por la hegemonía ya de las universidades privadas, ya de las públicas, ya de la mayor con exclusiones de las regionales; pero también ha tenido que aceptar su diversidad como riqueza y distintivo. El proceso no ha sido fácil, pero #YoSoy132 ha aprendido a habitar sus propias contradicciones, que no son pocas. Si bien lo masivo ha servido para que se reconozca su existencia, ésta no depende de una actividad masiva constante por tiempo indefinido —por otro lado imposible—, sino que puede proseguir desde la creatividad de lo grupal (Alonso, en prensa).

El Movimiento también se enfrentó a que mucha gente —académicos y políticos de todo tipo— quisiera definir qué debía hacer. Algunos le recomendaban que se mantuviera como la expresión masiva de la agenda de organizaciones previas,9 que no se "contagiara" de los movimientos populares. #YoSoy132 ha defendido que se tiene que dar él mismo la definición de su ser y su quehacer, y no ha aceptado lineamentos de lejanos ni de cercanos. Fue buscando su propia expresión y desarrollo desde sí mismo. Tuvo la tentación de institucionalizarse a la vieja usanza, pero la superó. En su búsqueda de expresiones orgánicas ha defendido la autonomía de los colectivos participantes y ha ensayado diversas formas de convergencia interna con la fórmula de discusión abierta, sin jefes, en asambleas. Tuvo también la tentación centralista para movilizarse con fuerza, pero hubo una lucha interna para defender que en su seno se expresara su complejidad y tratar de ubicar consensos, para dejar a mayor discusión los disensos. Sus enemigos trataron de dividirlo internamente, y no lo lograron; lo reprimieron, pero no lo acabaron. El Movimiento ha tenido la habilidad de cuidar un funcionamiento horizontal y ágil, sin burocratizarse. Se ha propuesto un cambio profundo del país, para que reine una democracia creada desde abajo, construida entre todos, no sin contradicciones ni tensiones. Ha buscado no sólo expresarse masivamente en las calles y en las redes sociales, sino con acciones en el diálogo con otras organizaciones populares. El contacto con éstas le ha dado otra dimensión a su búsqueda de democratización, en la que ha experimentado la creación de una democracia desde abajo. Si bien no consiguió que hubiera elecciones libres ni que el Tribunal actuara en consecuencia de las graves irregularidades electorales y sufrió una grave represión ante la toma de posesión de Peña, ha contribuido a deslegitimar tanto el proceso como al ungido. Las noticias mundiales del inicio del sexenio peñista estuvieron ensombrecidas por las imágenes de la brutalidad represiva del nuevo régimen. En los últimos meses de 2012 el Movimiento intensificó la eureva, esa búsqueda constante de su ser y quehacer. El reto es que profundice el aprendizaje de los otros colectivos populares y que su actuación produzca grietas profundas en el poder estatal y en el dominio del capital.

 

Bibliografía

Alonso, Jorge, 2012a, "Cavilaciones sobre las movilizaciones de indignados sociales", en María Luisa Peredo Merlo y Octavio Urquídez (eds.), Jorge Alonso: maestro emérito, El Colegio de Jalisco (Serie Presencias), México, pp. 35-166.         [ Links ]

----------, 2012b, La democracia de los de arriba en crisis, Universidad de Guadalajara, Guadalajara.         [ Links ]

----------, en prensa, Repensar los movimientos sociales, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, México.         [ Links ]

Aziz, Alberto, 2012, "Llegaron los jóvenes universitarios", en El Universal, 23 de mayo, México.         [ Links ]

Badiou, Alain, 1999, El ser y el acontecimiento, Manantial, Argentina.         [ Links ]

Calloni, Stella, 2012, "AL debe rebelarse contra los emporios mediáticos", en La Jornada, 22 de junio, México.         [ Links ]

Castells, Manuel, 2012a, "El poder en la era de las redes sociales", en Nexos, en línea: <http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2102910>         [ Links ].

----------, 2012b, Networks of Outrage and Hope: Social Movements in the Internet, Polity Press, Cambridge.         [ Links ]

Castro, Sergio Adrián, 2012, "#YoSoy132, la geografía de la represión", en línea: <desinformemonos.org/2012/09/represion-132/print>         [ Links ].

Centeno, Ramón, 2012, "'#YoSoy132' y el tipo de militante", en Rebelión, en línea: <http://www.rebelion.org/noticia.php?id=156723>         [ Links ].

Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), 2011, La violación sistemática de derechos humanos como política de Estado. Informe sobre el Estado de México durante el sexenio 2005-2011. Análisis documentado de la gestión de Enrique Peña Nieto, Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A. C., México.         [ Links ]

----------, 2012, Atenco 6 años de impunidad, 6 años de resistencia, Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A. C., México.         [ Links ]

Chávez, Olegario, 2012, "De los manuales de la CIA a la moderación de la socialdemocracia en el #YoSoy132", en Rebelión, en línea: <http://www.rebelion.org/noticia.php?id=155633Links ]rebelion.org/noti-cia.php?id=155633">>.

Comte, Oliverio, 2012, "El fantasma de Marx remece Wall Street y el mundo", en Rebelión, en línea: <http://www.rebelion.org/noticia.php?id=155914>         [ Links ].

Coutiño, Fabiola, 2012, "La elección presidencial de 2012: un análisis sobre la participación de los jóvenes mexicanos", en Em Debate, Belo Horizonte, vol. 4, núm. 5, pp. 42-50.         [ Links ]

Crespo, José Antonio, 2012, "Movimiento estudiantil de indignación política", en El Universal, 23 de mayo, México.         [ Links ]

De Mauleón, Héctor, 2012, "De la red a la calle", en Nexos, en línea: <http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2102909>         [ Links ].

Dresser, Denise, 2012, "#YoSoy132: ante tres riesgos", en Proceso, núm. 1867, 12 de agosto, México.         [ Links ]

Dussel, Enrique, 2012, "#YoSoy132 y la organización posible", en La Jornada, 1 de agosto, México.         [ Links ]

Esteva, Gustavo, 2012a, "Hartazgo creativo", en La Jornada, 9 de julio, México.         [ Links ]

----------, 2012b, "Convencionándonos", en La Jornada, 1 de octubre, México.         [ Links ]

Estrello, Luz y Massimo Modonesi, 2012, "El #YoSoy132 y las elecciones en México", en OSAL, núm. 32, pp. 219-242.         [ Links ]

Flores Olea, Víctor, 2012, "Los universitarios (indignados) contra la política y los políticos (amafiados)", en La Jornada, 21 de mayo, México.         [ Links ]

Gilly, Adolfo, 2012, "Cherán no cupo en las urnas, Soriana sí", en La Jornada, 13 de julio, México.         [ Links ]

Goche, Flor, 2012, "#YoSoy132, movimiento del siglo XXI", en Contralínea, núm. 301, 11 de septiembre, México.         [ Links ]

Gómez, Magdalena, 2012, "Desafío estudiantil frente al talante autoritario", en La Jornada, 22 de mayo, México.         [ Links ]

González Casanova, Pablo, 1997, "¿Por qué la democracia de los de abajo?", en Jorge Alonso y Juan Manuel Ramírez (coords.), La democracia de los de abajo en México, Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Humanidades-Universidad Nacional Autónoma de México, México, pp. 9-13.         [ Links ]

----------, 2012, "El proyecto nacional: de los habitantes originarios de la nación al Movimiento #YoSoy132", en Difusión Colmex. Boletín electrónico, en línea: <www. colmex.mx/videotech/2012/Casanova/index1.html>         [ Links ].

Gordillo, Gustavo, 2012, "Sicilia, #YoSoy132, partidos: itinerarios", en La Jornada, 18 de agosto, México.         [ Links ]

Hernández, Luis, 2012a, "El fin de la democracia de telenovela", en La Jornada, 12 de junio, México.         [ Links ]

----------, 2012b, "La universalidad de #YoSoy132", en La Jornada, 17 de julio, México.         [ Links ]

----------, 2012c, "#YoSoy132: cuando la realidad está en las calles", en La Jornada, 24 de julio, México.         [ Links ]

----------, 2012d, "#YoSoy132: la pantalla y los sueños", en La Jornada, 31 de julio, México.         [ Links ]

----------, 2012e, "El hormiguero de #YoSoy132", en La Jornada, 7 de agosto, México.         [ Links ]

----------, 2012f, "#YoSoy132: otro tiempo vendrá", en La Jornada, 14 de agosto, México.         [ Links ]

----------, 2012g, "La hora cero de #YoSoy132", en La Jornada, 28 de agosto, México.         [ Links ]

----------, 2012h, "La profundidad de #YoSoy132", en La Jornada, 25 de septiembre, México.         [ Links ]

Linares, Luis, 2012, "Otra primavera de quiebres", en La Jornada, 23 de mayo, México.         [ Links ]

López y Rivas, Gilberto, 2012, "El Contrainforme del Movimiento #YoSoy132", en La Jornada, 14 de septiembre, México.         [ Links ]

Los Brigadistas-UNAM, 2012, "El desarrollo del movimiento estudiantil '#YoSoy132' en México. Una visión sobre el alzamiento estudiantil pacífico", en Rebelión, en línea: <http://www.rebelion.org/noticia.php?id=151650>         [ Links ].

Lund, Andrés, 2012, "El movimiento estudiantil mexicano y la revolución política", en Rebelión, en línea: <http://www.rebelion.org/noticia.php?id=151650>         [ Links ].

Márquez, Humberto, 2012, "Elecciones en México: entre la imposición y la conciencia de cambio", en Observatorio del Desarrollo, vol. 1, núm. 3, México.         [ Links ]

Merino, Mauricio, 2012a, "Nadie sabe para quién trabaja", en El Universal, 23 de mayo, México.         [ Links ]

----------, 2012b, "Otra lectura del #YoSoy132", en El Universal, 20 de junio, México.         [ Links ]

Miguel, Pedro, 2012a, "Rebelión en mayo", en La Jornada, 22 de mayo, México.         [ Links ]

----------, 2012b, "1d: vandalismo de Estado", en La Jornada, 11 de diciembre, México.         [ Links ]

Monedero, Juan Carlos, 2012, "¿Postdemocracia? Frente al pesimismo de la nostalgia, el optimismo de la desobediencia", en Nueva Sociedad, núm. 240, julio-agosto, Argentina, pp. 68-86.         [ Links ]

Monroy, Nahúm, 2012, "#YoSoy132: lo que está en juego", en Rebelión, en línea: <http://www.rebelion.org/noticia.php?id=155739>         [ Links ].

Morin, Edgar, 2011, La vía para el futuro de la humanidad, Paidós, España.         [ Links ]

Peralta, Rebeca, 2012, "A diferencia del no-poder de Holloway, yo sí creo que es necesario construir un contrapoder. Entrevista a Raúl Zibechi, investigador de los movimientos sociales", en Rebelión, en línea: <http:// www.rebelion.org/noticia.php?id=155844>         [ Links ].

Pérez, Fidel, 2012, "El movimiento #YoSoy132: el momento rebelde de México", en Red Seca, en línea: <http://www.redseca.cl/p=3214>         [ Links ].

Pérez, Manuel, 2012, "Los 132, la televisión y la educación", en La Jornada, 14 de junio, México.         [ Links ]

Pineda, César, 2012, "De la Ibero al 2 de octubre... '#YoSoy132': corte de caja", en Rebelión, en línea: < http://www.rebelion.org/noticia.php?id=1572858>         [ Links ].

Poniatowska, Elena, 2012, "De Tlatelolco a #YoSoy132, crónicas de la resistencia", en Revista Anfibia, en línea: <http://www.revistaanfibia.com/feria-nota/de-tlatelolco-a-yosoy132-cronicas-de-la-resistenciaLinks ]revistaanfibia.com/feria-nota/de-tlate-lolco-a-yosoy132-cronicas-de-la-resistencia" target="_blank">>.

Reguillo, Rossana, 2012a, "Reflexiones iniciales en torno a #YoSoy 132", en Magis, en línea: <http://www.magis.iteso.mx/redaccion/reflexiones-iniciales-en-torno-yosoy132>         [ Links ].

----------, 2012b, "Quién iluminará esta oscuridad... Segunda entrega sobre #YoSoy132", en Magis, en línea: <http://www.magis.iteso.mx/redaccion/qui%C3%A9n-iluminar%C3%A1-esta-oscuridad%E2%80%A6>         [ Links ].

----------, 2012c, "Los nuevos alquimistas: mezclando formas y alcances de #YoSoy132", en Magis, en línea: <http://www.magis.iteso.mx/redaccion/los-nuevos-alquimistas-mezclando-formas-y-alcances-de-yosoy132>         [ Links ].

----------y Daniela Rea, 2012, "#YoSoy132: la primavera mexicana", en Revista Anfibia, en línea: <http://www.revistaanfibia.com/cronica/yosoy132-la-primavera-mexicana-2Links ]re-vistaanfibia.com/cronica/yosoy132-la-primavera-mejci-cana-2" target="_blank">>.

Sandoval, Rafael, 2012, "La resistencia anticapitalista sigue más allá de la coyuntura electoral y la estrategia contrainsurgente", documento de discusión, Seminario Movimientos de Resistencia, Sujetos y Prácticas, Universidad de Guadalajara, Guadalajara.         [ Links ]

Szwarcberg, Mariela, 2012, "Actos partidarios y clientelismo político en América Latina", en Nueva Sociedad, núm. 240, julio-agosto, Argentina, pp. 110-118.         [ Links ]

Tello, Marcos, 2012, "La tentación de la primavera", en Argenpress.info, en línea: <http://www.argenpress.info/2012/06/mexico-la-tentacion-de-la-primavera.html>         [ Links ].

Toledo, Víctor M., 2012, "YouTube: 12 videos que transformarán a México", en La Jornada, 15 de junio, México.         [ Links ]

Velázquez, Juan Manuel, 2012, "Si uno de nosotros está preso, todos lo estamos. Siete lecciones del primero de diciembre", en La Jornada de Jalisco, 9 de diciembre, Jalisco.         [ Links ]

Villanueva, Ernesto, 2012, "Los retos de #YoSoy132", en Proceso, núm. 1857.         [ Links ]

Wolin, Sheldon, 2008, Democracy Incorporated: Manager Democracy and the Speeter of Invertid Totalitarianism, University Press, Princeton.         [ Links ]

#YoSoy132, 2012a, Segundo Informe General de Irregularidades y Delitos Electorales, en línea: <http://www.yosoy132filos.org/wp-content/uploads/2012/08/INFORME-GLOBAL-VC-1.pdf>         [ Links ].

----------, 2012b, "Contrainforme", en línea: <http://www.yosoy132media.org/wp-content/uploads/2012/09/contra.pdf>         [ Links ].

Zibechi, Raúl, 2012a, "Sin jóvenes rebeldes no hay cambios ni revoluciones", en La emergencia juvenil en América Latina, en línea: <http://new.livestream.com/accounts/547868/events/1634025>, 26 de octubre; <http://desinformemonos.org/2012/10/charla-la-emergencia-juvenil-en-america/print>; <http://desinformemonos.org/2012/10/la-emergencia-juvenil-en-america-2/print>         [ Links ].

----------, 2012b, "Geopolítica y lucha antisistémica", en La Jornada, 2 de noviembre, México.         [ Links ]

 

Notas

1 Toda la información proviene de la página web del Movimiento: <http://www.yosoy132media.org>. Se recopilaron más de 2 000 hojas de información, que están fichadas y organizadas para describir al Movimiento desde su gestación hasta principios de octubre de 2012. Se trata de un proceso en curso, por lo que este escrito sólo busca dar testimonio del origen y de los primeros pasos.

2 El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez ha publicado dos libros que resultan iluminadores para entender la violación sistemática de derechos humanos emprendida por Peña Nieto durante su gubernatura en el Estado de México. El primero (Centro Prodh, 2011) devela el uso político faccioso para criminalizar a la juventud y la lucha social. Evidencia la falta de investigación real del delito, cómo se crea la responsabilidad penal y cómo la pobreza es criminalizada. Prueba que la violencia contra las mujeres es una práctica institucionalizada, nos coloca ante el crecimiento alarmante del feminicidio en el Estado de México y ofrece una larga lista de violaciones a los derechos humanos y del uso de la tortura sexual en el operativo de Atenco. Demuestra que ese estado está entre los que registran mayor descomposición institucional y corrupción generalizada. Muestra que la extorsión y la fabricación de delitos son constantes, al igual que el aliento a políticas represivas y cómo los pobres son los más afectados. Este libro hace patentes la corrupción, el autoritarismo y la ausencia de Estado de derecho. El segundo libro (Centro Prodh, 2012) plantea que la violencia institucional en la entidad mexiquense es constructora y perpetradora de la tortura sexual en el operativo de 2006 en Atenco, en el que al menos 47 mujeres la padecieron, como estrategia de represión estatal. En oposición, persiste la impunidad y la falta de acceso a la justicia: las mujeres fueron abusadas, encarceladas y tuvieron procesos judiciales irregulares. La violencia sexual se usa como forma de control social. Este libro, por medio de valiosos testimonios y análisis, documenta que la agresión contra las mujeres de Atenco es un caso emblemático de violación a los derechos humanos. Varios estudiantes de la Ibero que acudieron a la reunión del candidato priista conocían un video acerca de las violaciones a los derechos humanos hacia los pobladores de Atenco.

3 Además de un contingente de observadores electorales, el Movimiento hizo un seguimiento de las denuncias que se difundían en su portal oficial: <www.yosoy132media.org>. Se utilizó el hashas-tag #Tecache132 para hacer denuncias. Dio cabida a iniciativas como #Cobertura132, que consistió en fotografiar las sábanas de resultados electorales, cuyas imágenes fueron enviadas a los proyectos FotoxCasilla.mx y Tufotocuidatuvoto.mx. También hubo denuncias ciudadanas en <www.contamos.org.mx>.

4 Acampadas como las que realizaron "los indignados" españoles en 2011 se multiplicaron por todo México. Hubo una en el Monumento a la Revolución en la ciudad de México y otra en el Parque Revolución de Guadalajara. En otros puntos del país las acampadas fueron la forma de protesta, lugar de reunión, de discusión y de expresión de una gama de manifestaciones culturales.

5 Este "Contrainforme" tiene 288 páginas, en las que se presentan y estudian muchos datos y casos concretos.

6 Gustavo Esteva resaltó que los autoconvocados a la Primera Convención llegaron a Oaxaca acompañados de varios más. Los asistentes tenían motivos comunes para reunirse, pero también posiciones diversas. Si bien compartían el rechazo a la imposición, sus proyectos eran diferentes. No obstante, veían la necesidad de luchar juntos. Pese a que no lograron un documento unificador, la mayoría salió con la idea de acudir a la tercera reunión. Este escritor constató que miles de reuniones por todas partes no habían conseguido aún forjar consensos ni una línea de actuación de los tan diversos y dispersos. Aunque se aceptaba la esterilidad y el desgaste de marchas y plantones, se insistió en seguir expresando el rechazo a la imposición. Esteva afirma que faltaban propuestas concretas de cómo resistir lo que viene de arriba y cómo crear alternativas políticas desde abajo. Valoró que la reunión se hubiera sobrepuesto a desórdenes y provocaciones. Se estaba todavía lejos de los consensos que pudieran articular las resistencias, pero se mantenía la decisión de seguir buscando (Esteva, 2012b).

7 Desinformemonos.org publicó una relación detallada de las principales represiones que había sufrido el Movimiento en cada entidad federativa (Castro, 2012).

8 En Guadalajara, un miembro del Movimiento planteó que éste se gestó con la participación de miles de jóvenes que decidieron manifestarse contra la imposición. No obstante, para el 1D muchos de ellos habían vuelto a su rutina porque el Movimiento no había madurado lo suficiente para contar con capacidad de convocatoria, por lo que la participación voluntaria de algunos no fue suficiente para atraer a los que antes se movilizaron. Mientras los que mantuvieron la protesta tenían de su parte la razón, el gobierno peñista contó con estrategias y tácticas militares, los infiltrados-provocadores, las cárceles y los voceros de los medios de masas. Las redes sociales virtuales han sido un espacio fundamental para construir información, pero también en ellas corren rumores. Son un medio para convocar, pero no para detallar planes y nombres de personas, no pueden sustituir las necesarias medidas de cuidado en el uso de información que posibiliten la seguridad de todos los participantes. Se requiere organización para contener las infiltraciones de los provocadores. Los partidos funcionan con fines electorales. Cuando los jóvenes fueron agredidos su preocupación fue deslindarse. Los medios de comunicación cumplen una función fundamental en la producción, reproducción y mantenimiento del poder. Cuando se les pide veracidad se defienden y aducen la libertad de expresión para mentir. El cambio del país no vendrá por medio del voto. Después de la imposición de EPN ha quedado claro que las instituciones electorales no son autónomas y que su funcionamiento responde a los intereses de los grupos de poder. Los jóvenes opositores tienen ante sí un presidente débil en su legitimidad, pero fuerte en su vocación represora. La resistencia tiene que continuar sabiendo que la transformación del país no es a corto plazo, que requiere constancia e inteligencia desde abajo. Ese integrante del Movimiento reflexionó que mientras hubiera manifestantes presos todos ellos seguían agredidos, agraviados, y debían luchar por su libertad (Velázquez, 2012).

9 Como la Asociación Mexicana de Derecho a la Información, organismo civil que ha luchado desde hace tiempo por la democratización de los medios electrónicos de comunicación.

 

Información sobre el autor

Jorge Alonso es profesor-investigador emérito del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y del Sistema Nacional de Investigadores, nivel III. Su doctorado es en antropología. Al cierre del siglo XX recibió el Premio Aguascalientes al Desarrollo de las Humanidades y en el mismo rubro le fue otorgado el Premio Jalisco al inicio de la segunda década del siglo XXI. La sala de juntas del Departamento de Estudios sobre Movimientos Sociales de la Universidad de Guadalajara lleva su nombre. El Colegio de Jalisco le otorgó el título honorífico de Maestro Emérito. El CIESAS y la Universidad de Guadalajara (UdeG) crearon la Cátedra "Jorge Alonso". Su más reciente libro se titula La democracia de los de arriba en crisis (UdeG, 2012). Considera que el kratos vulnera el demos y en la actualidad investiga la demoeuletería de los de abajo. Desde 2004 es director de Desacatos. Revista de Antropología Social.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons