SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 número66Padres solteros de la Ciudad de México: Un estudio de géneroMigración calificada de mexicanos a Estados Unidos mediante visado preferencial índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Papeles de población

versión impresa ISSN 1405-7425

Pap. poblac vol.16 no.66 Toluca oct./dic. 2010

 

Los migrantes españoles retornados a Granada

 

The Spanish migrants sent back to Grenada

 

Francisco Jiménez– Bautista* y Eduardo Andrés Sandoval–Forero**

 

* Universidad de Granada. Correo electrónico: fjbautis@ugr.es

** Universidad Autónoma del Estado de México. Correo electrónico: Esaforero2002@yahoo.com

 

Este artículo fue
recibido el 6 de agosto de 2010
aprobado el 19 de agosto de 2010.

 

Resumen

Se expone el estudio de migrantes españoles que se fueron al extranjero y retornaron a Granada, España. La obtención de la información se llevó a cabo por medio de una encuesta realizada en la ciudad de Granada durante el periodo 2003–2005, teniendo como categoría principal la de 'emigrantes internacionales retornados'. El estudio aborda dimensiones demográficas, sociales, económicas, políticas y culturales, además, de religiosas, familiares, etc., que se tejen en ese circuito migratorio de ida a otro país y de regreso al de origen, mediado por redes migratorias, cadenas de ayuda en el retorno, asociaciones de ayuda al retornado, y condiciones de reinserción y reintegración social en el nuevo espacio de un hábitat caracterizado por ser el lugar de origen, pero que tiene condiciones diferentes a las que prevalecían cuando partieron.

Palabras clave: migración de retorno, emigración, causas del retorno, integración social, Granada, España.

 

Abstract

This work presents the research on the Spanish migrants who went abroad and returned back to Grenada, Spain. The information was obtained with the inquiry which was done in Grenada between the years 2003 and 2005. The main category is the returned international emigrants. The analysis deals with demographic and social, economical, political and cultural, dimensions plus religion and family that grow due the migration and return processes. In addition, it deals with those associations that help the people who return, those helping chains for the reintegration into a new habitat which, in spite of being the original place, has different conditions to the ones that existed when they departed.

Key words: return migration, emigration, return causes, social integration, Grenada, Spain.

 

Introducción

Históricamente, la población andaluza, y concretamente granadina, ha estado marcada por el crecimiento continuo de sus efectivos como consecuencia de un fuerte crecimiento natural, debido a unas pautas de fecundidad muy elevadas, que ni la emigración en sus momentos de mayor incidencia consiguió anular. Por ello, el crecimiento demográfico en Andalucía no se entiende sin apelar a la influencia de la emigración en la estructura de edades y a su repercusión en las distintas generaciones.

Ahora bien, la emigración en Andalucía, y muy especialmente en Granada, ha sido un fenómeno enraizado en el territorio y afectado por causas internas y externas. Entre las primeras se encuentra el débil desarrollo económico, históricamente basado en actividades agrícolas y mineras, con una escasa base industrial, y la abundancia de recursos demográficos, factores que están directamente influidos por la disposición del relieve y la estructura del sistema de asentamientos que han propiciado una emigración singular (Jiménez Bautista, 2004).

La categoría central del estudio es la de 'migrantes internacionales retornados'. El regreso obligado, espontáneo o planificado de los emigrantes es sin duda una de las condicionantes de los actuales flujos migratorios en estos tiempos de globalización. Estos retornos pueden constituir un potencial importante de cambios sociales, económicos, políticos y culturales, tanto para la sociedad de origen, como para los mismos retornados. También el regreso para los emigrantes puede ser dificultoso, problemático, desilusionador e incluso traumático.

A nivel general, el retorno presenta también implicaciones demográficas y económicas que inciden de manera positiva o negativa en los países y regiones de recepción y de retorno. El retorno y los retornados en dimensiones masivas serán una de las nuevas características de los movimientos migratorios a nivel mundial, debido a la acentuada crisis económica en que se debaten todos los países del orbe.

En el caso que nos ocupa, los retornados proceden principalmente de Europa, siendo la mayoría de ellos emigrantes económicos. Los definimos como migrantes retornados por realizar un regreso a su país de origen desde otro donde se encontraban en calidad de extranjeros, independientemente de lo voluntario o forzado que haya sido su regreso, así como de su nivel económico.

 

Migraciones y retorno: nuevo debate, nuevas expectativas

En este apartado vamos a describir la migración, en especial la de retorno, tal y como se presenta en la sociedad española en la actualidad, y los futuros movimientos migratorios hacia Europa, que constituyen uno de los fenómenos más significativos de la segunda mitad del siglo XX y comienzos del XXI, crecidos en intensidad a raíz del desarrollo económico experimentado después de la II Guerra Mundial y la culminación de los procesos de independencia de las colonias, cuyas consecuencias afectan a los mercados sociales y laborales tanto de los países de origen como de los de destino.

En la actualidad nos encontramos con una pluralidad creciente de grupos que comparten el espacio europeo, y ello se debe en gran medida al impacto que las recientes inmigraciones extra–comunitarias están teniendo en los países de la Unión Europea. En España, esta pluralidad de grupos comienza a constituirse también como fruto de la inmigración. Los procesos inmigratorios de origen extranjero en España, tradicional país de emigración, si bien no son realmente inéditos, en la actualidad han causado un inusitado protagonismo, basado en el acelerado e inesperado incremento de los últimos diez años, en especial desde 2001.

A lo largo de la historia, los movimientos migratorios no han dejado de manifestarse a escala global, condicionados en un primer momento por causas económicas. Así, el proceso actual no se ubica sólo en lo económico. Los estudios e investigaciones científicas sobre las migraciones ofrecen un variado conjunto de modelos teóricos que tienen como denominador común las razones de tipos sociales, económicos, políticos y culturales, en la afectación de grandes espacios como ámbitos de expresión de dichos movimientos.

Igualmente, en este apartado no vamos a escribir sobre las migraciones en el aspecto de inmigración, sino que nos vamos a encargar de los migrantes que regresan a su lugar de origen. Este tema, en situaciones de crisis como las actuales, nos ofrece suficiente material e información de las formas de relación cultural, que hacen posible el estudio desde numerosas perspectivas.

El uso de fuentes estadísticas permite llevar a cabo con gran precisión un análisis geográfico y antropológico de carácter formal, que busque en los movimientos migratorios sus elementos geográficos (flujos y distribución) y estructurales (composición del grupo migrante atendiendo a sus características demográficas, económicas, familiares, etc.). Además, el análisis de documentos procedentes de los mismos migrantes da la posibilidad de encarar un estudio cualitativo de la migración de retorno, donde sea posible incidir en los rasgos sociales y de comportamiento que definen la trascendencia individual de la migración.

La mezcla de metodologías cuantitativa y cualitativa que usamos en esta investigación ha venido ganando cada vez más adeptos en los estudios sobre movimientos migratorios a escala local y regional; pero, sobre todo, satisface las necesidades de nuestra investigación. Las ventajas de ambos métodos son evidentes, ya que es posible estructurar los flujos y las características de los migrantes a partir de fuentes estadísticas oficiales, que ofrecen comparatividad con otros estudios, a la vez que se investigan los motivos de las migraciones a partir de los análisis cualitativos, imprescindibles para comprender el retorno.

La estrategia metodológica consistió en la aplicación de una encuesta a 75 personas retornadas a Andalucía, provenientes de diferentes países, con el propósito de conocer las causas del retorno, la situación laboral, la condición socioeconómica, las estrategias de sobrevivencia tanto 'allá', en la emigración, como 'acá', en el retorno, y sus complejidades de reinserción en el país de origen. La información resultante de estas encuestas corresponde no a la dimensión representativa sino significativa del retorno, de lo vivencial de las personas encuestadas, quienes reflejan trayectorias de vida que sin duda dotan de sentido a las observaciones y análisis que ofrecemos en el presente documento.

Iniciamos nuestra exposición con un perfil básico de los retornados entrevistados en sus aspectos sociodemográficos y de autoidentificación religiosa y política. Después abordamos el trabajo en el retorno, la situación profesional en España antes de emigrar, satisfacción e insatisfacción salarial, inversión del ahorro obtenido en la emigración, el éxito económico, los tiempos de emigración y retorno, los motivos y razones del retorno, los planes en el retorno, las redes sociales y ayudas recibidas en el regreso, las características de las redes en el retorno, la familia, las relaciones con asociaciones de emigrantes retornados en España y Andalucía, la percepción que tienen sobre las políticas públicas del gobierno andaluz en apoyo a la población retornada, las cadenas en el retorno a España, la percepción que los regresados tienen sobre los inmigrantes de otras nacionalidades y grupos étnicos, y diferentes factores relacionados con la integración en su país de origen.

En la bibliografía científica española, el término que con mayor frecuencia hace alusión a la 'vuelta de emigrantes al lugar de origen' es la 'emigración de retorno'. Se manifiesta así la condición de salida del lugar de origen (emigrante), añadiéndole la que indica el regreso (retorno). De ese modo se hace referencia a emigrantes que vuelven al lugar de partida; de manera que asistimos a la vez a una inmigración de personas que antes fueron emigrantes y que regresan al mismo ámbito del que salieron. A pesar de que, ciertamente, no existe un acuerdo en la forma de definir el retorno, dada su complejidad y diferentes tipologías de movimientos que se pueden producir en la historia de las migraciones personales, podemos plantear como definición operativa de 'migración de retorno' la siguiente: "desplazamientos de población en el espacio que implican un regreso al punto de origen" (Pascual, 1983: 62).

 

La emigración de retorno en España, Andalucía y Granada

La producción científica realizada no deja la menor duda de un interés por la movilidad migratoria en el doble sentido de emigración e inmigración (Egea et al., 2005a; 2005b; 2005c). La bibliografía al respecto es tan amplia que sólo nos referiremos de manera sucinta a aquellos materiales que consideramos de una especial relevancia y que ayudan a comprender el fenómeno de la emigración en otros contextos.

En la actualidad, el fenómeno de la emigración no es un fenómeno que preocupe a los países desarrollados, como puede ser el caso de España, pues esta corriente se ha atenuado, aunque no desaparecido, y otro flujo, el de la inmigración, es el que mantiene en vilo a muchos países que han alcanzado un importante desarrollo económico y que son ahora el atractivo de ciudadanos sin garantías ni seguridades laborales ni sociales de países menos desarrollados (Jiménez Bautista, 2009b).

Esta tensión es la que mantiene a las migraciones como un fenómeno demográfico de gran interés para muchos investigadores españoles que abordan su estudio desde múltiples puntos de vista, entre ellos los metodológicos (Farre y Navarro, 1995); los legales, a partir de la importancia que ha adquirido la inmigración desde países en desarrollo, especialmente el Norte de África (Sainz de la Peña, 1997); los sociológicos y antropológicos, centrados en la inmigración de extranjeros (Lima Malvido, 1994; González Pérez, 1995; Jiménez Bautista, 2006); en la adaptación de los emigrantes al lugar de destino (González Reboredo, 1995); los movimientos interprovinciales (Ávila Tapas, 1993; Galdós Urrutia, 1993; García y Pujadas, 1997); los movimientos internacionales (Lardies Bosque, 1996); la migración de colectivos concretos (Rodríguez et al., 1998), y finalmente, la emigración de retorno (Pascual, 1993).

Algunos de los trabajos anteriormente citados deben ser completados por la estadística sobre migraciones que se viene facilitando en años recientes. Desde el censo de población de 1991 y el más reciente realizado en España —en año 2001, por el Instituto Nacional de Estadística (INE); el próximo será en el 2011— se han ampliado las preguntas relacionadas con este tema; además, el INE elabora desde 1988 una estadística anual sobre altas y bajas residenciales, llamada Estadística de Variaciones Residenciales (EVR). Para el estudio de Andalucía se añaden las monografías realizadas por el Instituto de Estadística de Andalucía sobre las migraciones en dicha Comunidad Autónoma.

Dentro de este orden de ideas es válido asegurar la valoración de importancia que se ha dado al movimiento de retorno. Las razones son varias:

1. Se trata de un fenómeno de dimensiones más reducidas que la emigración que lo motiva.

2. No existe un desarrollo estadístico que posibilite estudiar el movimiento con profundidad.

3. La estadística permite conocer el retorno real, pero no el retorno potencial, salvo que se descienda a un análisis cualitativo que haga posible conocer los deseos y expectativas de regreso de las personas que aún continúan en la emigración.

4. El retorno es una corriente que sigue siendo reciente en comparación con los movimientos tradicionales de migración y este hecho tarda en calar entre los investigadores y la administración.

5. Por la dificultad que puede suponer el estudio de una corriente que, aunque continua desde hace algunos años, todavía no ha forjando una imagen social, tendiendo a perder territorialmente, al no tener una concreción tan voluminosa como en su momento la tuvo la emigración.

6. Tradicionalmente, estos desplazamientos sólo se han considerado en un único sentido y con un principio, el medio rural, y un final, el medio urbano (Egea et al., 2005: 14 y 15).

Igualmente, no hay que olvidar que existen modas en ciertos temas de investigación, dejándose otros de lado casi de forma definitiva. En este sentido, al menos en el caso de España y Andalucía, la investigación sobre el fenómeno migratorio casi ha pasado del estudio de la emigración al de la inmigración, sin detenerse en otros fenómenos como la migración de retorno o la emigración temporal. Esta última es otra gran olvidada de los estudios migratorios en España, a pesar de su trascendencia como fuente rápida de divisas destinadas al mantenimiento de familias en el lugar de origen, por ejemplo, en los hogares de los jornaleros andaluces que van a la cosecha de manzanas y la vendimia en Francia.

 

Necesidades sociales de los migrantes de retorno en Andalucía

Para analizar la realidad del colectivo de emigrantes retornados se ha partido del diseño de la investigación "Necesidades sociales y procesos de integración social de los emigrantes retornados a Andalucía". Esta investigación se ha realizado mediante un cuestionario ad hoc que cuenta con un abanico amplio de preguntas sobre cuestiones diversas: rasgos socio–demográficos y de clasificación, aspectos generales sobre emigración y retorno, trabajo, idioma, viviendas, problemas y necesidades, familia, amigos y relaciones sociales, asociacionismo, redes de apoyo personal, actitud hacia la inmigración y satisfacción e integración social.

La muestra se ha determinado como población retornada de españoles que hubiesen estado en el extranjero en algún momento (migraciones exteriores) y que hubiesen retornado a Andalucía.

La muestra se estratificó siguiendo cuotas de sexo, edad, hábitat, así como nivel de estudios y año de retorno a la Comunidad Autónoma de Andalucía. Por último, la selección final del entrevistado se hizo mediante el clásico procedimiento de 'bola de nieve', sistema que ha proporcionado la toma de contacto con todo tipo de emigrantes y el acercamiento a las realidades diversas.

 

Perfil básico de los retornados entrevistados

En este apartado vamos a concretar el perfil básico de los emigrantes retornados y sus aspectos sociodemográficos. Concretamente, el porcentaje de entrevistados se aproxima de forma equitativa al 50 por ciento entre hombres y mujeres. El cuadro 1, y especialmente el cuadro 2, nos ponen de manifiesto que la mayoría de los entrevistados oscilan entre los 55 y los 75 años de edad, rango que constituye 65.3 por ciento de los entrevistados. Destaca una media de 58 años de edad. La mayoría son personas jubiladas, que han regresado por alguna limitación o padecimiento de salud a Andalucía.

El cuadro 3 muestra que 88 por ciento de los entrevistados nació en Andalucía. Además, entre los emigrantes retornados destacan otros ciudadanos de comunidades del Estado español, como son: Castilla y León, Extremadura, Galicia y el País Vasco. Adicionalmente, la provincia de nacimiento mayoritaria es Granada, con 86.7 por ciento. La importancia de volver a la provincia de nacimiento se toma como un valor seguro para el retorno dentro de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

En cuanto al nivel de instrucción, en primer lugar nos llama poderosamente la atención el porcentaje tan elevado de las tres preguntas principales (cuadro 4 y cuadro 5), como son: "No sabe leer o escribir", "Menos de cinco años de escolarización" y "Sin completar Bachillerato Elemental, ESO o EGB", con un total de 72 por ciento antes de salir de Andalucía. Al regresar a Granada, el porcentaje es casi similar, con 65 por ciento de todos los que han vuelto, lo cual nos señala que casi todos los que fueron a trabajar no mejoraron su formación en los países receptores.

En segundo lugar, el grupo de 'diplomados' y 'arquitectos, licenciados' nos da, para el grupo de salida, 9.4 por ciento de la suma total cuando se marcharon, y 18.7 por ciento para los retornados a Granada. Por tanto, se ha duplicado este grupo de personas que adquieren una formación superior a la vuelta, aunque sus integrantes no representan ni un quinto de los que emigraron.

Y por último, en el cuadro 6 se pone de manifiesto la autoidentificación política de los emigrantes retornados a Andalucía. Los extremos de izquierdas (entre cero y uno) suman en total un porcentaje de 25.4, frente a los extremos de derechas (entre diez y nueve), que darían un valor del cuatro por ciento, lo que nos confirma un claro perfil de izquierdas en la gran mayoría de quienes salieron de Granada para encontrar trabajo. Hay que destacar que 32 por ciento de los entrevistados suelen identificarse con el cinco, es decir, con una postura de centro o de no implicación o definición política a la hora de realizar las entrevistas.

Estos datos se enmarcan en los rasgos más íntimos de cada ciudadano, ya que se enfrentan a la esfera religiosa y el tiempo en encontrar trabajo. Los valores extremos, de cero y uno, nos dan "para nada religioso" un valor de 18.7 por ciento; frente al "muy religioso", para valores de 10 y nueve, de 18.6 por ciento, es decir, hay un cierto equilibrio en los extremos religiosos de los emigrantes retornados a la provincia de Granada. Sin embargo, los valores intermedios (de seis a ocho) suelen darnos una tendencia hacia personas muy religiosas, con 40.1 por ciento, más el anterior porcentaje, nos dará un valor del 58.8 por ciento; frente al "nada religioso", que estaría en el otro extremo (cuadro 7).

De igual forma, preguntamos cuánto tiempo tardó el migrante de retorno en encontrar el primer trabajo a su regreso. En primer lugar, 25.3 por ciento no lo buscó, ya que en muchos casos regresaban jubilados o por problemas de salud; la importancia de este porcentaje radica en que representa un cuarto de todos los entrevistados. En segundo lugar, desde 'unos pocos días hasta unos meses' que tardaban en encontrar trabajo 45.3 por ciento de los emigrantes retornados, como pone de manifiesto el cuadro 8.

Como señala el cuadro 9, 45.3 por ciento encuentra trabajo eventual, si bien 20 por ciento de la emigración de retorno encontró un trabajo fijo. El porcentaje de personas que no han conseguido un puesto de trabajo quizás esté constituido por los estudiantes que han ido al extranjero y todavía no han tenido la posibilidad de emplearse o montar una empresa donde puedan realizar un trabajo acorde con los estudios realizados fuera de España.

El cuadro 10 concreta la relación que tienen los migrantes de retorno con la actividad que realizan:

• En primer lugar, confirma la relación de la jubilación, con 46.7 por ciento de las personas retornadas a Granada. A éstos hay que sumar los que cobran pensión (por incapacidad o por viudedad u orfandad) que constituyen todos ellos 12 por ciento de personas que no necesitan trabajar.

• En segundo lugar, los retornados que están ocupados, quienes laboran de manera eventual, suman 10.7 por ciento, frente a 6.7 por ciento de los ocupados fijos, que son en cierta medida aquéllos que sí necesitan trabajar al llegar a Granada.

• En tercer lugar, con 9.3 por ciento, se ubican los estudiantes, hijos de los retornados.

Destaca el hecho de que 44 por ciento de los retornados suele trabajar como asalariado. Existe un cierto equilibrio entre los asalariados y los que no trabajan con una equidad social.

 

Redes sociales: apoyo personal y asociaciones

Cadenas migratorias predominantes

La importancia de las cadenas migratorias nos pueden dar luz sobre cómo se realizan los desplazamientos de las personas que emigran.

• En primera modalidad de cadena, donde 25.1 por ciento de los encuestados han protagonizado directamente la cadena emigratoria, es decir, han salido en primer lugar él o ella (menos casos).

• La segunda modalidad de cadena es la iniciada por el cónyuge (15.9 por ciento). En ambos casos, el otro miembro de la pareja se incorpora a continuación y posteriormente los hijos. Se puede decir que la cadena termina en estos últimos, aunque lo frecuente es que después de emigrar el marido emigre la mujer y los hijos nazcan en el lugar de destino. En cualquier caso, lo que no llega a tener apenas presencia es que esta cadena continúe con la incorporación de otros miembros del entorno familiar, como puede ser un hermano.

• La tercera modalidad está constituida por la cadena iniciada por el padre (9.1 por ciento) o por algún familiar político, como cuñado o suegro (7.3 por ciento). En el resto de los casos concurren una variedad de personajes: abuelos, hermanos, amigos y otros familiares.

En cualquier caso, lo frecuente es que la persona encuestada se incorpore a la cadena emigrante en segundo lugar, como ya se ha dejado apuntado en los casos en que la emigración la inicia uno de los dos miembros de la pareja, e incluso cuando ese inicio lo protagoniza otro familiar. Lo menos frecuente es que su lugar en la cadena sea el cuarto, e inexistente más allá de éste.

Cadena en el retorno

En el caso del retorno, la cadena presenta ligeros matices con respecto a la de la emigración, en el sentido de presentar menos diversidad de casos y ser más cortas en el número de personas que la protagonizan:

• En primer lugar, ese retorno lo inician tanto él (19.3 por ciento) como ella (20.1 por ciento), sin estar tan asegurado el papel del hombre en este sentido como lo observado en el caso de la emigración.

• En segundo lugar, no son frecuentes las cadenas, es decir, que primero retornen unos para después ir llegando otros miembros de la familia; por el contrario, lo más frecuente es que toda la familia asuma retornar a la vez (30.3 por ciento). En este sentido se repite el modelo de retorno de matrimonio e hijos.

A pesar de esta generalización, es interesante anotar que cuando el retorno lo inicia la mujer, ésta puede llegar acompañada de sus hijos o de otros familiares como los padres.

En los casos en que el retorno lo inician otros familiares, éstos suelen ser hijas, hermanos o abuelos. En este último caso, el retorno ha llegado hasta los nietos y se ha desarrollado en cuatro veces desde que lo hicieran los abuelos; pero salvo esta excepción, lo normal es que el retorno se realice en dos veces y como mucho en tres. Se tratará en definitiva de un proceso de reagrupamiento familiar en el retorno como en su momento se produce en la emigración, con la diferencia de que en este momento intervienen familiares más directos: cónyuge, hijos, padres y hermanos.

Es importante señalar que en los casos en que la emigración se hace escalonada, y no la inicia la cabeza de familia, ésta se incorpora casi al final de la cadena, posiblemente debido a que el retorno se suele iniciar unos años previos a la jubilación del esposo, el cual queda en el lugar de destino hasta que finaliza su etapa de actividad económica.

 

Identificación social y cultura con España

Esta identificación se manifiesta en varios aspectos, con los siguientes porcentajes:

1. La ayuda que, de forma apreciable, se prestaban entre sí los mismos españoles (82.7 por ciento).

2. Mantener el contacto con otros españoles que también vivían en el mismo país de llegada (78.7 por ciento).

3. Manifestar estar muy orgulloso de España, es decir, de saberse y sentirse español (83.7 por ciento).

4. Que los hijos estuviesen interesados en conocer cosas de España (50.7 por ciento). Porcentaje elevado si se tiene en cuenta que 30.7 por ciento no tiene hijos y por lo tanto no pueden responder a esta cuestión. Y que los padres hablasen con frecuencia de temas o aspectos de España (52 por ciento).

5. Celebrar en algún momento durante la emigración acontecimientos o fiestas relacionadas con la cultura y tradición española (72.7 por ciento).

6. Menor importancia se da a comprar en tiendas españolas antes que en otras tiendas de autóctonos, posiblemente por ser menos frecuentes aquéllas, o quizás por ser más caras, o porque muchos emigrantes se llevaban productos de aquí cuando viajaban en tiempo de vacaciones (al menos una vez al año, y en ocasiones hasta dos veces).

7. En relación con lo aseverado en el punto uno y dos, está que 45.3 por ciento de los encuestados considere como cierto que los españoles hubieran pedido, en caso de necesidad, un préstamo antes a otro español que a un nativo.

 

Contacto con organismos españoles en el extranjero

Si bien lo indicado anteriormente manifiesta que los emigrantes procuraban estar en contacto con la cultura española a través de relaciones personales o por una cuestión personal de sentimiento de pertenencia a España, no sucede lo mismo cuando ese contacto con la cultura española o con España se puede producir por medio de organismos oficiales. Así queda patente en referencia a los siguientes organismos:

1. El consulado quizás sea el único organismo donde no existe una postura unánime en cuanto a su acercamiento, ya que 40 por ciento señalan haber tenido algún contacto, frente a 58.7 por ciento que indican lo contrario.

2. No ha habido acercamiento al Instituto Español de Emigración en 94.7 por ciento de los casos. También ha sido nulo en casi el 100 por ciento de los casos el contacto con alguna organización de ayuda al inmigrante, asociación de padres de familia y, en general, con cualquier otra institución.

3. En torno a 85 por ciento de los casos no ha habido contacto con la Casa de España ni con la Iglesia.

 

Empresarios y retornados frente a la inmigración actual

Otros inmigrantes en España y los retornados

La experiencia emigratoria ha servido para que bastantes de los encuestados de nuestro trabajo de investigación señalen que su aceptación a la llegada de inmigrantes es mayor que en el caso de otros españoles que no han emigrado (52 por ciento). En otro importante 37.3 por ciento de los casos la respuesta se manifiesta ambivalente entre la aceptación y el rechazo.

Los retornados en el lugar de origen

Consideran que la aceptación de su presencia después de pasados años es buena o muy buena como predominante (49.3 por ciento y 20 por ciento, respectivamente); sólo en una proporción reducida, de 1.3 por ciento la presencia del migrante de retorno fue considerada mala en su lugar de origen. Y entre ambas situaciones, 21.3 por ciento de los encuestados habla de percepción regular.

 

Preferencia de los empresarios españoles

Según los encuestados, los empresarios españoles prefieren contratar casi por igual a inmigrantes como a españoles en general (32 y 33.3 por ciento, respectivamente).

En el caso del interés por contratar a inmigrantes, las razones que se señalan están relacionadas con una situación de explotación, casi siempre por el hecho de pagarles menos que a otros trabajadores nacionales por el mismo trabajo (13.2 por ciento).

Opiniones típicas sobre la inmigración

Para concluir este apartado de percepciones es bueno concretar la posibilidad de ver cómo estos emigrantes retornados perciben al otro, llamado inmigrante.

• Los encuestados están de acuerdo en que el gobierno permita que vengan personas de otros países a vivir a España (72 por ciento); si bien este permiso se matiza en muchos, unos cuantos o unos pocos, son prácticamente inapreciables los que se niegan abiertamente a que no entre nadie (6.7 por ciento).

• En cualquier caso e independientemente de la concreción del número, la mayoría están de acuerdo (25.3 por ciento) o incluso muy de acuerdo (65.3 por ciento) en que sus derechos sean los mismos que los de los demás.

• Muchos de ellos creen que los inmigrantes vienen a crear empleo (54.7 por ciento), más que a quitar trabajo a los nacionales (14.6 por ciento).

• Esta percepción explica que un buen número de ellos considere incluso que es más lo que aportan que lo que reciben (42.7 por ciento), frente a los que opinan lo contrario (más lo que reciben que lo que aportan) (13.4 por ciento). Aun con esta situación tan contrastada, 30.7 por ciento no termina por inclinarse claramente por una opinión u otra.

• Sin embargo, están bastante convencidos de que su presencia es buena para la economía andaluza (57.3 por ciento).

• Pero no sólo para la economía, sino también para la vida cultural en el sentido de que ésta se enriquece (66.6 por ciento).

• Esta opinión positiva en casi todas las cuestiones planteadas se vuelve bastante negativa cuando se trata de seguridad ciudadana, en el sentido de que un considerable 46.6 por ciento de los encuestados opina que la inseguridad aumenta con la llegada de inmigrantes. Sólo 13.3 por ciento piensa lo contrario, que la seguridad mejora.

• A pesar de esta percepción de seguridad/inseguridad relacionada con la llegada de inmigrantes, 68 por ciento de los encuestados opina que le daría igual vivir en un lugar con abundante o escasa presencia de personas extranjeras. Frente a este porcentaje, resulta baja la proporción de personas que reconocen la preferencia por vivir en un lugar donde apenas hubiese personas de otra raza o grupo étnico (12 por ciento).

Finalmente, no parece que los problemas de Andalucía estén relacionados con la inmigración. Así lo manifiesta 41.3 por ciento de los encuestados, opinión que contrasta con 20 por ciento que están de acuerdo con esa idea de que para resolver los problemas de Andalucía es necesario poner fin a la inmigración.

 

Amodo de conclusión

A continuación haremos referencia, a manera de conclusión, al proceso de salida del extranjero y llegada a España, haciendo alusión a las motivaciones para el retorno, al apoyo institucional y las ayudas recibidas en el proceso, así como a los factores de integración o adaptación al regreso, entre otros aspectos. Por eso, señalamos a continuación el perfil básico de los retornados hacia Granada y Andalucía en España y las redes sociales que construyen dichos retornados:

1. Parece muy significativo que casi la totalidad de los encuestados, concretamente 88 por ciento de los retornados, han nacido en Andalucía, es decir, la mayoría de los emigrantes retornó directamente a Andalucía o a la misma ciudad o pueblo en que nació o residía. La información obtenida en las encuestas confirmó la complejidad del retorno de los emigrantes internacionales. En la mayoría de los casos, los retornados —hombres y mujeres— son personas jubiladas y que han regresado por alguna enfermedad a Andalucía. Se autoidentifican mayoritariamente (72 por ciento) como clase media–media, y en menor proporción, como clase media baja, 18.7 por ciento.

2. Una proporción importante de los retornados (42 por ciento), consideran que durante su periodo de emigración no fueron exitosos económicamente. El nivel de estudios en general se mantuvo sin mayor modificación. Es decir, que los españoles poco aprovecharon o escasa oportunidad tuvieron, en la condición de emigrantes, para incrementar sus estudios. Más de la mitad (57 por ciento) de los encuestados utilizó sus ahorros obtenidos en la emigración para comprar bienes raíces, como vivienda propia y compra de pisos (departamentos) como inversión.

3. Los datos anteriores coinciden con la hipótesis de José Cazorla (1989) en la que las presiones sociales "de qué dirán" son muy fuertes de manera que, cuando el regreso va unido a un fracaso de sus expectativas, no quieran volver a sus pueblos. Por el contrario, es normal que los emigrantes retornados que sí obtuvieron éxito económico prefieran volver a sus localidades de origen. Esta idea se fundamenta en el hecho de que uno de los principales motivos indicados como causa del retorno fue la propuesta planteada en el proceso de emigración. Además, esto se fundamenta en la denominada <<moral del radar>> (Riesman, 1963). En las décadas de 1950 y 1960, los emigrantes españoles volvían mostrando signos de ostentación, produciendo en la población el denominado "efecto demostración" (electrodomésticos, radios, automóviles, etc.), ocultando la fatiga, aislamiento, marginación y exclusión social en los países receptores.

4. Una proporción de 45.3 por ciento de los entrevistados señaló que uno de los principales problemas con los que se encuentran al regresar a España consiste en encontrar empleo. En estudios de los años ochenta (Castillo, 1980: 19) se revela que los porcentajes ascendían a 72 por ciento de los emigrantes retornados, como una de las dificultades que habían percibido para su vuelta a España. Es significativo el temor que representa el desempleo, cuando 45.3 por ciento, casi la mitad de los retornados, encontró trabajo aunque sea de forma eventual, y un porcentaje elevado con un trabajo fijo (20 por ciento). Este miedo al desempleo es un importante incentivo para emigrar, pero también puede ser una gran amenaza ante el retorno.

5. La idea de transitoriedad también favoreció que los españoles hayan emigrado por motivos económicos, es decir, no se preocuparon especialmente por conocer los hábitos y la cultura de los países a los que llegaron a vivir y que su contacto con la población autóctona fuese escaso pero satisfactorio. En general, la ayuda de familiares y amigos explica la importancia que tienen las redes en la migración. En el caso del retorno, podemos inferir que es menos complicado que la salida, por ser un lugar conocido, por identificarse con él, por tener conocidos, amigos y familiares, por no ser otro país sino su país, y por no tener legalmente impedimento alguno para radicar en el lugar o región que considere pertinente. En los dos casos, en la salida y en el retorno, juegan un papel preponderante los familiares.

6. En el retorno, la cadena es menos diversificada que en la emigración, pues es menor el número de personas involucradas en el proceso. Otra diferencia importante la marca el retorno indistinto de los sexos, mientras que en la emigración suele salir primero el hombre y después la mujer y los hijos, en el retorno la familia asume el regreso de una vez. En esta vuelta, las asociaciones de retornados son más conocidas que las oficiales, por la ayuda que prestan de diferente tipo: social, laboral, asistencial, médico.

7. Siguiendo a Estrella Gualda (2004), para el caso de España y el conjunto de Andalucía y en Granada especialmente, es significativa la migración de retorno. Además, es extraño el emigrante que no saliera con intenciones de volver, según señalan algunas investigaciones complementarias (Campo y Navarro, 1987; Bermejo, 1998). Los emigrantes suelen orientar sus relaciones sociales hacia familiares, grupos y organizaciones de españoles, ese "estar yendo y viniendo a España" durante muchos años, seguir manteniendo dificultades con el idioma en el país receptor (que no cultivaron por motivos diversos: pensamiento de retorno, escaso tiempo libre ante jornadas interminables, tratarse de personas analfabetas, o con escaso nivel de estudios, comodidad, etc.), mantener una imagen idealizada y estereotipada de España y de la forma de ser de los españoles que les dificultan la integración social con los autóctonos del país de emigración.

8. Otro elemento que apunta hacia la necesidad de mantener sus vínculos con España es que los ahorros obtenidos en el extranjero han sido invertidos en la adquisición de vivienda. Poseer una vivienda en propiedad tiene entre los españoles un importante valor simbólico (Alonso y Conde, 1994), en unos niveles de 80 por ciento en propiedad y 20 por ciento en alquiler; por ejemplo, en Alemania, la vivienda en alquiler representa 80 por ciento, es decir, el caso inverso de España. De forma que en nuestro estudio la compra de vivienda propia representa 42.9 por ciento de su inversión; y la compra de piso, como inversión, 11.4 por ciento; es decir, la inversión mayoritaria de los españoles (sobre 54.3 por ciento), está referida a la compra de una vivienda.

9. Otro apartado importante lo representa la compra de tierras o medio de trabajo agrícola, con 14.3 por ciento. La compra de un coche, por su parte, representa 6.7 por ciento; sin embargo, para nuestro caso, la ayuda a la familia sólo representa 2.9 por ciento, diferente a la situación de los inmigrantes que hay en España actualmente.

10. Con relación a la autoidentificación política de los emigrantes retornados a Andalucía, los resultados de la encuesta nos confirman un claro perfil de izquierdas de las personas que salieron de Granada para encontrar trabajo. Estas personas, caracterizadas por ser enemigos del mercado y del sistema, inducen a nuevos estudios donde existen razones estratégicas de construcción social a partir del mercado y del Estado, siguiendo a Foucault, pero existe otra línea de pensamiento antiguo, o quizás religioso, siguiendo al sociólogo Emile Durkheim, en los imaginarios personales de cada ser humano. Todos los emigrantes generan imaginarios sociales que hacen que los individuos deban migrar, de forma voluntaria u obligada, porque no encuentran cómo definir sus territorialidades.

11. La territorialidad es tan importante en el ser humano que asumimos la tesis de Saúl H. Medlovitz (1994: 150), cuando señala: "...los seres humanos han vivido acompañados y sometidos por un cierto mito: el mito según el cual la identidad se determina territorialmente... este mito de la determinación territorial de la identidad ha sido el mito dominante de la organización política entre los seres humanos", y esta puede ser a la vez la causa de su retorno.

Por último, podemos concluir que la experiencia migratoria es importante para que los retornados acepten la convivencia con extranjeros de otros países y de otras etnias. Ello se expresa en la opinión mayoritaria de que las personas que han venido de otros países deberían tener los mismos derechos que los demás. Sin duda, la vivencia en otro país, con otra cultura y con otras poblaciones étnicas, genera relaciones interculturales de tolerancia, respeto y convivencia pacíficas, que marcan significativamente a los emigrantes retornados.

La experiencia de emigrar y retornar deja con seguridad un balance de grandes e importantes pérdidas y ganancias en diversos aspectos. De igual manera, la integración en el retorno es disímil y compleja, toda vez que se encuentra mediada por el empleo, la familia, el dinero, las amistades, la salud, las costumbres, la cultura, la vivienda, las leyes, la aceptación, la religión, la integración de los hijos y muchas otras variables enlistadas en los cuadros presentados.

 

Bibliografía

AA. VV, 1997, Políticas de retorno de emigrantes, A Coruña, Universidad de la Coruña.         [ Links ]

ÁVILA TAPIAS, Rosalía, 1993, "Nueva perspectiva de las migraciones interiores en España", en Anales de Geografía de la Universidad Complutense de Madrid 13, Madrid.         [ Links ]

BLANCO, Carmen, 2000, Las migraciones contemporáneas, Alianza Editorial, Madrid.         [ Links ]

CASTILLO CASTILLO, José, 1980, La emigración española en la encrucijada: estudio empírico de la emigración de retorno, Centro de Estudios de Investigaciones Sociológicas, Madrid.         [ Links ]

CASTLES, Stephen, 1999, "International migration and the global agenda: reflections on the 198 UN Technical Symposium", en International Migration 37(1), pp. 5–19.         [ Links ]

CAZORLA, José, 1989, Retorno al sur, Siglo XXI, Madrid.         [ Links ]

COHEN, Arón et al., 1998, "La emigración extranjera en Andalucía", en Boletín Económico de Andalucía 24.         [ Links ]

EGEA, Carmen y RODRÍGUEZ, Vicente, 2002, "Determinants of migration in the Province of Jaén", en Espace, Populations et Sociétés 1(2), Andalucía.         [ Links ]

EGEA, Carmen, José Antonio NIETO y Francisco JIMÉNEZ BAUTISTA, 2002, "El estudio del retorno. Aproximación bibliográfica", en Migraciones y Exilios 3, diciembre, AEMIC.         [ Links ]

EGEA, Carmen, José Antonio NIETO y Francisco JIMÉNEZ BAUTISTA, 2005b, "Estructura sociodemográfica de los retornados a Andalucía, 1997–2001", en Quaderni 32, Universidad de Bari.         [ Links ]

EGEA, Carmen, José Antonio NIETO, Vicente RODRÍGUEZ y Francisco JIMÉNEZ BAUTISTA, 2005c, "La inmigración actual en Andalucía (1997–2001)", en Scripta Nova. Revista electrónica de geografía y ciencias sociales 192, Universidad de Barcelona, vol. IX, Barcelona.         [ Links ]

EGEA, Carmen, Vicente RODRÍGUEZ, José Antonio NIETO, y Francisco JIMENEZ BAUTISTA, 2005a, La migración de retorno en Andalucía, Editorial Universidad de Granada, Granada.         [ Links ]

ESTEFANÍA, Joaquín, 1997, Contra el pensamiento único, Taurus, Madrid.         [ Links ]

FARRE, Miracle y Montserrat NAVARRO, 1995, El uso de modelos en demografía: una aplicación al estudio de las migraciones, en Habitar, vivir, prever: Actas del V Congreso de Población de España, Barcelona.         [ Links ]

FERNÁNDEZ–CORDÓN, José Antonio, 1998, Población: situación actual y tendencias, Andalucía, una sociedad incluyente, Junta de Andalucía, Sevilla.         [ Links ]

GALDÓS URRUTIA, Rosario, 1993, "Un nuevo modelo migratorio. Las migraciones interiores en España entre 1976 y 1989", en Eria 30.         [ Links ]

GARCIA COLL, Arlinda y PUJADAS RÚBIES, Isabel, 1998, "Les migracions interiors a Espanya a finals del segle XX", en Treballs de la Societat Catalana de Geografia 44, vol. XII.         [ Links ]

GONZÁLEZ REBOREDO, Xosé Manuel, 1995, "La identidad del inmigrante gallego", en Antropología. Rev. De Etnopsicología y Etnopsiquiatría 18.         [ Links ]

GONZÁLVEZ PÉREZ, Vicente, 1995, Inmigrantes marroquíes y senegaleses en la España Mediterránea, Generalitat Valenciana/Consejería de Trabajo y Asuntos Sociales, Valencia.         [ Links ]

GUALDA CABALLERO, Estrella, 2004, "El retorno de los españoles: una nueva emigración", en Francisco CHECA, Participación Social y Derechos Humanos, Icaria, Barcelona.         [ Links ]

GUALDA CABALLERO, Estrella, 2005, "La inmigración en Andalucía, de finales de los noventa a inicios del siglo XXI: tendencias de interés", Carlota SOLÉ, Carlota y Antonio IZQUIERDO (coords.), Integraciones diferenciadas: migraciones en Cataluña, Galicia y Andalucía, Anthropos.         [ Links ]

IZQUIERDO ESCRIBANO, Antonio, 1995, Los inmigrantes extranjeros en Andalucía: perfil sociodemográfico, Junta de Andalucía, Consejería de Asuntos Sociales, Sevilla.         [ Links ]

JIMÉNEZ BAUTISTA, Francisco, 2004, Las gentes del área metropolitana de Granada. Relaciones, percepciones y conflictos, Editorial Universidad de Granada, Granada.         [ Links ]

JIMÉNEZ BAUTISTA, Francisco, 2006, "La inmigración marroquí en Granada: su imagen y percepción por los jóvenes granadinos", en Estudios Geográficos 261, vol. LXVII, julio–diciembre.         [ Links ]

JIMÉNEZ BAUTISTA, Francisco, 2007ª, "Menores marroquíes que emigran: la búsqueda de un sueño en la ciudad de Granada (España)", en Equidad y Desarrollo 7, Universidad de La Salle, Bogotá         [ Links ].

JIMÉNEZ BAUTISTA, Francisco, 2007b, "Las implicaciones para España de la nueva identidad europea y los conflictos étnicos", en Espacios Públicos 19, UAEM, Toluca.         [ Links ]

JIMÉNEZ BAUTISTA, Francisco, 2008, "Alteridad y religión excluyente hacia los inmigrantes: el caso de Granada (España)", en RaXimbai: Revista científica de sociedad, cultura y desarrollo sostenible 3, vol. 4.         [ Links ]

JIMÉNEZ BAUTISTA, Francisco, 2009a, "Desarrollo social y conflictos en Granada (España): desde la globalización perfecta a lo local imperfecto", en Adriana LÓPEZ, Carlos MEZA y Nésto Juan SANABRIA LANDAZÁBAL, (comps.) Equidad y Desarrollo, Universidad de La Salle, Botogá         [ Links ].

JIMÉNEZ BAUTISTA, Francisco, 2009b, "Migration in Spain: Andalusia and Granada", en International Research. Society, Politics, Economics, núm. 1, Institute for Socio–Political Research, Kazakhstan.         [ Links ]

JUNTA DE ANDALUCÍA, 1989, Symposium sobre Internacional sobre Emigración y Retorno, Consejería de la Presidencia, Dirección General de Migraciones, Sevilla.         [ Links ]

MALGESINI, Gabriela, 1998, Cruzando fronteras. Migraciones en el sistema mundial, Icaria, Barcelona.         [ Links ]

MARTÍNEZ GUZMÁN, Vicent y Eduardo Andrés SANDOVAL FORERO, 2009, Migraciones, conflictos y cultura de paz, coedición Universitat Jaume I y UAEM.         [ Links ]

MARTÍNEZ VEIGA, Ubaldo, 1997, La integración social de los inmigrantes extranjeros en España, Trotta, Madrid.         [ Links ]

MENDLOVITZ, Saúl H. y Lester RUIZ, 1994, "Algunas notas sobre mitos, política e identidad: el sujeto, el constitucionalismo global y la identidad basada en la especie", en Jesús SÁNCHEZ, Francisco MUÑOZ, Francisco RODRÍGUEZ y Francisco JIMÉNEZ BAUTISTA, Paz y prospectiva: problemas globales y futuro de la humanidad, Editorial Universidad de Granada, Granada.         [ Links ]

NÚÑEZ SEIXAS, X. M., 2000, "Emigración de retorno y cambio social en la Península Ibérica: algunas observaciones teóricas en perspectiva comparada", en Migraciones y Exilios, núm. 1.         [ Links ]

PAPADEMETRIU, Demetrios, 1984, "Las migraciones internacionales en un mundo en evolución", en Rev. Internacional de Andalucía 24.         [ Links ]

PASCUAL DE SANS, A., 1970, El retorno de los emigrantes: ¿conflicto o integración?, Nova Terra, Barcelona.         [ Links ]

PASCUAL DE SANS, Angels, 1983, "Los movimientos migratorios de retorno, significación y perspectivas", en Documents d'Análisi Geográfica 3.         [ Links ]

PASCUAL DE SANS, Angels, 1993, "La migración de retorno en Europa: la construcción social de un mito", en Polígonos, Revista de Geografía 3.         [ Links ]

RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, R., 1998, "A emigración de retorno nas pequenas ciudades galegas", en Estudios Migratorios, núm. 5.         [ Links ]

RODRÍGUEZ, Vicente; Carmen EGEA y José Antonio NIETO, 2002, "Return migration in Andalucía, Spain", en International Journal of Population 8(2).         [ Links ]

SAINZ DE LA PEÑA, José Antonio, 1997, "La política de inmigración en España", en Flujos migratorios norteafricanos hacia la Unión Europea: asociación y diplomacia preventiva, A.E.C.I., Madrid.         [ Links ]

SAMPEDRO, José Luis et al., 2003, Un mundo para todos. Otra globalización es posible, Icaria, Barcelona.         [ Links ]

SANDOVAL FORERO, Eduardo Andrés y GUERRA GARCÍA, Ernesto, 2010, Migrantes e indígenas: acceso a la información en comunidades virtuales interculturales, Eumed, Universidad de Málaga, España.         [ Links ]

SANDOVAL FORERO, Eduardo Andrés, 1993, Migración e identidad, experiencias del exilio, UAEM, México.         [ Links ]

SANDOVAL FORERO, Eduardo Andrés, 2007, "Derechos humanos y derechos de los migrantes internacionales" en Gabino GONZÁLEZ BECERRIL , (Coord.), Migración internacional. Efectos de la globalización y las políticas migratorias, Coespo, UAEM, y Gobierno del Estado de México, México.         [ Links ]

SOLDEVILLA Oria y G. RUEDA, 1992, "El retorno: nuevo proceso de emigración y adaptación", en Cantabria y América, Mapfre, Madrid.         [ Links ]

UNITED NATIONS. POPULATION DIVISIÓN, 1986, "The meaning modalities and consequences of return migration", en International Migration 24(1).         [ Links ]

VALERO ESCANDELL, José Ramón, 1991, "El retorno de emigrantes a la provincia de Alicante", en Estudios Geográficos 203.         [ Links ]

VILAR, Juan B., 2003, "Retorno de las migraciones españolas con Europa en el siglo XXI: precisiones conceptuales y anotaciones bibliográficas", en Papeles de Geografía 37.         [ Links ]

 

Información sobre los autores:

Francisco JIMÉNEZ BAUTISTA. Doctor en Humanidades por la Universidad de Almería, profesor de Antropología Social e investigador del Instituto de la Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada (España). Sus líneas de investigación son: Conflictos culturales y migraciones; Antropología urbana y exclusión social y Teoría e Historia en Investigación para la paz. Además de artículos y capítulos de libro destacan los siguientes libros: (1997) Juventud y racismo; (2004) Las gentes del área metropolitana de Granada. Relaciones, percepciones y conflictos; (2005) Las migraciones de retorno en Andalucía; (2007) Hablemos de paz; (2008) Cultura de paz; (2009) Saber pacífico: la paz neutra.

Eduardo Andrés SANDOVAL FORERO. Antropólogo, maestro en Estudios Latinoamericanos y doctor en Sociología (UNAM). Estancia Pos–Doctoral: Diversidad cultural, Democracia y Paz, en el Instituto de la Paz y los Conflictos, Universidad de Granada, España. Investigador del CIEAP, UAEM. Profesor invitado de universidades de Estados Unidos, América del Sur, España e Italia. Autor de varios libros sobre cultura, grupos étnicos y migración. Profesor invitado del curso "Migraciones y co–desarrollo" en la Cátedra Unesco de Filosofía para la Paz en el Máster Universitario en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, semestre otoño desde 2001 a la fecha.