SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 número43Hablar, no golpear: razonamiento infantil sobre disciplina parentalUna investigación narrativa en torno al aprendizaje de las masculinidades en la escuela índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista mexicana de investigación educativa

versión impresa ISSN 1405-6666

RMIE vol.14 no.43 México oct./dic. 2009

 

Investigación

 

La estructura familiar de Los Simpsons© a través del dibujo infantil*

 

Pedro Chacón1 y Joaquín Sánchez–Ruiz2

 

1 Doctorando en el Programa de Artes Visuales y Educación: un enfoque construccionista y becario de Formación de Profesorado Universitario en el Departamento de Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal de la Universidad de Granada. Facultad de Bellas Artes, Avda. Andalucía s/n, E–18071 Granada, España. CE: pchacon@ugr.es

2 Profesor titular del Departamento de Escultura de la Universidad de Granada. CE: joaquinj@ugr.es

 

Artículo recibido: 4 de diciembre de 2008
Dictaminado: 27 de febrero de 2009
Segunda versión: 6 de marzo de 2009
Aceptado: 4 de abril de 2009

 

Resumen:

La presente investigación trata de determinar la influencia que tienen los dibujos animados de la serie de televisión Los Simpsons en la estructura familiar, a partir de los dibujos realizados por varias escuelas del tercer ciclo de educación infantil en Granada, España. Desde el campo de la educación artística observamos los estereotipos y roles que aparecen y analizamos los aspectos formales presentes en los dibujos (tamaño y disposición de los personajes, configuración del espacio, etc.). Los resultados plásticos se enriquecen mediante entrevistas a los propios niños(as), que recaban su opinión. Los resultados demuestran la exposición de las imágenes visuales a las que los niños(as) se ven sometidos y la repercusión que estas imágenes ejercen sobre la educación en edades tempranas.

Palabras clave: dibujos animados, educación artística, dibujo, infancia, familia, cultura visual, España.

 

Abstract:

This research attempts to determine the influence of the animated television series, The Simpsons, on family structure, based on the drawings produced at several schools in the third year of children's education in Granada, Spain. From the field of art education we observe the stereotypes and roles that appear, and we analyze the formal aspects present in the drawings (size and placement of characters, configuration of space, etc.). The visual results are enriched by interviewing the children to obtain their opinions. The results show the visual images to which the children are exposed and the repercussions of those images on education at a young age.

Keywords: cartoons, art education, drawing, infancy, family, visual culture, Spain.

 

Introducción

¿Por qué investigar la influencia de los dibujos animados en el dibujo infantil? Cuando hablamos de cultura visual dirigida a los niños(as), podemos pensar en una nueva forma de abordar la infancia. Una minoría de observadores (Steinberg y Kincheloe, 2000; Giroux, 1997 y Leiva y González, 2000) ha apreciado el hecho de que el bombardeo de imágenes tan propio de nuestra época contemporánea ha desempeñado un papel esencial en el debilitamiento de las nociones tradicionales de la infancia. El concepto más importante pertenece al formato de esta fase humana producido por las fuerzas sociales, culturales, políticas y económicas que operan sobre ella. Si nos remontamos a otras épocas no tan lejanas, hay que destacar que los niños(as) participaban en el día a día de los adultos obteniendo las habilidades necesarias para su vida y oficios. Entonces no se había creado aún el concepto de infancia como un estadio cultural diferenciado de seres humanos que necesitan una atención propia.

En cuanto a la forma de estudiar la cultura infantil, hay que destacar el modo interdisciplinar de interpretar, estudiar y evaluar las experiencias culturales en contextos sociales, teóricos e históricos. Los estudios culturales presentan atractivas posibilidades para nuevos enfoques de la educación de la infancia. ¿Cómo representan los niños(as) la cultura infantil?, ¿qué imagen tienen de sí mismos?, ¿cómo re–producen el poder de los adultos a los que se ven sometidos en su socialización?, ¿cómo conseguir nosotros, como profesorado y profesionales de la infancia, una idea más cabal de los propios niños?, ¿cómo lograr que informen del efecto de la cultura popular en su visión del mundo y la imagen de sí mismos? El desarrollo de estas preguntas puede abrir nuevos caminos en los estudios de la infancia. Hoy en día se pueden asumir estas zonas marginales desde la educación artística (Steinberg y Kincheloe, 2000:15–41).

La infancia ha cambiado debido a la cultura infantil y la cultura de los medios. Actualmente los padres no controlan las experiencias culturales de sus hijos(as) debido a la gran cantidad de imágenes diarias cargadas de mensajes para consumir. Ante esta situación, los padres han perdido el papel que desempeñaron en el desarrollo de los valores y la visión del mundo en un pasado reciente. En los años veinte del pasado siglo, con la protección de la infancia, los niños(as) tenían pocas experiencias que no estuvieran observadas y controladas por los padres o actividades que no fueran compartidas con ellos. Sin embargo, en la actualidad las imágenes (referido en nuestro ámbito occidental), a partir de los programas de televisión, las películas de animación (la televisión pública, por cable, DVD, descargas de internet), los videojuegos, etcétera, son el dominio privado de los niños(as) (Buckingham, 2005). Puede ser que los adultos hayan perdido la autoridad que en otros tiempos tuvieron, cuando conocían cosas que los niños(as) ignoraban. Actualmente se les reconoce a éstos que ven el mundo por sí mismos, evidentemente bajo la mediación de los creadores de imágenes para su consumo. Ante la tal situación, debemos desarrollar una educación que incida en este nuevo escenario, de modo que les enseñe a dar sentido al mundo de sus imágenes, a partir de la superabundancia a las que quedan expuestos. De este modo, la escuela se convertiría en un espacio donde se construyesen significados y expresiones y donde se alentase su compresión y su interpretación (Steinberg y Kincheloe, 2000:15–41).

¿Por qué Los Simpsons? Hemos elegido esta serie porque en las primeras catas previas realizadas a la población a estudiar, en esas primeras tomas de contacto, verificamos que era la serie televisiva con más audiencia en estas edades (constatamos por nuestras preguntas que era seguida habitualmente por casi un 90% de niños(as) de edades comprendidas entre 5 y 6 años). Nos interesa analizar la estructura familiar en los medios de comunicación, y Los Simpsons son una muestra palmaria de una estructura estereotipada. Por ello resulta significativa para analizar el grado de pregnancia alcanzada en estas edades y de qué manera influye en la construcción de sus identidades. La pregnancia es un mecanismo que permite reducir ambigüedades o distorsiones, buscando la forma más simple o la más constante, en pos de alcanzar unidades significativas o figuras. Evidentemente, esto queda muy matizado por el aprendizaje cognitivo y la socialización que, al mismo tiempo, se da en los niños(as).

No obstante lo anterior, podríamos aventurar una identificación de roles, con base en un ordenamiento explícito, como se da en Los Simpsons. De hecho, en cuanto a las diferencias de género, es sorprendente cómo la cultura visual infantil conserva unas inercias tan grandes como las que hemos hallado. La producción dirigida hacia el infante sigue originando patrones o prototipos de géneros muy estáticos. Si observamos los anuncios de juguetes dirigidos a las niñas, éstos han cambiado muy poco desde los años cincuenta del pasado siglo: las cocinas y las muñecas las educan y preparan para desempeñar las tareas del hogar y las exigencias de la maternidad que, hipotéticamente, les son exigibles. Del mismo modo, los anuncios dirigidos a los niños(as) han sufrido pocas alteraciones durante este mismo periodo: se mantienen en el mercado los relacionados con el mundo del motor, los superhéroes y las armas.

¿Con qué intención se realiza esta investigación?, ¿a dónde se quiere llegar con los resultados obtenidos? Queremos demostrar de manera icónica, mediante un método de análisis y representación, la influencia de la televisión. Una vez que reconozcamos la influencia de los medios en los niños(as), nuestra aspiración radica en crear nuevos modelos didácticos de imágenes visuales para niños(as).

¿Por qué seleccionamos estas edades? Nos centramos en el nivel de educación infantil porque entre los cinco y seis años los dibujos se despegan de la etapa del garabateo y comienzan a construirse a partir de la captación y observación del entorno, con un primer realismo fresco y espontáneo. Igualmente, nos interesa la inocencia de la mirada del niño(a), al no captar mensajes sutiles o con doble sentido.

 

Estado de la cuestión

Arrancamos el estudio de campo a partir de Los Simpsons. En esta serie no se muestra la voluntad de subsanar las desigualdades sexistas, antes bien las caricaturiza. Comprobamos que el tratamiento que recibe la mujer en esta serie se limita a aparecer como co–protagonista y sus roles suelen girar en torno al hombre. Sus funciones siguen estando estereotipadas y apenas ocupan puestos laborales de relevancia, usualmente asociados con las tareas del hogar. Con estos supuestos, tales imágenes no estimulan a los niños(as) a asumirlos de forma crítica, donde el hombre se presenta como un jefe ridículo, receptor del derecho patriarcal. Marge se comporta sumisa y comprensiva con Homer y en pocas ocasiones se rebela.

Quizás no seamos conscientes de la enorme influencia que esta serie de animación tiene en la cultura visual infantil en la actualidad. Pero antes deseamos indagar el tema a partir de las investigaciones que se han realizado en los últimos años. Hasta donde nuestro estudio alcanza, no hemos hallado mucha literatura al respecto. Tenemos que remontarnos hacia 1990 para recoger un análisis de relevancia (Larson, 1990), similar al enfoque que aquí se pretende contrastar. En esa investigación se grabaron en video doce episodios de una temporada completa de la serie, de los cuales se hicieron transcripciones de los fragmentos que contenían la interacción con la familia. Se cifraron mil 670 conductas y comportamientos de comunicación en tres vectores: yendo hacia, yendo contra, y saliendo. Estos a su vez fueron subdivididos en 11 categorías. Los resultados indicaron que los padres dominaron claramente el flujo de comunicación en la familia. Aproximadamente un 71.8% de las interacciones eran de apoyo. Aun así, el principal modo de relación se basaba en ataques y peleas. Una de las apariciones más frecuentes la constituía el matrimonio, seguido por los niños, que elevaban la información a los padres. La comunicación de apoyo se centraba en la pareja, mientras que los hermanos eran los miembros más conflictivos de la familia. Los resultados concluyeron que Los Simpsons deberían de proporcionar un modelo más positivo por las evidencias de que sus comportamientos no eran los más correctos (Larson, 1990).

Juan José Lorenzo (2005), en su tesis doctoral: Televisión y formación de estereotipos: análisis de Los Simpsons en el alumnado del segundo ciclo de educación primaria, aborda la relación de los niños(as) con la televisión. El autor recurre a dos niveles paralelos de análisis. El primero se centra en los estereotipos estructurales de la serie como representación social y el segundo se lleva a cabo mediante un trabajo de campo con alumnos de segundo ciclo de educación primaria, con edades comprendidas entre 11 y 12 años en la ciudad de Murcia (España). Ambos niveles confluyen en una investigación empírica cuyo objetivo es estudiar la influencia de la televisión y los dibujos animados en la población escolar. Estas han sido las fuentes de relevancia más cercanas para la presente investigación.

 

Hipótesis

Trabajamos dos hipótesis, que se verán confirmadas o refutadas a partir del análisis de los datos resultantes:

1) Los dibujos de los niños(as) reflejan las interacciones sociales que perciben.

2) La serie de animación consumida por los niños(as) muestra estereotipos que pueden influir en la construcción de roles sociales.

 

Objetivos

Se han marcado dos objetivos generales, a saber:

1) Analizar cómo han calado las formas simples, rotundas, sin ambigüedades de Los Simpsons, a partir de las escenas que mayor recurrencia tienen en los niños(as) de 5 y 6 años, a través de sus dibujos.

2) Analizar, más allá del abordaje formal, la posible asunción en edades tempranas (y por ello relativamente ciegas a la sátira y mensajes complejos que representa la serie) de roles arquetípicos en la estructura familiar.

 

Metodología

La presente investigación mantiene un carácter cualitativo y no cuantitativo. La población de niños(as) se extrae de tres escuelas, dos públicas y una privada, en la ciudad de Granada (España). Hemos recopilado en torno a 100 dibujos, entrevistas y entrevistas de contraste (cuadro 1).

Las herramientas de análisis serán:

1) Los propios dibujos infantiles. Los dibujos analizados están realizados con ceras de colores sobre formato DIN A 4.

2) Entrevistas grabadas en audio. Éstas se han realizado con base en preguntas tipo que han ido adecuándose a la conversación. Hemos realizado dos tipos de entrevista: a) a partir del dibujo de Los Simpsons y b) entrevistas de contraste, respecto de la estructura familiar de cada niño(a).

3) Observación visual.

4) Notas de campo.

El comienzo de esta investigación tuvo su origen en una serie de observaciones que durante los últimos meses de 2007 se hicieron en la Escuela Infantil Pública de Jun (Granada). En este caso el papel del investigador fue el de observador, recopilando datos mediante anotaciones. Al final de las mismas y con el apoyo de las maestras del grupo, el investigador realizó numerosas entrevistas a los infantes. También se obtuvo documentación gráfica recogida mediante videos y fotografías. El análisis de estas entrevistas permitió seleccionar y crear una serie de temas de estudio relacionados con la cultura visual infantil, facilitando una estructura ordenada de la investigación en el aula. El material recogido en estas primeras observaciones permitió descubrir el tipo de imágenes más consumidas por los niños(as) hoy en día en nuestro entorno. Finalmente, se creó una serie de categorías o campos de estudio a partir de los datos obtenidos.

Para realizar las intervenciones en el aula se confeccionó una serie de indicadores o guías para fundamentar el análisis de la observación y los dibujos. Están formadas por cuadros que pertenecen a cada una de las sesiones realizadas en los colegios. Éstos aparecen divididos en dos columnas: a la izquierda, los temas y actividades que se van a realizar en el aula y a la derecha el análisis de éstos para la posterior investigación. En ellos se recoge el tema principal o proyecto de trabajo y los temas específicos, los aspectos que se van a analizar a través de los dibujos, los objetivos y las entrevistas a los niños(as). Posteriormente añadimos las primeras sesiones que componen el cuaderno de campo y que se han llevado a cabo en los colegios.

Durante el desarrollo del trabajo de campo se recogieron grabaciones de voz, que han sido trascritas en papel, numerosos dibujos realizados por los infantes y datos de carácter visual mediante fotografías y videos. El análisis de los dibujos se amplió con los datos obtenidos a través de las grabaciones sonoras.

(Cuadro 2)

 

Desarrollo

Hacia 1987 apareció por primera vez la familia Simpsons en los cortos del programa de televisión de Tracey Ullman, creada por Matt Groening y con versiones en varios países del mundo. En 1989 fueron adaptados al formato de media hora, siendo la primera en colocarse entre las 30 series más vistas. Desde sus comienzos ha sido polémica, ya que el personaje rebelde, Bart, representa los antivalores de nuestra sociedad. Numerosos padres y profesores lo califican como un mal ejemplo para los niños(as). Tanto es así que incluso se llegó a prohibir el merchandising de Bart en varias escuelas estadounidenses. Tras el éxito en ese país llegó a España a principios de los años noventa del pasado siglo, causando un gran impacto en los jóvenes de nuestro país. En un principio la serie se emitía en horario nocturno, pero el sorprendente aumento de la audiencia permitió su cambio al infantil, en el que permanece después de más de 15 años. La crítica social a Los Simpsons no ha parado de aumentar por padres de familia, profesores, grupos religiosos, etcétera, sobre todo porque esta serie no está dirigida al público infantil, tal vez al intentar mostrar un reflejo de la sociedad sin reservas ni perjuicios, de forma descarnada y dura. Nos muestra a diversos personajes concomitantes con los roles cotidianos que podemos encontrar entre nosotros.

A continuación se describen los personajes de la familia nuclear con sus perfiles característicos. Homer trata de representar un adulto típico de clase media estadounidense que pretende conseguir todo mediante la ley del mínimo esfuerzo. Es egocéntrico, se deja llevar por sus impulsos y su único objetivo consiste en el placer inmediato. Se pasa la mayoría de su tiempo viendo la televisión, tirado en el sillón, bebiendo cerveza y manteniendo actitudes y reflexiones ridículas. Marge muestra a la mujer como ama de casa, con una vida aburrida y monótona; es meticulosa con la limpieza y las tareas del hogar. Su vida resulta tan predecible que en ocasiones intenta cambiarla asumiendo otros roles. Bart es un niño con problemas de adaptación, que busca llamar la atención para sentir su valía y le gusta estar detrás de cualquier travesura. En un capítulo se puede observar cómo al ingresar en la escuela era un niño tímido y frustrado, hasta que descubre que obtiene el reconocimiento de sus compañeros cuando se burla de los demás y de la autoridad. Lisa es una niña cuya inteligencia y sensibilidad le impide adaptarse al grupo, hasta el punto de llegar a desencantarse.

Esta serie presenta grandes críticas a los medios de comunicación y las instituciones. La policía aparece como corrompida e inútil; señala el bajo nivel educativo en Estados Unidos y se cuestiona la televisión como una "caja tonta", en la que aparecen desde un presentador de las noticias con poca credibilidad hasta unos dibujos animados de gran violencia. También hay que destacar las parodias que se realizan de los problemas sociales. Con ello, estos dibujos animados invitan a la reflexión en personas jóvenes y adultas, con una dosis de risa, de los aspectos negativos de nuestro mundo.

Con estos supuestos se les propuso a los niños(as) realizar un dibujo de la familia de Los Simpsons donde se reflejarían las actividades propias de cada personaje, para analizar las influencias de la estructura familiar que muestra la serie y la representación de roles y estereotipos. A continuación presentamos algunas muestras de los resultados.

Dibujo de Lucía

Descripción de las características generales del dibujo (figura 1): la distribución del espacio y los personajes resultan los aspectos más interesantes. La autora representa el interior de la casa dividida en tres espacios. En un primer plano dibuja el salón donde sitúa a Lisa, sentada en el sofá y viendo la televisión (izquierda), a Bart (centro) y Maggie (derecha). En la parte superior podemos ver la representación de la cocina, donde a la izquierda sitúa a Homer sentado en una silla comiendo y a la derecha a Marge en la cocina. Lucía utiliza todo el espacio para representar los personajes distribuyéndolos por todo el papel. Además, coloca algunos elementos en el límite inferior utilizándolo como línea de base. Tanto el color de la piel, el pelo y los ropajes son representados con los colores reales o muy parecidos a los de la serie. Utilizamos un análisis sintáctico basado en Martínez García (2004). En cuanto los planos constructivos, predomina el plano formal, el dibujo está muy cuidado y no se aprecian tachaduras o enmiendas. Los monogramas que predominan son eminentemente cerrados. La modalidad de trazados es de concentración, éstos son equilibrados y rectilíneos.

En cuanto a reglas invariantes, interpretamos que el dibujo es complejo y claro, de bajo sincretismo. Aparece un alto nivel de autonomía de áreas, compensadas en el espacio del papel, con trazos ortogonales. Los objetos y personajes están organizados en su disposición más esencial y eficaz, sin tener en cuenta la percepción óptica aparente, aunque se da una acumulación de datos en algunas partes del dibujo. Podemos apreciar una conquista del espacio gráfico, en varias secuencias y el esquema se presenta bastante coordinado, con relaciones recíprocas entre los elementos, como así sugería nuestra propuesta de dibujar la familia Simpsons. Respecto de sus niveles de concreción icónica, en su plano formal destaca una iconografía bien reconocible. Los símbolos que aparecen, primarios y secundarios, proporcionan legibilidad y riqueza. Emplea recursos como anexión, énfasis y reducción. En los nexos sectoriales recurre a la superposición, con relaciones de orden interoceptivo y correlacional. Existe un orden contextual esteroceptivo. Se observa un modelo estructural constituido por una línea horizontal en la parte inferior del soporte, sobre la que se disponen parte de los elementos. Los demás se encuentran suspendidos a cierta altura, con espacios simultáneos (figura 1).

Transcripción fónica literal de la conversación con Lucía sobre Los Simpsons En esta transcripción destacamos la diferencia de actividades percibidas por la niña, entre un padre haragán, del que desconoce su actividad, y una madre hacendosa:

Investigador (I): ¿Cómo es la familia de Los Simpsons?

Lucía (L): Hay una mamá, hace tortitas y también hace de comer y Maggie, la bebé... no me acuerdo. El papá come... Hay una niña y un niño, ven la tele y juegan.

I: ¿Qué cosas hace la mamá Simpsons?

L: Cocinar.

I: ¿Y el papá Simpsons?

L: Siempre está comiendo y bebiendo cerveza.

I: ¿En qué trabaja la mamá Simpsons?

L: En hacer la comida.

I: ¿En qué trabaja el papá Simpsons?

L: No lo sé.

I: ¿Qué personaje te gusta más?

L: La niña mayor, porque tiene un payaso y una faldita. y porque tiene los ojos muy bonitos.

I: Si pudieras convertirte en un personaje de la familia de Los Simpsons, ¿quién serías?

L: La mamá porque tiene el pelo azul y algunas veces tenía el pelo bajado.

Transcripción fónica literal de la entrevista con Lucía sobre su estructura familiar En ella se pueden recoger las diferencias relativas entre Los Simpsons y su propio hogar:

I: ¿Vives con tu papá y tu mamá?

L: Sí.

I: ¿Dónde vives?

L: En Granada.

I: ¿Tus abuelos viven en tu casa?

L: No, viven en un pueblo.

I: ¿Quién hace las tareas de la casa?

L: Mi madre, mi hermana y yo.

I: ¿Ayudas a tu mamá? ¿A qué le ayudas?

L: Sí, le ayudo a limpiar el polvo, a hacer la cama.

I: ¿Y a tu papá? ¿A qué le ayudas?

L: Le ayudo a sacar al perro y a hacer cuentas.

I: ¿Quién recoge tus juguetes en casa?

L: Yo solita.

I: ¿Qué es lo que más te gusta hacer con tu papá y con tu mamá?

L: Pues sacar al perro y dibujar.

I: ¿Y qué es lo que menos te gusta hacer con tu papá y con tu mamá?

L: Pues me gusta todo.

I: ¿Tu papá ayuda a tu mamá en las tareas de la casa?

L: Sí.

I: ¿A qué le ayuda?

L: A hacer de comer.

I: ¿Tu madre trabaja? ¿Dónde trabaja?

L: En limpiar casas.

I: ¿Y tu padre trabaja? ¿Dónde trabaja?

L: En hacer casas.

(Entrevista a Lucía. Colegio Público de Jun, 15 de enero de 2008).

 

Dibujo de Andrea

Descripción de las características generales del dibujo (figura 3): Andrea representa todos los personajes destacando así un tipo de familia nuclear, donde la figura materna, ubicada a la izquierda y alejada del resto, se sitúa en la cocina; en el centro vuelve a aparecer la figura paterna acostada en el sofá y, a la derecha, los hijos jugando con su mascota. El espacio donde se sitúan los personajes es de nuevo el interior. Resulta muy interesante destacar cómo la autora utiliza diferentes posturas corporales para ellos, apareciendo de frente, tumbados y sentados. Andrea ocupa todo el ancho para representar a la familia. Sitúa algunos elementos en el límite inferior utilizándolo como línea de base. La niña usa su propio estilo, asumiendo además un tipo de representación gráfica muy característica de los personajes, como la forma del pelo y el color de la piel. En este sentido, hay que resaltar que representa a los personajes con el color real o parecido a los que éstos tienen. En cuanto los planos constructivos, predomina el plano formal, si bien el dibujo alcanza menos complejidad que el anterior. Los monogramas que predominan son cerrados, aunque las extremidades de los personajes se construyan con rasgos más abiertos. La modalidad de trazados son de concentración, con cierta repetición. En cuanto a reglas invariantes, interpretamos que el dibujo es estructuralmente simple y sincrético. Las áreas del dibujo se conciben muy determinadas en el papel, dejando una gran cantidad de espacio en blanco. Los trazos tienden a la curva y no a la ortogonalidad. Podemos apreciar cierta monotonía del espacio gráfico en las secuencias. Respecto de sus niveles de concreción icónica, el plano formal ideográfico hace posible que las formas tengan significados polivalentes. Aparecen símbolos primarios y secundarios complementarios, sobre todo en el detalle del collar de la madre y la figura paterna, extremadamente simplificada. En los nexos sectoriales recurre a la superposición y proximidad significativa entre los hijos. Según los tipos de ordenamientos espaciales hay que destacar relaciones correlacionales, en orden contextual esteroceptivo. Se observa un modelo estructural constituido por una línea horizontal en la parte inferior del soporte, sobre la que se disponen todos los elementos.

Transcripción fónica literal de la conversación con Andrea sobre la familia de Los Simpsons

Las percepciones de la niña son similares a la anterior entrevistada:

I: ¿Cómo es la familia de Los Simpsons?

A: Muy graciosa.

I: ¿Qué cosas hace la mamá Simpsons?

A: Pue limpiar.

I: ¿Y el papá Simpsons?

A: Tumbao en el sofá y va a su trabajo.

I: ¿Dónde trabaja?

A: No m' acuerdo.

I: ¿Qué personaje te gusta más?

A: La madre.

I: ¿Qué personajes te gustarían ser de los Simpsons?

A: La madre.

I: ¿Por qué?

A: Porque barre.

I: ¿Y a ti te gusta barrer?

A: Sí.

I: ¿Y qué más?

A: Limpia.

I: ¿Y los Simpsons tienen primos?

A: No.

I: ¿Y abuelo?

A: Sí.

I: ¿Qué personas viven en la casa de Los Simpsons?

A: La madre, el padre y los tres niños.

I: ¿Los Simpsons tienen titas [tías]?

A: No.

Andrea representa a Marge cocinando. Según la autora, la estructura cuadrada del fondo es la cocina. En este caso la niña realiza un dibujo muy esquemático de la figura humana. La forma y color del pelo, los ropajes y el color de la piel añaden semejanzas con la serie (figura 4a).

Este fragmento resulta relevante, ya que se representa la figura paternal tumbada en el sofá, actitud muy característica de Homer. En este caso desaparece todo tipo de detalle identificativo, como la forma del pelo, los ropajes, etcétera. A la autora sólo le interesa la posición y actitud que adopta el personaje (figura 4b).

Transcripción fónica literal de la conversación con Andrea sobre su propia realidad familiar

En el siguiente fragmento se pueden recoger las diferencias relativas entre Los Simpsons y su hogar:

I: ¿Vives con tu papá y tu mamá?

A: Sí, y también vivimos en mi casa mi hermano, mi padre, mi madre, y yo.

I: ¿Dónde viven tus abuelos?

A: Mis abuelos viven en otra casa.

I: ¿Quién hace las tareas de la casa?

A: Mi madre.

I: ¿Quién hace la cama?

A: Algunas veces la hace mi madre, otras veces cuando no está mi madre la hace mi padre.

I: ¿Ayudas a tu mamá? ¿A qué le ayudas?

A: Sí, le ayudo a limpiar el polvo, a fregar y también a barrer.

I: ¿Y a tu papá? ¿A qué le ayudas?

A: A nada.

I: ¿Tu papá le ayuda a tu mamá en las tareas de la casa?

A: Algunas veces.

I: ¿A qué le ayuda?

A: A cocinar.

I: ¿Quién recoge tus juguetes en casa?

A: Yo, pero algunas veces me ayuda mi madre.

I: ¿Tu madre trabaja? ¿Dónde trabaja?

A: Mi madre no trabaja.

I: ¿Y tu padre trabaja? ¿Dónde trabaja?

A: Mi padre sí trabaja; vende bolsos y zapatillas.

I: ¿Qué es lo que más te gusta hacer con tu mamá?

A: Ayudarle a barrer.

I: ¿Y lo que más te gusta hacer con tu papá?

A: Ayudarle a meter las cosas en las cajas que van.

I: ¿Qué es lo que menos te gusta hacer con tu papá y con tu mamá?

A: Me gusta todo.

(Entrevista a Andrea. Colegio Dulce Nombre de María, 27 de mayo de 2008).

Transcripción de otras entrevistas relevantes (Daria, Judith y Carlos)

En los siguientes fragmentos podemos comprobar cómo el atractivo recae en los personajes de su propio género. Para las niñas reside tanto en su inteligencia (estudia), sensibilidad (no le hace daño a su familia) y belleza (es guapa). Sin embargo para el niño la diversión se reparte entre la acción física (agarrar a su hijo por el cuello) y la inacción (ver la tele y beber cerveza, aunque no tenga aún experiencia de su sabor).

I: ¿Qué personaje te gusta más?

Daria: Lisa, porque va al colegio.

I: Pero Bart Simpsons también va al colegio.

D: Pero Bart tiene un coche y Lisa una muñeca.

I: ¿Qué personaje te gustaría ser de la familia Simpsons?

D: Lisa porque tiene una muñeca, tiene el pelo pincho y un collar. Es guapa y lista. Estudia y dibuja.

(Entrevista a Daria. Escuela Infantil Pública de Jun. 7 de marzo de 2008).

 

I: ¿Qué personaje te gusta más?

Judith: Lisa, porque tengo un juguete de ella y porque estudia.

I: ¿Qué personaje te gustaría ser de la familia Simpsons?

J: Lisa, porque estudia mucho y no le hace nada a su familia.

(Entrevista a Judith. Escuela Infantil Pública de Jun, 7 de marzo de 2008).

 

I: ¿Qué personaje te gusta más?

Carlos: Homer porque agarra del cuello, bebe mucha cerveza y ve la tele.

I: ¿Qué personaje te gustaría ser de la familia Simpsons?

C: Homer, porque es muy divertido, no hace nada, ve la tele y bebe cervezas.

I: ¿Te gustaría hacer lo mismo, beber cerveza y ver la tele?

C: Sí

(Entrevista a Carlos. Escuela Infantil Pública de Jun, 7 de marzo de 2008).

 

Resultados

En este apartado destacamos los aspectos más significativos en la representación de la familia Simpsons. Resulta interesante observar cómo en los grupos de educación infantil de los colegios Santa Juliana y Público Infantil de Jun, 95% de los niños(as) siguen habitualmente las andanzas de Los Simpsons. Sin embargo 40% de los alumnos(as) del colegio Dulce Nombre de María no son espectadores de esta serie, puesto que sus padres no lo permiten, al considerar que está destinada a un público adulto. A pesar de esto, la mayoría de los niños(as) conoce perfectamente a los personajes y los pueden identificar y representar sin ningún tipo de problema.

En los dibujos se representa insistentemente la figura materna asociada con las tareas del hogar y el cuidado de los hijos; sin embargo la figura paterna se representa viendo la televisión, comiendo o bebiendo cerveza. Las observaciones a nivel iconográfico que se han llevado a cabo indican que los aspectos más relevantes en la representación del tema son: tamaño, situación y distribución de los personajes, ausencia de algunos de ellos total o parcialmente, escenario elegido, color y trazo del dibujo. Detengámonos en algunas de estas características:

Tamaño de las figuras

La gran mayoría de niños(as) representan a todos los miembros de la familia Simpsons del mismo tamaño, sobre todo la figura paterna y materna. Se puede entender que no existe ninguna relación afectiva ni preferencia entre los dos miembros de la familia. En algunos casos las figuras de los hijos aparecen a menor escala reflejándose de igual manera en la serie de animación. En tan sólo seis dibujos, realizados por tres niñas y tres niños, se representó a la figura materna a mayor tamaño que el resto, destacando así la importancia que dan a la madre.

Situación y distribución de los personajes

En algunos casos la figura materna de Marge y la paterna de Homer aparecen próximos entre sí, percibiéndose una clara vinculación afectiva. Sin embargo en otros muchos se representan distanciados: Marge situada en la cocina y Homer sentado en la mesa o tumbado en el sofá.

Ausencia de personajes o partes de la figura

Se constata que un gran número de niños(as) no representaron a algunos de los miembros de Los Simpsons en sus dibujos o no lo hicieron en su totalidad. Un 62% representó a los cinco miembros, destacando un tipo de familia nuclear, formada por un padre, una madre y tres hijos; 26% la dibujó excluyendo a alguno de los miembros, en estos casos se eliminó a Maggie, ya que su papel en la serie no es relevante. Por último hay que destacar que sólo 4% de los niños(as) representaron en sus dibujos la figura del abuelo u otro personaje emparentado.

Escenario elegido

Cuando los niños(as) realizan un dibujo de la familia Simpsons, buscan espontáneamente un espacio a manera de escenario en el que ubicar a los personajes. Según el ambiente donde se sitúen las figuras, el dibujo adquirirá determinados significados. Cabe resaltar que el interior de la casa fue uno de los más representados. Habitualmente se situaron a los personajes en el salón y/o en la cocina: la figura paterna, representada en el salón tumbado en el sofá, y la materna normalmente se ubicó en la cocina o distanciada del resto, realizando alguna labor del hogar.

Representación gráfica

Los niños(as) han asumido el tipo de representación gráfica característica de los personajes. En sus dibujos se identificaron dos rasgos característicos: la forma del pelo y el color de los personajes mientras que el resto fue elaborado siguiendo sus propios estilos y preferencias al margen de la serie.

El color

Las situaciones observadas mostraron cómo los niños(as) representan a los personajes con su color real, tanto el de la piel como el de los ropajes fueron similares a los utilizados en la serie de televisión.

Los niños(as) estudiados encontraron a los Simpsons como una familia muy graciosa y divertida compuesta por un padre holgazán y bebedor, de humor cambiante y teleadicto; una madre asociada con las tareas del hogar y el cuidado de los demás; un hijo travieso con una hermana que estudia mucho, juega, va a clase y toca el saxofón, y una pequeña que siempre está durmiendo. Los dibujos arrojan los siguientes resultados porcentuales:

• Aproximadamente 40% de los niños(as) representa a Homer tomando cerveza, sentado en el sofá o comiendo.

• Un 29% lo representa de frente y con los brazos extendidos en una actitud neutral. Cuando se les pregunta, refiriéndonos al dibujo, sobre lo que hace Homer responden que está tomando cerveza, viendo la tele o comiendo. Podemos deducir que en estos casos carecen de la destreza suficiente para dibujar al personaje en la actitud que desean.

• Apenas 7% lo dibuja jugando con sus hijos.

• Sólo 5% no representa la figura de Homer Simpsons y ninguno lo hace en su puesto de trabajo.

• Un 41% de los niños(as) representa a la figura materna de frente con los brazos extendidos en una actitud pasiva. Cuando se les pregunta sobre qué hace Marge responden que está planchando, limpiando o haciendo la comida.

• Aproximadamente 5% representa a Marge sentada, viendo la televisión con el resto de la familia.

• Un abultado 72% dibuja a los hijos de la familia Simpsons jugando.

• Un 9% los representa viendo la televisión.

• Cabe destacar que 19% del total de niños(as) no ve la serie de animación, ya que sus padres consideran que está destinada a un público adulto.

• En otros casos, los dibujos realizados por los niños(as) no tenían ninguna relación con la serie, lo cual nos indica que no la habían visto con la suficiente asiduidad para establecer relación alguna.

Estos aspectos son, en cifras porcentuales, los que los niños(as) estudiados absorben de la serie de animación. Creemos con ello haber demostrado que existe una construcción de identidad social y cultural a través de los personajes, mediante las situaciones con las que se identifican (léanse las respuestas de las entrevistas y los roles asociados al sexo de las y los niños). Un alto porcentaje de niñas entrevistadas lo hacen con Lisa porque según ellas es guapa, lista, estudia y no se mete en problemas con su familia como Bart, además de gustarle, incluso, los juguetes que ella tiene.

Casi 40% de las niñas entrevistadas se identifican con Marge por su dedicación a las tareas del hogar y al cuidado del bebé.

Un gran número de varones se identifican con la figura de Homer porque es mayor de edad, y la figura paterna sigue teniendo un peso en lo que autoridad se refiere. El padre puede pegar a los hijos cuando tienen un mal comportamiento, se permite beber cerveza y ver la televisión. Los niños quieren sentirse mayores de edad para hacer lo que deseen.

La idea que tienen con respecto a los demás personajes que forman parte de la estructura familiar de los Simpsons, tíos(as), primos(as) y abuelos(as), es otro aspecto relevante. Aunque en la serie el tipo predominante es la llamada familia nuclear, casi 90% de los estudiados reconocieron la existencia del abuelo, aunque 55% no supo reconocer otro tipo de parentesco.

A partir de los dibujos y entrevistas se infiere una clara tendencia hacia escenas estereotipadas, donde se reflejan los roles sexistas y el padre se caracteriza por pensar sólo en satisfacer sus deseos inmediatos. Por el contrario, la esposa la representan como un ejemplo típico de mujer que se dedica a las labores del hogar y al cuidado maternal. De esta manera los niños(as) la dibujan haciendo la comida en la cocina, planchando la ropa o al cuidado del bebé.

Con los datos de que disponemos, estamos en condiciones de validar las hipótesis iniciales, en referencia a que: a) los dibujos de los niños(as) reflejan las interacciones sociales que perciben, y b) la serie de animación de Los Simpsons consumida por los niños(as) muestra estereotipos a través de sus dibujos, que influyen en la construcción de roles sociales.

 

Discusión

Para el presente estudio hemos contado con una limitada información bibliográfica específica respecto de Los Simpsons. La investigación se ha llevado a cabo a partir de un número relativamente modesto de individuos, concentrados en una ciudad determinada. A los niños(as), dada su temprana edad, les faltan recursos dibujísticos, por lo que no pueden o no saben representar lo visto con realismo. Sin embargo, esto no lo hemos considerado una limitación, pues las entrevistas aquilatan y aclaran sus carencias plásticas. Sería interesante contrastar el análisis con alumnos(as) de otras provincias y de otras edades, para establecer posibles correlaciones. Se nos ha sugerido con agudeza extender el presente estudio a niños(as) de edades entre 9 y 10 años, donde ya captan los matices de manera crítica y no meramente por discriminación de roles fuertemente identificados. Finalmente, en España existen dos bandas horarias diferentes de Los Simpsons. Desconocemos cuáles han sido vistas por los individuos encuestados.

 

Conclusiones

1) Los niños(as) identifican a Los Simpsons como una típica familia nuclear, compuesta por un padre (como cabeza de familia), una madre y 2/3 hijos que juegan.

2) Los niños(as) nunca dibujan a Homer trabajando, de forma que la actividad del trabajo es un elemento desconocido.

3) De las relaciones entre personajes de los dibujos se desprende que las interacciones familiares en la serie están descuidadas entre padres e hijos.

4) Los niños(as) captan en sus dibujos que la mujer se relaciona directamente con el hogar, físicamente alienada de la familia.

5) Los niños(as) perciben el valor del juego en sí mismo, representando a los hijos normalmente en esta actividad, aunque contradictoriamente para llegar a dibujar esto, hayan tenido que ver la televisión.

La incursión de los dibujos animados en la cultura infantil provoca una indudable influencia en la infancia. Los niños(as) en estas edades tempranas conocen perfectamente los personajes de estos dibujos animados, concebidos para un público más maduro, preparado para decodificar mensajes connotativos. De hecho, no pocos padres (casi 20%) creen que los personajes de la serie pueden influir negativamente a sus hijos.

Más allá de pretender forzar un juicio de valor rigorista, podemos concluir que los niños(as) contemplan un mundo conforme se lo muestran los diferentes creadores de imágenes visuales. De sus bondades y defectos hemos de ser conscientes nosotros como educadores.

 

Confidencialidad y permisos

Respecto de la confidencialidad y permisos pertinentes para la publicación de los siguientes datos, todos los padres y tutores de los niños(as) involucrados conocen y han dado consentimiento verbal a la publicación de este material. Las sesiones y las entrevistas han sido voluntarias. En ningún caso se ha forzado su participación activa en los ejercicios. Los estímulos empleados han sido respetuosos con su integridad física y psíquica. Para preservar el anonimato mantenemos sólo el nombre de pila de los niños(as). Desde aquí agradecemos a las instituciones, padres y madres y sobre todo a los niños(as) por su entusiasmo en la realización de este proyecto.

 

Referencias

Bibliografía referida

Buckingham, D. (2005). Educación en medios. Alfabetización, aprendizaje y cultura contemporánea, Barcelona: Paidós.         [ Links ]

Giroux, H. (1997): "¿Son las películas de Dísney buenas para sus hijos?", en S. R. Steinberg y J. Kincheloe: Cultura infantil y multinacionales, Madrid: Morata, pp. 65–78.         [ Links ]

Larson, M. S. (1990). "Changes in Traditional Television Content: Family interaction patterns on The Simpsons", trabajo presentado en la Annual Meeting of the Speech Communication Association (76th, Chicago, IL, November 1–4, 1990), disponible en http://www.eric.ed.gov/ERICWebPortal/Home.portal?_nfpb=true & ERICExtSearch_SearchValue_0=Changes+in+Traditional+Television+Content%3A+Family+Interaction+Patterns+on+%22The+Simpsons.%22 & ERICExtSearch_SearchType_0=kw &_pageLabel=ERICSearchResult & newSearch=true & rnd=1213357273620 & searchtype=keyword> (consulta: 5 de febrero 2008).         [ Links ]

Leiva, E. y González, J. (2000). "Análisis de El Rey León. La disneylandización social", en Comunicar, núm. 14, pp. 147–152.         [ Links ]

Lorenzo, J. J. (2005). Televisión y formación de estereotipos: análisis de Los Simpsons en el alumnado del segundo ciclo de educación primaria, Murcia: tesis doctoral (inédita).         [ Links ]

Martínez García, L. M. (2004). Arte y símbolo en la infancia, Barcelona: Octaedro.         [ Links ]

Steinberg, R. y Kincheloe, J. L. (2000). Cultura infantil y multinacionales, Madrid: Morata.         [ Links ]

Bibliografía consultada

Burkitt, E. (2004). "Uso del tamaño y color en dibujos producidos en niños en ausencia de un modelo", en Psicología Educativa, vol. 24, núm. 3, pp. 315–343.         [ Links ]

Burkitt, E. (2005). "Estudios sobre dibujos de figuras caracterizadas emocionalmente por niños de diferentes ambientes educativos", Revista Internacional de Arte y Educación, vol. 24, núm. 1, pp. 71–83.         [ Links ]

Corman, L. (1967). El test del dibujo de la familia en la práctica médico–pedagógica, Buenos Aires: Kapelusz.         [ Links ]

Chacón, P. (2007). "Comparación entre autores que han trabajado el color en el dibujo infantil en edades entre 5 y 6 años y las experiencias que se están llevando a cabo hoy en día", en Actas del II Congres d'ecucació de les arts visuals. Creativitat en temps de canvis, Barcelona.         [ Links ]

Duborgel, B. (1981). El dibujo del niño: estructura y símbolos, Barcelona: Paidós.         [ Links ]

Goodnow, J. (1983). El dibujo infantil, Madrid: Morata.         [ Links ]

Halloran, J. (1974). Los efectos de la televisión, Madrid: Editora Nacional.         [ Links ]

Hernández, F. (2000). Educación y cultura visual, Barcelona: Octaedro.         [ Links ]

Hernández, M. (2000). Educación artística y arte infantil, Madrid: Fundamentos.         [ Links ]

Hernández, M. (2005). Arte infantil y cultura visual, Madrid: Eneida.         [ Links ]

Kellogg, R. (1989). Análisis de la expresión plástica delpreescolar, Madrid: Cincel.         [ Links ]

Koppitz, E. M. (1982). El dibujo de la figura humana en los niños, Buenos Aires: Guadalupe.         [ Links ]

Lowenfeld, V. (1958). El niño y su arte, Buenos Aires: Kapelusz.         [ Links ]

Lowenfeld, V. (1980). Desarrollo de la capacidad creadora, Buenos Aires: Kapelusz.         [ Links ]

Luquet, G. H. (1978). El dibujo infantil, Barcelona: Médica y Técnica.         [ Links ]

Maeso, F. (2007). "La TV y la educación en valores", en Foro Internacional de TV. Educar la mirada, Madrid: Edición Digital.         [ Links ]

Marín, R. (1988). "El dibujo infantil: tendencias y problemas en la investigación sobre la expresión plástica de los escolares", Arte, Individuo y Sociedad, núm. 1, pp. 5–30.         [ Links ]

Marín, R. (2003). Didáctica de la educación artística para primaria, Madrid: Prentice Hall.         [ Links ]

Martínez García, L. M. (2005). "Los métodos en la investigación del dibujo infantil", en Marín, R. (ed.) Investigación en educación artística: temas, métodos y técnicas de indagación sobre el aprendizaje y la enseñanza de las artes visuales, Granada: Universidad de Granada, pp. 275–294.         [ Links ]

Martínez García, L. M. y Gutiérrez Pérez, R. (1998). Las artes plásticas y su función en la escuela, Archidona, Málaga: Aljibe.         [ Links ]

Mendelsohn, J. (2007). A cartoonish notion of family, disponible en http://www.deafdc.com/blog/josh–mendelsohn/2007–05–07/a–cartoonish–notion–of–family/ (consulta: 19 de mayo 2008).         [ Links ]

Mirzoeff, N. (2003). Una introducción a la cultura visual, Barcelona : Paidós.         [ Links ]

Mura, A. (1977). El dibujo de los niños, Buenos Aires: EUDEBA.         [ Links ]

Rodrigo, M. J. (1994). Contexto familiar y desarrollo social, Madrid: Síntesis.         [ Links ]

Rosenbaum, M. (2007). "Is The Simpsons still subversive?" BBC News, 6 de agosto, disponible en http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/politics/6252856.stm (consulta: 30 de enero de 2008).         [ Links ]

Sáinz, A. (2003). El arte infantil: conocer al niño a través de sus dibujos, Madrid: Eneida.         [ Links ]

Wallon, P. (1992). El dibujo del niño, Madrid: Siglo XXI.         [ Links ]

Widlöcher, D. (1988). Los dibujos de los niños, Barcelona: Herder.         [ Links ]

Wilson, B. (1987). La enseñanza del dibujo a partir del arte, Barcelona: Paidós.         [ Links ]

 

Nota

* Los Simpsons son marca registrada. No se añade el anagrama ©, de Copyright, para mayor fluidez en su lectura.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons