SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.52 número4Rendimiento de grano y sus componentes, y densidad de raíces en arroz bajo riego y secanoRelación entre productividad y calidad integral del grano en selecciones avanzadas de café Robusta (Coffea canephora) en Ecuador índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Agrociencia

versión On-line ISSN 2521-9766versión impresa ISSN 1405-3195

Agrociencia vol.52 no.4 México may./jun. 2018

 

Fitociencia

Uso de biosurfactantes extraidos de los licores de lavado de maíz para la eliminación de aceite quemado de motor en suelo arenoso

Guadalupe Bustos-Vázquez1  2  * 

Alejandro Vidal-Fontela2 

Xanel Vecino-Bello2  1 

J. Manuel Cruz-Freire2 

Ana B. Moldes-Menduiña2 

1 Unidad Académica Multidisciplinaria Mante, Área de Ingeniería Bioquímica Industrial, Universidad Autónoma de Tamaulipas. Boulevard E. C. González 1201 Poniente. Colonia Jardín, 89840, Ciudad Mante, Tamaulipas, México.

2 Departamento de Ingeniería Química, Escuela de Ingeniería Industrial, Universidad de Vigo, Campus-As Lagoas, Marcosende, 36310 Vigo, Pontevedra, España.

3 Departamento de Ingeniería Química, Escuela de Ingeniería de Barcelona Este (EEBE), Universitat Politècnica de Catalunya (UPC)-Barcelona TECH, C/ Eduard Maristany, 19 Campus Diagonal-Besòs, 08930 Barcelona, España. (gbustos@docentes.uat.edu.mx)

Resumen

El interés creciente por el uso de biosurfactantes con el propósito de eliminar contaminantes hidrofóbicos en suelos contaminados va en aumento. El objetivo de este estudio fue evaluar el proceso de descontaminación de un suelo arenoso, contaminado con aceite quemado de motor de coche, utilizando un detergente natural, extraído de una corriente residual de licores de lavado de maíz, para su uso como surfactante natural en el tratamiento de vertidos. Primero se evaluó la capacidad emulsionante e interactiva del biosurfactante con el aceite quemado y después se realizaron experimentos de extracción en discontinuo por triplicado con 5 g de suelo arenoso y 50,000 ppm de aceite quemado, utilizando varias disoluciones limpiadores formuladas con el biosurfactante, por encima y por debajo de su concentración micelar crítica (CMC), utilizando relaciones sólido/líquido entre 1/10 y 1/30 (p:v). Los resultados mostraron que la relación sólido/líquido 1/20 (p:v) fue la más adecuada para el lavado; después de 6 h de contacto el proceso de limpieza presentó buenos resultados. La alta biodegradabilidad del extracto de biosurfactante y los tiempos de tratamiento, relativamente bajos, permiten sugerir su uso en procesos de descontaminación in situ de áreas contaminadas con aceites derivados del petróleo.

Palabras clave: biosurfactante; aceite quemado; licores de lavado de maíz; arena

Introducción

Los mecanismos para eliminar un contaminante hidrófobo del suelo son movilización y solubilización (Edwards et al., 1991; West y Harwell, 1992; Mulligan, 2005; Vreysen y Maes, 2005). La movilización depende de la capacidad del tensioactivo de disminuir la tensión superficial y facilitar que la disolución de lavado arrastre el contaminante (Cameotra y Makkar, 2010). Las moléculas de tensioactivo reducen la tensión interfacial en el sistema aceite/agua y hacen que aumente el ángulo de contacto del contaminante con el suelo, se reducen las fuerzas capilares que los mantienen unidos y se facilita la eliminación del aceite (Moldes et al., 2011). La solubilización tiene lugar por encima de la concentración micelar crítica (CMC), momento a partir del cual el tensioactivo forma micelas en el interior de las cuales queda retenido el contaminante, de modo que la cantidad de aceite eliminada aumentará con la concentración de tensioactivo. La solubilización depende tanto del tensioactivo como del grado de contaminación de la matriz sólida, y puede no ser significativo en el proceso de remediación cuando la contaminación es muy elevada (Abdul et al., 1990; Urum y Pekdemir, 2004).

Una gran cantidad de residuos industriales, como los aceites sintéticos y combustibles, los aceites de cocina y metales pesados procedentes de envases metálicos encontrados en los residuos domésticos, son la causa principal de la contaminación del suelo, ríos y lagos, provocando la destrucción de hábitats en casos extremos (Solans y Gadea 2015, Reglamento (UE) Nº1357/2014). Por ejemplo, la contaminación de suelos y aguas subterráneas causada en gasolineras por la naturaleza de los lubricantes, gasolinas o gasóleos tiene gran importancia debido a su magnitud y el impacto negativo que produce debe evaluarse con cuidado.

Dentro de estos residuos está el aceite quemado de motor, que por su peligrosidad para el medio ambiente, es uno de los principales residuos sometido a una estricta regulación (Solans y Gadea 2015, Reglamento (UE) Nº1357/2014). La mayoría de los hidrocarburos causantes de la contaminación ambiental son muy insolubles en agua y generan uniones hidrofóbicas a determinadas superficies, como las rocas, por lo cual su eliminación es muy difícil, ya que los microorganismos que pueden degradarlos no pueden acceder a ellos por no estar biodisponibles. Por esto, en el campo de la biorremediación se intenta encontrar microorganismos productores de sustancias biosurfactantes que favorezcan la biodisponibilidad de estos hidrocarburos (Banat et al., 2000; Ortíz-Hernández et al., 2001; Youssef et al., 2007; Yañez-Ocampo et al., 2009, 2011, 2013; Vecino et al., 2015b).

Los biosurfactantes son compuestos anfifílicos de origen microbiano con altas propiedades tensioactivas que permiten reducir el impacto ambiental causado por diversos residuos liberados al medio ambiente como los hidrocarburos (Moldes et al., 2011). En comparación con los surfactantes producidos por síntesis química, los biosurfactantes son menos tóxicos que sus homólogos derivados del petróleo (Levison, 2009). Debido a su biodegradabilidad y biocompatibilidad, los biosurfactantes se estudian en varios campos industriales (Kourkoutas et al., 2004; Banat et al., 2010; Reis et al., 2013): en la industria farmacéutica (Rodrigues et al., 2004; Cameotra y Makkar, 2010), cosmética (Gharaei-Fathabad, 2011; Vecino et al., 2017), en el tratamiento de aguas residuales (Perez-Ameneiro et al., 2015), así como en la biorremediación de suelos contaminados con hidrocarburos (Desai y Banat, 1997; Banat et al., 2010; Damasceno et al., 2012; Moldes et al., 2011; 2013).

Vecino et al. (2014a, 2014b, 2014c, 2015a) evaluaron y patentaron los licores de lavado de maíz como fuente para obtener biosurfactantes de bajo coste y propusieron un proceso para la extracción y caracterización de estos compuestos tensioactivos que se pueden aplicar en distintos sectores industriales. La ventaja de estos biosurfactantes, comparados con sus homólogos, es que son económicamente competitivos con los surfactantes químicos porque su producción no requiere ningún proceso fermentativo controlado, y se producen de forma espontánea en un corriente residual procedente de la industria del maíz.

El objetivo de este estudio fue evaluar la capacidad del biosurfactante extraído de los licores de lavado de maíz, para la eliminación de aceite quemado de motor, sobre un suelo arenoso. Esta es la primera vez que se evalúa este biosurfactante como agente limpiador de aceite sobre suelo y se espera que los resultados permitan establecer las condiciones idóneas para su uso como surfactante natural, de origen renovable, en vertidos industriales.

Materiales y Métodos

Suelo y contaminante

El suelo arenoso se obtuvo de una playa de la Costa Gallega, del Noroeste de España, que se mezcló con aceite quemado de motor de coche de un taller automovilístico local (Vigo, España).

Extracción del biosurfactante a partir de los licores de lavado de maíz

El biosurfactante contenido en los licores de lavado de maíz (CSL) se extrajo con cloroformo en tres etapas (Vecino et al., 2015): 1) una extracción líquido-líquido a 65 ºC utilizando una relación CSL/cloroformo de 1/2 (v:v) durante 1 h; 2) luego, la mezcla permaneció 24 h en un embudo de decantación para permitir alcanzar el equilibrio, la separación de la fase acuosa y la fase orgánica que contiene el biosurfactante; 3) el cloroformo fue destilado y recuperado, y se obtuvo un extracto de biosurfactante concentrado que se diluyó en agua para obtener la disolución limpiadora.

Evaluación de la capacidad del biosurfactante para formar emulsiones con el aceite quemado de motor

La capacidad emulsionante del biosurfactante obtenido desde licores de lavado de maíz para formar emulsiones se calculó en función de dos variables, EV (% volumen de emulsión relativo) (ecuación 1) y ES (% estabilidad del biosurfactante para mantener la emulsión cuando se mezclan aceite con agua) (ecuación 2). Las variables que miden la capacidad emulsionante del biosurfactante (EV y ES) se registraron 30 d con las ecuaciones de Neufeld y Zajic (1984) y Das et al. (1998). Para ello, una muestra de 2 mL de aceite quemado se puso en una disolución de BS a la CMC (200 mg L-1), se agitó 2 min en un vortex, se estabilizó 72 h y se cuantificó el EV y el ES. El cálculo de EV se basa en el porcentaje de emulsión formada entre la fase oleosa y la fase acuosa, respecto al volumen total. Para ello se toman los valores de la altura de emulsión, de la altura total de ambas fases y la sección transversal de tubo (ecuación 1). ES es la relación entre EV a un tiempo determinado y EV a tiempo 0 (ecuación 2):

EV %=altura de la emulsión mm × sección transversal del tubo (mm2) / volumen total de fases empleada (mm3) (1)

ES (%) = (EV a un tiempo t / EV a tiempo 0) × 100 (2)

Test de desplazamiento de aceite

El test de desplazamiento de aceite por el biosurfactante indica su capacidad para solubilizar el aceite. Para realizar este test se depositaron 20 mL de agua en una placa Petri, se adicionaron 40 (L de aceite quemado de motor, y sobre el aceite se adicionaron 80 (L de disolución de biosurfactante por encima de la CMC. Además, como testigo se prepararon otros dos experimentos en los cuales se adicionó agua o una disolución de dodecil sulfato sódico (SDS) (detergente usado en la limpieza de tanques petrolíferos, obtenido por síntesis química) a su CMC (2365 mg L-1). Aquella disolución limpiadora que logre desplazar en mayor medida el aceite sobre el agua y que muestre un mayor diámetro de desplazamiento tendrá mayor capacidad como disolución limpiadora.

Medida de la tensión superficial

La tensión superficial de la disolución de biosurfactante, así como de los testigos realizados con agua, antes y después del lavado de la arena, se midieron con un tensiómetro superficial (KRUSS K6, España) equipado con un anillo de platino 1.9 cm (método del anillo de Du Noüy). Las medidas se realizaron por triplicado a temperatura ambiente.

Pruebas de lavado del suelo contaminado a escala de laboratorio

Para estas pruebas se pesaron 5 g de suelo arenoso contaminado con aceite quemado de motor de coche con un contenido de aceite de 0.25 g (50,000 ppm) presente en este suelo. Los experimentos de lavado a escala de laboratorio se realizaron en discontinuo, en matraces Erlenmeyer de 250 mL, a temperatura ambiente en un agitador orbital a 150 rpm. La relación sólido / líquido establecida entre el suelo contaminado y las disoluciones limpiadoras fue entre 1:10 y 1:30 (p:v). Las disoluciones limpiadoras se prepararon con biosurfactante dos veces por debajo de la CMC (BS/2) o a la CMC (BS). El tiempo de limpieza se fijó en 6 h.

Tras el lavado de la arena se separó la disolución limpiadora mediante filtración, utilizando un embudo de placa porosa, cuantificando el aceite extraído en la disolución limpiadora mediante análisis gravimétrico y para ello se tomó 1 mL de la disolución limpiadora y permaneció 48 h en estufa a 100 ºC.

La arena descontaminada y filtrada se sometió a un proceso de extracción utilizando acetona en un dispositivo Soxhlet (Nahita. Heating mantles. Mod 655. Navarra-España), para cuantificar el aceite que permaneció en la arena, el cual tiene que ser complementario al aceite extraído en las disoluciones limpiadoras.

Proceso de extracción del aceite remanente en el suelo arenoso

Para la extracción del aceite remanente en la arena con el Soxhlet, la arena tratada se introdujo en un cartucho de celulosa, y la acetona se colocó dentro de una manta calefactora a 65 ºC (temperatura mayor que la de ebullición de la acetona, de 56 ºC), lo cual permitió su evaporación. El dispositivo Soxhlet incluye un sistema de condensación que permite pasar a la acetona de estado vapor a estado líquido, arrastrando en su caída al aceite remanente en la arena. Este dispositivo funcionó por 1 h, después se retiró el cartucho del Soxhlet, se tomó una muestra de la acetona que contenía el aceite residual en la arena y se midió a 328 nm en un espectrofotómetro de doble haz (Jasco Mod. V-650, España). La relación entre la concentración de aceite en la acetona y la absorbancia medida a 328 nm fue lineal (Figura 1), y así se obtuvo la ecuación de la concentración de aceite en relación con la absorbancia.

Figura 1 Recta de calibrado establecida para la cuantificación del aceite residual extraído con acetona mediante el Soxhlet. 

Cálculo de la eficacia del proceso de extracción

La eficacia de extracción (EE) se define de acuerdo con la ecuación (3) como el porcentaje del aceite eliminado de la arena:

EE=((Ao-A1)/A0)×100 (3)

donde A0 y A1 representan los gramos iniciales y finales de aceite presente en la arena, respectivamente.

Resultados y Discusión

Evaluación de la capacidad emulsionante y dispersante del biosurfactante sobre aceite quemado de motor

Tras el proceso de extracción se obtuvo un extracto biosurfactante con un rendimiento de 8±0.5 g extracto kg-1 de CSL con 50 % en sólidos, aunque este rendimiento puede sufrir variaciones pequeñas entre lotes porque los licores de lavado de maíz son fermentados espontáneamente en condiciones no controladas, si se supone un residuo industrial.

El extracto obtenido se disolvió en agua por encima de su CMC (Figura 2), y CMC es la concentración de surfactante que puede reducir al máximo la tensión superficial del agua. A la CMC (200 mg L-1) o por encima de esta, el biosurfactante puede mantener la tensión superficial del agua constante en valores cercanos a 40 mN m-1, punto donde el biosurfactante empieza a formar micelas con capacidad para rodear a aquellas moléculas no solubles en agua, lo que facilita su movilización y solubilización.

Figura 2 Aspecto de la disolución de biosurfactante extraído de los licores de lavado de maíz, solubilizado en agua. 

Una vez establecida la CMC del biosurfactante se preparó una disolución limpiadora con una concentración de biosurfactante a la CMC (BS) o a la mitad de la CMC (BS/2) y se evaluó su capacidad para estabilizar emulsiones aceite/agua. El biosurfactante a la CMC (BS) pudo emulsionar el aceite con el agua en su totalidad en comparación con el sistema agua/aceite en ausencia de biosurfactante (Figura 3). Esta emulsión fue estable durante más de un mes, periodo durante el cual se evaluó su estabilidad.

Figura 3 Sistema aceite/agua estabilizado y emulsionado con biosurfactante procedente de los licores de lavado de maíz (izquierda), comparado con un sistema aceite/agua sin biosurfactante (derecha). 

El biosurfactante obtenido de los licores de lavado de maíz dispersó el aceite y lo desplazó en mayor medida hacia los bordes de la placa, en comparación con el detergente de origen sintético, SDS, lo que indica una mayor capacidad del biosurfactante para extraer y solubilizar el aceite (Figura 4).

Figura 4 Desplazamiento del aceite quemado de motor en agua en presencia del biosurfactante (BS), extraído de los licores de lavado de maíz, y dodecil sulfato sódico (SDS), respecto a un control con agua. 

Pruebas de lavado del suelo arenoso contaminado con aceite quemado de motor de coche

La eficacia del proceso de extracción logrado con el biosurfactante y extraído desde los licores de lavado de maíz fue notablemente mayor que la alcanzada con agua como testigo, sobre todo cuando la disolución limpiadora se formuló con concentraciones de biosurfactante en torno a la CMC (Figura 5).

Figura 5 Porcentajes de extracción de aceite, alcanzados con el biosurfactante obtenido de los licores de lavado de maíz después de 6 h de tratamiento comparados con agua (testigo). 

Concentraciones de biosurfactante alrededor de la CMC, definidas como BS, presentaron alrededor de 67 % de extracción de aceite, mientras que al reducir la concentración de biosurfactante a la mitad de su CMC, definidas como BS/2, el porcentaje de extracción de aceite fue 28 %. Aunque el volumen de la disolución limpiadora aumentó, los resultados alcanzados fueron similares a los obtenidos con la disolución limpiadora testigo consistente en agua.

Los resultados obtenidos en nuestro estudio con BS son mejores que los reportados por Vreysen y Maes (2005) de 50 % y 20 % de extracción de aceite diésel usando el tensioactivo Tergitol NP-10. Moldes et al. (2011) usaron un biosurfactante producido por Lactobacillus pentosus, y eliminaron 58.6 % de octano después de 15 d de contacto entre el BS y el suelo contaminado.

Esto permite considerar que las causas de los peores resultados obtenidos por debajo de la CMC en nuestro estudio, podrían deberse a que en tales concentraciones el biosurfactante no forma micelas que rodeen a las moléculas de aceite, ni favorece la movilización y solubilización del aceite presente en el suelo arenoso.

En la Figura 6 se muestran los valores de tensión superficial alcanzados en las distintas disoluciones limpiadoras, tras el tratamiento de la arena contaminada. En los experimentos en los que se usaron 100 mL de disolución limpiadora la relación sólido/líquido fue 1:20 (p:v), mientras que con 150 mL dicha relación fue 1:30 (p:v). La tensión superficial menor (37 mN m-1) se observó en la disolución limpiadora con la concentración mayor de biosurfactante (200 mg L-1), pero la disolución limpiadora BS/2 con 100 mg L-1 de biosurfactante tiene una tensión superficial superior (46 mN m-1), lo que explica su menor capacidad de limpieza en comparación con la disolución limpiadora BS, y la tensión superficial aproximada de la disolución limpiadora a base de agua (denominada agua testigo) fue 60 mN m-1 (Figura 6).

Figura 6 Comparación de la tensión superficial de las disoluciones limpiadoras utilizadas. 

Moya-Ramírez et al. (2014) durante el tratamiento de un suelo arenoso con 10 g L-1 de un surfactante sintético (G600) demostraron que al aumentar la temperatura se alcanza mayor eficacia en el proceso de extracción. Estos autores observaron extracciones menores del 20 % a temperatura ambiente, y hasta casi 40 % cuando la temperatura aumentó hasta 65 ºC. El uso de temperaturas en torno a 65 ºC no hacen factible este proceso a nivel industrial, principalmente en procesos de extracción in situ, ya que el costo energético y de los equipos para dicho proceso sería muy elevado. En comparación con detergentes naturales Moya-Ramirez et al. (2014) usaron un biosurfactante producido por B. subtillis y obtuvieron mejores porcentajes de limpieza que los obtenidos con el surfactante sintético G600, aunque concentraciones mayores de biosurfactante causaron rendimientos menores. Pero la extracción alcanzada con el biosurfactante usado por dichos autores fue inferior al 40 %, para 45 ºC, y es menor al obtenido con el biosurfactante evaluado en nuestro estudio (67 %) a temperatura ambiente (25 ºC).

Conclusiones

El biosurfactante extraído de los licores de lavado de maíz pudo solubilizar el aceite quemado de motor en agua y desplazó al mismo en mayor medida que el SDS. Concentraciones de biosurfactante en torno a la CMC muestran buenas propiedades como agente limpiador de suelos arenosos contaminados. Por lo tanto, este detergente natural se podría usar en vertidos industriales, de carácter hidrofóbico, en sustitución de agentes limpiadores de origen no renovable.

Agradecimientos

Guadalupe Bustos-Vázquez agradece el apoyo financiero otorgado por CONACyT en la Convocatoria 2015 del programa de Estancias Sabáticas en el Extranjero para realizar este estudio. Además, se agradece la colaboración de X. Vecino con su contrato Juan de la Cierva (FJCI-2014-19732).

Literatura Citada

Abdul S., A., T. Gibson, and S. Kia. 1990. Contamination of soil and groundwater by automatic transmission fluid: Site description and problem assessment J. Hydrol. 121: 133-153. [ Links ]

Banat, I., R. Makkar, and S. Cameotra. 2000. Potential commercial applications of microbial surfactants. Appl. Microbiol. Biotechnol. 53: 495-508. [ Links ]

Banat, I. M., A. Franzetti, I. Gandolfi, G. Bestetti, M. G. Martinotti, L. Fracchia, T. J. Smyth and R. Marchant. 2010. Microbial biosurfactants production, applications and future potential. Appl. Microbiol. Biotechnol. 87: 427-444. [ Links ]

Cameotra, S. S., and R. S. Makkar. 2010. Biosurfactant enhanced bioremediation of hydrophobic pollutants. Pure Appl. Chem. 82: 97-116. [ Links ]

Damasceno, F. R. C., M. C. Cammarota, and D. M. G. Freire. 2012. The combined use of a biosurfactant and an enzyme preparation to treat an effluent with a high fat content. Colloids Surf., B. 95: 241-246. [ Links ]

Das, M., S. K. Das, and R. K. Mukherjee. 1998. Surface active properties of the culture filtrates of a Micrococcus species grown on n-alkenes and sugars. Bioresour. Technol. 63: 231-235. [ Links ]

Desai, J., and I. Banat. 1997. Microbial production of surfactants and their commercial potential. Microbiol. Mol. Biol. 61: 47-64. [ Links ]

Edwards D., A., R. G. Luthy, and L. Zhongbao. 1991. Solubilization of polycyclic aromatic hydrocarbons in micellar nonionic surfactant solutions. Environ. Sci. Technol. 25: 127-133. [ Links ]

Gharaei-Fathabad, E. 2011. Biosurfactants in pharmaceutical industry: A mini-review. Am. J. Drug Discov. Dev. 1: 58-69. [ Links ]

Kourkoutas, Y., and M. Banat, 2004. Biosurfactant production and application. In: Pandey, A. (ed). Concise Encyclopedia of Bioresources Technology. pp: 505-516. [ Links ]

Levison, M. I. 2009. Surfactant production: present realities and future perspectives. In: Zoller, U., and P. Sosis (eds). Handbook of Detergents, Part F. Vol. 142. pp: 1-37. [ Links ]

Moldes, A. B., R. Paradelo, D. Rubinos, R. Debesa-Rey, J. M. Cruz, and M. T. Barral. 2011. Ex Situ treatment of hydrocarbon-contaminated soil using biosurfactants from Lactobacillus pentosus. J. Agric. Food Chem. 59: 9443-9447. [ Links ]

Moldes, A. B., R. Paradelo, X. Vecino, J. M. Cruz, E. Gudiña, L. Rodrigues, J. A. Teixeira, J. M. Domínguez, and M. T. Barral. 2013. Partial characterization of biosurfactant from Lactobacillus pentosus and comparison with sodium dodecyl sulphate for the bioremediation of hydrocarbon contaminated soil. BioMed Research International. Vol. 2013, Article ID 961842, 6 pages doi:10.1155/2013/961842. [ Links ]

Moya-Ramírez, I., M. García-Román, M. Henares-Jiménez, E. Jurado-Alameda, y D. Altmajer-Vaz. 2014. Remediación de suelos contaminados con aceite de motor mediante tensioactivos altamente biodegradables. Av. Cien. Ing. 5: 21-29. [ Links ]

Mulligan N., C. 2005. Environmental applications for biosurfactants. Environ. Pollut. 133: 183-198. [ Links ]

Neufeld, R. J. and J. E. Zajic. 1984. The surface activity of Acinetobacter calcoaceticus sp. 2CA2. Biotechnol. Bioeng. 26: 1108-1113. [ Links ]

Ortíz-Hernández, L., M. Monterrosas-Brisson, G. Yañez-Ocampo, and E. Sánchez-Salinas. 2001. Biodegradation of methyl-parathion by bacteria isolated of agricultural soil. Rev. Int. Contam. Amb. 17: 147-155. [ Links ]

Perez-Ameneiro, M., X. Vecino, J. M. Cruz, and A. B. Moldes. 2015. Wastewater treatment enhancement by applying a lipopeptide biosurfactant to a lignocellulosic biocomposite. Carbohydrate Polymers 131: 186-196. [ Links ]

Reglamento (UE) Nº1357/2014 de la comisión de 18 de diciembre de 2014. Diario oficial de la Unión Europea. L365:89-96. [ Links ]

Reis, R. S., G. J. Pacheco, A. G. Pereira, and D. M. G. Freire. 2013. Biosurfactant: Production and Applications. In: Chamy, R., and F. Rosenkranz (eds). Biodegradation Life of Science. Chapter 2. pp: 31-61. [ Links ]

Rodrigues, L., H. Van der Mei, J. Teixeira, and R. Oliveira. 2004. Influence of biosurfactants from probiotic bacteria on formation of biofilms on voice prosthesis. Appl. Environ. Microbiol. 70: 4408-4410. [ Links ]

Solans, X., y E. Gadea. 2015. Gestión de residuos: clasificación y tratamiento: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo (INSHT). Notas Técnicas de Prevención. 1-8. [ Links ]

Urum, K., and T. Pekdemir. 2004. Evaluation of biosurfactants for crude oil contaminated soil washing. Chemosphere 57: 1139-1150. [ Links ]

Vecino, X., L. Barbosa-Pereira, R. Devesa-Rey, J.M. Cruz, and A.B. Moldes. 2014a. Study of the surfactant properties of aqueous stream from the corn milling industry. J. Agric. Food Chem. 62: 5451-5457. [ Links ]

Vecino-Bello, X., R. Devesa-Rey, J. M. Cruz-Freire, y A.B. Moldes-Menduíña, 2014b. Aplicación de licores de lavado de maíz (“corn steep liquor”) como surfactante. ES 2.424.399 (CI. B09C1/00 (2006.01)), 13 Enero 2014. Solicitud 201.200.330, 27 Marzo 2012. 9 p. [ Links ]

Vecino-Bello, X., R. Devesa-Rey, J. M. Cruz-Freire, y A. B. Moldes-Menduiña. 2014c. Procedimiento de separación de los surfactantes presentes de licores de lavado de maíz y usos. ES 2.435.324 (CI. B01F17/00, C02F1/26, C09K3/32, B09C1/00, A23L1/035, A61K8/97, A61K36/899, C02F103/26, C02F103/32 (2006.01)), 14 Abril 2014. Solicitud 201.100.649, 18 Junio 2012. 9 p. [ Links ]

Vecino, X., L. Barbosa-Pereira, R. Devesa-Rey, J. M. Cruz, and A. B. Moldes. 2015a. Optimization of liquid-liquid extraction of biosurfactants from corn steep liquor. Bioprocess Biosyst. Eng. 38: 1629-1637. [ Links ]

Vecino, X., L. Rodríguez-Loṕez, J. M. Cruz, and A. B. Moldes. 2015b. Sewage sludge polycyclic aromatic hydrocarbon (PAH) decontamination technique based on the utilization of a lipopeptide biosurfactant extracted from corn steep liquor. J. Agric. Food Chem. 63: 7143−7150. [ Links ]

Vecino, X., J. M. Cruz, A. B. Moldes, and L. R. Rodrigues. 2017. Biosurfactants in cosmetic formulations: trends and challenges. Crit. Rev. Biotechnol. 2017, DOI: 10.1080/07388551.2016.1269053. [ Links ]

Vreysen, S., and A. Maes. 2005. Remediation of a diesel contaminated, sandy-loam soil using low concentrated surfactant solutions. J. Soils Sediments. 5: 240-244. [ Links ]

West, C. C., and J. H. Harwell. 1992. Surfactants and subsurface remediation. Environ. Sci. Technol. 26: 2324-2330. [ Links ]

Yañez-Ocampo, G., E. Sanchez-Salinas, G. Jimenez-Tobon, M. Penninckx, and M. L. Ortiz-Hernandez. 2009. Removal of two organophosphate pesticides by a bacterial consortium immobilized in alginate or tezontle. J. Haz. Mat.168: 1554-1561. [ Links ]

Yañez-Ocampo, G., E. Sanchez-Salinas, and M. L. Ortíz-Hernandez. 2011. Removal of methyl parathion and tetrachlorvinphos by a bacterial consortium immobilized on tezontle- packed up-flow reactor. Biodegradation 22: 1203-1213. [ Links ]

Yañez-Ocampo, G., y A. Wong-Villarreal. 2013. Biosurfactantes microbianos, producción potencial con residuos agroindustriales de Chiapas. BioTecnología. 17: 12-28. [ Links ]

Youssef, N., D. Simpson, K. Duncan, M. McInerney, M. Folmsbee, T. Fincher, and R. Knapp. 2007. In situ biosurfactant production by Bacillus strains injected into a limestone petroleum reservoir. Appl. Environ. Microbiol. 73: 1239-1247. [ Links ]

Recibido: Marzo de 2017; Aprobado: Septiembre de 2017

* Autor responsable: gbustos@docentes.uat.edu.mx.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons