SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.52 número2Respuesta agronómica de arándano (Vaccinium corymbosum L.) al estrés osmóticoFecha de trasplante, boro, potasio y poda en la producción de frutos de Physalis peruviana L. en hidroponía e invernadero índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Agrociencia

versión On-line ISSN 2521-9766versión impresa ISSN 1405-3195

Agrociencia vol.52 no.2 México feb./mar. 2018

 

Fitociencia

Concentración nutrimental de la verdolaga (Portulaca oleracea L.) en respuesta a la fertilización con NPK

César O. Montoya-García1  * 

Víctor H. Volke-Haller1 

Antonio Trinidad-Santos1 

Clemente Villanueva-Verduzco2 

1Colegio de Postgraduados, Campus Montecillo. 56230. Km. 36.5, Carretera México-Texcoco, Montecillo, Texcoco. Estado de México.

2Departamento de Fitotecnia, Universidad Autónoma Chapingo. 56230. Km 38.5 Carretera México-Texcoco. Chapingo, Estado de México.


Resumen

La concentración nutrimental de un cultivo permite conocer el aporte de elementos esenciales para los humanos. El objetivo del presente estudio fue evaluar el efecto de la fertilización con NPK en el contenido de agua, producción de biomasa aérea y concentración nutrimental de la verdolaga (Portulaca oleracea L.) en tres fechas de cosecha (27, 34 y 42 d después de la emergencia). El estudio se realizó en condiciones de campo. Cuatro dosis de N (0, 100, 200 y 300 kg N ha-1), P (0, 30, 60 y 90 kg P2O5 ha-1) y K (0, 40, 80 y 120 kg K2O ha-1) se evaluaron en 12 tratamientos con un diseño de bloques completos al azar y cuatro repeticiones. La información se analizó mediante regresión. El N aplicado incrementó la concentración de N, P, S, Fe, Mn, Cu, Zn y B y disminuyó la concentración de K y Ca. La aplicación de P incrementó la concentración de P. La aplicación de K disminuyó la concentración de K, Ca, Mg y Na. Las fechas de cosecha más tardías aumentaron las concentraciones de N, K, Na, Mn, Fe y Cu. La concentración de Na, Cu y Zn no sobrepasan los límites establecidos para su consumo fresco. La verdolaga tiene aporte substancial de K, Ca, Mg, Mn, Fe, y Zn que podrían contribuir con la ingesta diaria recomendada de minerales esenciales.

Palabas claves: Portulaca oleracea L.; fertilización nitrogenada; micronutrientes; minerales esenciales

Abstract

In order to find out a crop’s contribution of essential elements for humans, its nutrient concentration must be determined. The objective of this study was to evaluate the effect of NPK fertilization on water content, above-ground biomass production, and nutrient concentration of purslane (Portulaca oleracea L.), in three harvest dates (27, 34, and 42 d after its emergence). The study was conducted under field conditions. Four doses of N (0, 100, 200, and 300 kg N ha-1), P (0, 30, 60, and 90 kg P2O5 ha-1), and K (0, 40, 80, and 120 kg K2O ha-1) were evaluated in 12 treatments with a fully randomized block design with four replicates. The information was analyzed by regression. The N applied increased the concentration of N, P, S, Fe, Mn, Cu, Zn, and B, and decreased the concentration of K and Ca. Applying P increased the concentration of P. Applying K decreased the concentration of K, Ca, Mg, and Na. Late harvest dates increased the concentrations of N, K, Na, Mn, Fe, and Cu. The concentration of Na, Cu, and Zn do not exceed the limits established for their fresh consumption. Purslane contributes substantial amounts of K, Ca, Mg, Mn, Fe, and Zn that could contribute to the recommended daily intake of essential minerals.

Key words: Portulaca oleracea L.; nitrogen fertilization; micronutrients; essential minerals

Introducción

En México se siembran 454 ha de verdolaga (Portulaca oleracea L.) con riego y en secano. En los estados de Morelos, Baja California y la Ciudad de México los rendimientos medios son de 19.18, 10.13 y 9.47 t ha-1 (SIAP, 2014). Los productores de la Ciudad de México han logrado rendimientos hasta de 40 t ha-1 (comunicación personal con productores de la zona).

Los estudios de la concentración de nutrimentos en las plantas, permiten establecer las bases de la fertilización de los cultivos. Esta puede ajustarse en el ciclo del cultivo y optimizar la cantidad de fertilizante a utilizar (Greenwood, 1983). La determinación de la concentración de nutrimentos en las plantas también es útil por su aporte a la alimentación humana (FNB/FNIC, 2001).

Los contenidos de N, P, K, Ca y Mg varían entre verdolagas silvestres, verdolagas ornamentales, fases de crecimiento, condiciones climáticas, fertilización y fecha de cosecha (Teixeira y Carvalho, 2009; Kaymak, 2013; Alam et al., 2014; Petropoulos et al., 2015). En México, los estudios se han enfocado a la descripción etnobotánica y lo referente a concentración nutrimental en la biomasa aérea es escaso. El objetivo de esta investigación fue determinar las concentraciones de N, P, K, Ca, Mg, Na, S, Mn, Fe, Cu, Zn y B en la biomasa aérea de verdolaga en tres fechas de cosecha comercial, en función del N, P y K aplicados.

Materiales y Métodos

El estudio se realizó en el Campo Experimental del Colegio de Postgraduados, Campus Montecillo, Estado de México (19° 28’ 2.07’’ N, 98° 54’ 1.71’’ O y altitud de 2215 m), en julio y agosto de 2014. El clima de la zona se clasifica como Bs 1 kwe (w) (i’) g, templado semiseco, con un régimen de lluvias en verano (julio a septiembre), precipitación media anual de 625 mm y temperaturas medias de 22 °C (García, 1973). El suelo es Mollic Ustifluvent (Soil Survey Staff, 2010), con una profundidad de 150 cm y textura franco arcillo limosa en el horizonte Ap. Las precipitaciones en junio, julio y agosto de 2014 fueron 135.2, 142.5 y 134.1 mm. Las temperaturas máximas medias diarias variaron entre 19 y 30 °C y las mínimas entre 6 a 11 °C en julio y agosto.

Material vegetal

Las semillas de verdolaga se recolectaron en Mixquic, Ciudad de México. El hábito de crecimiento de las plantas fue erecto, poco ramificado, con hojas grandes y tallos verdes.

Tratamientos y diseño experimental

La verdolaga se mantuvo en condiciones de campo y secano, con cuatro dosis de N (0, 100, 200 y 300 kg N ha-1), P (0, 30, 60, y 90 kg P2O5 ha-1) y K (0, 40, 80 y 120 kg K2O ha-1). Cada elemento se aplicó separado con la tercera dosis de los otros dos nutrientes en una condición no limitante o de suficiencia (Cuadro 1). Los 12 tratamientos generados se distribuyeron en un diseño experimental de bloques completos al azar, con cuatro repeticiones. Las unidades experimentales consistieron en rectángulos de 3 m de longitud por 1.5 m de anchura, formados manualmente. La parcela útil tuvo 4.5 m2. Las fuentes de fertilizantes fueron sulfato de amonio [(NH4)2SO4, 21 % N], fosfato mono-amónico [NH4H2PO4, 12 % N y 61 % P2O5] y sulfato de potasio [K2SO4, 51 % K2O].

Cuadro 1 Dosis de fertilización de los tratamientos estudiados. 

Tratamiento Dosis de fertilización
N (kg N ha-1) P (kg P2O5 ha-1) K (kg K2O ha-1)
N0 0 60 80
N100 100 60 80
N200 200 60 80
N300 300 60 80
P0 200 0 80
P30 200 30 80
P60 200 60 80
P90 200 90 80
K0 200 60 0
K40 200 60 40
K80 200 60 80
K120 200 60 120

Conducción de experimento

La preparación del suelo se realizó con los procedimientos de los productores de Mixquic. Esta incluye barbecho y rastreo, formación de canales para el riego y de camas de cultivo o melgas. El contorno de cada melga se realizó con bordos de 0.30 m de anchura, actividad conocida como acamellonar o encuadrar. La siembra se realizó el 3 de julio del 2014, se aplicaron 1.86 g m-2 de semilla al voleo (4726 semillas g-1) y después 3.5 t ha-1 de gallinaza al voleo para estimular la germinación. La mitad del fertilizante nitrogenado y todo el P y K se aplicaron 25 d después de la siembra (dds) y el resto 32 dds. El control de malezas se realizó manualmente y no se aplicaron insecticidas ni fungicidas. Las cosechas se hicieron en madurez vegetativa, 27 d después de la emergencia (dde, C1), en la primera floración, 34 dde (C2), y en la segunda, 42 dde (C3).

Muestreo y análisis de suelos

Una muestra de suelo, compuesta de 10 submuestras, se obtuvo de 0 a 20 cm de profundidad de cada unidad experimental. Las muestras se deshidrataron a 40-50 °C, por 2 días y se tamizaron (2 mm). Las evaluaciones incluyeron pH, conductividad eléctrica (CE) (Richards, 1990), materia orgánica (Jackson, 1976), P (Olsen y Dean, 1965), bases intercambiables (K, Ca, Mg y Na) (Chapman, 1965), microelemetos (Fe, Cu, Zn y Mn) (Aguilar et al., 1987) y textura (Bouyoucos, 1936). Los valores fueron: pH 8.2, CE 0.36 dS m-1, materia orgánica 2.29 a 3.0 % y los siguientes elementos en mg kg-1: P 12 a 35, K 546 a 819, Ca 560 a 780, Mg 125 a 192, Na 6.9, Fe 9, Cu 1.3, Zn 24 a 29 y Mn 1.5. La textura fue franco arcillo limosa.

Muestreo y análisis en planta

La biomasa aérea se cosechó con un marco de madera de 0.0625 m2, que se colocó en el suelo de cada unidad experimental, y la planta dentro del marco se cortó al nivel del suelo. El material vegetal se mantuvo a 70 °C, por 72 h. El tejido seco se pesó y el contenido de agua en la biomasa aérea se calculó.

La biomasa aérea seca se trituró y cribó en un tamiz de 1.0 mm para la determinación de las concentraciones nutrimentales. La concentración de N se determinó por el método Kjeldahl (Alcántar y Sandoval, 1999). Para determinar P, K, Ca, Mg, Na, S, Mn, Fe, Cu, Zn y B se realizó digestión húmeda del tejido, con una mezcla de ácidos nítrico y perclórico (HNO3: HClO4, 2:1) (Alcántar y Sandoval, 1999). El K y Na se midieron mediante flamometría con un equipo Corning 400-flame Photometer, y los demás elementos con un equipo de espectrometría de emisión atómica de inducción por plasma acoplado (ICP-AES; VARIAN®, modelo Liberty II; Mulgrave, Australia).

Análisis estadístico de la información

Un modelo de regresión se determinó para cada concentración nutrimental de la biomasa, en función del N, P y K aplicados y de las tres fechas de cosecha, que se consideraron como variables auxiliares (cosecha 1: C1=0, C2=0, C3=0; cosecha 2: C1=0, C2=1, C3=0; cosecha 3: C1=0, C2=0, C3=1); además, se incluyeron los factores de suelo: materia orgánica, P Olsen y K intercambiable. El modelo se estimó con el método descrito por Volke (2008): se especifica un modelo con una o pocas variables a partir de la relación gráfica entre las variables respuesta y los factores en estudio y se incorporan variables al modelo con base en la relación gráfica entre los residuos y los factores aún no incluidos en el modelo, que mostrasen alguna tendencia de respuesta, hasta obtener un modelo con el cuadrado medio del error (CME) menor. Los modelos de regresión se obtuvieron con SAS 8.2 para Windows, y las gráficas de la concentración nutrimental en función del N, P y K y las cosechas se generaron con los valores estimados por los modelos.

Resultados y Discusión

Los modelos de regresión de las concentraciones nutrimentales mostraron efectos variables dependientes del nutriente aplicado y de la fecha de cosecha. En contraste, ninguno mostró efecto por la variación de la materia orgánica, P o K del suelo.

El contenido de agua en la biomasa aérea de verdolaga incrementó con el N aplicado, de 94.2 a 95.3 % en la cosecha 1 y de 94.2 a 95.8 % en la cosecha 2; en la cosecha 3 el contenido de agua aumentó de 92.7 a 94.9, con 0 y 300 kg N ha-1 (Cuadro 2, Figura 1).

Cuadro 2 Modelos de regresión para el contenido de agua y concentración de N, P, y K en la biomasa aérea de verdolaga (Portulaca oleracea L.) en función de N, P y K aplicados y fechas de cosecha. 

Modelo de regression Pr. F CV % R2
H = 94.244 - 1.542 C3 + 0.0604 N0.50 + 0.00170 C2 N + 0.00402 C3 N ** 0.43 0.710
cN = 25.230 + 0.0520 N + 0.00325 N P0.50 ** 10.59 0.642
cP = 3.279 + 0.00425 P + 0.0564 P0.50 + 0.00256 N ** 7.53 0.407
cK = 12.118 + 0.0306 N - 0.0001582 N2 + 0.1104 K - 0.00111 K2 - 1.4286 C3 ** 11.65 0.705

H: contenido de agua en la biomasa aérea de verdolaga (%), cN: concentración de nitrógeno (mg g-1), cP: concentración de P (mg g-1), cK: concentración de K (mg g-1), N: dosis de N (kg ha-1), P: dosis de P (kg P2O5 ha-1), C2 y C3 son variables auxiliares para la cosecha 2 y 3 con respecto a la cosecha 1. Pr. F.: probabilidad de F; ** p=0.01, CV: coeficiente de variación (%) y R2: coeficiente de determinación múltiple.

Figura 1 Contenido de agua y concentración de N, P, y K en la biomasa aérea de verdolaga (Portulaca oleracea L.) en función del N, P y K aplicados y fecha de cosecha. C1: cosecha 1 a 27 días después de la emergencia (dde), C2: cosecha 2 a 34 dde y C3: cosecha 3 a 42 dde. 

Los contenidos de agua en la biomasa aérea de verdolaga fueron similares a los de Kaymak (2013) y Lara et al. (2011). Karkanis y Petropoulos (2017) reportaron diferencias entre cultivares de verdolaga provenientes de Irán y Grecia, sin variaciones significativas en el tiempo de cosecha, 26 dds (i.e., 91 a 93 %) y 45 dds (i.e., 90 a 94 %). Uddin et al. (2012a) observaron disminución del contenido de agua con el tiempo de cosecha, de 90 a 74 % a los 15 y 60 dds. El contenido de agua en la biomasa aérea de verdolaga disminuyó en condiciones de estrés salino, por adición de NaCl en la solución nutritiva (Teixeira y Carvallho, 2009; Kafi y Rahimi, 2011; Uddin et al., 2012b). En contraste, en estrés hídrico por sequía o saturación de agua del suelo el contenido de agua en el tejido no se afectó (Uddin et al., 2017).

La concentración de N en la biomasa aérea aumentó con el N y P aplicados y por su interacción entre ambos, desde 25.2 hasta 40.8 mg N g-1 con 300 kg N ha-1, la concentración máxima fue de 50.0 mg g-1 con 90 kg P2O5 ha-1 y 300 kg N ha-1 (Cuadro 2, Figura 1).

Estos valores concordaron con los obtenidos por Kaymak (2013) (24 mg N g-1 al aplicar 150 kg N ha-1), Viana et al. (2015) (28.6 mg N g-1) y Graifenberg et al. (2003) a los 124 dds en hidroponía (28 y 32 mg N g-1) con 0 y 3 g L-1 de NaCl en la solución nutritiva. Uddin et al. (2017) observaron que el estrés hídrico afectó la concentración de N en la verdolaga, con 10 d saturados seguidos por condición de capacidad de campo, con 15.7 mg N g-1, en comparación con condición de inundación continua, con 31.4 mg N g-1. Con 12 y 36 mmol N L-1 en la solución nutritiva las concentraciones fueron 6.3 y 7.8 mg N g-1, reportadas por Fontana et al. (2006). Alam et al. (2014) obtuvieron concentraciones máximas de 118 y 184 mg N g-1 en dos genotipos de verdolaga de Malasia.

El N y P aplicados incrementaron el contenido de P, a partir de 3.28 mg g-1, en 0.77 mg P g-1 con 300 kg N ha-1, y en 1.01 con 90 kg P2O5 ha-1 (Cuadro 2, Figura 1).

El fertilizante nitrogenado modificó el contenido de P en la verdolaga, con valores de 2.4, 2.5, 2.7, y 2.9 mg P g-1 con sulfato de amonio, nitrato de amonio, urea, nitrato de amonio cálcico, respectivamente (Kaymak, 2013). En condiciones salinas, la concentración de P en la biomasa aérea aumentó, de 4.7 a 5.8 mg P g-1 con 0 y 3 g NaCl L-1 (Graifenberg et al., 2003). Las concentraciones de P en verdolaga, proveniente de Brasil y Malasia fueron superiores a las de nuestro estudio, 5.3 mg g-1 (Viana et al., 2015) y 8.3 y 14.1 mg g-1 (Alam et al., 2014).

La concentración de K en la biomasa aérea incrementó con el N y K aplicados, de 12.1 a 13.5 mg g-1 con 95 kg N ha-1, y hasta 14.9 mg g-1 con 50 kg K2O ha-1. Después de alcanzar estos valores máximos, las concentraciones disminuyeron por N y K. En la cosecha 3 disminuyó la concentración de K en 1.43 mg g-1 (Cuadro 2, Figura 1).

Las concentraciones de K en verdolaga reportadas en la literatura son mayores a las de nuestro estudio, de 22.5 y 37.9 mg K g-1 en Turquía, 53.7 mg K g-1 en Brasil y 478 y 586 mg K g-1 en Malasia (Kiliç et al., 2008; Kaymak, 2013). Además, Uddin et al. (2012a) observaron incrementos en función de la fecha de cosecha, de 50, 51 y 59 mg K g-1 a los 30, 45 y 60 dds, respectivamente. En sistemas hidropónicos la adición de NaCl en la solución nutritiva disminuyó las concentraciones de K, de 43.7 y 29.1 mg g-1 peso fresco (PF), con 0.8 y 24.2 dS m-1, respectivamente (Teixeira y Carvalho, 2009). En la solución nutritiva de sistemas charolas flotantes la aireación modificó las concentraciones de K, con niveles de 3.8 a 4.5 mg K kg PF y de 3.2 a 4.3 mg K kg PF, y sin aireación de 2.5 a 4.0 mg K kg PF (Lara et al., 2011).

La concentración de S en la biomasa aérea disminuyó en las cosechas 2 y 3, en 1.34 y 1.55 mg g-1. En contraste el N aplicado en dosis hasta de 170 kg N ha-1 incrementó el contenido de S en todas las cosechas y alcanzó 3.92, 2.59 y 2.37 mg S g-1 en la cosecha 1, 2 y 3 (Cuadro 3, Figura 2). Viana et al. (2015) obtuvieron concentraciones similares de S (2.8 mg S g-1); en contraste, Kaymak (2013) determinó concentraciones inferiores (0.47 a 0.55 mg S g-1).

Cuadro 3 Modelos de regresión para las concentraciones de S, Ca, Mg y Na en la biomasa aérea de verdolaga (Portulaca oleracea L.) en función del N y K aplicados y fechas de cosecha. 

Modelo de regression Pr. F CV % R2
S = 3.11 + 0.0094 N - 0.0000272 N2 - 1.337 C2 - 1.555 C3 ** 16.28 0.742
Ca = 9.866 - 0.00798 K - 0.194 C2 - 0.550 C3 ** 14.05 0.504
Mg = 15.678 - 0.0195 K + 0.555 C2 + 0.628 C3 ** 4.14 0.669
Na = 4.674 - 0.00574 N + 0.00000377 N2 - 0.0223 K + 0.0000961 K2 + 0.391 C2 + 0.203 C3 ** 9.81 0.779

La concentración de los elementos está en mg g-1. N: dosis de N (kg ha-1), K: dosis de K (kg K2O ha-1), C2 y C3: son variables auxiliares para la cosecha 2 y 3, respectivamente, respecto a la cosecha 1. Pr. F.: probabilidad de F, ** p: 0.01, CV: coeficiente de variación (%) y R2: coeficiente de determinación múltiple.

Figura 2 Concentraciones de S, Ca, Mg y Na en la biomasa aérea de verdolaga (Portulaca oleracea L.) en función del N y K aplicados, y fecha de cosecha: C1: cosecha 1 a 27 días después de la emergencia (dde), C2: cosecha 2 a 34 dde y C3: cosecha 3 a 42 dde. 

En la cosecha 1 la concentración de Ca en la biomasa aérea disminuyó de 9.86 a 8.90 mg g-1 con 120 kg K2O ha-1 aplicado; a la vez, en las cosechas 2 y 3 la disminución en la concentración de Ca fue 0.19 y 0.55 mg g-1 (Cuadro 3, Figura 2).

En la cosecha 1 la concentración de Mg en la biomasa aérea disminuyó, de 15.67 a 13.34 mg Mg g-1 con 120 kg K2O ha-1; en contraste, en las cosechas 2 y 3 la concentración incrementó en 0.55 y 0.63 mg Mg g-1 (Cuadro 3, Figura 2).

El N (300 kg N ha-1) y K (115 kg K2O ha-1) disminuyeron el Na de 4.67 a 3.29 mg g-1 y de 3.38 mg g-1 en la biomasa aérea; en contraste, las cosechas 2 y 3 aumentaron la concentración en 0.39 y 0.20 mg Na g-1 (Cuadro 3, Figura 2).

Alam et al. (2014) determinaron concentraciones superiores a las de nuestro estudio, en Ca (37 y 43 mg g-1) y Mg (46 y 49 mg g-1); Viana et al. (2015) también obtuvo más Ca (14 mg g-1) pero menos Mg (8.4 mg g-1). Kaymak (2013) observó que la concentraciones de Ca (12 a 15 mg g-1) y Mg (1.4 a 1.5 mg g-1) en verdolaga son dependientes de la fuente de fertilizante nitrogenado (sulfato de amonio, nitrato de amonio, urea y nitrato de amonio cálcico) que se utilice. Uddin et al. (2012a) reportaron incrementos en las concentraciones de Ca (64.6 a 77.9 mg g-1) y Mg (51.7 a 59.4 mg g-1) en verdolaga, a los 15 y 60 dds y disminución de Na (6.3 a 8.2 mg g-1) en dependencia de la fecha de cosecha. Teixeira y Carvalho (2009) observaron que la presencia de NaCl (0.8 a 24 dS m-1) en la solución nutritiva disminuyó la concentración de Ca (44.7 a 87.37 mg g-1) e incrementó el contenido de Na (14.2 a 36.9 mg g-1) en tallos y hojas de verdolaga, con concentraciones mayores en primavera que en verano. Petropoulos et al. (2015) reportaron mayor contenido de Ca y Mg en verdolaga de Irán (0.21 a 0.23 mg Ca g-1 PF y 0.14 a 0.17 mg Mg g-1 PF) que en verdolaga de Grecia (0.15 a 0.17 mg Ca g-1 PF y 0.12 mg Mg g-1 PF). Egea-Gilabert et al. (2014) observaron concentraciones diferentes de Na entre genotipos de verdolaga provenientes de España, con variaciones de 0.55 a 0.79 mg g-1 PF. Lara et al. (2011) indicaron que la concentración de Na se incrementó en condiciones anaeróbicas de la solución nutritiva, en charolas flotantes.

La concentración de Mn en la biomasa aérea aumentó por el N aplicado (de 54.9 a 65.7 mg Mn kg-1 con 300 kg N ha-1) en la cosecha 1; el aumento también se observó en las cosechas 2 y 3 (66.6 y 64.6 mg Mn kg-1) (Cuadro 4, Figura 3).

Cuadro 4 Modelos de regresión para las concentraciones de Mn, Fe, Cu, Zn y B en la biomasa aérea de verdolaga (Portulaca oleracea L.) en función del N aplicado y fechas de cosecha. 

Modelo de regresión Pr. F CV % R2
Mn = 54.917 + 0.000120 N2 + 0.0389 C2 N+0.0324 C3 N ** 9.00 0.619
Fe = 613.614 + 1.546 N - 0.00381 N2 + 549.83 C2 + 703.24 C3 ** 23.61 0.598
Cu = 11.322 = 0.0133 N + 1.470 C2 + 2.453 C3 ** 8.95 0.632
Zn = 31.518 + 0.0769 N - 0.000132 C2 N2 - 0.000149 C3 N2 ** 13.95 0.543
B = 31.88 + 0.022 N - 0.000066 N2 - 4.439 C2 ** 6.61 0.547

La concentración de los elementos se expresó en mg kg-1. N: dosis de N (kg N ha-1), C2 y C3: son variables auxiliares para la cosecha 2 y 3 respecto a la cosecha 1. Pr. F.: probabilidad de F, ** p=0.01, CV: coeficiente de variación (%) y R2: coeficiente de determinación múltiple.

Figura 3 Concentraciones de Mn, Fe, Cu, Zn y B en la biomasa aérea de verdolaga (Portulaca oleracea L.) en función del N aplicado y fecha de cosecha: C1: cosecha 1 a 27 días después de la emergencia (dde), C2: cosecha 2 a 34 dde y C3: cosecha 3 a 42 dde. 

La concentración de Fe incrementó en la cosecha 1, de 613.6 a 769.8 mg Fe kg-1, en la biomasa aérea con 190 kg N ha-1. En las cosechas 2 y 3 el incremento llegó a 549.8 y 703.2 mg Fe kg-1 (Cuadro 4 y Figura 3).

El N en dosis de 300 kg N ha-1 aumentó la concentración de Cu en la biomasa aérea, de 11.3 a 15.3 mg Cu kg-1. Las cosechas 2 y 3 incrementaron 1.5 y 2.4 mg Cu kg-1 (Cuadro 4, Figura 3).

En la biomasa aérea de la cosecha 1, 300 kg N ha-1 incrementaron la concentración de Zn desde 31.5 hasta 54.6 mg Zn kg-1; pero en las cosechas 2 y 3 disminuyó en 19.3 y 18.1 mg Zn kg-1 (Cuadro 4, Figura 3).

Con 165 kg N ha-1 la concentración de B también incrementó, de 31.9 a 33.7 mg B kg-1 en la cosecha 1 y 3, pero disminuyó en la cosechas 2, en 4.4 mg B kg-1 (Cuadro 4, Figura 3).

Viana et al. (2015) observaron 22, 188, 14, 126 y 41 mg de Mn, Fe, Cu, Zn y B por g de verdolaga de Brasil. Alam et al. (2015) determinaron 1.6, 1.0 y 1.4 mg de Mn, Fe y Zn por g de verdolaga proveniente de Malasia. Además, Petropoulos et al. (2015) observaron diferencias significativas en la concentración de Zn (2.1 a 3.3 mg kg-1 PF), Fe (1.6 a 23.4 mg kg-1 PF) y Mn (4.5 a 5.9 mg kg-1 PF) en genotipos de verdolaga provenientes de Grecia e Irán. Kaymak (2013) observó diferencias significativas debidas a la fuente del fertilizante nitrogenado (sulfato de amonio, nitrato de amonio, urea y nitrato de amonio cálcico) en B (8.9 a 9.7 mg kg-1), Cu (8.3 a 11.4 mg kg-1), Fe (184 a 255 mg kg-1), y Zn (16 a 20 mg kg-1); pero el Mn (15 mg kg-1) no se modificó. En nuestro estudio se obtuvieron concentraciones inferiores a las citadas. Uddin et al. (2012a) reportaron incrementos de la concentración de Fe (12.2 a 14.6 mg g-1) y Zn (8.4 a 10.4 mg g-1) entre los 15 y 60 dds.

La recomendación de ingesta diaria para humanos es 34 a 56 g de proteína, 0.7 a 1.2 g de P, 4.5 a 4.7 g de K, 1.0 a 1.3 g de Ca, 0.30 a 0.42 g de Mg, 1.2 a 1.5 g de Na, 1.3 a 2.6 mg de Mn, 8 a 18 mg de Fe, 0.7 a 0.9 mg de Cu, 8 a 12 mg de Zn, con límite máximo de 2.3 g de Na, 10 mg de Cu, 40 mg de Zn y 17 mg de B (FNB/FNIC, 2001). Los resultados de nuestro estudio indicaron que, en dependencia de la aplicación de N, P, K y la fecha de cosecha, 5 g de verdolaga deshidratada o entre 87 y 119 g fresca pueden proveer 0.8 a 1.6 g de proteína (equivalentes a 25 y 50 mg N g-1), 19 a 23 mg de P, 36 a 77 mg de K, 41 a 49 mg de Ca, 66 a 81 mg de Mg, 10 a 20 mg de Na, 0.3 a 0.4 mg de Mn, 3.1 a 7.4 mg de Fe, 0.1 mg de Cu, 0.2 a 0.3 mg Zn y 0.1 a 0.2 mg de B. Esto indica que la verdolaga es una alternativa alimenticia, por su contenido de estos componentes.

Conclusiones

La aplicación de N incrementa el contenido de agua y la concentración de N, P, S, Mn, Fe, Cu, Zn y B, y disminuye la concentración de K y Na en la biomasa aérea. La aplicación de P incrementa la concentración de P. Dosis altas de K disminuyen las concentraciones de K, Ca, Mg y Na. El contenido de N, K, Na, Mn, Fe y Cu en las cosechas más tardías son mayor y el contenido de agua, S, Ca, Mg, Zn y B disminuye.

La verdolaga es una alternativa alimenticia, por su contenido alto de N proteico, Mg, Mn y Fe, y por su contenido bajo de Na, Cu, Zn y B.

Literatura citada

Alam, M. A., A. S. Juraimi, M. Y. Rafii, A. A. Hamid, F. Aslani, M. A. M. Zainudin, and Md. K. Uddin. 2014. Evaluation of antioxidant compounds, antioxidant activities, and mineral composition of 13 collected purslane (Portulaca oleracea L.) accessions. BioMed Res. Int. 2014: 1-10. [ Links ]

Alcántar, G. G., y M. Sandoval V. 1999. Manual de Análisis Químico de Tejido Vegetal. Sociedad Mexicana de la Ciencia del Suelo A. C. Publicación Especial No. 10. Chapingo, México. 156 p. [ Links ]

Bouyoucos, G. L. 1936. Direction for making mechanical analysis of soils by the hydrometer method. Soil Sci. 42: 3. [ Links ]

Chapman, H. D. 1965. Cation exchange capacity. In: C.A. Black (ed). Methods of analysis. Part 2. Agronomy 9. American Society of Agronomy. Madison, WI. pp: 891-901. [ Links ]

Egea-Gilabert, C., V. Ruiz-Hernández, and P. Angeles. 2014. Characterization of purslane (Portulaca oleracea L.) accessions: Suitability as ready-to-eat product. Sci. Hortic. 172: 73-81. [ Links ]

FNB/FNIC. 2001. Dietary reference intakes (DRI) and recommended dietary allowances (RDA), dietary reference intakes: elements. Food and Nutrition Information Center. http://www.nal.usda.gov/fnic/etext/000105.html (Consulta: enero, 2014). [ Links ]

Fontana, E., J. Hoeberechts, S. Nicola, V. Cros, G. Palmegiano, and P. Peiretti. 2006. Nitrogen concentration and nitrate/ammonium ratio affect yield and change the oxalic acid concentration and fatty acid profile of purslane (Portulaca oleracea L.) grown in a soilless culture system. J. Sci. Food Agric. 86: 2417-2424. [ Links ]

García, E. 1973. Modificaciones al sistema de clasificación climática de Köppen. Instituto de Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México. México, D.F. 96 p. [ Links ]

Graifenberg, A., L. Botrini, L. Giustiniani, F. Filippi, and M. Curadi. 2003. Tomato Growing in Saline Conditions with Biodesalinating Plants: Salsola soda L., and Portulaca oleracea L. Acta Hortic. 609: 301-305. [ Links ]

Greenwood, D. J. 1983. Quantitative theory and the control of soil fertility. New Phytol. 94: 1-18. [ Links ]

Jackson, M. L. 1976. Análisis químico de suelos. Trad. al español por M. J. Beltran. 3a ed. Omega. Barcelona, España. 92 p. [ Links ]

Karkanis, A. C., and S. A. Petropoulos. 2017. Physiological and Growth Responses of Several Genotypes of Common Purslane (Portulaca oleracea L.) under Mediterranean Semi-arid Conditions. Not. Bot. Horti Agrobot. Cluj-Napoca 45: 69-575. [ Links ]

Kaymak, H. C. 2013. Effect of nitrogen forms on growth, yield and nitrate accumulation of cultivated purslane (Portulaca oleracea L.). Bulg. J. Agric. Sci. 19: 444-449. [ Links ]

Kiliç, C. C., Y. S. Kukul, and D. Anaç. 2008. Performance of purslane (Portulaca oleracea L.) as a salt-removing crop. Agric. Water Manage. 95: 854-858. [ Links ]

Lara, L., C. Egea-Gilabert, D. Niñirola, E Conesa, and A. Fernández. 2011. Effect of aeration of the nutrient solution on the growth and quality of purslane (Portulaca oleracea). J. Hortic. Sci. Biotechnol. 86: 603-610. [ Links ]

López-Ríos, G. 1996. Domesticación de la verdolaga (Portulaca oleracea L.) y semidomesticación del romerillo (Suaeda difusa Wats.) en el sistema agrícola de chinampas de San Gregorio Atlapulco, Xochimilco, D.F. Rev. Geogr. Agríc. 22-23: 103-112. [ Links ]

Olsen, S. R., and L. A. Dean. 1965. Phosphorus. In: C. A. Black (ed). Methods of Soil Analysis. Part 2. Agronomy 9. American Society of Agronomy. Madison, WI. pp: 1035-1049. [ Links ]

Petropoulos S., A. Karkanis, A. Fernandes, L. Barros, I. C. F. R. Ferreira, G. Ntatsi, K. Petrotos, C. Lykas, and E. Khah. 2015. Chemical composition and yield of six genotypes of common purslane (Portulaca oleracea L.): An alternative source of omega-3 fatty acids. Plant Foods Hum. Nutr. 70: 420-426. [ Links ]

Richards, L. A. 1990. Diagnóstico y Rehabilitación de Suelos Salinos y Sódicos. 6a ed. Departamento de Agricultura de Estados Unidos de América. Limusa. México, D.F. 172 p. [ Links ]

Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP). 2014 2014 https://www.gob.mx/siap/ (Consulta: enero, 2014). [ Links ]

Soil Survey Staff. 2010. Claves para la Taxonomía de Suelos, Ortiz-Solorio, C. A, Gutiérrez-Castorena, Ma del C. (trads). Undécima Edición. USDA-Natural Resources Conservation Service, Washington, D.C. 374 p. [ Links ]

Teixeira, M., and I. S. Carvalho. 2009. Effects of salt stress on purslane (Portulaca oleracea) nutrition. Ann. Appl. Biol. 154: 77-86. [ Links ]

Uddin, M. K., S. A. Juraimi, M. E. Ali, and M. R. Ismail. 2012a. Evaluation of antioxidant properties and mineral composition of purslane (Portulaca oleracea L.) at different growth stages. Int. J. Mol. Sci. 13: 10257-10267. [ Links ]

Uddin, M. K. , S. A. Juraimi, F. Anwar, M. A. Hossain, and M. A. Alam. 2012b. Effect of salinity on proximate mineral composition of purslane (Portulca oleracea L.). Aust. J. Crop Sci. 6: 1732-1736. [ Links ]

Uddin, M. K., S. G. Sam, A. Awang, A. S. Juraimi, M. B. Jalloh, M. S. Madon, and S. M. Shamsuzzaman. 2017. Effect of water regimes on growth, total flavonoid and phenolic content of purslane (Portulaca oleracea L.). Bangl. J. Bot. 46: 255-262. [ Links ]

Volke, H. V. 2008. Estimación de funciones de respuesta para información de tipo no experimental, mediante regresión. Colegio de Postgraduados. Montecillo, Estado de México, México. 113 p. [ Links ]

Recibido: 01 de Junio de 2016; Aprobado: 01 de Diciembre de 2017

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons