SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.51 número3Efecto del aceite de soya sobre la concentración de los ácidos grasos vaccenico y ruménico en leche de vacas en pastoreoVariabilidad genética de Xanthomonas fragariae y su severidad en genotipos de fresa (Fragaria×ananassa Duch) índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Agrociencia

versão On-line ISSN 2521-9766versão impressa ISSN 1405-3195

Agrociencia vol.51 no.3 México Abr./Mai. 2017

 

Fitociencia

Influencia de las especies leñosas en la dinámica de arvenses en sistemas agroforestales en Yucatán, México

Rodrigo Tzuc-Martínez1 

Fernando Casanova-Lugo2  * 

Arturo Caamal-Maldonado1 

Juan Tun-Garrido1 

Noel González-Valdivia3 

William Cetzal-Ix3 

1Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, Universidad Autónoma de Yucatán, México.

2Instituto Tecnológico de la Zona Maya, Quintana Roo, México. (fkzanov@gmail.com)

3Instituto Tecnológico de Chiná, Campeche, México.


Resumen

Los factores limitantes para la producción de maíz en Yucatán, México son la reducción en el rendimiento y aumento constante de especies arvenses. Una estrategia para enfrentar esos problemas es desarrollar esquemas productivos diversificados, como los sistemas agroforestales (SAF). En nuestro estudio se determinó la dinámica de la cobertura y biomasa de arvenses en un SAF integrado por árboles forrajeros y maíz durante dos ciclos de cultivo (CC). Para ello se evaluaron Leucaena leucocephala, Guazuma ulmifolia, y Moringa oleifera asociadas a maíz, y un monocultivo de esta especie en una parcela, con un diseño de bloques completos al azar y tres repeticiones. La cobertura, biomasa, riqueza y densidad de arvenses se midieron al inicio, a la mitad y al final de dos CC. Las arvenses recolectadas estaban en cuadros de 50x50 cm, distribuidas aleatoriamente en las unidades experimentales; luego, se separaron por especie y secaron. Con los datos se usó un ANDEVA y cuando hubo significancia se realizó la prueba de Tukey (p≤0.05). Al inicio del primer CC, el SAF Guazuma + maíz tuvo menor (41%) cobertura de arvenses y Moringa + maíz fue mayor a la mitad y al final (71 y 49%). Al inicio del segundo CC el sistema Guazuma + maíz tuvo menor cobertura de arvenses y al final, Guazuma + maíz y Leucaena + maíz fueron menores (54 y 48%). En ambos CC la biomasa de arvenses en los SAF fue casi la mitad que en maíz, en ambos CC la biomasa de arvenses en los SAF fue casi la mitad que en maíz en monocultivo. Al final de ambos CC el sistema Guazuma + maíz tuvo menor riqueza que en monocultivo de maíz. En los dos CC, al inicio y al final la densidad de arvenses fue mayor en el monocultivo. Dieciocho familias botánicas se identificaron y 21% de ellas son leguminosas. La supresión de arvenses en los SAF fue 23 a 36%. Las especies leñosas en SAF reducen la cobertura y biomasa de arvenses en comparación con el maíz en monocultivo.

Palabras clave: Arvenses; sistemas agroforestales; cobertura; biomasa; supresión

Abstract

The factors that limit maize production in Yucatán, México are decreasing yields and a constant increase of weedy species. A strategy to deal with these problems is to develop diversified productive schemes, such as agroforestry systems (SAF). This study determined the cover dynamics and biomass of weeds in an SAF composed of forage trees and maize during two cropping cycles (CC). Leucaena leucocephala, Guazuma ulmifolia, and Moringa oleifera, associated with maize, and a plot of maize monocrop were evaluated with a complete random block design with three replications. Weed cover, biomass, diversity and density were measured at the beginning, middle and end of the two CC. The weeds were collected in squares delimited by 50x50 cm frames distributed randomly in each experimental unit, separated by species and dried. With this data, an ANOVA was performed, and when significance was detected, the Tukey test (p≤0.05) was used. At the beginning of the first CC, the SAF Guazuma + maize had lower weed cover (41%), while Moringa + maize was higher at the middle and end (71 and 49%). At the beginning of the second CC, the Guazuma + maize SAF had less weed cover, and Guazuma + maize and Leucaena + maize were lower (54 and 48%). In both CC, weed biomass in the SAF was almost half that of monocropped maize. At the end of both CC, the Guazuma + maize system had less weed diversity than the maize monocrop. At the beginning and end of the two CC, weed density was greater in the monocrop. Eighteen botanical families were identified and, of these, 21% were leguminous. The suppression of weeds in the SAF was 23 to 36%. Woody species in SAF reduce weed cover and biomass, relative to maize monocrop.

Key words: Weeds; agroforestry systems; cover; biomass; suppression

Introducción

En Yucatán, México, la milpa o sistema de roza, tumba y quema, es un esquema productivo diversificado en más del 30% de la superficie cultivada (Bellon et al., 2011). Pero en décadas recientes las bases que lo hacen sostenible se han perdido (Caamal-Maldonado et al., 2001), debido al uso intenso del suelo y al cambio de los cultivos que se establecen por las políticas agrarias (Pacini et al., 2003).

Este puede conducir a la degradación del suelo, con disminución del rendimiento de los cultivos y aumento de arvenses que se desarrollan por la perturbación ocasionada por el manejo agrícola (Caamal-Maldonado et al., 2001; Charudattan 2001). Estos son los dos factores principales que limitan la producción de maíz en Yucatán (Latournerie et al., 2006).

A pesar de los esfuerzos de control manual y químico por los campesinos, las arvenses en Yucatán son un problema en el cultivo de maíz por lo cual se desarrollaron nuevas opciones para su control, como el uso de coberturas vivas o muertas (mantillos), en particular de leguminosas, o la intercalación con especies arbustivas o arbóreas (Caamal-Maldonado et al., 2001; Bainard et al., 2013). Estas especies pueden mantener la humedad del suelo, incorporar materia orgánica, mejorar el ciclaje de nutrimentos y fijar nitrógeno (Segura-Rosel et al., 2012; Bainard et al., 2013).

Los sistemas agroforestales que integran especies leñosas (leguminosas y no leguminosas) con cultivos tradicionales o animales o ambos, son otra opción productiva amigable con el ambiente (Casanova-Lugo et al., 2014), que pueden coadyuvar al control de arvenses (Caamal-Maldonado et al., 2001). Al respecto, Casanova-Lugo et al. (2010) mencionaron que las especies arbóreas pueden producir gran cantidad de follaje y limitar el crecimiento de las arvenses debido a la sombra que las plantas leñosas producen. De hecho las especies arbóreas al tener más biomasa, impiden que las arvenses tengan espacio, luz, humedad y nutrimentos suficientes para crecer; además, algunas leñosas pueden presentar efectos alelopáticos que inhiben el desarrollo de especies herbáceas (Rippin et al., 1994; Lin et al., 2004; Cummings et al., 2012).

Balandier et al. (2006) señalaron que las especies arbóreas con copas redondeadas, extendidas, y hojas simples y ovaladas, como Guazuma ulmifolia, pueden reducir la riqueza y abundancia de arvenses debajo del dosel, por la gran cantidad de luz que interceptan. El objetivo de nuestro estudio fue determinar la dinámica de la cobertura y biomasa de arvenses en un sistema agroforestal integrado por árboles forrajeros y maíz durante dos ciclos agrícolas.

Materiales y Métodos

Sitio de estudio

El estudio se realizó en el Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Yucatán (21° 51’ N y 89° 41’ O), en Xmatkuil, Yucatán, México (Figura 1), de junio-octubre de 2011 y de a enero-abril del 2012. El clima de la zona esAw0 (García, 1988) y durante los dos últimos años la precipitación anual promedio fue 967 mm, con la mayor precipitación concentrada de junio a octubre y temperatura máxima y mínima promedio de 37.8 y 24.5 °C (Figura 2). Los suelos predominantes son las rendzinas, con fertilidad moderada, 1 a 1.5% de carbono orgánico (CO) y pH de 7.5 a 7.8 (Bautista et al., 2011).

Fuente: (http://www.seduma.yucatan.gob.mx/ordenamiento-ecologico/index.php).

Figura 1 Localización del sitio de estudio en Xmatkuil, Yucatán, México. 

Figura 2 Temperaturas máximas y mínimas, y precipitación en el sitio de estudio. Las flechas indican los momentos de cosecha de biomasa de las especies forrajeras. Los datos fueron tomados de la mini estación climática del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Yucatán, México, de mayo del 2011 a junio de 2012. 

La vegetación de la zona es clasificada como selva baja caducifolia, donde los arbustos alcanzan entre 4 y 7 m de altura, y las especies más abundantes son Gymnopodium floribundum, Sapranthus campechianus, Bourreria pulchra, Diospyros bumeloides, Neomillspaughia emarginata, Gouania lupuloides, Karwinskia humboldtiana, Exostema caribaeum, Guettarda elliptica, Hamelia patens, Machaonia lindeniana, Randia aculeata, R. longiloba, Thouinia paucidentata, Sideroxylon americanum, Celtis iguanaea, Callicarpa acuminata, Petrea volubilis, e Hybanthus yucatanensis. Asimismo, existen especies de mayor tamaño (8 y 12 m) como Bursera simaruba, Havardia albicans, Lysiloma latisiliquum, Piscidia piscipula y Alvaradoa amorphoides (Gutiérrez-Báez y Zamora-Crescencio, 2012).

Parcela experimental

La parcela experimental fue establecida desde el 2004 y se ubicaron unidades experimentales, cada una con una especie leñosa: L. leucocephala, G. ulmifolia o M. oleifera. Las plantas leñosas fueron establecidas en filas (tres por unidad experimental): 2.0 m entre hileras y 0.5 m entre plantas. Una poda total (>90% del follaje) se aplicó a 1.0 m de altura sobre el nivel del suelo con una frecuencia de aprovechamiento de 3 meses, desde el primer año de establecimiento. El riego de auxilio se aplicó durante la estación seca.

Para este estudio se evaluaron dos ciclos de cultivo (CC) y en ambos la densidad de siembra del maíz fue 20 000 plantas ha-1, con semillas de la variedad local Nal-Xoy, una cruza aleatoria del Nal-Tel y la variedad PR7822 (Graefe, 2003). Desde el establecimiento de la parcela experimental esta cruza de maíz se usó hasta el ciclo más reciente. La germinación se realizó en charolas plásticas de 70 celdas con una apertura de 3 cm de diámetro y una profundidad de 5 cm, y las plántulas se trasplantaron a los 15 d de germinación. Antes del trasplante, las especies leñosas fueron podadas, como se hizo desde el establecimiento de la parcela experimental (Caamal-Maldonado et al., 2012).

El diseño fue de bloques completos al azar con tres repeticiones. Los tratamientos fueron: L. leucocephala asociada con maíz (Leucaena + maíz), G. ulmifolia asociada con maíz (Guazuma + maíz), M. oleifera asociada con maíz (Moringa + maíz), y un testigo (monocultivo de maíz).

Muestreo de arvenses

Para conocer la dinámica de las arvenses se realizaron muestreos en tres periodos: 1) inicio de cada CC (julio 2011 y enero 2012), al momento de trasplante del maíz; 2) mitad de cada CC, después de la primera poda de las especies arbóreas forrajeras (agosto 2011 y marzo 2012); y 3) al final de cada CC, antes de la poda de las especies arbóreas forrajeras (octubre 2011 y abril 2012).

Variables de respuesta

La cobertura total de arvenses se estimó a partir de fotografías digitales de alta resolución, tomadas con una cámara Canon Rebel EOS XS de 14.0 megapixeles, en cuadros metálicos de 0.5x0.5 m, seis por cada unidad experimental y distribuidos en zig-zag, en ambos lados de la hilera central de la especie arbórea respectiva en cada unidad. Dichas imágenes fueron tomadas en un ángulo recto (90°) y a una altura de 1.20 m. Después cada imagen se analizó con el software CobCal versión 2.1 para Windows© para estimar la cobertura (Ferrari et al., 2006).

Dentro de cada cuadro metálico se cosecharon las arvenses con la raíz para determinar el peso fresco de la biomasa total, se separaron por especie para determinar su riqueza (número de especies) y fueron contadas para cuantificar su densidad (individuos m-2). Todas las muestras se secaron en una estufa de circulación de aire forzado a 70 °C hasta un peso constante para determinar su contenido de materia seca. También se determinó el potencial de supresión de las arvenses de acuerdo con la fórmula descrita por Rippin et al. (1994):

(1)

donde C es la biomasa de arvenses en el tratamiento testigo (g MS m-2) y X es igual a la biomasa de arvenses en el tratamiento correspondiente a los sistemas agroforestales (g MS m-2).

Análisis estadísticos

Los datos fueron analizados con un ANDEVA y GLM (SAS Institute, 2004) para examinar el efecto de los sistemas agroforestales sobre la dinámica de la cobertura, biomasa, riqueza y densidad de arvenses en dichos sistemas (SAS Institute, 2004). Para diferencias significativas se usó la prueba de Tukey (p ≤0.05).

Resultados y Discusión

Cobertura de arvenses

Al inicio del primer CC el sistema Guazuma + maíz tuvo la cobertura menor de arvenses (41%), respecto a los demás tratamientos. A la mitad del mismo CC (agosto) el sistema de Leucaena + maíz tuvo la cobertura menor de arvenses, le siguió la parcela con Guazuma + maíz y el monocultivo de maíz (testigo), aunque los dos últimos fueron similares al sistema con Moringa + maíz, que tuvo la cobertura mayor de arvenses (71%). Al final del primer CC los sistemas de Leucaena + maíz, Guazuma + maíz, y el monocultivo mantuvieron la cobertura menor de arvenses (49%) (Cuadro 1).

Cuadro 1 Cobertura de arvenses (m2) em sistemas agroforestales conformados por árboles y maíz comparado con un monocultivo de maíz, em dos ciclos de cutivo, em Xmantkuil, Yucatán, México. 

Medias con letras distintas entre filas indican diferencias significativas para cada muestro (p≤0.05).

Al inicio del segundo CC el sistema Guazuma + maíz tuvo la menor cobertura de arvenses (37%), le seguió Leucaena + maíz y el monocultivo de maíz, pero dos últimos no difirieron del sistema con Moringa + maíz. A la mitad de este ciclo, la cobertura de arvenses fue similar entre tratamientos (51% en promedio), pero al final del segundo ciclo los sistemas Guazuma + maíz y Leucaena + maíz tuvieron menor cobertura de arvenses (48 y 54%) (Cuadro 1).

En nuestro estudio la asociación de maíz con especies leñosas mostró resultados positivos para el control de arvenses; Esto concuerda con lo reportado por Rippin et al. (1994), Caamal-Maldonado et al. (2001) y Cummings et al. (2012). Esto es cierto, en particular, cuando se hace referencia a la biomasa. Aunque al iniciar cada ciclo se realizó una poda, el desarrollo de las ramas de los árboles sombreó el terreno, sobre todo en Guazuma. Asimismo, la caída de hojarasca de forma continua de dicha especie mantiene una cobertura permanente sobre el suelo, lo que limitaría el desarrollo de arvenses como una especie de mulch (Caamal-Maldonado et al., 2001). Así, las asociaciones de cultivos con otras especies leguminosas o no leguminosas, pueden contribuir a reducir la biomasa de arvenses.

Es importante destacar que los métodos de medición de la cobertura difieren entre los estudios consultados; en algunos, la cobertura se estimó con mediciones indirectas (visuales), pero en nuestro estudio se utilizaron fotografías digitales que brindan mayor precisión en la medición de dicha variable (Ferrari et al., 2006).

Aunque el método fotográfico es más preciso para evaluar la cobertura, los resultados no mostraron relación directa con la biomasa de las arvenses. En efecto, el porcentaje de cobertura no permite discriminar si hay mayor o menor cantidad de biomasa; sólo expresa si la superficie está más o menos ocupada por arvenses. Así, puede haber cuadros de muestreo con mayor o menor biomasa y tener ambos la misma cobertura. De hecho, especies con hábitos de crecimiento horizontal (i.e. rastrero, procumbente o ascendente) tendrán cobertura mayor que las especies con crecimiento vertical (i.e. erecto). Asimismo, la forma y disposición de las hojas será fundamental en esta variable (Rippin et al., 1994).

Biomasa de arvenses

Durante el primero y segundo CC los sistemas agroforestales (i.e. Guazuma + maíz, Moringa + maíz y Leucaena + maíz), tuvieron biomasa menor de arvenses que el monocultivo de maíz (Cuadro 2).

Cuadro 2 Biomasa de arvenses (g MS m-2) em sistemas agroforestales conformados por árboles forrajeros y maíz comparado con un monocultivo, en dos ciclos de cultivo, en Xmatkuil, Yucatán, México. 

Medias con letras distintas entre filas indican diferencias significativas para cada muestro (p≤0.05).

En los dos CC la asociación de especies arbóreas forrajeras con maíz disminuyó la biomasa de arvenses con respecto al monocultivo. Las hojas de esas plantas interfirieron con la entrada de luz solar y no permitieron que germinaran las arvenses o que se desarrollaran hasta su reproducción. Lo anterior concuerda con lo reportado por Jama et al. (1991), quienes mostraron que la asociación de L. leucocephala con maíz puede reducir hasta 90% la biomasa de arvenses. La anchura mayor de las hojas de G. ulmifolia también pudo contribuir a reducir la biomasa de esas especies. Es importante considerar que la poda de los árboles se dio al inicio de cada CC, para obtener el forraje en un esquema de corte y acarreo, lo que permitió a las plántulas de maíz recibir la luz necesaria al inicio de su desarrollo. El rebrote de las hojas de los árboles sombreó paulatinamente la superficie del suelo, lo que incidió en la germinación y establecimiento de las arvenses. Además, la hojarasca de los árboles, con especial relevancia la G. ulmifolia, que cubrió el espacio como una auténtica alfombra, pudo afectar más el desarrollo de las arvenses.

Al inicio el experimento se planteó para evaluar la producción de forraje y el rendimiento de maíz en arreglos agroforestales. Es decir, los árboles no se establecieron como un método de control de arvenses. Pero la importancia de las especies leñosas sobre las herbáceas puede contribuir al éxito del sistema y a disminuir el uso de insumos externos, como los herbicidas.

Riqueza de arvenses

La riqueza de arvenses al inicio y a la mitad del primero y segundo CC fue similar en los tratamientos evaluados. Sin embargo, al final de ambos ciclos, el sistema agroforestal conformado por Guazuma + maíz destacó por presentar menos especies de arvenses que el monocultivo de maíz (Cuadro 3). Esto concuerda con la dinámica de la biomasa de estas especies en el tratamiento respectivo: hubo menores valores de esa variable, y coincide con menos especies en el mismo.

Cuadro 3 Número de especies (en 0.5 m2) en sistemas agroforestales conformados por árboles forrajeros y maíz comparado con un monocultivo de maíz, en dos ciclos de cultivo, em Xmatkuil, Yucatán, México. 

Medias con letras distintas entre filas indican diferencias significativas para cada muestro (p≤0.05).

Las especies identificadas fueron 47 y pertenecen a 18 familias, de las cuales más del 21% son leguminosas (Fabaceae), seguida de las familias de Poaceae (12.8%), Asteraceae, (10.6%), Malvaceae, (8.5%), y Euphorbiaceae (8.5%), y juntas conforman más del 61% de totas las especies encontradas (Figura 3).

Figura 3 Familias botánicas de las arvenses asociadas a los sistemas agroforestales conformados por árboles forrajeros y maíz en Xmatkuil, Yucatán, México. 

La riqueza de especies de arvenses, al final de los dos CC, fue menor donde estuvo presente G. ulmifolia, que con la presencia de otras especies arbóreas y el monocultivo de maíz. Esto se puede explicar por la forma arquitectónica que posee dicha especie comparado con las otras leñosas: sus hojas se disponen en una copa densa que limita la entrada de luz. Aunque no se midió la cobertura de las plantas forrajeras, pudo observarse que, al contrario de G. ulmifolia, L. leucocephala, aunque rebrota con ramas desde la base del tronco, permite la entrada de luz necesaria para las plantas heliófilas como las arvenses. Asimismo, M. oleifera tiene un crecimiento peculiar a partir de las podas: el tronco se elonga y las ramas rebrotan en la parte superior, como formando un “plumero”. Ello, además de que sus ramas no crean una copa densa, permitiría la emergencia de especies de arvenses. Segura-Rosel et al. 2012) indican que G. ulmifolia tiene hojas grandes (simples) que al caer en el suelo persisten como hojarasca por más de cuatro semanas. Según Casanova-Lugo et al. (2014), la composición de G. ulmifolia influye en la cantidad y estacionalidad de las especies que están debajo del dosel; además, puede generar un microclima húmedo y sombreado que limitaría la presencia de las arvenses.

Las Fabaceae, Poaceae y Asteraceae fueron las familias botánicas de arvenses predominantes en los sistemas agroforestales confomados por especies forrajeras y maiz. Esto concuerda con Caamal-Maldonado et al. (2001), quienes reportan que las arvenses con mayor importancia fueron Asteraceae, Poaceae, Fabaceae y Acanthaceae, al estudiar los efectos aleopáticos de las leguminosas Mucuna deeringiana, Canavalia ensiformis, L. leucocephala y Lysiloma latisiliquum, en el control de arvenses en el cultivo de maíz en Yucatán. Pero en La Habana, Cuba, en un cultivo de maíz precedido de un barbecho transitorio después del cultivo de papa (Solanum tuberosum) las familias de arvenses dominantes fueron las Poaceaes y Euphorbiaceaes (Blanco y Leyva, 2010). Esto indica que la diversidad de arvenses está relacionada con las condiciones edafo-climáticas de la zona, así como con las prácticas culturales precedentes, relacionadas con el daño residual de los herbicidas selectivos.

Densidad de arvenses

En el inicio del primer CC los tratamientos fueron similares en cuanto a la densidad de arvenses. En contraste, a la mitad de ese ciclo la mayor densidad de arvenses se presentó en el monocultivo de maíz. Del mismo modo, al final de este primer ciclo, el monocultivo de maíz acumuló la mayor densidad de arvenses, y la menor correspondió a los sistemas agroforestales Guazuma + maíz y Moringa + maíz, con valores similares estadísticamente (Cuadro 4).

Cuadro 4 Densidad de arvenses (individuos m-2) en sistemas agroforestales conformados por árboles forrajeros y maíz comparado con un monocultivo, en dos ciclos de cultivo, en Xmatkuil, Yucatán, México. 

Medias con letras distintas entre filas indican diferencias significativas para cada muestro (p≤0.05).

Al inicio y al final del segundo CC el monocultivo de maíz presentó la mayor densidad de arvenses, que los sistemas agroforestales. No obstante, a la mitad de este segundo periodo no se presentaron diferencias significativas entre los sistemas evaluados (Cuadro 4).

Respecto a la densidad de arvenses, a la mitad y al final del primer ciclo el monocultivo de maíz tuvo el mayor valor, como se esperaba, porque la presencia de árboles en los cultivos puede reducir la presencia de herbáceas poco tolerantes a la sombra. En los tratamientos con árboles, la poda aumenta la presencia de especies arvenses, pero al recuperarse del corte se limitan de nuevo las condiciones para el desarrollo de las plantas herbáceas. Barbier et al. (2008) indican que la disminución de la densidad de arvenses se genera por la variación en la disponibilidad de recursos como la luz y otros efectos causados por las características de las especies arbóreas.

En el segundo CC, el monocultivo de maíz tuvo la mayor cantidad de arvenses y al no haber especies arbóreas en ese tratamiento, la presión de las arvenses es mayor. En este sentido, Ayala-Sánchez et al. (2007) mencionan que en los sistemas tradicionales en el segundo CC hay mayor presencia de arvenses porque al haber actividad en el suelo, las semillas latentes germinan y su potencial de competencia es mayor. Ello fue más evidente en este estudio puesto que en el mismo sitio se ha cultivado por más de ocho años (Caamal-Maldonado et al., 2012). Asimismo, los árboles asociados con maíz, limitaron el desarrollo de las arvenses. También, es importante mencionar que en otro experimento en la misma parcela, el rendimiento de maíz en monocultivo aumentó al aplicar el follaje de L. leucocephala y G. ulmifolia como cobertura (Gallegos-Pérez et al., 2013). Ello concuerda con lo reportado por Jama et al. (1991), quienes sostienen que el uso de leguminosas arbóreas (i.e. L. leucocephala) como abono verde en el cultivo de maíz incrementa el rendimiento de maíz en 24 a 76%. Lo anterior fue corroborado por Rippin et al. (1994) con otras leguminas arbóreas como Erythrina poeppigiana y Gliricidia sepium. En este contexto, es posible señalar que los sistemas agroforestales tienen el potencial para generar sistemas de producción sostenibles al propiciar un mejor control de arvenses.

Supresión potencial de arvenses

Los potenciales de supresión de arvenses variaron de 23% a 36% en los sistemas agroforestales evaluados, en comparación con el monocultivo de maíz. El sistema agroforestal Guazuma + maíz presentó el mayor potencial, seguido por los sistemas Moringa + maíz y Leucaena + maíz. En consecuencia, el monocultivo de maíz tuvo la mayor proporción relativa de arvenses que los sistemas agroforestales (Figura 4).

Figura 4 Supresión potencial y proporción relativa de arvenses en sistemas agroforestales conformados por árboles forrajeros y maíz comparado con un monocultivo de maíz, en dos ciclos de cultivo, en Xmatkuil, Yucatán, México. 

El efecto supresor de arvenses de los árboles reportado por Jama et al. (1991) también se observó en nuestro estudio, pero en un grado menor porque los sistemas agroforestales evaluados redujeron de 23% a 36% la biomasa de arvenses, comparado con el monocultivo. Este efecto supresor fue más evidente con el maíz asociado con G. ulmifolia, por razones ya explicadas: tamaño de las hojas que limita la entrada de luz, permanencia de hojarasca en el suelo de esta especie, y modificación del microclima. También es factible que la naturaleza y contenido de compuestos químicos, en especial de metabolitos secundarios en las hojas de las plantas, puedan ejercer efectos significativos en la germinación y crecimiento de arvenses. Por ejemplo, la hojarasca de L. leucocephala tiene compuestos que limitan el desarrollo de arvenses (Caamal-Maldonado et al., 2001). El aminoácido mimosina es el principal compuesto posiblemente responsable de tal efecto. Sin embargo, hay pocos estudios para determinar si dichos compuestos actúan individualmente o en conjunto, y así promoverlos para controlar arvenses, más aún en sistemas agroforestales.

La búsqueda de alternativas sustentables para el manejo de las arvenses involucra maximizar los procesos ecológicos benéficos dentro de los agroecosistemas. Así, se busca mantener las poblaciones de arvenses a umbrales bajos para que no afecten negativamente el crecimiento y desarrollo de los cultivos (Caamal-Maldonado et al., 2001; Cummings et al., 2012). Para ello es necesario identificar el tipo de biodiversidad deseable a mantener o ampliar, para plantear las mejores prácticas (Lin et al., 2004; Barbier et al., 2008), y reducir el uso de herbicidas a niveles mínimos (Cummings et al., 2012). Si bien los sistemas agrícolas son más simples en comparación con los ecosistemas naturales, hay opciones para rediseñar y manejar sistemas agroecológicos y reducir las poblaciones de las arvenses (Charudattan, 2001). En esas alternativas están los sistemas agroforestales, por las bondades que ofrecen al productor y al ambiente.

Conclusiones

La presencia de especies arbóreas en sistemas agroforestales contribuye a reducir la biomasa y la cobertura de arvenses en el cultivo de maíz, comparado con el monocultivo de maíz. En especial, por la forma y disposición de las hojas parece ser el elemento clave en el control de arvenses. La especie leñosa G. ulmifolia, asociada con maíz, reduce la biomasa, la densidad y la riqueza de arvenses, comparado con el monocultivo; así contribuye a su control en los sistemas productivos. Además, ofrece una alternativa para reducir el uso de agroquímicos (i.e. herbicidas), lo que puede promover la producción de alimentos inócuos y contribuir a la conservación de los recursos naturales.

Literatura Citada

Ayala-Sánchez, A., L. Krishnamurthy, J. A. Basulto-Graniel, and J. A. Leos-Rodríguez. 2007. Native tree legumes for improvement of slash-and-burn maize system in Yucatan, Mexico. Terra Latinoam. 25: 195-202. [ Links ]

Bainard, L. D., A. M. Koch, A. M. Gordon, and J. N. Klironomos. 2013. Growth response of crops to soil microbial communities from conventional monocropping and tree-based intercropping systems. Plant Soil 363: 345-356. [ Links ]

Balandier, P., C. Collet, J. H. Miller, P. E. Reynolds, and S. M. Zedaker. 2006. Designing forest vegetation management strategies based on the mechanisms and dynamics of crop tree competition by neighboring vegetation. Forestry 79: 3-27. [ Links ]

Barbier, S., F. Gosselin, and P. Balandier. 2008. Influence of tree species on understory vegetation diversity and mechanisms involved a critical review for temperate and boreal forests. For. Ecol. Manage. 254: 1-15. [ Links ]

Bautista, F., G. Palacio-Aponte, P. Quintana, and J. A. Zinck. 2011. Spatial distribution and development of soils in tropical karst areas from the Peninsula of Yucatan, Mexico. Geomorphology 135: 308-321. [ Links ]

Bellon, M. R., D. Hodson, and J. Hellin. 2011. Assessing the vulnerability of traditional maize seed systems in Mexico to climate change. Proc. Natl. Acad. Sci. 108: 13432-13437. [ Links ]

Blanco, Y., y Á. Leyva. 2010. Abundancia y diversidad de especies de arvenses en el cultivo de maíz (Zea mays, L.) Precedido de un barbecho transitorio después de la papa (Solanum tuberosum L.). Cultivos Trop. 31: 12-16. [ Links ]

Caamal-Maldonado, J. A., J. J. Jiménez-Osornio, A. Torres-Barragán, and A. L. Anaya. 2001. The use allelopathic legume cover and mulch species for weed control in cropping systems. Agron. J. 93: 27-36. [ Links ]

Caamal-Maldonado, J. A., F. Casanova-Lugo, A. González-Moreno, J. Caamal-Caamal, P. Xiu-Canché, A. J. Navarro, J. B. Castillo-Caamal. 2012. Producción de alimento, forraje y servicios ambientales de sistemas agroforestales en Yucatán, México. In: Castelán O., A. Álvarez-Macías, A. Bernués-Jal, J. C. Ku-Vera, y V. Silveira (eds). Avances de Investigación en Producción Animal en Iberoamérica. Ediciones de la UADY, México. pp: 79-104. [ Links ]

Casanova-Lugo, F., J. Petit-Aldana, F. Solorio-Sánchez, D. Parsons, and L. Ramírez-Avilés. 2014. Forage yield and quality of Leucaena leucocephala and Guazuma ulmifolia in mixed and pure fodder banks systems in Yucatan, Mexico. Agrofor. Syst. 88: 29-39. [ Links ]

Casanova-Lugo, F., L. Ramírez-Avilés, F. J. Solorio-Sánchez. 2010. Effect of pruning interval on foliage and root biomass in forage tree species in monoculture and in association. Trop. Subtrop. Agroecosyst. 12: 33-41. [ Links ]

Charudattan, R. 2001. Biological control of weeds by means of plant pathogens: Significance for integrated weed management in modern agro-ecology. BioControl 46: 229-260. [ Links ]

Cummings, J. A., I. M. Parker, and G. S. Gilbert. 2012. Allelopathy: a tool for weed management in forest restoration. Plant Ecol. 213: 1975-1989. [ Links ]

Ferrari, H., C. Ferrari, y F. Ferrari. 2006. CobCal v 2.1. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Paraguay. (Consulta: Marzo 2014). [ Links ]

Gallegos-Pérez, M., A. Caamal-Maldonado, F. Casanova-Lugo, y R. Tzuc-Martínez. 2013. Rendimiento de forraje de especies arbóreas en sistemas agroforestales y su uso como abono verde para el maíz. In: Chay-Canul, A.J., y F. Casanova-Lugo (eds). La contribución del sector pecuario a la seguridad alimentaria en México.. UJAT, Villahermosa, Tabasco, México. pp: 943-946. [ Links ]

García, E. 1988. Modificaciones al Sistema de Clasificación de Köppen. Universidad Nacional Autónoma de México, D.F. [ Links ]

Graefe, S. 2003. Crop and Soil Variability in Traditional and Modern Mayan Maize Cultivation of Yucatán, Mexico. Kassel University Press. [ Links ]

Gutiérrez-Báez, C., y P. Zamora-Crescencio. 2012. Especies leñosas de la selva baja caducifolia de Xmatkuil, Yucatán, México. Foresta Veracruzana 14: 9-14. [ Links ]

Jama, B., A. Getahun, and D. N. Ngugi. 1991. Shading effects of alley cropped Leucaena leucocephala on weed biomass and maize yield at Mtwapa, Coast Province, Kenya. Agrofor. Syst . 13:1-11. [ Links ]

Latournerie, L., J. Tuxill, E. Yupit-Moo, L. Arias-Reyes, J. C. Alejo, and D. I. Jarvis. 2006Traditional Maize Storage Methods of Mayan Farmers in Yucatan, Mexico: Implications for seed selection and crop diversity. Biodivers. Conserv. 15: 1771-1795. [ Links ]

Lin, D., E. Tsuzuki, Y. Dong, H. Terao, and T. D. Xuan. 2004. Potential biological control of weeds in rice fields by allelopathy of dwarf lilyturf plants. Biocontrol 49: 187-196. [ Links ]

Pacini, C., A. Wossink, G. Giesen, C. Vazzana, and R. Huirne. 2003. Evaluation of sustainability of organic, integrated and conventional farming systems: a farm and field-scale analysis. Agric. Ecosyst. Environ. 95: 273-288. [ Links ]

Rippin, M., J. P. Haggar, D. Kass, and U. Kopke. 1994. Alley cropping and mulching with Erythrina poeppigiana (Walp.) O. F. Cook and Gliricidia sepium (Jacq.) Walp.: effects on maize/weed competition. Agrofor. Syst . 25: 119-134. [ Links ]

SAS Institute. 2004. Statistical Analysis System, Users. SAS Institute, Cary, N.C. USA. [ Links ]

Segura-Rosel, A., F. Casanova-Lugo, F. J. Solorio-Sánchez , and A. J. Chay-Canul. 2012. Association of woody species in fodder banks: influence on litter production, decomposition and nitrogen release. Trop. Subtrop. Agroecosyst. 15: 61-69. [ Links ]

Recibido: Enero de 2016; Aprobado: Mayo de 2016

*Autor para correspondencia: fkzanov@gmail.com

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons