SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.50 número1Productividad de la generación F 1 y F 2 de híbridos de maíz (Zea Mays L.) de valles altos de MéxicoFenología reproductiva, rendimiento y calidad del fruto de pitahaya (Hylocereus undatus (How.) Britton and Rose) en el valle de Culiacán, Sinaloa, México índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Agrociencia

versão On-line ISSN 2521-9766versão impressa ISSN 1405-3195

Agrociencia vol.50 no.1 México Jan./Fev. 2016

 

Fitociencia

Desespigamiento en cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz (Zea Mays L.) para valles altos de México

Juan Virgen-Vargas1 

Rosalba Zepeda-Bautista2  * 

M. Angel Avila-Perches3 

Israel Rojas-Martínez4 

Alejandro Espinosa-Calderón1 

A. Josué Gámez-Vázquez3 

1Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias-Campo Experimental Valle de México, Km. 13.5 Carretera Los Reyes-Texcoco, 56250. Coatlinchán, Texcoco, Estado de México. México.

2Instituto Politécnico Nacional, Sección de Posgrado e Investigación, Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica Zacatenco. Unidad Profesional ‘Adolfo López Mateos’. 07738. Colonia Lindavista, México, D.F. México. (rzb0509@ hotmail.com).

3Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias-Campo Experimental Bajío, Km. 6.5 Carretera Celaya-San Miguel de Allende, 38110 Celaya, Guanajuato, México.

4Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias-Sitio Experimental Tlaxcala, Km. 2.5 Carretera Tlaxcala-Santa Ana, 90800. Tlaxcala, México.


Resumen

La semilla de calidad buena es insumo básico para aumentar productividad en maíz (Zea mays L.), debe producirse con procedimientos y controles estrictos. La tecnología para producir semilla híbrida es limitada; por ello, se evaluó el efecto de eliminar la espiga del progenitor hembra (desespigamiento) sobre la productividad y la calidad de semilla y la interacción con el ambiente de cruzas simples progenitoras de híbridos para Valles Altos de México. Entre 2006 y 2008, en Texcoco, Estado de México (2250 msnm) se evaluaron 15 tratamientos: cinco cruzas simples (CML-239xCML-242, M43xM-44, M-47xM-46, CML-241xCML-243 y M-55xM-54) y tres niveles de desespigamiento (eliminación de la espiga, la espiga más la hoja bandera y sin eliminación de la espiga) en un diseño de bloques completos al azar con tres repeticiones. Diferencias (p≤0.01) se encontraron entre cruzas simples, años, rendimiento y calidad física de semilla; no existió diferencia significativa para desespigamiento: y la interacción entre inicio de floración masculina y femenina sí fue significativa. Las cruzas promediaron entre 70 y 72 d para el inicio de la floración masculina y femenina, con sincronía floral y dos días para iniciar el desespigue y evitar autofecundaciones; rindieron entre 4.79 y 9.43 t ha-1, semilla grande entre 32 y 78 % y peso hectolítrico entre 62 y 68 kg hL-1. Al eliminar la espiga aumentó 6.31 % el rendimiento y disminuyó la semilla chica (10.5 %) en comparación con el testigo. En 2006 hubo 4 d de diferencia para el inicio de la floración femenina y 2 d en 2008 en comparación con 2007; en 2008 el rendimiento fue 9.4 t ha-1 y en 2006 fue 44.68 % menor. En 2008, M43xM-44 rindió 11.24 t ha-1 y en 2006 y 2007 los rendimientos fueron 42.32 y 14.11 % menores. Para determinar dónde, cuándo y cómo producir semilla híbrida se debe conocer los progenitores, sitio de producción e interacción.

Palabras clave: Zea mays L.; semilla; desespigamiento; interacción genotipo x ambiente; progenitores

Abstract

Good quality seed is a crucial input for the increase of maize productivity (Zea mays L.), and must be produced using strict procedures and controls. Technology for the production of hybrid seed is limited and, therefore, the effect of removing the tassel of the female parent (detasseling) was evaluated on seed productivity and quality and the interaction with the environment of simple cross females in hybrids for the High Valleys OF Mexico. Between 2006 and 2008 in Texcoco, Estado de México (2250 masl), 15 treatments were evaluated: five simple crosses (CML-239xCML-242, M-43xM-44, M-47xM-46, CML-241xCML-243, and M-55xM-54) and three levels of detasseling (removing tassel, tassel and flag leaf and tassel not removed) in a randomized complete block design with three repetitions. Differences (p≤0.01) were found between simple crosses and years, yield and physical quality of seed; there were no significant differences for detasseling. The interaction was significant for the beginning of male flowering and yield. Crosses averaged 70 to 72 d for the start of male and female flowering, with floral synchrony, and two days to begin detasseling and avoid self-pollination; yields were 4.79 to 9.43 t ha-1, 32 to 78 % for large seeds, and 62 to 68 kg hL-1 test weight. Removing the tassel increased yield by 6.31 % and reduced the amount of small seed by 10.5 % in comparison to the control. In 2006 there was a difference of 4 d for the start of female flowering and 2 din 2008 in comparison with 2007; in 2008 yield was 9.4 t ha-1, and in 2006 it was 44.68 % lower. In 2008, M-43xM-44 yielded 11.24 t ha-1, and in 2006 and 2007, yields were 42.32 and 14.11 % lower. To determine where, when, and how to produce hybrid seeds, one must know the parents, place of production, and interaction.

Key words: Zea mays L.; seed; detasseling; Genotype x Environment Interaction; parents

Introducción

En 2014, en México se produjeron 23.27 x 106 Mg de maíz (Zea mays L.) en una superficie cosechada de 7.06 Mg x 10 ha, con un rendimiento promedio de 3.3 Mg ha-1. En los Valles Altos centrales de México, a más de 2200 msnm, en los estados de Tlaxcala, Puebla, Hidalgo, Querétaro, Michoacán, Morelos, Distrito Federal y Estado de México se cosecharon 2 millones de ha de grano de maíz con un rendimiento de 2.82 Mg ha-1, 83.21 % en secano, que representaron 28.46 % de la superficie cosechada nacional con maíz (SIAP, 2013). La productividad es baja y se requiere aumentarla; una alternativa es utilizar semillas de variedades mejoradas de maíz, con características agronómicas y de productividad sobresalientes para secano y riego adaptadas a esta región.

Las semillas con calidad alta son el insumo básico para aumentar la productividad del cultivo (Copeland y McDonald, 2001; Barrón, 2010). En México, durante el 2014 se cosecharon 9403 ha de semilla de maíz categoría certificada, con un rendimiento de semilla promedio de 5.7 Mg ha-1 y producción de 53 580 Mg, cantidad necesaria para sembrar 2 679 008 ha (considerando 20 kg de semilla categoría certificada por hectárea), que constituyen 36.07 % de la superficie sembrada con este cultivo (SIAP, 2014). En Valles Altos de México sólo en 6 % de la superficie cultivada con maíz se usan semillas certificadas (González et al., 2008) y en la región de Amecameca, Estado de México, sólo 4 % (Jolalpa et al., 2014).

Al respecto, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) genera variedades mejoradas y produce semilla de maíz adaptada a las regiones diferentes de México. Entre 2005 y 2014, el Campo Experimental Valle de México (CEVAMEX) produjo y vendió semilla de categoría registrada de los híbridos H-40, H-48, H-50, H-52, H-66, H-70 y H-161 y de las variedades VS-22, V-54A y V-55A a 31 microempresas de semilla y generó tecnología de producción de semilla (Virgen et al., 2010; Larqué et al., 2013; Virgen-Vargas et al., 2014). La producción de semilla certificada realizada por las microempresas es una alternativa para la adopción de la tecnología y la producción de grano en Valles Altos; Vallejo et al. (2008), Barrón et al. (2010) y Barillas et al. (2010) señalaron que en Michoacán, Guerrero y Tlaxcala hay grupos de productores de semillas organizados, que abastecen las necesidades de semilla certificada con variedades del INIFAP, lo cual es un ahorro de al menos 50 % en el costo de la semilla para el productor, en comparación con las empresas de capital extranjero. Domínguez y Donnet (2014) reportaron que 75 % de los híbridos y variedades de maíz generados para Valles Altos, que venden las empresas de semillas, son del INIFAP y representa 9.35 % de la superficie potencial para el cultivo de maíz en esta región (700 000 ha en riego y buen temporal), y 6.55 % del mercado potencial de semillas cuantificado por Donnet et al. (2012).

El estudio de los factores que determinan la productividad y calidad de semilla de los progenitores de híbridos de maíz, líneas y cruzas simples, en los ambientes de producción es primordial en la producción de semilla híbrida categoría certificada. En híbridos el rendimiento potencial y calidad de semilla de los progenitores se evaluó (líneas y cruzas simples), se identificaron sitios de producción (Ávila et al., 2009; Virgen et al., 2010), densidades de población (Rojas et al., 2009; Espinosa-Calderón et al., 2010a; Tadeo et al., 2013; Virgen-Vargas et al., 2014), fechas de siembra (Virgen et al., 2013), uso de androesterilidad en la producción de semilla híbrida (Martínez-Lázaro et al., 2005; Tadeo et al., 2007; Espinosa et al., 2012), nutrición del cultivo (Zepeda et al., 2002; Cervantes-Ortiz et al., 2013) y la interacción genotipo x ambiente (Tadeo et al., 2013; Virgen et al., 2013; Virgen-Vargas et al., 2014).

En un lote de producción de semilla híbrida de maíz es esencial eliminar la espiga del progenitor hembra (desespigamiento) para mantener la calidad genética y evitar la contaminación por autofecundaciones. La actividad requiere, en promedio, entre 24 y 50 jornales ha-1 , según uniformidad del suelo y del progenitor femenino, presencia de hijos y facilidad para retirar la espiga (Martínez-Lázaro et al., 2005).

Según Espinosa-Calderón et al. (2010a), la eliminación de la espiga en el híbrido H-49 afectó positivamente el rendimiento, y la eliminación de la espiga y tres hojas lo afectó negativamente. Con el desespigue, en líneas de INIFAP y CIMMYT, Espinosa et al. (1999) observaron un aumento promedio de 30.3 % en el rendimiento y en tres líneas una reducción de 4.1, 14.7 y 32.9 %. En las cruzas simples progenitoras del híbrido H-47, androestéril y fértil, disminuyó 26 % el rendimiento de semilla al eliminar la espiga (Espinosa-Calderón et al., 2010b). En los híbridos H-47 y H-49, la eliminación de una o dos hojas no afectó el rendimiento (Tadeo et al., 2013).

Hay información específica sobre la tecnología de producción y calidad de semillas, categoría certificada, de cruzas simples y líneas progenitoras de híbridos en localidades determinadas. Así, el objetivo de esta investigación fue determinar el efecto de niveles de eliminación de la espiga en el progenitor hembra (desespigamiento) en el rendimiento y calidad física de semilla de cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz en Valles Altos de México y su interacción con el ambiente. Las hipótesis fueron: 1) Las cruzas simples progenitoras hembra tienen atributos genéticos deseables para la producción de semillas, y 2) la eliminación de la espiga más una hoja no afecta el rendimiento y calidad de la semilla.

Materiales y métodos

La investigación fue parte de las actividades del proyecto “Generación de tecnología para la producción de semilla de maíz para Valles Altos y Zona de Transición”, que se realizaron en el Programa de Tecnología de Semillas del Campo Experimental Valle de México (CEVAMEX), Coatlinchán, Texcoco, Estado de México (19° 17’ N, 98° 53’ O y 2250 m de altitud). El clima es templado subhúmedo con lluvias en verano, temperatura media anual entre 12 y 18 °C, precipitación pluvial promedio anual de 645 mm (INIFAP, 2012). Los datos de temperatura y precipitación mensuales promedio de los años 2006, 2007 y 2008 se obtuvieron en la Estación Agrometeorológica del Colegio de Postgraduados (km 36.5 carretera federal Los Reyes-Texcoco, Montecillo, Texcoco, Estado de México, a 5 km de distancia del experimento) y se procesaron.

Durante los ciclos agrícolas primavera-verano de 2006, 2007 y 2008 se evaluaron 15 tratamientos de la combinación factorial 5x3: Cinco cruzas simples (CML-239 x CML-242, M-43 x M-44, M-47 x M-46, CML-241 x CML-243 y M-55 x M-54) y tres niveles de desespigamiento (eliminación de la espiga, eliminación de la espiga más la hoja bandera y sin eliminación de la espiga u hoja bandera) en un diseño de bloques completos al azar con tres repeticiones. En la evaluación no se incluyó al progenitor masculino. La unidad experimental fue de cuatro surcos de 5 m de longitud, separados a 0.80 m; se usaron los dos surcos centrales como parcela útil. Las cruzas CML, generadas por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), son homogéneas y uniformes porque están formadas con líneas que tienen en promedio seis a ocho autofecundaciones en comparación con las cruzas M, generadas por el INIFAP, con variabilidad mayor y entre tres y cinco autofecundaciones (Espinosa et al., 2003; Ávila et al., 2009; Arellano et al., 2011). Las cruzas simples son progenitoras de los híbridos de maíz adaptados a Valles Altos de México: H-44, H-52, H-66, H-68E, H-70 y H-153E generados por el INIFAP.

El manejo agronómico se hizo con base a las recomendaciones para el cultivo de maíz en el CEVAMEX. El terreno se preparó con un barbecho, rastra y surcado con maquinaria. La siembra se hizo manual, en suelo seco, los días 16, 11 y 21 de mayo de 2006, 2007 y 2008, respectivamente; a una densidad de población 62500 ha-1, distancia entre plantas de 20 cm y una planta por mata. Para fertilizar se utilizó la fórmula 150-70-30 (NPK), la mitad de N y todo el P y el K se aplicó con maquinaria al momento de la siembra y el resto del N en la segunda escarda, y 326 kg ha-1 de urea, 152 kg ha-1 de superfosfato de calcio triple y 50 kg ha-1 de cloruro de potasio se usaron como fuentes de N, P y K. Las malezas se controlaron con la aplicación en preemergencia de dosis de 1.5 L ha-1 de Primagran gold® (i. a. Atrazina + S-metolaclor), y en postemergencia, cuando la maleza tenía 5 cm de altura, 2.0 L ha-1 de Marvel® (i. a. Dicamba + Atrazina). En promedio, se aplicaron ocho riegos en la siembra y las etapas V3, V6, V10, V13, VT, R1 y R3 (Ritchie et al., 1993); el riego fue por gravedad con una lámina de 12 cm, considerando la eficiencia de conducción y aplicación que se estimó en 65 % y evapotranspiración de la planta (Rendón y Fuentes, 1997) en ausencia de precipitación por un periodo de 8 d.

El desespigue (eliminación de la espiga del progenitor hembra) se hizo manual. Su inicio fue 3 a 5 d después de la aparición de la primera espiga (flor masculina), porque no había liberación de polen, en la parcela útil y continuó durante 10 a 15 d cada tercer día, hasta la eliminación total de las espigas. La cosecha fue manual cuando se observó la formación de la capa negra, indicador de madurez fisiológica. Los granos se muestrearon de la parte media de cinco mazorcas en cada unidad experimental y los muestreos se hicieron cuando la planta tuvo un aspecto seco, con contenido de humedad del grano de 24 %, y otro 15 d después. El secado fue natural y el beneficio de la semilla fue manual.

Las variables medidas fueron: 1) inicio de la floración masculina y femenina, los días a partir del primer riego se cuantificaron hasta la aparición de la primera espiga y primer estigma, se midió en los surcos laterales de la unidad experimental; 2) rendimiento, Mg ha-1 a 14 % de humedad, se calculó con la fórmula: REN = [(PCxMS% x GxFC%)/8600]/1000,dondePC=peso de campo de mazorca, en kg por parcela útil; MS %= porcentaje de materia seca, mediante la diferencia de 100 menos el porcentaje de contenido de humedad del grano obtenido del aparato Stenlite®; G % = porcentaje de grano, relación entre el peso de grano y el peso de mazorca desprovista de brácteas, promedio de cinco mazorcas, multiplicado por 100; FC = factor de corrección, obtenido al dividir 10000 m2 (1 ha) entre la superficie útil de la parcela (8 m2); 8600 = factor para ajustar el rendimiento al 14 % de humedad por hectárea, parámetro utilizado en México; y 3) calidad física de la semilla mediante tamaño y peso. Las semillas se clasificaron en: grande (SG), mediana (SM) y chica (SC), con cribas de perforación redonda de 8, 7 y 6 mm, y los valores se reportaron en porcentajes. Cinco grupos o repeticiones de 200 semillas (P200S) se pesaron en una balanza analítica (Ohaus) y se calculó el promedio; el peso hectolítrico (PH) se determinó en una báscula (OHAUS®) y se expresó en kg hL-1.

Con los resultados se realizó un ANDEVA combinado con el procedimiento GLM (SAS, 1989) para los factores principales y las interacciones. La comparación de medias se hizo con la prueba de Tukey (p≤0.05). Los datos expresados en porcentaje se transformaron a valores de arcoseno.

Resultados y discusión

Cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz

Entre cruzas simples progenitoras de los híbridos: H-44, H-52, H-66, H-68E, H-70 y H-153E hubo diferencias significativas (p≤0.01) para inicio de floración masculina, rendimiento y calidad de semilla (Cuadro 1). Lo anterior debido a las características genéticas de cada una de las líneas que forman la cruza simple (Virgen-Vargas et al., 2014) y a la respuesta de la planta al daño causado por la eliminación de la espiga (Espinosa-Calderón et al., 2010a y b), principalmente la diferencia en número de autofecundaciones entre ellas (Espinosa et al., 2003; Ávila et al., 2009; Arellano et al., 2011). Los resultados son similares a los obtenidos por Virgen et al. (2010) y Virgen et al. (2013) al evaluar cruzas simples progenitoras de los híbridos de maíz: H-50, H-52, H-64, H-66, H-68 y H-70 en localidades del Estado de México y Tlaxcala.

Cuadro 1 Floración y rendimiento, tamaño y peso de semilla promedio de cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz. Texcoco, Estado de México (2006-2008).  

Cruzas Simples IFM (días) IFF (días) REN (Mg ha -1 ) Tamaño de semilla (%) PH (kg hL -1 ) P200S (g)
SG SM SC
CML-239xCML-242 70.1b 73.0a 7.3b 71.4b 19.4cd 8.9b 65.6b 67.7b
M-43xM-44 71.1b 75.0a 9.1a 70.4b 21.7c 7.9b 62.6c 85.5a
M-47xM-46 68.6c 71.3a 8.1b 49.8c 30.2b 19.9a 64.8b 71.2b
CML-241xCML-243 72.8a 72.7a 4.7c 32.4d 46.1a 21.5a 68.3a 48.3c
M-55xM-54 68.1c 70.5a 9.4a 78.3a 16.1d 5.6b 62.8c 88.7a
P > F <0.01 0.08 <0.01 <0.01 <0.01 <0.01 <0.01 <0.01
DSH (0.05) 1.06 4.63 0.86 6.44 5.46 4.14 1.17 5.64
Media 70.19 72.53 7.79 60.51 26.74 12.78 64.87 72.33
CV (%) 2.00 8.46 14.73 11.68 17.97 26.29 2.38 10.31
R2 0.74 0.29 0.87 0.94 0.88 0.94 0.92 0.92

p>F: Probabilidad; Medias con diferente letra en una columna son estadísticamente diferentes (Tukey, p≤0.05); DSH: diferencia significativa honesta; CV: coeficiente de variación; REN: rendimiento de semilla; IFM: inicio floración masculina; IFF: inicio floración femenina; SG: porcentaje de semilla grande; SM: porcentaje de semilla mediana; SC: porcentaje de semilla chica; PH: peso hectolítrico, en kg hL-1; P200S: peso de 200 semillas, en g.

Los días para el inicio de la floración masculina y femenina fueron en promedio 70 a 72 (Cuadro 1). Esto indica que las cruzas simples mostraron sincronía floral; por ello, se debe iniciar la eliminación de la espiga, en el progenitor femenino, en un periodo menor a dos días para evitar autofecundaciones y conservar la calidad genética de la semilla categoría certificada (Vallejo et al., 2008). En la cruza simple CML-241 x CML-243, el número de días para el inicio de la floración masculina y femenina fue igual, por lo que se requiere precisar el momento oportuno para realizar el desespigamiento. En M-43 x M-44 la diferencia entre el inicio de las floraciones fue 4 d, lo que indica tiempo mayor para iniciar el desespigue. Otro factor a considerar es la uniformidad de la floración del progenitor hembra (Martínez-Lázaro et al., 2005), entre mayor uniformidad el número de pasos de desespigue será menor y menor el costo de esta actividad, en comparación con progenitores variables, cuyo periodo de floración masculina es amplio (10 a 20 d); las cruzas CML-239 x CML-242 y CML-241 x CML-243 tienen mayor uniformidad porque están formadas con líneas entre seis y ocho autofecundaciones en comparación con las cruzas M-43 x M-44, M-47 x M-46 y M-55 x M-54 que tienen mayor variabilidad (Espinosa et al., 2003; Avila et al., 2009; Arellano et al., 2011).

El rendimiento promedio de semilla fue 7.79 Mg ha-1, 80 % de las cruzas simples progenitoras de los híbridos rindieron entre 7 y 9 Mg ha-1 (Cuadro 1). Las cruzas M-43 x M-44 y M-55 x M-54, progenitoras de los híbridos H-52, H-66 y H-70, tuvieron los rendimientos mayores (9.1 y 9.4 Mg ha-1) y la menos rendidora fue CML-241 x CML-243, progenitor del H-68E, con 4.79 Mg ha-1. Estos resultados son similares a los publicados por Avila et al. (2009) y Espinosa et al. (2012). Los resultados se obtuvieron en lotes de experimentación, en comparación con un lote de desespigamiento de semilla híbrida, donde el rendimiento es menor debido a factores como asincronía en la floración masculina y femenina entre progenitores, falta de control de malezas, plagas y enfermedades y calidad genética, y pérdidas durante el beneficio de semilla. Al respecto, Barrón (2010) señaló que en la producción de semilla certificada de los híbridos H-515 y H-516 obtuvieron 3 Mg ha-1 de semilla comercializable, y en el híbrido H-318 fue 4 y 7 Mg ha-1 (Vallejo et al., 2008). Los rendimientos de semilla de las cruzas simples hembra de los híbridos H-44, H-52, H-66, H-68E, H-70 y H-153E hacen rentable la producción de semilla para las empresas de capital nacional porque la relación costo beneficio es >1; es 1.9 para producir un híbrido trilineal, y por cada peso invertido se obtienen 2.9 pesos (Vallejo et al., 2008; Virgen et al., 2013).

Las cruzas simples tuvieron, en promedio 60, 27 y 13 % de semilla grande, mediana y chica (Cuadro 1). CML-239 x CML-242, M-43 x M-44 y M-55 x M-54 presentaron porcentajes de semilla grande (8 mm) mayores a 70 % y de semilla chica (6 mm) entre 5 y 8 % porque tienen mazorca cónica (Avila et al., 2009; Arellano et al., 2011); mientras M-47 x M-46 y CML-241 x CML-243 tuvieron entre 49 y 39 % de semilla grande, entre 30 y 46 % de semilla mediana (7 mm) y entre 19 y 21 % de semilla chica, como en una mazorca cónico-cilíndrica. El tamaño de semilla es una característica importante para la comercialización y rentabilidad para las empresas productoras de semilla debido a que los productores prefieren semilla grande y mediana, aunque la semilla chica tiene calidad fisiológica buena. Laynez-Garsaball et al. (2007) y Tadeo-Robledo et al. (2010) no detectaron diferencias significativas en el vigor de las plántulas entre tamaños de semilla de variedades de maíz. Sin embargo, al inicio del crecimiento de la semilla chica la acumulación de materia seca es menor, comparando con la semilla grande (López-Santillán et al., 2004).

El peso hectolítrico y de 200 semillas fue en promedio 64 kg hL-1 y 72.33 g, la cruza CML-241 x CML-243 tuvo el peso hectolítrico mayor hL-1 y el menor peso de 200 semillas con 48.33 g, las cruzas M-55 x M-54 y M-43 x M-44 tuvieron el peso mayor de 200 semillas con 88.64 y 85.59 g y el menor peso hectolítrico (62.88 y 62.66 kg hL-1) (Cuadro 1). Estos valores son similares a los documentados por Zepeda et al. (2002) con las cruzas simples H-14 y H-214. Las semillas con peso mayor representan número menor de semillas y viceversa. El número de semillas por kilogramo en el establecimiento de un lote de desespigamiento es importante para determinar la densidad de población de los dos progenitores y la relación de siembra de surcos hembra y macho, y por la cantidad mayor de semilla del progenitor macho que puede utilizarse en caso de requerir sembrar más surcos para obtener más polen o como bordo para el aislamiento, en cumplimiento con las normas de certificación de semillas (SAG, 1975).

Efecto de eliminar la espiga en el progenitor hembra (desespigamiento)

No hubo diferencias significativas (p>0.05) en el rendimiento y calidad física de semilla entre los niveles de desespigamiento (Cuadro 2), debido probablemente a que la espiga demanda nutrimentos, que al eliminarse no alteró la fisiología de la planta, al contrario propició que los fotosíntatos fueran dirigidos al llenado de la semilla (Martínez et al., 2005). Al eliminar la espiga y la hoja bandera no disminuyo (p>0.05) el rendimiento porque la capacidad fotosintética de la planta no se afectó pues el área de la hoja bandera eliminada fue menor en comparación con las otras hojas, y fueron suficientes para realizar la fotosíntesis. De Brito (2011) indicó que reducciones mayores a 41.01 % del área foliar en plantas de maíz comprometen su productividad. Resultados similares fueron observados por Espinosa-Calderón et al. (2010b) al eliminar la espiga sin o con diferente número de hojas en el híbrido de maíz H-49; y en el híbrido H-47 disminuyó 26 % el rendimiento de semilla al eliminar de la espiga (Espinosa-Calderón et al., 2010a). Para la eliminación de una o dos hojas en ambos híbridos no afectó el rendimiento (Tadeo et al., 2013).

Cuadro 2 Floración y rendimiento, tamaño y peso de semilla por efecto de eliminar la espiga en cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz, Texcoco, Estado de México (2006-2008).  

Eliminación de espiga IFM (días) IFF (días) REN (Mg ha -1 ) Tamaño de semilla (%) (kg hL -1 ) P200S (g)
SG SM SC
Sin eliminar 70.42 73.04 7.61 59.91 26.20 14.00 65.00 72.02
Espiga 69.93 71.44 8.09 60.71 26.64 12.53 64.73 71.42
Espiga + hoja bandera 70.20 73.09 7.66 60.93 27.38 11.82 64.89 73.56
P > F 0.26 0.35 0.09 0.73 0.64 0.31 0.71 0.37
DSH (0.05) 0.71 3.08 0.57 4.27 3.62 2.74 0.77 3.74

p>F: Probabilidad; Medias con diferente letra en una columna son estadísticamente diferentes (Tukey, p≤0.05); DSH: diferencia sig nificativa honesta; REN: rendimiento de semilla; IFM: inicio floración masculina; IFF: inicio floración femenina; SG: porcentaje de semilla grande; SM: porcentaje de semilla mediana; SC: porcentaje de semilla chica; PH: peso hectolítrico, en kg hL-1; P200S: peso de 200 semillas, en g.

En un lote de producción de semilla híbrida de maíz es primordial eliminar la espiga del progenitor hembra (Martínez-Lázaro et al., 2005). Por ello es importante cuantificar los días para el inicio y floración media masculina y femenina de ambos progenitores. Las cruzas simples, en promedio, iniciaron la floración masculina y femenina en 70 y 72 d (Cuadro 2), y el período para eliminar la espiga del progenitor hembra, para conservar la calidad genética y evitar las autofecundaciones es 2 d. Es recomendable iniciar entre 2 y 4 d después de la aparición de la primera espiga (flor masculina) y continuar durante 10 y 20 d, cada tercer día hasta eliminar todas las espigas, en dependencia de las características genéticas de los progenitores, el efecto del ambiente y su interacción (Virgen et al., 2013; Virgen-Vargas et al., 2014).

El rendimiento de semilla aumentó 6.31 % (480 kg ha-1) con la eliminación de la espiga de la planta, comparado con el testigo (sin eliminar la espiga). Esto pudo deberse a que al eliminar la fuente demandante los nutrimentos fueron traslocados al jilote y usados en el desarrollo de la semilla, y disminuyó el porcentaje de semilla chica (10.5 %). Eliminar la espiga y la espiga más la hoja bandera no tuvo efectos negativos significativos en el rendimiento y calidad de semilla. Espinosa-Calderón et al. (2010b) también observaron efecto positivo en el rendimiento al eliminar la espiga en el progenitor hembra. Esto indica la posibilidad de reducir por lo menos un paso para desespigar lotes de producción de semilla, o bien la posibilidad de calibrar la maquinaria para hacer el corte en el punto de inserción de la hoja bandera. Pero en cada progenitor hembra deberá conocer el efecto de eliminar la espiga más una, dos o tres hojas, ya que en algunos progenitores el rendimiento de la semilla es afectado (Espinosa-Calderón et al., 2010a).

Efecto del ambiente (años de producción)

Entre ciclos agrícolas de producción primaveraverano de 2006, 2007 y 2008 hubo diferencias significativas (p≤0.01) en el inicio de la floración masculina y femenina, rendimiento y calidad física de semilla (Cuadro 3). Esto indicó que por lo menos una característica fue diferente de un año a otro, debido quizá a la diferencia en la temperatura (promedio de 16 °C en cada año) y cantidad y distribución de la precipitación; la temporada de lluvia se estableció entre junio y septiembre y la precipitación fue 722.7mm en 2007, y fue 20 y 32% mayor a las de 2006 (583 mm) y 2008 (495.2 mm) (Figura 1, Estación Agrometeorológica del Colegio de Postgraduados, 2013). Estas diferencias pueden contribuir a las diferencias en los días para el inicio de la floración, el rendimiento y la calidad física de semilla de las cruzas simples. Efectos similares de los factores ambientales sobre las plantas de maíz fueron observados por Boomsma et al. (2009) y Ramírez et al. (2010).

Cuadro 3 Efecto del ambiente en floración y rendimiento, tamaño y peso promedio de semilla en cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz, Texcoco, Estado de México (2006-2008). 

Años IFM (días) IFF (días) REN (Mg ha-1) Tamaño de semilla (%) PH (kg hL-1) P200S (g)
SG SM SC
2006 71.4a 74.6a 5.2c 26.5b 41.7a 31.5a 64.1b 49.2b
2007 69.6b 70.1b 8.5b 79.3a 20.0b 0.6c 60.5c 82.3a
2008 69.4b 72.9ab 9.4a 75.6a 18.4b 6.1b 70.0a 85.3a
P > F <0.01 <0.01 <0.01 <0.01 <0.01 <0.01 <0.01 <0.01
DSH (0.05) 0.71 3.08 0.57 4.27 3.62 2.74 0.77 3.74

p>F: Probabilidad; Medias con differente letra en una columna son estadísticamente diferentes (Tukey, p≤0.05); DSH: diferencia significativa honesta; REN: rendimiento de semilla; IFM: inicio floración masculina; IFF: inicio floración femenina; SG: porcentaje de semilla grande; SM: porcentaje de semilla mediana; SC: porcentaje de semilla chica; PH: peso hectolítrico, en kg hL-1; P200S: peso de 200 semillas, en g.

Figura 1 Temperatura y precipitación promedio mensual durante 2006 y 2008 (Estación Agrometeorológica del Colegio de Postgraduados, 2013).  

Entre años hubo 4 d de diferencia para el inicio de la floración femenina, en 2006 se observó el número mayor de días y el menor en 2007 (Cuadro 3). Esto puede atribuirse a que durante las etapas de germinación, desarrollo vegetativo y diferenciación floral de la planta de maíz la temperatura disminuyó entre 2.4 y 0.5 °C, lo que ocasionó crecimiento y desarrollo menores de la planta. Resultados similares fueron observados por Zepeda-Bautista et al. (2009) y Virgen et al. (2013) en cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz para Valles Altos de México.

El rendimiento de semilla promedio fue 7.79 Mg ha-1, en 2008 fue 17.12 % mayor y en 2006 33.24 % menor (Cuadro 3). Esto puede atribuirse a la disponibilidad mayor de humedad, en las etapas de floración y llenado de grano, debido a la precipitación; en 2008 la precipitación fue mayor en septiembre (semana 40, 53.50 mm), comparado con 2006 (semana 40, 12.40 mm) (Figura 1). Esto confirma el efecto del ambiente en la productividad de las cruzas simples hembra progenitoras de híbridos de maíz (Virgen et al., 2010; Virgen et al., 2013), lo cual es útil para determinar el sitio, la fecha y cómo establecer un lote de producción de semilla. Avila et al. (2009) observaron un efecto ambiental similar al incrementar la cruza simple hembra del híbrido H-52 en el Valle de Texcoco; la producción fue 9 a 10 t ha-1 con 70 % de semilla grande y en Tlaxcala 6.5 t ha-1 de rendimiento de semilla. En 2008 el tamaño de semilla fue mayor en comparación con 2006 (Cuadro 3), año en el cual la semilla grande, el peso hectolítrico y el peso de 200 semillas fueron 64.94, 8.42 y 42.32 % menores.

Interacción genotipo x ambiente

Las interacciones cruzas simples progenitoras x años de evaluación fueron significativas (p≤0.01) para el inicio de la floración masculina y rendimiento de semilla; así como el porcentaje de semilla grande, mediana y chica, peso hectolítrico y peso de 200 semillas (datos no presentados), pues por lo menos una cruza simple tuvo un comportamiento diferente en cada año agrícola. Esto se debió a sus características genéticas y a las condiciones agroclimáticas que determinan la producción y calidad de la semilla híbrida (Virgen et al., 2013; Virgen-Vargas et al., 2014).

Días para el inicio de la floración masculina

Entre años, en 100 % de las cruzas simples se observó un cambio en el número de días para el inicio de la floración masculina (Figura 2). Éste es un parámetro importante para definir el momento de eliminar la espiga del progenitor hembra y la sincronía de la floración masculina y femenina, para la polinización y formación de la semilla. Resultados similares fueron observados por Virgen et al. (2010) al evaluar cruzas simples progenitoras de híbridos en localidades de Tlaxcala. La cruza simple M-55 x M-54, progenitora hembra del híbrido H-70, presentó diferencia de 2 d para el inicio de la floración masculina (67 a 69 d). CML-239 x CML-242 presentó variación mayor en los días para el inicio de la floración masculina. En 2007 floreció a los 68 d y 5 d después en 2006; esta diferencia ocasiona problemas al establecer un lote de desespigamiento, porque puede causar desfasamiento de la polinización y en consecuencia la falta de formación de la semilla, la pérdida de calidad genética por la contaminación de polen extraño y autofecundaciones de la hembra por el desespigamiento inoportuno.

Figura 2 Interacción genotipo x ambiente (años) para inicio de la floración masculina de cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz. Texcoco, Estado de México (2006-2008).  

Rendimiento de semilla

En todas las cruzas simples progenitoras de híbridos entre los años se obtuvó rendimiento de semilla diferente, porque es un carácter determinado por muchos genes e influido por el ambiente (Poehlman, 1979; Márquez, 1988). La cruza simple CML-241 x CML-243 tuvo la variación menor en el rendimiento de semilla, en 2007 y 2008 produjo en promedio 5.16 Mg ha-1, lo que pudo deberse a la cantidad mayor de precipitación durante la floración y llenado de grano (Figura 1); en 2006 fue 21.45 % menor el rendimiento (1.11 Mg ha-1). La cruza CML-239 x CML-242 tuvo su rendimiento mayor (10.28 Mg ha-1) en 2008 y menores en 14.19 y 70.55 % en 2007 y 2006 (Figura 3).

Figura 3 Interacción genotipo x ambiente (años) para rendimiento de semilla de cruzas simples progenitoras de híbridos de maíz. Texcoco, Edo. de México. 2006-2008. 

La cruza simple M-43 x M-44, progenitor hembra de los híbridos H-52 y H-66 (Avila et al., 2009; Arellano et al., 2010), en 2008 presentó su máximo rendimiento (11.24 Mg ha-1), y en 2007 y 2006 fueron menores en 14.11 y 42.32 % (Figura 3). Avila et al. (2009) obtuvieron rendimientos de semilla entre9y10Mgha-1 delacruzaM-43xM-44en un lote de desespigamiento ubicado en el Valle de Texcoco, en altitudes de 2300 msnm; y en el Campo Experimental Valle de México, 2250 msnm, durante el ciclo agrícola primavera-verano 2011 se obtuvieron 3.79 y 3.52 Mg ha-1 de la cruza directa (M-43 x M-44) y recíproca, (Virgen et al., 2013). La cruza simple M-55 x M-54 tuvo variación menor en el rendimiento de semilla, en 2007 y 2008 rindió en promedio 10.75 Mg ha-1; y en 2006 fue menor en 36.77 % el rendimiento (3.95 Mg ha-1). Virgen et al. (2013) produjeron en el Campo Experimental Valle de México durante el ciclo agrícola primavera-verano 2011, 1.55 y 3.19 Mg ha-1 de la cruza directa (M-54 x M-55) y recíproca (M-55 x M-54). Esto evidencia el comportamiento no estable de los progenitores hembra, que afecta directamente el rendimiento y la calidad de la semilla, aspecto fundamental para el éxito de la producción, rentabilidad económica y técnica en las empresas de capital nacional (Vallejo et al., 2008; Virgen-Vargas et al., 2014).

Conclusiones

En la producción de semilla híbrida, la eliminación de la espiga en las cruzas simples progenitoras hembra de híbridos de maíz para Valles Altos de México aumenta el rendimiento de semilla y disminuye el porcentaje de semilla chica. La eliminación de la espiga o la espiga y la hoja bandera no afecta negativamente el rendimiento, tamaño ni peso de la semilla.

Las cruzas simples progenitoras hembra de híbridos de maíz tienen un comportamiento no estable del rendimiento y la calidad física de la semilla, y el inicio de la floración masculina en la hembra para iniciar el desespigue (eliminación de espiga en el progenitor hembra) entre años de producción agrícola.

Las cruzas simples progenitoras hembra de los híbridos de maíz: H-44, H-52, H-66, H-68E, H-70 y H-153E, generados por el INIFAP para los Valles Altos de México, poseen características de productividad, tamaño y peso hectolítrico de semilla deseables para la producción de semilla híbrida.

Literatura Citada

Arellano V., J. L., J. Virgen V., y M. A. Avila P. 2010. H-66 Híbrido de maíz para los Valles Altos de los estados de México y Tlaxcala. Rev. Mex. Cienc. Agríc. 1: 257-262. [ Links ]

Arellano V., J. L., J. Virgen V., I. Rojas M., y M. A. Avila P. 2011. H-70 híbrido de maíz de alto rendimiento para temporal y riego del Altiplano Central de México. Rev. Mex. Cienc. Agríc. 2: 619-626. [ Links ]

Avila P., M. A., J. L. Arellano V., J. Virgen V., A. J. Gámez V., y A. María R. 2009. H-52 Híbrido de maíz para Valles Altos de la Mesa Central de México. Agric. Téc. Méx. 35: 237-240. [ Links ]

Barillas S., M. E. 2010. Producción de semilla certificada de maíz en Tlaxcala. Fundación Produce Tlaxcala A. C., México. IICA, México. 43 p. [ Links ]

Barrón C., E. 2010. Producción de semilla certificada de maíz por pequeñas organizaciones de productores: el caso de Impulsora Agrícola El Progreso SPR de RL. Fundación Produce Guerrero. Guerrero, México. 65 p. http://www.siac.org.mx/fichas/49%20Guerrero%20Maiz.pdf . (Consulta: Octubre 2013). [ Links ]

Boomsma, C. R., J. B. Santini, M. Tollenaar, and T. J. Vyn. 2009. Maize morphophysiological responses to intense crowding and low nitrogen availability: An analysis and review. Agron. J. 101: 1426-1452. [ Links ]

Cervantes-Ortíz, F., J. Covarrubias-Prieto, J. A. Rangel-Lucio, A. D. Terrón-Ibarra, M. Mendoza-Elos, y R. E. Preciado-Ortiz. 2013. Densidad de población y fertilización nitrogenada en la producción de semilla híbrida de maíz. Agron. Mesoam. 24: 101-110. [ Links ]

Colegio de Postgraduados. 2013. Estación Agrometeorológica de Montecillo. México. http://www.cm.colpos.mx./meteoro/reporte/index4.htm . (Consulta: Octubre 2013). [ Links ]

Copeland, L. O., and B. M. McDonald. 2001. Principles of Seed Science and Technology. 4th ed. Kluwer Academic Publishers. Massachusetts, USA. 467 p. [ Links ]

De Brito C., H., D. Lima S., A. María B., L. Savelli G., y M. T. Gomes L. 2011. Reducción del área foliar en maíz en una región tropical en Brasil y sus efectos en caracteres agronómicos. Interciencia 36: 291-295. [ Links ]

Domínguez, C. y L. Donnet. 2014. Modelos de negocio de las empresas semilleras de maíz del consorcio MasAgro. Enlace: La Revista de la Agricultura de Conservación V: 44-47. [ Links ]

Donnet, L., D. López, J. Arista, F. Carrión, V. Hernández, y A. González. 2012. El potencial de mercado de semillas mejoradas de maíz en México. México. CIMMYT. 30 p. [ Links ]

Espinosa-Calderón A., J. Ortiz-Cereceres, A. Ramírez-Fonseca, N. Gómez-Montiel, y A. Martínez-Garza. 1999. Productividad de semilla de líneas tropicales de maíz (Zea mays L.) del CIMMYT e INIFAP. Agric. Téc. Méx. 25: 53-58. [ Links ]

Espinosa C., A., M. Tadeo R., J. Lothrop., S. Azpiroz R., C. Tut y Couoh, y Y. Salinas M. 2003. H-50 Híbrido de maíz de temporal para los Valles Altos de México (2200-2600 msnm). Agric. Téc. Méx. 29: 89-92. [ Links ]

Espinosa-Calderón, A., M. Tadeo-Robledo, M. Sierra-Macías, F. Caballero-Hernández, R. Valdivia-Bernal, y N. Gómez-Montiel. 2010a. Despanojado y densidad de población en una cruza simple androestéril y fértil de maíz. Agron. Mesoam. 21: 159-165. [ Links ]

Espinosa-Calderón A. , M. Tadeo-Robledo, L. D. Meza-Guzmán, I. Arteaga-Escamilla, R. Matías-Bautista, R. Valdivia-Bernal, M. Sierra-Macías, N. Gómez-Montiel, A. Palafox-Caballero, y B. Zamudio-González. 2010b. Eliminación de espiga y hojas en un híbrido de maíz androestéril y fértil. Universidad y Ciencia 26: 215-224. [ Links ]

Espinosa C., A., M. Tadeo R., J. Virgen V., I. Rojas M., N. Gómez M., M. Sierra M., A. Palafox C., G. Vázquez C., F. A. Rodríguez M., B. Zamudio G., I. Arteaga E., E. I. Canales I., B. Martínez Y., y R. Valdivia B. 2012. H-51 AE, Híbrido de maíz para áreas de humedad residual, buen temporal y riego en Valles Altos Centrales de México. Rev. Fitotec. Mex. 35: 347-349. [ Links ]

González E., A., J. Islas G., A. Espinosa C., J. A. Vázquez C., y S. Wood. 2008. Impacto económico del mejoramiento genético del maíz en México: Híbrido H-48. Publicación Especial No. 25, INIFAP, México, D. F. 88 p. [ Links ]

INIFAP. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. 2012. Redes de estaciones del INIFAP. México. http://clima.inifap.gob.mx/ redinifap/ . (Consulta: Septiembre 2014). [ Links ]

Jolalpa B., J. L., G. Moctezuma L., J. J. Espinoza A., R. Zepeda B., y I. Rentería G. 2014. Uso de semillas mejoradas de maíz en Amecameca, Estado de México. Enlace: La Revista de la Agricultura de Conservación V: 50-53. [ Links ]

Larque S., B. S., J. Islas E., A. Gonzalez E., y J. L. Jolalpa B. 2013. Mercado de semillas de maíz en el Estado de México. INIFAP-CIRCE-CEVAMEX. Folleto Técnico No. 57. 76 p. [ Links ]

Laynez-Garsaball, J. A., J. R. Méndez-Natera, y J. Mayz-Figueroa. 2007. Influencia del tamaño de la semilla de maíz (Zea mays L.) en el crecimiento de la plántula en condiciones de salinidad. Idesia 25: 23-35. [ Links ]

López-Santillán, J. A., S. Castro-Nava, C. Trejo-López, M. C. Mendoza-Castillo, y J. Ortiz-Cereceres. 2004. Biomasa acumulada e intercambio gaseoso en maíz proveniente de semilla de diferente tamaño bajo humedad favorable y restringida. Phyton 73: 234-248. [ Links ]

Márquez S., F. 1988. Genotecnia Vegetal: Métodos, Teoría, Resultados. Tomo II. Ed. AGT Editor, México, D. F. 665 p. [ Links ]

Martínez-Lázaro, C., L. E. Mendoza-Onofre, S. G. García-Santos, M. C. Mendoza-Castillo, y A. Martínez-Garza. 2005. Producción de semilla híbrida de maíz con líneas androestériles y androestériles isogénicas, y su respuesta a la fertilización y densidad de población. Rev. Fitotec. Mex. 28: 127-133. [ Links ]

Poehlman J., M. 1979. Mejoramiento Genético de las Cosechas. Ed. Limusa, México, D. F. 453 p. [ Links ]

Ramírez D., J. L., J. J. Wong P., J. A. Ruiz C., y M. Chuela B. 2010. Cambio de fecha de siembra del maíz en Culiacán, Sinaloa, México. Rev. Fitotec. Mex. 33: 61-68. [ Links ]

Rendón P., L. y C. Fuentes R. 1997. Eficiencias de riego. In: Manual para Diseño de Zonas de Riego Pequeñas. Hernández S., F. R. y J. R. Sánchez B. (eds.). Chapingo, México. Universidad Autónoma Chapingo. pp: 41-48. [ Links ]

Ritchie, W. S., G. O. Benson, S. J. Lupkes, and R. J. Salvador. 1993. How a corn plant develops. Cooperative Extension Service Ames, Iowa. Iowa State University of Science and Technology. http://www.ag.iastate.edu/departments/agronomy/corngrows.html . (Consulta: Mayo 2002). [ Links ]

Rojas M., I., J. Virgen V., A. Espinosa C., y R. Fernández S. 2009. Tecnología para la producción de semilla certificada de maíz del híbrido H-48 en Tlaxcala. Folleto Técnico No. 39. CIRCE-INIFAP. Tlaxcala, México. 33 p. [ Links ]

SAG. Secretaría de Agricultura y Ganadería. 1975. Normas para la certificación de semillas. Dirección General de Agricultura, SAG, México. 95 p. [ Links ]

SAS. Statistical Analysis System Institute. 1989. SAS/SAT User’s Guide. Version 6. Fourth Edition. SAS Institute Inc. Cary, N.C. 943 p. [ Links ]

SIAP. Servicio de Información y Estadística Agroalimentaria y Pesquera. 2014. Producción anual de cultivos año agrícola 2014 en México. http://www.siap.gob.mx/cierre-de-la-produccion-agricola-por-estado/ . (Consulta: Julio 2015). [ Links ]

Tadeo R., M., A. Espinosa C., D. Beck y J. L. Torres. 2007. Rendimiento de semilla de cruzas simples fértiles y androestériles progenitoras de híbridos de maíz. Agric. Téc. Méx. 33: 175-180. [ Links ]

Tadeo-Robledo, M., A. Espinosa-Calderón, R. Valdivia-Bernal, N. Gómez-Montiel, M. Sierra-Macías, y B. Zamudio-González. 2010. Vigor de las semillas y productividad de variedades de maíz. Agron. Mesoam. 21: 31-38. [ Links ]

Tadeo R., M., A. Espinosa C., V. Trejo P., I. Arteaga E., E. Canales I., A. Turrent F., M. Sierra M., R. Valdivia B., N. O. Gómez M., A. Palafox C. y B. Zamudio G. 2013. Eliminación de espiga y hojas en progenitores androestériles y fértiles de los híbridos trilineales de maíz H-47 y H-49. Rev. Fitotec. Mex. 36: 245-250. [ Links ]

Vallejo D., H. L., J. L. Ramírez D., M. Chuela B. y R. Ramírez Z. 2008. Manual de Producción de Semilla de Maíz. Estudio de Caso. Folleto Técnico Núm. 14. Campo Experimental Uruapan. INIFAP, CIRPAC. Guadalajara, Jalisco, México. 96 p. [ Links ]

Virgen V., J, J. L. Arellano V., I. Rojas M., M. A. Ávila P., y G. F. Gutiérrez H. 2010. Producción de semilla de cruzas simples de híbridos de maíz en Tlaxcala, México. Rev. Fitotec. Mex. 33: 107-110. [ Links ]

Virgen V., J., R. Zepeda B., J. L. Arellano V., M. A. Ávila P., y I. Rojas M. 2013. Producción de semilla de progenitores e híbridos de maíz de Valles Altos en dos fechas de siembra. Rev. Ciencia y Tecnol. Agrop. Méxic. 1: 26-32. [ Links ]

Virgen-Vargas, J., R. Zepeda-Bautista, M.A. Avila-Perches, A. Espinosa-Calderón, J. L. Arellano-Vázquez, y A. J. Gámez-Vázquez. 2014. Producción de semilla de líneas progenitoras de maíz: densidad de población e interacción. Agron. Mesoam. 25: 01-13. [ Links ]

Zepeda B., R., A. Carballo C., G. Alcántar G., A. Hernández L., y J. A. Hernández G. 2002. Efecto de la fertilización foliar en el rendimiento y calidad de semilla de cruzas simples en maíz. Rev. Fitotec. Mex. 25: 419-426. [ Links ]

Zepeda-Bautista, R., A. Carballo-Carballo, C. Hernández-Aguilar. 2009. Interacción genotipo-ambiente en la estructura y calidad del nixtamal-tortilla del grano en híbridos de maíz. Agrociencia 43: 695-706. [ Links ]

Recibido: 01 de Abril de 2015; Aprobado: 01 de Noviembre de 2015

*Autor responsable. Author for correspondence

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons