SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número7Influencia de seis especies arbóreas en la infiltración de agua en el suelo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Agrociencia

versión impresa ISSN 1405-3195

Agrociencia vol.42 no.7 México oct./nov. 2008

 

Socioeconomía

 

Efecto de las políticas económicas en los recursos naturales y el medio ambiente en México

 

Effect of economic policies on natural resources and environment in Mexico

 

Roberto González–Acolt1*, J. Arturo Matus–Gardea2 y Manuel González–Guillén3

 

1 Departamento de Economía. Universidad Autónoma de Aguascalientes. Avenida Universidad No. 940. Edificio 32, Aguascalientes, Aguascalientes. * Autor responsable: (rgonza@correo.uaa.mx ; rgonza@colpos.mx)

2 Economía, Campus Montecillo. Colegio de Postgraduados. 56230. Montecillo, Estado de México. (matusgar@colpos.mx)

3 Forestal, Campus Montecillo. Colegio de Postgraduados. 56230. Montecillo, Estado de México. (manuelg@colpos.mx)

 

Recibido: Octubre, 2007.
Aprobado: Octubre, 2008.

 

Resumen

El propósito del presente estudio fue contribuir a evaluar los efectos de la política económica en México, en relación con los recursos naturales y el ambiente. Para ello se elaboró una matriz de contabilidad social extendida con datos ambientales para México con año base 2001 (MCSA–MEX2001). El cálculo de multiplicadores ambientales de costos por agotamiento y degradación fue el principal instrumento para analizar el efecto de un aumento en las variables de política económica (gasto exógeno) en el uso de los recursos naturales y su influencia en el ambiente. Se encontró que los sectores con mayor incidencia en el ingreso nacional contribuyen más al agotamiento de los recursos naturales y al deterioro ambiental cuando reciben una inyección de gasto exógeno. Además, un incremento monetario de alguna variable exógena en todas las actividades productivas tiene un mayor efecto en la contaminación del aire.

Palabras clave: Matriz de contabilidad social extendida con datos ambientales, multiplicadores ambientales por costos de agotamiento y degradación.

 

Abstract

The purpose of the present study was to contribute to the evaluation of the effect of economic policy in México, in relation to the natural resources and the environment. An extended social accounting matrix was built with environmental data for México with base year 2001 (MCSA–MEX2001). The calculation of environmental multipliers of costs from depletion and degradation was the principal instrument for analyzing the effect of an increase in the variables of economic policy (exogenous expenditure) on the use of the natural resources and its influence on the environment. It was found that the sectors with highest incidence in the national income contributed the most to the depletion of the natural resources and environmental deterioration when they receive an injection of exogenous expenditure. Furthermore, a monetary increment of an exogenous variable in all of the productive activities has a greater effect on air pollution.

Key words: Social accounting matrix extended with environmental data, environmental multipliers from costs of depletion and degradation.

 

INTRODUCCIÓN

El Estado influye directamente en el crecimiento económico del país a través de su política económica. La discusión acerca de los efectos de esa política, se refiere generalmente al mayor bienestar que obtendría la población. Sin embargo, poco se analiza y cuestiona el efecto de esa política en el uso de los recursos naturales y activos ambientales.

Según El Obeid (2002), la degradación ambiental creció a partir del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Guevara (2004) señala que el costo ambiental se elevó 13% entre 1994 y 2004, aunque el deterioro ambiental no se puede atribuir directamente al TLCAN.

Los resultados de los estudios mencionados concuerdan en que la situación ambiental ha empeorado en años recientes. De 1999 a 2004, los activos forestales decrecieron a una tasa media anual de 0.4%, ubicando a México como el cuarto país en América Latina con la mayor tasa de deforestación. Las reservas de petróleo disminuyeron 4.2% y 2.3% sólo en 2004; de continuar esta tendencia de consumo, en 29 años probablemente se agotará este energético. La disponibilidad de agua subterránea tuvo una tasa media de sobreexplotación de 2.3%, lo que ubica a México en el octavo lugar mundial en este concepto, ligeramente debajo de las principales potencias industrializadas. El aumento promedio anual de niveles emisores de diversos contaminantes en aire, suelo y agua fue 2.1%, 2.3% y 1.5%; mientras que la pérdida anual promedio en suelos de nutrientes fue 0.8% (INEGI, 2004).

El objetivo de esta investigación fue analizar como influyen las políticas económicas4 en la depreciación de los recursos naturales y en la degradación del ambiente. Para ello se elaboró una matriz de contabilidad Social (MCS), agregando información de los recursos naturales y el ambiente con año base 2001(MCSA–MEX2001), para obtener multiplicadores económicos y ambientales, así como para examinar la repercusión de las actividades económicas en los recursos naturales y ambientales.

La influencia de las políticas económicas se estudia desde el efecto directo e indirecto que tienen en el gasto de los agentes económicos (familias, empresas y gobierno). Por ejemplo, una variación de la oferta monetaria por el banco central (política monetaria), incide en la tasa de interés, que influencia a las decisiones de gasto de las familias, las empresas y del gobierno. La influencia de la política económica se expresa mediante la variación en el gasto autónomo o exógeno en un modelo.

La MCS es una matriz cuadrada con un sistema de registro simple y de doble entrada, donde las cuentas se disponen en filas y columnas. Las filas incluyen los ingresos o entradas por el agente o sector económico, y las columnas los gastos o salidas. Los ingresos y gastos deben estar en equilibrio, lo cual implica que el total del ahorro, la demanda agregada y el ingreso total sean iguales al total de la inversión, oferta y gasto total. El modelo lineal MCS permite obtener información, y supone propensiones medias fijas, capacidad ociosa y comportamiento lineal de la producción. Este modelo expresa las variables endógenas (cuentas endógenas) como función lineal de las exógenas (cuentas exógenas). En cuenta endógena los cambios en su nivel de gasto se deben a una variación en el ingreso; mientras que en una cuenta exógena las afectaciones en sus gastos son independientes de una alteración en el ingreso, y esta cuenta se determina fuera del sistema económico o es instrumento de política económica.

Una extensión en la MCS es la incorporación de cuentas ambientales, al cual Leontief (1970) agregó los contaminantes (en términos físicos) al modelo input–output. Así, en los años noventa se creó la SAMEA (Social Accounting Matrix and Environmetal Accounts), matriz que muestra el flujo circular de la economía en unidades monetarias y su vertiente ambiental en términos físicos, e incluye insumos ambientales, las emisiones y su efecto en la naturaleza.

Rodríguez et al (2005) usaron una SAMEA para España, con el objetivo de calcular multiplicadores domésticos SAMEA, que son la base para estudiar la influencia de las actividades económicas en la producción y el deterioro ambiental, éste último en términos físicos.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

La construcción de la MCSA–MEX2001 tuvo dos componentes básicos: a) Matriz de Contabilidad Social, estructurada a partir del modelo básico de equilibrio general computable de Lofgren (2003); b) los datos ambientales del Sistema de Cuentas Económicas y Ecológicas de México (SCEEM) 1999–2004 del INEGI. Así la MCSA–MEX2001 tuvo ocho tipos de cuentas: 1) actividades, con 13 sectores productivos; 2) productos, con 13 bienes; 3) recursos naturales y el ambiente; 4) dos factores de producción: trabajo y capital; 5) dos instituciones: hogares y gobierno; 6) capital, que abarca el ahorro y la inversión; 7) tres tipos de impuestos: directos, indirectos y aranceles; 8) sector externo.

La información del SCEEM implicó incorporar conceptos derivados de la metodología del SCEEM en la MCSA–MEX2001. Los principales conceptos considerados fueron: 1) activos económicos no producidos –bienes que provienen de la naturaleza y son empleados en el proceso productivo– como el petróleo y recursos naturales en general; 2) activos ambientales no producidos como el aire, los océanos, etcétera, no usados directamente en la producción, pero afectados por las actividades económicas; 3) costos por agotamiento de los recursos naturales –cálculos monetarios del desgaste de los recursos naturales producto de la actividad económica; 4) costos por degradación del ambiente, o sea, cálculos del costo para remediar o prevenir el deterioro ambiental ocasionado por las actividades productivas:

En el SCEEM, los costos por agotamiento de los recursos naturales incluyen cambios en el volumen de los recursos naturales, uso de agua subterránea y el agotamiento del petróleo. El método usado para calcular estos costos es el de renta neta, que es el gasto necesario para conservar al recurso natural en condiciones aceptables para continuar generando ingresos. Asimismo, los costos por degradación del ambiente comprenden la erosión del suelo y la contaminación del agua, aire y suelo. En este caso el método para calcular estos costos fue el costo de mantenimiento, que consiste en calcular los costos para impedir el deterioro o restablecer la calidad de estos recursos. Así, la contaminación del agua se calculó con el registro de descargas de contaminantes a lagos, lagunas, ríos, estuarios, etcétera.; en la contaminación del aire se calcularon las emisiones primarias como: bióxido de azufre, óxidos de nitrógeno, hidrocarburos, monóxido de carbono y partículas suspendidas; la contaminación del suelo se calculó mediante el registro de la erosión del suelo y residuos peligrosos.

Las fuentes de información para alimentar la MCSA–MEX2001 procedieron de: SCEEM 1999–2004; Sistema de Cuentas Nacionales de México (SCNM) 1999–2004; Banco de México; Cuenta Pública 2001; y del GTAP (Global Trade Analysis Project) de la Universidad de Purdue. Esta última base de datos es de 2001, y como contiene la matriz de transacciones intermedias implicó no sólo usar esta información sino tomar 2001 como período base en el estudio. Como el SCEEM maneja trece actividades productivas, se consideró el mismo número de actividades para elaborar la MCSA–MEX2001.

Con base en la MCSA–MEX2001 se formuló el modelo lineal y las variables endógenas fueron las cuentas de actividades, productos, factores, y agotamiento de los recursos naturales y degradación del ambiente. Además de analizar cuánto ingreso generan, se evaluó el efecto en los recursos naturales y el ambiente ante un aumento en el gasto de las familias, un aumento del gasto público, un cambio en la cuenta de capital, una variación en los impuestos o una modificación en el sector externo. Estas últimas cuentas (hogares, gobierno, capital, impuestos y sector externo) se consideran exógenas y representan instrumentos de política económica.

En el Cuadro 1 se muestra la división de las cuentas endógenas y exógenas de la MCSA–MEX2001. La matriz Xmm incluye las transacciones entre las cuentas endógenas; Xkk abarca los intercambios entre las cuentas exógenas y es la matriz de residuales; Xmk comprende los flujos de cuentas exógenas a endógenas y Xkm contiene los pagos de las cuentas endógenas a exógenas. En el Cuadro 1 el ingreso total de una cuenta endógena (Xmm) se puede derivar como la suma de las transacciones de las cuentas endógenas (Xmj ) más la suma de las transacciones de las cuentas exógenas (Xkj). Así:

En términos matriciales:

donde, i es un vector unitario.

A partir del Cuadro 1 se puede obtener la matriz de propensiones medias a gastar, A, que resulta de dividir las transacciones de la MCSA–MEX2001 por los totales de las columnas correspondientes, y cuyo coeficiente característico aij se define como la proporción del gasto total de la cuenta j canalizado a la cuenta i, o como la proporción del ingreso total de la cuenta i proveniente de la cuenta j. Asi:

El símbolo ˆ en las ecuaciones (3) y (4) denota una matriz diagonalizada. Considerando las expresiones (2), (3) y (4) las m variables endógenas se formulan así:

Resolviendo para Xm:

La expresión (6) es el vector de los ingresos o gastos exógenos dirigidos a cada cuenta endógena. M es la matriz de multiplicadores de la MCSA–MEX2001, donde cada elemento mij muestra el impacto multiplicador en la variable endógena debido a un aumento de una unidad en la variable exógena. Por ejemplo, para la cuenta ambiental los elementos de esa matriz representan el efecto multiplicador en los costos por agotamiento de los recursos naturales y por degradación del ambiente del sector productivo "i" cuando aumenta en una unidad monetaria la demanda exógena del sector "j".

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Para ahorrar espacio no se presenta la MCSA–MEX2001 ni la matriz de multiplicadores derivados de ella. Sin embargo, en el Cuadro 2 se muestra un resumen de los principales resultados de la matriz de multiplicadores. La interpretación de la primera fila muestra que un aumento en alguna variable exógena en una unidad monetaria, por ejemplo un peso, induce un aumento en la producción en el sector agrícola de 1.09 pesos, un mayor costo de agotamiento de los recursos naturales y de la degradación del ambiente de 0.02 y 0.03 centavos, y una expansión en toda la economía de 3.08 pesos (Cuadro 2).

La ganadería (sector 2) (con 0.13) y el petróleo (sector 5), (con 0.18), contribuyen más a los costos de agotamiento de los recursos naturales cuando hay una inyección monetaria exógena en esos sectores. Sin embargo, cuando tal estímulo monetario exógeno se canaliza a la silvicultura (sector 3) se reducen los costos de agotamiento de los recursos naturales, porque hay una inversión para mejorar el capital natural. Asimismo, si el gasto exógeno unitario se canaliza al sector 8 (electricidad, gas y agua), y al 11 (transporte, almacenamiento y comunicaciones), aumentan los costos de deterioro ambiental en, 0.35 y 0.38 (Figura 1).

El efecto difusión (Cuadro 2) se calcula como las sumas de las columnas de la matriz de multiplicadores de la MCSA–MEX2001, e indica el aumento en el ingreso en toda la economía ante una inyección exógena unitaria en una cuenta. Los sectores 8 (electricidad, gas y agua), 2 (ganadería), y 11 (transporte, almacenamiento y comunicaciones) originan los mayores efectos de difusión en la economía, con un aumento total de 4.44, 4.25 y 3.73 unidades monetarias por cada unidad monetaria exógena que reciben (Cuadro 2). Pero también son los sectores con mayor efecto negativo en los activos económicos y ambientales no producidos cuando reciben una inyección monetaria de alguna variable exógena.

Una relación más detallada entre las actividades productivas y los elementos de los costos por agotamiento de los recursos naturales y por degradación del ambiente se encuentra en las Figuras 2 y 3. La contribución de la actividad ganadera (Sector 2) a los costos de agotamiento de los recursos naturales se debe al componente de cambio en el volumen de los recursos forestales (Figura 2), y al destinarse un peso de gasto exógeno a este sector, la caída de los recursos naturales será aproximadamente 0.13 centavos, de los cuales casi 0.12 serán consecuencia de la deforestación.

La ganadería (Figura 3), en comparación con las demás actividades económicas, también muestra los mayores multiplicadores en la erosión de suelo y contaminación del agua, ubicándose como la tercera actividad con mayor participación total en la degradación ambiental. La expansión de la actividad petrolera (sector 5), tiene mayor aportación en la caída de las reservas de crudo.

Los sectores 11 (transporte, almacenamiento y comunicaciones), y 8 (electricidad, gas y agua) contribuyen más a la contaminación del aire, que es prácticamente el único factor que define su participación en los costos por degradación del ambiente.

La industria manufacturera (sector 7) tiene un multiplicador relativamente bajo en el total de degradación del ambiente, pero es la segunda actividad productiva vinculada a una mayor contaminación del agua (Figura 3).

Con la información anterior es posible crear algunos escenarios de política para contestar ciertas interrogantes. Por ejemplo, ante una alza del gasto exógeno que incida en todos los sectores productivos: ¿cuál de los factores que forman parte de los activos económicos y ambientales no producidos se verá más afectado? Para responder ésto se supuso un aumento de 10% en el gasto de la cuenta de los hogares, gobierno, capital y exportaciones independientemente. Los efectos en los componentes en los costos por agotamiento de los recursos naturales y por degradación del ambiente se presentan en el Cuadro 3. Se observa que para cualquiera de las cuatro políticas de gasto su efecto siempre será mayor en la contaminación del aire. La expansión del gasto de los hogares contribuyó en mayor medida al costo por agotamiento de los recursos naturales y por degradación ambiental, lo cual se debe a su dinámica en la economía mexicana, que en proporción al PIB representa aproximadamente 70%. El crecimiento de las exportaciones incide significativamente en el agotamiento del petróleo, debido a la importancia de las exportaciones de crudo en la economía mexicana.

Sólo se observó la influencia de la política económica, vía gasto exógeno, en los recursos naturales y el ambiente; sin embargo, el gasto de los agentes económicos puede responder a otros factores. Por ejemplo, en el gasto de las familias inciden también sus preferencias o riqueza. Por simplicidad y metodología, en el presente trabajo se considera que esos factores permanecen constantes. Incorporar este supuesto permite analizar la contribución, aunque no la proporción del efecto de la política económica en los recursos naturales y el ambiente.

El modelo desarrollado es estático debido a que la estructura de la MCSA–MEX2001 es sólo para 2001. Por tanto, su empleo es de corto a mediano plazo, lo cual limita el análisis para estudiar la relación dinámica entre crecimiento del ingreso per capita y el mejoramiento ambiental a largo plazo mediante una curva en U invertida –la curva ambiental de Kuznets (CAK)5. Sin embargo, la economía mexicana tardará cuatro a siete décadas para alcanzar la zona máxima de intensidad ambiental e iniciar la transición hacia mayores niveles de ingreso per capita y disminución del deterioro ambiental, como lo indica la CAK (Nadal, 2007). Por tanto, nuestros resultados muestran un agotamiento de los recursos ambientales y el deterioro ambiental que alcanzaría la economía mexicana al aumentar el ingreso en la etapa donde este aumento significará un mayor deterioro ambiental.

 

CONCLUSIONES

Los sectores ganaderos y del petróleo, al recibir una inyección de gasto exógeno, son los que más influyen en los costos de agotamiento de los recursos naturales. Así, el aumento de la actividad petrolera repercute fundamentalmente en la caída de esas reservas, mientras que la expansión de la actividad ganadera influencia los recursos forestales por la deforestación. Este sector también tiene una participación importante en el deterioro ambiental, al tener multiplicadores de costos elevados en la erosión del suelo y la contaminación del agua.

Los sectores 11 (transporte, almacenamiento y comunicaciones) y 8 (electricidad, gas y agua) coadyuvan a una mayor contaminación del aire cuando reciben una unidad monetaria de alguna variable exógena. Dichos sectores y la ganadería, tienen los mayores efectos en el ingreso nacional al aumentar el gasto en alguna variable exógena, pero también aportan más al aumento en los costos por agotamiento de los recursos naturales y por degradación del ambiente.

Un aumento relativo del gasto exógeno con influencia en todas las actividades económicas, tendrá su principal efecto en el costo por degradación del ambiente, al elevar la contaminación del aire.

Es necesario diseñar una política ambiental orientada hacia los sectores 11 y 8 por su mayor contribución al deterioro ambiental, y el sector 2 (ganadería) que aporta más al costo por agotamiento de los recursos naturales.

 

LITERATURA CITADA

El Obeid, A. 2002. Synthesis of case studies on Indonesia, México and Costa Rica. In: Beghin, J., D. Roland–Host, and D. Van der Mensbrugghe, (eds). Trade and the Environment in General Equilibrium: Evidence from Developing Economies. Kluwer Academic Publishers. pp: 233–250.        [ Links ]

Guevara, A. 2004. Reflexiones acerca del TLCAN y su efecto ambiental en México. In: Casares, E., y H. Sobarzo, (compiladores). Diez años del TLCAN en México. Lecturas 95. FCE. México. pp: 243–272.        [ Links ]

INEGI (Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática). 2004. Sistema de Cuentas Económicas y Ecológicas de México 1999–2004. México. 165 p.        [ Links ]

Leontief, W. 1970. Environmental repercusions and the economic structure: an input–output approach. Rev. Econ. and Stat. 52:262–271.         [ Links ]

Lofgren, H. 2003. Exercises in general equilibrium modeling using GAMS. Microcomputers in policy research 4a. Washington, D.C. International Food Policy Research Institute. 33 p.         [ Links ]

Nadal, A. 2007. Medio ambiente y desarrollo sustentable en México. In: Calva, J.L, (compilador). Sustentabilidad y Desarrollo Ambiental. UNAM y Edit. Tauros. pp: 1–24.         [ Links ]

Rodríguez, C., G. Llanes, y M.A. Cardenete. 2005. La SAMEA y la eficiencia económica y ambiental en España. Documento de Trabajo, Centro de Estudios Andaluces. 09:26.        [ Links ]

 

NOTAS

4 La política económica es el conjunto de objetivos, metas e instrumentos que tiene el Estado para influir en la actividad económica. Generalmente se clasifica como: Política fiscal –gasto público e impuestos–, política monetaria –control de la oferta monetaria y el sistema financiero–, y política comercial.

5 La CAK establece que en un punto inicial las economía presentan un aumento en el ingreso acompañado de un mayor deterioro ambiental, debido probablemente a que el objetivo central es la generación de fuentes de empleo y mayores ingresos; luego se dan cambios estructurales y de tecnología que detienen y revierten el deterioro ambiental. En esta etapa la calidad ambiental crece con el aumento en el ingreso.