SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.40 número2De meriendas y editores índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Cirujano general

versión impresa ISSN 1405-0099

Cir. gen vol.40 no.2 México abr./jun. 2018

 

Cartas al Editor

Sobre el “Tórax batiente”

About “Thorax batiente”

Orestes Noel Mederos Curbelo1  * 

Juan Carlos Barrera Ortega2 

Orlando Noel Mederos Trujillo3 

1 Profesor titular de cirugía. Hospital Universitario Comandante Manuel Fajardo. La Habana, Cuba.

2 Profesor auxiliar de cirugía. Hospital Universitario Comandante Manuel Fajardo. La Habana, Cuba.

3 Residente de cirugía. Hospital Universitario Comandante Manuel Fajardo. La Habana, Cuba.

El objetivo de esta comunicación es realizar algunas consideraciones en relación con el trabajo Tratamiento quirúrgico del tórax inestable. ¿Dónde nos encontramos? Experiencia de un hospital privado, publicado en la Revista Cirujano General, 2017, Vol. 39 Núm. 4, páginas 237-246. Antes que todo, queremos felicitar a los autores por la excelente revisión y los resultados obtenidos.

El tratamiento del tórax inestable ha variado según la comprensión de su fisiopatología; cuando se consideró que la inestabilidad de la pared era el problema esencial, se utilizaron métodos de compresión externa o la tracción subcutánea o esquelética con pesos y poleas. En la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) se recomendó el bloqueo anestésico, la fisioterapia y en algunos casos la ventilación mecánica. Los progresos en la intubación endotraqueal motivaron a que E.E. Avery defendiera en 1956 la estabilización neumática interna (ENI),1 método utilizado durante la Guerra de Vietnam (1959-1975). La ventilación prolongada imponía la necesidad de traqueostomía y aumentó la posibilidad de estenosis traqueal. Años después, se planteó que el segmento costal lesionado se mantenía estático y el resto de la pared torácica se movilizaba dando la impresión de un movimiento paradójico. Surgen fijadores externos, cerclajes óseos subperiósticos y presillas costales. En 1975, J.K. Trinkle2 señala que la contusión pulmonar subyacente y el dolor son los factores que aumentan la mortalidad por infección e insuficiencia respiratoria y defiende el tratamiento no quirúrgico mediante una función de limpieza pulmonar eficiente, alivio del dolor con bloqueo intercostal, fisioterapia respiratoria vigorosa, restricción de líquidos, uso de coloides, esteroides y oxígeno.

En 1995, creamos en nuestro hospital un fijador externo para el volet costal y esternal, utilizando cerclaje subperióstico y costillas metálicas artificiales, con excelentes resultados y eliminando la hospitalización prolongada3,4 (Figura 1).

Figura 1: Retiro del fijador ambulatorio. 

Actualmente, la mayoría de estos traumas se tratan con medidas conservadoras; la ventilación mecánica se emplea en presencia de una frecuencia respiratoria menor de ocho o mayor de 30 respiraciones por minuto, PaO2 menor de 60 mmHg en aire atmosférico o menor de 80 mmHg con O2 suplementario, PaCO2 mayor de 50 mmHg, Qs/Qt mayor de 15 a 20% y la relación PaO2/FiO2 menor de 250. El tratamiento quirúrgico está reservado al tórax inestable extenso, bilaterales o con participación del esternón o a aquellos pacientes que requieren una toracotomía por lesión intratorácica. El método de elección es la fijación con grapas y placas de titanio; asimismo, se ha introducido el uso de material bioabsorbible.5

Referencias bibliográficas

1. Avery EE, Benson DW, Morch ET. Critically, crushed chest; a new method of treatment with continuos mechanical hyperventilation to produce alkalotic apnea and internal pneumatic stabilization. J Thorac Surg. 1983; 32: 291-311. [ Links ]

2. Trinkle JK, Richardson JD, Franz JL, Grover FL, Arom KV, Holmstrom FM. Management of flail chest without mechanical ventilation. Ann Thorac Surg. 1985; 19: 335-363. [ Links ]

3. Mederos CO, Albaladejo R, Barreras OJ, Romero DC, Cantero RA, Valdés JJ. Estabilizador para tórax batiente. Revista Avances Médicos de Cuba. 2001; 8: 54. [ Links ]

4. Mederos CO, Barreras OJ, Valdés JJ, Romero DC, Cantero RA. Uso de fijador externo en la inestabilidad de la pared torácica anterior. Rev Cubana Cir. 2005; 44. [ Links ]

5. Nolasco-de la Rosa AL, Mosiñoz-Montes R, Matehuala-García J, Cuautle-Ramírez AA, Román-Guzmán E, Reyes-Miranda AL y cols. Fijación de tórax inestable con placas y tornillos bioabsorbibles. Acta Ortop Mex. 2016; 30: 311-315. [ Links ]

Recibido: 16 de Julio de 2018; Aprobado: 22 de Julio de 2018

*Autor para correspondencia: Dr. Orestes Noel Mederos Curbelo. E-mail: noemed@infomed.sld.cu.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons