SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número3Vulvovaginitis y balanopostitis pustular sugerente a herpesvirus caprino-1 en cabras (Querétaro, México) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Veterinaria México

versión impresa ISSN 0301-5092

Vet. Méx vol.42 no.3 México jul./sep. 2011

 

Notas de investigación

 

Respuesta estral y porcentaje de concepción en vacas Bos taurus–Bos indicus posparto, tratadas con la hormona bovina del crecimiento en un programa de inducción de la ovulación con progestágenos y eCG

 

Estrous response and conception rate in postpartum Bos taurus–Bos indicus cows, treated with bovine somatotropin in an ovulation induction program with progestogens and eCG

 

Linda Esther Velázquez Rosas* Carlos Fregoso Aguayo* Reyes López Ordaz** Joel Hernández Cerón*

 

* Departamento de Reproducción, Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Nacional Autónoma de México, 04510, México, DF.

** Departamento de Genética y Bioestadística, Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Nacional Autónoma de México, 04510, México, DF.

 

Correspondencia:
Joel Hernández Cerón,
Correo electrónico:
jhc@servidor.unam.mx

 

Recibido el 18 de julio de 2010.
Aceptado el 31 de mayo de 2011.

 

Abstract

Bovine somatotropin (bST) injection was administered at the beginning of the ovulation induction with progesterone and eCG, and a second one during insemination to prove if it increased estrous response and conception rate (CR) in postpartum beef cows. A hundred and seventy four cows (Bos taurus–Bos indicus) of 60 to 100 days postpartum, with offspring and body condition of 2 to 2.5 were used. A progesterone–releasing intravaginal device (CIDR) was inserted to all females for 9 days and, while removing it, PGF2a was injected. Cows were randomly assigned to the following treatments: eCG (n = 44), received 400 IU of eCG at the moment CIDR was removed; bST (n = 44), received 500 mg of bST when CIDR was inserted and 500 mg of bST during insemination; bST–eCG (n = 44), received 500 mg of bST when CIDR was inserted and 400 IU of eCG while removing it; and 500 mg of bST during insemination; control (n = 42), only received the CIDR. Progesterone concentrations were assessed before the insertion of CIDR. IGF–I serum concentrations were determined in seven cows of each group. At the beginning of the experiment, 93% of the cows were in anoestrus. The rate of cows that showed estrus was similar (P > 0.05) between treatments [eCG (36.4%; bST (45.4%); eCG–bST (52.2%); control (40.4%)]. The CR was not different (P > 0.05) between treatments [eCG (31.2%); bST (15%); eCG–bST (34.7%); control (40%)]. Cows treated with bST had higher IGF–I concentrations than control cows. It is concluded that the injection of bST at the beginning of the ovulation induction with progesterone and eCG, and a second one during insemination does not improve estrous response or fertility in postpartum beef cows.

Key words: bST, conception rate, beef cattle, ovulation.

 

Resumen

Se probó si la inyección de la somatotropina bovina (bST) al inicio de la inducción de la ovulación con progestágenos y eCG, y una segunda inyección en la inseminación, aumentan la respuesta estral y el porcentaje de concepción (PC) en vacas de carne posparto. Se utilizaron 174 vacas (Bos taurus–Bos indicus) de 60 a 100 días posparto, con cría y condición corporal de 2 a 2.5. Todas las hembras tuvieron un dispositivo intravaginal liberador de progesterona (CIDR) durante nueve días y al retirarlo se inyectó PGF2a. Las vacas se asignaron aleatoriamente a los siguientes tratamientos: eCG (n = 44) recibieron 400 UI de eCG al retirar el CIDR; bST (n = 44), recibieron 500 mg de bST al insertar el CIDR y 500 mg de bST en la inseminación; bST–eCG (n = 44), recibieron 500 mg de bST al insertar el CIDR y 400 UI de eCG al retirarlo, y 500 mg de bST en la inseminación; testigo (n = 42), sólo recibieron el CIDR. Se determinaron las concentraciones de progesterona antes de la inserción del CIDR. En siete vacas de cada grupo se determinaron las concentraciones séricas de IGF–I. Al inicio del experimento, 93% de las vacas estaba en anestro. La proporción de vacas que mostraron estro fue similar (P > 0.05) entre los tratamientos [eCG (36.4%); bST (45.4%); eCG–bST (52.2%); testigo (40.4%)]. El PC no difirió (P > 0.05) entre tratamientos [eCG (31.2%); bST (15%); eCG–bST (34.7%); testigo (40%)]. Las vacas tratadas con bST tuvieron mayores concentraciones de IGF–I. Se concluye que la inyección de bST al inicio de la inducción de la ovulación con progestágenos y eCG, y una segunda inyección en la inseminación no mejora la respuesta estral ni el porcentaje de concepción en vacas de carne posparto.

Palabras clave: bST, porcentaje de concepción, ganado de carne, ovulación.

 

Introducción

La principal limitante reproductiva en los bovinos en sistemas de producción de carne es el reinicio tardío de la actividad ovárica posparto.1 Para reducir el periodo anovulatorio posparto se han desarrollado diversos tratamientos hormonales basados en progestágenos en combinación con la gonadotropina coriónica equina (eCG), estrógenos y la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH).2 El tratamiento con progestágenos y eCG al momento de retirar la fuente del progestágeno ha sido validado en vacas en anestro en sistemas de producción de carne. En estos programas los dispositivos liberadores de progesterona ya sea en implantes auriculares o intravaginales, mantienen niveles de progesterona subnormales, lo que resulta en incremento de la frecuencia de los pulsos de LH, lo cual estimula el desarrollo folicular y evita la atresia del folículo dominante; después de retirar el progestágeno, el folículo dominante completa su desarrollo. La administración de eCG posterior al retiro del progestágeno favorece la maduración folicular, la presentación del estro y el porcentaje de concepción; estos tratamientos se acompañan también de un destete temporal (48 h) a partir del retiro del progestágeno.3–5

Por otra parte, en el ganado lechero, la inyección de bST provoca un incremento de las concentraciones séricas de IGF–I e insulina y estas hormonas participan en la regulación de la función ovárica y en el desarrollo embrionario temprano.6,7 El aumento de los niveles séricos de IGF–I promueve la esteroidogénesis y la maduración del folículo dominante.8,9 In vivo, la administración de bST en vacas superovuladas incrementó la proporción de embriones transferibles e in vitro la adición de bST e IGF–I al medio aumentó la proporción de embriones que alcanzaron la etapa de blastocisto.10,11 Además, un tratamiento de bST al momento de la inseminación incrementó el porcentaje de concepción en vacas repetidoras.12

Los estudios con bST en vacas en sistemas de producción de carne son limitados. En vacas con cría, la aplicación de bST cada 14 días a partir de la segunda semana posparto aumentó la concentración de estradiol intrafolicular y promovió la ovulación.13 Asimismo, en vacas Brahman con cría, el tratamiento con bST antes del tratamiento con progestágenos aumenta la tasa de preñez.14 También en cabras en anestro la administración de bST durante el tratamiento para inducir la ovulación incrementó la respuesta estral y la tasa de preñez.15

Considerando lo anterior, sería interesante saber si la bST podría favorecer la respuesta a un tratamiento inductor de la actividad ovárica posparto. Por tanto, en el presente trabajo se probó si la inyección de la bST al inicio del tratamiento inductor de la ovulación con progestágenos y eCG, y una segunda inyección de bST en la inseminación, aumentaban la respuesta estral y el porcentaje de concepción en vacas productoras de carne.

El presente trabajo se realizó en una unidad de producción comercial situada en la región sur del estado de Jalisco. Se utilizaron 174 vacas con cría de 60 a 100 días posparto de raza cruzada (Bos taurus–Bos indicus), con condición corporal de 2 a 2.5 (1: emaciado, 5: obeso).16 Las vacas permanecieron en pastoreo en una pradera de zacate estrella ( Cynodon plectostachyus) y se complementó su dieta con ensilado de maíz y sorgo molido. Las vacas permanecieron con sus crías sólo durante el día. A todas las vacas se les insertó un dispositivo intravaginal liberador de progesterona (CIDR), el cual permaneció in situ durante nueve días, y al retirarlo se administró PGF2a. Las vacas se asignaron aleatoriamente a los siguientes tratamientos: eCG (n = 44) recibieron 400 UI de eCG al retirar el CIDR; bST (n = 44), recibieron 500 mg de bST al insertar el CIDR y 500 mg de bST al inseminar; bST–eCG (n = 44), recibieron 500 mg de bST al insertar el CIDR y 400 UI de eCG al retirarlo, y 500 mg de bST al inseminar; testigo (n = 42), sólo recibieron el CIDR.

Después de retirar el CIDR, las vacas fueron observadas durante 120 horas para la detección del estro en periodos de dos horas por la mañana y dos por la tarde; además, se contó con el apoyo de un toro con el pene desviado equipado con chinball. Los animales en estro fueron inseminados artificialmente por un solo técnico bajo el esquema am–pm y pm–am; el semen utilizado fue de 7 toros de fertilidad probada. El diagnóstico de gestación se realizó mediante palpación rectal los días 50 a 70 posinseminación. El porcentaje de concepción se definió como la proporción de vacas gestantes del total inseminado, y la tasa de preñez como el porcentaje de vacas gestantes del total tratado.

Con la finalidad de determinar el porcentaje de vacas ciclando al inicio del experimento se tomaron dos muestras de sangre; la primera, seis días antes de la inserción del CIDR y la segunda, antes de la inserción. Las muestras se obtuvieron mediante punción de la vena coccígea, para lo cual se utilizaron tubos al vacío sin anticoagulante. Las muestras se centrifugaron a 1500 g, para la separación del suero, el cual se conservó a –20°C hasta su análisis. Se determinaron las concentraciones de progesterona mediante un enzimoinmunoensayo (ELISA); la sensibilidad del ensayo fue de 0.1 ng/ ml con un coeficiente de variación de 5.2 a 8.2%.17 Se consideró a una vaca en anestro cuando en las dos muestras los valores de progesterona fueron menores a 1 ng/ml.18

En siete vacas del grupo bST y siete del grupo testigo, se tomaron muestras sanguíneas cada tercer día a partir de la inyección de la bST (día 0) hasta el día 11; las muestras se recolectaron y manejaron de la forma ya descrita. Se determinaron las concentraciones de IGF–I mediante un ensayo inmunorradiométrico (IRMA) con una sensibilidad de 2.1 ng/ml y un coeficiente de variación intraensayo de 3.9%.19

Se realizó un análisis no paramétrico de Kruskal Wallis para determinar si había efecto de los tratamientos en las variables de respuesta: porcentajes de vacas en estro, concepción y tasa de preñez. Las concentraciones de IGF–I se compararon entre grupos mediante análisis de varianza para mediciones repetidas, usando el programa SAS.

En el presente trabajo se partió de la siguiente hipótesis: la inyección de bST conjuntamente con el tratamiento inductor de la ovulación aumentaría la proporción de vacas en estro, y una segunda inyección de bST en la inseminación favorecería el porcentaje de concepción. La hipótesis se fundamentó en los efectos de la bST en el desarrollo folicular y en el desarrollo embrionario observados tanto en ganado bovino productor de leche como en ganado productor de carne, así como en otras especies como las ovejas y cabras. Sin embargo, no existió diferencia en la proporción de vacas que mostró estro, ni en el porcentaje de concepción entre grupos (Cuadro 1).

Gran parte de los efectos de la bST en la reproducción son mediados por el IGF–I. En el ganado lechero después de la inyección de bST se observa un incremento de las concentraciones de IGF–I, las cuales se mantienen altas durante 12 a 14 días, de aquí que se indique el tratamiento cada 14 días para aumentar la producción de leche.6 En el presente trabajo se observó un incremento en las concentraciones de IGF–I después de la inyección de bST, las cuales se mantuvieron altas hasta el último día del muestreo (Figura 1; P < 0.05). Este perfil de IGF–I es similar al observado en vacas productoras de leche; sin embargo, las concentraciones logradas son menores a las obtenidas en vacas lecheras tratadas con el mismo producto y medidas con el mismo ensayo.20

Aunque en el presente estudio se observó un aumento en las concentraciones séricas de IGF–I, provocado por la inyección de bST, éste no favoreció la respuesta al tratamiento inductor de la ciclicidad. Es probable que dada la corta duración del tratamiento, éste fue insuficiente para influir en el desarrollo folicular y en la inducción de la ciclicidad. En el estudio de Flores et al.,14 las vacas recibieron tres inyecciones con 14 días de diferencia antes de la administración del progestágeno, lo cual sí influyó positivamente en la tasa de preñez.

En el presente trabajo, 93% de las vacas estaba en anestro al inicio del experimento. Todas las vacas estuvieron con sus crías sólo durante el día, lo que supondría un menor efecto inhibitorio del amamantamiento en la ciclicidad,2,21 no obstante, la respuesta estral fue pobre en todos los tratamientos. La nutrición y la condición corporal también son parte de este mecanismo neuroendocrino que inhiben la ovulación posparto y su participación relativa en el proceso puede ser mayor, ya que cuando las vacas están amamantando y están ganando condición corporal, muestran un periodo anovulatorio menor; además, el destete favorece la ciclicidad sólo en vacas que tienen buena condición corporal;2,21 así, es posible que la baja condición corporal de las vacas del presente estudio limitó cualquier efecto favorable del amamantamiento restringido.

La baja condición corporal pudo haber determinado el bajo porcentaje de vacas en estro y el pobre porcentaje de concepción observados en todos los tratamientos, lo cual coincide con otros estudios en los cuales se han incluido vacas con condición corporal similar; así, De Medeiros et al.,16 observaron menores porcentajes de vacas en estro (20%) y de concepción (30%) en vacas con condición corporal de 2 que en vacas con condición corporal de 3 (50% y 66%, respectivamente). Otros investigadores han observado resultados similares en respuesta estral.22,23

La eCG se ha incorporado en los tratamientos con progestágenos debido a que aumenta la proporción de vacas en estro y el porcentaje de concepción.4 En el presente estudio los tratamientos que sólo incluyeron progestágenos tuvieron la misma respuesta tanto en la proporción de vacas en estro como en la proporción de vacas gestantes que los tratamientos con eCG.

Se concluye que la inyección de bST al inicio del tratamiento inductor de la ovulación con progestágenos y eCG, y una segunda inyección de bST en la inseminación, no mejora la respuesta estral ni el porcentaje de concepción en vacas productoras de carne posparto.

 

Agradecimientos

Los autores agradecen a los propietarios de la empresa "Agropecuaria Chávez González" por las facilidades prestadas. Este estudio fue financiado por el Macroproyecto 7 "Productividad sostenible de los hatos de cría en pastoreo", Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Referencias

1. MONTIEL F, AHUJA C. Body condition and suckling as factors influencing the duration of postpartum anestrus in cattle: a review. Anim Reprod Sci 2005; 85: 1–26.         [ Links ]

2. YAVAS Y, WALTON JS. Induction of ovulation in postpartum suckled beef cows: a review. Theriogenology 2000; 54: 1–23.         [ Links ]

3. MULVEHILL P, SREENAN JM. Improvement of fertility in postpartum beef cows by treatment with PMSG and progestagen. J Reprod Fertil 1977; 50: 323–5.         [ Links ]

4. BÓ GA, BARUSELLI PS, MARTINEZ MF. Pattern and manipulation of follicular development in Bos indicus cattle. Anim Reprod Sci 2003; 78: 307–326.         [ Links ]

5. BARUSELLI PS, REIS EL, MARQUES MO, NASSER LF, BÓB GA. The use of hormonal treatments to improve reproductive performance of anestrous beef cattle in tropical climates. Anim Reprod Sci 2004; 8283: 479–486.         [ Links ]

6. BAUMAN DE. Bovine somatotropin and lactation: from basic science to commercial application. Domest Anim Endocrinol 1999; 17: 101–116.         [ Links ]

7. VELAZQUEZ MA, SPICER LJ, WATHES DC. The role of endocrine insulin–like growth factor–I (IGF–I) in female bovine reproduction. Domest Anim Endocrinol 2008; 35: 325–342.         [ Links ]

8. GONG J, BRAMLEY T, WEBB R. The effect of recombinant bovine somatotrophin on ovarian follicular growth and development in heifers. J Reprod Ferti 1993; 97:247–254.         [ Links ]

9. SIMPSON RB, CHASE CC, SPICER LJ, VERNON RK, HAMMOND AC, RAE DO. Effect of exogenous insulin on plasma and follicular insulin– like factor I, insulin like growth factor binding protein activity, follicular oestradiol and progesteron, and follicular growth in superovulated Angus and Brahman cows. J Reprod Ferti 1994;102: 483–492.         [ Links ]

10. MOREIRA F, BADINGA L, BURNLEY C, THATCHER WW. Bovine somatotropin increases embryonic development in superovulated cows and improves post–transfer pregnancy rates when given to lactating recipient cows. Theriogenology 2002a; 57: 1371–1387.         [ Links ]

11. MOREIRA F, PAULA–LOPES FF, HANSEN PJ, BADINGA L, THATCHER WW. Effects of growth hormone and insulin–like growth factor on development of in vitro derived bovine embryos. Theriogenology 2002b; 57: 895–907.         [ Links ]

12. MORALES–ROURA JS, ZARCO L, HERNANDEZ–CERON J, RODRIGUEZ G. Effect of short–term treatment with bovine somatotropin at estrus on conception rate and luteal function of repeat–breeding dairy cows. Theriogenology 2001; 55: 1831–1841.         [ Links ]

13. ANDRADE LP, RHIND SM, WRIGHT IA, MCMILLEN SR, GODDARD PJ, BRAMLEY TA. Effects of bovine somatotrophin (bST) on ovarian function in post–partum beef cows. Reprod Fertil Dev 1996; 8: 951–960.         [ Links ]

14. FLORES R, LOOPER M, RORIE R, LAMB M, REITER ST, HALLFORD M et al. Influence of body condition and bovine somatotropin on estrous behavior, reproductive performance, and concentrations of serum somatotropin and plasma fatty acids in postpartum Braham– influenced cows. J Anim Sci 2007; 85:1318–1329.         [ Links ]

15. MARTINEZ AM, GUTIERREZ CG, DOMINGUEZ Y, HERNANDEZ–CERON J. The response to a progestin– based ovulation induction in anoestrous goats is enhanced by bovine somatotropin applied 5 days before the end of progestin treatment. J Dairy Sci 2009; 92 Suppl 1: 270.         [ Links ]

16. DE MEDEIROS BASTOS G, BRENNER RH, WILLKE FW, NEVES JP, DE OLIVEIRA JF, BRAGANÇA JF et al. Hormonal induction of ovulation and artificial insemination in suckled beef cows under nutritional stress. Theriogenology 2004; 62: 847–853.         [ Links ]

17. MUNRO C, STABENFELDT G. Development of microtitre plate enzyme immunoassay for the determination of progesterone. J Endocrinol 1984; 101: 41–49.         [ Links ]

18. CORRO M, RUBIO I, CASTILLO E, GALINDO L, ALUJA A, GALINA CS et al. Effect of blood metabolites, body condition and pasture management on milk yield and postpartum intervals in dual–purpose cattle farms in the tropics of the State of Veracruz, Mexico. Prev Vet Med 1999; 38: 101–117.         [ Links ]

19. LEON HV, HERNANDEZ–CERON J, KEISLERT DH, GUTIERREZ CG. Plasma concentrations of leptin, insulin–like growth factor–I, and insulin in relation to changes in body condition score in heifers. J Anim Sci 2004; 82: 445–451.         [ Links ]

20. RODRÍGUEZ COA, DÍAZ BR, ORTIZ GO, GUTIÉRREZ CG, MONTALDO H, GARCÍA C et al. Porcentaje de concepción al primer servicio en vacas Holstein tratadas con hormona del crecimiento bovina en la inseminación. Vet Méx 2009; 40: 1–7.         [ Links ]

21. CROWE MA. Resumption of ovarian cyclicity in post–partum beef and dairy cows. Reprod Dom Anim 2008; 43 Suppl 5: 20–28.         [ Links ]

22. HONPARKHE M, SINGH J, DADARWAL D, DHALIWAL GS, KUMAR A. Estrus induction and fertility rates in response to exogenous hormonal administration in postpartum anestrous and subestrus bovines and buffaloes. J Vet Med Sci 2008; 70: 13271331.         [ Links ]

23. GUZMÁN SA, GARCÉS YP, GONZÁLEZ PE, ROSETE FJ, CALDERÓN CR, GUTIÉRREZ CG. La Respuesta a un programa de inducción de la ciclicidad de vacas productoras de carne con cría es afectada por la condición corporal. Memorias del XXI Congreso panamericano de Ciencias Veterinarias; 2008 octubre 12–16; Guadalajara (México). México DF: UNAM, 2008:1867.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons