SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.28 número4Dr. William F. Grant, un mentor para sus estudiantes (1924-2011)Hidrocarburos aromáticos policíclicos en una localidad manufacturera de ladrillos en el centro de México índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista internacional de contaminación ambiental

versión impresa ISSN 0188-4999

Rev. Int. Contam. Ambient vol.28 no.4 México nov. 2012

 

Semblanza del Dr. William F. Grant

(1924-2011)

 

Profile of Dr. William F. Grant

(1924-2011)

 

El Dr. Grant distinguido investigador y Profesor Emérito por la Universidad de McGill en Canadá, murió el 6 de octubre de 2011, fue pionero en el empleo de plantas superiores para probar y monitorear el efecto mutagénico de contaminantes ambientales.

El Dr. Grant desarrolló varias líneas de investigación sobre genética de plantas y sistemática de varios géneros.

Asimismo, fue el único investigador canadiense que llevó a cabo estudios de colaboración a nivel mundial en plantas superiores como sistema para investigar y monitorear ambientes contaminados, al participar, desde 1984, en el Programa Internacional de Seguridad de las Sustancias Químicas, constituido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Organización Internacional de Trabajo y la Organización Mundial de la Salud, cuya meta fue desarrollar metodologías para mejorar la valoración de riesgo por exposiciones a agentes químicos con potencial mutagénico y carcinogénico. El plan del estudio de colaboración internacional en que participó el Dr. Grant fue para validar el sistema de plantas para la evaluación del efecto mutagénico de contaminantes químicos ambientales para uso general, así como su empleo potencial en países en desarrollo. El énfasis del estudio se hizo acerca de la utilidad del ensayo de plantas para la detección de agentes ambientales que pudieran ser carcinógenos y mutágenos potenciales en las poblaciones humanas. Además tuvo una participación muy activa en el International Program on Plant Genetic Biossays for Monotoring and Testing Environmental Pollutants en el ambiente global.

Fue miembro fundador de la Sociedad Botánica Canadiense, Presidente de la Sociedad Canadiense de Genética, Presidente de la Organización Mundial de Biosistemética de Plantas, Miembro del Comité Internacional del Congreso de Biosistemática y Evolución Biológica y Miembro del Consejo Editorial de la Revista Internacional de Contaminación Ambiental, entre otras muchas actividades.

Entre los innumerables reconocimientos es importante mencionar que fue distinguido como Profesor Emérito por la Universidad de McGill, Editor del Canadian Journal of Genetics and Cytology (ahora Genome), Editor Honorario de la revista Plant Species Biology, entre otras.

Otro aspecto sumamente relevante del Dr. Grant fue su entrega y dedicación para contribuir a la formación de gran cantidad de estudiantes, principalmente extranjeros, que de diversas partes del mundo, conociendo su prestigio como investigador realizaban sus estudios de posgrado en su laboratorio.

Mi contacto con él fue cuando iniciaba mis actividades como investigadora y mi atención estaba centrada en el efecto de diversos contaminantes ambientales en plantas, principalmente en Vicia faba como biomonitor del efecto citogenético de dichos compuestos, planta con la que trabajó ampliamente el Dr. Grant y con quien pude de manera franca y abierta discutir mis proyectos y sus resultados. Debido a la confianza que siempre inspiró en mí, en 1992, cuando fui Presidenta de la Sociedad Mexicana de Genética y estaba organizando el Segundo Congreso Nacional, le hice saber mi deseo de que participara como Conferencista Magistral en la ceremonia de inauguración, pero con pena le comenté que la Sociedad no contaba con los recursos para financiar ni el boleto de avión ni los viáticos, a lo cual me respondió que no importaba, que él cubriría todos los gastos y que sería un placer asistir al congreso pues para él constituía un honor que le hiciera la invitación. Esto ubica muy claramente la condición sencilla y noble que siempre tuvo, para con sus colegas, alumnos y amigos. Al morir, el Dr. Grant ha dejado un gran vacío, que se llena en parte por su legado a la ciencia y a la humanidad y por el recuerdo que tenemos de él quienes lo conocimos.

 

Sandra Gómez Arroyo

Editora

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons