SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número99Evaluación de desempeño de métodos de relleno de datos pluviométricos en dos zonas morfoestructurales del Centro Sur de ChilePolítica de vivienda en México: entre la expansión y el retorno al centro índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Investigaciones geográficas

versión On-line ISSN 2448-7279versión impresa ISSN 0188-4611

Invest. Geog  no.99 México ago. 2019  Epub 25-Sep-2019

https://doi.org/10.14350/rig.59781 

Artículos

La geografía de los animales: oportunidades y desafíos de un nuevo enfoque para el estudio geográfico de las relaciones entre el ser humano y los animales

Animal geography: opportunities and challenges of a new approach to the geographical study of relationships between humans and non-human animals

José Luis Serrano-Montes* 

Andrés Caballero Calvo** 

* Departamento de Geografía Humana, Universidad de Granada. Facultad de Filosofía y Letras, Campus de Cartuja, 18071, Granada, España. Email: joselsm@ugr.es

** Departamento de Ciencias Sociales, Universidad del Norte. km 5 vía Puerto Colombia, Barranquilla, Colombia. Email: andrescaballero@uninorte.edu.co


Resumen

En el contexto geográfico iberoamericano, el análisis de la fauna silvestre se ha insertado tradicionalmente en el campo de la zoogeografía, mientras que el estudio de la ganadería y de la fauna cinegética se ha abordado desde la geografía rural y del turismo y, en menor medida, desde la geografía del paisaje. En la geografía anglosajona, sin embargo, desde los años noventa del siglo XX se ha venido desarrollando una nueva corriente conocida como “geografía de los animales”. Con una perspectiva diferente -en este caso desde la geografía cultural-, esta subdisciplina analiza la dimensión espacial de las complejas relaciones entre el ser humano y los animales. Su desarrollo y expansión se han materializado con la aparición de un creciente número de publicaciones en torno al análisis de dichas dimensiones. Se trata de un campo prometedor que está comenzando a ser explorado también por los geógrafos franceses. Sin embargo, esta corriente aún no ha calado lo suficiente en el ámbito de la geografía de habla hispana.

Palabras clave: Geografía de los animales; estudios sobre la relación humano-animal; Geografía cultural; Geografía iberoamericana

Abstract

Within the Ibero-American geographic context, investigations on wildlife have traditionally been ascribed to Zoogeography, while the study of livestock and wildlife hunting has been studied from the rural geography and tourism perspectives and, to a lesser extent, from landscape geography. In the Anglo-Saxon geography, however, a new trend known as “animal geography” has emerged since the 1990s. Adapting a different perspective -cultural geography --, this sub-discipline analyzes the spatial dimension of the complex relationships between humans and animals. Its development and expansion has materialized with the availability of a growing number of publications that analyze these dimensions. It is a promising field that is beginning to be explored by French geographers as well. However, this approach has not been deeply rooted within the geographic field in Spanish-speaking countries.

The present work aims to 1) identify and characterize the different approaches focused on animals within the geographic context of an Ibero-American country, by selecting the specific case of Spain; and 2) summarize the main lines of research arising within the framework of the new geography of animals. The ultimate goal is to explore the opportunities and challenges involved in this emerging field for Ibero-American geographers.

The methodology is based on a comprehensive review of the scientific literature currently available. A search, collection, and analysis of scientific articles published in English, Spanish and French as of June 2018 was conducted. The sources searched include: i) platforms such as Web of Science (WOS), Scopus, and Google Scholar; ii) Spanish journals of geography; iii) proceedings of all Biogeography Congresses held in Spain to date; (iv) international scientific journals of general geography and, in particular, of cultural geography.

For the case of Spain, the results obtained allowed the identification of a zoogeographic current developed over the Past two decades, although of a clearly minority nature compared with phytogeographic studies. Also, the last quarter of the 20th century witnessed the emergence of a research approach known as “hunting geography” that deals with the analysis of hunting. The study of animals from the Spanish geography is supplemented with contributions on marine fisheries, with traditional studies that examine livestock from the scope of rural geography, and with a set of recent investigations on the role of animals in landscape.

As regards the geography of animals, the interest in non-human animals has penetrated various areas of human geography, giving rise to fruitful hybridizations. The most relevant works include those that emerged in convergence with urban geography, critical geography, and landscape sciences, with publications on rewilding or those of methodological nature being equally important. Although less abundant, there are also noteworthy investigations carried out within rural geography, political geography, or historical geography. As theoretical and conceptual contributions of this subdiscipline, the expression out of place is worth mentioning, used to describe those animal populations that shatter socially established and spatial boundaries and create conflicts.

Undoubtedly, the geography of the animals constitutes an approach that has not ceased to grow and diversify, as evidenced by the growing number of articles published in international geographic journals. The current boom in this sub-discipline is inconsistent with the insufficient attention paid to animals by Hispanic geography, which does not match the growing social awareness in this regard. In many Latin American countries, the relationships between humans and animals are being questioned; the debate on bullfighting, the social conflicts caused by different animal species, or the emergence of new animal landscapes, are good examples of this. Along this line, there is a need to renew the Ibero-American biogeography according to the changing and novel relationships between humans and animals, consistent with the current geographical context. The recent foundation of the Ibero-American Biogeographic Society (2018) represents a unique opportunity for mainstreaming and promoting this promising line of investigation across Ibero-American geographers.

Keywords: Animal geography; Human-Animal studies; Cultural geography; Ibero-American geography

INTRODUCCIÓN

Arraigado en la geografía física, el estudio geográfico de la fauna salvaje se ha enmarcado tradicionalmente en el ámbito de la biogeografía y, en particular, en la subdisciplina zoogeográfica. La zoogeografía se define como “la parte de la biogeografía que estudia las características faunísticas de paisajes y regiones, la evolución y dinámica actual de las áreas de distribución de los animales y las relaciones recíprocas entre dichas áreas y la especie humana” (Müller, 1974, p. 9). La investigación zoogeográfica se centra principalmente en el análisis de los patrones y áreas de distribución de las distintas especies y taxones animales (Wolch, 2002). Los lugares de cría, de alimentación o de migración de la fauna, así como los factores que determinan la distribución de las especies (clima, topografía, hidrología, suelos y vegetación) y las preferencias de hábitats, se tornan cuestiones fundamentales (Wolch, Emel y Wilbert, 2003).

Pero la investigación zoogeográfica se ha visto eclipsada por la fitogeografía, por lo que, más allá de los grandes tratados de zoogeografía del siglo XX (Newbigin, 1913; Darlington, 1957; Udvardy, 1969; Briggs, 1974; Müller, 1974), la componente faunística ha recibido un tratamiento claramente minoritario entre los biogeógrafos (Rubio y Bejarano, 2001). No obstante, como pone de manifiesto un análisis llevado a cabo por Ceballos Barbancho (2012) sobre los artículos publicados en la revista Journal of Biogeography, desde comienzos del presente siglo se viene asistiendo a un incremento de los trabajos de carácter zoogeográfico, aunque en su mayoría proceden de disciplinas afines a la geografía.

Alejada de la tradicional zoogeografía, en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado comenzó a desarrollarse en Estados Unidos una incipiente “geografía cultural de los animales” (Emel, Wilbert y Wolch, 2002). Fundamentada en la geografía humana y en las ciencias sociales, esta rama se centró en cuestiones como la domesticación de especies, el impacto del ser humano sobre la abundancia y distribución de la fauna o la influencia de ciertos animales en las sociedades humanas -a través, por ejemplo, de la destrucción de cultivos o la transmisión de enfermedades- (Wolch, 2002; Urbanik, 2012). Entre los principales exponentes de esta corriente destacan Cansdale (1949, 1950, 1951a, 1951b, 1951c, 1951d, 1952), Bennett (1960), Sauer (1969) y, desde el ámbito de la geografía francesa, De Planhol (1961, 1969).

Sin embargo, no será hasta entrada la década de 1990 cuando una nueva “geografía de los animales” (animal geography) comience a tomar cuerpo de la mano de los geógrafos británicos y norteamericanos como consecuencia del encuentro entre la geografía humana y la teoría social, los estudios culturales y los estudios ambientales (Wolch, Emel y Wilbert, 2003). Esta geografía de los animales se centra directamente en el análisis de los complejos entramados que derivan de las dimensiones espacial, ambiental, paisajística y de lugar asociadas a las interrelaciones entre el ser humano y los animales (Philo y Wilbert, 2000). Su desarrollo y expansión se ha materializado con la aparición de un número cada vez mayor de publicaciones en torno al análisis de dichas dimensiones (Buller, 2013).

En países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia o Nueva Zelanda, la geografía de los animales está adquiriendo un protagonismo cada vez mayor tanto en la investigación como en los planes de estudios universitarios. Se trata de un campo prometedor que está comenzando a ser explorado también por los geógrafos franceses. Sin embargo, esta corriente no ha calado aún lo suficiente en el ámbito de la geografía de habla hispana (Hovorka, 2017), más centrada en la visión de la fauna como elemento biótico del geosistema o del ecosistema, o bien como cuestión económica asociada a la ganadería, a la actividad pesquera o a la cinegética.

En el contexto actual de creciente agitación y cambio en las relaciones entre el ser humano y los animales,1 prácticamente no existen trabajos sobre geografía de los animales ni en portugués, ni en castellano, si bien la geografía iberoamericana podría realizar valiosas contribuciones. Así, el presente aporte pretende acercar esta nueva vertiente del estudio geográfico de los animales a los geógrafos iberoamericanos.

Mediante una revisión a profundidad de la literatura científica existente, en este trabajo se lleva a cabo la identificación y caracterización de los diferentes enfoques que abordan el estudio de los animales en el contexto geográfico de un país iberoamericano, seleccionando el caso concreto de España. En segundo lugar, se realiza una síntesis de las principales líneas de investigación surgidas en el marco de la nueva geografía de los animales. Finalmente, se exploran las oportunidades y desafíos que presenta esta emergente corriente geográfica para los geógrafos iberoamericanos.

METODOLOGÍA

El proceso metodológico seguido en este trabajo se basa por completo en una revisión bibliográfica. Se ha realizado una búsqueda, recopilación y análisis de artículos científicos publicados en inglés, español y francés hasta junio de 2018. Para ello se ha recurrido a la Web of Science (WOS) y a Scopus, insertando en sus respectivos buscadores los términos y expresiones “zoogeografía”, “animal geography”, “geografía animal”, “geografía de los animales” y “géographie de l’animal”. Se ha utilizado también Google Académico para ampliar la cobertura, obteniendo una relación de los artículos y libros que citan a aquellas publicaciones de mayor impacto.

La recopilación y análisis de los estudios sobre animales en el ámbito de la geografía española se ha completado mediante la consulta específica de los artículos publicados en las principales revistas nacionales de geografía: Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, Ería, Estudios Geográficos, Cuadernos Geográficos, Anales de Geografía de la Universidad Complutense, Polígonos, Investigaciones Geográficas y Geographicalia. Así mismo, para determinar la importancia relativa de los trabajos sobre fauna en el contexto de la investigación biogeográfica española, se ha procedido a la consulta y análisis de los libros de actas de todos los congresos españoles de biogeografía celebrados hasta la fecha.

En cuanto a las publicaciones sobre geografía de los animales, la búsqueda se ha perfeccionado insertando “animal geography” en los buscadores web de distintas revistas científicas internacionales de geografía general y, en especial, de geografía cultural: Geoforum, Annals of the American Association of Geographers, Applied Geography, Social & Cultural Geography, Journal of Cultural Geography, Cultural Geographies, Transactions of the Institute of British Geographers y Progress in Human Geography. Se han consultado, por último, otras revistas de contenido no exclusivamente geográfico especializadas en estudios humano-animales, caso de Society & Animals o de Human Dimensions of Wildlife.

A la información obtenida se ha aplicado la técnica de análisis de contenido (Piñuel-Raigada, 2002), clasificando los distintos trabajos en función de la línea temática que abordan. Esto ha permitido reconocer distintos temas de investigación en relación con el estudio geográfico de los animales.

RESULTADOS

El estudio de los animales desde la geografía española

En el contexto español se han llevado a cabo diversos estudios de zoogeografía durante las dos últimas décadas. Destacan trabajos como los desarrollados por Longares, Lozano Valencia y Rubio Recio (1998) o por Lozano y Meaza (2003a, 2003b) -estos últimos sobre valoración zoogeográfica por unidades ambientales-. Sirva también como ejemplo la publicación en 2012 del número monográfico de la revista Polígonos sobre “Trabajos de Zoogeografía en España” (Polígonos. Revista de Geografía, 2012, 22). Sin embargo, se trata de una rama que aún continúa siendo minoritaria, tal y como pone de manifiesto la escasa proporción de contribuciones sobre fauna en los diez congresos nacionales de biogeografía celebrados hasta la fecha (Cuadro 1).

Cuadro 1 Contribuciones sobre fauna presentadas a los Congresos Españoles de Biogeografía. 

Edición Año Lugar de celebración Total de
contribuciones
presentadas
Contribuciones
sobre fauna
Porcentaje de
contribuciones
sobre fauna
2000 Nuria (Girona) 49 13 26.5%
2002 La Gomera (Santa Cruz de Tenerife) 25 3 12%
2004 Urdaibai (Vizcaya) 57 9 15.8%
2006 Ávila 49 4 8,2%
2008 Málaga 70 26 37.1%
2010 Alicante 50 8 16%
2012 Planes de Son, Àlt Aneu (Lleida) 60 5 8.3%
2014 Sevilla 66 10 15.2%
2016 Algeciras (Cádiz) 81 21 25.9%
10º 2018 Almagro (Ciudad Real) 93 14 15.1%

Fuente: elaboración propia a partir de los libros de actas de los distintos congresos.

El Cuadro 1 pone de manifiesto la escasa significación de los estudios sobre fauna en el panorama biogeográfico español. En las diez ediciones del Congreso Español de Biogeografía celebradas hasta la fecha, los trabajos de carácter zoogeográfico apenas representan, en promedio, un 18.01% del total. El análisis de la temática de las aportaciones presentadas a dichos congresos refleja también la inexistencia de investigaciones sobre geografía de los animales desde una perspectiva cultural, lo cual no resulta extraño en un contexto biogeográfico caracterizado por la escasez de aportaciones sobre biogeografía cultural.

Con un enfoque diferente, desde el último cuarto del siglo XX se ha venido desarrollando una corriente geográfica en relación con la fauna conocida como “geografía cinegética” (Barceló Adrover, Grimalt Gelabert y Binimelis Sebastian, 2017a). El estudio geográfico de la caza se ha abordado desde la geografía rural (Martín y Ortuño, 2004) y del turismo (Rengifo, 2010; Barceló Adrover, Seguí Campaner y Rengifo Gallego, 2017b), así como desde la ciencia del paisaje (López, 1989; Martínez y Torija, 2009).

Aunque con una menor profusión, se pueden encontrar también diversos estudios sobre pesca marítima desde el ámbito de la geografía española, surgidos especialmente desde mediados del siglo pasado (Piñeiro y Lois, 2018). El estudio geográfico de la pesca se ha abordado tanto desde un punto de vista económico como desde una perspectiva patrimonial (Compán, 1975, 2003; Alegret, 2003).

La inclusión de la fauna en numerosos estudios de paisaje realizados por los geógrafos españoles ha sido mínima. Cabe destacar los trabajos de Pérez-Chacón y Beltrán (1989) o de Ibarra (1993). Atendiendo a este déficit, en los últimos años están surgiendo distintas propuestas metodológicas para la consideración paisajística de la componente animal, como el artículo publicado por Serrano-Montes y Gómez-Zotano (2017) o la tesis doctoral realizada por Serrano (2017).

En lo que respecta a los animales domésticos, los geógrafos españoles únicamente se han preocupado, desde la geografía rural, por el papel económico, patrimonial y paisajístico de la ganadería. En este sentido, destacan los trabajos realizados por Cabo (1960), Segrelles (2000), Corbera (2007), Cascos (2011) y Fernández (2013).

El surgimiento de una nueva geografía de los animales

Pese a la marginalidad del estudio geográfico de la fauna en el contexto español, en el seno de la geografía británica y norteamericana se viene asistiendo a un renovado interés por los animales desde la década de 1990, conocido como el “momento animal en geografía” (Emel y Wolch, 1998). Esta nueva geografía de los animales, que tiene como precedente a la incipiente “geografía cultural de los animales”, surgida a mediados del siglo pasado (Bennett, 1960), nace en el marco de un desarrollo y explosión de los denominados “estudios sobre la relación humano-animal” (human-animal studies) desde finales del siglo XX (Shapiro y DeMello, 2010; Marvin y McHugh, 2014).

Entre los principales estímulos de la reemergencia de la geografía de los animales se encuentran: i) la industrialización de la vida animal -a través de las explotaciones ganaderas intensivas, de los laboratorios de experimentación y de la ingeniería genética- y la creciente preocupación por la salud y el bienestar de los animales; ii) el desarrollo y auge de las políticas ambientales y de la ciencia de la conservación; iii) la aparición de movimientos sociales e incluso de agrupaciones políticas en defensa del medio ambiente y de los derechos de los animales, y iv) la creciente aceptación de las conexiones emocionales del ser humano con los animales (Whatmore, 2000; Wolch, Emel y Wilbert, 2003; Urbanik, 2012).

Esta nueva geografía de los animales se define como “el estudio del dónde, cuándo, por qué y cómo los animales interactúan con las sociedades humanas” (Urbanik, 2012, p. 38). El artículo publicado por Wolch y Emel (1995) representa un hito en este sentido, pues lanza un llamamiento para “traer a los animales de vuelta” a la geografía. Igualmente, la publicación en 1998 del libro Animal Geographies: Place, Politics and Identity in the Nature-Culture Borderlands (Wolch y Emel, 1998) o el volumen editado por Philo y Wilbert en el año 2000, Animal spaces, beastly places: New geographies of human-animal relations, se configuran como los pilares fundamentales de esta renovada vertiente de la geografía cultural.

Caracterización de la geografía de los animales: principales líneas de investigación y aportaciones teórico-conceptuales

Desde los trabajos que marcaron el inicio de la nueva geografía de los animales (Wolch y Emel, 1995) hasta las más recientes publicaciones (Urbanik y Johnston, 2017; Bull, Holmberg y Åsberg, 2018; Wilcox y Rutherford, 2018), se ha desarrollado un vasto cuerpo de literatura científica en el marco de esta subdisciplina. El interés por los animales ha calado en las diversas ramas de la geografía humana (geografía urbana, crítica, rural, del paisaje, etc.), dando lugar a interesantes y fructíferas combinaciones. En este sentido, Hovorka (2018, p. 453) sostiene que la “hibridación en el estudio de las geografías de los animales fomenta conversaciones creativas entre las subdisciplinas geográficas y genera un conocimiento holístico de las relaciones entre el ser humano y los animales”. Tal y como apuntan Lorimer y Srinivasan (2013), esta hibridación se ha traducido en el desarrollo de una subdisciplina rica, dinámica y heterogénea, siendo cada vez mayor la diversidad y complejidad de las temáticas abordadas, lo que, sin duda, dificulta su categorización.

No obstante, la revisión y análisis de la bibliografía surgida durante las dos últimas décadas ha permitido la identificación de diversas áreas de investigación en relación con esta corriente. Entre las líneas más relevantes, cabe destacar los estudios desarrollados en convergencia con la geografía urbana, la geografía crítica y la ciencia del paisaje, siendo igualmente significativas las publicaciones sobre renaturalización o aquellas otras de carácter metodológico. En el Cuadro 2 se presenta una síntesis de estas cinco grandes líneas de investigación en geografía de los animales.

Cuadro 2 Principales líneas de investigación en geografía de los animales. 

Línea Autores/año Descripción
1) Geografía urbana Philo (1995); Wolch, Emel y Wilbert (1995); Wolch (1998, 2002); Hinchliffe y Whatmore (2006); Lulka (2013). Analiza la presencia de los animales en los espacios urbanos desde múltiples dimensiones. Se discute la pertenencia o pertinencia de determinadas especies en las ciudades. Se reclama una mayor atención a los animales por parte de la geografía urbana.
2) Geografía crítica Lynn (1998); Jones (2000); Miele y Lever (2013); Buller y Roe (2014); Gillespie y Collard (2015); Buller (2016). Desde un enfoque crítico, analiza aquellos espacios donde tienen lugar los conflictos morales y éticos entre humanos y animales: zoos, mataderos, laboratorios de experimentación, bienestar animal en las explotaciones ganaderas, etc.
3) Paisaje Evans y Yarwood (1995); Peltola, Heikkilä y Vepsäläinen (2013); Sellick y Yarwood (2013); Brown, (2015); Gorman (2016). Explora el papel de los animales en la configuración de diferentes tipologías y dimensiones del paisaje: paisajes rurales, paisajes urbanos, paisajes terapéuticos, etc.
4) Renaturalización Lorimer, Sandom, Jepson, Doughty, Barua y Kirby (2015); Prior y Ward (2016); Jepson (2016); Lorimer y Driessen (2016); Prior y Brady (2017); DeSilvey y Bartolini (2018). Lleva a cabo análisis y propuestas teóricas y conceptuales sobre la renaturalización; estudia y discute sus implicaciones socio-territoriales.
5) Métodos Seymour y Wolch (2010); Buller (2015); Hodgetts y Lorimer (2015). Revisa y sintetiza las diferentes metodologías de investigación usadas en geografía de los animales. Analiza y propone métodos de análisis cualitativo.

Fuente: elaboración propia.

Además de estas grandes líneas, son también reseñables los trabajos de geografía de los animales surgidos en el seno de la geografía rural anglosajona. Bajo esta combinación se pueden identificar distintos enfoques. Destacan las publicaciones sobre razas ganaderas -de mayor tradición- (Evans y Yarwood, 2000; Yarwood y Evans, 1999; Yarwood y Absalom, 2006), aquellas investigaciones que analizan la expresión espacial de los vínculos afectivos o emocionales que se generan entre los ganaderos y los animales de granja (Convery, Bailey, Mort y Baxter, 2005; Riley, 2011) o los estudios más recientes que exploran el papel del ganado en las experiencias de agricultura sostenida por la comunidad (community supported agriculture) (Gorman, 2018).

Otra línea de trabajo menos profusa, pero igualmente original e interesante, es aquella que aborda las relaciones humano-animales desde la perspectiva de la geografía política (Hobson, 2007; Neo, 2012; Collard, 2013; Srinivasan, 2016). Así mismo, el reciente volumen editado por Wilcox y Rutherford (2018), titulado Historical Animal Geographies, ha abierto la puerta a un nuevo campo de trabajo, en este caso bajo la lente de la geografía histórica.

Además de estas temáticas, que son abordadas por un considerable número de trabajos, se pueden encontrar otros estudios que no encajan propiamente en ninguna de ellas, o bien que se encuentran a caballo entre dos o más campos. Este es el caso, por ejemplo, de las publicaciones relativas a los parques zoológicos, donde se mezclan cuestiones relacionadas con la geografía urbana, la geografía crítica y la ciencia del paisaje (Anderson, 1995; Hallman y Benbow, 2006; Estebanez, 2010).

Más allá del desarrollo de las diversas líneas de investigación citadas con anterioridad, la geografía de los animales ha supuesto una renovación teórico-conceptual y metodológica en el estudio geográfico de la fauna. El análisis de las transgresiones ocasionadas por ciertas especies -que constituye una temática recurrente desde los inicios de la subdisciplina- se encuentra en el origen de la expresión “fuera de lugar” (out of place), empleada para calificar a aquellas poblaciones animales que quebrantan unos límites espaciales socialmente establecidos, generando diferentes conflictos (Power, 2009; Yeo y Neo, 2010; Buller, 2014; Blue y Alexander, 2015). Así mismo, la noción de “encuentro” (encounter) (Emel y Urbanik, 2010; Keul, 2013; Darling y Wilson, 2016; Wilson, 2017), que se define como “la reunión entre partes discretas, que cesa en el momento en que se combinan o separan” (Tyler y Rossini, 2009: 3), representa otra interesante contribución en relación con el análisis de la percepción y de las actitudes sociales hacia la fauna.

En cuanto a las especies objeto de estudio, de mano de la geografía de los animales están adquiriendo una mayor consideración categorías o grupos faunísticos como las especies asilvestradas (Griffiths, Poulter y Sibley, 2000), las mascotas (Fox, 2006), los animales de trabajo (Yarwood, 2015) e incluso los animales abandonados (Srinivasan, 2013), que hasta la década de 1990 se habían visto eclipsados por la tradicional importancia atribuida a la fauna silvestre, cinegética o ganadera.

Sin embargo, al igual que ocurriría con los pioneros trabajos de zoogeografía, la nueva geografía de los animales se ha centrado, desde su origen, en los organismos de sangre caliente y de mayor tamaño, prestando una insuficiente atención a otras formas de vida, de sangre fría, de menor volumen o propias de ambientes acuáticos (Bear y Eden, 2011). Ante esta carencia, Bear (2011) demanda una mayor atención a este tipo de organismos por parte de la geografía. El trabajo desarrollado por Ginn (2014) constituye una aportación atípica en este sentido, pues este autor avanza en el estudio geográfico de la microfauna, explorando la complejidad de los encuentros con babosas que tienen lugar en los jardines londinenses.

DISCUSIÓN Y REFLEXIONES FINALES

Hace ya casi medio siglo, Bennett (1971, p. 33) indicaba la existencia de cuatro “unidades no exclusivas” dentro de la zoogeografía: zoogeografía descriptiva, zoogeografía histórica, zoogeografía ecológica y zoogeografía cultural. De entre estas cuatro divisiones, este autor considera la “geografía cultural de los animales” (cultural animal geography) como el ámbito de estudio de la fauna más susceptible de ser tratado por los geógrafos.

Este trabajo de síntesis ha pretendido ofrecer una visión general de las posibilidades y líneas de investigación que brinda la nueva geografía de los animales -de índole cultural- a los geógrafos iberoamericanos. El nuevo enfoque de la geografía de los animales propone el análisis de las dimensiones del paisaje y el lugar que se desprenden de las complejas relaciones entre el ser humano y los animales, ya sea en su vertiente salvaje, doméstica o asilvestrada. Se trata de una corriente que no ha dejado de crecer y diversificarse, tal y como evidencia el número cada vez mayor de artículos publicados en revistas geográficas internacionales.

En la literatura geográfica anglosajona se pueden identificar distintas investigaciones que analizan el estado de la cuestión de esta vertiente de la geografía cultural. En este sentido, son especialmente relevantes los artículos sobre geografía de los animales publicados en la revista Progress in Human Geography, destacando trabajos de síntesis como los de Buller (2013, 2015, 2016) y de Hovorka (2017, 2018a, 2018b). No obstante, salvo el estudio pionero realizado por Buller (2013), que acomete una primera revisión bibliográfica general sobre la geografía de los animales, el resto de las investigaciones citadas se centra en el análisis bibliométrico específico de ciertas líneas de investigación surgidas en el marco de esta subdisciplina.

Además de este creciente volumen de publicaciones científicas sobre geografía de los animales, la fundación en el año 2009 del Grupo Especialista en Geografía de los Animales de la Asociación de Geógrafos Americanos (http://www.animalgeography.org/) o la creación en 2011 de la Red de Investigación sobre Geografía de los Animales (http://animal-geography.blogspot.com.es/), confirman la importancia adquirida por esta subdisciplina en el panorama geográfico internacional.

En consonancia con el origen de esta vertiente geográfica, la mayoría de las publicaciones proceden del ámbito de la geografía anglosajona. No obstante, Hovorka (2017) subraya el alcance global de esta subdisciplina. En este sentido, cabe destacar el surgimiento, en la última década, de diversas contribuciones por parte de geógrafos franceses (Benhammou, 2016). Trabajos pioneros como el de Blanc y Cohen (2002) o el de De Planhol (2004) constituyen precedentes fundamentales de la emergente “geografía francesa de los animales”. Esta corriente se ha venido centrando, principalmente, en el análisis de la dimensión espacial de los conflictos entre el ser humano y la megafauna (Boussin, 2008; Benhammou, 2009; Marchand, 2013, 2016), habiéndose llevado a cabo varias tesis doctorales sobre esta temática (Benhammou, 2007; Mounet, 2007). En paralelo a una mayor diversificación de las líneas abordadas, el reciente interés por los animales en la geografía francesa ha dado lugar a la publicación de un volumen especial dedicado a la geografía de los animales en la revista Annales de Géographie titulado “Territorio de los hombres, territorio de los animales” (Territoire des hommes, territoire des animaux) (Annales de Géographie, 2017).

En el ámbito francófono, resulta igualmente reseñable el desarrollo de una “geografía de la tauromaquia”. Se trata de una línea de investigación, iniciada por el profesor Jean-Baptiste Maudet (2006a, 2006b, 2017), que podría experimentar un crecimiento durante los próximos años dado el escenario actual de expansión de los movimientos animalistas, que reivindican, cada vez con más fuerza, la abolición de los espectáculos taurinos.

En Iberoamérica, por el contrario, son tan escasos como incipientes los trabajos desarrollados en torno a la nueva geografía de los animales. En México sobresalen los recientes trabajos de los profesores Quintero y López (2018a, 2018b), quienes, desde un enfoque crítico, abordan el estudio de los animales en relación con la geografía del turismo. En el caso de España, tan solo se pueden identificar ciertos estudios surgidos en los últimos años en relación con la geografía del paisaje (Serrano, 2017; Serrano-Montes y Gómez-Zotano, 2015, 2017; Arias-García, Serrano-Montes y Gómez-Zotano, 2016).

La insuficiente atención que la geografía hispana ha dedicado a los animales no está en consonancia con la creciente sensibilidad social al respecto. En España, al igual que ocurre en otros muchos países iberoamericanos, las relaciones entre el ser humano y los animales están siendo puestas en tela de juicio, creciendo el debate social y la atención mediática sobre unas cuestiones que requieren, igualmente, del análisis geográfico crítico. Las recientes manifestaciones en contra de la caza del lobo -y, en el lado opuesto, las protestas de los ganaderos por los daños que este carnívoro provoca en sus cabañas-, el polémico indulto de una vaca con tuberculosis en un santuario de animales en Madrid en febrero de 2017 o la controversia en relación con la tauromaquia son solo algunos ejemplos que ponen de manifiesto la complejidad de las implicaciones sociales que derivan de este cambio (véase Cuadro 3). Además, la expansión del movimiento en defensa de los derechos de los animales ha tomado cuerpo a nivel nacional con la fundación, en el año 2003, del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), agrupación política que está adquiriendo un peso cada vez mayor en el escenario político.

Cuadro 3 Titulares de prensa que reflejan el estado actual de la cuestión animal en España. 

Titular Periódico Fecha
Manifestación unitaria contra las matanzas de lobos
Unas 250 entidades convocan una concentración el 13 marzo en Madrid en defensa de la emblemática especie ibérica
La Vanguardia 11/03/2016
Miles de personas defienden el Toro de la Vega en Tordesillas tras el “atropello” de la prohibición
Unas 3.000 personas se han manifestado esta tarde en Tordesillas (Valladolid) para defender la celebración de su torneo del Toro de la Vega
La Vanguardia 18/06/2016
Miles de personas acuden en Madrid a la manifestación antitaurina bajo el lema ‘Misión abolición’
La decisión de la Junta de Castilla y León de prohibir el toro de la Vega el pasado mayo ha dado alas al movimiento antitaurino
La Vanguardia 10/09/2016
La vaca ‘Carmen’ se salva del matadero gracias a 70.000 firmas
La Comunidad de Madrid había condenado al animal por dar positivo en un test de tuberculosis
El País 6/02/2017

Fuente: elaboración propia.

A ello se suman cuestiones como el incremento de la fauna en los espacios urbanos o la creciente amenaza de las especies exóticas invasoras, cuyo control o erradicación no siempre cuentan con la aprobación de parte de la sociedad. Así mismo, la extinción de ciertas especies de fauna ibérica o la amenaza que se cierne sobre otras muchas están generando una mayor concienciación e implicación de la población en materia de conservación. Los esfuerzos encaminados a recuperar determinadas especies en peligro están experimentando un alcance nunca conocido. Destaca, en los últimos años, el considerable aumento de proyectos y programas de reintroducción de fauna. En este contexto, diversas especies animales, como el águila imperial (Aquila adalberti), el lince ibérico (Lynx pardinus) o el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), están adquiriendo un destacado papel simbólico e iconográfico en numerosos Espacios Naturales Protegidos de España.

De forma paralela a este cambio en las actitudes sociales hacia los animales, se está dando un incremento de la demanda de actividades de ocio relacionadas con la fauna -caso de la observación de aves o de los safaris fotográficos-. Asistimos, además, a la aparición de nuevos paisajes animales, como las áreas de renaturalización (rewilding areas), los centros de zooterapia o terapia asistida con animales, los santuarios de animales, los parques para perros, los cafés de gatos (cat cafes), los cementerios para mascotas, etc. Todos estos fenómenos, entre otros muchos, justifican la necesidad de una mayor atención a lo que Wolch, Emel y Wilbert (2003) denominan la “cuestión animal”, por parte de la geografía iberoamericana.

En el periodo actual, que numerosos autores denominan Antropoceno (Zalasiewicz, Williams, Haywood y Ellis, 2011), dado que el ser humano se erige como el principal agente en la configuración de la biosfera, el estudio de los animales debe superar su estricta vinculación con la geografía física para nutrirse también de la geografía humana. En este sentido, más allá de los necesarios conocimientos biológicos y ecológicos, el nuevo “geógrafo de los animales” deberá reforzar su formación en geografía social y cultural. Así, mientras que la tradicional zoogeografía se enriquecía de la colaboración entre geógrafos, paleontólogos, zoólogos y ecólogos, la nueva geografía de los animales deberá servirse de las aportaciones de otras disciplinas procedentes del campo de las humanidades y de las ciencias sociales, caso de la antrozoología, la zooarqueología o la entnozoología. En este sentido, la hibridación a la que hacen referencia autores como Whatmore (1999, 2002), Campbell (2009) o Hovorka (2018), no solo entre las distintas ramas geográficas sino también con disciplinas afines, se erige como clave fundamental en la interpretación de las complejas dimensiones espaciales, ambientales, paisajísticas y de lugar de las relaciones entre el ser humano y los animales.

En la literatura geográfica surgida durante la última década es posible identificar trabajos “híbridos” en los que se combinan los nuevos métodos y enfoques de la geografía de los animales con los de la biogeografía tradicional. Este es el caso del estudio de biogeografía urbana llevado a cabo por Campbell (2007), que emplea técnicas propias de la geografía de los animales para el análisis de la competencia intra e interespecífica entre varias especies de aves en la ciudad de Glasgow. Este mismo autor, en otra investigación sobre reptiles en el sur de Ghana (Campbell, 2009), invita a reposicionar los métodos y límites de la zoogeografía clásica al demostrar en sus trabajos que esta subdisciplina puede enriquecerse de los novedosos preceptos de la geografía de los animales.

En esta línea, resulta necesaria una renovación de la biogeografía iberoamericana acorde a las cambiantes y novedosas relaciones entre el ser humano y los animales, y que esté en sincronía con el contexto geográfico actual. La reciente fundación de la Sociedad Biogeográfica Iberoamericana en Almagro (Ciudad Real, España) (La Vanguardia, 2018), representa una oportunidad única para la incorporación y el fomento de esta fructífera línea de investigación entre los geógrafos del mundo iberoamericano. Debemos acometer la remodelación de las fronteras epistemológicas de esta antigua disciplina, prestando una mayor atención a la marginal biogeografía cultural y entrando de lleno en el estudio de los distintos tipos de fauna y de las relaciones humano-animales bajo los nuevos enfoques teórico-conceptuales y metodológicos de la geografía de los animales.

Más allá de constituir un prometedor campo de estudio, la inmersión en esta subdisciplina podrá permitir a los geógrafos iberoamericanos tomar parte activa en los recientes debates socio-políticos relacionados con los animales (como el movimiento animalista), que sin duda conllevan importantes implicaciones territoriales y paisajísticas.

En definitiva, tal y como señala Bromley (2014, p. 134), “en un mundo en el que numerosos países ricos destinan más dinero a sus mascotas del que la mayoría de los países pobres gasta en sus niños, y en el que muchos países dedican más tierras agrícolas a la producción de alimento para el ganado y de biocombustibles que a los cultivos para el consumo directo del ser humano, es el momento para que la geografía de los animales haga su aparición en escena”.

REFERENCIAS

Alegret i Tejero, J. L. (2003). Valoración patrimonial del sector pesquero. PH: Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, 11(44), 34-41. [ Links ]

Anderson, K. (1995). Culture and nature at the Adelaide Zoo: at the frontiers of ‘human’ geography. Transactions of the Institute of British Geographers, 20(3), 275-294. [ Links ]

Annales de Géographie (2017). Territoire des hommes, territoire des animaux, 716. Recuperado de https://www.armand-colin.com/annales-de-geographie-ndeg-716-42017-territoire-des-hommes-territoire-des-animaux-9782200930929Links ]

Arias-García, J., Serrano-Montes, J. L. y Gómez-Zotano, J. (2016). Fauna in Wetland Landscapes: A Perception Approach. Landscape Research, 41(5), 510-523. [ Links ]

Barceló Adrover, A., Grimalt Gelabert, M. y Binimelis Sebastian, J. (2017a). Análisis bibliométrico de los estudios geográficos de la caza en España (1978-2015). Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, 74, 301-332. [ Links ]

Barceló Adrover, A., Seguí Campaner, B. y Rengifo Gallego, J. I. (2017b). La caza de la cabra salvaje mallorquina en el contexto del turismo cinegético. Ería: Revista cuatrimestral de geografía, 37(2), 233-252. [ Links ]

Bear, C. (2011). Being Angelica? Exploring individual animal geographies. Area, 43(3), 297-304. [ Links ]

Bear, C. y Edem, S. (2011). Thinking like a fish? Engaging with nonhuman difference through recreational angling. Environment and Planning D: Society and Space, 29(2), 336-352. [ Links ]

Benhammou, F. (2007). Crier au loup pour avoir la peau de l’ours: une géopolitique locale de l’environnement à travers la gestion et la conservation des grands prédateurs en France. Tesis Doctoral. Ecole nationale du génie rural, des eaux et des forêts. París: Nancy. [ Links ]

Benhammou, F. (2009). Protéger l’ours et le loup en France. Antihumanisme ou coexistence territoriale durable? Géographie et cultures, 69, pp. 25-42. [ Links ]

Benhammou, F. (2016). Une histoire contemporaine de la géographie française de l’animal, dans Manifeste pour une géographie environnementale. En Manifeste por una géogrpahie environmentale (pp. 141-164). París: Presses de Sciences Po (P.F.N.S.P. Recuperado de https://www.cairn.info/manifeste-pour-une-geographie-environnementale--9782724618402-page-141.htmLinks ]

Bennett, C. F. (1960). Cultural animal geography: an inviting field of research. Professional Geographer, 12(5), 12-14. [ Links ]

Bennett, C. F. (1971). Animal geography in Latin America. En National Conference of Latin Americanist Geographers (pp. 33-40). Indiania: Muncie. [ Links ]

Blanc, N. y Cohen, M. (2002). L’animal: une figure de la géographie contemporaine. Espaces et sociétés, 3, 25-40. [ Links ]

Blue, G. y Alexander, S. (2015). Coyotes in the city. Gastro-ethical encounters in a more-than-human world. En K. Gillespie y R. C. Collard (Eds.). Critical Animal Geographies: Politics, Intersections and Hierarchies in a Multispecies World (pp. 149-163). Routledge. [ Links ]

Boussin, L. (2008). L’animal sauvage à travers ses représentations, l’exemple du chevreuil en Limousin. Annales de géographie, 5 (663), 48-61. [ Links ]

Briggs, J. C. (1974). Marine Zoogeography. Nueva York: McGraw-Hill. [ Links ]

Bromley, R. (2014). Placing Animals: An Introduction to the Geography of Human-Animal Relations. The AAG Review of Books, 2(4), 133-135. [ Links ]

Brown, K. M. (2015). The role of landscape in regulating (ir) responsible conduct: moral geographies of the ‘proper control’of dogs. Landscape Research , 40(1), 39-56. [ Links ]

Bull, J., Holmberg, T. y Åsberg, C. (Eds.) (2018). Animal Places. Lively Cartographies of Human-Animal Relations. Londres: Routledge. [ Links ]

Buller, H. (2013). Animal geographies I. Progress in Human Geography, 38(2), 308-318. [ Links ]

Buller, H. (2014). Reconfiguring wild spaces. The porous boundaries of wild animal geographies. En G. Marvin y S. Mchugh (Eds.). Routledge Handbook of Human-Animal Studies (pp. 233-245). Routledge. [ Links ]

Buller, H. (2015). Animal geographies II: methods. Progress in Human Geography , 39(3), 374-384. [ Links ]

Buller, H. (2016). Animal geographies III: ethics. Progress in Human Geography , 40(3), 422-430. [ Links ]

Buller, H. y Roe, E. (2014). Modifying and commodifying farm animal welfare: The economisation of layer chickens. Journal of Rural Studies, 33, 141-149. [ Links ]

Cabo Alonso, A. (1960). La ganadería española. Evolución y tendencias actuales. Estudios geográficos, 21(79), 123-169. [ Links ]

Campbell, M. O. (2007). An animal geography of avian ecology in Glasgow. Applied Geography, 27(2), 78-88. [ Links ]

Campbell, M. O. (2009). Repositioning zoogeography within the nature-culture borderlands: An animal geography of reptiles in southern Ghana. Applied geography, 29(2), 260-268. [ Links ]

Cansdale, G. S. (1949). Some problems in animal geography. Geographical Magazine, 22, 108-109. [ Links ]

Candsdale, G. S. (1950). Animals and man I: the results of competition and conflict. Geographical Magazine , 23, 74-84. [ Links ]

Cansdale, G. S. (1951a). Animals and man II: domestication providers of food and clothing. Geographical Magazine , 23, 390-399. [ Links ]

Cansdale, G. S. (1951b). Animals and man III: domestication transport animals, pets and allies. Geographical Magazine , 23, 524-534. [ Links ]

Cansdale, G. S. (1951c). Animals and man IV: chance and deliberate introductions. Geographical Magazine , 24, 155-162. [ Links ]

Cansdale, G. S. (1951d). Animals and man V: biological control. Geographical Magazine , 24, 211-17. [ Links ]

Cansdale, G. S. (1952). Animals and Man. Londres: Hutchison. [ Links ]

Cascos Maraña, C. (2011). La simplificación y la uniformidad crecientes en los paisajes ganaderos de la montaña húmeda de Castilla y León: el ejemplo de Babia y Luna. Polígonos. Revista de Geografía, 21, 149-178. [ Links ]

Ceballos Barbancho, A. A. (2012). A modo de presentación. Polígonos. Revista de Geografía , 22, 5-9. [ Links ]

Collard, R. C. (2013). Panda politics. The Canadian Geographer, 57(2), 226-232. [ Links ]

Compán Vázquez, D. (1975). La pesca marítima en España. Cuadernos geográficos de la Universidad de Granada, 5, 87-176. [ Links ]

Compán Vázquez, D. (2003). El legado de la pesca marítima en Andalucía. Propuesta para su recuperación. PH: Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico , 11(44), 58-63. [ Links ]

Convery, I., Bailey, C., Mort, M. y Baxter, J. (2005). Death in the wrong place? Emotional geographies of the UK 2001 foot and mouth disease epidemic. Journal of Rural Studies , 21(1), 99-109. [ Links ]

Corbera Millán, M. (2007). La resistencia de un sistema milenario de trashumancia ganadera de corto recorrido en el Valle de Cabuérniga (Cantabria). Scripta Nova, 10 (218). [ Links ]

Darling, J. y Wilson, H. F. (Eds.) (2016). Encountering the City: Urban Encounters from Accra to New York. Routledge. [ Links ]

Darlington, P. J. (1957). Zoogeography: the geographical distribution of animals. Nueva York, John Wiley & Sons. [ Links ]

De Planhol, X. (1961). Nomades et pasteurs. Revue Géographique de l’Est, 3, 291-310. [ Links ]

De Planhol, X. (1969). Le chien de berger; développement et signification géographique d’une technique pastorale. Bulletin de l’Association de géographes français, 46(370), 355-368. [ Links ]

De Planhol, X. (2004). Le paysage animal: l’homme et la grande faune, une zoogéographie historique. París: Fayard. [ Links ]

Desilvey, C. y Bartolini, N. (2018). Where horses run free? Autonomy, temporality and rewilding in the Côa Valley, Portugal. Transactions of the Institute of British Geographers . DOI: 10.1111/tran.12251 [ Links ]

Emel, J. y Urbanik, J. (2010). Animal Geographies. Exploring the spaces and places of human-animal encounters. En M. Demello (Ed.), Teaching the animal: Human-animal studies across the disciplines (pp. 202-217). Lantern Books. [ Links ]

Emel, J. , Wilbert, C. y Wolch, J. (2002). Animal geographies. Society and Animals, 10(4), 407-412. [ Links ]

Emel, J. y Wolch, J. (1998). Witnessing the animal moment. En J. R. Wolch y J. Emel (Eds.), Animal geographies: Place, politics, and identity in the nature-culture borderlands (pp. 1-24). Verso. [ Links ]

Estebanez, J. (2010). Le zoo comme dispositif spatial: mise en scène du monde et de la juste distance entre l’humain et l’animal. L’Espace géographique, 39(2), 172-179. [ Links ]

Evans, N. y Yarwood, R. (1995). Livestock and landscape. Landscape Research , 20(3), 141-146. [ Links ]

Evans, N. y Yarwood, R. (2000). The Politization of Livestock: Rare Breeds and countryside conservation. Sociologia Ruralis, 40(2), 228-248. [ Links ]

Fernández Álvarez, R. (2013). Modelo de organización y evolución de paisajes ganaderos de montaña. Estudio comparativo de casos (Valle medio y alto del río Saja; Sierras de Béjar y Candelario; Macizo de las Villuercas). Tesis doctoral. Universidad de Salamanca. [ Links ]

Fox, R. (2006). Animal behaviours, post-human lives: Everyday negotiations of the animal-human divide in pet-keeping. Social & Cultural Geography, 7(4), 525-537. [ Links ]

Gillespie, K. y Collard, R. C. (Eds.) (2015). Critical Animal Geographies: Politics, Intersections and Hierarchies in a Multispecies World . Routledge. [ Links ]

Ginn, F. (2014). Sticky lives: slugs, detachment and more‐than‐human ethics in the garden. Transactions of the Institute of British Geographers , 39(4), 532-544. [ Links ]

Gorman, R. (2016). Therapeutic landscapes and non-human animals: the roles and contested positions of animals within care farming assemblages. Social & Cultural Geography , 18(3), 1-21. [ Links ]

Gorman, R. (2018). Human-livestock relationships and community supported agriculture (CSA) in the UK. Journal of Rural Studies , 61, 175-183. https://doi. org/10.1016/j.jrurstud.2018.04.013 [ Links ]

Griffiths, H., Poulter, I. y Sibley, D. (2000). Feral cats in the city. En C. Philo y C. Wilbert (Eds.), Animal spaces, beastly places: New geographies of human-animal relations (pp. 56-70). Londres: Routledge . [ Links ]

Hallman, B. C. y Bendow, M. (2006). Canadian human landscape examples. Naturally cultural: the zoo as cultural landscape. The Canadian Geographer , 50(2), 256-264. [ Links ]

Hinchliffe, S. y Whatmore, S. (2006). Living cities: towards a politics of conviviality. Science as Culture, 15(2), 123-138. [ Links ]

Hobson, K. (2007). Political animals? On animals as subjects in an enlarged political geography. Political Geography, 26(3), 250-267. [ Links ]

Hodgetts, T. y Lorimer, J. (2015). Methodologies for animals’ geographies: Cultures, communication and genomics. Cultural geographies, 22(2), 285-295. [ Links ]

Hovorka, A. J. (2017). Animal geographies I: Globalizing and decolonizing. Progress in Human Geography , 41(3), 382-394. [ Links ]

Hovorka, A. J. (2018a). Animal geographies II: Hybridizing. Progress in Human Geography , 42(3), 453-462. [ Links ]

Hovorka, A. J. (2018b). Animal geographies III: Species relations of power. Progress in Human Geography . https://doi.org/10.1177/0309132518775837 [ Links ]

Ibarra Benlloch, P. (1993). Naturaleza y hombre en el Sur del Campo de Gibraltar: un análisis paisajístico integrado. Sevilla: Junta de Andalucía, Agencia de Medio Ambiente. [ Links ]

Jepson, P. A. (2016). Rewilding agenda for Europe: creating a network of experimental reserves. Ecography, 39(2), 117-124. [ Links ]

Jones, O. (2000). (Un)ethical geographies of human-nonhuman relations: Encounters, collectives and spaces. En C. Philo y C. Wilbert (Eds.), Animal spaces, beastly places: New geographies of human-animal relations (pp. 268-291). Londres: Routledge . [ Links ]

Keul, A. (2013). Embodied encounters between humans and gators. Social & Cultural Geography , 14(8), 930-953. [ Links ]

Longares Alardén, L. A., Lozano Valencia, P. y Rubio Recio, J. M. (1998). Aportaciones a la Zoogeografía del Hayedo del Moncayo, Geographicalia, 36, 83-100. [ Links ]

López Ontivero, A. (1989). La evolución de los paisajes cinegéticos Andaluces. En Centro de Estudios Territoriales y Urbanos (Coord.). Seminario sobre el paisaje. Debate conceptual y alternativas sobre su ordenación y gestión (pp. 79-86). Sevilla: Consejería de Obras Públicas y Transportes, Junta de Andalucía, Casa de Velázquez. [ Links ]

Lorimer, J. y Srinivasan, K. (2013). Animal geographies. En: Johnson N.C., Schein, R. H. y Winders, J. (Eds.). The Wiley-Blackwell Companion to Cultural Geography (pp. 332-342). Oxford: Wiley-Blackwell. [ Links ]

Lorimer, J. , Sandom, C., Jepson, P., Doughty, C., Barua, M. y Kirby, K. J. (2015). Rewilding: Science, practice, and politics. Annual Review of Environment and Resources, 40, 39-62. [ Links ]

Lorimer, J. y Driessen, C. (2016). From “Nazi Cows” to Cosmopolitan “Ecological Engineers”: Specifying Rewilding Through a History of Heck Cattle. Annals of the American Association of Geographers, 106(3), 631-652. [ Links ]

Lozano Valencia, P. y Meaza Rodríguez, G. (2003a). Metodología de valoración zoogeográfica por unidades ambientales para la ordenación y gestión del territorio. Ensayo de aplicación en el sector nororiental de Guipúzcoa (País Vasco). Ería, 60, 117-130. [ Links ]

Lozano Valencia, P. y Meaza Rodríguez, G. (2003b). Valoración por cuadrículas de los recursos zoogeográficos del sector noreste de la provincia de Guipúzcoa. Ordenación y gestión de los mismos. Boletín de la A.G.E., 35, 33-54. [ Links ]

Lulka, D. (2013). The Posthuman City: San Diego’s Dead Animal Removal Program. Urban Geography, 34(8), 1119-1143. [ Links ]

Lynn, W. S. (1998). Animals, ethics, and geography. En J. Wolch, y J. Emel (Eds.), Animal geographies: Place, politics, and identity in the nature-culture borderlands (pp. 280-297). Verso. [ Links ]

Marchand, G. (2013). Les conflits hommes/animaux sauvages sous le regard de la Géographie. Cadre territorial, perceptions et dimension spatiale. Carnets de géographes, 5. Recuperado de http://cdg.revues.org/1070; DOI: 10.4000/cdg.1070 [ Links ]

Marchand, G. (2016). Analyse de la dimension spatiale des conflits homme/faune sauvage dans la réserve de développement durable de la rivière Uatumã (Amazonas, Brésil). Cybergeo: European Journal of Geography. Recuperado de http://journals.openedition.org/cybergeo/27807. DOI: 10.4000/cybergeo.27807 [ Links ]

Martín Fernández, Á. J. y Ortuño Pérez, S. F. (2004). La caza mayor y la economía rural en la provincia de Toledo. Estudios Geográficos, 65(255), 321-341. [ Links ]

Martínez Garrido, E. y Torija Santos, R. (2009). Los paisajes de la caza de Ciudad Real: un ensayo de clasificación. En F. Pillet-Capdepón, M. del C. Cañizares Ruiz y Á. R. Ruiz Pulpón (Coords.), Geografía, Territorio y Paisaje, el estado de la cuestión: actas del XXI congreso de geógrafos españoles (pp. 1161-1175). Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha. [ Links ]

Marvin, G. y Mchugh, S. (2014). In it together. An introduction to human-animal studies. En G. Marvin y R. Mchugh (Ed.), Routledge Handbook of Human-Animal Studies (pp. 1-9). Routledge. [ Links ]

Maudet, J.-B. (2006a). Tauromachie et géopolitique en péninsule Ibérique: la frontière Espagne/Portugal depuis l’arène. Mélanges de la Casa de Velázquez. Nouvelle série, 36(1), 259-281. [ Links ]

Maudet, J.-B. (2006b). Le taureau marque son territoire (festivités taurines et identités territoriales du Sudouest européen à l’Amérique Latine). Annales de géographie , 650(4), 361-387. [ Links ]

Maudet, J.-B. (2017). Geografía de la tauromaquia. Sevilla: Editorial Universidad de Sevilla. [ Links ]

Miele, M. y Lever, J. (2013). Civilizing the market for welfare friendly products in Europe? The techno-ethics of the Welfare Quality® assessment. Geoforum, 48, 63-72. [ Links ]

Mounet, C. (2007). Les territoires de l’imprévisible. Conflits, controverses et ”vivre ensemble” autour de la gestion de la faune sauvage. Le cas du loup et du sanglier dans les Alpes françaises. Géographie. Université Joseph-Fourier, Grenoble I. [ Links ]

Müller, P. (1974). Introducción a la Zoogeografía. Edición 1979. Barcelona: Blume. [ Links ]

Neo, H. (2012). ‘They hate pigs, Chinese farmers… everything!’ Beastly Racialization in Multiethnic Malaysia. Antipode, 44(3), 950-970. [ Links ]

Newbigin, M. I. (1913). Animal geography: The faunas of the natural regions of the globe. Clarendonpress. [ Links ]

Peltola, T., Heikkilä, J. y Vepsäläinen, M. (2013). Exploring landscape in-the-making: a case study on the constitutive role of animals in society-nature interactions. Landscape Research , 38(4), 461-475. [ Links ]

Pérez-Chacón Espino, E. y Beltrán Espinosa, W. (1989). De la unidad de paisaje a la unidad de gestión: cartografía y ordenación de espacios naturales protegidos. El plan especial de protección del Parque Natural de los Islotes del Norte de Lanzarote y de los Riscos de Famara. Documents d`estudi de l`equip, 3, 24-35. [ Links ]

Philo, C. (1995). Animals, geography and the city: notes on inclusions and exclusions. Enviroment and Planning D: Society and Space, 13, 655-81. [ Links ]

Philo, C. y Wilbert, C. (Eds.) (2000). Animal spaces, beastly places: New geographies of human-animal relations. Londres: Routledge. [ Links ]

Piñeiro Antelo, M. A. y Lois González, R. C. (2018). La investigación de la actividad pesquera y marítima: un análisis a través de las revistas españolas de Geografía (1950-2015). Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles , 77, 315-334. DOI: 10.21138/bage.2543 [ Links ]

Piñuel Raigada, J. L. (2002). Epistemología, metodología y técnicas de análisis de contenido. Estudios de Sociolinguística, 3(1), 1-42. [ Links ]

Polígonos. Revista de Geografía (2012). Trabajos de Zoogeografía en España, nº 22. DOI: http://dx.doi.org/10.18002/pol.v0i22 [ Links ]

Power, E. R. (2009). Border-processes and homemaking: encounters with possums in suburban Australian homes. Cultural geographies , 16(1), 29-54. [ Links ]

Prior, J. y Brady, E. (2017). Environmental aesthetics and rewilding. Environmental Values, 26(1), 31-51. [ Links ]

Prior, J. y Ward, K. J. (2016). Rethinking rewilding: A response to Jørgensen. Geoforum , 69, 132-135. [ Links ]

Quintero Venegas, G. J. y López López, A. (2018a). The (unethical) consumption of a newborn animal: cabrito as a tourist and recreational dish in Monterrey, Mexico. En C. Kline (Ed.), Animals, Food, and Tourism (pp. 52-67). Routledge. [ Links ]

Quintero Venegas, G. J. y López López, A. (2018b). Tauromaquia y turismo oscuro en México: las corridas de toros como prácticas no éticas. Teoría y Praxis, 24, 197-228. [ Links ]

Riley, M. (2011). ‘Letting them go’-Agricultural retirement and human-livestock relations. Geoforum , 42(1), 16-27. [ Links ]

Rubio Recio, J. M. y Bejarano Palma, R. (2001). La cenicienta Zoogeográfica: ¿qué hacer? En F. Manero Miguel, F. (Coord.), Espacio natural y dinámicas territoriales: homenaje al Dr. Jesús García Fernández (pp. 295-302). Secretariado de Publicaciones e Intercambio Científico. [ Links ]

Sauer, C. O. (1969). Seeds, spades, hearth, and herds: The domestication of animals and foodstuffs. Cambridge, MA: MIT Press. [ Links ]

Segrelles Serrano, J. A. (2000). Aproximación teórica y metodológica al estudio geográfico de la ganadería en España. Investigaciones geográficas, 41, 107-121. [ Links ]

Sellick, J. y Yarwood, R. (2013). Placing livestock in landscape studies: pastures new or out to graze? Landscape Research , 38(4), 404-420. [ Links ]

Serrano Montes, J. L. (2017). La inclusión de la fauna en los estudios de paisaje: Enfoques conceptuales, propuesta metodológica y aplicación práctica a tres escalas espaciales. Tesis Doctoral. Universidad de Granada. Recuperado de http://hdl.handle.net/10481/48611Links ]

Serrano-Montes, J. L. y Gómez-Zotano, J. (2015). El papel de los animales en las preferencias de paisaje: el caso de la dehesa”. En J. De la Riva, P. Ibarra, R. Montorio y M. Rodríguez. (Eds.). Análisis espacial y representación geográfica: innovación y aplicación (pp. 1231-1240). Universidad de Zaragoza-AGE. [ Links ]

Serrano-Montes, J. L. y Gómez-Zotano, J. (2017). Propuesta metodológica para la inclusión de la fauna en los estudios de paisaje. El ejemplo de la playa de Casasola, Málaga (España). Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles , 73, 61-76. [ Links ]

Seymour, M. y Wolch, J. (2010). ’A little bird told me…’: Approaching animals through qualitative methods. En D. Delyser, S. Herbert, S. Aitken, M. Crang y L. McDowell (Eds.), The SAGE handbook of qualitative geography (pp. 305-320). SAGE. [ Links ]

Shapiro, K. y Demello, M. (2010). The state of human-animal studies. Society & Animals, 18(3), 307-318. [ Links ]

Srinivasan, K. (2013). The biopolitics of animal being and welfare: dog control and care in the UK and India. Transactions of the Institute of British Geographers , 38(1), 106-119. [ Links ]

Srinivasan, K. (2016). Towards a political animal geography? Political Geography , 50, 76-78. [ Links ]

Tyler, T. y Rossini, M. S. (Eds.) (2009). Animal encounters. Leiden-Boston: Brill Editions. [ Links ]

Udvardy, M. D. F. (1969). Dynamic Zoogeography: With Special Reference to Land Animals. Nueva York: Van Nostrand and Reinhold. [ Links ]

Urbanik, J. (2012). Placing animals: An introduction to the geography of human-animal relations. Rowman & Littlefield. [ Links ]

Urbanik, J. y Johnston, C. (Eds.) (2017). Humans and Animals: A Geography of Coexistence. ABC-CLIO. [ Links ]

Whatmore, S. (1999). Hybrid geographies: Rethinking the ‘human’ in human geography. En: Massey, D., Allen, J. y Sarre, P. (Eds.). Human geography today (pp. 22-40). Cambridge: Polity Press. [ Links ]

Whatmore, S. (2000). Book Review: Animal geographies. Place, politics and identity in the nature-culture borderlands. Progress in Human Geography , 24(2), 343-344. [ Links ]

Whatmore, S. (2002). Hybrid geographies: Natures, cultures, spaces. Londres: Routledge . [ Links ]

Wilcox, S. y Rutherford, S. (Eds.) (2018). Historical Animal Geographies. Routledge Human-Animal Studies Series. [ Links ]

Wilson, H. F. (2017). On geography and encounter: Bodies, borders, and difference. Progress in Human Geography , 41(4), 451-471. [ Links ]

Wolch, J. (1998). Zoöpolis. En J. R. Wolch y J. Emel (Eds.), Animal geographies: Place, politics, and identity in the nature-culture borderlands (pp. 119-138). Verso. [ Links ]

Wolch, J. (2002). Anima Urbis. Progress in Human Geography , 26(6), 721-742. [ Links ]

Wolch, J. y Eemel, J. (1995). Bringing the animals back in. Environment and Planning D: Society and Space , 13, 632-636. [ Links ]

Wolch, J. y Emel, J. (Eds.) (1998). Animal Geographies: Place, Politics and Identity in the Nature-Culture Borderlands. Nueva York: Verso. [ Links ]

Wolch, J. , Emel, J. y Wilbert, C. (2003). Reanimating cultural geography. En K. Anderson, M. Domosh, S. Pile y N. Thrift (Eds.), Handbook of cultural geography (pp. 184-206). SAGE. [ Links ]

Wolch, J. , West, K. y Gaines, T. E. (1995). Transspecies urban theory. Environment and Planning D: Society and Space , 13(6), 735-760. [ Links ]

Yarwood, R. (2015). Lost and hound: The more-than-human networks of rural policing. Journal of Rural Studies , 39, 278-286. [ Links ]

Yarwood, R. y Evans, N. (1999). The changing geography of rare livestock breeds in Britain. Geography: Journal of the Geographical Association, 84(1), 80-87. [ Links ]

Yarwood, R. y Absalom, T. (2006). Devon livestock breeds: a geographical perspective. Transactions of Devonshire Association for the Advancement of Science, 138, 93-130. [ Links ]

Yeo, J. H. y Neo, H. (2010). Monkey business: Human- animal conflicts in urban Singapore. Social & Cultural Geography , 11(7), 681-699. [ Links ]

Zalasiewicz, J. M., Williams, M., Haywood, A. y Ellis, M. (2011). The Anthropocene: A new epoch of geological time? Philosophical Transactions of the Royal Society, 369, 835-41. [ Links ]

1El emergente movimiento internacional en defensa de los derechos de los animales reivindica toda una serie de trans- formaciones no exentas de implicaciones socio-territoriales. La dimensión de este cambio se pone de manifiesto, por ejemplo, con la proliferación y el crecimiento a nivel mundial de los partidos animalistas (https://www.partyfortheanimals.nl/international-movement/).

Recibido: 11 de Octubre de 2018; Aprobado: 31 de Enero de 2019; Publicado: 02 de Abril de 2019

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons