SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número30Conectividad y desigualdad digital en Jalisco, MéxicoLa recepción televisiva española en la era multipantalla índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Comunicación y sociedad

versión impresa ISSN 0188-252X

Comun. soc  no.30 Guadalajara sep./dic. 2017

 

30 aniversario de Comunicación y Sociedad

Revistas científicas latinoamericanas de Comunicación indizadas en WoS, Scopus y bases de datos de Acceso Abierto

Rosario Rogel-Salazar1 
http://orcid.org/0000-0002-6018-0635

Irvin Santiago-Bautista2 
http://orcid.org/0000-0002-1585-336X

Néstor Martínez-Domínguez3 
http://orcid.org/0000-0002-3171-5653

1Universidad Autónoma del Estado de México, México. Correo electrónico: rosariorogel@gmail.com

2Universidad Autónoma Metropolitana- Unidad Azcapotzalco, México. Correo electrónico: irvinpavel.santiago@gmail.com

3Universidad Autónoma Metropolitana- Unidad Azcapotzalco, México. Correo electrónico: nestordmd1@gmail.com

Resumen:

Se analiza la presencia de revistas de comunicación editadas en Latinoamérica en bases de datos científicas regionales e internacionales. Se identifica su participación por país e idioma de publicación, así como su disponibilidad al público ya sea abierta o de paga. El principal hallazgo es que -pese al incremento de la profesionalización e investigación en esta área- la presencia de estas revistas en dichas bases es limitada.

Palabras clave: revistas científicas de comunicación; WoS; Scopus; Acceso Abierto; comunicación científica

Introducción4

La comunicación científica y los instrumentos a los que se recurre para analizar la diseminación de información especializada se ubican en un correlato histórico atravesado por diferentes factores. Mientras en Europa después de la segunda mitad del siglo XVII se publicaron las primeras revistas científicas, América Latina pasaba por su segundo siglo de régimen colonial y, por tanto, su desarrollo científico era prácticamente nulo. No fue sino hasta un siglo después que, mediante esfuerzos personales, comenzó discretamente la investigación científica, así como las primeras publicaciones periódicas dedicadas a difundir estos esfuerzos (Cetto & Alonso Gamboa, 1998).

Los primeros pasos de la edición científica en América Latina se remontan a 1772 cuando, por iniciativa de José Ignacio Bartolache y Díaz de la Posada, se publicó en México el Mercurio Volante, revista que -según datos recogidos por López Espinoza (2000)- tuvo como principal objetivo difundir “en un pliego suelto noticias sobre diversos aspectos vinculados a la medicina y a la física” (p. 134) y, de alguna manera, reflejó el avance incipiente de la investigación científica en esta región del mundo.

No obstante, dicho hito no fue más que un esfuerzo aislado que no logró consolidarse sino posterior a la Segunda Guerra Mundial, paralelo a la institucionalización del sistema educativo universitario en América Latina. En esta coyuntura empezó a reconocerse la investigación científica como una actividad relevante, vinculada -pero independiente- de la enseñanza superior y, como consecuencia, fue en ese momento cuando empezaron a advertirse los esbozos de un sistema editorial científico por parte de las universidades locales (Vessuri, 2013).

Por su parte, los estudios superiores de Comunicación en la región datan de fechas más recientes. Al respecto, López García, Pereira Fariñas & Hernández Soto (2006) señalan que Argentina fue el primer país en fundar dos escuelas de periodismo en 1934, seguido de “Cuba en 1942, México en 1943, Ecuador y Perú en 1945, Venezuela en 1947, Colombia en 1949” (p. 6).

Posterior a ello, la proliferación de escuelas de Periodismo y Comunicación en Latinoamérica ha sido una constante, aunque de forma fragmentada y desigual. Como muestra de esta situación puede recuperarse un informe publicado en 2009 por la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social (Felafacs) que identifica 1 742 centros universitarios públicos y privados de enseñanza en Comunicación; de ellos 1 006 (57.7%) se localizan en México y 361 (20.7%) en Brasil. De estos son pocos los programas de postgrado, y destaca que los pregrados registran problemas de acreditación (Mateus Borea, 2009). Se advierte también una distribución desigual entre los ámbitos público y privado; como consecuencia de ello -según señala el estudio referido- la calidad de la investigación en esta área del conocimiento no ha logrado sedimentarse.

Aunado a esto, Pineda de Alcázar (2006) indica que los objetos de estudio de la comunicación:

… se han construido desde miradas múltiples, pero en sus primeras aproximaciones se mantuvieron parceladas y es en los últimos años, especialmente desde los ochenta en adelante, que se buscan integrar con una visión más interdisciplinaria y un sentido de mayor totalidad, para poder avanzar en la construcción de un pensamiento comunicacional transdisciplinario todavía no consolidado” (p. 149).

Considerando este panorama histórico, y que las prácticas científicas son prácticas de comunicación, estimamos necesario analizar a las revistas científicas de comunicación editadas en América Latina, pues además de ser reconocidas como los canales formales para la circulación del conocimiento entre pares académicos,5 también reflejan el fortalecimiento de la disciplina y de las formas de organización de las comunidades de investigación a nivel regional e internacional.

En este escenario, identificar las revistas de comunicación editadas en América Latina y registradas en bases de datos científicas podría ser considerado una generalidad e incluso, un lugar común que podría no ser propio de los estudios de comunicación. No obstante, estudios previos muestran el interés por la comunidad internacional de expertos por identificar el panorama de la edición científica dentro de bases de datos internacionales desde diferentes perspectivas.

A nivel cuantitativo pueden recuperarse aquellos análisis que buscan describir cómo se conforma el campo científico de la comunicación mediante análisis bibliométricos (Piedra-Salomón, 2016); la cobertura de las revistas de estas disciplina en Web of Science, Scopus y Google Scholar Metrics (Delgado & Repiso, 2013); patrones de citación (Feeley, 2008) y vínculos entre las diferentes teorías del área mediante análisis de redes y webométricos (Khan, Lee, Park & Park, 2016); el incremento de revistas en soportes electrónicos y en el Journal Citation Reports de Web of Science de diferentes disciplinas -incluidas las de comunicación- y su disponibilidad en acceso abierto (Antell, Foote & Foote, 2016); así como la visibilidad de la producción científica de investigadores del área mediante su perfil en Google Scholar Metrics (López, 2014).

Por otra parte, con un corte más cualitativo, Cano (2013) examina las estrategias de posicionamiento y nuevos formatos de difusión de los contenidos en el entorno digital de las revistas mejor posicionadas en el JCR-Web of Science; mientras que Castillo-Esparcia, Rubio-Moraga y Almansa-Martínez (2012) analizan los artículos de las primeras diez revistas indizadas en JCR-WoS de la edición 2008 para describir los perfiles de autores, adscripción institucional, representatividad por género, perfil profesional, metodologías, tipos de investigación, entre otros elementos que permiten dar cuenta -de forma más transversal- cómo se construyen los contenidos que se publican en las revistas de esta área.

Si bien estas investigaciones permiten construir un panorama de cómo las revistas de comunicación se han incorporado dentro de bases de datos internacionales, la mayoría de ellas se han enfocado en analizar a las publicaciones con mejor posicionamiento, las cuales principalmente son editadas en países anglosajones, soslayando las características de la producción editorial por país y de diferentes regiones, en especial de aquellas que cuentan con poca representatividad dentro de Web of Science o Scopus, como es el caso de América Latina.

De esta manera, los resultados de investigación que aquí se presentan parten del supuesto que es necesario identificar con claridad cuáles son las revistas editadas en América Latina incluidas en las principales bases de datos científicas comprensivas y regionales, cuál es su desempeño como canales de comunicación y dónde se editan.

Por estos motivos, el presente artículo tiene como objetivo conocer la forma en que las revistas de comunicación editadas en la región se posicionan en la llamada “ciencia de corriente principal” a través de su inclusión en Web of Science y Scopus; las bases de datos comprensivas con mayor reconocimiento a nivel internacional. Al igual que su incorporación en bases de datos de Acceso Abierto:6 el Directory of Open Access Journals (DOAJ) para el ámbito internacional, así como en la Scientific Electronic Library Online (SciELO) y Redalyc para la región latinoamericana.

Metodología

Durante el mes de noviembre de 2016 se consultaron los sitios electrónicos de los índices de citación: Web of Science (Journal Citation Reports 2015) y Scopus (SCImago Journal & Country Rank 2016); así como el directorio DOAJ y los agregadores regionales SciELO y Redalyc para identificar las revistas de comunicación registradas en cada una de ellas. La Tabla 1 muestra los resultados de esta primera búsqueda, lo cual constituye el ámbito analítico del presente estudio.

Tabla 1 Revistas en bases de datos Web of Sciencie, Scopus, comprensivas y de Acceso Abierto 

Fuente: Elaboración propia a partir de Journal Citation Reports 2015-Web of Science; Scimago Journal & Country Rank 2016-Scopus; DOAJ, SciELO y Redalyc, Mayo de 2017.

Las bases de datos analizadas recurren a una clasificación no coincidente; por ello, en este estudio se muestran los resultados por separado a partir de lo que en esta investigación se optó por considerar como “revista científica de comunicación”, más en función de la diferenciación que es posible atribuir a las etiquetas de catalogación, que a los contenidos propiamente dichos de las revistas.

Sin lugar a dudas, existen muchos artículos relacionados con temáticas vinculadas a los estudios de comunicación que se publican en revistas de ciencias sociales (como Sociología, Antropología, Ciencias Políticas, entre otras) que no necesariamente se especializan en el área de comunicación, como mostraremos con ejemplos concretos más adelante.

Esto es así puesto que los editores -en tanto responsables de la política editorial de una revista- son quienes definen el ámbito que cubre la publicación y así lo plasman en los lineamientos para colaboradores. Por su parte, los administradores de las diversas bases de datos catalogan cada revista en función de lo que se menciona explícitamente en la política editorial. Por tanto, si una revista cuya política editorial explícitamente se aboca a un tema, eventualmente publica un artículo vinculado con una temática diferente -aunque relacionada-, es algo que no puede ser “controlado” desde las bases de datos. Lo que sí es posible, en cambio, es analizar las redes de citación que pueden mostrar vínculos temáticos entre disciplinas -independientemente de lo manifestado en la política editorial de una revista- lo cual refleja la recepción de los contenidos de las revistas por parte de las audiencias especializadas.

Para los efectos de este estudio, se definió como “revista científica de comunicación” aquella publicación catalogada bajo etiquetas que tuvieran como descriptor la palabra “comunicación”.

En la mayoría de las bases de datos, una misma revista podría estar registrada en dos o más áreas disciplinares. Esta situación dificultó conocer con precisión el total de títulos registrados. Lo anterior significa que la cantidad total de revistas agrupadas en una categoría, siempre será mayor a la suma registrada en las subcategorías correspondientes.7 Pese a estas reservas, se lograron identificar las revistas académicas de comunicación registradas en estas bases de datos.

De acuerdo con lo anterior el ámbito disciplinar en cada base de datos se definió de la siguiente forma:

  1. Journal Citation Reports 2015 de Web of Science (JCR-WoS): Communication dentro del Social Science Citation Index del JCR-WoS.

  2. SCImago Journal & Country Rank de Scopus 2015 (SJR-Scopus): Communication, destaca que el presente índice también clasifica dentro de sus categorías series de libros y actas de congresos, lo cual llevó a realizar un segundo filtro que permitiera identificar solo a las publicaciones periódicas.

  3. Directory of Open Access Journals (DOAJ): Communication. Mass Media la cual está dentro de la categoría Language and Literature.

  4. Scientific Electronic Library Online (SciELO): Dado que esta base de datos agrupa a las ciencias sociales y humanas en tres grandes categorías sin distinción de ámbitos disciplinares, fue preciso recurrir a una revisión manual de la política editorial, agregando además a las revistas integradas en SciELO y que estuvieran registradas en DOAJ en el campo temático analizado.

  5. Redalyc: se buscó dentro de la categoría “comunicación”.

Posterior a esta búsqueda, de cada listado se recolectaron las siguientes variables: nombre de la revista, país de edición, idioma de publicación e institución editora, frecuencia de publicación y cantidad de artículos publicados por fascículo. Como se mencionó anteriormente, las revistas pueden estar catalogadas en diferentes categorías disciplinares, por lo que para el caso de JCR-WoS (2015) y SJR-Scopus (2016), al ser índices que se construyen a partir del conteo de citas, se recolectaron los datos de las otras categorías en las que podría estar una revista; esta situación es relevante ya que permite señalar cómo se construyen vasos comunicantes interdisciplinares a partir de las citas provenientes de otras áreas del conocimiento. La granularidad analítica que permiten ambas bases de datos es mayor que el de las otras bases analizadas, salvo el caso de las revistas integradas en SciELO y que forman parte de la sub base Scielo Citation Index.8

Adicionalmente, para el caso de JCR-WoS (2015) se consultó el sitio web de las revistas ahí indizadas para determinar si éstas se encuentran en acceso abierto o mantienen cuotas de suscripción para acceder a sus contenidos, dejando dos variables: “acceso abierto” y “acceso por paga”.9

Resultados

Si bien existen disciplinas de las ciencias sociales -como Psicología y Educación- que cuentan con altos grados de representatividad en las bases de datos analizadas, la participación de las revistas de comunicación es limitada.

Para el caso de JCR-WoS (2015) se registran 76 revistas de comunicación, que representan 0.63% del total de este índice. La cantidad de revistas que se registran en esta área es incluso menor a la cantidad de revistas en Artes (86), ámbito que es considerado como un campo subrepresentado (al respecto véase Leydesdorff, Hammarfelt & Salah, 2011). En SJR-Scopus (2016), por su parte, se encontraron 278 revistas de comunicación, lo que representa 0.94% del total de este índice.10

La escasa representatividad de revistas de Comunicación que se advierte en las bases de datos de corriente principal, también se refleja tanto en bases de Acceso Abierto, como en agregadores regionales y éste es uno de los principales hallazgos de esta investigación. Ello deja abierta la discusión acerca de la mayor visibilidad que las bases regionales otorgan a revistas editadas en el “sur global”, y permite pensar o bien en la falta de profesionalización de las revistas editadas en esta área o en la falta de su consolidación como medios de comunicación entre expertos, cuestiones que se extienden a las ciencias sociales y disciplinas humanas en general.

En DOAJ se enlistan 111 revistas en la categoría Communication & Mass Media, equivalente al 1.17% del total del directorio. Para el caso de SciELO, se identificaron 13 revistas que podrían estar relacionadas con comunicación editadas en América Latina, lo que significa 1.04% del total. Por su parte Redalyc registra 14 revistas de comunicación editadas en la región analizada (1.17% del total del acervo).

Revistas de Comunicación en bases de datos comprensivas (WoS y Scopus)

Las revistas de comunicación indizadas en JCR son editadas prioritariamente en Estados Unidos e Inglaterra, países que concentran el 87.3% de revistas de esta área (ver Figura 1). Como consecuencia, el idioma de estas publicaciones es el inglés, situación que se mantiene respecto a lo señalado por Pastor (2015).

Fuente: Elaboración propia a partir de JCR-WoS (2015), mayo de 2017.

Figura 1 Revistas de Comunicación en JCR-WoS (2015) por país de edición 

Dentro de este grupo no se encuentra ninguna revista editada en Latinoamérica, lo cual resulta paradójico debido a que, como se mencionó anteriormente, el número de programas de educación superior de comunicación en América Latina ha crecido de forma acelerada, pero no se vincula directamente con la profesionalización de este campo en materia de publicación científica.

Y si bien no hay ninguna publicación latinoamericana de Comunicación indizada en JCR-WoS (2015), destaca la presencia de una sola revista Iberoamericana ahí registrada, se trata de la revista Comunicar, editada por el Grupo Comunicar Ediciones, sociedad profesional independiente que publica esta revista de forma ininterrumpida desde 1993.

Sobresale que tres editoriales comerciales concentran la gestión del 67% de las revistas de comunicación indizadas en JCR-WoS (2015): Routledge-Taylor & Francis (37%), Sage Publications (28%) y Wiley-Blackwell (7%). Lo anterior confirma los resultados de Larivière, Haustein & Mongeon (2015), que señala el oligopolio de editoriales comerciales.

Como consecuencia de la concentración de editoriales comerciales en esta área de conocimiento, 73 revistas (92.1%) son de acceso por paga y seis (7.9%) son de Acceso Abierto. Este fenómeno resulta interesante debido a que, durante los últimos años, diferentes áreas del conocimiento -como las Biomédicas y las enfocadas al Cuidado de la Salud- han desarrollado estrategias dentro de la comunidad de expertos para acelerar el proceso de circulación del conocimiento, a partir de la adopción del Acceso Abierto como modelo de comunicación científica, ello independientemente de si dichas revistas cobran altas cuotas por publicar, con lo cual se pone en entredicho la democratización en el acceso al conocimiento.

Vale la pena preguntar ¿qué es lo que lleva a algunas disciplinas a optar por el Acceso Abierto como una forma de solventar los problemas de opacidad de la producción científica? Probablemente, tendríamos que señalar que las estrategias que se han implementado para consolidar el Acceso Abierto por parte de editores y comunidades científicas, no se han extendido a los grupos de investigación de las Ciencias de la Comunicación; campo del que se esperaría contar con estrategias para acelerar los procesos de difusión científica, pues el fenómeno comunicativo es su propio campo de estudio.

Como ya se señaló, las bases de corriente principal regularmente registran a las revistas en más de una disciplina, pues la plasticidad del fenómeno de la citación permite que una disciplina se vincule con otras. En este sentido, las revistas de comunicación indizadas en JCR-WoS (2015), muestran un fuerte diálogo con las revistas de Lingüística, y un vínculo menor con revistas de Psicología, Ciencias de la Información, Ciencia Política y Sociología (ver Figura 2).

Fuente: Elaboración propia a partir de JCR-WoS (2015), mayo de 2017.

Figura 2 Vínculos de citación con otras disciplinas. Revistas de Comunicación indizadas en JCR-WoS (2015)  

Para el caso de SJR-Scopus (2015), si bien el número de ámbitos disciplinares con los que se vinculan las revistas de comunicación es mucho más grande que en WoS, el diálogo más fuerte sigue presentándose con las revistas de Lingüística, seguido de Estudios Culturales, Artes Visuales y Performativas, Educación, Psicología, Sociología y Ciencia Política, entre otras (Figura 3).

Fuente: Elaboración propia a partir de SJR-Scopus (2015), mayo de 2017.

Figura 3 Vínculos de citación con otras disciplinas. Revistas de Comunicación indizadas en SJR-Scopus (2015). 

Al analizar las 277 revistas de comunicación indizadas en SJR-Scopus (2015) se advierte que la mayoría se editan en Reino Unido y Estados Unidos (70.7 %), seguidas de los Países Bajos (Holanda). La Figura 4 muestra el número de revistas por país indizadas en SJR-Scopus (2015), donde destaca la asimetría en número de revistas entre Reino Unido (102) y Países Bajos (22).

Fuente: Elaboración propia a partir de JCR-WoS (2015), mayo de 2017.

Figura 4 Revistas de Comunicación por país indizadas en SJR-Scopus (2015) 

Y si bien España se posiciona como el cuarto país editor de revistas de esta área, con 10, todos los países de América Latina en conjunto aglutinan la misma cantidad de revistas (9) en SJR-Scopus, para esta área del conocimiento, tal como se muestra en la Tabla 2.

Tabla 2 Revistas de Comunicación latinoamericanas indizadas JCR-Scopus, Scielo, DOAJ y Redalyc (2015) 

Fuente: Elaboración propia a partir de Scimago Journal & Country Rank 2015-Scopus; DOAJ, Scielo y Redalyc, noviembre de 2016.

Es importante destacar que casi todas las revistas de Comunicación registradas en JCR-WoS (2015), también están en SJR-Scopus, aunque esta última cuenta con una mayor cobertura de países y editoriales. No obstante, se presentan los mismos grados de concentración en cuanto a país e idioma de publicación; de hecho, 86% de las revistas publican sus contenidos en inglés y el resto en francés, español y portugués.

Tanto en JCR-WoS (2015) como en SJR-Scopus (2015) la participación de revistas de Comunicación apenas supera el punto porcentual, siendo incluso menor en la primera que en la segunda. A pesar de que las formas de clasificación de ambas bases de datos no permite afirmar esto de forma contundente pues -como ya se mencionó- una cantidad importante de revistas está inscrita en más de una categoría; y, más importante aún, es posible que alguna revista identificada en alguno de los campos disciplinares distinto al de comunicación -tanto en las áreas humanas como en las ciencias sociales- aborde algún tema de interés para los estudios de comunicación; sin embargo, eso sólo podría conocerse mediante un análisis de contenido de cada una de las revistas, y de los temas abordados en diferentes momentos, lo cual abre una nueva veta de análisis en esta investigación.

De la misma forma que JCR-WoS (2015), SJR-Scopus (2015) indiza prioritariamente a revistas editadas por corporativos especializados en la edición científica y el 79.1% de las revistas registradas son de Acceso por Paga, mientras que 20.9% puede consultarse de manera abierta, independientemente de si recurren o no al cobro de cuotas por Article Processing Charge.

Bases de datos de Acceso Abierto

DOAJ, el directorio de Acceso Abierto más grande e importante del mundo, registra un total de 111 revistas de Comunicación. Su distribución por país presenta una lógica distinta a la de JCR-WoS y SJR-Scopus: Brasil, España y Estados Unidos son los países que cuentan con un mayor número de revistas.

A pesar de contar con pocas revistas de Comunicación, destaca la inclusión de otros países como los latinoamericanos: Argentina, Ecuador, Perú y Venezuela, que no figuran en las bases de corriente principal, como sí sucede con Brasil, Colombia, Chile y México (ver Tabla 2). Asimismo destaca la presencia de otros países como son Australia, Rumania e Italia, que en las bases anteriormente descritas son invisibles. En contraste, destaca la ínfima presencia de revistas británicas, las cuales en los índices anteriores son de las más numerosas, mientras que en este directorio solamente se encuentran tres revistas (ver Figura 5).

Fuente: Elaboración propia a partir de DOAJ, mayo de 2017.

Figura 5 Revistas de Comunicación por país, registradas en DOAJ (2016) 

Si bien, la inclusión de revistas en DOAJ representa la certificación de procesos editoriales científicos de calidad en acceso abierto, debido a que no genera indicadores bibliométricos que permitan conocer -en términos de impacto- el desempeño de las revistas, los datos que ofrece no facilitan análisis con mayor nivel de granularidad.

Debido a que la catalogación para el área de ciencias sociales en SciELO es general, no se encontró una clasificación temática centrada en Comunicación. Por tanto, se examinaron de forma individual las revistas catalogadas en el área de ciencias sociales a partir de la declaración de los ámbitos temáticos de cada una de ellas y de su presencia en DOAJ. De esta manera, se identificaron 13 revistas editadas en Latinoamérica que incluyen a la Comunicación dentro de su ámbito temático: cinco brasileñas, tres colombianas, dos argentinas, mientras que Chile, México y Perú registran una respectivamente (véase Tabla 2).

Es importante destacar que todas y cada una de las revistas de comunicación registradas en SciELO están integradas (y actualizadas a su vez) en el sub base Scielo Citation Index, lo cual les proporciona una mayor visibilidad en cuanto a los indicadores bibliográficos y bibliométricos, que son integrados a su vez en los índices de citas que genera WoS.

Por su parte, Redalyc registra 14 revistas de comunicación, de las cuales tres son brasileñas, tres colombianas, dos mexicanas, mientras que Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela registran una respectivamente. Sin embargo, dado que la revista chilena Cuadernos de Información cambió de nombre y su continuación que es Cuadernos.info no está registrada en dicha base de datos, en realidad Redalyc integra 13 títulos activos de esta área del conocimiento lo que significa 1% del total de títulos (ver Tabla 2).

En el caso concreto de Redalyc, destaca su reciente incursión en la integración de formatos XML -acerca de cuya modalidad SciELO fue pionero y cuenta con una experiencia acumulada de más de doce años de publicación en formatos abiertos e interoperables. Quizá justo en razón de su novedad, solo dos de las 13 revistas (activas) de comunicación registradas en dicha base de datos recurren al visor XML: Quórum Académico, de Venezuela y Signo y Pensamiento de Colombia, aunque aun no lo integran en sus sitios electrónicos institucionales, lo cual sería indispensable.

Para las tres bases de Acceso Abierto analizadas, el inglés no es idioma prioritario de publicación, ya que la composición de estas listas no se sesga a países anglosajones, sino a países del llamado “sur global”.

Características de las revistas latinoamericanas de comunicación en bases de datos bibliográficas

Si bien ninguna revista latinoamericana de Comunicación se encuentra indizada en WoS, en total suman 55 revistas incluidas en alguna de las cuatro bases de datos analizadas (restando a la revista que cambió de nombre y cuya presencia se duplica dada su integración en Redalyc).

De ellas, solo dos revistas están presentes en cuatro de las cinco las bases analizadas (todas salvo WoS) y ambas son colombianas (4.6% del total). Estas revistas son Palabra Clave (Universidad de la Sabana, Colombia) y Signo y Pensamiento (Pontificia Universidad Javeriana, Colombia) (ver Tabla 2).

Por otro lado, cinco de las revistas analizadas están registradas en tres de las cinco bases de datos analizadas: La trama de la comunicación, Intercom Revista Brasileira de Ciências da Comunicação, Galáxia y Anagramas. Rumbos y Sentidos de la Comunicación (que aún no están en Scopus) y Comunicación y Sociedad (que no aparece registrada en DOAJ).

De las 10 revistas latinoamericanas de comunicación registradas en Scopus, dos de ellas se ubican en el cuartil dos en función de sus niveles de citación, dos en el cuartil tres y seis en el cuartil cuatro. De ellas, destaca el caso de la revista brasileña Informação e Sociedade (Universidade Federal de Campina Grande) que no se encuentra registrada en ninguna de las bases de datos de acceso abierto analizadas.

La mitad de las revistas latinoamericanas de comunicación registradas en Scopus son editadas en Brasil (5 de 10), dos más son editadas en Colombia y una en Chile, Ecuador y México respectivamente. Y si bien la revista ecuatoriana Chasqui es integrada en DOAJ como revista de comunicación, Scopus sí la registra pero en el área de Estudios Culturales (Q4) y en Literatura (Q3).

Por su parte, la base de datos que integra más revistas de comunicación es DOAJ (con 42 revistas), la gran mayoría de ellas editadas en Brasil (26 revistas), seguido por Argentina (6 revistas) y Colombia (4 revistas) (ver Tabla 2).

Por lo que toca a la edición puntual, se advierte que una parte importante de las revistas analizadas registran cierto atraso en la publicación, toda vez que aún no disponen en línea de algún fascículo de 2017. Más de la mitad de ellas son semestrales (58%), 18% cuatrimestrales y destaca que 6 se publican anualmente (10.9%). En promedio estas revistas publican un total 13 artículos por fascículo, aunque los desniveles son importantes: la revista que más artículos publica es Razón y Palabra (Ecuador) con 48, y la que menos es Revista Orbis (Venezuela) con 4.

Y si bien acerca del contenido mismo no es posible afirmar nada, en tanto no se realice un análisis cualitativo exhaustivo, destaca que algunas de las revistas no realizan ninguna mención explícita en sus propias páginas institucionales acerca de la revisión por pares, tal es el caso de Punto Cero (Bolivia), Quórum Académico (Venezuela) y Matrizes (Brasil) que sólo menciona una evaluación pero no describe la modalidad (todas ellas registradas solo en Redalyc y no en las otras bases de datos analizadas).

Conclusiones

Los resultados de este estudio muestran que las revistas científicas de Comunicación no cuentan con cifras representativas dentro de cada base analizada. Destaca que, a pesar de los diversos esfuerzos para fortalecer la profesionalización y la investigación de la Comunicación en América Latina, éstos no se correlacionan con la presencia de medios de difusión especializados en esta área, dentro de las bases de datos analizadas.

Si bien la situación descrita refleja una relativa ausencia de revistas de Comunicación editadas en la región en bases de datos comprensivas, también se acusa una baja representatividad del área en las bases de Acceso Abierto y agregadores regionales. Lo anterior pone en evidencia que, al menos en el ámbito de los estudios de Comunicación, los agregadores regionales tienen una asignatura pendiente por cuanto toca a la inclusión de más revistas de esta área, sin menoscabo de la responsabilidad que, al respecto, tienen los propios editores.

Lo anterior impacta de manera importante, ya que durante los últimos años las agencias de financiamiento de investigación promueven como criterio de evaluación la publicación en revistas de ciencia de corriente principal, con lo cual las estrategias de difusión de los académicos de la región se ven alteradas: si un investigador vinculado al área de Comunicación se interesara en publicar en estas revistas, debería dirigir sus esfuerzos a escribir en inglés y publicar en revistas anglosajonas que son de Acceso por Paga o de Acceso Abierto pero con altas cuotas de procesamiento de artículos (APC); o bien, publicar en revistas de ciencia de corriente principal que son editadas en América Latina, pero catalogadas en áreas distintas a la Comunicación. Esta situación explica la razón por la cual encontramos artículos de Comunicación publicados en revistas de otras áreas de las Ciencias Sociales y, muestra también la incapacidad de consolidar medios de comunicación especializados en el área de referencia.11

En total, son diez las revistas latinoamericanas de Comunicación que están indizadas en Scopus; de ellas, siete están en SciELO, cuatro están en DOAJ y solo tres en Redalyc. Sin embargo, estas revistas no tendrían mayor problema para ser incluidas en todas las bases de datos analizadas de manera simultánea, más allá del interés del propio editor por incluirlas. Lo anterior obliga a preguntar ¿qué es lo que lleva a los editores a no tomar la decisión de integrar sus revistas en dichas bases de datos? Una posible hipótesis sería que los editores lo perciben como un trabajo adicional, o quizá no les queda claro cuáles serían las ventajas o el valor agregado que obtendrían a partir de ello. Analizar las motivaciones de los editores en este sentido es uno de los objetivos de la continuación del trabajo que aquí se presenta.

Este fenómeno se encuentra estrechamente relacionado con las prácticas de comunicación académica de las Ciencias Sociales a nivel mundial, las cuales cuentan con enfoques temáticos y públicos locales, en comparación con las ciencias e ingenierías que han establecido códigos y conversaciones a nivel mundial, dadas las temáticas que abordan.

Por lo tanto, si las Ciencias Sociales cuentan con conversaciones y publicaciones regionales, sería deseable que buscaran consolidar sus medios de comunicación en la propia región mediante la constitución de marcos colaborativos que les permitan:

  1. La formación de recursos humanos de alta calidad en materia de edición científica.

  2. Adoptar el Acceso Abierto como modelo de comunicación científica, particularmente para los países del “sur global”, pugnando por un modelo sustentable que le permita a las revistas visibilidad real, sin que ello implique duplicación de esfuerzos y bajo estándares internacionales que cumplan con los lineamientos legales de distribución, así como directrices de interoperabilidad congruentes con las últimas tendencias de edición científica.12

  3. Creación de redes de colaboración entre profesionales, investigadores, maestros y estudiantes a nivel regional que permitan construir vasos comunicantes que difundan los resultados de investigación más recientes dentro de cada área.

  4. Consolidación de los procesos de la edición nativa digital de las revistas científicas de la región, con miras a que ésta no solo permita que los manuscritos de una revista estén accesibles en formato electrónico; sino que con la ayuda de las herramientas de la web 2.0 y la ciencia 2.0, las revistas pueden convertirse en plataformas comunicativas que pueden alojar datos, imágenes, protocolos, metodologías y demás elementos inmersos en el proceso de investigación, los cuales pueden estar disponibles a cualquier usuario para su consulta y/o reutilización. Ello permitiría acelerar los procesos de diseminación, colaboración y retroalimentación de la información científica generada en la región; así como reducción de costos, incremento en la visibilidad de la región y, paulatinamente, impacto de las publicaciones.

  5. Además de los indicadores bibliométricos que permiten WoS y Scopus, las revistas latinoamericanas pueden recurrir a los indicadores que proporciona Scielo Citation Index para las 13 revistas de Comunicación indizadas en SciELO, para el caso aquí analizado. Sin embargo, es preciso dirigir esfuerzos al análisis de contenido de cada una de estas revistas, así como identificar los diálogos que establecen con otras revistas mediante la citación. Es prioritario también conocer las agendas de temas de investigación que publican, para así identificar las áreas de especialización que puedan verse reflejadas en su política editorial.

Estos elementos deben ser tomados en consideración -no sólo por parte de la comunidad académica vinculada con los estudios de Comunicación- de modo que tengan claro hacia dónde dirigir sus esfuerzos por comunicar sus resultados de investigación; sino también, por quienes tienen a su cargo el diseño de políticas para el apoyo a la investigación en este campo de estudios, de tal suerte que las exigencias en términos de qué tipo de producción valorar, cómo y por qué sea congruente con las posibilidades reales de alcanzar los resultados que se esperan.

Referencias bibliográficas

Antell, K., Foote, J. S. & Foote, J. B. (2016). Scholarly Publishing’s Evolving Landscape: Impact Metrics, Electronic-Only Journals, and Open Access in Journalism and Communication Research. Journalism & Mass Communication Educator, 71 (3), 309-328. DOI: 10.1177/1077695816668864 [ Links ]

Arellano, L. & Tonatiuh, I. (2013). Medios electrónicos de comunicación, poderes fácticos y su impacto en la democracia en México. Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, 58 (217). Recuperado de http://www.revistas.unam.mx/index.php/rmcpys/article/view/42189Links ]

Cano, E. V. (2013). El videoartículo: nuevo formato de divulgación en revistas científicas y su integración en MOOCs. Comunicar: Revista Científica de Comunicación y Educación, 21 (41), 83-91. DOI: 10.3916/C41-2013-08. [ Links ]

Castillo-Esparcia, A., Rubio-Moraga, Á. & Almansa-Martínez, A. (2012). La investigación en Comunicación. Análisis bibliométrico de las revistas de mayor impacto del ISI. Revista Latina de Comunicación Social, 67, 248-270. DOI: 10.4185/RLCS-067-955-248-270 [ Links ]

Cetto, A. M. & Alonso Gamboa, J. O. (1998). Scientific periodicals in Latin America and the Caribbean: a global perspective. Interciencia, 23 (2), 84-93. [ Links ]

Delgado, E. & Repiso, R. (2013). El impacto de las revistas de comunicación: comparando Google Scholar Metrics, Web of Science y Scopus. Comunicar: Revista Científica de Comunicación y Educación, XXI (41). [ Links ]

Domínguez, C. G. (2010). El ethos del conductor del noticiario televisivo. Una comparación entre Francia y México. Convergencia Revista de Ciencias Sociales, 0 (54). Recuperado de http://convergencia.uaemex.mx/article/view/1164Links ]

Feeley, T. H. (2008). A Bibliometric Analysis of Communication Journals from 2002 to 2005. Human Communication Research, 34 (3), 505-520. DOI: 10.1111/J.1468-2958.2008.00330.X [ Links ]

Khan, G. F., Lee, S., Park, J. Y. & Park, H. W. (2016). Theories in communication science: a structural analysis using webometrics and social network approach. Scientometrics, 108 (2), 531-557. DOI: 10.1007/S11192-015-1822-0 [ Links ]

Larivière, V., Haustein, S. & Mongeon, P. (2015). The Oligopoly of Academic Publishers in the Digital Era. PLOS ONE, 10 (6), e0127502. DOI: 10.1371/JOURNAL.PONE.0127502 [ Links ]

Leydesdorff, L., Hammarfelt, B., & Salah, A. (2011). The structure of the Arts & Humanities Citation Index: A mapping on the basis of aggregated citations among 1,157 journals. Journal of the American Society for Information Science and Technology, 62 (12), 2414-2426. DOI: 10.1002/ASI.21636 [ Links ]

López Espinosa, J. A. (2000). La primera revista médica de América. ACIMED, 8 (2), 133-139. [ Links ]

López García, X., Pereira Fariñas, X., & Hernández Soto, T. (2006). Planes de estudios de Comunicación en América Latina. Revista Latinoamericana de Comunicación En América Latina CHASQUI, (94), 4-13. [ Links ]

López, M. T. (2014). Perfiles de Comunicación en Google ScholarMetrics, índice h y nuevas estrategias de difusión de la investigación. Historia y Comunicación Social, 19(0), 15-25. https://doi.org/10.5209/rev_HICS.2014.v19.45104 [ Links ]

Mateus Borea, J. C. (2009). Mapa de los centros y programas de formación de comunicadores y periodistas en América Latina y el Caribe. Lima: Felafacs-UNESCO. [ Links ]

Packer, A. (2014). SciELO Citation Index en el Web of Science [online]. SciELO en Perspectiva. Recuperado el 17 de mayo de 2017 de http://blog.scielo.org/es/2014/02/28/scielo-citation-index-en-el-web-of-science/Links ]

Pastor, J. M. (2015). Revistas del Journal Citation Reports sobre Comunicación. ZER - Revista de Estudios de Comunicación, 20 (38), 233-257. [ Links ]

Piedra-Salomón, Y. (2016). Campo científico de la comunicación: Análisis del dominio. Universidad de Granada. Recuperado de http://digibug.ugr.es/handle/10481/40972Links ]

Pineda de Alcázar, M. (2006). La investigación de la comunicación en América Latina: Evaluación del estado de la cuestión. Opción, 22 (50), 142-158. [ Links ]

Raamkumar, A. S., Foo, S. & Pang, N. (2015). More Than Just Black and White: A Case for Grey Literature References in Scientific Paper Information Retrieval Systems. En Digital Libraries: Providing Quality Information (pp. 252-257). Springer, Cham. DOI: 10.1007/978-3-319-27974-9_26 [ Links ]

Romero, E., Pereira, E. G. B., Miragaya, A. M. de F., & Sant’anna, K. B. S. (2016). Mujeres en la prensa deportiva brasileña: imágenes y palabras. Estudios Sociológicos de El Colegio de México, 34 (100). Recuperado de http://estudiossociologicos.colmex.mx/index.php/es/article/view/1392Links ]

Swan, A. (2013). Directrices para Políticas de Desarrollo y Promoción del Acceso Abierto. Paris: UNESCO. [ Links ]

Vessuri, H. (2013). ¿Quién es el científico social en el siglo XXI? Comentarios desde los contextos académicos y aplicados y desde la corriente principal y la periferia. Sociológica (México), 28 (79), 201-231. [ Links ]

Winocur, R. (2009). Internet en la vida cotidiana de los jóvenes. Revista Mexicana de Sociología, 2006 (003). Recuperado de http://www.revistas.unam.mx/index.php/rms/article/view/6069Links ]

Bases de datos referidas

DOAJ. (2015). Directory of Open Access Journals. Recuperado el 23 de abril de 2017 de https://doaj.orgLinks ]

Journal Citation Reports. (2015). InCites. Journal Citation Reports data set. Recuperado el 23 de abril de 2017 de: https://goo.gl/kxbwtJLinks ]

Redalyc. (2016). Colección de revistas del área de - Comunicación. Recuperado el 23 de abril de 2017 de http://www.redalyc.org/area.oa?id=3&tipo=coleccionLinks ]

SciELO. (2016). Scielo - Scientific Electronic Library Online. Recuperado el 23 de abril de 2017 de http://www.scielo.org/php/index.phpLinks ]

SCImago Journal & Country Rank. (2016). Journal Rankings on Communication. Recuperado el 23 de abril de 2017 de http://www.scimagojr.com/journalrank.php?category=3315&year=2015Links ]

4Agradecemos el apoyo brindado por Mayra Vargas-Espinoza -de la Universidad de Guadalajara- quien colaboró en la recopilación de información de las bases de datos aquí analizadas, en el marco del programa Verano de Investigación Científica de la Academia Mexicana de Ciencias, en el periodo junio-agosto 2016. De igual forma, estamos en deuda con los tres dictaminadores anónimos, gracias a cuyas sugerencias este trabajo fue enriquecido.

5Por canales formales de comunicación científica nos referimos a aquellas publicaciones que cuentan no sólo con registros legales (ISSN en el caso de publicaciones periódicas e ISBN en el caso de libros y monografías); sino que, además, recurren a ciertos criterios de selección de contenidos -en el caso de la ciencia es determinante operar mediante el proceso de “revisión por pares”-; pero también a la forma en que dichos contenidos son fácilmente recuperables por parte de los usuarios. Es esta razón por la cual a algunos canales tantos formales, pero principalmente informales de comunicación, se les considera “literatura gris” (Raamkumar, Foo & Pang, 2015).

6De acuerdo con Swan (2013), el Acceso Abierto puede entenderse como “El suministro gratuito a información científica académica y revisada por pares para todos. Ello requiere que el propietario de los derechos entregue el derecho irrevocable y global a copiar, usar, distribuir, transmitir, y hacer trabajos derivados en cualquier formato para cualquier actividad legal, con el reconocimiento apropiado del autor original […] usa las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para incrementar y mejorar la diseminación del conocimiento. El Acceso Abierto refiere a la libertad, flexibilidad e imparcialidad” (p. 7).

7Esto es así en todas las bases de datos especializadas. Sin embargo, este criterio no es compartido por el agregador Redalyc, donde las revistas solo están asignadas a un área disciplinar.

8Scielo Citation Index (Scielo CI) integrado a la plataforma del Web of Science (WoS) desde 2014, comparte las mismas funciones, recursos y navegabilidad de la interfaz WoS. Se concibe como una solución avanzada al problema de la indización y recuento de citaciones recibidas por los artículos publicados en las revistas Red SciELO (Packer, 2014).

9Debido a que varias agencias de financiamiento solicitan Acceso Abierto a la investigación que patrocinan (particularmente las que provienen de fondos públicos), las editoriales comerciales han trasladado el modelo de negocio de lector-paga al de autor-paga. Este modelo mantiene el esquema tradicional de suscripción, pero permite a los autores dejar su artículo en Acceso Abierto mediante el cobro de una tarifa de procesamiento por artículo (APC por sus siglas en inglés). Este modelo se conoce como modelo híbrido. Debido al alcance de esta investigación, este modelo se consideró dentro de la categoría “Acceso por paga” aunque abre la posibilidad a futuras investigaciones para conocer la proporción de revistas que se sitúan en este modelo y el costo de los APC.

10Para el lector interesado en conocer los datos específicos que arrojaron estas búsquedas, ponemos a disposición en Acceso Abierto los datos crudos de los cuales se derivó este análisis en la siguiente liga de FigShare: https://doi.org/10.6084/m9.figshare.5016350.v1

11

Para ejemplificar esta situación, se realizó una búsqueda básica durante abril de 2017 dentro de la página web de algunas revistas con mayor reconocimiento en México, las cuales si bien no se especializan en el área de Comunicación, sí publican contenido del área. Como resultado de la búsqueda, se encontraron los siguientes artículos:

12La discusión en torno al Acceso Abierto en los últimos años ha cobrado nuevos matices. Si bien el principio básico de poner a disposición sin restricciones los materiales de investigación pareciera indiscutible, la emergencia del cobro por publicar en abierto por parte de las editoriales comerciales (mediante el conocido APC); el surgimiento de una gran cantidad de revistas predadoras que usan al Acceso Abierto como una bandera, así como la implementación de instrumentos de política pública en materia de Acceso Abierto y los múltiples problemas de interoperabilidad de las bases de datos y sus desniveles en materia de desarrollo tecnológico que significan un trabajo doble para los editores de la región, vislumbran nuevos problemas, los cuales tendrán que ser analizados pormenorizadamente por región, país, disciplina e institución en estudios posteriores. Al respecto, un avance importante se advierte en Alperin (2015).

Recibido: 07 de Febrero de 2017; Aprobado: 07 de Abril de 2017

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons