SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.10 número1Cerebral media accesoria asociada a dos aneurismas40 años de vida a través de una revista: el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía y su publicación oficial índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Archivos de neurociencias (México, D.F.)

versión impresa ISSN 0187-4705

Arch. Neurocien. (Mex., D.F.) vol.10 no.1 México ene./mar. 2005

 

Reporte de caso

 

Tuberculoma del seno cavernoso

 

Cavernous sinus tuberculoma

 

Edgar Nathal

 

División de Neurocirugía. Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.

 

Correspondencia:
Edgar Nathal.
Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.
Insurgentes Sur 3877,
14269, México, D.F.
E–mail: enathal@hotmail.com

 

Recibido: 16 diciembre 2004.
Aceptado: 3 enero 2005.

 

RESUMEN

En este reporte, se presenta el caso de un paciente masculino de 32 años de edad, que inicia su cuadro clínico con diplopia y dolor facial. Los estudios de imagen iniciales no mostraron alteración alguna y el paciente desarrolló en el curso de los siguientes 12 meses afección completa del III nervio craneal izquierdo. Los estudios subsecuentes mostraron una tumoración en la región del seno cavernoso izquierdo acompañado de edema perilesional en el lóbulo temporal ipsilateral. El paciente fue diagnosticado como un meningioma de la pared lateral del seno cavernoso intervenido quirúrgicamente. El resultado histopatológico fue de un tuberculoma, por lo que recibió tratamiento complementario con rifampicina y etambutol durante 6 meses. Hasta la actualidad el paciente permanece asintomático después de 5 años de seguimiento. Este trabajo se complementó con una revisión de la literatura acerca de la ocurrencia de tuberculomas a nivel meníngeo y en la región del seno cavernoso.

Palabras clave: seno cavernoso, tuberculoma, tuberculosis, tumores.

 

ABSTRACT

In this paper, is presented the case of a 32 year old, righ–handed male patient, with a clinical picture characterized by facial pain and diplopia 12 months before admission. The patient was then a worker in the United States of America and received medical attention there. After performing a CT sean, no definite diagnosis could be established. The patient returned to Mexico and after 6 months, developed a progressive paralysis of the oculomotor nerve. A new neurological evaluation showed the existence of a tumorallesion on the left cavernous sinus region with perilesional edema. The diagnosis was a meningioma of the lateral wall of the cavernous sinus. The patient underwent surgery through a Dolenc approach with a total resection of the tumor. The histopathological diagnosis was tuberculoma. The patient received treatment with ryfampicin and ethambutol for the next six months. After surgery the patient recovered from the III nerve paralysis and remains asymptomatic after 5 years of follow up.

A brief analysis about this uncommon presentation of tuberculomas is made with a review of the literature.

Key words: cavernous sinus, tuberculoma, tuberculosis, tumor.

 

El seno cavernoso es sitio de ocurrencia de lesiones inflamatorias, vasculares y tumorales. Dentro de estas últimas los tumores más frecuentes son los meningiomas, neurinomas del trigémino o del VI nervio, cordomas, tumores metastásicos e invasores de áreas adyacentes. Los tuberculomas del seno cavernoso son lesiones poco frecuentes. Menos de una docena de casos han sido reportados internacionalmente. En este trabajo, se presenta el caso de un paciente con un tuberculoma localizado en el seno cavernoso izquierdo y se hace una breve revisión de la literatura.

 

Presentación del caso

Se trata de un paciente masculino de 32 años de edad, ingeniero mecánico de profesión, diestro, quien inicia su cuadro clínico 6 meses antes de su ingreso cuando nota diplopia recurrente. En ese tiempo el paciente laboraba como trabajador eventual en los Estados Unidos de Norteamérica. Recibió atención médica realizándose una tomografía axial computarizada de cráneo sin llegar a un diagnóstico definitivo (figura 1 –A). Por esta razón el paciente decidió retornar a México y continuar con actividades propias de su profesión. En los siguientes 6 meses desarrolló una parálisis progresiva del nervio oculomotor izquierdo por lo que acudió a una institución de salud en donde se solicitó una RM que demostró un engrasamiento del seno cavernoso izquierdo (figura 1–B). El paciente se mantuvo en observación y en los siguientes 4 meses aumentaron sus síntomas. Una nueva RM demostró el engrasamiento del seno cavernoso izquierdo además de un edema perilesional importante que involucraba el lóbulo temporal izquierdo (figura 1–C). El paciente fue referido a nuestra institución en donde se revaloró el caso a través de una imagen por resonancia magnética y una tomografía axial computarizada que demostró la existencia de una lesión de aproximadamente 2.5 cm de diámetro situada en la región del seno cavernoso izquierdo acompañada de edema perilesional (figura 1–D). El caso fue discutido en sesión médica departamental y se concluyó que el paciente era portador de un meningioma de la pared lateral del seno cavernoso. Se complementó con una prueba de occlusión la cual fue negativa. No se observó tinción tumoral (figura 1–E). Se realizó un procedimiento quirúrgico consistente en una craniotomía periterional izquierda complementada con un abordaje de Dolenc. La lesión se encontró formando parte de la pared lateral del seno cavernoso con engrasamiento dural periférico. La impresión intraoperatoria fue de un meningioma. El paciente egresó de cirugía sin deficit neurologico agregado y recuperó la funcionalidad del III nervio izquierdo en los siguientes 2 meses (figura1–F).

El diagnóstico histopatológico fue de un tuberculoma por lo que se envío a seguimiento en la clínica de infectología en donde se decidió complementar el tratamiento con rifampicina y etambutol durante los siguientes 6 meses. Hasta la fecha, 5 años después del diagnóstico, el paciente permanence asintomático sin recurrencia de síntomas.

 

DISCUSIÓN

El seno cavernoso es una región anatómica que contiene estructuras vasculares y nerviosas en un área relativamente pequeña. Dentro de estas estructuras se incluyen los nervios craneales III, IV, V (rama oftálmica) y VI, así como la arteria carótida interna y sus ramas intracavernosas (tronco meningohipofisiario y tronco inferolateral). También, el seno cavernoso es un receptor del drenaje venoso del seno del ala menor del esfenoides (incorrectamente denominado como seno esfenoparietal), vena oftálmica y del seno cavernoso contralateral16.

Debido a su localización anatómica en conjunto con las estructuras que conforman la base del cráneo, el seno cavernoso es asiento de enfermedades inflamatorias, vasculares y tumorales, bien sea como el sitio primario o como una extensión de lesiones de la órbita, clivus o peñasco del temporal7, 43.

Por otro lado, los tuberculomas son el tipo más común de infección localizada dentro del sistema nervioso central, con una frecuencia mucho menor que la de la meningitis tuberculosa44,47. El sitio más común de los tuberculomas es el parénquima cerebral a nivel de los hemisferios cerebrales, si bien existen series de casos en otras localizaciones menos frecuentes tales como el tallo cerebral48. Aún más raro; sin embargo, es el hallazgo de tuberculomas a nivel de las meninges. Han sido descritos en la literatura, pocos pacientes con tuberculomas meníngeos49,51. En este trabajo se presenta el caso de un tuberculoma localizado en la región del seno cavernoso. Esta localización como sitio de ocurrencia de tuberculomas ha sido descrita principalmente en reporte de casos. En todos ellos se describe al tuberculoma del seno cavernoso como una entidad rara, aunque a decir verdad, tomados en conjunto representa el sitio más frecuente de localización de los tuberculomas meníngeos, superior en reportes al de tuberculomas meníngeos de la convexidad52,58. De acuerdo a estos trabajos, no existe una predominancia de sexo o lateralidad, y la forma más común de presentación es la de dolor facial acompañado de alteración de los nervios craneales, principalmente del nervio oculomotor, excepto en lesiones originadas en el cavum de Meckel en cuyo caso se presentan alteraciones sensitivas en la distribución del nervio trigémino54. Desde el punto de vista de imagen el diagnóstico más común es el de un meningioma agresivo con crecimiento rápido. El diagnóstico es difícil de realizar en la mayor parte de los casos excepto cuando han existido antecedentes de tuberculosis pulmonar o ganglionar cervical, en cuyo caso se ha intentado de forma inicial terapia antituberculosa y observación clínica56. Solamente en uno de los casos reportados se sospechó la posibilidad de tuberculoma y se realizó una biopsia por un abordaje subtemporal52. En la mayor parte de los casos restantes el diagnóstico se estableció por hallazgo histopatológico después de una cirugía. En estos casos la conducta habitual es iniciar tratamiento antituberculoso inmediatamente después de la intervención quirúrgica, con excelentes resultados desde el punto de vista clínico independientemente si se efectuó una resección parcial o total de la lesión.

En nuestro caso, el paciente desarrolló la secuencia de eventos clínicos bien descritos en la literatura. Su forma de presentación fue con dolor facial y diplopia sin hallazgos específicos de imagen de forma inicial, pero con documentación de una lesión de crecimiento rápido, hipercaptante al medio de contraste por tomografía con una imagen más bien típica de un meningioma del seno cavernoso, excepto que la angiografía no demostró la clásica tinción tumoral de los meningiomas. En este paciente no existía el antecedente de infección por tuberculosis a nivel pulmonar o en otra localización, y el consenso fue el de un meningioma de la pared lateral del seno cavernoso. El paciente fue intervenido a través de un abordaje de Dolenc con exéresis total de la lesión. Posterior al diagnóstico histopatológico, el paciente fue derivado al servicio de neuroinfectología en donde se inició un tratamiento combinado con rifampicina y etambutol. En el curso de los siguientes 2 meses la diplopia se resolvió completamente y el paciente no ha vuelto a presentar recurrencia de síntomas desde hace 5 años.

 

CONCLUSIÓN

Podemos mencionar que los tuberculomas del seno cavernoso, si bien son una entidad rara, es el sitio más común de ocurrencia de tuberculomas meníngeos. El tratamiento de elección es farmacológico; sin embargo, el diagnóstico sólo puede sospecharse cuando existe el antecedente de combe positivo o una infección tuberculosa activa, en cuyo caso se intenta de primera elección tratamiento empírico y observación. Se debe tener extrema precaución sobre todo en aquellos casos en los que el diagnóstico sugestivo motiva a indicar un tratamiento con radiocirugía bajo la sospecha de un meningioma o un neurinoma. La biopsia es mandatoria antes de recibir tratamiento radioquirúrgico. Se obvian las consecuencias de enviar a un paciente a radiocirugía sin corroboración histopatológica. En estos casos, la corroboración de un tuberculoma excluye cualquier intervención quirúrgica ulterior. El diagnóstico de tuberculoma debe sospecharse en pacientes que se presentan con dolor facial y diplopia y con una lesión progresiva del seno cavernoso que no presenta tinción tumoral en la angiografía; no obstante, a menos de que exista un antecedente claro de tuberculosis, deberá complementarse una biopsia de la lesión.

 

REFERENCIAS

1. Yasuda A, Campero A, Martins C, Rhoton AL, Jr., Ribas GC. The medial wall of the cavernous sinus: microsurgical anatomy. Neurosurgery 2004; 55(1):179–89.        [ Links ]

2. Ziyal IM, Sekhar LN, Ozgen T, Soylemezoglu F, Alper M, Beser M. The trigeminal nerve and ganglion: an anatomical, histological, and radiological study addressing the transtrigeminal approach. Surg Neurol 2004; 61(6):564–73.        [ Links ]

3. Ruiz DS, Fasel JH, Rufenacht DA, Gailloud P. The sphenoparietal sinus of breschet: does it exist? An anatomic study. AJNR Am J Neuroradiol 2004; 25(1):112–20.        [ Links ]

4. Erturk M, Kayalioglu G, Govsa F. Anatomy ofthe clinoidal region with special emphasis on the caroticoclinoid foramen and interclinoid osseous bridge in a recent Turkish population. Neurosurg Rev 2004; 27(1):22–6.        [ Links ]

5. Watanabe A, Nagaseki Y, Ohkubo S. Anatomical variations ofthe ten triangles around the cavernous sinus. Clin Anat 2003; 16(1):9–14.        [ Links ]

6. Ozdogmus O, Saka E, Tulay C, Gurdal E, Uzun I, Cavdar S. The anatomy of the carotico–clinoid foramen and its relation with the internal carotid artery. Surg Radiol Anat 2003; 25(3–4):241–6.        [ Links ]

7. Tsai LK, Jeng JS, Liu HM, Wang HJ, Yip PK. Intracranial dural arteriovenous fistulas with or without cerebral sinus thrombosis: analysis of 69 patients. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2004; 75(11):1639–41.        [ Links ]

8. Tokunaga K, Sugiu K, Kameda M. Persistent primitive trigeminal artery–cavernous sinus fistula with intracerebral hemorrhage: endovascular treatment using detachable coils in a transarterial double–catheter technique. Case report and review of the literature. J Neurosurg 2004; 101(4):697–9.        [ Links ]

9. Shaikh MR, Baqir M, Zakir N. Orbital cellulitis masquerading as cavernous sinus thrombosis–a case reporto J Pak Med Assoc 2004; 54(5):280–2.        [ Links ]

10. Salanitri GC, Stuckey SL, Murphy M. Extracerebral cavernous hemangioma of the cavernous sinus: diagnosis with MR imaging and labeled red cell blood pool scintigraphy. AJNR Am J Neuroradiol 2004; 25 (2): 280–4.        [ Links ]

11. Saito Y, Kondo Y, Shimizu H, Kunimoto K, Nishimura T. Intracranial metastatic prostate carcinoma presenting as intermittent double vision. Urology 2004; 64(3):589–90.        [ Links ]

12. Prepageran N, Subramaniam KN, Krishnan GG, Raman R. Ocular presentation of sphenoid mucocele. Orbit 2004; 23(1):45–7.        [ Links ]

13. Philippeau F, Hernette D, Thobois S. Intra–cavernous aneurysm of the internal carotid artery complicating sphenoid sinusitis. Rev Neurol (Paris) 2004;160(6–7):713–5.        [ Links ]

14. Nakagawa T, Uchida K, Ozveren MF, Kawase T. Abducens schwannoma inside the cavernous sinus proper: case report Surg Neurol 2004; 61(6):559–63.        [ Links ]

15. Mascarenhas L, Magalhaes Z, Honavar M. Schwannoma of the abducens nerve in the cavernous sinus. Acta Neurochir (Wien) 2004; 146(4):389–92.        [ Links ]

16. Mandrioli J, Frank G, Sola P. Tolosa–Hunt syndrome due to actinomycosis of the cavernous sinus: the infectious hypothesis revisited. Headache 2004; 44(8):806–11.        [ Links ]

17. Lee AG, Quick SJ, Liu GT, Rheingold SR. A childhood cavernous conundrum. Surv Ophthalmol 2004; 49(2):231 –6.        [ Links ]

18. Krishna H, Behari S, Pal L. Solitary Langerhans–cell histiocytosis of the clivus and sphenoid sinus with parasellar and petrous extensions: case report and a review of literature. Surg Neurol 2004; 62(5):447–54.        [ Links ]

19. Komninos J, Vlassopoulou V, Protopapa D. Tumors metastatic to the pituitary gland: case report and literature review. J Clin Endocrinol Metab 2004; 89(2):574–80.        [ Links ]

20. Kanou Y, Arita K, Kurisu K, Tominaga A, Akimitsu T. Infundi–buloneurohypophysitis presenting a large sellar–juxtasellar mass: case reporto Surg Neurol 2004; 61(3):278–81.        [ Links ]

21. Jammal H, Barakat F, Hadi U. Maxillary sinus cavernous hemangioma: a rare entity. Acta Otolaryngol 2004;124(3):331–3.        [ Links ]

22. Inci S, Guisen S, Soylemezoglu F, Kansu T, Ozgen T. Intracavemous granular cell tumor. Surg Neurol 2004;61 (4):384–90.        [ Links ]

23. Harkness KA, Manford MR. Metastatic malignant melanoma presenting as a cavernous sinus syndrome. J Neurol 2004; 251(2):224–5.        [ Links ]

24. Gupta V, Keller A, Halliday W. Cavernous sinus thrombosis presenting with diplopia in an allogeneic bone marrow transplant recipient. Am J Hematol 2004; 77(1):77–81.        [ Links ]

25. Goel A, Nadkarni T, Muzumdar D, Desai K, Phalke U, Sharma P. Giant pituitary tumors: a study based on surgical treatment of 118 cases. Surg Neurol 2004; 61(5):436–45.        [ Links ]

26. Chang CS, Liou CW, Huang CC, Lui CC, Chang KC. Cavernous sinus thrombosis and cerebral infarction caused by Fusobacterium nucleatum infection. Chang Gung Med J 2004; 27(6):459–63.        [ Links ]

27. Berbel–Garcia A, Martinez–Salio A, Porta–Etessam J. Venous angioma associated with atypical ophthalmoplegic migraine. Headache 2004; 44(5):440–2.        [ Links ]

28. Akdemir G, Daglioglu E, Ergungor MF. Dermoid lesion of the cavernous sinus: case report and review of the literature. Neurosurg Rev 2004; 27(4):294–8.        [ Links ]

29. Watkins LM, Pastemack MS, Banks M, Kousoubris R Rubin PA. Bilateral cavernous sinus thromboses and intraorbital abscesses secondary to Streptococcus milleri. Ophthalmology 2003; 110(3):569–74.        [ Links ]

30. Schick U, Dott U, Hassler W. Surgical treatment of orbital cavemomas. Surg Neurol 2003; 60(3):234–44.        [ Links ]

31. Schick U, Bleyen J, Hassler W. Treatment of orbital schwannomas and neurofibromas. Br J Neurosurg 2003; 17(6):541–5.        [ Links ]

32. Park SN, Yeo SW, Suh BD. Cavernous sinus thrombophlebitis secondary to petrous apicitis: a case reporto Otolaryngol Head Neck Surg 2003; 128(2):284–6.        [ Links ]

33. Petrick M, Honegger J, Daschner F, Feuerhake F, Zentner J. Fungal granuloma ofthe sphenoid sinus and clivus in a patient presenting with cranial nerve III paresis: case report rand review ofthe literature. Neurosurgery 2003; 52(4):955–8.        [ Links ]

34. Margalit NS, Lesser JB, Moche J, Sen C. Meningiomas involving the optic nerve: technical aspects and outcomes for a series of 50 patients. Neurosurgery 2003; 53(3):523–32.        [ Links ]

35. Major T, Nagy A, Erdelyi G, Sziklai I. Lymphangioma of the sphenoid sinus. J Laryngol Otol 2003; 117(7):564–5.        [ Links ]

36. Lin CC, Tsai JJ. Relationship between the number of involved cranial nerves and the percentage of lesions located in the cavernous sinus. Eur Neurol 2003; 49(2):98–102.        [ Links ]

37. Herman P, Sauvaget E, Guichard JP, Tran Ba Huy P. Intrasphenoidal transsellar encephalocele repaired by endoscopic approach. Ann Otol Rhinol Laryngol 2003; 112(10):890–3.        [ Links ]

38. Heckmann JG, Tomandl B. Cavernous sinus thrombosis. Lancet 2003; 362(9400):1958.        [ Links ]

39. George B, Ferrario CA, Blanquet A, Kolb F. Cavernous sinus exenteration for invasive cranial base tumors. Neurosurgery 2003; 52(4):772–80.        [ Links ]

40. Ghosn J, Brazille R Zeller V, StankoffB, Katlama C, Bricaire F. Tolosa–Hunt syndrome revealing Burkitt lymphoma in an HIV seropositive patient. Presse Med 2003; 32(28):1319–22.        [ Links ]

41. Field M, Jungreis CA, Chengelis N, Kromer H, Kirby L, Yonas H. Symptomatic cavernous sinus aneurysms: management and outcome after carotid occlusion and selective cerebral revascularization. AJNR Am J Neuroradiol 2003; 24(6):1200–7.        [ Links ]

42. Tristano A, Chollet ME, Willson M, Troccoli M. Mucorrnycosis. Report of 3 cases. Invest Clin 2002; 43(3):183–90.        [ Links ]

43. Tokumaru AM, Obata T, Kohyama S. Intracranial meningeal involvement in Churg–Strauss syndrome. AJNR Am J Neuroradiol 2002; 23(2):221–4.        [ Links ]

44. Tarasova EF, Beresneva RE, Makhmudov VB, Cherekaev VA. Multiple tuberculomas ofthe brain in a patient with tuberculous meningitis. Probl Tuberk 1989(2):74–5.        [ Links ]

45. Salgado R Del Brutto OH, Talamas O, Zenteno MA, Rodriguez–Carbajal J. Intracranial tuberculoma: MR imaging. Neuroradiology 1989; 31(4):299–302.        [ Links ]

46. Bagga A, Kalra V, Ghai OP. Intracranial tuberculoma. Evaluation and treatment. Clin Pediatr (Phila) 1988; 27(10):487–90.        [ Links ]

47. Rodriguez–Carbajal J, Torres–Moran L, Leon–Tosi R Munoz–Rivera C, Escobar–Izquierdo, A. Cerebral tuberculoma. Clinical and radiographic study of 31 cases. Gac Med Mex 1986; 122(7–8): 205–12.        [ Links ]

48. Talamas O, Del Brutto OH, García–Ramos G. Brain–stem tuberculoma. An analysis of 11 patients. Arch Neurol 1989; 46(5):529–35.        [ Links ]

49. Andrade JG, Zanini LA. Cerebral tuberculoma with self–limited meningeal tuberculosis. AMB Rev Assoc Med Bras 1986; 32(1–2):31–2.        [ Links ]

50. Jarman PR. Meningeal granulomas: sarcoidosis or tuberculosis? Differentiation can be difficult. Bmj 1995; 310(6978):517–20.         [ Links ]

51. Shindo A, Honda C, Baba Y. A case of an intracranial tuberculoma, mimicking meningioma, that developed during treatment with anti–tuberculous agents. No Shinkei Geka 1999; 27(9):837–41.         [ Links ]

52. Rebai R, Boudawara MZ, Bahloul K. Cavernous sinus tuberculoma: diagnostic difficulties in a personal case. Surg Neurol 2001; 55(6):372–5.         [ Links ]

53. Al Soub H, Al Alousi FS, Al–Khal AL. Tuberculoma ofthe cavernous sinus. Scand J Infect Dis 2001; 33(11):868–70.         [ Links ]

54. Goel A, Nadkami T, Desai AP. Tuberculoma in the Meckel's cave: a case reporto Neurol India 1999; 47(3):238–40.        [ Links ]

55. Grayeli AB, Redondo A, Salama J, Rey A. Tuberculoma of the cavernous sinus: case reporto Neurosurgery 1998; 42(1):179–81.        [ Links ]

56. Bafna S, Lee AG. Presumed tuberculosis presenting as a cavernous sinus syndrome. J Neuroophthalmol 1997; 17(3):207–8.        [ Links ]

57. Phookan G, Towns GM. Tuberculoma of the cavernous sinus–a case report Br J Neurosurg 1995; 9(2):205–7.        [ Links ]

58. Morris JT, Joyce MR Central nervous system tuberculoma presenting as a cavernous sinus tumor. Clin Infect Dis 1992; 15(1):181–2.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons