SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número49Políticas de información: Políticas de Servicios Bibliotecarios y de InformaciónNuevos paradigmas periodísticos y documentales en los periódicos digitales: estudio de casos en España índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Investigación bibliotecológica

versión impresa ISSN 0187-358X

Investig. bibl vol.23 no.49 México sep./dic. 2009

 

Artículos

 

La Librería de Juan Polo en Murcia a mediados del siglo XVIII

 

Juan Polo's library in Murcia in the middle of the XVIII Century

 

Amparo García Cuadrado*

 

* Universidad de Murcia, Campus Universitario de Espinardo 30100, Murcia, España Tel.: +34 868 88 72 36 E–mail: ampagar@um.es

 

Artículo recibido: 27 de mayo de 2009.
Artículo aceptado: 5 de octubre de 2009.

 

RESUMEN 

A través del análisis del inventario de los bienes dejados a su muerte por el librero Juan Polo, junto a la utilización de otras fuentes archivísticas, se retrata el perfil vital y las actividades desarrolladas por este profesional del libro en la Murcia de mediados del siglo XVIII. La trascripción e identificación de los libros y otros impresos menores reseñados en el inventario y, sobre todo, la cuantía de ejemplares por título ha permitido abordar el tipo de clientela de la librería y la aceptación o el éxito de determinados productos editoriales, siempre en consonancia con unas necesidades prácticas, formativas o recreativas y con unos hábitos lectores fácilmente reconocibles.

Palabras clave: Librería del siglo XVIII; Librería murciana del siglo XVIII; Impresión de menudencias literarias; Hábitos de lectura en el siglo XVIII; Necesidades lectoras en el siglo XVIII.

 

ABSTRACT

The profile and activities carried out by the bookseller Juan Polo during the XVIII century are analyzed through the inventory of assets and other archival sources which remained after his death. The identification and transcription of books and other minor works recorded in the inventory, and above all the quantity of existing copies of each title, allow us to also depict the profile of regular clients, and to assess the degree of success attained by certain publishing products. Practical, recreational or educational needs were also kept in mind in order to acknowledge easily recognizable reader's habits.

Keywords: 18th century bookshops; Murcia 18th century bookshops; literary minuteness printing; 18th century reading habits; 18th century reading needs.

 

INTRODUCCIÓN

A lo largo de la Edad Moderna el escaso público lector podía sin embargo acceder a la producción impresa a través de una gran variedad de puntos de venta. Como escribiera F. López en relación a la Centuria Ilustrada: junto a los libreros con tienda abierta en la ciudad, la oferta se ampliaba a puestos fijos o semifijos en las gradas de las iglesias, en las porterías de los conventos, en la propia casa del autor o en cualquier otro establecimiento donde, junto a las más diversas mercancías, se despachaban los libros. A estos lugares había que sumar la existencia de buhoneros, copleros y ciegos que desde las esquinas y plazas distribuían los impresos más baratos como almanaques, coplas y romances. Fuera de los núcleos principales de población, libreros de tránsito visitaban las ferias y los mercados de las poblaciones cercanas o más alejadas de la capital para darle salida a su mercancía.1

Las noticias acerca de los libreros con tienda o puesto estable podían localizarse en la documentación inquisitorial, judicial, municipal y notarial, pero las escrituras públicas redactadas con ocasión de la muerte del librero o del mercader de libros —el inventario de sus bienes— nos permiten hoy, en ocasiones, conocer con exactitud la cuantía del negocio, el tipo de impresos que estaban a la venta en ese momento concreto y también, la situación económica y el patrimonio de que disfrutaba su dueño. Así la localización de este tipo de documento notarial y su posterior análisis hace factible un acercamiento a ese profesional encargado de poner en el mercado productos editoriales que suponemos en sintonía con los gustos y las necesidades de lectura de sus contemporáneos. Creemos que la descripción de la tienda y de sus existencias constituye una fuente de datos insustituibles. Los autores y títulos junto a las precisas anotaciones cuantitativas de los fondos protocolizados le ofrecen siempre al investigador un ajustado retrato de la aceptación de la producción impresa entre los lectores, e información sobre los hábitos de lectura dentro de un ámbito geográfico y cronológico determinado. En busca de este objetivo vamos a describir y comentar uno de esos inventarios de la primera mitad del Setecientos.

 

PERFIL DEL LIBRERO

El 16 de marzo de 1749, concluía el escribano, el no escaso inventario de los bienes de Juan Polo, librero establecido en Murcia cuya prematura muerte había dejado a la viuda al cuidado de tres menores y de un negocio relativamente próspero que muy pronto pasaría a ser gestionado por el hijo mayor, Juan Polo Ruiz.

El difunto librero había nacido en el reino de Aragón, concretamente en la Hoz de la Vieja, Teruel, y debió llegar a Murcia en las primeras décadas del siglo XVIII, época en que el territorio murciano comenzaba un renacer económico impulsado por los favores y privilegios otorgados por el primero de los Borbones. De aquella pequeña población aragonesa procedía también su pariente Juan Royo López, otro activo profesional del ramo, que en pocos años consiguió levantar un importante negocio de impresos. En esa librería debió de trabajar el joven Juan antes de iniciar su propio camino como maestro con tienda abierta en el barrio de San Pedro, centro neurálgico de la librería e imprenta murcianas de la época.

Por los datos que manejamos podemos afirmar que a inicios de los años 30 del XVIII, Polo contaba ya con ciertos recursos económicos, se había casado en primeras nupcias con la murciana Josefa Ruiz,2 tenía un hijo y formaba parte del colectivo de profesionales asentados en la ciudad, quienes surtían las necesidades lectoras de una sociedad escasamente cultivada. En 1733 compraría una casa en la calle del Porche de Verónicas por el elevado costo de 6.829 reales, dineros aportados probablemente por la dote de su esposa.3 En ella debió de vivir el matrimonio hasta la muerte de Josefa para luego pasar, tras contraer segunda nupcias con Ana García, a una casa arrendada por 100 reales al año ubicada en el mismo barrio y a la cual trasladó también la tienda de libros. En esa vivienda permanecería la familia hasta la muerte del librero cuando el hijo mayor contaba con sólo 16 años.

Tenemos también documentado cómo en 1734 trataría de defender su cuota de mercado junto a otros dos libreros —Juan Royo y Francisco Navarro— y dos impresores —Díaz Cayuelas y Martínez Mesnier—, mediante la denuncia ante las autoridades concejiles de tres vecinos que realizaban actividades de compraventa de impresos sin haber acreditado su condición de maestros en el oficio. Este tipo de actuaciones por parte de los profesionales ya establecidos es indicativo del escaso dinamismo del sector y por tanto de la precaria situación en que se desenvolvían las gentes del libro, de ahí su deseo de impedir a toda costa el libre comercio de productos impresos.4

Ahora bien, a pesar del menguado poder económico que habitualmente caracterizaba a los libreros murcianos, los bienes descritos en el inventario nos dibujan una situación bastante acomodada que, sin duda, no obedecía tanto a su condición de librero como al ejercicio de otras ocupaciones mercantiles relacionadas con la cría del gusano de seda y, particularmente, con la venta de listonería, un negocio lucrativo por el que pagaba la alcabala correspondiente. En la tienda de Polo no sólo se despachaban libros, pues junto a los materiales impresos y en un armario de pino almacenaba diversos géneros: desde variados pañuelos de seda a cofias negras y de color, bolsillos y cordones de seda, cintas y galones de filadiz —seda procedente del capullo roto—, algodón teñido en madejas, cinta blanca de hilo, retales de colonia listón, flecos de distintos colores, cordones de seda... En definitiva, una serie de mercancías propias de la mercería actual y especializada, al parecer, en productos de seda.

Como comerciante de este tipo de géneros mantenía tratos con varios maestros tintoreros a los que adquiría tinturas para teñir la seda natural, con un tejedor de tafetán a quien compraba seda fina y tupida, con dos torcedores de seda a quienes encargaba trabajar la seda lasa; compraba seda redonda —la obtenida del capullo ocal, de inferior calidad pero fuerte— seda ya teñida, así como pañuelos, listonería y cintas diversas, productos que más tarde vendía en la tienda. En el momento de su muerte, la cuantía de las deudas acumuladas con los proveedores de los géneros descritos constituía casi la totalidad de los impagos que figuraban en su libro de cuentas, frente a los escasos reales que aún debía en relación al negocio de impresos. En el contexto de estas actividades se encuentra la tenencia de un puchero con ocho onzas de simiente de seda, que como se avivaba y "no tenía despacho para ella se dio a una arrendadora de la huerta en una libra de capullo por cada onza" Parece evidente que Polo participaba activamente, como tantos huertanos y vecinos de la ciudad, en la cría del gusano de seda o, al menos, en la venta de la simiente a los particulares quienes se ocupaban de todo el proceso sericícola hasta la obtención del producto. Era ésta una actividad muy generalizada en la Murcia de la época ya que les permitía a muchas familias hacerse con algunos ingresos anuales que animaban sus siempre débiles economías.5

Lo cierto es que los saneados ingresos procedentes de tales actividades paralelas le permitieron al librero vivir con desahogo y adquirir un patrimonio importante en muebles, ropas y joyería. Sin querer ser exhaustivos, el número de armarios y arcones, espejos, cuadros y láminas religiosas, sábanas con encajes y colchas, cortinas, manteles de lino y ropas de vestir de gran calidad, porcelanas, medallas, cruces y relicarios de plata, broches, anillos y pulseras constituyen una muestra del alto poder adquisitivo disfrutado por la familia.

La descripción de estos cuantiosos bienes contrasta, sin embargo, con la precariedad del patrimonio dejado a su muerte por otro librero de su entorno, Francisco Benedicto, un mercader experimentado que nunca pudo disfrutar de una posición económica holgada. Fallecido tres años antes que Polo y poseedor de un negocio muy bien surtido de todo tipo de impresos y en cantidad importante, había dispuesto de unos bienes personales sumamente escasos,6 A diferencia de Juan Polo, Benedicto estuvo dedicado en exclusiva a la industria del libro y no parece que el ejercicio de la profesión le permitiese vivir con el nivel de bienestar material de su colega aunque sí levantar un sólido negocio de impresos. Ahora bien, el disfrute de tan abultados bienes no impidió que, al igual que Benedicto, se viera obligado a empeñar ciertas alhajas –una cruz y 6 anillos de oro, un collar de perlas–, cubiertos y vasos de plata en el Montepío de la ciudad por valor de unos 600 reales. Tenemos la impresión de que el empeño de objetos de valor fuera una práctica usual entre los libreros ante la falta de dinero en efectivo. No olvidemos que el pago de los ejemplares a los proveedores suponía un desembolso importante que solo lentamente, tras la venta de los impresos, podía ser recuperado y obtener cierta ganancia derivada de la encuadernación del volumen y poco más, dada la existencia de una tasa o precio oficial determinada por el Consejo de Castilla.7

 

LA TIENDA DE LIBROS Y LOS PROVEEDORES

A pesar de los interesantes ingresos que debía de reportarle la venta de listonería y otros negocios afines Juan se consideraba ante todo librero, profesión que siempre declara en los documentos públicos que hemos consultado. Como era habitual en aquel tiempo su tienda de libros se encontraba en la propia vivienda familiar pero, según parece, con puerta independiente de dos hojas provista de sendas celosías de madera. El mobiliario de la librería era escaso: ocho tablas con sus canes para contener los libros, un mostrador con dos cajones con cerradura y llave y una escalera de cinco escalones para alcanzar los libros situados en los estantes superiores. En realidad, el precario mobiliario era suficiente para albergar el más bien escaso surtido de impresos que más tarde analizaremos.

Para realizar las tareas ligatorias propias de su oficio contaba con un telar de coser libros, dos prensas con sus ingenios corrientes para cortar papel, una piedra de golpear con su mazo y un par de tijeras, instrumental básico para llevar a cabo la encuadernación de los ejemplares en rama que realizaba en su propia casa. No es de extrañar, por tanto, que en el inventario de bienes se haga constar la existencia de una remesa de impresos donde se encontraban junto a cuatro libros ya encuadernados, "un atado con veinte y cinco libros de a cuartilla sin encuadernar de Valencia, más nueve de dichos libros de Valencia a medio encuadernar". Es claro, por tanto, que entre sus proveedores de impresos figuraba algún impresor o mercader del Reino vecino, lugar de donde procedían los libros que estaba encuadernando cuando la enfermedad o la muerte repentina dejaron a medio hacer la tarea que llevaba entre manos.

Otra parte del surtido de la librería procedía de sus relaciones comerciales con la Villa y Corte, pues entre las deudas que quedaron a su muerte se citan 14 reales del porte de libros que un tal Salvador Molina le había traído de Madrid. Además de estos proveedores externos Polo surtía sus anaqueles con existencias compradas a uno de sus colegas de Murcia, a quien dejó debiendo cerca de 50 reales por la compra de libros. Se trataba de Benedicto, el joven maestro que había tomado las riendas de la librería paterna, la mejor surtida del Reino, situada en la calle de la Trapería frente a la Catedral. Naturalmente, también adquiría para su venta posterior algunos ejemplares impresos en los escasos talleres tipográficos que funcionaban en la ciudad en aquel tiempo. Entre los libros estampados en Murcia hemos localizado 8 títulos a los que habría que sumar las abundantes menudencias, algunas de las cuales habrían salido, sin lugar a dudas, de las mismas prensas.8

Junto al encuadernado y despacho de libros sabemos que desarrollaba, como complemento de su oficio, actividades editoras de las citadas menudencias o literatura de cordel. Concretamente, poco antes de su muerte, había mandado imprimir a su costa una tirada de almanaques al impresor Felipe Díaz Cayuelas, cuyo taller se encontraba muy próximo a la tienda de Polo, en el Plano de San Francisco. De aquel encargo debía al impresor, según la cuenta ajustada en febrero, 157 reales de vellón. En cuanto al papel comprado para la impresión de los almanaques dejaba una deuda de 150 reales al vecino y mercader Bernardo Labrancha. También era deudor de Felipe Teruel, impresor y librero especializado en la venta de papel, con negocio abierto en la calle del Pilar, a quien dejó pendiente el pago de 74 reales por cierta cantidad de resmas, tal vez las necesarias para encargar alguna otra impresión de la misma naturaleza. La venta de la totalidad o una parte de la tirada de los almanaques fue confiada a dos ciegos de la ciudad, a uno de Alcantarilla y a otro de Lorca, los únicos deudores que figuraban en su libro de cuentas.

El escaso número de deudores —solo los 4 ciegos— resulta sumamente extraño pues no era lo común en el proceder de los libreros de su entorno. Por regla general, en los libros de cuenta y razón o en los vales conservados y anotados por el escribano podemos comprobar la tardanza en el cobro de numerosas deudas procedentes de una variada y no escasa clientela.9 Podemos suponer, por tanto, que el modo de gestionar sus ventas debía de ser bien distinto al de otros colegas, lo que hacía de su tienda un negocio bien saneado. Esa falta de clientes onerosos y las pocas deudas recientes que le quedaban por liquidar en el momento de su fallecimiento indican una atinada gestión y un modo de actuar exento de riesgos innecesarios.

 

EL FONDO DE LA LIBRERÍA : CANTIDAD Y NATURALEZA DE LOS IMPRESOS

Junto a la venta de almanaques al por mayor, sabemos que despachaba una variedad importante de pliegos sueltos, el impreso más económico pero también el de mayor venta. Las resmas anotadas en el inventario dan una imagen clara de la naturaleza popular de aquel negocio centrado en menudencias literarias que contaba en Murcia, al igual que en otros territorios, con un gran número de lectores, tanto en la propia ciudad como en los pueblos del Reino. Entre las existencias almacenadas y muchas de ellas aún empaquetadas se anotan: 35 manos de novenas de San Antonio de Padua, 14 manos de Concordancias, otro paquete de media resma de Comedias, tres manos de estampas, 106 manos de la Vida de Santa Florentina en otro paquete, media resma de novenas de San Buenaventura, más un paquete de a cuartilla con vidas de diferentes santos y otro atado de lo mismo con 500 pliegos. Por tanto, hagiografías, novenas, comedias y estampas constituían junto a 350 pliegos de concordancias gramaticales, una cantidad importante de impresos menores, más de 5.000 pliegos, entre los que destacan las vidas ejemplares, un tipo de literatura de enorme difusión en la época.

Veamos ahora cuáles eran los títulos que Polo tenía a disposición de su clientela. Sin tener en consideración aquellos ítems que refieren impresos en resmas o manos, su número es de 144 títulos que suponen un monto total, salvo error de cuenta, de unos 227 volúmenes de diferentes formatos.

El porcentaje mayor corresponde a los que de manera genérica hemos denominado libros de piedad —oraciones, doctrina, meditación, espiritualidad— con más de un 15%. Los textos de moral y teológicos sobrepasan el 13%, mientras que las hagiografías y vidas ejemplares superan el 11%. Los sermones están bien representados con un 8'27% y algo menor es el porcentaje de libros litúrgicos y textos instrumentales para los religiosos, ambos con un porcentaje cercano al 8%. Gran importancia cuantitativa se observa en el conjunto de textos de carácter docente (19'54%). En este grupo encontramos impresos destinados al aprendizaje de la escritura y cuentas, a los estudios de latinidad y los filosóficos. Los impresos literarios alcanzan un 5'26%, mientras que el derecho y la medicina suponen un reducido porcentaje del total de títulos. Los textos históricos apenas alcanzan un 2'25% y bajo el epígrafe de "otros" encuadramos un 3% de impresos diversos (agrimensura, veterinaria, armas y música). No faltaba tampoco como era preceptivo para su consulta un "Suplemento al Indice espurgatorio", tal vez el Suplemento a el Indice Expurgatorio: que se publicó en veinte y seis de Junio del año 1707 por el Santo Tribunal de la (...) Inquisicion; ponense (...) todos los libros prohibidos (...) hasta el presente año, impreso en Madrid en 1739 por Joseph González.

Es importante señalar que el número de ejemplares por título es insignificante. De la práctica totalidad de los títulos anotados sólo contaba con una unidad, si bien excepcionalmente el librero disponía de abundantes ejemplares de un mismo impreso. El caso más significativo corresponde a "un paquete de impresión de Ave del Paraíso que tiene 80 libros que dicen ser del padre jubilado Blanco", sin duda, la obra del franciscano José Tomás Blanco que bajo el título de Ave del Paraiso, el venerable Fr Martin Perez de Armenta (...) compendio de la vida, y muerte de este, había sido estampada en Valencia. Conocemos una impresión valenciana de 1739 pero debió de existir otra posterior ya que el librero lo tenía empaquetado en pliegos y, por tanto, estaríamos ante una edición más reciente que acababa de recibir para su despacho.

Entre los primeros mencionados, los impresos de piedad y doctrina, hay dos títulos bien conocidos, Nada con voz y voz en ecos de nada del capuchino Diego de la Madrid y los Trabajos de Jesús de fray Tome de Jesús, ambos con 2 ejemplares. De la catequística Luz de la Fe y de la Ley de Baron y Arín tenía un solo ejemplar; 5 "Libros espejos", tal vez el Espejo de Cristal fino,10 un texto tan popular como los "ramilletes" y el Manual de exercicios espirituales para tener oracion mental del jesuita Villacastín, estos últimos con 2 ejemplares. En sus anaqueles se encontraban las célebres obras de Boneta, Gritos del Infierno para dispertar al mundo y Gritos del Purgatorio y medios para acallarlos, el imprescindible Kempis y el Compendio de las meditaciones del padre Luis de la Puente. Disponía también, con una sola unidad, de varias obras de otros autores jesuíticos: Exercicio deperfeccion, y virtudes cristianas de Rodríguez y el "Aprovechamiento espiritual" de Caussin; del Padre Nieremberg, Diferencia entre lo temporal y eterno y de Luis de la Palma, Historia de la Sagrada Passion sacada de los quatro Evangelios. No faltaban tampoco una Práctica del amor de Dios de Sales y un ejemplar en folio del Símbolo de la Fe del siempre solicitado Fray Luis. Finalmente, se anotan unos Exercicios espirituales de las excelencias, prouecho y necessidad de la oracion mental del cartujano Molina, "un manojito de divinas flores" y "las obras de Santa María la Antigua", entre otras.

El librero tenía a la venta 4 ejemplares del magnífico impreso del Cardenal Luis Belluga, Contra los trajes y adornos profanos, destinado a erradicar la escasa moralidad en el vestir que venía observando en la diócesis, estampado en 1722 por Jaime Mesnier, el librero e impresor del Prelado. Contaba también con los 10 tomos impresos, entre 1745–1747, en otro taller de la ciudad, el de Felipe Cayuela. Nos referimos al Año predicable del franciscano Sánchez Ruiz, probablemente, las dos primeras partes de la obra ya que la tercera sería impresa en 1750 un año después de la muerte de Polo. Entre el surtido de sermones, el autor mejor representado es el cisterciense Juan C. de Oloriz con 6 tomos en 4° de unos "sermones varios", más dos ejemplares en folio de sus sermones de Cuaresma. Con un solo ejemplar se citan a Francisco de Neyla, Discursos evangelicos morales y panegiricos, a Echeverz, Platicas doctrinales para ilustrar la juventud y a fray Diego Camuñas, Explicacion clara, y compendiosa de toda la doctrina Christiana: distribuida en quarenta y seis platicas predicables, tal vez una antigua edición murciana de 1711 estampada por Vicente Llofríu. Junto a los sermones señalados se anotan otros de "Adviento", "Semana Santa" y un Enchiridion predicable de Miguel de Aguilar.

En la librería no faltaban algunos títulos insustituibles para los oficios litúrgicos. Contaba con 2 ejemplares del Ceremonial romano de la missa rezada conforme el missal de Bartolomé de Olalla y Aragón, el mismo autor del Ceremonial de las missas solemnes cantadas con Diaconos (...) segun las rubricas del missal romano, con otras 2 unidades. Disponía de un Officia Propia Sanctorum toletanae Ecclesiae et Diocesis, más otro "Oficia propia Santorum" sin determinar. Le siguen un "Tratado muy útil y curioso para saber bien rezar el oficio romano",11 dos Breviarios, un Diurno y un Misal, todos ellos viejos, más un Oficio Divino encuadernado en pasta, sin más especificación.

Como ya hemos señalado, la tienda estaba bien surtida de hagiografías y vidas ejemplares. Entre las encuadernadas había "un Flos sanctórum", posiblemente, el del jesuita Pedro Ribadeneyra, 2 unidades de Flores del Yermo (...) vida, y milagros de el grande S. Antonio Abad de Ceballos y 2 Escuela del gran maestro de espiritu San Felipe Neri de Crispino. Se computan sólo con un ejemplar: el Santoral de Juan de Mata, la Historia de la vida maravillosa y admirable del segundo Pablo apostol de Valencia San Vicente Ferre de Valdecebro, la Vida del V. Siervo de Dios (...) Francisco de Possadas de Pedro de Alcalá y otra "Vida de la Madre sor Mariana de Santa Clara", fundadora del Monasterio de la Encarnación de Mula, compuesta a instancia de las religiosas del cenobio murciano por el franciscano Ortega. Publicada en 1736 con el título de Maravillosa vida, y feliz muerte de la venerable Madre Sor Mariana de Santa Clara, fue estampada en las prensas murcianas de Juan Martínez Mesnier.

Junto a estas vidas ejemplares se añaden "un libro de San Francisco de Borja", tal vez, La heroyca vida, virtudes y milagros del grande San Francisco de Borja, del Cardenal Cienfuegos, Los Terceros hijos del Humano Serafin (...) y las vidas prodigiosas de sus mas principales santos, y santas de Arbiol, más 4 ítems que pudieran corresponder tanto a impresos hagiográficos como a novenas u otras devociones: "Santa Rosalía", "Santa Genoveva", "Santa Bárbara" y "San Felipe Neri". No podía faltar entre las existencias de la librería la leída Gracias de la gracia, saladas agudezas de los santos, del zaragozano Boneta, un texto que a modo de "golosina" hagiográfica pretendía abrir la curiosidad del lector hacia las vidas en extenso de un número abundante de santos, una manera de alcanzar la "honesta recreación" propugnada por el autor en su prólogo.

En cuanto a los impresos de carácter instrumental a disposición del clero, contaba con 4 unidades en folio del tratado latino de Gómez Manzanilla que, bajo el título de Brevis confessariarum instructio: inque pro reservatis in hac Diocesi Carthaginensi, Oriolensi et Valentina, había sido impreso en Murcia por Nicolás José Villargordo en los años 40. Con 2 ejemplares se anota la Visita de enfermos, y exercicio santo de ayudar a bien morir del citado Arbiol, al que siguen la Instruccion de sacerdotes de Molina, Destierro de Ignorancias, y aviso de penitentes de Alonso de Vasconcelos, la Precissa ciencia de sacerdotes de fray Juan Palomares y una obra de Santa Teresa, Modo de visitar los conventos de Religiosas Descalzas, todos ellos con un solo ejemplar.

Entre los libros de moral destacan las siempre solicitadas sumas de Pacheco, Corella y Villalobo. También se cita el Teatro moral de Brezmes Díez de Prado y, entre los prontuarios de materias morales, contaba con dos conocidos títulos, el de Remigio y el de Salazar, más unas "Postrimerías del hombre" de fray Pedro de Oña.12 En lengua latina tenía el Dragma evangelicum practice docens et speculative alliciens docens practice in moralibus speculative alliciens in panegyricis, una obra del franciscano López Martínez, impresa en Murcia por Díaz Cayuelas.

La teología dogmática está representada por Gaudin, Calatayud y Gutiérrez de la Sal. Con 2 ejemplares las tomistas Philosophia iuxta inconcussa tutissimaque Divi Thomae dogmata y las Dissertationes theologicae scholastico–dogmaticae, et mystico–doctrinales ad sensum et litteram divi Thomas; de Gutiérrez, un solo ejemplar de su Tractatus Scholasticus de Fide, Spe et Charitate.

En los estantes de la librería se almacenaban la conocida y apologética Impugnacion contra el talmud de los judios del capuchino Félix de Alamín y el antisemítico Centinela contra judios de Torrejoncillo, con 3 ejemplares. Disponía también de un tomo de "Curcio Bula de Oro", con seguridad la obra de Curcio Palomero, Errores de Mañer en la coleccion y notas de la bula de oro y crysis de ella: en un discurso apologético.

De gran interés son una serie de impresos dirigidos al aprendizaje de diversas materias. Para los estudios de latinidad y humanidades contaba con el afamado e imprescindible "Tesauro de Salas" —3 ejemplares— y un Vocabulario de Nebrija, sin duda los impresos más valiosos despachados por el librero a los interesados en el aprendizaje de la lengua latina. Pero, junto a estos caros impresos, disponía también de una serie de textos menores muy solicitados por los jóvenes estudiantes y que eran reiteradamente impresos. En primer lugar, 21 ejemplares del mal llamado "Arte de Nebrija", compuesto a finales del siglo XVI por el jesuita Juan Luis de La Cerda en base al texto nebrijense, De institutione gramaticae. El manual reformado, el Antonio, como vulgarmente era conocido, sería desde entonces el texto único y obligatorio en la enseñanza de la lengua del Lacio lo que lo convertía en un producto editorial de venta segura.13

Antes las dificultades de comprensión del trasnochado texto reformado los estudiantes necesitaban disponer de explicaciones diversas que el librero servía a su joven clientela. Así, los que acudían a la librería podían adquirir las útiles "platiquillas" o cuadernillos, explicaciones destinadas a facilitar la comprensión en castellano del significado de las nociones que debían memorizar en latín.14 Hasta 27 platiquillas tenía en depósito más otras complementarias y de gran popularidad como eran el "Zejudo" o Explicación del libro IV y quinto del arte nuevo de Gramática y la explicación de los "libros cuarto y quinto", tal vez la preparada por los Jesuitas, con 7 ejemplares. Imprescindibles para el aprendizaje latino eran también las "concordancias" que en número de 350 pliegos les permitían a los estudiantes murcianos conocer los recursos gramaticales del latín15. Para esta misma clientela contaba con un único ejemplar de la Gramática latina de Mañá y 5 "libros de las ocho partes de la oración gramática" que no hemos identificado. Entre los autores latinos se citan "un Ovidio", "dos San Geronimos", tal vez las Epístolas, "quatro Quinto Curzio", sin duda, la Historia de AlexandriMagni, Esopo —7 faulas, tres de ellas en romance— e incluso, una Silva de lectoram triples, todos ellos destinados al estudio de la lengua y la literatura latinas en impresos de escaso valor para manejo de los escolares.16

Entre las existencias se encontraban impresos filosóficos aunque su número es pequeño y centrado en la escolástica, sistema cultivado por los dominicos y franciscanos de las escuelas de enseñanza que mantenían las órdenes religiosas en Murcia17. El librero disponía de un ejemplar de las populares "Sumulas tomistas", "un Santo Thomas" sin especificar y unas desconocidas "Instituciones" del mismo santo, el autor más citado en el listado de esta materia. De Duns Scoto se consignan una "Suma escotista" tal vez la preparada por Dupasquier —Summa Theologiae Scotisticae— y un "Cursos de filosofías" —Cursus philosophicus sive Philosophia scholastica ad mentem Scoti—. En cuanto a Aristóteles sólo se computan dos obras, una de ellas, "de Anima".

Los impresos de contenido legal se reducen a 5 títulos, todos con un solo ejemplar, obras de reconocidos autores e indispensables instrumentos encaminados a facilitar la práctica profesional. El académico tratado del abogado Pedro de Sigüenza, reiteradamente impreso —Tratado de clausulas instrumentales— y el de Monterroso, Pratica ciuil y criminal y instrucion de escriuanos. De carácter también instrumental es el tomo de Ripia, Practica de la administracion, y cobranza de las Rentas Reales, así como la afamada "Curia Filipina añadida" del célebre jurista Hevia Bolaños. Por último, el Arte historica y legal de conocer la fuerza y uso de los Derechos Nacional y Romano en España de Fernández de Mesa completaba la escasa nómina en esta materia.

Para los interesados en la práctica médica disponía, igualmente, de 5 títulos con solo un ejemplar cada uno. Un impreso destinado a un lector no especializado: Medicina y cirugía doméstica de Borbón; El perfecto practicante y cirujano (1679), una suerte de vademécum para auxilio de los recién graduados con consejos y recetas, compuesto por Antonio de Trilla, catedrático de Vísperas de Toledo; un "Flobotomia", quizás el Tratado breve de Flobotomía de Pérez de Bustos, un texto construido a base de preguntas y respuestas muy útil para los barberos y sangradores de la época. Por último, se anota una "Magia natural" que podría identificarse con las Amenidades de la magia chyrurgica y medica natural, de Ribera y la útil y provechosa Medicina y cirugía racional y espargirica de Juan Vidos.

Cabe destacar asimismo, las existencias de textos de carácter instrumental para mercaderes, agrimensores y agricultores. La oferta se centra en un Libro de cuentas para todo género de mercaderes de Villar, 4 lunarios y hasta 8 ejemplares del "Arte de medir tierras" dirigido a facilitar las mediciones y particiones del agro con prácticos consejos aritméticos para llevar las cuantas. Figuraba también entre sus existencias un solo ejemplar del conocido y varias veces reimpreso desde el siglo XVI, Libro de los secretos de agricultura, casa de campo y pastoril, de venta asegurada en una sociedad eminentemente agrícola como lo era la murciana.

Entre las escasas obras literarias contaba con La vida y hechos de Estevanillo Gonzalez, las Novelas amorosas y ejemplares de María de Zayas, y la Academias morales de las musas de Enríquez Gómez, títulos con un solo ejemplar, más "dos istorias de hamar", sin identificar. Esta reducida nómina se completaba con las obras del murciano Polo de Medina y la compilación de novelas titulada Varios prodigios de amor, en onze novelas ejemplares, una insignificante oferta frente al abundante stock de vidas de santos y comedias, buena muestra de los gustos de una clientela inclinada a cubrir sus lecturas de entretenimiento con impresos tradicionales fuertemente arraigados entre todas las clases sociales.

 

A MODO DE CONCLUSIÓN

Es evidente, ante esta exposición de títulos y autores, que los clientes de Juan Polo buscaban en su tienda un tipo de impreso económico con el cual cubrir necesidades docentes —textos escolares y de aprendizaje—, necesidades prácticas y formativas para sacerdotes y clero —textos de moral y sermones— para agricultores y comerciantes —cuentas, calendarios— y, particularmente, obras dirigidas a lectores interesados en las piadosas devociones cotidianas. Los abundantes pliegos de novenas y estampas, que el librero debía de vender también en las ferias y mercados de las villas del Reino, constituían un tipo de mercancía de consumo permanente, en mayor medida que las obras de espiritualidad, meditación o formación religiosa para toda clase de lectores que rara vez figuran con más de un ejemplar.

Por otra parte, el reducido surtido de impresos literarios quedaba suplido con las resmas de comedias adaptadas de Lope, Calderón o Moreto que en forma de relación o sueltas animaban las ventas del establecimiento. Como ocurría en el resto de los territorios españoles el público aficionado al teatro podía encontrar en estos impresos un sustituto a las representaciones con frecuencia prohibidas por la autoridad competente.18 Leerlas a viva voz o representarlas en reuniones privadas constituía un buen entretenimiento que debía de completarse con otras lecturas más edificantes, las distraídas vidas de innumerables santos, los impresos con un mayor número de existencias en el momento en que fue elaborado el inventario.

Podemos constatar, también, que en el listado de títulos se encuentran obras editadas tiempo atrás, incluso algunos impresos lo fueron en la centuria anterior y uno, al menos, lo fue en el siglo XVI. En estos casos pensamos que se trata de ejemplares procedentes de otras bibliotecas dispersas, o mejor, del expurgo de ciertas colecciones puestas a la venta. En definitiva, libros "reciclados" o de "viejo" y, por lo tanto, ejemplares únicos que no procedían de tiradas recientes. Es significativo a este respecto que entre las existencias contara con el Tractado muy vtily curioso para saber bien rezar el officio romano de Ruiz Alcoholado, cuya única impresión parece ser una toledana de 1584. Entre los impresos del Seiscientos se encuentran una obra de A. Boxados, Motetes celestiales, salido de la prensa murciana de la viuda de Juan Fernández Fuentes en 1650; Luz y norte musical para caminar por las cifras de la guitarra española, impreso del que sólo conocemos la edición madrileña de 1677; en el mismo caso se encuentra el titulado Postrimerias del hombre de Pedro de Oña, estampado a inicios de la centuria.

La misma procedencia —subastas o almonedas— pensamos que debe atribuirse a los impresos de teología dogmática en latín o a ciertas obras legales que, desde luego, no eran los fondos más indicados para despachar en aquel tipo de librería. Los juristas, médicos y abogados de la ciudad o los teólogos y estudiantes que acudían a las aulas de los regulares, podían encontrar los impresos profesionales y facultativos que deseaban en la de Francisco Benedicto, un establecimiento más en consonancia con ese tipo de clientela.

Son todavía escasos los estudios realizados acerca de la librería murciana del siglo XVIII. De este periodo sólo conocemos los fondos de la tienda de Benedicto, existencias que, como ya hemos indicado, distaban mucho de las escasas y populares que ofrecía el establecimiento del barrio de San Pedro. Por otra parte, en el contexto de los libreros levantinos, concretamente, los de Valencia, estudiados por G. Larmarca, nuestro librero estaría situado entre aquellos profesionales cuyas librerías despachaban impresos de bajo contenido intelectual, un "estatus intermedio entre la parada y la librería más o menos grande, con o sin telares para la encuadenación de libros".19 La tienda de Polo podría encuadrarse, por tanto, dentro de aquellas librerías estables que careciendo de títulos novedosos y atractivos para los más letrados, supieron atender a un público culturalmente modesto para quienes los productos de la industria nacional o local colmaban suficientemente sus expectativas lectoras.

En resumen, estaríamos ante un negocio pequeño pero rentable; bien gestionado y orientado hacía un público muy concreto. El ejercicio de otras actividades mercantiles permitiría al librero llevar una vida acomodada y disfrutar de unos ingresos añadidos que la sola venta de impresos nunca le hubiera proporcionado. Sabía lo que compraba y hacia quienes debía dirigir sus existencias dentro del pequeño mercado del libro en la Murcia de la época. Años más tarde, observaremos idéntico comportamiento por parte de su hijo Juan, el continuador de la librería; al igual que su padre desarrollará las actividades específicas de su condición de librero pero conseguirá, a través de otros diversos negocios, incrementar de modo considerable su patrimonio.20

 

TRASCRIPCIÓN DEL INVENTARIO DE LA LIBRERÍA21

Dentro de las dificultades que caracteriza la identificación de los ejemplares descritos deficientemente en los inventarios, hemos tratado de averiguar títulos y autores.22 La falta de datos de impresión hace imposible establecer fechas de edición y lugares. Sólo aportamos estos datos cuando encontramos una edición murciana o bien cuando el número de existencias de una obra puede ser indicativo de una impresión cercana a la fecha de defunción del librero. En algunos casos ofrecemos diversas posibilidades y dejamos sin concretar aquellos que fueron anotados de manera genérica sin mayor especificación.

Libros de folio entero

Quatro libros intitulados Belluga, Contra trajes profanos de a folio entero

– Belluga y Moncada, L. Contra los trajes y adornos profanos. Murcia: Jaime Mesnier, 1722.

Otros quatro libros de a folio entero intitulados Manzanilla sobre Casos reservados

– Gómez Manzanilla y Belluga, Fco. Brevis confessariarum instructio: inque pro reservatis in hac Diocesi Carthaginensi, Oriolensi et Valentina. Murcia: Nicolás José Villargordo, s.a. En anteportada: De casibus reservatis... (1748 preliminares)

Dos thomos de Villalobo

– Villalobos, Enrique (O.F.M.). Suma de la Teología moral.

Un tomo intitulado Calatayu, Filosofía escolástica, de marca mayor

– Calatayud, Vicente (C.O.). Divus Thomas cum Patribus ex Prophetis locutus, priscorum ac recentium errorum spurcissimas tenebras, mysticam theologiam obscurare molientes, Angelice dissipans sive Dissertationes theologicae scholastico–dogmaticae, et mystico–doctrinales ad sensum et litteram divi Thomae (...) quas publicae consignavit utilitati (...) tomus Primus. Valentiae: apud Hieronymum Conejos, 1744.

Dos libros intitulados Oloris Quaresma

– Oloriz, Juan Crisóstomo de (O. Cist.). Quaresma que en el templo metropolitano del Salvador de Zaragoza en el año de 1743. En Zaragoza: por Francisco Moreno, [s.a.].

Un Bocabulario de Antonio Nebrija

– Nebrija, Antonio de. Dictionarium Aelii Antonii Nebrissensis.

Ripia, De rentas reales

– Ripia, Juan de la. Practica de la administracion, y cobranza de las Rentas Reales, y visita de los Ministros, que se ocupan en ellas.

De a cuartilla

Ruiz, Año predicable, diez thomos

– Sanchez Ruiz, Pedro (O.F.M.). Año predicable. En Murcia: en casa de Phelipe Diaz Cayuelas, Impresor en la Plaza de San Francisco, 174547. [Se trata, sin duda, de las dos primeras partes. La tercera es de 1750 según Aguilar Piñal].

Oloris, Sermones barios, seis tomos

– Oloriz, Juan Crisóstomo de. Sermones sobre el miserere.

Olalla, Misa rezada, un tomo

– Olalla y Aragón, Frutos Bartolome de. Ceremonial romano de la missa rezada conforme el missal mas moderno, con las advertencias de todo lo que se opone a las Rubricas.

Olalla, Misa cantada, un tomo

– Olalla y Aragon, Frutos Bartolome de. Ceremonial de las missas solemnes cantadas con Diaconos (...) segun las rubricas del missal romano ultimamente recognito.

Academias morales, un tomo

– Enríquez Gómez, Antonio. Academias morales de las musas. En Madrid: En la imprenta de Juan de Zúñiga: Acosta de Francisco Manuel de Mena, 1734.

Pacheco, Suma moral, 2 tomos

– Pacheco, Bernardo. Suma moral. 2v. Madrid, en la imprenta del Convento de la Merced: a costa de Luis Correa, heredero de Francisco Lasso, 1743.

Nada con voz predicable, un tomo

– Diego de Madrid (O.F.M. Cap.). Nada con voz y voz en ecos de nada.

Ejercizio de perfeczion, un tomo

– Rodríguez, Alonso (S.I.). Exercicio deperfeccion, y virtudes cristianas.

Molina, de oracion, un tomo

– Molina, Antonio de (O. Cart.). Exercicios espirituales de las excelencias, prouecho y necessidad de la oracion mental.

Dragmo ebangelico, un tomo

– López Martinez, Pedro Pablo (O.F.M.). Dragma evangelicum practice docens et speculative alliciens docens practice in moralibus speculative alliciens in panegyricis. Murcia: apud Philippum Diaz Cayuelas (... ) in Platea Sancti Francisci, [s.a.].

Nobenas de Zayas, un tomo

– Zayas y Sotomayor, María de. Primera y segunda parte de las novelas amorosas y ejemplares.

Palma, de la Pasion, un tomo

– Palma, Luis de la (S.I.). Historia de la Sagrada Passion sacada de los quatro Evangelios.

Siguenza, de clausulas, un tomo

–Sigüenza, Pedro de. Tratado de clausulas instrumentales, util, y necessario para Juezes, Abogados, y Escrivanos de estos Reynos, Procuradores, Partidores, y Confessores.

Borgon, De cirugías, un tomo

– Borbón, Felipe. Medicina y Cirugia domestica, necessaria a los pobres y familiar a los ricos: trascripta del Medico caritativo, con algunos remedios de otros autores: con escolios en las materias y afectos que se tratan, assi chirurgicos, como medicos.

Travajos de Jesus, un tomo

– Tome de Jesús (O.S.A.). Trabajos de Jesús.

Aprobechamiento espiritual, un tomo

– Caussin, Nicolas (S.I.). Padre espiritual: tratado de su govierno segun el espiritu del glorioso S. Francisco de Sales sacado de sus obras y enseñanzas por (...) Nicolas Causino de la Compañia de lesus; traducido y ampliado por (...) Francisco de Cubillas Don Yague; van añadidas al fin unas reglas para examinar... el interior aprovechamiento de un alma... y unas maximas espirituales sacadas de las obras del mismo Santo por el dicho (...) Francisco de Cubillas.

Sermones de Semana Santa, un tomo

– Estrada Gijon, Juan de (O. Prem.). Sermones para los dias de Semana Santa.

Tesauro de Salas, un tomo

– Bravo, Bartolomé (S.I.). Thesaurus hispano–latinus vtriusque linguae verbis, et phrasibus abundaus olim a P. Bartholomaeo Bravo e Societate Jesu inventus; postea a P. Petro de Salas ex eadem Societate locupletatus.

– Bravo, Bartolomé (S.I.). Thesaurus hispano–latinus, utriusque linguae dives opum olium a P. Bartholomaeo Bravo e Societate Jesu inventus (...); per patrem Petrum de Salas.

Secreto de agricultura, un tomo

– Agustin, Miguel. Libro de los secretos de agricultura, casa de campo y pastoril.

Aristotiles, un tomo

Diferenzia de Eusebio, un tomo

– Nieremberg, Juan Eusebio (S.I.). Diferencia entre lo temporal y eterno: crisol de desengaños, con la memoria de la eternidad, postrimerias humanas.

Discursos ebangelicos, un tomo

– Neyla, Francisco de (O. de M.). Discursos evangelicos morales y panegiricos a diferentes principios y fines de misteriosos asuntos.

Molina, De sacerdotes, un tomo

– Molina, Antonio (O. Cart.). Instruccion de sacerdotes: en que se les da doctrina muy importante para conocer la alteza del sagrado oficio sacerdotal, y para exercitarle debidamente: sacada toda de los Santos Padres, y Doctores de la lglesia.

Destierro de Ignorancias, un tomo

– Alonso de Vascones (O.F.M.). Destierro de Ignorancias, y aviso de penitentes: primera, segunda, y tercera parte: pictima del alma, y arte de ayudar a bien morir.

Corrella, de Conferenzias, un tomo

– Jaime de Corella (O.F.M. Cap.). Suma de la teologia moral: su materia, los tratados principales de los casos de conciencia: su forma, unas conferencias practicas.

Sales, del Amor de Dios, un tomo

– Francisco de Sales, Santo. Practica del amor de Dios.

Ramón, Cartilla moral, un tomo

– Ramón, Pablo (O.S.S.T.). Cartilla y explicación de los rudimentos de la Theología moral.

Thesauro de Salas, un tomo

– Bravo, Bartolomé (S.I.). Thesaurus hispano–latinus vtriusque linguae verbis, et phrasibus abundaus olim a P. Bartholomaeo Bravo e Societate Jesu inventus; postea a P. Petro de Salas ex eadem Societate locupletatus.

Dragma ebangelico, un tomo

– López Martinez, Pedro Pablo (O.F.M.). Dragma evangelicum practice docens et speculative alliciens docens practice in moralibus speculative alliciens in panegyricis. Murcia: apud Philippum Diaz Cayuelas (... ) in Platea Sancti Francisci, [s.a.].

Magica natural, un tomo

– Suárez de Ribera, Francisco. Amenidades de la magia chyrurgica y medica natural.

Quenzia y filosofía de la destreza de las armas, un tomo

– Pacheco de Narvaez, Luis. Nueva ciencia y filosofía de la destreza de las armas, su teorica y practica.

Arismética de Billar, un tomo

– Villar y Domingo, Bartolomé. Libro de cuentas para todo genero de mercaderes.

Cursos de filosofías, un tomo

–Llamazares, Tomás de (O.F.M.). Cursus philosophicus sive Philosophia scholastica ad mentem Scoti.

Olalla, Misa rezada

– Olalla y Aragón, Frutos Bartolome de. Ceremonial romano de la missa rezada conforme el missal mas moderno, con las advertencias de todo lo que se opone a las Rubricas.

Arbión, Tercera orden, un tomo

– Arbiol, Antonio (O.F.M.). Los Terceros hijos del Humano Serafin, la Venerable (...) Orden Tercera de nuestro Serafico Patriarca San Francisco: refierense sus gloriosos principios, regla, leyes, estatutos (...) y las vidas prodigiosas de sus mas principales santos, y santas.

Filosofía moral, un tomo

– Tesauro, Emmanuel, Conte de. Filosofía moral: derivada de la alta fuente del grande Aristoteles Stagirita ?

Travajos de Jesus, un tomo

– Tome de Jesús (O.S.A.). Trabajos de Jesús

Bida de San Antonio Abad

– Ribadeneyra, Pedro de (S.I.). Vida de San Antonio Abad.

– Ceballos, Blas Antonio de (T.O.R.). Flores del Yermo, pasmo de Egypto, assombro de el mundo, sol del occidente, portento de la gracia, vida, y milagros de el grande S. Antonio Abad.

Thesauro de Salas, un tomo

– Bravo, Bartolomé (S.I.). Thesaurus hispano–latinus vtriusque linguae verbis, et phrasibus abundaus olim a P. Bartholomaeo Bravo e Societate Jesu inventus; postea a P. Petro de Salas ex eadem Societate locupletatus.

Inpugnacion para judios, un tomo

– Felix de Alamin (O.F.M. Cap.). Impugnacion contra el talmud de los judios, al Coran de Mahoma, y contra los hereges, y segunda parte de la religion Christiana, apostolica, Catholica y romana: diuidese en cinco tratados.

Istoria eclesiastica, un tomo

Gautruche, Pierre. Historia Eclesiastica: Contiene la historia de los papas, el estado de la Iglesia en sus pontificados.

Esquela de San Phelipe Neri, un tomo

– Crispino, José. Escuela del gran maestro de espiritu San Felipe Neri: en la qual (...) se enseña la practica de la vida espiritual a todo estado de personas.

Nada con boz predicable, un tomo

– Diego de Madrid (O.F.M. Cap.). Nada con voz y voz en ecos de nada.

Olalla, Misa rezada, un tomo

– Olalla y Aragón, Frutos Bartolome de. Ceremonial romano de la missa rezada conforme el missal mas moderno, con las advertencias de todo lo que se opone a las Rubricas.

Echebet, La jobentud ilustrada, un tomo

– Echeverz, Francisco Miguel de (O. de M.). Platicas doctrinales para ilustrar la juventud.

Bida de San Antonio Abad, un tomo

– Ribadeneyra, Pedro de (S.I.). Vida de San Antonio Abad.

– Ceballos, Blas Antonio de (T.O.R.). Flores del Yermo, pasmo de Egypto, assombro de el mundo, sol del occidente, portento de la gracia, vida, y milagros de el grande S. Antonio Abad.

Abezedario espiritual, un tomo

– Francisco de Osuna (O.F.M.). Abecedario espiritual.

Brezinier, Teatro moral, un tomo

– Brezmes Díez de Prado, Martín. Teatro moral: diuidido en dos partes: en la primera se trata de las quarenta y cinco proposiciones que condenó Alexandro Vll en dos Decretos, en la segunda se trata de las sesenta y cinco proposiciones que condenó Inocencio XI en otro Decreto.

Esquela de S. Phelipe Neri, un tomo

– Crispino, José. Escuela del gran maestro de espiritu San Felipe Neri: en la qual (...) se enseña la practica de la vida espiritual a todo estado de personas.

Mata, Santoral, un tomo

– Mata, Juan de (O.P.). Santoral de los dos santissimos patriarcas y hermanos, nuestros padres Santo Domingo y San Francisco y de los Santos de entrambas sagradas religiones.

Nobelas sin las bocales, un tomo

– Robles, Isidro de, (comp.). Varios prodigios de amor, en onze novelas exemplares, nuevas nunca vistas, ni impresas. Las cinco escritas sin una de las cinco letras vocales; y las otras de gusto, y apacible entretenimiento (...) compuestas por diferentes Autores.

Combentari, tres tomos

Aristotelis, de Animas

Collegij Sancti Thomae Complutensis ln Tres Aristotelis Libros De Anima Quaestiones.

– Compton Carleton, Thomas (S.I.). Disputationes in tres libros Aristotelis de anima.

Arte istorico y legal

– Fernández de Mesa y Moreno, Tomás Manuel. Arte historica y legal de conocer la fuerza y uso de los Drechos (sic) Nacional y Romano en España y de interpretar aquel por este y por el propio origen (...): tratase al fin de el Regimen de este Reyno de Valencia, y por el de España. En Valencia: En la imprenta de la viuda de Geronimo Conejos, 1747.

Quatro libros enquadernados y un atado con veynte y zinco libros de a cuartilla sin enquadernar de Balencia

Mas nuebe de dichos libros de Balencia a medio enquadernar

Motetes zelestiales, un tomo

– Boxados y de Llull, Alexos. Motetes celestiales en aforismos mysticos para verdadera instruccion de las almas: sacados de las obras de (...) Teresa de lesus. En Murcia: impresso en la emprenta de la viuda de Iuan Fernandez de Fuentes, 1650.

Panegericos predicadores, un tomo

– Estrada Gijon, Juan de (O.Prem.). Panegyricos predicados a diuersos assumptos.

Instituziones de Santo Thomas, un tomo

Sermones de Abiento, un tomo

– Alejandro de San Antonio (O. de M.). Sermones varios: con adviento, y los que faltan de dominicas.

El sol magsimo de la Iglesia San Jerónimo, un tomo

– Lara, Francisco de. El sol máximo de la iglesia S. Gerónimo: poema heróyco en octavas rithmas.

Oficia propia Santorum Toletatie, un tomo

Officia Propia Sanctorum toletanae Ecclesiae et Diocesis.

Vida de San Vicente Ferrer, un tomo

– Ferrer de Valdecebro, Vicente (O.P.). Historia de la vida maravillosa y admirable del segundo Pablo apostol de Valencia San Vicente Ferre.

Obras de Jacinto Polo, un tomo

– Polo de Medina, Salvador Jacinto. Obras en prosa y verso de Salvador Jacinto Polo de Medina.

Flor Santorum

– Ribadeneyra, Pedro de (S.I.). Flos sanctorum.

San Phelipe Neri, un tomo

Vida de la Madre Sor Mariana de Santa Clara, un tomo

– Ortega, Pablo Manuel (O.F.M.). Maravillosa vida, y feliz muerte de la venerable Madre Sor Mariana de Santa Clara fundadora del Real Monasterio de la Encarnacion (... ) de la Villa de Mula. En Murcia: por Juan Martinez Mesnier, 1736.

Oficia propia Santorum

Tratado muy util y curioso para saber bien rezar el oficio romano

– Ruiz Alcoholado, Pedro. Tractado muy vtil y curioso para saber bien rezar el officio romano que diuulgo Pio V (...): en el qual se declaran todas las rubricas generales y particulares... y se satisfaze a muchas dudas.

Luz y norte musical, un tomo

– Ruíz de Ribayaz, Lucas. Luz, y norte: musical, para caminar por las cifras de la guitarra española, y arpa, tañer, En Madrid: por Melchor Alvarez, 1677.

Explicación de la doctrina cristiana

– Camuñas, Diego (O.F.M.). Explicacion clara, y compendiosa de toda la doctrina Christiana: distribuida en quarenta y seis platicas predicables. Murcia: LLofriu, 1711.

–Libro utilisimo para escribir y contar

Modo de visitar los conventos de religiosas descalzas

– Teresa de Jesús, Santa. Modo de visitar los conventos de Religiosas Descalzas.

Un Breviario viejo

Observaziones practicas imperiales de Marcamdor

Folio entero

Juan de Bigo, Zirugía

– Vidos y Miró, Juan de. Medicina y cirugia racional y espargirica.

Simancas, de Catolicos institutos

– Simancas, Diego. Opera JacobiSimancae episcopipacensis (...) De Catholicis Instituionibus liber: ad praecavendas, & extirpandas haereseos ad modum necessarius.

Fernando Calvo, de Albeytar

– Calvo, Fernando (n. 1588). Libro de albeiteria: en el qual se trata del cauallo, mulo, y iumento, y de sus miembros, y calidades, y de todas sus enfermedades, con las causas, señales, y remedios de cada vna dellas (...): y vltimamente, se ponen muchas, y sutiles questiones, y preguntas, con sus respuestas (...): y vn nueuo Arte de herrar en octauas.

Postrimerías del ombre

– Oña, Pedro de (O. de M). Postrimerias del hombre.

Baron, Luz de la fe y de la ley

– Baron y Arín, Jaime (O.P.). Luz de la Fe y de la Ley: entretenimiento christiano entre Desiderio y Electos (.) en dialogo y estilo parabolico.

Practica de Monterroso, dos tomos

– Monterroso y Alvarado, Gabriel de. Pratica ciuil y criminal y instrucion de escriuanos: diuidida en nueue tratados.

Símbolo de Fe, Luis de Granada

– Luis de Granada (O.P.). Obras de el V. P. maestro Fray Luis de Granada del orden de Santo Domingo: tomo XVII: simbolo de la fe.

Antonio Gutierrez (Teología)

– Gutierrez de la Sal, Antonio (S.I.). Tractatus Scholasticus de Fide, Spe et Charitate.

Curia Phelípica añadida

– Hevia Bolaños, Juan de. Curia Filipica primero, y segundo tomo: el primero dividido en cinco partes, donde se trata breve y compendiosamente de los juicios, mayormente forenses, eclesiásticos, y seculares (...) el segundo tomo en tres libros distribuido, donde se trata de la mercancia, y contratación de tierra y mar.

Bida del venerable Padre Posadas

– Alcalá, Pedro de (O.P.). Vida del V. Siervo de Dios (...) Fr. Francisco de Possadas, del (...) Orden de Predicadores.

Obras de Santa María la Antigua

– Maria de la Antigua (O.F.M. Clarisas). Obras de Sor Maria de la Antigua.

Suplemento al Indice espurgatorio

– Tribunal de la Santa Inquisición. Suplemento a el Indice Expurgatorio: que se publicó en veinte y seis de Junio del año 1707 por el Santo Tribunal de la... Inquisicion; ponense (...) todos los libros prohibidos (...) hasta el presente año (...); y se ordenan por avecedario de los Nombres de sus Autores (...) En Madrid: Joseph Gonzalez, 1739.

Un Misal biejo

Un atado de impresión de Ave del Paraiso que tiene 80 libros que dicen ser del padre jubilado Blanco

– Blanco, Jose Tomas (O.F.M.). Ave del Paraiso, el venerable Fr Martin Perez de Armenta (...) de N. P. S. Francisco en la Santa Provincia de Cartagena: compendio de la vida, y muerte de este. En Valencia: por Antonio Balle, junto á San Martin, 1739.

Un paquete de pliegos sueltos de diferentes libros

Nobenas de San Antonio de Padua con treynta y zinco manos

Novena del glorioso San Antonio de Padua.

Concordancias, cartoze manos

De comedias, otro paquete de media resma

Tres manos de estampas

Veynte y siete platiquillas

Vida de Santa Florentina, ziento y seis manos, en paquete

– Molero Albacete, José (C.O.). La flor mas peregrina, y fragante: vida admirable de la gloriosissima Virgen Sta Florentina (...) que consagra al (...) Cabildo de la (...) Iglesia de Cartagena, el M. R. P. D. Joseph Molero (...) de la Congregacion de S. Felipe Neri (...) En Murcia: Joseph Diaz Cayuelas, 1734 (probablemente se trate de otra ed. posterior no conservada)

Otro paquete de media resma de nobenas de San Buena Bentura

Devota novena al serafico doctor S. Buenaventura, para conseguir con su poderosa intercession los favores que acostumbra el señor conceder á sus devotos compuesta por un cordial hijo suyo. Valencia: por Joseph Thomás Lucas, 1747.

Mas diez y siete comedias

Mas un libro falto de ––– Planta de la Iglesia

–Quiroga y Losada, Antonio de. El impossible mas possible y nueva planta de la Iglesia: conforme a los sagrados evangelistas, profetas y santos padres de ella Madrid, 1746.

Un paquete de a quatilla, bidas de diferentes santos

Media rresma en un paquete de diferentes bidas

Quatro faulas

Dos ramilletes

Sierra, Bernardo de. Ramillete de divinas flores escogidas en el delicioso jardin de la Iglesia para recreo de el christiano lector.

Zinco libros espejos

– Espinosa, Pedro. Espejo de cristal fino, y antorcha que aviva el alma.

Dos faulas en romance

Faulas y vida de Isopo: con las de otros autores traducidas por su orden nuevamente de latín en castellano por Juan de Lama.

Dos Billacastin

– Villacastin, Tomás de (S.I.). Manual de exercicios espirituales para tener oración mental.

Quatro lunarios

– Cortés, Jerónimo. El Non Plus ultra del Lunario y prognostico perpetuo general, y particular para cada Reyno, y Provincia.

–Aranda y Marzo, Gregorio. Pronostico y lunario general diario y de quartos de Luna para el año del Señor...

Un Obidio

Un Zejudo

– Caro y Cejudo, Gerónimo Martín. Explicacion del libro IV y quinto del arte nuevo de Gramatica.

Dos de Gracia de las gracias

– Boneta, José. Gracias de la gracia: saladas agudezas de los Santos: insinuacion de alguna de las virtudes.

Un Santo Thomas

Tres de Quentas

Dos San Geronimos

Tres Zentinelas contra judios

– Francisco de Torrejoncillo (O.F.M.). Centinela contra judios, puesta en la Torre de la Iglesia de Dios.

Dos Conzilios

Un Quempis

De la imitacion de Christo, y menosprecio del mundo en quatro libros compuestos en latín por (...) Thomas de Kempis (...); y traducidos nuevamente en español por (...) Juan Eusebio Nieremberg de la Compañía de Jesús.

Un Compendio de Puente

– Puente, Luis de la (S.I.). Compendio de las meditaciones del venerable P. Luis de la Puente, de la Compañia de Jesus acerca de la vida y pasion de Jesu–Christo (...): repartidas por todas las dominicas del año.

Un Gritos del infierno

– Boneta, José. Gritos del Infierno para dispertar al mundo.

Dos bisita de enfermos

– Arbiol, Antonio (O.F.M.). Visita de enfermos, y exercicio santo de ayudar a bien morir.

Un Presencia ciencia de sacerdotes

– Palomares, Juan (O.F.M.). Precissa ciencia de sacerdotes: en vn breve Tratado sobre la materia (...) de la Eucharistia.

Un Gritos del Purgatorio

– Boneta, José. Gritos del Purgatorio y medios para acallarlos.

Un Maña de Gramatica

– Maña, Esteban. Enchiridion de los verbos que la lengua latina tiene: dispuestos por sus quatro conjugaciones.

Una Santa Rosalia

Novena en honor de la gloriosa Virgen y anacoreta Santa Rosalia de Palermo

– González del Valle, Manuel. Compendio de la prodigiosa vida y novena de Santa Rosalia, virgen, natural y patrona titular de Palermo.

Una Santa Genobeba

– Cerisiers, René de. Vida de Santa Genoveva, princesa de Bravante.

Una Vida de San Francisco de Borja

– Cienfuegos, Alvaro (S.I.), Cardenal. La heroyca vida, virtudes y milagros del grande San Francisco de Borja, antes duque quarto de Gandia y despues Tercero General de la Compañia de Jesus.

Quatro Quinto Curzio

– Curcio Rufo, Quinto. Historia Alexandri Magni.

Un Manojito de Dibinas flores

– Nieto, Juan (O.F.M.). Manojito de flores: cuya fragancia descifra los Mysterios de la Missa y Oficio Divino.

Un Suma escotista

– Dupasquier, Sebastian. Summa Theologiae Scotisticae.

Un Sumulas Tomistas

Dos de Istorias de hamar

Un Conzilio

Uno Carlo Magno

Historia del Emperador Carlo Magno.

Un Salazar

– Salazar, Simón de. Promptuario de materias morales: en principios y reglas para examen y sucinta noticia de los que en breve se desean exponer para confesores.

Un Remigio

– Noydens, Benito Remigio (CC.RR.MM.). Promptuario de Questiones practicas, y casos repentinos en la Teología Moral, para examen de curas y confesores.

Uno, Indulgencia de la Terzera horden

–Asensio, Manuel (O.F.M.). Recopilacion breve, de las indulgencias casi innumerables, que goza la Tercera Orden de nuestro serafico Padre San Francisco con la regla de dicha Tercera Orden y el novenario del Santo.

Uno, El rriforo de David

Ocho del Arte de medir tierras

– Dávila y Heredia, Andrés. Arte de medir tierras, y para medir cubas, y tinajas de vino: excepciones de los agrimensores. Ordenanzas para las ciudades, villas, y lugares de España. En Madrid: a costa de Don Pedro Joseph Alonso y Padilla, [s.a.].

Uno, Curzio Bula de (medir tierras), digo de oro

– Curcio Palomero, Francisco. Errores de Mañer en la coleccion y notas de la bula de oro y crysis de ella: en un discurso apologético. En Madrid: por D. Gabriel del Barrio: se hallará en la librería de la viuda de Fernando Monge, [s.a.]

Siete libros Cuartos y quintos

– Antonio de Lebrija. Explicacion del libro IV. y V. de el arte de Antonio de Nebrixa segun se enseña en los estudios del Colegio Imperial de la Compañia de Jesus.

Uno de Guerras de Granada

– Pérez de Hita, Ginés. Guerras civiles de Granada: en donde se expressa los crueles vandos entre los convertidos moros, y vecinos christianos: con el levantamiento de todo el reyno, y vltima rebelion, sucedida en el año de 1568: y assimismo se pone su total ruina, y destierro de los moros por toda Castilla: con el fin de las granadinas guerras por el Rey nuestro Señor Don Phelipe Segundo, de este nombre por Ginés Perez, vecino de Murcia.

Una Silva de letoram Tiplies

Silva selectorum triplex: pars prima generistarum, pars secunda praeteristarum. Mantuae Carpetanorum: apud Joannem Stunicam, 1738.

Zinco libros de las ocho partes de la orazion Gramactica

Uno, Collado de Osibo

Uno, de Juanis mesua

Un Trilla de Zirugía

– Trilla, Antonio de. Perfecto practicante cirujano y de morbo galico.

Uno, Flobotomia

– Perez de Bustos, Diego. Tratado breve de flobotomia.

Un Enqueradión predicable

– Aguilar, Miguel de. Enchiridion predicable.

Dos Gaudines de Theología

– Gaudin, Antonio (O.P.). Philosophia juxta inconcussa tutissimaque divi Thomae dogmata.

Un Estevanillo Gonzalez

La vida y hechos de Estevanillo Gonzalez: hombre de buen humor.

Veynte y un Artes de Lebrija

Construccion del arte de Antonio de Nebrija.

Uno en pasta del Oficio Divino

Zinco en pasta de diferentes autores biejos

Tres con pergaminos biejos

Dos libros, el uno Breviario y el otro Diurno, viejos.

 

Bibliografía

Alemán Illán, A., "El mercado del libro en la Murcia del siglo XVIII: la librería de Francisco Benedicto", en El mundo hispánico en el Siglo de las Luces, T. I. Madrid: Editorial Complutense, 1996, pp. 299– 310.         [ Links ]

García Collado, Mª A., "Para todos: pliegos y obras de surtido", en Historia de la edición y de la lectura en España: 1472–1914, bajo la dirección de Víctor Infantes, Francois Lopez, Jean–François Botrel, Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2003, pp. 409–410.         [ Links ]

García Cuadrado, A. y Herrero Pascual, C., La herencia de papel. Primeros siglos de imprenta en Murcia, Murcia: Ediciones Tres Fronteras, 2008.         [ Links ]

García Cuadrado, A., "Los Royo en la Murcia del siglo XVIII: apuntes sobre librería y conflictos entre libreros", en Carthaginensia, 25, 2009, pp. 407–437.         [ Links ]

––––––––––, "Sobre librería murciana: Juan Polo, maestro librero (1768–1777)", en Tejuelo, Revista de ANABAD– Murcia, 8, 2008, pp. 29–37.         [ Links ]

––––––––––, "Un perceptor de gramática y su biblioteca", en Boletín de ANABAD, 57, 4, 2007, pp. 107–128.         [ Links ]

García Soriano, J., Anales de la imprenta en Murcia y noticias de sus impresores, Suplemento de la Biblioteca del Murciano de P. Tejera, T. II, Madrid: Imprenta de García Enciso, 1941.         [ Links ]

Lamarca Langa, G., "Las librerías en Valencia en la segunda mitad del siglo XVIII ", en Bulletin Hispanique, 99, 1997, n° 1, p. 171–192.         [ Links ]

López, F., "Gentes y oficios de la librería española a mediados del siglo XVIII ", en Nueva Revista de Filología Hispánica (Mexico), 33, 1984.         [ Links ]

Tubau, X., "El Arte que Nebrija no compuso: sobre Juan de Iriarte y su Gramática Latina", en Península. Revista de Estudios Ibéricos, 1, 2004, pp. 423–435.         [ Links ]

Viñao Frago, A., "Textos escolares y didácticos", en Historia de la edición y de la lectura en España: 1472–1914, Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2003, pp. 400–407.         [ Links ]

 

Notas

1 F., López, "Gentes y oficios de la librería española a mediados del siglo XVIII", en Nueva Revista de Filología Hispánica (México), 33, 1984, pp. 165–177.

2 A.H.P. Murcia, Prot. 2380, ante Juan Mateo Atienza, Testamento de Juan Polo Ruiz, abril de 1797, f. 367r –369v.

3 A.H.P. Murcia, Prot. 3448 ante Martínez de la Parra, f. 80. La vivienda estaba gravada con una pensión de 84 reales que debían ser abonados todos los años a la Parroquia de San Pedro. Aunque fue comprada por el librero, son varias las escrituras públicas donde su hijo mayor, Juan Polo Ruiz, declara que la casa de Verónicas que había heredado procedía del patrimonio de su madre, Josefa Ruiz.

4 A.M. Murcia, Legajo 4020, n° 7, "Libreros, autos para que no usen los revendedores". Sobre el particular ver: Cuadrado A. García, "Los Royo en la Murcia del siglo XVIII: apuntes sobre librería y conflictos entre libreros". Carthaginensia, 25, 2009, pp. 407–437.

5 Después de la guerra de Sucesión seguiría un despegue y posterior consolidación de una economía basada en el cultivo de la huerta, fundamentalmente, la morera y el proceso del gusano de la seda. La industria sedera en Murcia favoreció el incremento de la riqueza distribuida entre un pueblo productor y la oligarquía receptora de rentas y diezmos. F. Flores Arroyuelo, "Sociedad Murciana e Ilustración", Murgetana, 47, 1977, pp. 20–21.

6 A. Alemán Illán, "El mercado del libro en la Murcia del siglo XVIII: la librería de Francisco Benedicto", en El mundo hispánico en el Siglo de las Luces, T. I. Madrid: Editorial Complutense, 1996, pp. 299– 310.

7 Como el resto de los libreros, Polo debía de vender los impresos por encima de la tasa oficial. Era esta una práctica común ya que el precio impuesto por la Administración no tenía en cuenta la suma totalidad de los pliegos impresos, ni los gastos de encuadernación, transporte y comisión del vendedor. Estos gastos añadidos debían incrementar necesariamente el precio final del ejemplar. Sobre esta cuestión y en relación con un impreso menor como era la cartilla, ver: Moll, J. La "cartilla" y sus distribución en el siglo XVIII, en De la imprenta al lector. Estudios sobre el libro español de los siglos XVIal XVIII, Madrid: Arco/Libros, 1994, p. 86.

8 Antes de mediada la centuria eran pocas las imprentas consolidadas: dos de ellas, negocios familiares que se suceden de padres a hijos o sobrinos —los Mesnier y los Cayuelas— y desde 1746 la de Nicolás José Villargordo, antiguo impresor de la Universidad de Salmantina. Trabajaban también como impresores un joven Felipe Teruel que iniciaba su andadura a finales de la década de los 40 y José Fandos, este último lo haría durante poco tiempo. García Cuadrado, A. y Herrero Pascual, C., La herencia de papel. Primeros siglos de imprenta en Murcia, Murcia: Ediciones Tres Fronteras, 2008, p. 21.

9 Los cobros pendientes en el caso del librero Juan Royo López, muerto en 1723, ascendía a unos 8.000 reales. En cuando a Francisco Benedicto la suma de impagos de sus clientes, entre 1741 a 1745, se cifraba en 2.988. A.H.P. Murcia, Prot. 2811, Inventario de bienes de Francisco Benedicto, f. 75.

10 Desde 1743 los Benedicto disfrutaban del privilegio de impresión y venta para el Reino de Murcia del Espejo de cristal fino que aviva el alma del Ldo. Pedro Espinosa, un librito destinado a la educación de los niños y las devotas meditaciones diarias, A.H.P. Murcia. Prot. 2811, f.

11 Creemos que se trata de uno de los vols. de una antigua impresión del siglo XVI. Ruiz Alcoholado, Pedro, Tractado muy vtil y curioso para saber bien rezar el officio romano que diuulgo Pio V (...): en el qual se declaran todas las rubricas generales y particulares (...) y se satisfaze á muchas dudas (...) nueuamente ordenado, facilitado y reuisto por Pedro Ruyz Alcohalado (...); este es el primero tomo, que el segundo tracta de lo toc'ate á las missas, en Toledo: impreso en casa de Pedro Lopez de Haro, á su costa y de el autor, 1584.

12 Creemos que se trata del tratado moral del mercedario Pedro de Oña, Primera parte de las Postrimerias del hombre; hemos localizado dos ediciones, una en Madrid y otra en Pamplona, ambas de comienzos del siglo XVII.

13 Con el paso del tiempo los distintos editores del manual irían introduciendo modificaciones encaminadas, en su opinión, a facilitar un mejor entendimiento entre los principiantes. Este hecho motivaría que fueran varias las gramáticas que bajo el mismo título e idéntico privilegio presentaban sustanciales diferencias de contenido lo que no impediría su secular asignación al Maestro Nebrija. A pesar de lo trasnochado del viejo manual, al igual que lo eran sus múltiples explicaciones, a mediados del XVIII era utilizado por los maestros frente a la opinión de algunos ilustrados que, tras la expulsión de los Jesuítas, pretendieron sustituirlo por otras gramáticas más modernas e instructivas. Tubau, X, "El Arte que Nebrija no compuso": sobre Juan de Iriarte y su Gramática Latina, Península. Revista de Estudios Ibéricos, 1, 2004, pp. 423435.

14 Tomás de Iriarte escribía en 1773 en Los literatos en Cuaresma, Madrid, Imprenta Real, 1805: " En este país se ha usado hasta aquí dar a los discípulos, para explicación y suplemento de este mismo libro [el Arte reformado], tres, cuatro y cinco o más libros menores, que tienen el nombre de cuadernillos", cit. en Tubau, X., p. 427.

15 Hemos localizado unas Concordancias y conocimiento de tiempos. Murcia, se vende en la imp. de la Traperia junto a las Cadenas de Santa María, [s.a.], lo que resulta indicativo de la edición de este tipo de impresos en Murcia para surtir las necesidades de las aulas de latinidad que funcionaban en el Reino.

16 Sobre los impresos utilizados por un maestro de latines en Murcia, coetáneo del librero, ver García Cuadrado, A., Un perceptor de gramática y su biblioteca, Boletín de ANABAD, 57, 4, 2007, pp. 107–128.

17 Los Dominicos se habían especializado en el Tomismo, el Colegio de la Purísima —franciscanos— acogía estudios de teología, filosofía escotista y humanidades, mientras que los Jesuitas enseñaban el Suarismo.

18 Mª A. García Collado, "Para todos: pliegos y obras de surtido", en Historia de la edición y de la lectura en España: 1472–1914, bajo la dirección de Víctor Infantes, Francois Lopez, Jean–Franjois Botrel, Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2003, pp. 409–410.

19 G. Lamarca Langa, "Las librerías en Valencia en la segunda mitad del siglo XVIII", en Bulletin Hispanique, 99, 1997, núm. 1, p. 174.

20 En la actualidad estamos trabajando sobre el inventario de la librería de Juan Polo Ruiz, muerto en 1804; esperamos publicar prontamente los resultados de la investigación.

21 A.H.P. Murcia, Ante Martínez de la Plaza, prot. 3448, f. 72–82, Segundo inventario, 18 de marzo de 1749, f. 77 v.–79 v.

22 Para identificar los ejemplares hemos consultado sistemáticamente el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español, [disponible en: http://www.mcu.es/bibliotecas/MC/CCPB/index.html] ; en algunos casos hemos recurrido también a la B. N. de Francia [disponible en: http://www.bnf.fr/].