SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.45Diversidad, abundancia y variación estacional en la comunidad de hongos micorrizógenos arbusculares en la selva Lacandona, Chiapas, México índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista mexicana de micología

versión impresa ISSN 0187-3180

Rev. Mex. Mic vol.45  Xalapa jun. 2017

 

Artículos originales

Contribución al conocimiento de la micobiota del cerro Punta Grande, Mezcala, municipio de Poncitlán, Jalisco, México

Contribution to the knowledge of the mycobiota of Punta Grande hill, Mezcala, municipality of Poncitlán, Jalisco, Mexico

Ana Karla Terríquez Villanueva1 

María de Jesús Herrera Fonseca1 

Olivia Rodríguez Alcántar1 

1Departamento de Botánica y Zoología, Universidad de Guadalajara, Apdo. postal 1-139, Zapopan, Jal., 45101, México.

Resumen

Antecedentes:

El cerro Punta Grande se localiza en el municipio de Poncitlán, en la región Ciénega del estado de Jalisco, el cual representa la cumbre más elevada dentro de esta zona. En el área de estudio se distinguen tres comunidades vegetales: bosque tropical deciduo, bosque de Pinus y bosque de Quercus.

Objetivos:

Contribuir al conocimiento de la micobiota de esta, región que en su mayoría tiene influencia tropical, y de las que son escasamente exploradas en Jalisco y el resto del país.

Métodos:

Se realizaron recolectas de material fúngico principalmente durante el temporal de lluvias de los años 2008 y 2009, con un total de 382 ejemplares.

Resultados y conclusiones:

Se determinó el 49% de los especímenes, correspondiente a 111 taxa, de ellos 104 son Basidiomycota y siete Ascomycota. De éstos 56 taxa se recolectaron en bosque de Quercus, 37 en bosque de Pinus y 28 en bosque tropical, siendo el primer tipo de vegetación con mayor número de especies determinadas. Se registran 12 taxa nuevos para la micobiota de Jalisco, entre ellos Resupinatus applicatus que representa la primera cita del género para el estado.

Palabras clave: Ascomycota; Basidiomycota; taxa

Summary

Background:

Punta Grande mountain is located in the municipality of Poncitlán, in the Ciénega region of the state of Jalisco, which represents the highest summit within this zone. There are three plant communities that are distinguished in this study area: deciduous tropical forest, Pinus forest and Quercus forest.

Objectives:

To contribute to the knowledge of the mycobiota of this region, which is mostly tropical, and which is scarcely explored in Jalisco and the rest of the country. A total of 382 specimens were collected mainly during the rainy season of 2008 and 2009.

Results and conclusions:

49% of specimens were determined to correspond to 111 taxa, of which 104 are Basidiomycota and seven Ascomycota. Of these 56 taxa that were collected in Quercus forest, 37 in Pinus forest and 28 in tropical forest, being the first type of vegetation with the highest number of species determined. Twelve new taxa are registered for the Mycobiota of Jalisco, including Resupinatus applicatus, which represents the first genus for the state.

Keywords: Ascomycota; Basidiomycota; taxa

Introducción

En México, una de las entidades con mayor conocimiento sobre su micobiota es el estado de Jalisco, junto con Veracruz, esto de acuerdo a lo señalado por Aguirre-Acosta et al., (2014). Hasta el año 2007 se habían registrado 1075 taxa que corresponden a 1040 especies, 33 variedades y dos subespecies, de 89 de los 125 municipios de Jalisco (Sánchez-Jácome y Guzmán-Dávalos, 2011). Sin embargo, para la ribera del lago de Chapala, región en donde se localiza el área de estudio, se cuenta con pocos registros y éstos son aislados. De acuerdo a lo mencionado por Guzmán-Dávalos y Fragosa-Díaz (1995), y Sánchez-Jácome y Guzmán-Dávalos (2011), de los siete municipios de Jalisco que bordean el lago de Chapala, se han citado 30 especies de los municipios de Jocotepec (11), de Chapala (18) y de Poncitlán (1). De éste último, al cual pertenece el cerro Punta Grande, sólo se ha registrado a Porostereum crassum (Lév.) Hjortstam & Ryvarden.

Materiales y Métodos

El municipio de Poncitlán se localiza dentro de la sub-provincia fisiográfica de Chapala y ocupa el 1.06% de la superficie del estado (INEGI, 2009). Mezcala se ubica en el sur-oeste de Poncitlán y en esta localidad se sitúa la cima más elevada del municipio: El cerro Punta Grande, cuyas coordenadas extremas son N 20°21´20”- 20°20´28”, O 103°02´36”- 103°00´46”. El área de estudio presenta un clima semicálido subhúmedo con lluvias en verano (INEGI, 2009), que en promedio representa 77.6 días lluviosos con 865.8 mm de precipitación al año, y el rango de temperatura es de 12.3-27.6 °C con una media anual de 20 °C (Servicio Meteorológico Nacional, 2010).

La recolecta del material fúngico se realizó principalmente durante dos años (2008 y 2009), en los meses de junio a octubre. En el área se reconocen tres comunidades vegetales distintas: bosque tropical deciduo (1560 a 1800 msnm), bosque de Quercus (1800 a 2200 msnm) y bosque de Pinus (1900 a 2000 msnm) el cual se extiende en un área relativamente plana que es conocida por la población local como “El Comal”. El estrato arbóreo del bosque de Pinus está compuesto por P. devoniana Lindl., cuyos individuos crecen de forma aislada formando claros, lo que favorece la presencia de plantas arbustivas, así como de herbáceas. De las comunidades vegetales muestreadas, ésta es la que presenta un mayor grado de perturbación debido al pastoreo.

El método de recolecta, descripción y herborización que se realizó fue de acuerdo a lo señalado por Cifuentes et al. (1986), y la observación de caracteres micromorfológicos según lo sugerido por Largent et al. (1977). La determinación del material fúngico se llevó a cabo con base en características macro y micromorfológicas, a través de la consulta de claves dicotómicas (Breitenbach y Kränzlin, 1986, 1991, 1995, 2000; Guzmán, 1977; Pegler, 1977, 1983, 1986) y de literatura especializada para cada grupo (García-Jiménez, 1999; García-Jiménez y Castillo, 1981; Gilbertson y Ryvarden, 1986, 1987; Groposo et al., 2007; Sarnari, 2005; Santiago et al., 1984; Smith y Thiers, 1964). Los ejemplares recolectados se encuentran depositados en el Herbario IBUG.

El listado de especies se elaboró con base en la clasificación de Hawksworth et al. (1995), con algunas modificaciones de acuerdo a Kirk et al. (2008); asimismo se consultó el Index Fungorum (http://www.indexfungorum.org/) y Mycobank (http://www.mycobank.org/) para los autores, sinonimias y la validación de los taxa determinados (Tabla 1). Se obtuvieron fotografías de los ejemplares recolectados cuando fue posible, algunas de ellas se incluyen aquí (Figura 1). Se describen de forma breve las especies que se registran por primera vez para el estado de Jalisco.

Tabla 1 Especies estudiadas de la región de Mezcala, Jalisco 

Tipo de vegetación Sustrato/Importancia Colector
ASCOMYCOTA
HYPOCREALES
Cordycipitaceae
Cordyceps militaris (L.) Fr. BT I K.Terríquez 214
PEZIZALES
Helvellaceae
Helvella crispa (Scop.) Fr. BP T, C, Mi G. Blanco 83
H. macropus (Pers.) P. Karst. BQ T, C, Mi K.Terríquez 239
Morchellaceae
Morchella costata Pers. BP T, C G. Blanco 86
Sarcoscyphaceae
Cookeina speciosa (Fr.) Dennis BQ L, DM O. Rodríguez 3809
XYLARIALES
Xylariaceae
Annulohypoxylon thouarsianum (Lév.) YM Ju, JD Rogers & HM Hsieh BP L, DM G. Blanco s/n
Daldinia concentrica (Bolton) Ces. & De Not. BT L, DM G. Blanco 23
BASIDIOMYCOTA
AGARICALES
Agaricaceae
Agaricus xanthodermus Genev. BT T, V K. Terríquez 299
Chlorophyllum molybdites (G. Mey.) Massee BT T, V K. Terríquez 82
Lepiota clypeolaria (Bull.) P. Kumm. BT T, V K. Terríquez 197, 305
Leucoagaricus rubrotinctus (Peck) Singer BT, BQ H K. Terríquez 122, 236, 261, 270
Leucocoprinus birnbaumii (Corda) Singer BQ H, V O. Rodríguez 3808
Macrolepiota permixta (Barla) Pacioni BQ T G. Blanco 49
Amanitaceae
Amanita ceciliae (Berk. & Broome) Bas BP T, C, Mi G. Blanco 69
A. flavoconia G.F. Atk. BQ T, V, Mi G. Blanco 59
A. gemmata (Fr.) Bertill. BP T, V, Mi G. Blanco 43, K. Terríquez 166, O. Rodríguez 3602
A. magnivelaris Peck BQ T, V, Mi G. Blanco 88, K. Terríquez 233
A. mairei Foley BP T, Mi K. Terríquez 170, 172, 175, 184, 189
A. roseotincta (Murrill) Murrill BQ T, Mi G. Blanco 98
A. rubescens Pers. BQ T, C, Mi G. Blanco 61, K. Terríquez 79, 229
A. vaginata (Bull.) Lam. BQ T, C, Mi G. Blanco 114
Bolbitiaceae
Panaeolus antillarum (Fr.) Dennis BP F, V K. Terríquez 48, 49, 169
P. cyanescens Sacc. BP F, A K. Terríquez 173, 183, 192
P. papilionaceus (Bull.) Quél. BP F, V K. Terríquez 174
P. semiovatus (Sowerby) S. Lundell & Nannf. BP F G. Blanco 78
P. subbalteatus (Berk. & Broome) Sacc. BP F, V K. Terríquez 168
Inocybaceae
Crepidotus mollis (Schaeff.) Staude BQ L, DM G. Blanco 47
C. uber (Berk. & M.A. Curtis) Sacc. BQ L, DM K. Terríquez 86
Lycoperdaceae
Lycoperdon candidum Pers. BT, BQ T, C, Me K. Terríquez 46, 240
L. nigrescens Pers. BQ T, C, Me K. Terríquez 110
L. perlatum Pers. BP, BQ T, C, Me G. Blanco 112, 120, K. Terríquez 57, 100, 145, 158, 165, 190
L. pyriforme Schaeff. BQ L, Me K. Terríquez 144
Marasmiaceae
Gymnopus alkalivirens (Singer) Halling BP H, V K. Terríquez 68
G. dryophilus (Bull.) Murrill BQ H, C, G. Blanco 111
G. polyphyllus (Peck) Halling BQ H K. Terríquez 318
Marasmius rotula (Scop.) Fr. BQ H K. Terríquez 61, 259, 317
Omphalotus mexicanus Guzmán & V. Mora BQ L, V G. Blanco 118
Nidulariaceae
Cyathus stercoreus (Schwein.) De Toni BP F G. Blanco 70, K. Terríquez 176
*C. setosus H.J. Brodie BT L K. Terríquez 216
C. striatus (Huds.) Willd BP L K. Terríquez 182
Pleurotaceae
*Hohenbuehelia grisea (Peck) Singer BT L O. Rodríguez 3803
*H. nigra (Schwein.) Singer BQ L K. Terríquez 53
H. petaloides (Bull.) Schulzer BP L, C K. Terríquez 42
Pleurotus djamor (Rumph. ex Fr.) Boedijn BT, BQ L, C K. Terríquez 40, 118, 133, 206, O. Rodríguez 3811, 3813
Pluteaceae
Volvariella bombycina (Schaeff.) Singer BT L, C K. Terríquez 137, 153, 205, 207, 307, O. Rodríguez 3723
V. lepiotospora Singer BT L K. Terríquez 292
V. volvacea (Bull.) Singer BT L, C K. Terríquez 81, 138, 154
Polyporaceae
Polyporus alveolaris (DC.) Bondartsev & Singer BP L, C G. Blanco 97
P. arcularius (Batsch) Fr. BT L, DM G. Blanco 24, 27
P. tenuiculus (P. Beauv.) Fr. BQ L, C, DM O. Rodríguez 3814
P. tricholoma Mont. BT L, DM G. Blanco 73, K. Terríquez 34, 84, 211, 121, 294
Schizophyllaceae
Schizophyllum commune Fr. BT L, C*, DM K. Terríquez 193
S. fasciatum Pat. BT L, DM K. Terríquez 288
Strophariaceae
Psilocybe cubensis (Earle) Singer BP F, A O. Rodríguez 3603
Protostropharia semiglobata (Batsch) Quél. BP F, V G. Blanco 71, 79
Tricholomataceae
Clitocybe gibba (Pers.) P. Kumm. BQ T, C, Mi G. Blanco 58
*Ossicaulis lignatilis (Pers.) Readhead & Ginns. BQ L K. Terríquez 219
Phyllotopsis nidulans (Pers.) Singer BT L, DM K. Terríquez 132
*Resupinatus applicatus (Batsch) Gray BT L K. Terríquez 309
AURICULARIALES
Auriculariaceae
Auricularia delicata (Mont. ex Fr.) Henn. BQ L, C K. Terríquez 314
A. mesenterica (Dicks.) Pers. BQ L, C* O. Rodríguez 3806
A. nigricans (Sw.) Birkebak, Looney & Sánchez-García BT L, C K. Terríquez 35, 112, 120
Sebacina pululahuana (Pat.) D.P. Rogers BQ L, DM K. Terríquez 143
BOLETALES
Boletaceae
Boletus reticulatus Shaeff. BP T, C, Mi K. Terríquez 163, O. Rodríguez 3600
Butyriboletus frostii (JL Russell) Vizzini, Simonini & Gelardi BQ T, C, Mi G. Blanco 57
Fistulinella wolfeana Singer & J. García BQ T, Mi G. Blanco 96
Hortiboletus rubellus (Krombh.) Simonini, Vizzini y Gelardi BQ T, Mi K. Terríquez 221, 255
Suillaceae
Suillus americanus (Peck) Snell. BP T, C*, Mi K. Terríquez 180
S. brevipes (Peck) Kuntze BP T, C*, Mi K. Terríquez 171
S. granulatus (L.) Roussel BP T, C*, Mi G. Blanco 72
S. tomentosus Singer BP T, C*, Mi K. Terríquez 41
Sclerodermataceae
Astraeus hygrometricus (Pers.) Morgan BQ T, Mi K. Terríquez s/n
Scleroderma areolatum Ehrenb. BT T, V, Mi K. Terríquez 223
Xerocomaceae
Boletellus ananas (MA Curtis) Murrill BQ T, C, Mi G. Blanco 95
DACRYMYCETALES
Dacrymycetaceae
Dacryopinax spathularia (Schwein.) GW Martin BT L, DM K. Terríquez 298
GANODERMATALES
Ganodermataceae
Ganoderma curtisii (Berk.) Murrill BQ L, DM, Me, PF G. Blanco 52
G. lobatum (Schwein.) G.F. Atk. BT L, DM, Me, PF K. Terríquez 313
G. oerstedii (Fr.) Torrend BT L, DM, PF K. Terríquez 300
GEASTRALES
Geastraceae
*Geastrum corollinum (Batsch) Hollós BT T, Mi K. Terríquez 230C, 242
G. fimbriatum Fr. BQ T, Mi K. Terríquez 230A, 230B
G. saccatum Fr. BQ T, Mi K. Terríquez 310
*Myriostoma coliforme (Dicks.) Corda BT, BQ T G. Blanco 126, V. Quezada 12
GLOEOPHYLLALES
Gloeophyllaceae
Gloeophyllum abietinum (Bull.) P. Karst. BT L, DM K. Terríquez 275
G. striatum (Fr.) Murrill BT L, DM K. Terríquez 108, 128, 277
HERICIALES
Auriscalpiaceae
Auriscalpium vulgare Gray BP Li G. Blanco 33, K. Terríquez 58, 75, O. Rodríguez 3601
HYMENOCHAETALES
Hymenochaetaceae
Coltricia cinnamomea (Jacq.) Murrill BP L K. Terríquez 102
Phellinus gilvus (Schwein.) Pat. BT, BQ L, DM G. Blanco 117, K. Terríquez 198, 327
PORIALES
Coriolaceae
Fomitopsis feei (Fr.) Kreisel BT L, DM K. Terríquez 83, 127
Funalia floccosa (Jungh.) Zmitr. & Malysheva BT L, DM K. Terríquez 113
Hexagonia hirta (P. Beauv.) Fr. BQ L, DM K. Terríquez 85, 139
H. variegata Berk. BQ L, DM K. Terríquez 217, V. Quezada 11
Hydnopolyporus palmatus (Hook.) O. Fidalgo BT, BP, BQ L, PF, C G. Blanco 93, K. Terríquez 167, 282
Trametes elegans (Spreng.) Fr. BT L, DM G. Blanco 21, 22
T. hirsuta (Wulfen) Lloyd BQ L, DM O. Rodríguez 3816
T. villosa (Sw.) Kreisel BT, BQ L, DM K. Terríquez 21, 160
Phanerochaetaceae
Porostereum crassum (Lév.) Hjortstam & Ryvarden BP L, DM K. Terríquez 63, L.M. González Villareal 2111
RUSSULALES
Russulaceae
Lactarius indigo (Schwein.) Fr. BQ T, C Mi K. Terríquez 228, 237
*Lactifluus subvellereus (Peck) Nuytinck BQ T, Mi G. Blanco 123
Russula alutacea (Fr.) Fr. BQ T, C, Mi K. Terríquez 162
*R. amoenolens Romagn. BQ T, Mi G. Blanco 68
R. aff. cyanoxantha (Schaeff.) Fr. BQ T, C, Mi G. Blanco 62, 65
*R. fucosa Burl. BQ T, Mi K. Terríquez 147, 238
*R. luteotacta Rea BP T, Mi G. Blanco 77
R. mexicana Burl. BP, BQ T, Mi G. Blanco 91
*R. pectinatoides Peck BQ T, Mi K. Terríquez 140, 157, 220, 257, 322
STEREALES
Stereaceae
Stereum complicatum (Fr.) Fr. BQ L, DM G. Blanco 94
S. ostrea (Blume & T. Nees) Fr. BQ L, DM K. Terríquez 146, G. Blanco 4A
Steccherinaceae
Irpex lacteus (Fr.) Fr. BQ L, DM G. Blanco 119
Meruliaceae
Phlebia tremellosa (Schrad.) Nakasone & Burds. BQ L, PF DM G. Blanco 113
TREMELLALES
Tremellaceae
Tremella mesenterica Retz. BQ L, DM K. Terríquez 321

Notación: A= alucinógeno, BP= bosque de Pinus, BQ= bosque de Quercus, BT= bosque tropical, C= comestible, C*= poco comestible, DM= destructor de la madera, F= fimícola, H= humícola, I= entomopatógeno, L= lignícola, Li= sobre conos de pino, T= terrícola, Me= medicinal, Mi= potencialmente micorrizógeno, PF= fitopatógeno, V= venenoso, V+= venenoso mortal, * registro nuevo para Jalisco.

Figura 1 Basidiomas de a: Amanita mairei (K. Terríquez 175), b: Hohenbuehelia nigra (K. Terríquez 53), c: Exsudoporus frostii (G. Blanco 57) y d: Volvariella bombycina (O. Rodríguez 3723).  

Resultados y discusión

Especies estudiadas

De los 382 ejemplares de macromicetes recolectados, se determinaron 189 ejemplares que representan 111 taxa. De estos últimos, 104 corresponden a Basidiomycota y siete Ascomycota, los cuales pertenecen a 36 familias y 63 géneros. En la zona de estudio el orden con mayor número de especies fue el de los Agaricales con 53 y las familias mejor representadas fueron la Russulaceae con nueve taxa, Amanitaceae y Coriolaceae con ocho taxones en cada una de ellas.

Se registran 12 taxa hasta ahora no conocidos para la micobiota de Jalisco, de las cuales Resupinatus applicatus (Batsch) Gray, representa la primera cita del género en la entidad. Se amplía el conocimiento de la distribución de especies poco conocidas como Amanita roseotincta (Murrill) Murrill, A. mairei Foley, Sebacina pululahuana (Pat.) D.P. Rogers, Ganoderma oerstedii (Fr.) Torrend, Geastrum fimbriatum Fr., Lycoperdon nigrescens Pers., Macrolepiota permixta (Barla) Pacioni, Panaeolus semiovatus (Sowerby) S. Lundell & Nannf., Russula mexicana Burl. y Suillus americanus (Peck) Snell. Por otra parte se menciona a Stereum ostrea (Blume & T. Nees) Fr., como el taxa con mayor número de citas para Jalisco, ya que se conoce de 45 municipios (Sánchez-Jácome y Guzmán-Dávalos, 2011).

Las especies que representan registros nuevos para Jalisco pertenecen a los órdenes Agaricales (5), Geastrales (2) y Russulales (5).

Registros nuevos para Jalisco

Cyathus setosus H.J. Brodie, Canadian Journal of Botany 45 (1): 1 (1967)

Basidiomas de 7-10 x 3-5 mm, cuando joven turbinado-cónico cubierto totalmente por el exoperidio, al madurar presenta una forma ciatiforme, superficie interna lisa de color café-grisáceo y la parte externa fuertemente estrigosa, de color café muy obscuro, margen setoso; peridiolos de 2-2.5 mm de diámetro, lenticulares de color gris-negruzco, túnica ausente, observándose una corteza biestratificada. Basidiosporas de 15.7-20 x 10.4-14 µm, elipsoides, pocas globosas, de pared gruesa de hasta 4 µm.

Discusión. La especie aquí descrita se caracteriza por presentar pelos setáceos y por el color obscuro del basidioma, características que concuerdan con lo citado por Brodie (1975) y Calonge et al. (2005); estos últimos describieron esporas elípticas de 17-20 x 10-14 µm, mientras que el primer autor menciona un rango más amplio de hasta 24 µm. Se amplía el conocimiento de su distribución al registrarse para Jalisco. Welden y Guzmán (1978) la reportan del estado de Veracruz y León-Gómez y Pérez-Silva (1988) la citan de Guerrero y Puebla.

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, agosto 30, 2009, K. Terríquez 216.

Geastrum corollinum (Batsch) Hollós, Die Gasteromyceten Ungarns: 65 (1904)

Especie caracterizada por su endoperidio de 10-20 mm de diámetro, globoso, sésil, con peristoma fimbriado bien delimitado, de color café-grisáceo. Presenta un exoperidio higroscópico que se abre en forma de estrella con 6-8 lacinias con la superficie agrietada de consistencia papirácea, de color pardo-amarillento con tonos grisáceos. Basidiosporas de 3.2-5.2 µm, globosas, verrugosas, de color café-amarillento; capilicio de pared gruesa de 3.3-5.5 µm de diámetro, con incrustaciones o cristales.

Discusión. Las características macro y micromorfológicas concuerdan con lo descrito por Calonge (1998), quien menciona a G. floriforme Vittad., como una especie afín; sin embargo ésta última carece de un peristoma bien delimitado, y microscópicamente por las basidiosporas de mayor tamaño (5-7 µm). Se amplía su distribución al registrarse de Jalisco, se conocía del estado de Sonora reportada por Esqueda et al. (1998) y de Baja California por Ochoa y Moreno (2006).

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, septiembre 6, 2009, K. Terríquez 230-C, septiembre 12, 2009, K. Terríquez 242.

Hohenbuehelia grisea (Peck) Singer, Lilloa 22: 255 (1951)

Basidioma con píleo flabeliforme, de 30-33 mm de diámetro, finamente tomentoso a glabro, estriado por transparencia, de color café-amarillento con tonos anaranjados a café-grisáceo y con el margen blanquecino. Basidiosporas de 5-7.5 x 3.5-4.5 µm, ampliamente elipsoides a elipsoides, pocas elongadas; cistidios metuloides de 38-83 x 11.5-15 µm, subfusiformes, de pared gruesa con incrustaciones en el ápice el cual es rostrado. La pileipellis es de tipo tricodermo sin pileocistidios metuloides.

Discusión. Hohenbuehelia grisea, se distingue por presentar un píleo tomentoso, sin tonos azules, y microscópicamente por sus esporas pequeñas y ausencia de pileocistidios metuloides. Una especie afín es H. semiinfundifuliformis (P. Karst.) Singer que se diferencia por la presencia de metuloides en la superficie del píleo. H. grisea hasta ahora solo había sido reportada del estado de Veracruz (Bandala y Montoya, 1995; Gándara-Zamorano y Ramírez-Cruz, 2005), por lo que se amplía su distribución al registrarse para Jalisco.

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, julio 29, 2010, O. Rodríguez 3803.

Hohenbuehelia nigra (Schwein.) Singer, Lilloa 22: 256 (1951)

Figura 1b

Caracterizada por su píleo de 5-15 mm de diámetro, convexo con el margen ondulado, tomentoso, color gris obscuro a casi negro, lateralmente unido al sustrato, y la presencia de láminas decurrentes, café grisáceas. Basidiosporas de 5.2-6.4 (-6.8) x 3.2-4.4 (-5.6) µm, elipsoides a elongadas, lisas, hialinas y pleurocistidios de tipo metuloide de 33.6-52 x 12-20.8 µm, ventricosos, de color café-rojizo con incrustaciones amarillentas.

Discusión. La especie se distingue macroscópicamente por el tamaño, color del basidioma y por la presencia de metuloides, características que la separan del género Resupinatus (Pegler, 1983; Welden y Guzmán, 1978). Este taxa ha sido registrado sólo del estado de Veracruz (Welden y Guzmán, 1978; Gándara-Zamorano y Ramírez-Cruz, 2005).

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, sin localidad precisa, septiembre, 2007, K. Terríquez 53.

Lactifluus subvellereus (Peck) Nuytinck, Mycotaxon 118: 451 (2011)

Se caracteriza por su píleo de hasta 120 mm de diámetro, infundibuliforme con superficie finamente tomentosa-fibrilosa, de color blanquecino-amarillento con reflejos grisáceos; láminas adheridas angostas, separadas, gruesas, de color blanco-amarillentas y anaranjado-amarillento con tonos grisáceos. Latex de color blanquecino. Basidiosporas de 6-8 x 5-6.5 µm, subglobosas a ampliamente elipsoides, verrugosas, formando un retículo imparcial, amiloides.

Discusión. El material estudiado concuerda con lo descrito por Hesler y Smith (1979). Lactifluus subvellereus es afín a Lactarius vellereus (Fr.) Fr. según lo observado por Hesler y Smith (op. cit.) pero se diferencia por presentar esporas más anchas (7.5-9 µm). L. subvellereus previamente se tenía reportada de los estados de Chiapas y Veracruz (Montoya et al., 1990) como Lactifluus subvellereus var. subdistans; se amplía su distribución al citarse por primera vez para Jalisco.

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, octubre 13, 2008, G. Blanco 123.

Myriostoma coliforme (Dicks.) Corda, Anleitung zum Studium der Mykologie: 131 (1842)

Presenta un endoperidio de 40-50 mm de diámetro, con 6 a 14 ostíolos, de color café-grisáceo con tonos metálicos, de consistencia papirácea y sostenido por 7-12 subestípites de color café-grisáceo con tonos blanco-amarillento. Su gleba es pulverulenta de color pardo, con exoperidio que se abre en forma de estrella, de 8-9 lacinias de color café-crema con tonos grisáceos y de consistencia coriácea. Basidiosporas de 6.4-7.6 x 6-7.2 µm, globosas a subglobosas con ornamentación alada, estas consisten en crestas de 1.3-2 µm de altura, que se unen de forma imparcial, de color anaranjado-amarillentas. Se observa además un capilicio ramificado, de pared gruesa de 0.9-1.5 µm de diámetro, liso, de pared gruesa, sin septos con las extremidades adelgazadas en forma de punta, de color anaranjado-amarillento a café-amarillento.

Discusión. Por la forma del basidioma puede confundirse con especies de los géneros Geastrum y Astraeus de los cuales se distingue por la presencia de varios ostíolos y el endoperidio sujeto por un pseudoestípite. El material estudiado concuerda con lo citado por Calonge (1998) tanto en características macro como micromorfológicas. Myriostoma coliforme es una especie ampliamente citada del sureste mexicano y la península de Yucatán (Guzmán, 1986), el D.F. y de los estados de México, Morelos, Quintana Roo, Sonora y Tlaxcala (Guzmán y Herrera 1973; Guzmán, 2003; Esqueda et al. (1988, 2009, 2011).

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, octubre 13, 2008, G. Blanco 126.

Ossicaulis lignatilis (Pers.) Readhead & Ginns, Transactions of the Mycological Society of Japan 26: 362 (1985)

Presenta un píleo de 30-60 mm de diámetro, forma deprimida a infundibuliforme con la superficie finamente fibrilosa, con margen involuto, de color café anaranjado hacia el centro y más claro hacia el margen de color blanquecino. Con láminas decurrentes, angostas, de color blanquecino y estípite estriado longitudinalmente, de color blanquecino hacia el ápice y con tonos anaranjados hacia la base. Basidiosporas de 4-5.2 x 4-4-8 µm, subglobosas, pocas globosas y elipsoides, lisas de pared delgada; y su pileipellis tipo tricodermo intrincado, con hifas coraloides entrelazadas y ramificadas, de pared delgada, con fíbulas, hialinas a ligeramente amarillentas.

Discusión. El material aquí descrito es macroscópicamente muy similar a Clitocybe gibba (Pers.) P. Kumm., el cual presenta basidiosporas elipsoides y una pileipellis de tipo cutis, además de ser una especie típica de bosques de coníferas (Breitenbach y Kränzlin, 1991).

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, agosto 30, 2009, K. Terríquez 219.

Resupinatus applicatus (Batsch) Gray, A natural arrangement of British plant 1: 617 (1821)

Se distingue por el tamaño de los basidiomas, no mayores a 12 mm de diámetro, dimidiado, plano a convexo, con la superficie estrigosa en la parte central y fibrilosa-estriada hacia el margen, de color café-grisáceo a café-negruzco; láminas libres, más o menos juntas con borde entero blanquecino el resto de color café-grisáceo. Basidiosporas de 4-5 x 3.7-4.5 µm, globosas a subglobosas, unigutuladas, queilocistidios nodulosos, de pared delgada y pileipellis tipo cutis, conformada de hifas con numerosas fíbulas, de color café-amarillento, y pigmento incrustado en la pared formando bandas, con terminaciones ramificadas, flexuosas.

Discusión. La especie se distingue por el tamaño de los basidiomas, no mayores de 12 mm de diámetro, plano a convexo, y de color café-grisáceo a café-negruzco; y microscópicamente por las basidiosporas globosas a subglobosas de 4-5 µm de diámetro (Noordeloos, 1995; Pegler, 1977, 1983). Se cita por primera vez el género Resupinatus para el estado de Jalisco; la especie solo se conocía de Tabasco (Cappello-García et al., 2011).

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, julio 29, 2010, K. Terríquez 309.

Russula amoenolens Romagn., Bulletin Mensuel de la Société Linnéenne de Lyon 21: 111 (1952)

Presenta un píleo de 90 mm de diámetro, umbilicado-infundibuliforme, con la superficie víscida y brillante cuando está húmedo, glabro, con el margen incurvado-estriado, de color café claro hacia el margen y al centro de color café obscuro a café-grisáceo; láminas adheridas-decurrentes, juntas, de color blanquecino en fresco y con tonos café-anaranjado en seco; estípite corto, de 50 x 20 mm, ventricoso, longitudinalmente estriado, de color blanquecino. Basidiosporas de 5.1-8.1 x 4-6.8 µm, ampliamente elipsoides a subglobosas, ornamentadas por verrugas de 0.5-0.7 µm, las cuales se unen formando un retículo parcial, amiloides.

Discusión. Macroscópicamente Russula pectinatoides Peck es afin a R. amoenolens; sin embargo, la primera se distingue por el píleo con tonos café-amarillentos y no café-grisáceo (Bon, 1988). Shaffer (1972) diferenció microscópicamente a R. amoenolens de R. cerolens Shaffer por la ornamentación de las esporas al presentar verrugas aisladas, que raramente forman un retículo parcial, mientras R. cerolens se observan esporas ornamentadas por crestas formando un retículo parcial. R. amoenolens se conoce del Estado de México, Guanajuato, Hidalgo y Oaxaca (Nava-Mora y Valenzuela, 1997; Padilla et al., 2010; Villarruel Ordaz et al., 2015).

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a las pinturas rupestres, agosto 7, 2008, G. Blanco 68.

Russula fucosa Burl., Mycologia 16 (1): 20 (1924)

Especie con píleo de 80-130 mm de diámetro, infundibuliforme, con superficie finamente fibrilosa-escamosa, de color rojo sangre a rojo-cobrizo cuando fresco y en seco con tonos rojo-vináceo hacia el centro, margen entero de color más claro que el resto de la superficie, amarillento-rosado a rojo coral; láminas anchas, juntas, de color blanco-amarillentas y estípite de 60-110 x 20-25 mm, longitudinalmente estriado, de color blanquecino con tonos rojizos o rosados aún cuando seco. Basidiosporas de 6.5-8.4 x 6-7.6 µm, globosas a subglobosas, equinuladas formando un retículo incompleto, amiloides. Pleurocistidios de 53.6-78.8 x 8.4- 9.6 µm, subfusiformes, con contenido de color amarillento y una pileipellis con escasos macrocistidios de 21-59 x 4-5 µm, cilíndricos a ligeramente clavados, con ápice obtuso, con 1-3 septos.

Discusión. Russula fucosa se caracteriza por el píleo rojo sangre a rojo-cobrizo, el estípite blanco, con tonos rosados, la presencia de una coloración marrón en las zonas maltratadas por el manejo, sobre todo en el estípite. El ejemplar revisado coincide con lo descrito por Burlingham (1924) excepto por la altura de las verrugas de las esporas, que miden 1 µm de longitud.

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, julio 15, 2009, K. Terríquez 147, septiembre 6, 2009, K. Terríquez 238.

Russula luteotacta Rea, British Basidiomycetae: A handbook to the larger British fungi: 469 (1922)

Presenta basidiomas con píleo de 40-50 mm de diámetro, deprimido umbilicado, con la superficie finamente fibrilosa, con margen recto-arqueado, de color rojo a más descolorido hacia el margen; láminas adheridas a ligeramente decurrentes, angostas, subdistantes, de color blanco-amarillento y sabor picante. Basidiosporas de 6.4-9 x 5-7.5 µm, subglobosas a ampliamente elipsoides, equinuladas formando un retículo parcial incompleto, amiloides. Pleurocistidios de 59.2-106.4 x 10.8-15.2 µm, subfusiformes con ápice rostrado y contenido granuloso, de color verde-oliváceo a amarillento. Pileipellis con abundantes macrocistidios de 68-155 x 2.5-11.5 µm, filiformes a cilíndricos con ápice obtuso y agudo con proyecciones laterales o ramificaciones.

Discusión. Russula luteotacta se caracteriza por sus basidiomas pequeños y compactos, además del margen arqueado con láminas ligeramente decurrentes, distantes y el sabor picante de las mismas; al microscopio se caracteriza por sus esporas con una placa supra-apendicular claramente amiloide y la presencia de macrocistidios (Bon, 1988). Esta especie sólo se tenía registrada de Oaxaca (Guzmán, 1975).

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, subida frente al panteón camino directo al pinar, agosto 24, 2008, G. Blanco 77.

Russula pectinatoides Peck, Bulletin of the New York State Museum 116: 43 (1907)

Presenta el píleo de 40-75 mm de diámetro, plano-convexo a infundibuliforme, glabro, víscido y brillante cuando húmedo, además del margen marcadamente estriado, con tonos café-amarillentos; láminas juntas a subdistantes, blanquecinas en fresco y con tonos café claro con tonos amarillo-anaranjado en seco. Estípite de 30-60 x 20 mm, longitudinalmente estriado, ventricoso, de color blanquecino con tonos amarillentos. Basidiosporas de 7-8.5 x 5-7.5 µm, ampliamente elipsoides, pocas subglobosas a elipsoides, ornamentadas de verrugas amiloides de hasta 1.4 µm de altura.

Discusión. Los basidiomas de R. pectinatoides de distinguen por presentar un píleo de hasta 80 mm de diámetro, plano-convexo, siempre deprimido hacia el centro, estriado de color café-amarillento (Bon, 1988), y basidiosporas ornamentadas con verrugas de hasta 1.4 µm de altura (Shaffer, 1972). Se amplía el conocimiento de su distribución al registrarse para Jalisco, sólo se conocía del estado de Oaxaca (Villarruel Ordaz et al., 2015).

Material estudiado. Jalisco, Municipio de Poncitlán, Cerro Colorado, por el camino que lleva a la Cueva el Toro, julio 15, 2009, K. Terríquez 140, julio 21, 2009, K. Terríquez 157, agosto 30, 2009, K. Terríquez 220, septiembre 12, 2009, K. Terríquez 257, julio 29, 2010, K. Terríquez 322.

Importancia ecológica y económica de las especies estudiadas

La mayor diversidad de hongos que se registra en la zona se presentó en el bosque de Quercus, con el 46% de las especies estudiadas, seguido por el bosque tropical deciduo con 29%, y finalmente el bosque de Pinus, que a pesar de ser la comunidad vegetal de menor área de cobertura, en él se recolectó el 25% de las especies listadas (Tabla 1).

La mayoría de los hongos aquí estudiados son lignícolas, que representan 53 especies (48%), hecho que concuerda con lo observado en otras regiones de México (Guzmán-Dávalos y Guzmán, 1979; Guzmán, 1983, 2003), donde se menciona a los trópicos como áreas predominantes para el desarrollo de estos. De acuerdo a lo anterior el 46% de las especies lignícolas registradas en el área de estudio fueron recolectadas en bosque tropical deciduo, entre ellas Auricularia nigricans (Sw.) Birkebak, Looney & Sánchez-García, Funalia floccosa (Jungh.) Zmitr. & Malysheva, Phellinus gilvus (Schwein.) Pat., Gloeophyllum striatum (Fr.) Murrill y Trametes villosa (Sw.) Kreisel. Por su parte en bosque de Quercus se recolectó el 41%, y en bosque de Pinus el 13% de las especies que se desarrollan sobre madera.

Los hongos terrícolas se encuentran representados por 43 taxa (39%), de los cuales el 79% son considerados como potencialmente micorrizógenos (Brundreet 2009; Rinaldi et al. 2008). La mayor diversidad de hongos terrícolas se desarrollan en el bosque de encino. En cuanto a las especies fimícolas fueron determinadas ocho (7%), entre ellas Cyathus stercoreus (Schwein.) De Toni , así como distintas especies de Panaeolus, las cuales fueron recolectadas en bosque de Pinus, y que de acuerdo a Guzmán et al. (2004) reflejan el grado de perturbación presente en este tipo de vegetación. Por otro lado, seis (5%) taxa presentan un hábito humícola entre ellos Gymnopus alkalivirens (Singer) Halling, Leucoagaricus rubrotinctus (Peck) Singer y Marasmius rotula (Scop.) Fr., de los cuales cinco se desarrollan en el bosque de Quercus. Solo una especie es entomopatógena, Cordyceps militaris (L.) Fr. recolectada en el bosque tropical deciduo sobre larvas de lepidópteros.

En cuanto a su importancia económica, 34 especies son consideradas como destructores de la madera y seis como parásitos, entre los cuales destaca Hydnopolyporus palmatus (Hook) O. Fidalgo, parásito de las raíces de las plantas, el cual fue recolectado en los tres tipos de vegetación presentes en la zona.

De acuerdo a los resultados obtenidos en este trabajo se registran un total de 33 especies micorrizógenas (Brundreet 2009; Rinaldi et al. 2008), entre ellas Amanita flavoconia G.F. Atk., A. mairei Foley (Figura 1a), A. roseotincta, Exsudoporus frostii (JL Russell) Vizzini (Figura 1c), Simonini & Gelardi, y Russula pectinatoides asociadas al bosque de encino, así como los taxa del género Suillus, S. americanus, S. brevipes (Peck) Kuntze, S. granulatus (L.) Roussel y S. tomentosus Singer asociados al bosque de Pinus. La vegetación con mayor número de especies potencialmente micorrizógenas es el bosque de Quercus, encontrándose en la zona de estudio un total de 22 taxa.

De las especies listadas existen en la región 14 consideradas como venenosas (tóxicas), desde aquellas que provocan problemas gastrointestinales hasta las venenosas mortales Guzmán (1977). Algunos de los taxa registrados como tóxicos para la zona de estudio son Amanita magnivelaris Peck, Chlorophyllum molybdites (G. Mey) Massee, Gymnopus alkalivirens, Lepiota clypeolaria (Bull.) P. Kumm. y Leucocoprinus birnbaumii (Corda) Singer.

En cuanto a los hongos comestibles silvestres, se registran en este trabajo 32 taxa, aunque la comestibilidad de algunas de éstas es pobre debido a su escasa carnosidad como es el caso de Schizophyllum commune Fr. En otras especies su ingesta se encuentra restringida solamente a fases juveniles, como es el caso de Lycoperdon candidum Pers. y L. perlatum Pers., o sólo después de hervirse, como en Helvella crispa (Scop.) Fr., H. macropus (Pers.) P. Karst. y Lactarius indigo (Schwein.) Fr. La mayor riqueza de hongos comestibles se reporta para el bosque de Quercus con el 56%. Entre los taxa comestibles que destacan se encuentran Pleurotus djamor (Rumph. ex Fr.) Boedijin y Volvariella bombycina (Schaeff.) Singer (Figura 1d), los cuales son fáciles de reconocer y se recolectan muy frecuentemente en el bosque tropical deciduo, creciendo ambos sobre madera muerta de ozote (Ipomoea sp.). No se cuenta con información sobre si la población local recolecta y consume dichos hongos.

Con respecto a los hongos medicinales, se citan aquí siete especies, entre estas se encuentran Ganoderma curtisii (Berk.) Murrill y G. lobatum (Schwein.) G.F. Atk. los cuales se emplean en países orientales en el tratamiento de diversas enfermedades (Jong y Birmingham, 1992). Es importante mencionar que dos de las ocho especies fimícolas, Panaeolus cyanescens Sacc. y Psilocybe cubensis (Earle) Singer son reportadas como alucinógenas (Guzmán, 1977; Lincoff, 1977; Hall et al., 2003). Otra especie fimícola pero no alucinógena es Protostropharia semiglobata (Batsch) Quél., referida en la literatura como venenosa (Guzmán, 1977); asimismo se tiene el caso de Panaeolus papilionaceus (Bull.) Quél. que de acuerdo a Lincoff (1977) y Hall et al. (2003) es una especie alucinógena, mientras que Guzmán (1977) la considera como venenosa (tóxica).

Los resultados obtenidos, según las especies determinadas, reflejan la importancia de este recurso por su posible aprovechamiento como fuente alimenticia local, y en el manejo forestal regional, lo que hace necesario conocer la composición de la micobiota para su posible aprovechamiento, más aún en las regiones tropicales debido a que han sido escasamente exploradas.

Agradecimientos

Agradecemos la asesoría brindada por el M. en C. Alejandro Kong-Luz en la identificación de los ejemplares de la familia Rusulaceae. Además, el primer autor agradece las facilidades brindadas por la comunidad de Mezcala, así como a Juan Prado y Guillermo Blanco por su apoyo en las recolectas

Literatura citada

Aguirre-Acosta, E., M. Ulloa, S. Aguilar, J. Cifuentes, R. Valenzuela, 2014. Biodiversidad de hongos en México. Revista Mexicana de Biodiversidad 85: S76-S81. [ Links ]

Bandala, V.M., L. Montoya, 1995. Additional new records or unusual Mexican macromycetes. Documents Mycologiques 25 (98-100): 29-46. [ Links ]

Bon, M., 1988. Clé monographique des Russules d´Europe. Documents Mycologiques. 18 (70-71): 1-120. [ Links ]

Breitenbach, J., F. Kränzlin, 1986. Fungi of Switzerland, Vol. 2. Non gilled fungi, Heterobasidiomycetes, Aphyllophorales, Gasteromycetes. Mycologia Luzern. Lucerna. [ Links ]

Breitenbach, J ., F. Kränzlin, 1991. Fungi of Switzerland, Vol. 3. Boletes and agarics 1st part, Strobilomycetaceae and Boletaceae, Paxillaceae, Gomphidiaceae, Hygrophoraceae, Tricholomataceae, Polyporaceae (lamellate). Mycologia Luzern. Lucerna. [ Links ]

Breitenbach, J ., F. Kränzlin, 1995. Fungi of Switzerland, Vol. 4. Agarics 2nd part, Entolomataceae, Pluteaceae, Amanitaceae, Agaricaceae, Coprinaceae, Bolbitiaceae, Strophariaceae. Mycologia Luzern. Lucerna. [ Links ]

Breitenbach, J ., F. Kränzlin, 2000. Fungi of Switzerland, Vol. 5. Agarics 3rd part, Cortinariaceae. Mycologia Luzern. Lucerna. [ Links ]

Brodie, H.J., 1975. The bird´s nest fungi. University of Toronto Press. Toronto. [ Links ]

Brundrett, M., 2009. Mycorrhizal associations and other means of nutrition of vascular plants: understanding the global diversity of host plants by resolving conflicting information and developing reliable means of diagnosis. Plant Soil 320: 37-77. [ Links ]

Burlingham, G.S., 1924. Notes on species of Russula. Mycologia 16: 16-23. [ Links ]

Calonge, F., 1998. Gasteromycetes, I. Lycoperdales, Nidulariales, Phallales, Sclerodermatales, Tulostomatales. Flora Mycologica Iberica 3: 1-271. [ Links ]

Calonge F., M. Mata, J. Carranza, 2005. Contribución al catálogo de los gasteromycetes (Basidiomycota, Fungi) de Costa Rica. Anales del Jardín Botánico de Madrid. 62: 23-45. [ Links ]

Cappello-García, S., A. Díaz-Contreras, E. López-Hernández, 2011. La diversidad de los hongos de la Sierra. In: E. López-Hernández (comp.), Educación ambiental para la conservación de la biodiversidad. Base de información para la Sierra de Tabasco. Colegio de Investigadores de Tabasco, UJAT, Villahermosa. [ Links ]

Cifuentes, J., M. Villegas, L. Pérez-Ramírez, 1986. Hongos. In: Lot, A., F. Chiang (comp.), Manual de herbario. Consejo Nacional de la Flora de México. México, D.F. [ Links ]

Esqueda, M., E. Pérez-Silva, T. Herrera, G. Moreno, 1998. Adiciones al conocimiento de los gasteromicetos de Sonora. Revista Mexicana de Micología 14: 41-52. [ Links ]

Esqueda, M ., A. Sánchez, M. Rivera, M.L. Coronado, M. Lizárraga, R. Valenzuela, 2009. Primeros registros de hongos gasteroides en la Reserva Forestal Nacional y Refugio de Fauna Silvestre Ajos-Bavispe, Sonora, México. Revista Mexicana de Micología 30: 19-29. [ Links ]

Esqueda, M ., A. Sánchez, M.L. Coronado, A. Gutiérrez, M. Lizárraga, R. Valenzuela, 2011. Nuevos registros de hongos gasteroides en la Reserva de Biosfera Sierra de Álamos-Río Cuchujaqui. Revista Mexicana de Micología 34: 43-51. [ Links ]

Gándara-Zamorano, E., V. Ramírez-Cruz, 2005. El género Hohenbuehelia (Basidiomycotina, Agaricales, Tricholomataceae) en Veracruz, México. Revista Mexicana de Micología 21: 29-37. [ Links ]

García-Jiménez, J., 1999. Estudio sobre la taxonomía, ecología y distribución de algunos hongos de la familia Boletaceae (Basidiomycetes, Agaricales) de México. Tesis de Maestría. Facultada de Ciencias Forestales. Universidad Autónoma de Nuevo León, Linares. [ Links ]

García-Jiménez, J., J. Castillo, 1981. Las especies de Boletáceos y Gomfidiáceos conocidos en Nuevo León. Boletín de la Sociedad Mexicana de Micología 15: 158-164. [ Links ]

Gilbertson, R.L., L. Ryvarden, 1986. North American Polypores. Vol. 1. Abortiporus-Lindtneria. Fungiflora. Oslo. [ Links ]

Gilbertson, R.L ., L. Ryvarden, 1987. North American Polypores. Vol. 2. Megasporoporia-Wrightoporia. Fungiflora. Oslo. [ Links ]

Groposo, C., C. Loguercio-Leite, A. Góes-Neto, 2007. Fuscoporia (Basidiomycota, Hymenochaetales) in Southern Brazil. Mycotaxon 101: 55-63. [ Links ]

Guzmán, G., 1975. Hongos mexicanos (macromicetos) en los herbarios del extranjero, III Boletín de la Sociedad Mexicana de Micología 9: 85-102. [ Links ]

Guzmán, G., 1977. Identificación de los hongos, comestibles, venenosos, alucinantes y destructores de la madera. Editorial Limusa. México, D.F. [ Links ]

Guzmán, G., 1983. Los hongos de la Península de Yucatán II. Nuevas exploraciones y adiciones micológicas. Biótica 8: 71-100. [ Links ]

Guzmán, G., 1986. Distribución de los hongos en la región del caribe y zonas vecinas. Caldasia 15(71-75): 103-120. [ Links ]

Guzmán, G., 2003. Los hongos de El Edén, Quintana Roo. Instituto de Ecología & CONABIO, Xalapa. [ Links ]

Guzmán G., T. Herrera, 1973. Especies de Macromicetos citadas de México. IV. Gasteromicetos. Boletín de la Sociedad Mexicana de Micología 7:105-119. [ Links ]

Guzmán, G., M. Torres, F. Ramírez-Guillén, A. Ríos-Hurtado, 2004. Introducción al conocimiento de los macromicetos de Chocó, Colombia. Revista Mexicana de Micología 19: 33-43. [ Links ]

Guzmán-Dávalos, L., G. Fragoza-Díaz, 1995. Los hongos registrados del estado de Jalisco. Boletín IBUG (Instituto de Botánica, Universidad de Guadalajara), Época 3, 2(3-4): 109-160. [ Links ]

Guzmán-Dávalos, L ., G. Guzmán, 1979. Estudio ecológico comparativo entre los hongos (macromicetos) de los bosques tropicales y los de coníferas del sureste de México. Boletín de la Sociedad Mexicana de Micología 13: 89-125. [ Links ]

Hall, I.R., S.L. Stephenson, P.K. Buchanan, W. Yun, A.L.J. Cole, 2003. Edible and poisonous mushrooms of the world. Timber Press, Portland. [ Links ]

Hawksworth, D.L., P.M. Kirk, B.C. Sutton, D.N. Pegler, 1995. Ainsworth & Bisby’s dictionary of the Fungi. CAB International. Wallingford. 8°ed. [ Links ]

Hesler, L.R., A.H. Smith, 1979. North American species of Lactarius. The University of Michigan Press, Ann Arbor. [ Links ]

Index Fungorum, 2012. The global fungal nomenclator. http://www.indexfungorum.org ; última consulta: 29.V.2017. [ Links ]

Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 2009. Prontuario de información geográfica municipal de los Estados Unidos Mexicanos. Poncitlán Jalisco, clave geoestadística 14066. [ Links ]

Jong, S.C., J.M. Birmingham, 1992. Medicinal benefits of the mushroom Ganoderma. In: Neidleman, S., I. Allen (eds.), Advances in applied microbiology, Vol 37. Academic Press, Inc. San Diego. [ Links ]

Kirk, P.M., P.F. Cannon, D.W. Minter, J.A. Stalpers, 2008. Ainsworth & Bisby’s Dictionary of the Fungi. CAB International. Wallingford. 10°ed. [ Links ]

Largent, D.L., D. Johnson, R. Watling, 1977. How to identify mushrooms to genus III: Microscopic features. Mad Rivers Press, Eureka. [ Links ]

León-Gómez, C., E. Pérez-Silva, 1988. Especies de Nidulariales (Gasteromycetes) comunes en México. Revista Mexicana de Micología 4: 161-183. [ Links ]

Lincoff, G., 1977. Toxic and hallucinogenic mushroom poisoning. Litton Educational Publishing Inc., New York. [ Links ]

Montoya, L., G. Guzmán, V.M. Bandala, 1990. New records of Lactarius from Mexico and discussion of the known species. Mycotaxon 38: 349-395. [ Links ]

MycoBank, 2012. Fungal Databases, Nomenclature and species banks. http://www.mycobank.org ; última consulta: 29.V. 2017. [ Links ]

Nava-Mora, R., R. Valenzuela, 1997. Los macromicetos de la Sierra de Nanchititla. Polibotánica 5: 21-36. [ Links ]

Noordeloos, M.E., 1995. Resupinatus. In: Bas, C., Th.W. Kuyper, M.E. Noordeloos, EC. Vellinga (eds.), Flora Agaricina Neerlandica. Critical monographs on families of agararics and boleti occurring in the Netherlands, Vol. 3. [ Links ]

Ochoa, C., G. Moreno, 2006. Hongos gasteroides y secotioides de Baja California, México. Boletín de la Sociedad Micológica de Madrid 30: 121-166. [ Links ]

Padilla, L., J.F. Cárdenas-González, I. Acosta-Rodríguez, 2010. Estudio de hongos macromicetos en la Estación Las Palomas de la Cuenca de la Esperanza, del estado de Guanajuato. Tlatemoani. Revista Académica de Investigación núm. 4, sin pp. [ Links ]

Pegler, D.N., 1977. A preliminary agaric flora of East Africa. Kew Bulletin Additional Series VI. Her Majesty´s St. Office. Londres. [ Links ]

Pegler, D.N., 1983. Agaric flora of the Lesser Antilles. Kew Bulletin Additional Series IX. Her Majesty´s St. Office. Londres. [ Links ]

Pegler, D.N., 1986. Agaric flora of Sri Lanka. Kew Bulletin Additional Series XII. Her Majesty´s St. Office. Londres. [ Links ]

Rinaldi A.C., O. Comandini, T.W. Kuyper, 2008. Ectomycorrhizal fungal diversity: separating the wheat from the chaff. Fungal Diversity 33:1-45. [ Links ]

Sánchez-Jácome, M.R., L. Guzmán-Dávalos, 2011. Hongos citados para Jalisco, II. Ibugana 16: 25-60. [ Links ]

Santiago, G., J. Cifuentes, M. Villegas, 1984. Contribución al conocimiento del género Amanita, subgénero Amanita en México. Boletín de la Sociedad Mexicana de Micología 19: 93-105. [ Links ]

Sarnari, M., 2005. Monografia illustrata del genere Russula in Europa. Tomo Secondo. AMB, Centro Studi Micologici. Trento. [ Links ]

Servicio Meteorológico Nacional (SMN), 2010. Normales climatológicas 1971-2000, Estado de Jalisco, Estación 00014379 Mezcala, Poncitlán. http://smn.cna.gob.mx/climatologia/normales/estacion/jal/NORMAL14379.TXT ; última consulta: 25.III. 2012. [ Links ]

Shaffer, R.L., 1972. North American Russulas of the subsection Foetentinae. Mycologia 64: 1008-1053. [ Links ]

Smith, A., H. Thiers, 1964. A contribution toward a monograph of North American species of Suillus. Privately published, Ann Arbor. [ Links ]

Villarruel Ordaz, J.L., E. Canseco Zorrilla, J. Cifuentes Blanco, 2015. Diversidad fúngica en el municipio de San Gabriel Mixtepec, región Costa de Oaxaca, México. Revista Mexicana de Micología 21: 55-63. [ Links ]

Welden, A., G. Guzmán, 1978. Lista preliminar de los hongos, líquenes y mixomicetos de las regiones de Uxpanapa, Coatzacoalcos, Los Tuxtlas, Papaloapan y Xalapa (Parte de los estados de Veracruz y Oaxaca). Boletín de la Sociedad Mexicana de Micología 12: 59-102 [ Links ]

Recibido: 21 de Febrero de 2017; Aprobado: 04 de Junio de 2017

Olivia Rodríguez Alcántar, e-mail: olivia.rodriguez@academicos.udg.mx

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons