SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número224Determinando comportamiento competitivo de mercadotecnia: una revisión crítica para planteamientos a futuroEl cluster de la industria del software en Mérida, Yucatán índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Contaduría y administración

versión impresa ISSN 0186-1042

Contad. Adm  no.224 México ene./abr. 2008

 

Artículos de investigación

 

Los servicios profesionales en América del Norte: un análisis de sus resultados y perspectivas a partir del Tratado de Libre Comercio

 

Professional Services in North America: an analysis of its results and perspectives from NAFTA

 

María Yira Figueroa Olvera*

 

* Profesora de la Facultad de Contaduría y Administración, UNAM. Correo electrónico: yf_vera@yahoo.com

 

Fecha de recepción: 09-01-2007
Fecha de aceptación: 05-07-2007

 

Resumen

Este trabajo presenta las características actuales del mercado laboral en América del Norte, para ello se toma como marco de referencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Asimismo, se analizan los resultados actuales y las perspectivas futuras de la prestación de servicios profesionales entre Canadá, Estados Unidos y México; los servicios profesionales más demandados; los requisitos para su prestación; así como las oportunidades de acceso y restricciones para los profesionistas mexicanos interesados en incorporarse.

El argumento central es que uno de los sectores más dinámicos en la generación de empleo es el de servicios, y que éste a su vez presenta prioridades y particularidades entre los tres países. Por otra parte, no podemos soslayar que hay un aumento de la migración de mexicanos altamente calificados en relación con años anteriores. No obstante, una mayor movilidad de profesionistas en el mercado laboral de América del Norte sigue siendo un reto para México, pese a las negociaciones existentes, y más bien se ha caracterizado por cubrir las necesidades estratégicas de la economía de la región, donde también repercute la política migratoria de cada país. Finalmente, a manera de reflexión, se presentan los resultados indirectos de la migración de profesionales, como la fuga de cerebros.

Palabras clave: mercado laboral en América del Norte, servicios profesionales, migración.

 

Abstract

This paper presents some characteristics of the labor market in North America, considering as reference the North American Free Trade Agreement (NAFTA). The present results and the future perspective about the professional services in the region are also analyzed. In addition, it will be considered which are the most demanded professional services, its requirements, accessibility and restrictions for the mexican professionals interested in joining this market.

The central argument is that the most dynamic generating job is the services sector which also presents priorities and particularities between three countries. On the other hand, there has been an increase on the mexican migration that has high education in relation with previous years. However, a greater mobility of professionals to the labor market of North America continues to be a challenge for Mexico, in spite of the existing negotiations on the matter and it rather has been characterized for covering specific necessities within certain strategic areas of the economy of the region, that also resounds on the migratory policy of each country. Finally, an invitation is extended to a reflection of the indirect consequences of the migration of mexican professionals like the brains drain.

Key words: labor market in North America, professional services, migrations.

 

1. El mercado laboral en América del Norte, características y tendencias

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se planteó, en el caso mexicano, como una estrategia1 para fortalecer la integración comercial y la inversión con los países socios y con ello, propiciar el crecimiento económico, concentrándose sobre todo en la producción de manufacturas de exportación e industria maquiladora.

Trece años después del tratado se puede afirmar que en México aún no se han dado los resultados esperados en el crecimiento económico y que el dinamismo de los sectores también ha sido muy desigual; mientras que en Estados Unidos y Canadá se fortaleció la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), al pasar de 2.6 a 3.3% y de 1.5 a 3.5%, respectivamente, en promedio anual entre 1998 y el 2004; en contraste, México la disminuyó al pasar de 3.4 a 2.8% en este mismo periodo (US Bureau of Labor Statistics, Statistics of Gouverment of Canadá e INEGI, 2005).

De acuerdo con el Sistema de Cuentas Nacionales de México, que elabora el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI, 2006), el crecimiento económico promedio fue de 2.8 % en el año 2006, presentándose diferencias por sector económico; El PIB del sector servicios (comercio, restaurantes y transporte) creció en un 3.9%, los servicios de telecomunicaciones 6.3% y los financieros en 6.2%; mientras que el sector agropecuario presentó un -1.5%, donde la producción agrícola, silvicultura y pesca obtuvieron incluso un -6.9% en términos reales (INEGI, 2006).

Por otra parte, a partir de la presencia de China, México también ha observado pérdida de empleos en algunas ramas del sector industrial y un desplazamiento en las exportaciones de manufacturas2 debido, sobre todo, a la estrategia que ha seguido Estados Unidos de llevar a otros países los procesos productivos con poco contenido innovador, reteniendo los de alto contenido de diseño (Dussel, 2000).

En ese sentido, la nueva fase de producción en Estados Unidos y Canadá está determinada por el sector servicios, el cual a su vez genera nuevas necesidades de empleo. La situación es más compleja si se analiza un solo país, sus formas de producción y el tipo de servicios, puesto que se presentan situaciones particulares. Las diferencias en el crecimiento económico por sectores afectan también el comportamiento del mercado laboral en cada país. En Estados Unidos, la industria de la construcción, las manufacturas y los servicios en distintas modalidades han generado empleos con gran dinamismo al igual que en Canadá; en tanto que en México el grave descenso en el crecimiento del sector agropecuario y algunas ramas del industrial no sólo han generado desempleo, sino que en algunos casos han propiciado la migración. Por otra parte, muchos de los servicios que están creando empleos son de bajo contenido innovador.

Dado que ha cambiado el mercado laboral en América del Norte y el sector servicios ha destacado en los últimos años, la cuestión obligada es: ¿cuáles actividades económicas presentan mayores niveles de ocupación en los tres países?

 

Canadá

En Canadá, según información de la Nacional Statical Agency (2006), el crecimiento del empleo real representó una tasa de 2.1% con respecto a 2005, lo que representa un total de 345,000 puestos creados en el año 2006 y la tasa de desempleo se ubicó en 6.1%; el mayor número de empleos provino de la iniciativa privada, seguidos de la administración pública. Las provincias más prósperas en orden de importancia han sido Alberta, British Columbia y Ontario, mismas que obtuvieron una tasa de desempleo por debajo del 3% (www.statisticis.go.ca, 02/12/2006 ).

La población económicamente activa fue de 17,590,000 personas (52.68% con respecto al total). Otra característica del mercado laboral canadiense es que las ramas de actividad económica que están generando más ocupaciones remuneradas son los servicios (68.5%), seguidos de la industria (29.2%) y agricultura (2.3%). Particularmente, el sector servicios representa el 75.89% del total de los empleos que se crearon en este país en 2006.

Las principales ocupaciones dentro del sector servicios fueron a su vez de salud y asistencia social 10.90%; los servicios educativos 7.02%; los servicios profesionales, científicos y técnicos 6.65%; por lo que respecta a la participación de hoteles y restaurantes 6.22%; consultoría para empresas 4.29% y los empleos de la administración pública 5.02% (ver gráfica 1) (http://canada.gc.ca, Labour Force Characteristics, 2 de diciembre de 2006).

 

Estados Unidos

Estados Unidos generó 1.9 millones de empleos en 2006; en promedio 155,000 puestos por mes. La tasa de crecimiento de empleo fue de 1.7% y de desempleo un 4.5% en ese mismo año.

La población económicamente activa fue de 150,449,000 personas (66.05%), en tanto que la población económica no activa fue de 77,314,000 (33.95%) (usa, Department of Labor, Bureau of Labor Statistics, 2006). Del total de la población económicamente activa, 143,257,000 personas (62.9%) están ocupadas y 7,193,000 (3.15%) están desempleadas. El porcentaje de mayor desempleo se concentra entre los jóvenes de 18 a 25 años; un 9.3% son afroamericanos, 5.5% son hispanos o de origen latino y un 4.1% son población blanca.

Con respecto a los sectores que están generando más ocupación en la economía de Estados Unidos, también sobresale el sector servicios, mismo que generó 197,305 plazas en 2006 y que representan un 52.45% con relación al total de empleos creados en ese año. Otra característica es que provienen esencialmente del sector privado y son especializados, mientras que el desplazamiento de actividades y servicios de bajo contenido tecnológico, continúa expandiéndose hacia otros países3 (U.S. Census, Bureau of Labor Statistics, 2006, www.bls.gov/emp).

Dentro de las modalidades de servicios, por orden de importancia, están los del sector gubernamental (6%), los servicios educativos y de salud (15%), los servicios profesionales y de negocios (9%) y los servicios de hospitalización (13%). De estos últimos, de acuerdo con las previsiones de empleo del censo, los servicios ambulatorios, de asistencia social y de hospitalización se perfilan con grandes potencialidades de crecimiento para los años siguientes.

El sector industrial, concretamente la producción de bienes de capital y otros bienes, generó en promedio 22,000 plazas durante 2005, lo que equivale a un 6% del total de los empleos creados en 2006. Le sigue la industria manufacturera con 4%, la industria de la construcción con 2% y la industria extractiva, particularmente petróleo y gas, que creó 5,000 plazas, un 1.38% también en el mismo año (ver gráfica 2). (US, Bureau of Labor Statistics, 2006 (www.bls.gov/emp).

 

México

En nuestro país se crearon 920,000 puestos de trabajo durante 2006; esta cifra representó una tasa de crecimiento de empleo de 4.0%. La población desocupada fue de 1,500,000 personas, lo que representó una tasa de desocupación del 3.66% (Encuesta nacional de ocupación y empleo, 2006).

En 2006 la población económicamente activa (PEA) fue de 58.20% y la población económica no activa fue de un 41.80% con respecto al total de la población del país. Asimismo, la tasa de desocupación fue del 3.51% y un 27.8% de la PEA estuvo empleada en el sector informal en ese mismo año. Otro dato de interés es que un 73% de la población empleada percibió entre 1 y 4 salarios mínimos, en tanto que el 13% sólo recibió un salario mínimo4 (Banco de México e INEGI, Agenda estadística, 2006).

De acuerdo con la Encuesta nacional de ocupación y empleo, que publica el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI, 2006), la mayor generación de empleos en este año se concentró en el sector servicios, equivalentes a un 59.17% de la población total ocupada, seguido del sector industrial con un 25.91% y un 14.15% del sector agropecuario. Las modalidades de servicios que generaron empleo fueron los servicios diversos que no requieren un alto grado de especialización (16.91%), los servicios sociales (8.0%) y los servicios de restaurantes, hoteles y alojamiento (6.06%).

En cuanto al sector industrial, las ramas creadoras de oportunidades laborales fueron: prendas de vestir, industria automotriz y ensamble de equipos y aparatos electrónicos, en tanto que las ramas donde se perdió empleo fueron la industria del cuero y calzado, imprentas y editoriales, así como productos a base de minerales no metálicos. La industria manufacturera continuó destacando con un 17.01% de ocupación y la industria de la construcción con un 8.02% (INEGI, Agenda estadística, 2006).

Pese a que el sector agropecuario ha venido presentando un decrecimiento con relación a la tasa del PIB, comparada con los otros dos sectores económicos en los últimos 15 años, aún continúa generando una participación importante de ocupación; 14.15% con respecto al total de empleos en el país para 2006, lo que representó incluso poco más del doble de la tasa de ocupación que generó el sector nanciero, misma que fue de 5.71% también en ese año (ver gráfica 3).

Como puede apreciarse, los niveles de ocupación por tipo de actividad muestran la diferencia entre las prioridades de la estructura económica entre cada uno de estos países; misma que depende de las etapas históricas de desarrollo en el caso mexicano y de patrones de innovación y especialización diferenciados en los servicios y el comercio en el caso canadiense y estadounidense.

Por otra parte, aunque los tres países presentan un incremento en la generación de empleos mediante el sector servicios, las diferencias siguen presentándose en cuanto al grado de especialización, tecnología empleada y recursos humanos altamente calificados; por ejemplo, no genera el mismo valor agregado la prestación de servicios de consultoría de comercio electrónico, o de implementación de las normas ISO en determinada empresa, que los servicios de telemercadeo a través de intermediarios.

 

1. Servicios profesionales en América del Norte

El aspecto laboral no fue un punto prioritario para ninguno de los tres países que negociaron el TLCAN. En el caso de México, la prioridad fue incrementar las inversiones, la productividad de las empresas y las exportaciones no petroleras de tal forma que permitieran generar los empleos necesarios y disminuir la migración. En el caso canadiense, el objetivo se concentró en evitar el daño que pudiesen causar las importaciones de productos ensamblados en México por el consecuente desempleo para sus trabajadores mejor remunerados y protegidos por la seguridad social, por lo que estableció cuotas y condiciones de temporalidad para ciertos empleos. Para Estados Unidos, el objetivo del TLCAN fue consolidar la iniciativa de las Américas, proyecto continental propuesto por el presidente George Bush a principios de los años noventa, y que fue el antecedente del TLCAN y después del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA).5

El texto oficial del TLCAN contiene el capítulo XII "Comercio transfronterizo de servicios", anexo 1210.5 relativo a los servicios profesionales y el capítulo XVI "Entrada temporal de personas de negocios", apéndice 1603 D.1, donde se establecieron los siguientes aspectos: 1) la libre movilidad de los servicios profesionales; 2) el trato de nación más favorecida; 3) el reconocimiento de títulos y grados expedidos en los países de origen y 4) normas profesionales para ejercer la profesión.

En relación con el primer punto, se hace específica la libre movilidad de personas de negocios (comerciantes, inversionistas) y de aquellos que presten servicios profesionales. Asimismo, la prestación de servicios profesionales depende de ciertas restricciones para poder acceder al mercado laboral de la región; el TLCAN establece:

Art. 1213 Definiciones: Restricción cuantitativa significa una medida no discriminatoria que impone condiciones sobre: a) El número de prestadores de servicios será a través de una cuota, monopolio o prueba de necesidad económica.6

En ese sentido, "la libre movilidad" se limita a los intereses particulares de los sectores económicos que necesiten personal especializado, mismos que se someterán a una cuota. En el anexo de las profesiones negociadas, se encuentran actividades de comercio, manufactura y servicios.

Con respecto al trato de nación más favorecida, el TLCAN establece que

1. Cada una de las Partes otorgará a los prestadores de servicios de otra Parte, un trato no menos favorable que el que otorgue, en circunstancias similares, a sus prestadores de servicios. [...] Los compromisos asumidos en virtud del presente Artículo no obligan a las Partes a compensar desventajas competitivas intrínsecas que resulten del carácter extranjero de los servicios o prestadores de servicios similares.7

Lo anterior demuestra que el TLCAN no establece, en materia de prestación de servicios profesionales, la consideración de las desventajas competitivas que pudieran derivarse entre las partes, sino que son responsabilidad del país y del nacional que presta el servicio.

Sobre el reconocimiento de títulos y grados expedidos en los países de origen, en los capítulos XII y XVI del TLCAN, los tres países se obligan a eliminar los requisitos de nacionalidad y residencia permanente para la prestación de servicios y a negociar el reconocimiento de cédulas, títulos y certificados:

Art. 2 Las Partes alentarán a los organismos pertinentes en sus respectivos territorios a elaborar normas y criterios mutuamente aceptables para el otorgamiento de licencias y certificados a los prestadores de servicios profesionales, sobre su reconocimiento mutuo [...] Las normas y criterios podrán elaborarse sobre educación: acreditación de escuelas o de programas académicos; exámenes de calificación para la obtención de licencias, experiencia: duración y naturaleza de la experiencia requerida [...]

a) Nada de lo dispuesto en el Art. 1203 se interpretará en el sentido de exigir a la otra parte que reconozca la educación, la experiencia y las licencias en el territorio de otra parte... b)La parte proporcionará a la otra parte, la oportunidad de demostrar que la educación y certificados obtenidos puedan reconocerse.8

Considerando lo anterior, la prestación de servicios profesionales se realiza bajo los mecanismos de cada país del Tratado, mismos que presentan diferencias, por lo que el reto sigue siendo hacer compatibles los mecanismos de egreso y titulación que equiparen la situación entre sus socios comerciales. Por esta razón, las principales desventajas que presentan los mexicanos que prestan servicios profesionales son justamente los procesos de certificación y acreditación, impuestos principalmente por Estados Unidos y las cuotas establecidas por sector económico. De esta forma, la movilidad de profesionistas se da más bien entre los estudiantes de posgrado o investigadores en las universidades o instituciones de la región. En ese sentido, México ha venido desarrollado acciones con la finalidad de mejorar y evaluar la calidad de los planes y programas de estudio en el ámbito de educación superior con la finalidad de que los egresados cuenten con la acreditación que facilite el reconocimiento de títulos y grados en el nivel internacional.9 En el pasado sexenio también se creó el Instituto Nacional de Evaluación, lo que evidencia la continuidad del proceso de evaluación y acreditación, además se han creado otras instituciones para certificar la calidad de determinadas profesiones (ver tabla 2.1).

En cuanto a las normas profesionales para ejercer la profesión, los requisitos para solicitar un empleo en América del Norte dependen de las condiciones específicas de cada país y de la institución o empresa en particular, además del área del conocimiento. En general, se requiere el siguiente perfil profesional (ver tabla 2.2).

 

Servicios profesionales más demandados en América del Norte

Canadá

Las profesiones que tienen alta oferta en el mercado laboral canadiense por orden de empleos generados son: áreas comerciales, ingeniería (particularmente en computación y en telecomunicaciones), áreas de ciencias de la salud (sobre todo medicina, odontología y enfermería), le siguen las ciencias sociales y educativas y en tercer lugar las ciencias exactas (ver tabla 2.4).

 

Estados Unidos

En Estados Unidos las profesiones más demandadas son: ingeniería en computación, ingeniería mecánica y de procesos, finanzas, contaduría, administrativas y de gestión, medicina y odontología. Otras profesiones recientes que han tenido éxito en los últimos diez años son las ingenierías que requieren conocimientos sobre programación, software, diseño y administración de redes. Dentro de la investigación y desarrollo científico: la biomédica e ingeniería química (ver tabla 2.5).

 

México

En cuanto a las características y tendencias de las profesiones en México, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES, 2002), en el estudio sobre el mercado laboral de profesionistas en México prevé que la demanda de empleo para el año 2010 será de 9,400,000 plazas; lo que implicaría un crecimiento anual de 940,000 empleos. La demanda se estima en un total de 2,800,000 profesionales (280,000 por año), mientras que la oferta en 3,700,000 (377,000 por año), por lo que puede apreciarse la disparidad. Asimismo, en esta prospección, se espera que las profesiones de agronomía, ciencias forestales, ingeniería topográfica, geológica e hidráulica, ingeniería aeronáutica, teatro y cinematografía tengan un saldo de ocupación negativo. Las ciencias sociales y administrativas presentarán a su vez niveles de mayor ocupación en relación con las demás áreas de conocimiento, sobre todo en el sector comercio y de servicios, en tanto que la ingeniería extractiva y energética y las ciencias del mar son profesiones que presentarán una ocupación con tendencia a la baja. Esto es preocupante si se considera que una de las principales fuentes de ingreso de México sigue siendo el petróleo. Los profesionistas también continuarán concentrándose en la zona metropolitana del país (ver tabla 2.6).

Sobre los niveles de ingreso por rama de actividad económica, la Encuesta nacional de ocupación y empleo (INEGI, 2006) destaca que el sector servicios es el que concentra la mayor parte de las percepciones económicas en el mercado laboral, equivalentes a un 59,4% de los ingresos totales entre los tres sectores. Los servicios sociales son los de mayores ingresos dentro de rubro; obtienen el 11,50%, mientras que los servicios profesionales se encuentran entre los más bajos niveles de captación con un 6,51%. Otra actividad económica importante es la industria manufacturera y entre las más bajas están la agricultura y ganadería, seguidas de la industria extractiva (ver gráfica 4).

En cuanto al nivel de escolaridad con relación al número de personas empleadas, en 2006 el nivel de educación media superior y superior representó el 25.22% del personal ocupado, cifra menor al nivel de ocupación con escolaridad de secundaria de 31.39% (ver gráfica 5).

Por otra parte, las profesiones que tienen un mayor índice de saturación en México a su vez son las mejor remuneradas; esta condición también propicia el desempleo y deteriora las condiciones laborales porque el ritmo de crecimiento de los egresados por año tiene grandes diferencias con el número de empleos que se crean en ese mismo periodo, tal es el caso de las profesiones de contaduría, administración, derecho, medicina y ciencias de la comunicación. Este fenómeno también ha obligado a los profesionistas a prolongar sus años de estudio en busca de una mayor especialización en su área del saber y, con ello, ser más competitivos en el mercado laboral; de esta forma, ocurren dos situaciones: las empresas prefieren contratar un mayor número de posgraduados sin que necesariamente se refleje un aumento considerable en las percepciones económicas; los licenciados excluidos ocupan puestos por debajo de sus capacidades con salarios y condiciones menores.10 (ver tabla 2.7)

 

3. Atracción de profesionistas y movilidad en América del Norte

De acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Migración (2005), la movilidad de mexicanos hacia Estados Unidos y Canadá se presenta de la siguiente forma (ver gráfica 6).

Como puede apreciarse en la gráfica 6, la transferencia intercompañías es la principal modalidad por la que los profesionistas mexicanos se dirigen en forma legal hacia América del Norte, seguida de sus familiares, visitantes de negocios, comerciantes e inversionistas. El rubro de los que tienen profesión sólo equivale a un 6% de la población en ese año. No obstante, a partir de la década de los noventa se ha incrementado el nivel de estudios de los mexicanos que se dirigen hacia Estados Unidos y Canadá. Un promedio del 37% de ellos, entre 1996 y el 2003, contó con al menos 12 años de escolaridad o más con respecto a 14% con cuatro grado en ese mismo periodo; en el caso de Canadá, si bien el 76% de los mexicanos inmigrantes son trabajadores agrícolas temporales, el restante 24% son profesionistas, de los cuales 5.27% cuenta con estudios de maestría y de doctorado (CONAPO, 2003 y The Monitor, 2006).

La calidad en el nivel internacional de los estudios de posgrado en México11 y la movilidad de los mejores estudiantes que bajo un proceso de selección riguroso obtienen becas para estudiar un posgrado o realizar proyectos de investigación en el extranjero ha fomentando y consolidado la creación de una mejor infraestructura de las instituciones, misma que se refleja en los académicos y cientícos en el nivel nacional, pero al mismo tiempo también ha traído como consecuencia, un fenómeno poco estudiado y que tiene graves repercusiones para el país como es la fuga de cerebros. Estados Unidos y Canadá generalmente promueven sus estudios y estancias de investigación con diversos países, donde seleccionan a los mejores estudiantes e investigadores en las ramas de especialidad que requieren sus economías.

La expansión de la matrícula de posgrado, la calidad internacional de los estudios y el desempleo —ocasionado por las diferencias entre la oferta y demanda de profesionistas— implica que México sea un país expulsor con tendencia creciente de mano de obra calificada y atractiva hacia países desarrollados (Didou, 2004).

Considerando la información de la embajada de Canadá y de Estados Unidos en México (2005, 2006), las profesiones de mayor importancia que ejercen los mexicanos en América del Norte (ver gráficas 7 y 8) son las siguientes:

Esta tendencia sobre las áreas del conocimiento se debe en parte a que en México desde hace algunos años, se está promoviendo el fomento de profesiones como ingeniería y otras disciplinas afines, con la finalidad de formar posgraduados de alto nivel en nuevas tecnologías y ciencias exactas y evitar, de esta forma, la saturación en ciencias sociales. Sin embargo, la desventaja que se está presentando es que una gran parte de estos profesionistas con posgrado, una vez formados en México o becados en el extranjero, están favoreciendo los cuadros de investigación principalmente estadounidenses y europeos, situación que se propicia también por la falta de una política efectiva de repatriación, los bajos salarios y el desempleo, como se ha descrito en las condiciones del mercado laboral, puesto que algunos posgraduados no regresan a México se presenta así la polémica situación de la fuga de cerebros.12

Como se ha destacado a lo largo de este trabajo, Canadá y Estados Unidos requieren de ciertos profesionistas para cubrir sus necesidades laborales. Según datos del Informe General del Estado de la Ciencia en México del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (2005), de un total de 2,645 becas otorgadas para estudios de posgrado en el extranjero en ese mismo año, un 25% se destinaron hacia Estados Unidos y un 24% para el Reino Unido, por lo que cerca del 50% de los posgraduados se concentra sólo en dos países. Canadá es el sexto destino con un 7% de becarios. Asimismo, según datos de Education at a Glance (OCDE, 2003), Brasil, Chile, México y Argentina son los principales países de América Latina de donde provienen cientícos, ingenieros y tecnólogos; México es también el único país de habla hispana, entre los principales diez del mundo, que realizan estudios de posgrado o investigación en Estados Unidos en estas áreas; en Canadá, ocupa el sexto lugar entre los diez principales países con estudiantes extranjeros de doctorado y maestría en instituciones canadienses por arriba incluso de la India y Hong Kong (The Monitor, 2006).

Finalmente, otros aspectos por considerar y que requerirán de un estudio adicional son las perspectivas futuras de la política migratoria de México y el que algunos profesionistas mexicanos no necesariamente se integran en las áreas de su especialidad en el mercado laboral de América del Norte, sino que realizan ocios o trabajos de poco valor agregado a sus capacidades. La diferencia en los ingresos que reciben, o bien, el desempleo en México que padecen justifican esta tendencia y, sin duda, es de gran importancia considerarla por las remesas que están generando. De igual importancia está el hecho de ejercer la profesión, pero no contar con las prestaciones y derechos laborales en el país de residencia por su condición de permanencia temporal, visa de estudios, entre otros aspectos.

 

Consideraciones finales

La estrategia de competitividad en América del Norte —principalmente de Estados Unidos— se ha caracterizado por la deslocalización de los procesos productivos de bajo contenido tecnológico, hacia otros países, con la finalidad de abatir costos y dar prioridad a los procesos que requieren alto contenido de diseño e innovación, concentrando más del 50% de sus empleos, en el sector servicios. Esta tendencia ha sido negativa para México, puesto que ha sido desplazado en algunas ramas de la industria maquiladora y de la producción de manufacturas, ante otros países en desarrollo. Si bien, en los tres países de América del Norte la generación de empleos se concentra principalmente en el sector servicios, debe considerarse que en el caso de Estados Unidos y Canadá, este sector se caracteriza por un alto nivel de especialización e innovación, mientras que en el caso mexicano la mayor proporción del empleo se da en las actividades que tienen poco valor agregado; de ahí que los servicios profesionales y de consultoría no están entre los que más generan empleo en el mercado laboral mexicano.

El TLCAN por su naturaleza se ha concentrado en aspectos comerciales y de inversión, aunque considera la prestación de servicios profesionales; este aspecto más bien se presenta como una estrategia que controla el acceso de los profesionales que se requieren en ciertas áreas del mercado laboral de la región, por lo que —en efecto— la movilidad se da, pero en forma selectiva y limitada y principalmente mediante estudiantes internacionales de posgrado. Asimismo, la migración de profesionistas mexicanos, aunque menos importante que la de origen ilegal, se ha incrementado en los últimos años en América del Norte; la nueva tendencia es que la población cuenta con mayores niveles de escolaridad, incluso con nivel profesional y de posgrado.

Los procesos de evaluación y acreditación tienen la finalidad de ajustarse a las negociaciones sobre la prestación de servicios profesionales y a los estándares internacionales, pero no garantizan la solución a los problemas estructurales del sistema de educación superior en México, de ahí que se cuestionen los alcances y resultados efectivos de estos procesos. No debe olvidarse que los criterios de homologación y calidad de por sí son problemáticos en su aplicación por las diferencias culturales y sociales entre los tres países y aunque se ha acrecentado el prestigio internacional de las universidades mexicanas, los acuerdos firmados en materia de ejercicio profesional y prestación de servicios por sus condiciones siguen teniendo todavía muchas desventajas para los egresados nacionales, de ahí que la principal forma de integración se da mediante la movilidad de estudiantes e investigadores en universidades extranjeras.

La inserción de profesionistas mexicanos en las áreas de ingeniería, ciencias exactas, tecnología y de la salud tiene dos repercusiones importantes; por un lado, el gobierno federal está invirtiendo en su formación mediante la creación de posgrados de alta calidad en México y el otorgamiento de becas en el extranjero para responder a la competitividad del contexto internacional; por otra parte, al no existir una política pública adecuada de repatriación, ni las condiciones para el desarrollo efectivo de estas capacidades, se propicia cada vez más el fenómeno de no retorno, afectando así el desarrollo y aplicación de conocimientos en esta inversión. Lo lamentable es que la tendencia parece ser creciente y el fenómeno ha sido poco estudiado pese a su importancia. Asimismo, el bajo presupuesto a la educación superior y al gasto en ciencia y tecnología en México, comparado con los demás miembros de la OCDE, incluyendo los efectos negativos de la pérdida de talentos no sólo limitan los avances en la generación de conocimientos en el nivel nacional, sino que amplían la brecha en investigación y desarrollo de México con respecto a otros países.

 

Referencias

ANUIES y Consultoría Internacional Especializada (2002), Mercado laboral de profesionistas en México. Diagnóstico (1990-2000, 2006 y 2010), México.        [ Links ]

Bureau of Labor statistics (2007) "Current Employment Statistics Highlights (CES)", U.S. Department of Labor, www.bls.gob/emp (Consulta 7 de junio de 2007).        [ Links ]

_______________________(2007), "Employment Hours and Earnings from the current Employment Statistics Survey", U.S. Department of Labor, www.bls.gov/emp (Consulta 16 junio de 2007)        [ Links ]

Canadian Gouverment, Statistics of Canadá (several years) www.statistics.ca.go (Consulta: 14 de junio de 2007)        [ Links ]

Castaños Loimbitz, Heriberta (2005), La migración de talentos en México, Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, México        [ Links ]

Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) (1999), Migración y desarrollo en América del Norte y Centroamérica: Una visión sintética, CELADE, División de Población, Santiago de Chile.        [ Links ]

CEPAL (2005), División de comercio internacional e integración, sobre la base de información de la UNCTAD, Santiago de Chile.        [ Links ]

Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (2005), Informe general del estado de la ciencia, México.        [ Links ]

Consejo Nacional de Población (2000), Patrones de continuidad y cambio de la migración hacia Estados Unidos, México.        [ Links ]

_______________________(varios años), "Series sobre migración internacional", México. http://www.conapo.gob.mx/mig_int/series/0302.htm        [ Links ]

Dirección General de Profesiones (2000), Reconocimiento de títulos y grados académicos con América del Norte, SEP-DGP, México.        [ Links ]

Didou Aupetit, Sylvie (2004), "¿Fuga de cerebros o diásporas?, Inmigración y emigración de personal altamente calificado en México", Revista de la Educación Superior, vol. XXXII (4), núm. 132, octubre-diciembre, México.        [ Links ]

Dussel Peters, Enrique (2000), El tratado de libre comercio de Norteamérica y el desempeño de la economía en México, CEPAL, México.        [ Links ]

Embajada de Canadá en México (2006), The Monitor, www.cic.gc.ca/english/monitor/issue1202-inmigrants.html (Consultas: 4 de mayo de 2005 y 24 de marzo de 2006).        [ Links ]

Embajada de Estados Unidos en México (2004), Statistics of Migration, Washington D.C. (Consulta: 8 de abril de 2004).        [ Links ]

Fatenhjet, Hajija (2004), Employment wages by mayor occupational group and industry, http://www.bls.gov/oes/2004/may/major.pdf (Consulta: 12 de diciembre de 2006).        [ Links ]

Figueroa Olvera, María Yira (2004), Efectos indirectos del TLCAN en la educación superior mexicana, Dirección General de Comunicación Social, Boletín 346, 11 de mayo, México.        [ Links ]

Hernández C., Arturo (2005), "Mago o bracero, empleo para universitarios", en El Economista, Sección Económica, 3 de junio, México.        [ Links ]

Hurrell, Andrew, "Regionalism in Theoretical Perspective" en Louise Fawcett y Andrew Hurrell (editores), Regionalism in World Politics, Oxford University Press, 1997.        [ Links ]

INEGI (varios años), Anuario Estadístico, Sección de Estadísticas Económicas, www.inegi.gob.mx (última consulta: 9 de diciembre de 2006).        [ Links ]

______________(2006), Encuesta nacional de ocupación y empleo, INEGI, México.        [ Links ]

Ianni, Octavio (1999), Teorías de la globalización, Siglo XXI, México.        [ Links ]

Martínez González-Tablas, Ángel (2000), Economía política de la globalización, Ariel, Barcelona.        [ Links ]

Mendoza Rojas, Javier (1996), "Las profesiones en México ante el TLC a dos años de su vigencia", Crónica de la Educación Superior, año VI, num. 149, 27 de noviembre, México.        [ Links ]

OECD (2003), Education at a glance, París.        [ Links ]

RUIZ Durán, Clemente (2005), Integración laboral en América del Norte, ponencia presentada el 3 de marzo, XXVII Feria del Palacio de Minería, UNAM        [ Links ]

SECOFI (1993), Texto oficial del Tratado de Libre Comercio, capítulos XII y XVI, México.        [ Links ]

Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Observatorio laboral mexicano, http://www.observatoriolaboral.gob.mx/opCarrera.asp (Consulta: 7 de diciembre de 2006).        [ Links ]

Wallerstein, Immanuel (1998), El capitalismo histórico, Siglo XXI, México.         [ Links ]

http://canada.gc.ca, Labour Force Characteristics (Consulta: 5 de diciembre de 2006).        [ Links ]

http://www.ftaa-alca.org/FTAADraft/draft_s.asp#DS Tercer borrador del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (Consulta: 8 de junio de 2005 y 4 de diciembre de 2006).        [ Links ]

http://www.sep.gob.mx/sesic (Consulta: 21 de diciembre de 2005).        [ Links ]

 

NOTAS

1 Dicha estrategia ha sido también un punto de controversia entre varios analistas debido a que el TLCAN es sólo un acuerdo comercial, que dista mucho de propiciar por sí mismo el crecimiento sostenible y el desarrollo económico como se planteó.

Ianni, Octavio, Teorías de la globalización, p. 21 y Wallerstein, Immanuel, El capitalismo histórico, p. 36. De acuerdo con estos autores, el proceso de integración más simple como el libre comercio sólo implica facilitar las relaciones comerciales con una reducción gradual o total de barreras arancelarias y un mayor fomento de las inversiones entre los países miembros, pero no contempla los impactos negativos ocasionados por las diferencias entre economías más avanzadas que otras, ni tampoco aspectos de cooperación, de ahí que se ha caracterizado por ser únicamente trade not aid, comparado con otros procesos de integración más avanzados en el mundo.

Martínez González-Tablas, Ángel, Economía política de la globalización, pp. 15-23 y Hurrell, Andrew, "Regionalism in Theoretical Perspective" en Fawcett, Louise y Hurrell, Andrew (editores), Regionalism in World Politics, pp. 38-73. Los autores destacan a su vez que, además del Estado-Nación, existen otros actores de gran importancia en las relaciones internacionales de los últimos años, como las empresas transnacionales, mismas que tienen una gran influencia en las negociaciones comerciales en el nivel mundial. Asimismo, se resalta la diferencia entre regionalización y regionalismo. Regionalización se define como el proceso mediante el cual los totales del comercio y de la inversión dentro de un espacio geográfico determinado son mayores que los de dicha región con el exterior. El término regionalismo, en cambio, hace referencia a los intercambios entre estados, siendo el objetivo principal de dicha relación el incremento de la cooperación económica y política entre las partes.

En el caso del TLCAN, el comercio exterior de México se concentró en un 88% en la región de América del Norte (Secretaría de Economía 2006), situación que tampoco fue recíproca con sus socios comerciales y, por otra parte, el aspecto de cooperación ha quedado ausente sobre todo en la búsqueda de reducción de las asimetrías de la economía mexicana frente a sus socios comerciales.

2 CEPAL, División de Comercio Internacional e Integración, sobre la base de Información de la UNCTAD, Santiago de Chile, (2005). Al respecto, la reflexión de la CEPAL es que en el caso de México se han incrementado las exportaciones de manufacturas de media y alta tecnología en los últimos años en relación con la exportación de productos primarios. Sin embargo, esta situación se debe fundamentalmente a la presencia de la industria maquiladora en las exportaciones, la cual ha tenido altibajos constantes por la presencia de países altamente competitivos.

3 Un ejemplo de lo anterior es el caso de la empresa IBM, que desde el 2005 se ha dedicado a la prestación de servicios de consultoría sobre todo los de e-bussines en el nivel internacional y los procesos productivos que generan empleo en países en desarrollo, con una gran participación de los países del sudeste asiático.

4 De acuerdo con el Banco de México en la sección de estadísticas laborales, el salario mínimo diario para 2006 fue para la zona A, $47.050; para la zona B, $47.017; y para la zona C, $45.80 (pesos mexicanos). Las principales entidades federativas por zona son las siguientes: zona A comprende el Distrito Federal y su zona metropolitana; la zona B, principalmente Jalisco y Nuevo León; la zona C, Veracruz, Puebla y Guanajuato, entre otras entidades.

5 Pese a que las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) han quedado estancadas de acuerdo con lo ocurrido en la pasada cumbre del Mar de la Plata Argentina en noviembre de 2005, es importante considerar que precisamente los puntos que se han aplicado en el TLCAN con respecto a la prestación de servicios profesionales, representan continuidad más que un cambio significativo en el último borrador del ALCA, de ahí que algunos países latinoamericanos implicados en el acuerdo presentaron algunas objeciones al respecto tomando en cuenta la experiencia mexicana. Consultar tercer borrador del ALCA, capítulo XVI, "Servicios, artículo 2". Cobertura sectorial, artículos 2.8 y 2.9

6 Texto oficial del TLCAN 1993, capítulo XII, "Comercio trasfronterizo de servicios", artículo 1213, p. 263.

7 Ibid., artículo 1202, Trato nacional, p. 260.

8 Texto oficial del TLCAN, cap. XII, "Comercio transfronterizo de servicios", anexo 1210.5 Servicios profesionales, p. 262.

9 Desde principios de la década de los noventa surge el CENEVAL (Centro Nacional de Evaluación), la CONAEVA (Comisión Nacional para la Evaluación de la Educación Superior), la acreditación institucional mediante el CONACYT (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) y la ANUIES (Asociación Nacional de Instituciones de Educación Superior) y a nivel individual sobresale el Examen General de Egresados de Licenciatura (EGEL), aplicado por el CENEVAL.

10 Este fenómeno conocido también como "credencialización" no ha sido ampliamente abordado; sin embargo, está ocurriendo en el nivel mundial en los últimos años. Los países en desarrollo que no cuentan con la suficiente infraestructura educativa a nivel posgrado y que no tienen una política efectiva para abatir el desempleo indudablemente son los más afectados.

11 La calidad de la educación superior y particularmente del posgrado en México, ha sido ampliamente demostrada; algunos hechos son los siguientes: La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ocupa el lugar 151 entre las mejores 500 universidades del mundo y es la número 77 en el continente americano, de acuerdo con el ranking internacional del Diario inglés The Times, 6 de octubre de 2006. México también es parte del Latin America MBA y sede de EduFrance en América Latina.

12 Castaños Loimbitz Heriberta, La migración de talentos en México, UNAM, Instituto de Investigaciones Económicas, 2005.