SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.35 issue1Targeting depression as a public health problem in MexicoApplication of censored-data analysis for managing CES-D incomplete responses author indexsubject indexsearch form
Home Pagealphabetic serial listing  

Salud mental

Print version ISSN 0185-3325

Salud Ment vol.35 n.1 México Jan./Feb. 2012

 

Artículo original

 

Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos (CES–D) en México: análisis bibliométrico

 

Center of Epidemiological Studies of Depression Scale (CES–D) in Mexico: bibliometric analysis

 

Catalina González–Forteza,1 Fernando A. Wagner Echeagaray,2 Alberto Jiménez Tapia1

 

1 Dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales. Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, México.

2 Prevention Sciences Research Center. School of Community Health and Policy. Morgan State University, EUA.

 

Correspondencia:
Alberto Jiménez Tapia.
Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz,
Calz. México–Xochimilco 101, San Lorenzo Huipulco,
Tlalpan, 14370, México, D.F.
E–mail: alberj@imp.edu.mx

 

SUMMARY

The CES–D is a screening instrument to measure depressive symptoms during the last week. It is useful and easy to use because no trained staff is needed to administer and score it. Interest in depression has been consistent in Mexico in recent years, and the CES–D is one of the most used scales. The goal of this paper is to present a bibliometric analysis of scientific papers reporting data obtained with the scale; the papers had to be published in a scientific journal with a reviewing board, a group of peer reviewers and be ISNN registered. Materials were found in EBSCOhost and Google Scholar databases. 80 papers were published between 1986 and 2011. An average of three papers was published every year. Most of the studies were developed in Mexico City and nationwide; there was a bi–national study, a multinational one, and four in several states combined. The journals with the highest number of papers were: SALUD MENTAL, Salud Pública de México, and Revista Mexicana de Psicología. There were 17 institutions involved in coordinating the studies; six of them were international. 41% of the studies were conducted with adolescents, 32% with women, and 90% in urban contexts. There are some areas which need further study to build a more comprehensive understanding about the distribution and characteristics of depressive symptoms and hence new studies must be designed to include understudied groups and populations.

Key words: CES–D, depression, epidemiology, Mexico, screening instruments.

 

RESUMEN

La Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos (CES–D) es un instrumento de tamizaje para la detección de casos de depresión con base en su sintomatología durante la última semana. La CES–D ha demostrado ser una herramienta útil y económica en formato autoaplicable en virtud de que no requiere personal especializado para su calificación y es autoaplicable. Reconocida la importancia de la depresión, el interés por su investigación ha sido consistente en México durante las últimas décadas y la CES–D ha sido uno de los instrumentos más empleados. El objetivo de este trabajo es presentar un análisis bibliométrico de las publicaciones científicas sobre su uso en México. Los artículos seleccionados tenían que estar publicados en revistas científicas con comité editorial, cuerpo académico de dictaminadores e ISSN. Las búsquedas se hicieron en EBSCOhost y Google Académico. Se analizaron 80 artículos, desde 1986 hasta julio de 2011. El promedio por año fue de tres artículos; 2007 y 2008 fueron los años con más publicaciones. La mayor cantidad de investigaciones se ha realizado en el Distrito Federal y a nivel nacional; hay una investigación binacional, otra multinacional y cuatro en entidades federativas combinadas. Las revistas con mayor cantidad de publicaciones fueron: SALUD MENTAL (27 artículos), Salud Pública de México (11 artículos) y la Revista Mexicana de Psicología (cinco artículos). Diecisiete instituciones (con predominio del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente) han sido responsables de las investigaciones; seis de ellas, a nivel internacional. 41.25% con adolescentes, 32.5% con mujeres y 90% en contextos urbanos, con predominio en la población general y en adolescentes estudiantes. Existen áreas por explorar para contar con un panorama más completo sobre las características y distribución de la sintomatología depresiva, por lo que habría que diseñar estudios con grupos y poblaciones menos explorados.

Palabras clave: CES–D, depresión, epidemiología, instrumentos de tamizaje, México.

 

INTRODUCCIÓN

Los instrumentos de diagnóstico y de tamizaje son una herramienta útil para la investigación e intervención en el campo de la salud mental. La Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos CES–D por sus siglas en inglés (Center for Epidemiologic Studies Depression Scale) fue desarrollada por Radloff1 en 1977 como instrumento de tamizaje para la detección de casos de depresión con base en su sintomatología, antes del establecimiento de los criterios diagnósticos y clínicos de la CIE–102 y el DSM–IV.3

La CES–D se diseñó en formato autoaplicable para registrar los síntomas depresivos y sus diferentes manifestaciones en los últimos siete días (semana pasada), demostrando ser válida y confiable en diferentes poblaciones.4–9 La escala es práctica dada su brevedad y debido a que no se necesita personal especializado para su aplicación y calificación, lo que implica un bajo costo y un alto beneficio porque se puede emplear en contextos que no están inmersos en la práctica clínica o psiquiátrica.

El interés por el estudio, la investigación y la intervención sobre la sintomatología depresiva ha sido consistente en México durante las últimas décadas y la CES–D ha sido uno de los instrumentos más utilizados. En este trabajo se presenta un análisis bibliométrico sobre la extensión de su uso. Esta técnica permite revisar cuantitativamente la producción escrita sobre un tema para medir la actividad, el grado de interés y de impacto de la investigación mediante la descripción y análisis de las publicaciones,10–13 ello a partir de ciertos indicadores como autor–productividad, institución–país–producción, fuentes de publicación y países e instituciones que producen documentos.14,15

La información que se genera ayuda a la formulación de políticas públicas y científicas con base en la evidencia, ya que a través de sus resultados se pueden conocer los temas de interés dentro de un campo; describe asimismo la actividad de los investigadores y de los centros de investigación, además de las innovaciones o tendencias de estudios realizados en una disciplina específica.15 En este trabajo se presenta una descripción bibliométrica de las publicaciones de investigación científica en las que se empleó la CES–D y cuyos datos se recabaron en México. El análisis se centra en los documentos y en las poblaciones participantes. De los primeros se describe su publicación por año, las entidades federativas donde se realizaron las investigaciones, las revistas de publicación y las instituciones de adscripción de los autores. De las segundas se hace la cuantificación de los trabajos a partir de algunas variables como escenario de las investigaciones y tipo de población en que se realizaron.

 

MATERIAL Y MÉTODOS

Se hizo un análisis bibliométrico de los artículos publicados en revistas científicas con datos recabados en México con la CES–D. Las búsquedas se hicieron en las bases de datos agrupadas en EBSCOhost15 y en la base de acceso libre Google Académico.

Los artículos que se seleccionaron fueron los que se publicaron en revistas científicas con comité editorial, cuerpo académico de dictaminadores y registro ISSN, con la finalidad de garantizar que tuvieran la calidad y la consistencia académica suficientes.

 

RESULTADOS

Conforme a los criterios de búsqueda que se establecieron, se encontraron 80 artículos publicados. La clasificación anual mostró que 2007 y 2008 han sido los años en que se publicaron más artículos, en tanto que de 1988 a 1990 y en 2000 no apareció ninguno. En la figura 1 se observa la distribución de publicaciones, con un promedio de tres por año.*

La clasificación de los sitios en los que se han realizado las investigaciones con la CES–D, que han servido de base para la generación de publicaciones científicas, muestra que la mayor proporción se ha desarrollado en el D.F. y a nivel nacional. Hubo un trabajo binacional, uno multinacional y cuatro investigaciones en entidades combinadas (cuadro 1).

Las revistas en que más se ha publicado han sido las mexicanas: SALUD MENTAL (27 artículos), Salud Pública de México (11 artículos) y la Revista Mexicana de Psicología (cinco artículos) (cuadro 2).

En la conducción de las investigaciones han participado 17 instituciones como responsables de los datos que se han generado; de éstas, seis son internacionales. El Instituto Nacional de Psiquiatría es el que ha coordinado la mayoría de las investigaciones en las que se ha utilizado la CES–D (cuadro 3).

De acuerdo con el grupo de edad, el sexo y el origen de las poblaciones en las que se ha trabajado con la escala, se observó que 41.25% de los trabajos se han hecho con adolescentes, 32.5% con mujeres y 90% en contexto urbano (cuadro 4).

En cuanto al tipo de poblaciones de las que se han recolectado los datos, la mayoría ha sido población general y estudiantes (figura 2).

 

DISCUSIÓN

La Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos (CES–D) es un instrumento válido y confiable que funciona en diferentes poblaciones mexicanas.5,7 Dado que es una herramienta breve, que no requiere personal especializado para su aplicación y calificación, además de que su uso es económico, resulta bastante conveniente como mecanismo de tamizaje en ámbitos diferentes a la práctica clínica. Estas características han contribuido a que la CES–D sea uno de los instrumentos más utilizados en la investigación sobre sintomatología depresiva en nuestro país. A partir de que comenzó a utilizarse, se han publicado 80 artículos científicos con resultados de investigaciones en México; el promedio anual de publicaciones indica que los interesados en el campo de la depresión y su expresión sintomatológica han valorado las cualidades de la escala.

Los resultados en este trabajo muestran tendencias de uso bastante claras en cuanto al tipo de poblaciones y escenarios en los que se ha utilizado la CES–D. Por ello, es necesario generar propuestas que permitan diversificar y ampliar su aplicación para conocer con mayor amplitud el estado de la problemática depresiva en más grupos y áreas del país.

Asimismo sería conveniente prestar mayor atención a sectores diferentes a los adolescentes y a las mujeres, ya que la mayor parte del trabajo se ha orientado hacia estas poblaciones y aunque es importante detectar el problema en edades tempranas y en uno de los grupos que más lo padece, también habría que enfocar el interés hacia los hombres, en quienes se encuentren al final de la adolescencia y en adultos, ya que se sabe que la depresión está en la base de otras problemáticas y malestares, tanto físicos como mentales.16

En este sentido, la información que se ha generado hasta el momento con los estudios sobre sintomatología depresiva en estudiantes se vería enriquecida si se ampliara el espectro y se diseñaran más trabajos con alumnos de bachillerato y licenciatura, en una suerte de exploración continua para conocer si la expresión del malestar sufre modificaciones que se relacionen con el momento de vida en que se ubican los individuos y la forma en que esto los coloca en riesgo de otras situaciones problemáticas, pues reconocido es que el malestar depresivo suele afectar el rendimiento escolar en etapas superiores,17 asociarse con la presencia de enfermedades infecciosas agudas,18 con un mayor consumo de tabaco19 y con conducta suicida20 en estudiantes de niveles superiores.

Como se puede apreciar, la CES–D es una escala que se ha utilizado con una frecuencia considerable como instrumento para recabar información sobre sintomatología depresiva en diferentes contextos y poblaciones. Sus características la convierten en un instrumento accesible en términos logísticos, económicos y psicométricos. Sin embargo, siguen existiendo algunos campos en los que se podría aplicar para contar con un panorama más completo sobre las características y la distribución de la sintomatología en el contexto nacional, por lo que habría que diseñar estudios con grupos y poblaciones poco explorados.

 

AGRADECIMIENTOS

La doctora Catalina González–Forteza recibió financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Proyecto 44915–H) y del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (Proyecto 4133). El doctor Fernando A. Wagner recibió financiamiento de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos para la preparación del presente trabajo (NCMHD grants MD000217 and MD002803, NIDA grant DA012390, DA019805).

 

REFERENCIAS

1. Radloff L. The CES–D Scale: a self report depression scale for research in the general population. Appl Psychol Meas 1977;1:385–401.         [ Links ]

2. CIE–10. Clasificación Internacional de las Enfermedades. Trastornos mentales y del comportamiento. Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico. (ICD–10, International Classification of Diseases). Décima revisión. Madrid: Organización Mundial de la Salud; 1992.         [ Links ]

3. American Psychiatric Association. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders: DSM–IV). Cuarta edición. Barcelona: Masson; 1997.         [ Links ]

4. Reyes–Ortega M, Soto–Hernández A, Milla–Kegel J, García–Ramírez A et al. Actualización de la Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos (CES–D). Estudio piloto en una muestra geriátrica mexicana. Salud Mental 2003;26(1):59–68.         [ Links ]

5. Aguilera–Guzmán R, Carreño–García S, Juárez–García F. Características psicométricas de la CES–D en una muestra de adolescentes rurales mexicanos de zonas con alta tradición migratoria. Salud Mental 2004,27(6):57–66.         [ Links ]

6. Tiburcio M, Natera G. Adaptación al contexto Ñahñú del Cuestionario de Enfrentamientos (CQ), la Escala de Síntomas (SRT) y la Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos (CES–D). Salud Mental 2007;30(3):48–58.         [ Links ]

7. González–Forteza C, Jiménez–Tapia J, Ramos–Lira L, Wagner F. Aplicación de la Escala de Depresión del Center of Epidemiological Studies en adolescentes de la Ciudad de México. Salud Pública México 2008;50(4): 292–299.         [ Links ]

8. Bojorquez I, Salgado N. Características psicométricas de la Escala Center for Epidemiological Studies–depression (CES–D), versiones de 20 y 10 reactivos, en mujeres de una zona rural mexicana. Salud Mental 2009;32(4):299–307.         [ Links ]

9. González–Forteza C, Solís Torres C, Jiménez Tapia A, Fernández Hernández GI et al. Confiabilidad y validez de la escala de depresión CES–D en un censo de estudiantes de educación media superior y superior en la Ciudad de México. Salud Mental 2011;34(1):53–60.         [ Links ]

10. Luukkonen T. Bibliometrics and evaluation of research performance. Ann Med 1990;22:145–150.         [ Links ]

11. López–Piñeiro J, Terrada M. Los indicadores bibliométricos y la evaluación de la actividad científica (IV). La aplicación de los indicadores. Medicina Clínica 1992;98:348–388.         [ Links ]

12. Bordons M, Zulueta M. Evaluación de la actividad científica a través de indicadores bibliométricos. Rev Esp Cardiol 1999;52(10):790–800.         [ Links ]

13. Araujo J, Arencibia R. Informetría, bibliometría y cienciometría: aspectos teórico–prácticos. La Habana, Cuba: Centro Nacional de Investigaciones Científicas; 2002.         [ Links ]

14. Jiménez E. Análisis bibliométrico de tesis de pregrado de estudiantes venezolanos en el área de educación: 1990–1999. Revista Iberoamericana Educación 1999. Revisado el 5 de julio de 2011 en http://www.rieoei.org/deloslectores/623Jimenez.PDF        [ Links ]

15. Plasencia–Asorey C. EBSCO: Un recurso de información de excelencia al servicio de los profesionales cubanos. MEDISAN 2008; 12(4). Revisado el 5 de julio de 2011 en: http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol12_4_08/san01408.htm        [ Links ]

16. Brownhill S, Wilhelm K, Barclay L, Schmied V. Big build: hidden depression in men. Aust N Z J Psychiatry 2005;39:921–931.         [ Links ]

17. Deroma V, Leach J, Leverett J. The relationship between depression and college academic performance. Coll Student J 2009;43(2):325–334.         [ Links ]

18. Adams T, Wharton C, Quilter L, Hirsch T. The Association between Mental Health and Acute Infectious Illness among a National Sample of 18– to 24–year–old college students. J Am Coll Health 2008;56(6):657–663.         [ Links ]

19. Schleicher H, Harris K, Catley D, Nazir N. The role of depression and negative affect regulation expectancies in tobacco smoking among college students. J Am Coll Health 2008;57(5):507–512.         [ Links ]

20. Garlow S, Rosenberg J, Moore D, Haas P et al. Depression, desperation, and suicidal ideation in college students: results from the American Foundation for Suicide Prevention College Screening Project at Emory University. Depress Anxiety 2008;25:482–488.         [ Links ]

 

ANEXO

 

NOTA

* En el Anexo se muestra la lista completa de referencias de los trabajos publicados, en los que se reportan datos obtenidos con la CES–D.