SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.35 número1Extractos de hojas de morera (Morus alba) como una alternativa de control del moho azul en frutos de manzana en postcosechaSeveridad de una cepa de Phytophthora capsici en plantas de chayote Sechium edule a nivel de cámara de crecimiento índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista mexicana de fitopatología

versión On-line ISSN 2007-8080versión impresa ISSN 0185-3309

Rev. mex. fitopatol vol.35 no.1 Texcoco ene. 2017

http://dx.doi.org/10.18781/r.mex.fit.1606-1 

Artículos científicos

Phytophthora hydropathica y Phytophthora drechsleri aisladas de canales de irrigación del Valle de Culiacán

Brando Álvarez-Rodríguez1 

Raymundo Saúl García-Estrada1 

José Benigno Valdez-Torres1 

Josefina León-Félix1 

Raúl Allende-Molar1  * 

Sylvia Patricia Fernández-Pavía2 

1Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo. CIAD AC. Área de Horticultura. Km 5.5 Carretera Culiacán-Eldorado, Campo El Diez. Culiacán, Sinaloa, México. CP 80110 Teléfono 6677605536. (brando.alvarez@estudiantes.ciad.mx, rsgarcia@ciad.mx, jvaldez@ciad.mx, ljosefina@ciad.mx, rallende@ciad.mx)

2Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Laboratorio de Patología Vegetal, Instituto de Investigaciones Agropecuarias y Forestales. Km. 9.5 Carretera Morelia-Zinapécuaro, Tarímbaro, Michoacán. CP 58880. Teléfono (443) 2958323. (fpavia@umich.mx)

Resumen.

En México, no existen reportes de la presencia de especies de Phytophthora en aguas superficiales, de ahí la importancia de determinarlas ya que representan un riesgo para la agricultura del país. En enero de 2015, se muestrearon 25 canales de irrigación en el Valle de Culiacán con el objetivo de identificar las especies de Phytophthora presentes. Los aislamientos fueron obtenidos con trampas que consistieron en hojas de azalea y frutos de pera. Se obtuvieron 29 aislamientos de Phytophthora, los cuales fueron identificados con base en características morfológicas y en secuencias de ADNr de los espaciadores internos transcritos (ITS) y del factor de elongación 1-α (TEF-1α). Se realizaron pruebas de patogenicidad en hojas de tomate y chile, debido a que son cultivos importantes en la región y son irrigados con agua de los canales muestreados. Se identificaron 2 especies: P. hydropathica y P. drechsleri. Los aislamientos de P. hydropathica ocasionaron lesiones necróticas en hojas de tomate y de chile; mientras que los aislamientos de P. drechsleri solamente causaron lesiones en hojas de tomate. De acuerdo con nuestro conocimiento, este es el primer reporte de P. hydropathica en México.

Palabras clave: agua de riego; oomicetes; cebo; detección; patogenicidad

Las especies de Phytophthora tienen el potencial de causar enfermedades devastadoras en ecosistemas forestales y agrícolas (Erwin y Ribeiro, 1996), ya que tienen la capacidad de infectar un amplio rango de hospedantes, tal es el caso de P. cinnamomi que es capaz de causar daños en alrededor de 2000 especies de plantas (Hardham, 2005). Otro ejemplo es Phytophthora sojae, que afecta un rango de hospedantes muy amplio y causa pérdidas económicas de hasta 2 mil millones de dólares a nivel mundial (Tyler, 2007).

La presencia de oomicetes fitopatógenos en agua de irrigación ha sido ampliamente documentada (Hong y Moorman, 2005); específicamente, existen alrededor de 30 especies del género Phytophthora que han sido aisladas de cuerpos de agua superficial como ríos, canales de irrigación, aguas recicladas y reservorios (Hüberli et al., 2013; Zappia et al., 2014).

Las especies de Phytophthora requieren de ambientes acuáticos para desarrollar su ciclo de vida asexual y así dispersarse rápidamente mediante la formación de esporangios y zoosporas; por ello han sido aisladas con regularidad de canales de agua de irrigación, reservorios de agua y ríos (Sutton et al., 2009; Ghimire et al., 2009; Hulvey et al., 2010; Bienapfl y Balci et al., 2014). Algunos ejemplos de especies reportadas con este medio de diseminación son: P. cactorum, P. parasitica, P. citricola, P. gonapodyides y P. cambivora, aisladas de aguas de irrigación en el estado de Washington (Yamak et al., 2002). Recientemente una de las especies con mayor incidencia en aguas superficiales es la especie P. hydropathica (Brazee et al., 2016; Ghimire et al., 2011; Hulvey et al., 2010). En la mayoría de estos casos, la presencia de especies de Phytophthora en agua no se ha relacionado con la existenciadesíntomasodañosenhospedantesvegetales terrestres (Resser et al., 2011). En México se ha documentado la presencia de 17 especies de Phytophthora (Fernandez-Pavía et al., 2015); entre las más estudiadas se encuentran P. capsici, P. cinnamomi y P. infestans (Fernandez-Pavía et al., 2013). La identificación de estas especies se ha efectuado a partir de aislamientos obtenidos de plantas enfermas, principalmente de hortalizas.

Históricamente, las especies de Phytophthora han sido identificadas mediante características morfológicas; sin embargo, la identificación es difícil incluso para los expertos, debido a las similitudes de las características entre algunas especies. Actualmente, los análisis moleculares basados en el estudio del ADN, se han utilizado para caracterizar poblaciones de Phytophthora en campos agrícolas y en ecosistemas naturales (Blair et al., 2008; Grünwald et al., 2011). Las regiones del genoma más utilizadas para estos estudios son: la región espaciadora interna transcrita (ITS) (Blair et al., 2008) y algunos genes nucleares como el gen que codifica para el factor de elongación 1-α (TEF-1α) y el gen de la β-tubulina (Kroon et al., 2004).

Los objetivos de este estudio fueron identificar especies de Phytophthora en canales de irrigación del Valle de Culiacán, así como evaluar su patogenicidad en plantas de importancia hortícola en la región.

Materiales y métodos

Colecta de aislados

Los aislamientos de Phytophthora spp. se obtuvieron de 25 canales de irrigación del distrito 010 en el Valle de Culiacán durante el mes de enero del 2015 (Cuadro 1). Los sitios de muestreo fueron seleccionados al azar; las trampas utilizadas fueron bolsas de organza cerradas con hilo de nylon en la parte superior, lo que además sirvió para atar las trampas a un punto determinado en la orilla del canal (Figura 1). Las bolsas contenían 1 fruto de pera y 3 hojas de azalea, ambos sin ninguna muestra de daño o enfermedad, y se colocaron 2 bolsas en cada sitio de muestreo. El material vegetal fue lavado con agua corriente y desinfestado con etanol al 70 % durante 30 s antes de ser colocado en las trampas. Las trampas permanecieron en la superficie de los canales de riego durante 48 h (Bush et al., 2003). Posteriormente, las trampas se colectaron y se trasladaron al laboratorio. El aislamiento se realizó colocando pequeñas secciones de tejido vegetal infectado (Figura 2), en medio selectivo que contenía jugo V8 (200 mL/L), pimaricina 10 μg/L, ampicilina 200 μg/L, rifampicina 10 μg/L, pentacloronitrobenceno 25 μg/L e hymexazol 50 μg/L (V8-PARPH) (Jeffers, 1986). Las placas Petri se incubaron a temperatura ambiente (25±2 °C) durante 3 a 5 días. De las colonias en formación, se realizó la transferencia de puntas de hifas para la obtención de cultivos puros (Hajebrahimi y Banihashemi, 2011). Finalmente, los aislamientos se preservaron colocando 5-7 discos de micelio en crecimiento activo (5 mm de diámetro) en medio agar harina de maíz (CMA) en microviales con agua destilada estéril, éstos se almacenaron a 15 °C (Martin et al., 2012).

Cuadro 1. Sitios de muestreo en canales de irrigación en el valle de Culiacán, especies identificadas y accesiones de las secuencias depositadas en NCBI. 

ND= No determinado

*El número de acceso corresponde a las secuencias obtenidas con los iniciadores ELONGF1/ELONGR1

Figura 1. Trampa con fruto de pera colocada en un canal de irrigación. 

Figura 2. Frutos de pera y hojas de azalea con lesiones de las cuales se realizó el aislamiento. 

Caracterización morfológica

Se indujo la producción de esporangios tomando secciones de aproximadamente 10 mm2 de colonias con crecimiento de 3 a 5 días en medio V8; posteriormente, se colocaron en placas Petri de 90 mm y se inundaron con agua de lluvia esterilizada. Las placas se mantuvieron a temperatura ambiente (25±2 °C) durante 24-48 h (Gallegly y Hong, 2008; Bienapfl y Balci, 2014). Los esporangios se observaron en un microscopio óptico marca Carl Zeiss Axiostar Imager A2 con cámara integrada y se midieron con el software ZEN 2012 Blue edition (Carl Zeiss).

Estructuras, tales como clamidosporas, hinchamientos hifales, anteridios, oogonios y oosporas se observaron en medio agar V8 clarificado (jugo V8 sometido a 4000 rpm durante 20 min) en cultivos de 1 mes de edad aproximadamente, incubados en oscuridad a 20 °C (Mitchell et al., 1992; Bienapfl y Balci, 2014). Para determinar la temperatura máxima de crecimiento se colocaron discos de 5 mm de diámetro con crecimiento activo en medio V8 y se incubaron a 30, 35 y 40 °C±1 °C.

Tipo de apareamiento. Los aislamientos se confrontaron con cepas de referencia de P. nicotianae de tipo de compatibilidad A1 y A2. Una sección de 5 mm de los aislados A1 y A2 de P. nicotianae se transfirieron a una placa Petri con agar V8 clarificado y un disco de 5mm de diámetro de cada uno de los aislados se colocó en el lado opuesto de la placa. Los cultivos se incubaron a 22 °C durante 3 semanas aproximadamente (Bienapfly Balci, 2014). Las características morfológicas y las dimensiones de los anteridios, los oogonios y las oosporas fueron registradas para la descripción de las especies. Las estructuras asexuales y sexuales fueron comparadas con una clave tabular de especies de Phytophthora (Martin et al., 2012).

Caracterización molecular

Se utilizaron aproximadamente 3 mg de micelio, el cual se desarrolló al colocar discos de agar V8 con crecimiento activo de 10 mm de diámetro de cada uno de los aislamientos en medio caldo de papa, y posteriormente colocado en agitación a 150 rpm. A partir del micelio producido, se realizó la extracción de ADN; para esto, se utilizó un amortiguador de digestión (Tris/HCl, 10 mM, pH 8.0; EDTA, 50 mM; SDS, 0.5 %; Triton X-100, 0.5 %; Tween 20, 0.5 %) y 2 μL de proteinasa K (20 mg/mL), seguido de una serie de lavados con cloroformo-alcohol isoamílico (Zelaya-Molina et al., 2011). Para la caracterización de los aislamientos, se utilizaron los iniciadores DC6 (5’-GAGGGACTTTTGGGTAATCA-3’) (Bonants et al., 1997) e ITS4 (5’-TCCTCCGCTTATTGATATGC-3’) (White et al., 1990) para amplificar la región que flanquea el ITS de un tamaño aproximado de 1300 pb y los iniciadores ELONGF1 (5 ́-TCACGATCGACATTGCCCTG-3 ́) y ELONGR1 (5 ́-ACGGCTCGAGGATGACCATG-3 ́) que amplifican un fragmento aproximado de 970 pb de la región central del gen que codifica para el factor de elongación 1-α en la cual no se incluyen intrones (Kroon et al., 2004). La concentración final de la mezcla para la PCR, consistió de: amortiguador 1X, dNTPs 0.2 mM, cada iniciador a 0.2 mM, 1 unidad de ADN polimerasa, para un volumen final de 25 μL. Las condiciones de amplificación para los iniciadores DC6/ITS4 consistieron en: 94 °C durante 3 min, seguido de 30 ciclos de 94 °C por 1 min, 55 °C por 1 min y 72 °C durante 1 min y una extensión final de 72 °C por 10 min y para los iniciadores ELONF/ELONR consistieron en 95 °C durante 2 min seguidos de 35 ciclos de 95 °C por 1 min, 60 °C por 1 min y 72 °C por 1 min y una extensión final de 72 °C durante 10 min. Los productos de PCR se visualizaron en un gel de agarosa al 1%, teñido con gel red (Biotium, USA) sometidos a 70 V durante 90 min. Posteriormente, los productos de PCR se purificaron mediante el kit wizard SV Gel and PCR CleanUp System (Promega, USA). Ambas cadenas del amplicón fueron secuenciadas en LANGEBIO, CINVESTAV, Irapuato. Las secuencias obtenidas se editaron para obtener secuencias consenso en el programa Bioedit (versión 7.2). Se compararon las secuencias de los aislamientos con secuencias de aislados tipo depositadas en la base de datos especializada de Phytophthora (www.phytophthoradb.org) o en NCBI para determinar el porcentaje de similitud.

Evaluación de patogenicidad

Las pruebas de patogenicidad se realizaron en hojas de chile Capsicum annum (híbrido 5810 Syngenta) y tomate Solanum lycopersicum (variedad Horus). Las hojas de chile y foliolos de tomate completamente desarrollados se lavaron con agua corriente, se secaron y se desinfestaron con etanol al 70 % durante 30 s. Posteriormente, cuatro hojas de cada material, en las que previamente se realizaron heridas con una aguja de disección estéril, se inocularon artificialmente en la parte abaxial colocando un disco con crecimiento activo de las dos especies de Phytophthora (5 mm de diámetro) de siete días de edad en medio PDA. Una hoja de cada planta evaluada se utilizó como testigo, en la cual se realizaron heridas y sólo se colocó un disco de medio de cultivo PDA. Todas las hojas fueron colocadas en una cámara húmeda a temperatura ambiente (25±2 °C) durante cinco días, tiempo durante el cual se registró diariamente la longitud del área necrosada en la hoja (Orlikowski et al., 2012).

Resultados y discusión

Un total de 29 aislados pertenecientes al género Phytophthora se obtuvieron a partir de infecciones en pera y hojas de azalea. De los 25 puntos de muestreo se obtuvieron aislados de Phytophthora en sólo 10 sitios de muestreo (Cuadro 1). De acuerdo a sus características morfológicas, los aislamientos se clasificaron en 2 grupos: un primer grupo de 18 aislamientos que produjeron esporangios sin papila, de formas variadas desde ovoides, globosas hasta obpiriformes con tamaño de 45.8-57.4 x 32.9-36.9 μm (Figura 3A), persistentes, con proliferación tanto interna como externa y con esporangióforos largos y simples; los aislamientos produjeron clamidosporas terminales (Figura 3D) e hinchamientos hifales de formas irregulares en cadena y/o en grupos (Figura 3C).

Estos 18 aislamientos fueron heterotálicos y formaron oosporas pleróticas de 24.9 μm de diámetro en promedio y oogonios de 27.6 μm, con anteridios anfíginos (Figura 3B). La reproducción sexual de los aislamientos ocurrió únicamente con el aislado de referencia P. nicotianae A2, lo cual indica que los aislamientos son de tipo de compatibilidad A1. La temperatura máxima de crecimiento de los aislamientos fue de 40 °C.

Figura 3. Estructuras morfológicas del aislado 3-1F3 de la especie P. hydropathica. (A) Esporangio no papilado, ovoide (B) Oospora plerótica con anteridio anfígino. (C) Hinchamientos hifales irregulares en grupo. (D) Clamidospora esférica y terminal. Barra=20 μm. 

Estas características morfológicas concuerdan con las características de la especie Phytophthora hydropathica descrita en la clave propuesta por Martin et al. (2012); así como con la descripción realizada por Hong et al. (2010). Cabe mencionar que en esas dos descripciones de P. hydropathica se menciona que la especie Phytophthora parsiana presenta características morfológicas muy similares. Ambos investigadores las diferencian en base a la temperatura máxima de crecimiento, ya que P. hydropathica es capaz de crecer hasta 40 °C, mientras que P. parsiana no crece en temperaturas superiores a 37 °C; además, Martin et al. (2012) mencionan que P. parsiana no presenta clamidosporas, mientras que P. hydropathica si las produce.

Los 18 aislamientos con clamidosporas fueron de tipo de compatibilidad A1 cuando se confrontaron con cepas A1 y A2 de P. nicotianae; esto coincide con lo reportado por Hong et al. (2010), quienes reportan el tipo de compatibilidad A1 en P. hydropathica, por lo que posiblemente esta especie no se está reproduciendo de manera sexual y sobreviva por medio de clamidosporas. De acuerdo con la morfología observada, los 18 aislamientos con esporangios sin papila pertenecen a la especie Phytophthora hydropathica.

El segundo grupo compuesto por 11 aislamientos comparten características morfológicas que consisten en un patrón petaloide regular de crecimiento en medio de cultivo PDA, esporangios no papilados con forma globosa y ovoide principalmente de base cónica con tamaños de 25.3-42.7 x 18.702-31.5 μm (Figura 4A), persistentes, con proliferación (Figura 4B) tanto interna como externa y con esporangióforos simples; este grupo de aislamientos produjeron hinchamientos hifales (Figura 4C) y no produjeron clamidosporas. Los aislamientos en este grupo fueron heterotálicos, de tipo de compatibilidad A1 formando oosporas pleróticas con un diámetro de 25.2 μm en promedio y anteridios de tamaño de 12.25 μm (Figura 4D). En Michoacán, México se han detectado los dos tipos de apareamiento en esta especie (Mora, 2013), por lo que es probable que si se realiza un muestreo más extenso se encuentre el tipo de compatibilidad A2. Otra característica de este grupo de aislados es la temperatura máxima de crecimiento que fluctúa entre 35 a 37 °C.

Figura 4. Estructuras morfológicas del aislado 17-1F1 de la especie P. drechsleri. (A) Esporangio no papilado, ovoide y de base cónica. Barra = 50 μm. (B) proliferación extendida del esporangio. Barra = 50 μm. (C) hinchamientos hifales. Barra = 50 μm. (D) oospora plerótica con anteridio anfígino. Barra = 20 μm. 

Al comparar estas características con las claves taxonómicas de Erwin y Ribeiro (1996) y de Martin et al. (2012) éstas corresponden a la especie Phytophthora drechsleri. Es importante señalar que en ambas claves se menciona una estrecha relación de esta especie con P. cryptogea, aunque cabe destacar que también se mencionan algunas diferencias entre ambas especies, una de las principales es la temperatura máxima de crecimiento, para P. cryptogea existen reportes que indican que no puede crecer a temperaturas de 35 °C o mayores (Perlerou et al., 2010; Kurtbetli, 2014) mientras que para P. drechsleri existen reportes que puede crecer incluso hasta 37 °C. Existen otras diferencias entre ambas, tal es el caso del tamaño de las oosporas y de anteridios, P. drechsleri produce oosporas de aproximadamente 25.6 μm, mientras que las oosporas de P. cryptogea son más pequeñas con tamaños de alrededor de 22 μm. Caso similar ocurre con el tamaño de los anteridios, en donde P. cryptogea presenta anteridios más grandes, pudiendo estos alcanzar hasta 19 μm de longitud, mientras que los anteridios de P. drechsleri alcanzan tamaños máximos de 14 μm. De acuerdo a las características morfológicas y a las claves taxonómicas se puede inferir que el grupo de 11 aislamientos pertenecen a la especie P. drechsleri.

Las reacciones de PCR con los iniciadores DC6-ITS4 con los aislamientos que pertenecen a la especie P. hydropathica amplificaron un producto de aproximadamente 1300 pb (Dato no mostrado) y con los iniciadores ELONF-ELONR un producto de 960 pb aproximadamente (Figura 5). Las secuencias consenso mostraron entre 96-98 % de similitud con la especie Phytophthora hydropathica (código PD_00342_ITS) en la base de datos especializados en Phytophthora (Phytophthoradb.org) para los iniciadores ITS y 99-100 % de similitud con la especie tipo de P. hydropathica reportada en NCBI para los dos tipos de iniciadores (EU583793 y GQ260061). Este análisis confirma que estos aislamientos pertenecen a la especie Phytophthora hydropathica.

Figura 5. Fragmento de ADN amplificado con los iniciadores ELONGF1/ELONGR1 en aislamientos obtenidos de agua de irrigación. Línea 1, marcador molecular de 1 Kb; Línea 2, agua; Línea 3, control negativo (C. gloeosporioides); Línea 4, control positivo (P. capsici); Líneas 5-15, aislamientos de la especie P. drechsleri; Líneas 16-20, aislamientos de la especie P. hydropathica; Línea 21, marcador molecular de 1 Kb; Líneas 22-34, aislamientos de la especie P. hydropathica

P. hydropathica ha sido aislada con frecuencia de aguas superficiales (Bienaflp y Balci, 2014; Vitale et al., 2014; Copes et al., 2015), principalmente en los meses más cálidos (Copes et al., 2015) pudiendo soportar temperaturas de hasta 40 °C (Hong et al., 2010). También ha sido aislada de plantas enfermas de andrómeda japonesa (Pieris japonica) (Bienalpf y Balci, 2014) en viveros y en agua utilizada en la irrigación de viveros (Hulvey et al., 2010), y en plantas ornamentales de Viburnum tinus con síntomas de muerte regresiva (Vitale et al., 2014).

En los aislamientos de la especie P. drechsleri, las reacciones de PCR con los iniciadores DC6-ITS4 y ELONGF1-ELONGR1 amplificaron un producto de aproximadamente 1300 pb (Dato no mostrado) y 970 pb (Figura 5), respectivamente. Las secuencias consenso mostraron una homología de 97 % con respecto a los aislamientos reportados en el NCBI para la especie Phytophthora drechsleri (GU111627 y AY659550) confirmándose así la identidad de estos aislamientos. P. drechsleri se ha encontrado en agua de irrigación a diferentes profundidades; por ejemplo, Bush et al. (2003) encontró a esta especie en la superficie del agua de irrigación y a profundidades de 1 y de 1.5 m.

Dos especies de Phytophthora se aislaron de la superficie de 10 canales de irrigación del Valle de Culiacán; en el 40 % de los canales en donde se detectó la presencia de Phytophthora se encontró únicamente P. hydropathica, en el 30 % solamente P. drechsleri y en el 30 % ambas especies (Figura 6). P. hydropathica es considerada una especie nativa de ecosistemas fluviales (Hong et al., 2010) por lo que es muy común en este tipo de estudios encontrar una alta frecuencia de aislamientos de esta especie (Bienapfl y Balci, 2014; Brazee et al. 2016).

Figura 6. Distribución de P. hydropathica y P. drechsleri en canales de irrigación del Valle de Culiacán. 

Las secuencias obtenidas con los iniciadores ELONGF1-ELONGR1 que corresponden a las secuencias del gen que codifica para el factor de elongación 1-α de ambas especies se depositaron en la base datos del NCBI (Cuadro 1).

En las pruebas de patogenicidad, los aislamientos representativos 13F2, 15-1F1, 3-2F1, 18-2F1, 16-2F1, 20-2F1, 15-2F3, 3-1F3, 16-1F2 y 16-1H2 de P. hydropathica causaron síntomas visibles de necrosis a las 48 h después de la inoculación en foliolos de tomate y en hojas de chile (Cuadro 2; Figura 7) en contraste con las hojas utilizadas como testigo, en donde no se observaron síntomas. Los aislados fueron más agresivos en hojas de chile, causando necrosis en toda la hoja (45 mm) 120 h después de la inoculación, mientras que en hojas de tomate la lesión mayor fue de 26 mm (Cuadro 2). Hong et al. (2010) mencionan como posibles hospedantes a chile, tomate y pepino; lo cual se confirmó en este estudio para los dos primeros, estos resultados muestran que P. hydropathica representa un riesgo para los cultivos de tomate y chile, que son de gran importancia en esta región. En estudios similares (Bienapfl y Balci, 2014; Brazee et al., 2016) se menciona que aunque P. hydropathica raramente se ha encontrado asociada a enfermedades en plantas, si posee el potencial para causar enfermedades.

Cuadro 2. Longitud de la lesión ocasionada por P. hydropathica y P. drechsleri en hojas de chile y foliolos de tomate. 

hdi= horas después de inoculación; 45 mm= hoja completa.

Figura 7. Patogenicidad de P. hydropathica 3-1F3 en hojas de chile y foliolos de tomate 48 h después de la inoculación. (A) Hoja de chile inoculada. (B) Foliolo de tomate inoculado. (C) y (D) Hoja de chile y foliolo de tomate testigos. 

Los aislados 16-1F3, 1-2H2, 17-1F1, 15-1F2, 23-1F1, 1-1H2, 11F2, 23-2F1, 23-1F3, 23-2F4 y 23-2F2 de la especie P. drechsleri solo infectaron foliolos de tomate (Cuadro 2; Figura 8), en los cuales se presentaron síntomas de necrosis, aproximadamente 48 h después de la inoculación. Las lesiones en foliolos de tomate fueron de hasta 45 mm después de 120 h, mientras que las hojas de chile no presentaron síntomas aparentes; esto puede deberse a que el híbrido utilizado para el bioensayo posiblemente presente tolerancia a los aislados utilizados. Erwin y Ribeiro (1996) mencionan que P. drechsleri se ha reportado como agente causal de pudriciones en frutos de tomate y chile. En México, P. drechsleri ha sido reportada infectando cártamo, chile ají, gerbera, lechuga, nochebuena y tomate (Mills et al., 1991; Romero-Cova y Solis-Aragon, 1996; Fernandez-Pavía et al., 2013).

Figura 8. Patogenicidad de P. drechsleri 1-2H2 en foliolos de tomate 48 h después de la inoculación. (A) Foliolo de tomate inoculado. (B) Foliolo de tomate testigo. (C) hoja de chile inoculada. (D) hoja de chile testigo. 

Este primer estudio en México en los canales de riego del valle de Culiacán demuestra la presencia de P. hydropathica y P. drechsleri y resalta la importancia del agua de riego como medio de diseminación de ambos patógenos. Al mismo tiempo, sienta las bases para la realización de futuros estudios como conocer la dinámica poblacional a lo largo del ciclo agrícola; determinar si estas especies solo utilizan los canales de riego como medio de diseminación o completan su ciclo de vida en estos cuerpos de agua; así como determinar la presencia de P. hydropathica y P. drechsleri en infecciones naturales en plantas de importancia hortícola en la región. Este es el primer reporte de Phytophthora hydropathica en canales de riego en México. Estos resultados indican que es necesario continuar con investigaciones en ambientes naturales, ya sea en aguas superficiales o en suelos para conocer las diversas especies de Phytophthora presentes en México y de este modo considerar el riesgo potencial que estos microorganismos representan para la agricultura del país.

Conclusiones

En este estudio se detectó la presencia de Phytophthora hydropathica y Phytophthora drechsleri en los canales de irrigación del Valle de Culiacán. Estas especies mostraron patogenicidad diferencial en hojas de chile y en foliolos de tomate.

Agradecimientos

Al CONACYT por el financiamiento a los estudios de Brando Álvarez Rodríguez.

Literatura citada

Bienapfl JC and Balci Y. 2014. Movement of Phytophthora spp. in Maryland ́s trade. Plant Disease 98:134-144. http://dx.doi.org/10.1094/PDIS-06-13-0662-RELinks ]

Blair JE, Coffey M, Park S, Geiser DM and Kang S. 2008. A multi-locus phylogeny for Phytophthora utilizing markers derived from complete genome sequences. Fungal Genetics and Biology 45:266-277. http://dx.doi.org/10.1016/j.fgb.2007.10.010Links ]

Bonants P, Hagenaar de Weerdt M, van Gent-Pelzer M, Lacourt, Cooke D and Duncan M. 1997. Detection and identification of Phytophthora fragariae Hickman by the polymerase chain reaction. European Journal of Plant Pathology 103:345-355. Disponible en línea: http://link.springer.com/article/10.1023%2FA%3A1008640227432Links ]

Brazee NJ, Wick RL and Hulvey JP. 2016. Phytophthora species recovered from the Connecticut River Valley in Massachusetts, USA. Mycologia 108:6-19. http://dx.doi.org/10.3852/15-038Links ]

Bush EA, Hong CX and Stromberg EL. 2003. Fluctuations of Phytophthora and Pythium spp. in components of a recycling irrigation system. Plant Disease 87:1500-1506. http://dx.doi.org/10.1094/PDIS.2003.87.12.1500Links ]

Copes WE, Yang X and Hong CX. 2015. Phytophthora species recovered from irrigation reservoirs in Mississippi and Alabama nurseries and pathogenicity of three new species. Plant Disease 99:1390-1395. http://dx.doi.org/10.1094/PDIS-11-14-1197-RELinks ]

Erwin DC and Ribeiro OK. 1996. Phytophthora diseases worldwide. First edition, APS press, St. Paul, MN. 562 p. [ Links ]

Fernandez-Pavía SP, Díaz-Celaya M and Rodríguez-Alvarado G. 2013. Phytophthora in Mexico. Pp: 215-221. In: Lamour K. (ed.). Phytophthora: A global perspective. CAB International. USA. 257 p. [ Links ]

Fernández-Pavía SP, Gregorio-Cipriano R, Rodríguez-Alvarado G, Fernández-Pavía YL, Mondragón-Flores A, Gómez-Dorantes N, Lozoya-Saldaña H, Rodríguez-Fernandez R y Herrera-Camacho J. 2015. Enfermedades de especies vegetales en México. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Primera edición. Morelia, México. 425 p. [ Links ]

Gallegly ME and Hong CX. 2008. Phytophthora: identifying species by morphology and DNA fingerprints. Primera edición. APS Press. St Paul, MN, USA. 168 p. [ Links ]

Ghimire SR, Richardson PA, Moorman GW, Lea-Cox JD, Ross DS and Hong CX. 2009. An in-situ baiting bioassay for detecting Phytophthora species in irrigation runoff containment basins. Plant Pathology 58:577-583. http://dx.doi.org/10.1111/j.1365-3059.2008.02016.xLinks ]

Ghimire SR, Richardson PA, Kong PHJ, Lea-Cox JD, Ross DS, Moorman GW and Hong CX. 2011. Distribution and diversity of Phytophthora species in nursery irrigation reservoir adopting water recycling system during winter months. Journal of Phytopathology 159:713-719. http://dx.doi.org/10.1111/j.1439-0434.2011.01831.xLinks ]

Grünwald NJ, Martin FN, Larsen MM, Sullivan CM, Press CM, Coffey MD, et al. 2011. Phytophthora-ID.org: A sequence-based Phytophthora identification tool. Plant Disease 95:337-342. http://dx.doi.org/10.1094/PDIS-08-10-0609Links ]

Hajebrahimi S and Banihashemi Z. 2011. Host range of Phytophthora parsiana: a new high temperature pathogen of woody plants. Phytopathologia Mediterranea 50:159-165. http://dx.doi.org/10.14601/Phytopathol_Mediterr-3055Links ]

Hardham AR. 2005. Phytophthora cinnamomi. Molecular Plant Pathology 6:589-604. http://dx.doi.org/10.1111/J.1364-3703.2005.00308.XLinks ]

Hong CX, Gallegly ME, Richardson PA, Kong P, Moorman GW, Lea-Cox JD and Ross DS. 2010. Phytophthora hydropathica, a new pathogen identified from irrigation water, Rhododendron catawbiense and Kalmia latifolia. Plant Pathology 59:913-921. http://dx.doi.org/10.1111/j.1365-3059.2010.02323.xLinks ]

Hong CX and Moorman GW. 2005. Plant pathogens in irrigation water: Challenges and Opportunities. Critical Reviews in Plant Science 24:189-208. Disponible en línea: http://www.nurserycropscience.info/water/pathogens/technical-pubs/hong-and-moorman-2005.pdf/viewLinks ]

Hüberli D, Hardy GE St J, White D, Williams N and Burgess TI. 2013 Fishing for Phytophthora from Western Australia ́s waterways: a distribution and diversity survey. Australasian Plant Pathology 42:251-260. http://dx.doi.org/10.1007/s13313-012-0195-6Links ]

Hulvey J, Gobena D, Finley L and Lamour K. 2010. Co-occurrence and genotypic distribution of Phytophthora species recovered from watersheds and plant nurseries of eastern Tennessee. Mycologia 102:1127-1133. http://dx.doi.org/10.3852/09-221Links ]

Jeffers SN and Martin SB. 1986. Comparison of two media selective for Phytophthora and Pythium species. Plant Disease 70:1038-1043. Disponible en línea: https://www.apsnet.org/publications/PlantDisease/BackIssues/Documents/1986Articles/PlantDisease70n11_1038.pdfLinks ]

Kroon LPNM, Bakker FT, van den Bosh GBM, Bonants PJM and Flier WG. 2004. Phylogenetic analysis of Phytophthora species based on mitochondrial and nuclear DNA sequences. Fungal Genetics and Biology 41:766-782. http://dx.doi.org/10.1016/j.fgb.2004.03.007Links ]

Kurtbetli I. 2014. Involvement of Phytophthora cryptogea in sweet cherry decline in Turkey. Phytoparasitica 42:627-630. http://dx.doi.org/10.1007/s12600-014-0403-8Links ]

Martin FN, Abad ZG, Balci Y and Ivors K. 2012. Identification and detection of Phytophthora: Reviewing our progress, identifying our needs. Plant Disease 96:1080-1103. http://dx.doi.org/10.1094/PDIS-12-11-1036-FELinks ]

Mills SD, Foerster H and Coffey MD. 1991. Taxonomic structure of Phytophthora cryptogea and P. drechsleri based on isozyme and mitochondrial DNA analyses. Mycological Research. 95:31-48. http://dx.doi.org/10.1016/S0953-7562(09)81359-2Links ]

Mitchell DJ and Kannwischer-Mitchell ME. 1992. Phytophthora. Pp: 31-38. In: Singleton LE, Mihail JD and Riush CM. (eds.). Methods for research on soilborne phytopathogenic fungi. American Phytopathological Society, St, Paul, MN. 266 p. [ Links ]

Mora DAN. 2013. Variabilidad genética de aislados de P. capsici y Phytophthora drechsleri de plantas ornamentales. Tesis de Maestría. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Morelia, Michoacán. 112 p. [ Links ]

Orlikowski LB, Ptaszek ATM and Orlikowska T. 2012. Relationship between source of water, occurrence and pathogenicity of Phytophthora plurivora. Acta Mycologica 47:3-9. Disponible en línea: https://pbsociety.org.pl/journals/index.php/am/article/viewFile/am.2012.001/2195Links ]

Perlerou C, Tziros G, Vettraino AM and Diamandis S. 2010. Phytophthora cryptogea causing ink disease of Castanea sativa newly reported in Greece. Plant Pathology 59:799. http://dx.doi.org/10.1111/j.1365-3059.2010.02268.xLinks ]

Reeser PW, Sutton W, Hansen EM, Remigi P and Adams GC. 2011. Phytophthora species in forest streams in Oregon and Alaska. Mycologia 103:22-35. http://dx.doi.org/10.3852/10-013Links ]

Romero-Cova S and Solis-Aragon G. 1996. New hosts of some species of the genus Phytophthora (Phycomycetes: Pythiaceae) in Mexico. Agrociencia 30:241-247. [ Links ]

Sutton W, Hansen EM, Reeser PW and Kanaskie A. 2009. Stream monitoring for detection of Phytophthora ramorum in Oregon tanoak forest. Plant Disease 93:1182-1186. http://dx.doi.org/10.1094/PDIS-93-11-1182Links ]

Tyler BM. 2007. Phytophthora sojae: root rot pathogen of soybean and model oomycete. Molecular Plant Pathology 8:1-8. http://dx.doi.org/10.1111/j.1364-3703.2006.00373.x. [ Links ]

Vitale S, Luongo L, Galli M and Belisario A. 2014. First report of Phytophthora hydropathica causing wilting and shoot dieback on Viburnum in Italy. Plant Disease 98:1582. http://dx.doi.org/10.1094/PDIS-03-14-0308-PDNLinks ]

White TJ, Bruns T, Lee S and Taylor J. 1990. Amplification and direct sequencing of fungal ribosomal RNA genes for phylogenetics. Pp: 315-322. In: Innis MA, Gelfand DH, Sninsky JJ, White TJ. (eds.) PCR protocols: A guide to methods and applications. Academic Press, San Diego, U.S.A. 461 p. [ Links ]

Yamak F, Peever TL, Grove GG and Boal RJ. 2002. Occurrence and identification of Phytophthora spp. pathogenic to pear fruit in irrigation water in the Wenatchee River valley of Washington State. Phytopathology 92:1210-1217. http://dx.doi.org/10.1094/PHYTO.2002.92.11.1210. [ Links ]

Zappia RE, Hüberli D, Hardy GE St. J and Bayliss KL. 2014. Fungi and oomycetes in open irrigation systems: knowledge gaps and biosecurity implications. Plant Pathology 63:961-972. http://dx.doi.org/10.1111/ppa.12223Links ]

Zelaya-Molina L, Ortega M and Dorrance A. 2011. Easy and efficient protocol for oomycete DNA extraction suitable for population genetic analysis. Biotechnology Letters 33:715-720. http://dx.doi.org/10.1007/s10529-010-0478-3Links ]

Recibido: 13 de Junio de 2016; Aprobado: 27 de Septiembre de 2016

* Autor para correspondencia: rallende@ciad.mx.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons