SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.38 número151La enseñanza universitaria: Una tarea complejaDocencia universitaria: formación y aprendizaje en el posgrado en educación índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista de la educación superior

versión impresa ISSN 0185-2760

Rev. educ. sup v.38 n.151 México jul./sep. 2009

 

Reformas e innovaciones

 

Impacto del programa de movilidad académica en la formación integral de los alumnos

 

Magdalena Fresán Orozco*

 

* Ex rectora de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana. Este trabajo contó con la colaboración de Manuel Outón, Scheherazade Zambrano, Yolanda Zamora y Jacqueline Aburto. Correo e: mfresan@yahoo.com.mx

 

Resumen

La movilidad estudiantil es una estrategia formativa en la que las IES mexicanas tienen aún una experiencia insuficiente. Constituye un componente axial obligatorio en el modelo educativo de la joven Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana. Por la trascendencia de la experiencia con su primera generación de alumnos se llevó a cabo una evaluación integral de este proceso.** En esta evaluación se pudo constatar que la importancia de la experiencia de movilidad en la formación integral de los alumnos fue percibida por casi la totalidad de los participantes como muy positiva.

Palabras clave: Movilidad estudiantil, potencial educativo, formación Integral.

 

Abstract

Student mobility is a training strategy in which the Mexican IES still have insufficient experience. It is a compulsory axial component in the educational model of the Cuajimalpa campus of the Universidad Autónoma Metropolitana. A comprehensive assessment of this process was carried out by the significance of experience with its first generation of students. This evaluation noted that the importance of the experience of mobility in the integral training of students was perceived by almost all of the participants as very positive.

Key words: Student mobility, educative potential, integral formation.

 

La Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana es una institución con sólo cuatro años de vida. Ofrece programas de estudio en áreas novedosas y necesarias para el crecimiento del país y con amplias perspectivas de ingreso al mercado de trabajo. Sus planes de estudio plantean diferentes opciones de flexibilidad: escasa seriación, posibilidad de avanzar unidades de enseñanza aprendizaje (UEA) sin necesidad de cursarlas y diferentes tipos de cursos optativos que los alumnos pueden acreditar en otras carreras de su División, en otras divisiones de la Unidad Cuajimalpa, en otras unidades de esta Universidad o en otras instituciones de educación superior.

Los planes de estudio tienen un área de formación inicial orientada al dominio de habilidades de pensamiento (verbal y matemático), un área de formación básica dedicada a los dominios lingüísticos disciplinarios, un área profesional diseñada para que el alumno incorpore los conocimientos, las habilidades metodológicas y las destrezas específicas propias de su saber técnico profesional y un área de formación integral en la cual los estudiantes pueden seleccionar una gran cantidad de contenidos curriculares cuyo objetivo es mejorar su formación cultural.

La movilidad estudiantil entendida como la incorporación de los alumnos de una institución educativa en los planes y programas de estudio de otra para cursar y acreditar un conjunto de unidades de enseñanza–aprendizaje (UEA) que serán reconocidas como propias en el plan de estudios de origen, forma parte de la estructura curricular de la Unidad Cuajimalpa (UAMC) y tiene un carácter obligatorio para todos los alumnos. Para instrumentar este programa se incluyeron en los planes de estudio de la UAMC un conjunto de cuatro UEA, denominadas Optativas de Movilidad de Intercambio, que se pretende sirvan para ampliar y enriquecer sus perspectivas profesionales y culturales. Estas UEA se sitúan en el área de formación profesional de la currícula de todas las licenciaturas.

Los objetivos curriculares de la movilidad estudiantil se encuentran expresados en los planes de estudio de las diversas licenciaturas y en el Programa de Movilidad de la UAMC. El objetivo de las UEA de movilidad e intercambio de los planes de estudio es "ampliar las perspectivas de la formación profesional mediante la exposición a contextos académicos y culturales diferentes."1 Para cumplir este objetivo, la Unidad Cuajimalpa consideró necesario proporcionar a los alumnos la oportunidad de fortalecer sus capacidades genéricas y específicas para lograr una mejor formación profesional y acrecentar sus posibilidades de inserción y permanencia en el mercado laboral de manera exitosa.2 También se consideró que la movilidad estudiantil será útil para mejorar la competitividad de los egresados en el ámbito laboral nacional e internacional (Garam, Irma, 2005). al permitirles adquirir conocimientos mediante procesos y metodologías de aprendizaje distintas al modelo educativo de su institución de origen, manejar equipos y tecnologías distintas a las existentes3 y perfeccionar, en su caso, un segundo idioma.

Al tomar decisiones sobre las unidades de enseñanza aprendizaje a cursar en otras unidades de nuestra universidad o en otras instituciones educativas, tanto de la zona metropolitana como del interior de la República Mexicana, e incluso en el extranjero, los estudiantes participan en la elección de segmentos curriculares importantes y significativos para su formación.

Cuando en la UAM Cuajimalpa se empezó a discutir el proyecto de movilidad, algunos académicos afirmaban que la movilidad no era para todos y que no debería ser obligatoria; opinaban que un estudiante de movilidad debería cumplir requisitos tales como un alto promedio (superior a 9) y haber demostrado una gran capacidad de adaptación y una aceptable capacidad de socialización. Pero prevaleció el principio de equidad (Sussex Centre for Migration Research, 2004) y para garantizar esta oportunidad formativa a todos los estudiantes se estableció como obligatorio dentro de los planes de estudios, evitando así que la situación financiera del alumno sea el factor predominante en el aprovechamiento de oportunidades de intercambio.

Dado que la movilidad constituye un factor esencial del modelo educativo de la UAMC y que como tal requiere de apoyos de carácter económico, la Rectoría General de la UAM y la Unidad Cuajimalpa instituyeron un programa de becas que permitieran cubrir costos relativos a traslado, comida, hospedaje, materiales de estudio, etc.

 

La primera experiencia de movilidad

Universo de participantes e instituciones receptoras

De los 98 alumnos que participaron en esta primera experiencia 34 estaban inscritos en la licenciatura en Administración, 27 en Derecho, 20 en Diseño, 15 en Ingeniería en Computación y dos en Matemáticas Aplicadas. La Unidad gestionó 98 lugares para realizar las estancias de movilidad (tabla 1) en diferentes tipos de instituciones. El 11% de los alumnos ingresó a instituciones de educación superior nacionales privadas, como la UIA y el ITESO, 53% se dirigió hacia IES nacionales públicas, 31% se encuentra en la red intrauaM, en Azcapotzalco y en Xochimilco, y el 5% fue al extranjero, a Chile y Noruega. Las estancias de movilidad tuvieron lugar del mes de agosto al mes de diciembre de 2008. Sólo en dos casos se prolongaron hasta el mes de enero de 2009.

Obviamente, ubicar a los alumnos de la primera generación en diferentes instituciones nacionales y extranjeras fue un proceso complejo, porque a la inexperiencia institucional se sumó el desconocimiento del personal académico y administrativo sobre su participación en las gestiones del programa; sin embargo, sin eludir ninguna responsabilidad y realizando un gran esfuerzo se lograron resultados exitosos.

Seguimiento de los alumnos durante la estancia de movilidad

Se mantuvo contacto con los estudiantes en estancia de movilidad durante toda su duración. A la quinta semana de iniciada se envió a los estudiantes participantes en el Programa de Movilidad una encuesta para conocer sus primeras impresiones. En ese momento,,los alumnos se encontraban más o menos adaptados a la institución receptora, lo que les confería una cierta estabilidad emocional y una creciente aceptación de la experiencia que estaban viviendo. Ochenta y cuatro de los 98 estudiantes respondieron esta encuesta.

El primer balance de su situación arrojó resultados alentadores. La percepción de haberse encontrado con una actitud de aceptación al llegar a la institución destino, prevaleció en el 71% de los casos; el 8% de los estudiantes manifestó que la recepción no se caracterizó por una actitud de aceptación y el 21% de los estudiantes no respondió la encuesta.

Las restricciones de tiempo, la insuficiencia de personal y el volumen de alumnos que participaron generaron situaciones percibidas por los actores como falta de planeación, desorganización e incipiente coordinación con las otras unidades o universidades. También la inexperiencia en este tipo de procesos fue evidente en algunas de las instituciones receptoras manifestada, en algunos casos, como una insuficiente atención a los alumnos y por el desconocimiento de su llegada por parte de coordinadores y profesores.

Evaluación final del proceso de movilidad

La evaluación final del primer proceso de movilidad de la Unidad Xochimilco y Azcapotzalco incluyó dos reuniones de reflexión, la primera con el personal de la Unidad Xochimilco y otra con la Unidad Azcapotzalco, en la que participaron todas las instancias de cada Unidad involucradas en el proceso de movilidad. La participación en estas reuniones constituye, sin lugar a dudas, una evidencia más del apoyo del sector académico al proyecto de la Unidad Cuajimalpa por lo cual la comunidad de esta Unidad estará siempre agradecida.

Al finalizar el mes de enero, cuando ya todos los alumnos habían regresado y se encontraban cursando el trimestre 2009/I, se aplicó una encuesta sobre la experiencia de movilidad, cuyo objetivo fue recoger las percepciones de los alumnos en cuanto al desarrollo de competencias genéricas entre los alumnos de la institución receptora en comparación con la Unidad Cuajimalpa, la calidad del apoyo administrativo recibido antes y durante la estancia de movilidad, la percepción global sobre las UEA cursadas y la relevancia de la experiencia de la movilidad en la formación. Se utilizaron varios indicadores para medir la mayoría de las variables. Al final se incluyeron algunas preguntas abiertas para corroborar las percepciones expresadas en forma cuantitativa. En la tabla 2 se presentan las dimensiones, variables y escalas utilizadas.

 

Resultados

Comparación de habilidades entre los alumnos de la universidad receptora y la UAMC

En las cinco gráficas siguientes se presentan los resultados obtenidos. Se utilizó una escala de Likert del 1 al 5 con la indicación de calificar con 1 cuando las habilidades de las instituciones receptoras fueran mucho mayores que las de la UAM y con 5 cuando se presentara el caso opuesto. Obviamente el valor intermedio 3, implicó capacidades similares entre los estudiantes de ambas instituciones. Se consideró la franja entre el 2.5 y el 3.5 como representativa de esta última situación.

Como podemos observar en la gráfica 1, los alumnos encuestados valoraron prácticamente como similares sus habilidades y las de los estudiantes de la institución receptora; los casos extremos se presentan en el caso de la carrera de Diseño, donde la habilidad de hablar en público y la capacidad para comprender las Matemáticas se encuentran por debajo de esta franja, lo que implica reconocer que los estudiantes de la institución receptora se encuentran ligeramente mejor que los alumnos de la misma carrera en la UAMC. También cabe destacar que los alumnos de Administración se encuentran en el límite superior de esta banda, en cuanto a las cuatro habilidades genéricas evaluadas.

Una situación similar se observa respecto a las capacidades de cómputo, en donde solamente la carrera de Diseño se ubicó por debajo de la franja de igualdad. No obstante, en este rubro la tendencia fue ubicarse más en la parte baja de la franja, lo que resultó sorprendente dada la infraestructura de cómputo de la que dispone la UAMC (gráfica 2). Es posible que la situación de Diseño se deba al carácter del Plan de Estudios que en la UAMC tiene una orientación pluridisciplinar, es decir incluye los tres tipos de diseño (gráfico, objetual y espacial) mientras que en las instituciones receptoras generalmente se orienta a una sola de estas perspectivas,

También en el caso de las capacidades para el aprendizaje autodirigido, la mayor parte de las respuestas se ubicaron alrededor del número 3, lo que implica igualdad de habilidades. Nuevamente la carrera de Diseño aparece en la parte inferior de esta franja y la carrera de Administración se encuentra por arriba, en este caso, la licenciatura en Ingeniería en Computación tiene un comportamiento similar a la carrera de Diseño (gráfica 3). Cabe señalar que esta última licenciatura en la UAMC se orienta esencialmente al diseño de software e incide en menor grado en el diseño de hardware. El comportamiento de las respuestas pudiera ser atribuible a esta situación.

Al evaluar las habilidades para la socialización y el trabajo colectivo, otra vez se advierte a Diseño por debajo del resto de los programas de licenciatura. Es interesante notar que la capacidad de trabajar en equipo y la responsabilidad por los resultados del trabajo colectivo resultaron mejor evaluadas en el caso de la carrera de Administración. Por otro lado, sorprende que la conciencia de la responsabilidad individual en el cuidado del ambiente (que constituye uno de los principios de la UAMC) resultara más alta sólo en Administración y Derecho, en tanto, el resto de las carreras se ubicaron en el punto más bajo de la franja (gráfica 4).

La evaluación del nivel de conocimientos y el interés por la carrera elegida resultó el área en la cual los alumnos de la UAMC se evaluaron prácticamente por debajo de los estudiantes de las instituciones receptoras. Sólo Administración se evaluó por encima de los estudiantes de otras instituciones en lo que se refiere a conocimientos generales y conocimientos específicos de la carrera elegida. El resto de los estudiantes se ubicaron ligeramente por debajo del valor 3 en lo que respecta a conocimientos generales. En el caso de los conocimientos específicos de la carrera se valoraron por debajo de los estudiantes de la universidad receptora los alumnos de Matemáticas Aplicadas, Diseño y Derecho.

En cuanto al interés por la carrera elegida, los alumnos de la licenciatura en Derecho parecen menos motivados que sus contrapartes en las instituciones receptoras. Sobre las expectativas profesionales futuras nuevamente los alumnos de Derecho, Diseño y Matemáticas mostraron menos optimismo que los estudiantes de las instituciones visitadas, respecto a su futuro (gráfica 5).

Calidad del apoyo recibido de las instancias de la UAMC para el éxito de la estancia de movilidad

En una institución cuyos actores no tienen experiencia en la operación de una actividad compleja como es el programa de Movilidad, el inicio necesariamente conlleva una evaluación negativa de la calidad del apoyo administrativo a este proceso. La calidad de este apoyo fue evaluada en una escala del 1 al 10, en donde el número 1 se refería a nula calidad del apoyo y el 10 a extraordinaria calidad. En general, podemos afirmar que los alumnos consideraron de regular a malo el apoyo recibido, porque como puede observarse en la tabla siguiente, los promedios de calificación de estos actores se ubicaron alrededor del valor 6, presentándose casos extremos en algunos factores y carreras.

Sin eludir la responsabilidad institucional en esta valoración, cabe señalar que a la falta de experiencia en este tipo de procesos, se sumó la insuficiencia de personal para atender los diferentes aspectos del trámite y el seguimiento de los estudiantes durante su estancia de movilidad. También la suspensión de actividades durante más de 2 meses en 2008, afectó de manera importante el éxito del proceso. No obstante, es necesario destacar que a pesar de esas dificultades el extraordinario desempeño de la Sección de Movilidad de la UAMC, apoyada por Coordinación de Sistemas Escolares, permitió ubicar a 98 alumnos en las instituciones receptoras para realizar sus estancias de movilidad; asimismo, pudo brindar a los estudiantes un seguimiento mayor al que se hubiera esperado de una sola persona al frente de esta actividad.

Sin embargo, también es preciso destacar que la actividad evaluada como menos satisfactoria fue la calidad y la comunicación y seguimiento de los tutores durante la estancia de movilidad. Este aspecto deberá mejorarse sustancialmente para lograr una mayor congruencia con el modelo educativo y el cumplimiento cabal del compromiso de la UAMC con la formación integral de sus estudiantes (tabla 3).

Interés y compromiso con las UEA de movilidad

En este caso, se utilizó una escala de Likert del 1 al 5 que iba de muy bajo (1) a muy alto (5). Se obtuvo el puntaje total de los alumnos por indicador y por UEA, y se sumaron las puntuaciones resultantes de todas las (UEA1, UEA2, UEA3 y UEA4); una vez obtenidas las sumatorias de cada uno de los indicadores, el total se dividió entre el número de UEA para obtener el promedio general de la población.

Por ejemplo, en el caso del interés por la UEA, una puntuación de 5 en todos los casos hubiera arrojado una sumatoria total de 470 puntos y correspondería al extremo muy alto (muy interesante); una puntuación de 4, arrojaría un total de 376 (muy alto o muy interesante). En la puntuación promedio del interés por las UEA fue de 366, por lo cual podríamos afirmar que para todos los alumnos las UEA resultaron interesantes (tabla 4).

Las sumatorias se ubicaron en el caso de dificultad de las UEAs en 303, que implica una valoración situada en el rango de regular a difícil. En el caso de demanda de trabajo y demanda de asistencia los promedios fueron 332 y 350 respectivamente (de regular a alto).

Importancia de la experiencia de movilidad en la formación de los alumnos

Quizá la sección más relevante de la encuesta fue la valoración de la influencia de la experiencia de movilidad en su formación. El impacto en la autonomía se valoró a través de 5 factores, a saber: Capacidad de adaptación a un ambiente distinto, Capacidad para tomar decisiones académicas; Capacidad para tomar decisiones en aspectos de la vida personal; Capacidad para aplicar los conocimientos a problemas distintos y Capacidad para trabajar en equipo

Se utilizó una escala de 1 a 10 ubicando en el extremo inferior la ausencia de impacto (nula); y en el 10 el mayor impacto (impacto extraordinario)4; sorprendentemente, la mayor parte de los alumnos calificaron a la estancia de movilidad como una influencia muy importante en el desarrollo de la autonomía obteniendo promedios cercanos a 8 las carreras de Diseño e Ingeniería en Computación, de 8.6 la de Matemáticas Aplicadas, de 8.9 la de Administración y de 9.0 la de Derecho (gráfica 6). El hecho de que los alumnos otorguen una calificación tan alta al impacto de la experiencia de movilidad en el logro de su autonomía sugiere que el potencial formativo de esta estrategia tiene una importancia similar o aún mayor que el impacto académico.

Un comportamiento similar se observó en la dimensión superación en la que se valoró el impacto la estancia de movilidad con los siguientes indicadores: Deseos de superación, disciplina del estudio, ampliación de las perspectivas del futuro ejercicio profesional. Ampliación de las perspectivas de formación posterior a licenciatura y motivación para realizar estudios de posgrado (gráfica 7). De acuerdo con estos resultados el impacto de la experiencia de movilidad en la motivación para la superación personal y profesional parece muy relevante en todas las carreras (Ruan Yili, 2008). Posiblemente, la menor valoración, aunque no insuficiente, otorgada a esta experiencia por los alumnos de Ingeniería en Computación tiene que ver con la entrada temprana al campo laboral que se observa entre los estudiantes y egresados de esta carrera.

El último grupo de factores evaluados (gráfica 8) se refieren a la dimensión autoconcepto y tolerancia que incluyen los factores capacidad para hacer nuevos amigos, capacidad para aceptar a otros, satisfacción con la forma de ser del alumno, responsabilidad individual en la propia formación y confianza en sí mismo. En esta dimensión todas las carreras obtuvieron un promedio superior a 8 y la carrera de Derecho obtuvo casi la máxima puntuación (9.8).

Lo anterior refleja que independientemente de las dificultades que los alumnos vivieron en el proceso de tramitación de su estancia de movilidad, de los problemas que supuso la adaptación a un ambiente distinto, la incorporación a núcleos sociales diferentes y a distintos procesos de enseñanza–aprendizaje, la experiencia de la estancia de movilidad tuvo un impacto determinante en su formación integral.

La distancia en la formación integral

La movilidad es una estrategia formativa cuyo objetivo rebasa el ámbito estrictamente académico y se refiere principalmente a la formación integral. Es deseable que la experiencia sea enriquecedora en muy diversos ámbitos, particularmente para quienes se alejaron de sus hogares a otros estados de la República o al extranjero, porque además de los desafíos que representa su incorporación a un entorno universitario diferente, con una cultura distinta y otros modelos de enseñanza–aprendizaje, se agregan los de hacerse cargo de sí mismo como individuo, tanto en lo que se refiere a su cuidado personal, como a la cautela en el uso de recursos económicos y a la necesidad de convivir con otros fuera del ámbito universitario.

Por lo anterior, se aplicó una batería de preguntas adicional a los alumnos que cambiaron de domicilio durante la estancia de movilidad, para valorar el impacto de la experiencia de movilidad en otros factores. Para ello se utilizó la misma escala del apartado de impacto (uno = nulo; 10 = extraordinario). Como puede observarse en las gráficas siguientes, el impacto de experiencia de movilidad, fue muy relevante para los alumnos de las cuatro licenciaturas que respondieron esta parte de la encuesta (gráfica 9). (Los alumnos de Matemáticas no resolvieron esta parte del cuestionario).

Uno de los rubros que mayor impacto tuvieron, fue el ámbito de la capacidad de planeación económica. Para todos los integrantes de este grupo de alumnos fue importante la reflexión y la cautela para contender con los gastos de renta, alimentación, materiales para cursos y diversiones (gráfica 10). También este es un aprendizaje relevante que rebasa el ámbito de la formación académica.

La capacidad para convivir con otros, fuera del ámbito universitario, se midió a través de preguntas que indagaron la mejora en cuanto a la tolerancia a las diferencias, la capacidad de solución de conflictos, la colaboración, el respeto a la pertenencia de otros y el mantenimiento del orden en los espacios vitales. El impacto en todos estos factores, fue muy relevante. No obstante, cabe resaltar que para los alumnos de la carrera de Diseño, el impacto del programa de movilidad en su tolerancia a las diferencias fue realmente notable, aunque también indican una influencia notoria en los demás factores. En el caso de Derecho, también se evidenció un impacto importante en lo relativo al mantenimiento del orden en los espacios vitales (gráfica 11).

Siendo esta la primera evaluación del programa de movilidad de la UAMC, sería prematuro pensar en conclusiones definitivas. Sin embargo, los datos presentados parecen indicar que los principales resultados de la experiencia de movilidad se relacionan más con la formación integral, entendida como el fortalecimiento de la autoestima, la independencia, la seguridad en sí mismos, la capacidad de tomar decisiones y de planear y administrar su tiempo y sus recursos, que con aspectos estrictamente académicos. La capacidad de establecer relaciones de respeto, tolerancia, cooperación y trabajo colectivo parece ser otro de los resultados relevantes, aunque no son de menor importancia las referencias al logro de otras habilidades para su mejor formación profesional en los órdenes técnico y metodológico.

Las respuestas a las preguntas abiertas

Como se mencionó, la encuesta incluyó siete preguntas abiertas con el fin de recuperar en palabras de los alumnos la riqueza de esta experiencia. En contra de todos los pronósticos, la mayoría de los alumnos respondió con amplitud estas preguntas y sus comentarios son extraordinariamente interesantes. Hubo 272 expresiones sobre impactos positivos y 78 sobre impactos negativos

Los alumnos expresaron conceptos positivos en torno a la valoración de su institución de origen tales como: darnos cuenta de la gran calidad de la UAMC; valorar a mis profesores; apreciar lo que tenemos en nuestra Unidad; valorar el nivel académico de la UAMC. También se refirieron al impacto de esta experiencia en su capacidad para adaptarse: pude desarrollar mi capacidad de adaptación a otro entorno; adaptación, a otras formas de pensar; adecuarse a otros profesores. Otro impacto positivo se relaciona con el autoconocimiento y el desarrollo personal: conocerme, es un aprendizaje de vida, me ayudó a madurar profesionalmente, aprendí a conocerme mejor, a ser mejor persona, ser mejor estudiante; en cuanto al fortalecimiento de su independencia comentaron: aprendes a independizarte; a tener una identidad propia; logras individualidad.

También hay expresiones relacionadas con el aprendizaje como las siguientes: aprender nuevas formas de trabajo de los compañeros; conocer nuevos sistemas de enseñanza; nuevas formas de aprendizaje; conocer la competencia en mi campo profesional.

La capacidad de socialización también fue referida como impacto positivo: aprendes a relacionarte con más gente, otras formas de pensar, a convivir, hacer nuevos amigos, comunicarme con otras personas de una mejor manera, conocer otras culturas.

Otros comentarios apuntan al impacto sobre la superación: expectativas mayores de superación; interés por un posgrado; emprender nuevos retos; muchas ganas de aprender y aprender; observar nuevas posibilidades de trabajo; ampliar mis perspectivas a futuro.

En el ámbito de las cuestiones negativas se encontraron afirmaciones como las siguientes: nos dieron las materias que les sobraron; la exageración de la burocracia; el trato de los administrativos fue muy negativa; la escuela receptora no cumplió mis expectativas; la comunicación entre ambas universidades fue pésima; existía mucha discriminación; poca aceptación de mis compañeros; insuficiente acceso a servicios; no me permitían las actividades culturales y deportivas; no estaban a tiempo los tramites del IMSS.

Al preguntar sobre la obligatoriedad de la Movilidad, se obtuvieron también opiniones favorables (80%) y desfavorables (20%). Entre las primeras se pueden citar: es excelente (11 menciones); me parece muy importante porque si fuera por propia decisión muchos no irían; es una experiencia que no se repite nunca, que el vivirla modifica la visión que se tiene, por lo que es muy favorable; perfecto, porque si no fuera obligatorio tal vez no me hubiera animado; que está muy bien porque así te obligan a experimentar algo diferente y bueno; es una de las características más importantes de la UAMC ya que es una gran experiencia personal y profesional; es una experiencia que todos deben de vivir.

Y entre las desfavorables encontramos expresiones como las siguientes: muy bien, aunque debería ser opcional; aunque mi experiencia es buena, creo que la decisión está en el estudiante; considero que debería de ser una opción ya que no todos los alumnos se querían ir y fue más bien una decisión forzada para ellos; pues creo que está mal ya que por presionar muchos elegimos de una manera no tan grata; muchas veces no nos sentimos preparados para salir a otra escuela

Entre las sugerencias a los compañeros de las siguientes generaciones, recomiendan esencialmente hacer sus trámites con anticipación, asesorarse sobre la universidad que les interesa y tener cuidado al seleccionar materias de otras carreras. Sobresale una recomendación puntual: "Recomiendo a las siguientes generaciones que si desean tomar materias de otras carreras, tomen materias de primer trimestre o de Introducción por lo contrario es mejor tomar materias de la carrera a la cual se pertenece, ya que por experiencia propia es un poco más difícil entender ciertos tecnicismos de otras carreras".

La respuesta a la última pregunta de este apartado, se refiere a la valoración general de la estancia de Movilidad y constituye un aliciente fundamental para proseguir en los esfuerzos de la Unidad por convertir a este programa en uno de sus rasgos distintivos. 10 = excelente; innovadora y buena; gracias a quien corresponda. Me sirvió mucho; la haría de nuevo en otra universidad; me considero una mejor persona y con mayores conocimientos académicos y con una experiencia maravillosa; Del 1 al 10 diría que 10, a pesar de las dificultades; fue una buena experiencia, sin embargo me hubiera gustado vivir una experiencia fuera del país. Lamentablemente no me arriesgué a ello; me gustó muchísimo mi movilidad, definitivamente lo volvería hacer; aprendí muchas cosas, conocí a buenas personas, incluso creo que maduré un poco; muy buena, es una buena vivencia tanto personal como académicamente; una experiencia inolvidable y que ayudó a mi formación personal y profesional

 

Reflexiones finales

A pesar de las circunstancias que fue necesario superar para instrumentar la primera estancia de movilidad de los alumnos de la Unidad Cuajimalpa descritas en este artículo, podemos calificar esta primera experiencia como exitosa; en un solo trimestre se logró ubicar a 98 alumnos para realizar su estancia.

El carácter optativo de las UEA de Movilidad de Intercambio constituyó un acierto en cuanto a la facilidad para su acreditación sin requerimientos de equivalencia (Szarka Judit, 2003) con los Planes y programas de otras instituciones. No obstante, esta característica demanda una mayor intervención en las tareas de orientación por parte de los tutores y coordinadores de los alumnos.

Sin embargo, hay problemas que deben ser atendidos para mejorar la operación del programa. Por ejemplo, debido a las diferencias entre los calendarios escolares vigentes en la UAM y en las instituciones receptoras (segundas vueltas, extraordinarios y plazos de entrega de los profesores), se presentó una dilación significativa en la recepción de actas finales con las UEA acreditadas en las universidades receptoras. La UAMC tuvo que modificar sus criterios para reinscribir a los alumnos que no tuvieron a tiempo sus constancias. También se presentó una demora en la actualización de la beca PRONABES por los problemas arriba indicados.

Cuando un alumno reprueba una UEA de movilidad requiere alternativas para acreditarla a su regreso o pagarla en la institución de origen. Se requiere un análisis cuidadoso de las alternativas y generar un abanico de opciones tales como la presentación de exámenes extraordinarios en la IES receptora o bien, realizar una adecuación de los planes de estudio para que los alumnos que reprueban una UEA en la estancia de movilidad puedan cubrir los créditos correspondientes cursando alguna de las UEA optativas del plan de estudios. La experiencia de la movilidad cumple otras necesidades formativas y el alumno que retorna de esta experiencia ya tuvo la oportunidad de cubrir éstas. Una tercera alternativa sería gestionar nuevamente su movilidad en la misma u otra IES.

Aunque se generaron constancias oficiales de la pertenencia de los alumnos a la UAM y de la vigencia del seguro facultativo en algunas entidades, los alumnos no recibieron la atención médica que requirieron porque el IMSS no tiene un procedimiento para atender el cambio temporal de domicilio de los usuarios de sus servicios. Este problema, que seguramente afecta a todas las IES, demanda atención por parte de una instancia (Subsecretaría de Educación Superior de la SEP o la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, ANUIES) que tenga capacidad jurídica para establecer un convenio con el IMSS y resolver este problema.

Como se pudo observar en las tablas y gráficas presentadas, la importancia de la experiencia de movilidad en la formación integral de los alumnos fue percibida por casi la totalidad de los participantes como muy positiva, resultado que no es sorprendente; prácticamente todos los alumnos que tienen la oportunidad de vivirla, la consideran enriquecedora; nuestros alumnos no fueron la excepción. La encuesta aplicada a un mes del término de su estancia, refleja el entusiasmo y la motivación que se percibió desde los primeros días del trimestre 09/I.

En lo inmediato, un reto que tiene la UAM Cuajimalpa es preparar a los estudiantes para la movilidad. No sólo en los aspectos académicos, sino en la transición de una situación donde los jóvenes, acostumbrados a una relación cercana con profesores y con las instancias de apoyo, repentinamente se mueven a instituciones con otras características. Conviene recomendar a los alumnos que van a instituciones de los estados o al extranjero procurar una experiencia colectiva. A quienes se fueron en pequeños grupos les resultó más fácil el proceso de adaptación que muchos de los que se desplazaron solos, a quienes la soledad les afectó. Dos de nuestros mejores alumnos enfrentaron muchos problemas por esa razón. Un remedio para la soledad fueron los puentes vacacionales, que muchos aprovecharon para regresar a casa y pasar unos días con la familia.

Es necesario promover entre los aspirantes a salir a otras instituciones la conciencia de la importancia de una buena trayectoria académica previa (Tokic T., et al., 2005). La mayoría de las universidades establecen promedios superiores a 8 para aceptar a los alumnos, y para solicitar becas se requiere un promedio mínimo de 9. El carácter de obligatoriedad del programa de movilidad implica que todos los alumnos, independientemente del promedio, realicen su estancia de movilidad; no obstante, es muy difícil la aceptación de alumnos con bajos promedios y esta situación puede constituirse en una limitante del programa.

Otro punto fundamental es el nnanciamiento de las estancias de movilidad (Sussex Centre for Migration Research, 2004). Es obvio que este proyecto requiere recursos y la UAM lo ha considerado con gran seriedad, estableciendo un proyecto institucional para este propósito. Afortunadamente, en esta generación todos los que cumplieron con el 8 de promedio y que estudiaron en una institución fuera de la zona metropolitana obtuvieron algún tipo de beca, cuyo monto fue de 5 mil pesos mensuales, en el caso de la beca ANUIES–Santander, y de 4 mil pesos mediante la beca UAM. Quienes permanecieron en el Distrito Federal no recibieron beca, aunque cuando cuentan con beca de PRONABES, la mantienen durante la estancia. No ocurre así con quienes accedieron a otra beca, pues las reglas de PRONABES no lo permiten. Tampoco tuvieron beca aquellos estudiantes con menos de 8 de promedio. En esta ocasión, los estudiantes de movilidad internacional que cumplieron los requisitos recibieron una beca UAM por 10 mil pesos mensuales durante cinco meses.

Otra tarea que debe emprenderse en el corto plazo es la sensibilización a la comunidad sobre la importancia de la movilidad. Deberá lograrse que los coordinadores y, sobre todo los tutores, orienten a los alumnos que tienen asignados a elegir la institución que más les conviene para realizar su estancia de movilidad y después hacer un seguimiento del alumno cuando esté en el lugar elegido. Si los tutores conocen el desempeño del estudiante y las características de las universidades que le interesan, puede mejorar la calidad de su elección. Es importante que el tutor ayude al alumno a elegir cursos e instituciones en donde pueda desarrollarse.

La movilidad es un proceso nuevo que hay que aprender sobre la marcha. Se rompen muchos paradigmas y se necesita flexibilidad de pensamiento. Pero el que sea nuevo también es una oportunidad que permite crear muchas cosas sobre la marcha. La movilidad estudiantil es una estrategia formativa que llegó para quedarse; es imprescindible dar un seguimiento cuidadoso a cada experiencia institucional hasta que su operación sea una práctica fluida y eficiente en el sistema de educación superior en nuestro país. Sólo de esta manera será posible aprovechar su extraordinario potencial formativo.

 

Referencias

Garam, Irma (2005). "Study on the Relevance of International Study Mobility to Work and Employment" (Importancia de la movilidad estudiantil internacional para el trabajo / empleo), Opiniones de empresarios finlandeses sobre los beneficios de estudiar y trabajar en el extranjero. Centre for Internacional Mobility (CIMO).        [ Links ]

Sussex Centre for Migration Research (2004). Internacional Student Mobility (Report by the Sussex Centre for Migration Research, University of Sussex and the Centre for Applied Population Research, University of Dundee). Sussex Centre for Migration Research.http://www.sussex.ac.uk/migration/ consulta realizada en julio de 2004.        [ Links ]

Szarka Judit (2003). "Movilidad Estudiantil en la Unión Europea", en European Integration Studies, Volumen 2, Núm. 2, Mislok.        [ Links ]

Teufik Toki'c, Ivan Milentijevi'c, Mile Stojvcev,Oliver Vojinovi'c y Aleksandar Vuceti'c. (2005). Implementation of Student Mobility Program within the frame of TEMPUS Project DD–JEP 16160/2001, Facta Universitatis, Marzo 15 de 2005.        [ Links ]

Yili, Ruan (2008). Student Mobility Program in Cultural Immersion (Oficce of International Cooperation and Exchange, Xiamen University (Studen Mobility Programs Workshop B1).        [ Links ]

 

Notas

** Fresán, M. y col. (2009) Reflexiones sobre el programa de movilidad. Evaluación de la primera experiencia de movilidad en la Unidad Cuajimalpa. UAMC, México.

1 Plan de estudios de la licenciatura en Diseño. UAMC.

2 Este tipo de habilidades se dividen en cognitivas: pensamiento complejo, análisis y síntesis de ideas y conceptos, comprensión de la realidad internacional, dominio de idiomas y visión multicultural. Prácticas: relativas a la formación de empleados con multihabilidades, multitareas, habilidades de comunicación, gestión de proyectos y de información, dominio de nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Actitudes: creatividad, liderazgo, capacidad para trabajar en equipo y de aprender en contextos diversos. Valores: ética, transparencia y rendición de cuentas, cultura de la legalidad, protección del medioambiente y compromiso con el desarrollo sustentable, así como el respeto a los derechos humanos.

3 Programa de Movilidad de los alumnos de la Unidad Cuajimalpa de la UAM.

41 = Nula; 2 = Insignificante; 3 = Escasamente significativa; 4 = Discretamente significativa; 5 = Moderadamente significativa; 6 = Significativa; 7 = Muy Significativa; 8 = Relevante; 9 = Trascendental y 10 = Extraordinaria