SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.41La decapitación como símbolo de castración entre los mexicas -y otros grupos mesoamericanos- y sus connotaciones genéricasNahuatlahto: vida e historia de un nahuatlisimo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Estudios de cultura náhuatl

versión impresa ISSN 0071-1675

Estud. cult. náhuatl vol.41  México nov. 2010

 

Artículos

 

Imágenes y escritura entre los nahuas del inicio del XVI1

 

Marc Thouvenot*

 

* Francés. Doctor en antropología por la Universidad de París, Sorbona. Es investigador del Centro de Estudios de Lenguas Indígenas, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia. Entre sus publicaciones se cuentan Chalchihutil. Le jade chez les aztèques, París, Institut d'Ethnologie, 1982; "Escrituras y lecturas del xiuhtlalpilli o ligadura de los años", Estudios de Cultura Náhuatl, v. 34, 2003. Además, es autor de programas de informática tales como: Temoa, Pohua, Tlachia, Chachalaca, GDN y CEN.

 

Introducción

Es bien sabido que los mexica poseían una escritura pictográfica compuesta por imágenes figurativas y que llamaban a esa escritura tlacuilolli, palabra que proviene del verbo icuiloa. Asimismo se sabe que en esa cultura el uso de las imágenes no se limitaba a la producción de documentos de los llamados por nosotros códices, sino a muchos otros a los que llamaban también tlacuilolli.

Se trata aquí de preguntarse sobre las dimensiones del mundo de las imágenes y sobre el lugar que tenían tales imágenes en aquello que llamamos "escritura". Es interesante saber si las imágenes que conforman la escritura tenían un estatus particular, como podríamos pensarlo desde nuestra perspectiva cultural europea, o bien si ello no era así para los indígenas que la usaban.

Para acceder a este objetivo estudié sobre todo el verbo icuiloa que tiene, según los diccionarios, tres acepciones principales "pintar, escribir, imprimir".2 Además del verbo, nos interesan también todas las formas derivadas de dicha raíz verbal, así como los términos que cercanos a icuiloa tanto discursiva como semánticamente.

La idea es rastrear la pista del término icuiloa para acceder a una noción global del mismo y entender de esa manera el lugar de la escritura en ese conjunto y observar la relación que el mundo de las imágenes pudo establecer con otros saberes.

Para lograr este objetivo utilicé varios medios comunes: diccionarios,3 textos 4 y códices,5 así como algunos programas informáticos específicos.6

Los diccionarios son un recurso fundamental para conocer el sentido de las palabras, pero no son suficientes. Para entender los matices del sentido de las palabras hay que buscar los contextos en que se emplean los términos que pueden obtenerse por composición o por derivación. El náhuatl ofrece varios recursos para derivar palabras desde una raíz verbal. Para encontrar todas las palabras posibles construidas con la raíz de icuiloa hay que identificar la raíz más corta posible. Esta raíz es —cuil— porque la i- frente a dos consonantes desaparece cuando la vocal "a" va antes: ihcuiloa. Al final se puede suprimir la "-a" para permitir la formación del agentivo, y también "-oa" a fin de permitir la formación de adjetivos en -tic.

Lo que queda finalmente es la raíz —cuil—, misma que utilicé para buscar en el índice del Códice florentino preparado por Marc Eisinger, para después hacer lo propio en texto completo del Códice florentino y en ocasiones a ciertas imágenes que aparecen en la viñetas del propio códice para ejemplificar y evitar toda ambigüedad.

El rastreo permitió conocer varias centenas (aproximadamente 500) de casos en que se emplea el verbo icuiloa en el Códice florentino.

El verbo icuiloa dio origen a las siguientes tipos de palabras:

Las tres formas básicas derivadas de icuiloa son un adjetivo, cuicuiltic, un sustantivo/adjetivo, tlacuilolli, y un sustantivo agentivo, tlacuilo.

Cuicuiltic y tlacuilolli se refieren a objetos mientras que tlacuilo a quienes ejecutan la acción a que alude el verbo. Las formas anteriores ayudarán a definir el paisaje semántico que corresponde al verbo icuiloa.

 

LOS OBJETOS

¿Cabe preguntarse qué es aquello que se puede calificar de cuicuiltic o de tlacuilolli? Se trata de un universo muy amplio y variado que abarca no solamente las obras humanas, los artefactos, sino también a la naturaleza en general.

 

Cuicuiltic

Tanto los textos como los diccionarios ofrecen numerosos ejemplos de animales de los cuales se dice que son cuicuiltic, palabra que se tradujo por "moteado". Existen varios tipos de motas que se pueden distinguir por el color: iztac "blanco", tlil- "negro", ez- "rojo como la sangre"; por la forma: citlal- "estrella", ocelo- "jaguar", zol- "codorniz"; o la materia chian- "chia", te- "piedra".

La acción que corresponde al verbo icuiloa no se limita entonces a una acción humana, sino que también es posible encontrar la causa en la naturaleza, que coloca motas o trazos sobre la piel, el pelaje o el plumaje de los animales. Incluso los mismos animales pueden ser el sujeto del verbo icuiloa, como lo que hace el Cuauhocuilin, un tipo de gusano, cuando excava una galería en un árbol.7

Tlacuilolli

Si los ejemplos relativos a la naturaleza son muchos, los que se refieren al objeto de la acción expresada por el verbo icuiloa en relación con los artefactos son todavía más numerosos y sobre todo tipo de soporte. Los objetos que se pueden calificar de tlacuilolli o bien integran la palabra tlacuilol- en la composición de su nombre o a veces no se menciona el objeto sino la acción a través de un verbo.

 

Textiles

Los textiles son los objetos que aparecen con más frecuencia. Se trata de telas como canahuac 8 "tela delgada", o de indumentaria en general quemitl 9 "vestido", o bien de prendas especificas : tilmatli 10"manta", ichtilmatli 11 "manta de agava", huipilli 12 "huipil", xicolli 13 "chaleco", neapanalli 14 "estola", maxtlatl 15"braguero" cueitl 16 "enagua, enredo".

 

 

Papel

El papel se considera como un tlacuilolli en distintas circunstancias: cuando se trata de un ornamento de papel decorado con manchas negras de hule, como en el caso de la diosa Tzapotlatenan,17 que porta un tocado de papel amacalli, o cuando se trata del tlaquechpanyotl,18 "ornamento, que va sobre el pescuezo",19 que llevan los que van a ofrecer esclavos en sacrificio. A veces los dioses u objetos rituales llevan papeles calificados de tlacuilolli, que se llaman tetehuitl.20 Probablemente ocurre lo mismo cuando se trata del papel que se utilizaba para escribir los códices.21

 

Cuerpo humano

El verbo icuiloa se emplea para referirse a la pintura que adornaba diferentes partes del cuerpo de los hombres, en particular las mujeres, o de los dioses. Ya sea la cabeza,22 el cuello,23 el cuerpo,24 las manos 25 o el pecho.26

 

Madera

Varios objetos de madera, o de un material que puede considerarse similar a la madera, están calificados de tlacuilolli. Se trata de los acacuahuitl 27 "pipa", xicalli 28 "vaso de calabaza", ayotectli 29 " jícara", chimalli 30 "escudo" y atzaccaiotl 31 "tapón".

Pero la asociación entre la madera y el tlacuilolli se presenta con más evidencia en la construcción de verbos. Los textos del Florentino ofrecen algunos ejemplos del verbo icuiloa en composición con cuahuitl "árbol, madera".32 Los diccionarios indican que en asociación con cuahuitl el verbo icuiloa toma el sentido de "esculpir, entallar".33

Oro

La asociación del oro con la palabra tlacuilolli es excepcional 34 y no se puede dudar que dicho material era un soporte. Así se emplea el verbo icuiloa para expresar el trabajo de los teocuitlapitzque "plateros" que diseñaban animales u otros motivos, tan variados como lo deseaban, utilizando la técnica de la cera perdida.

En los códices se encuentran piezas de oro con motivos idénticos a los que aparece en los textiles u otros objetos.35

 

Piedra

Para referirse al trabajo de la piedra realizado por el cantero o el lapidario se utiliza también el verbo icuiloa. Los diccionarios proponen numerosas expresiones con las dos raíces: tetl "piedra" + icuiloa. Los lapidarios, los que trabajaban el jade o chalchihuit,l eran llamados chalchiuhtlacuiloque,36 lo que significa que el hecho de esculpir —icuiloa— la piedra preciosa formaba parte de las características fundamentales de esa profesión.

La acción de esculpir —icuiloa— piedras no se limitaba a objetos pequeños, pues se emplea también para referirse a obras grandes, como las construcciones. Así a los palacios, tecpancalli,37 se designaba como tlacuilolli de piedra. Esa denominación se refiere propiamente a la parte superior del dintel, como se observa en las viñetas correspondientes al texto.

 

Cuero

El único objeto de cuero encontrado son las sandalias o cactli 38

 

Barro

Algunos artefactos de barro como el "incensario" tlemaitl,39 la "jara" tecomatl,40 o la "escudilla" caxitl41 aparecen asociados con la palabra tlacuilolli. Se pueden observar tales objetos en diversos códices como el mismo Florentino,42 el Códice de Tepetlaóztoc 43 o el Códice borbónico.44

 

Tejido

Entre los objetos tejidos se encuentra la "estera" petlatl,45 el "asiento" icpalli,46 el soporte del juego de dados que se llama patolpetlatl.47

 

Líquido

Hasta un brebaje como el atolli,48 "atole", se podía llamar tlacuilolatolli. Se trataba de un atole que tenía en medio de su superficie una flor y que se bebía a media noche de la fiesta de Macuilxochitl.

Según el tipo de soporte y el destino del objeto elaborado se utilizaba materiales muy diferentes y a todos se les relacionaba con el verbo icuiloa. Además de todos los colorantes, minerales o vegetales,49 se utilizaban también plumas,50 hule,51 flores,52 o también el negro y los colores.

Hasta el momento hemos visto que el universo en el que se inscribe las acciónes del verbo icuiloa puede ser dividido en dos: por una parte el mundo de la naturaleza con las manchas que corresponden al término náhuatl cuicuiltic, y por otra, el mundo de los artefactos, que es un mundo de dibujos, motivos, signos, imágenes, que se pueden reunir bajo la palabra tlacuilolli.

Hemos visto que la noción de tlacuilolli no está asociada a un soporte particular, hay tlacuilolli sobre papel, madera, oro, piedra, piel... tampoco a un objeto particular (vestidos, recipientes, construcciones...), ni a la oposición animado/inanimado (seres humanos, divinos u objetos), tampoco a una técnica particular (pintura, tejido, bordado, estampado, escultura, tatuaje...).

Entonces el ámbito de la palabra tlacuilolli es muy diverso y tiene como único punto común formas visibles organizadas. Esas formas, según el contexto, pueden ser llamadas dibujos, imágenes, signos, glifos, motivos, representación, figura, modelo... , corresponden en náhuatl a la palabra machiyotl, que precisamente tiene todas esas acepciones.

Pero ese universo del tlacuilolli ¿es un conjunto global, homogéneo, compacto y sin distinción o, por el contrario, se pueden reconocer en él divisiones?

Son los hombres que producen o utilizan los tlacuilolli lo que permitirá responder a esta pregunta.

 

LOS HOMBRES

Tolteca

En casi todos los casos se puede asociar a la palabra tlacuilolli la palabra toltecatl que significa "official de arte mecanico, o maestro" (Molina 2) o según el Bnf_362 "Artifice generalmente; maestro de arte; el que tiene oficio de manos". El toltecatl es entonces un artífice es decir un "artista de alguna de las llamadas artes menores" (Moliner). Encontramos en el Mapa Tlotzin y en el Códice mendocino listas pictográficas de algunos de esos artesanos, mientras que el Códice florentino ofrece descripciones y comentarios sobre los diversos artesanos. En el texto en náhuatl, además del verbo icuiloa o de palabras compuestas con esa raíz verbal, aparecen muy a menudo otras raíces verbales y particularmente el verbo imati.53

A todos los artesanos del Códice florentino se les califica con el término m-imati o m-imatini, es decir, la forma reflexiva del verbo imati. En los diccionarios aparece muchas veces la palabra mimatini y la reunión de toda la información permite esbozar el carácter del artesano de esta manera: se trata de alguien sabio, cauteloso, comedido, hábil, industrioso, cuerdo, avisado, prudente, astuto.

En su forma transitiva el verbo imati significa: "mañear" lo que nos indica que la habilidad constituye la cualidad central y particular del artesano, mientras que los otros atributos los podía compartir con otros miembros de la sociedad.

La palabra mimati(ni) es la más frecuente para calificar a los artesanos, aunque no es la única derivada del verbo imati.

En esta lista aparecen dos palabras compuestas de una parte del cuerpo humano con el verbo imati. En un caso se trata de maitl "mano" y en el otro de ixtli "ojo, rostro". El primero no aparece en los diccionarios clásicos, mientras que el segundo existe o tal cual, o en formas derivadas. En todos los casos lo que aparece es la noción de conocimiento.54 La traducción literal de iximati seria "mañear con los ojos". La palabra iximati nos enseña que el conocimiento es algo que viene a través del sentido de la vista, se trata de un conocimiento empírico del mundo, es un conocimiento concreto. Esa facultad del ojo es algo tan importante que en la descripción del órgano se dice teiximati, tlaiximati 55 "conoce la gente, conoce las cosas".

Los textos del Códice florentino muestran que este tipo de conocimiento se relacionaba particularmente con las piedras preciosas, las plantas, el oro, la arcilla, los astros y los caminos.

 

Tlamatinime

Los tlamatinime —plural de tlamatini— constituyen otra categoría de hombres que se encuentran relacionados con los tlacuilolli. El término tlamatini significa literalmente "el que sabe algo". Viene del verbo mati, nitla—, que según todos los diccionarios significa "saber".

Las traducciones de tlamatini, en los diccionarios, se pueden juntar en tres grupos. El primero tiene que ver con el saber y lo escrito: "sabio, letrado, leído, hombre que lee mucho", el segundo "maestro de alguna arte" aparece solamente una vez en el Molina 1 y parece más bien designar a un artesano, por lo que es de suponer que se trata de la palabra tla(i)matini donde la i- inicial desapareció. Finalmente Molina, en la primera parte de su diccionario, propone el sentido de "embaucador", que es como la parte sombría del saber.

 

Mati y los tlamatinime (tla-mati-ni-me)

Antes pudimos observar una relación entre los tlacuilolli con una parte de la sociedad que son los artesanos y también con una noción, la de conocimiento. Ahora encontramos una nueva asociación entre los tlacuilolli con un cierto tipo humano, el sabio, y la noción de saber y sabiduría.

Si el verbo imati "conocer" parece relacionarse con todos los tipos de tlacuilolli, ¿es lo mismo con el verbo mati "saber"? La respuesta es negativa. El verbo mati se relaciona solamente con un cierto tipo de tlacuilolli. En los cuatro casos 56 en los cuales aparecen en la misma frase las palabras tlacuilolli y tlamatini, siempre aparece la palabra amoxtli "libro" y en tres casos el binomio in tlilli in tlapalli "el negro, los colores" que es la expresión metonímica para la escritura.

Estos ejemplos permiten introducir una distinción en el conjunto de los tlacuilolli. Todos se relacionan con la idea de "conocer" mientras que solamente una categoría, los escritos, se relacionan con el "saber". Esa relación se encuentra plasmada en un glifo de la Matrícula de Huexotzinco, en el barrio de Coyotzinco, donde a un personaje se le nombra Temati. Para expresar la palabra mati, el tlacuilo eligio de figurar un libro.

A esa división se pueden añadir dos particularidades más: primero se notó que entre los artesanos aparecen tanto hombres como mujeres, aunque sea en menos oficios. En el caso de los tlamatini, en cambio, sólo se trata de hombres.

La segunda observación es la parte del cuerpo humano responsable de cada proceso. Vimos que el verbo imati se relaciona con el ojo, el órgano que permite aprehender tanto a los hombres como a las cosas. El verbo mati, por su parte, se vincula a la cabeza. En el Florentino se dice:59

Mientras que imati se relaciona con un conocimiento empírico dado por la experiencia a través del ojo, mati hace referencia a un saber interno, abstracto, dado por la capacidad de pensar.

El verbo mati se puede emplear en muchos contextos, mientras que la palabra derivada tlamatini es muy especializada. Se trata de un caso paralelo al del verbo itoa que significa "decir" y que su derivado tlatoani significa "soberano".

La palabra tlamatini aparece treinta y nueve veces en el Florentino. Dieciocho se encuentran en relación con el tema de la escritura, mientras que veintiuna están asociadas con diversos personajes. A través del uso de la palabra se puede imaginar un poco quién es un "sabio". Primero se trata de un hombre, pues en ningún caso se encuentra una mujer asociada con la palabra tlamatini. Pertenece a la élite de la sociedad, es un pilli, alguien que puede un día ser un tlatoani, es alguien digno de ser un modelo, es un hombre ya grande, es un hombre que tiene libros, es un lector.

Siguiendo la pista del verbo icuiloa vimos primero que sus contextos de empleo son muy variados, pero la lengua misma permite introducir una distinción entre lo que se relaciona con la naturaleza, que se califica a través de la forma duplicada —cuicuil—, y lo que se relaciona con las obras humanas, es decir los artefactos. En este último caso, la palabra clave es tlacuilolli, cuando se encuentra asociada con el verbo imati "conocer". Entre los artefactos y gracias a la presencia de la expresión in tlilli in tlapalli o de amoxtli "libro", se puede identificar un subgrupo que esta vez no se relaciona ya con imati, sino con mati "saber" y que, como tlamatinime, detentaban sólo los hombres.60

Ya sea la palabra tlacuilolli, en el sentido de "escritura", o bien el binomio in tlilli in tlapalli "la tinta, los colores" que tiene el mismo sentido, la denominación de ese objeto tan particular que es la escritura, hace referencia a su forma, a su apariencia, a su carácter de imagen. Las palabras empleadas inscriben la escritura náhuatl claramente en el ámbito de la imagen. En eso se distingue radicalmente de nuestra concepción de la escritura. Para nosotros la relación primordial de la escritura se entabla con la lengua y no con su forma. Es una tradición muy antigua que nos hace pensar que la escritura es como el espejo de la lengua. Aunque sólo algunas áreas de la lingüística tienen por objeto la escritura, no dudan en anexar este tema dentro de sus límites disciplinarios. Eso muestra la fuerza de la tradición que establece un lazo inextricable entre lengua y escritura para nosotros. De lo expuesto anteriormente, parece que para los nahuas fue totalmente al revés. Ellos, por su uso del lenguaje, nos muestran que la adscripción principal de la escritura se encuentra en las imágenes y no en el mundo de la lengua.

¿Esto significa que no existía ninguna relación entre su sistema de registro y la lengua? No es así, pero para mostrarlo necesitamos abandonar la escritura alfabética del náhuatl y utilizar la pictográfica.

La palabra tlacuilo, agentivo de icuiloa, cuando no entra en composición se utiliza ante todo para designar a los escribanos.

 

Tlacuiloque

 

ILHUIA Y TLACUILOLLI

Los códices existentes ofrecen algunas figuras de tlacuiloque. Por ejemplo, el Mapa Tlotzin ofrece la escritura pictográfica del binomio característico de la escritura in tlilli in tlapalli. Además, el personaje allí representado está dibujando algo que no se ve muy bien en este documento, pero que se puede distinguir en otros como en el códice Xolotl y en el códice Mendocino. Lo que se figura es un rectángulo con un marco y adentro dos signos de palabras, muy semejantes a un elemento tlatoa "hablar", dispuestos cada uno en sentido contrario. El conjunto, en el caso del Xolotl, se lee ilhui—, raíz del verbo ilhuia "decir". Lo que sirve como símbolo para el tlacuilo muestra entonces una relación muy fuerte con el lenguaje.

Entonces la combinación de la lengua y de la escritura pictográfica permite mostrar que dentro de los tlacuilolli existe un subgrupo que corresponde a lo que llamamos escritura, subgrupo que se inscribe ante todo en el mundo de las imágenes pero también en el mundo de la lengua. Eso permite completar el diagrama de la manera siguiente:

 

MATERIAL CONSULTADO

Códices

Códice Borbonicus

ANDERS, Ferdinand, Maarten Jansen et Luis Reyes García, El libro del Ciuacoatl, Homenaje para el año de Fuego Nuevo, libro explicativo del llamado Códice Borbónico, México, Fondo de Cultura Económica, 1991, 251 p. + facsímil.         [ Links ]

 

Códice de Tepetlaóztoc

VALLE, Perla, Códice de Tepetlaóztoc o Códice Kingsborough, México, El Colegio Mexiquense, 293 p. + facsímil.         [ Links ]

Dictionnaire des éléments constitutifs des glyphes et personnages du Codex de Tepetlaoztoc, dans CEN (DVD), México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2009.         [ Links ]

 

Códice de Tepeucila

HERRERA M, María del Carmen y Ethelia Ruiz M., El códice de Tepeucila. El entintado mundo de la fijeza imaginaria, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1997, 83 p.         [ Links ]

Dictionnaire des éléments constitutifs des glyphes du Codex de Tepeucila. dans CEN (DVD), México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2009.         [ Links ]

 

Códice florentino

SAHAGÚN, fray Bernardino de, Códice florentino. El manuscrito 218-220 de la colección Palatina de la Biblioteca Medicea Laurenziana, 3 v., México, Giunti Barbéra/Archivo General de la Nación, 1979, facsímil.         [ Links ]

 

Códice Ixtlilxóchitl

DURAND-FOREST, Jacqueline de, Codex Ixtlilxochitl, Commentaire, Graz , Akademische Druck u. Verlagsanstalt, 1976.         [ Links ]

 

Códice Magliabechiano

ANDERS, Ferdinand, Maarten Jansen et Luis Reyes García, Libro de la vida, Códice magliabechiano, México, Fondo de Cultura Económica, 1996, 238 p., facsímil.         [ Links ]

 

Códices Matritenses

PASO Y TRONCOSO, Francisco del, Fray Bernardino de Sahagún: Historia de las Cosas de Nueva-España, 5 v., Madrid, Hauser y Menet, 1905-1907.         [ Links ]

Primeros memoriales, Oklahoma, University of Oklahoma Press, 1993.         [ Links ]

THOUVENOT Marc y Bertina Olmedo, Dioses de los Códices Matritenses: diccionario de elementos constitutivos, CEN (DVD) México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2009.         [ Links ]

 

Códice Mendoza

BERDAN Frances F. y Patricia Rieff Anawalt, The Codex Mendoza, 4 v., University of California Press, 1991.         [ Links ]

 

Códice Telleriano-Remensis

QUIÑONES KEBER, Eloise, Codex Telleriano-Remensis, Ritual, Divination, and History in a Pictorial Aztec Manuscript, prólogo de E. Le Roy Ladurie, Austin, University of Texas Press, 1995, 365 p.         [ Links ]

Olmedo, Bertina Telleriano-Remensis: xiuhpohualli y tonalpohualli: diccionario de elementos constitutivos, CEN (DVD), México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2009.         [ Links ]

 

Códice Xólotl

DIBBLE, Charles E., Códice Xólotl, 2 v., prefacio de R. García Granados, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 1951, 164 p.         [ Links ]

 

THOUVENOT, Marc, Xolotl: Codex Xolotl. Etude d'une des composantes de son écriture: les glyphes. Dictionnaire des éléments constitutifs des glyphes, París, Editions SUP-INFOR, www.sup-infor.com        [ Links ]

Mape Tlotzin, Bibliothèque Nationale de France, Fonds Mexicains n. 373        [ Links ]

 

Matrícula de tributos

BERDAN F. y J. de Durand-Forest, Matrícula de tributos, México, Museo Nacional de Antropología, 45 p. + facsímil.         [ Links ]

REYES GARCÍA, Luis, Matrícula de Tributos o Códice de Moctezuma, México, Fondo de Cultura Económica, 1996, 326 p. + facsímil.         [ Links ]

Matrícula de tributos, Arqueología Mexicana, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2003.         [ Links ]

THOUVENOT, Marc y Carmen Herrera, Matrícula de tributos: diccionario de elementos constitutivos, CEN (DVD), México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2009.         [ Links ]

 

BIBLIOGRAFÍA

Anónimo, 2007 (178?) Diccionario náhuatl castellano manuscrito de la Biblioteca Nacional de Francia, Fondo mexicano núm. 361, edición electrónica: Danièle Babout, Rossana Cervantes, Jacqueline de Durand-Forest, Sybille de Pury, Marc Eisinger, Carmen Herrera, Patrick Lesbre, Alfredo Ramírez, Rubén Romero, Placer Thibon, Marc Thouvenot, Alexis Wimmer, Isis Zempoalteca, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

Anónimo, 2006 (17??) Diccionario castellano náhuatl, manuscrito de la Biblioteca nacional de Francia, Fondo mexicano núm. 362, edición electrónica: Sybille de Pury, Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

Anónimo, 2007 (17??) Lista de partículas gramaticales, manuscrito de la Biblioteca nacional de Francia, Fondo mexicano núm. 362bis, edición electrónica: Sybille de Pury, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

CAROCHI, Horacio, 1645 (1892) Arte de la lengua Mexicana con la declaración de los adverbios della. México, Imprenta del Museo Nacional, 536 p.         [ Links ]

----------, 2001 Grammar of the Mexican Language with an Explanation of its Adverbs, translated and edited with commentary by James Lockhart, Standford University Press, 516 p.         [ Links ]

CLAVIJERO, Francisco Xavier, 2007 (1780) Vocabulario, in Reglas de la lengua mexicana con un vocabulario. Edición electrónica: Sybille de Pury, Danièle Babout, Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

CORTÉS Y ZEDEÑO, Jerónimo Thomas de Aquino, 2006 (1765) Diccionario de Romance a Mexicano, in Arte, Vocabulario y Confessionario en el Idioma Mexicano como se usa en el Obispado de Guadalajara. Edición electrónica: Sybille de Pury, Danièle Babout, Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

ElSINGER, Marc, 2005 Índice del Códice florentino (1580). Edición electrónica, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

GUERRA, fray Juan, 2006 (1692) Copia de los verbos, nombres y adverbios, in Arte de la lengua mexicana que fue usual entre los indios del Obispado de Guadalajara y parte de Durango y Michoacán, edición electrónica: Sybille de Pury, Danièle Babout, Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

HERRERA M., Ma. del Carmen, 2008 Diccionario del Arte de la lengua mexicana de Horacio Carochi (1645), edición electrónica, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

LÓPEZ AUSTIN, Alfredo, 1996 Cuerpo humano e ideología, las concepciones de los antiguos nahuas, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2 v.         [ Links ]

MÁYNEZ, Pilar, 2007 El Calepino de Sahagún. Edición electrónica, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

----------, 2007 Léxico de la Historia de las Indias de Diego Durán (1570-1581), edición electrónica en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

MOLINA, fray Alonso de, 1970 Vocabulario en lengua castellana y mexicana y mexicana y castellana, estudio preliminar de Miguel León-Portilla, México, Editorial Porrúa.         [ Links ]

----------, 2005 (1571) Molina_1: Vocabulario en lengua castellana y mexicana, edición electrónica de Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

----------, 2005 (1571) Molina_2: Vocabulario en lengua Mexicana y Castellana, edición electrónica de Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

OLMOS, fray Andres de, 2007 (1547) Vocabulario, en Arte de la lengua mexicana y vocabulario, edición electrónica de Sybille de Pury, Anne-Marie Pissavy, Marc Thouvenot en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

PURY, Sybille de, 2007 (1984) Vocabulario mexicano de San Miguel Tzinacapan (Sierra Norte de Puebla), edición electrónica Sybille de Pury, Danièle Babout, Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

----------, 2007 Léxico del Arte para aprender la lengua mexicana de fray Andrés de Olmos (1547), edición electrónica de Sybille de Pury, Anne-Marie Pissavy, Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

PURY, Sybille de, Marc Thouvenot, 2007 Léxico del Vocabulario Manual de Pedro de Arenas (1611), edición electrónica de Sybille de Pury, Danièle Babout, Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

RlNCÓN, Antonio del, 2007 (1595) Vocabulario breve, en Arte mexicana, edición electrónica de Sybille de Pury, Anne Marie Pissavy, Marc Thouvenot en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

THOUVENOT, Marc, 2001 Codex Xolotl. Etude d'une des composantes de son écriture: les glyphes. Dictionnaire des éléments constitutifs des glyphes, Paris, Editions Sup-Infor, www.sup-infor.com        [ Links ]

----------, 2003 Tlachia, logiciel pour des dictionnaires pictographiques, programme informatique, www.sup-infor.com        [ Links ]

----------, 2003 Chachalaca, logiciel d'analyse morphologique du nahuatl, programme informatique, www.sup-infor.com        [ Links ]

----------, 2005 GDN, Grand Dictionnaire Nahuatl, programme informatique, www.sup-infor.com        [ Links ]

THOUVENOT, Marc y Carmen Herrera M., 2009 Matrícula de Huexotzinco: Coyotzinco diccionario de elementos constitutivos (BnF n°387), en CEN (DVD) México, Instituto Nacional de Antropología e Historia (www.sup-infor.com)        [ Links ]

THOUVENOT, Marc y Paul Fisher, 2002 Temoa, logiciel pour les textes nahuatl, programme informatique, www.sup-infor.com        [ Links ]

WIMMER, Alexis, 2006 Diccionario de náhuatl clásico, edición electrónica, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

WOLGEMUTH Walters et al., 2006 (2002) Diccionario náhuatl de los municipios de Mecayapan y Tatahuicapan de Juárez, Veracruz, edición electrónica de Sybille de Pury, Marc Thouvenot, en GDN: Gran Diccionario Náhuatl, www.sup-infor.com        [ Links ]

 

Notas

1 Gracias a Rubén Romero Galván, Carmen Herrera (INAH) y Mario González Aragón por sus observaciones y correcciones estilísticas.

2 Según la autoridad lexicográfica del siglo XVI, Alonso de Molina, la palabra icuiloa (escrita también cuiloa por elisión de la i frente a la a del prefijo tla-) tenía diversos sentidos según el tipo de objeto, designado por un prefijo, involucrado. Ver cuadro

3 Los diccionarios que forman parte del GDN o Gran Diccionario Náhuatl.

4 Antes de todo se trata del Códice florentino. Para aprovechar lo mejor posible de la riqueza de este documento utilice el índice de Marc Eisinger (2005).

5 Los códices Matritenses, Borbonicus, Ixtlilxochitl, Magliabechiano, Telleriano-Remensis, Mendocino, Xolotl, de Tepetlaozctoc, de Tepeucila, el Mape Tlotzin y la Matrícula de tributos.

6 Temoa, GDN, Tlachiay Chachalaca.

7 CF, XI, 5, 100.

8 CF, II, 24, 74; Matrícula de tributos: 3v, 4r, 4v, 5v, 7r y 9r.

9 CF, II, 24, 72 ; CF, IX, 20, 91.

10 CF, II, 22, 58 ; CF, II, 24, 72; CF, VIII, 20, 72 ; CF, VIII, 21, 76; CF, X, 29, 186 ; CF, X, 17, 63.

11 CF, II, 25, 88.

12 CF, I, 11, 22; CF, II, 30, 121; CF, II, 26, 91; Matritenses f. 263v.

13 CF, II, 37, 163; CF, II, 24, 72; CF, IX, 30, 60; CF, XII, 19, 51; CF, XII, 4, 11.

14 CF, II, 31, 129.

15 CF, II, 37, 163.

16 CF, I, 11, 22; CF, II, 30, 121 ; CF, II, 26, 91; Matritenses 263v, 264r.

17 Matritentses: yamacal holtica tlacuiloli q[ue]tzalmiavayo f. 264r. Tambien Matlalcueye o Chalchiuhtlicue f. 267r.

18 CF, IX, 14, 63.

19 GDN, Sahagún.

20 Matritenses: in amatl, holtica, tlacuiloli, motenevaya amatetehvitl f. 250r.

21 La asociación con el papel se hace a través de la palabra amoxtli "libro", CF, I, 12, 24; CF, VI, 40, 215 ; CF, X, 5, 190-91. Eso significa que el soporte podía ser de papel o bien de piel de animal o de tela. En el Códice florentino encuentro solamente la calificación de tlacuilolli para los códices y no para los libros europeos.

22 CF, II, 31, 129.

23 CF, VIII, 15, 47.

24 CF, IX, 16, 73.

25 CF, VIII, 15, 47.

26 CF, II, 21, 47 ; CF, VIII, 15, 47.

27 CF, X, 24, 88; GDN: Wimmer.

28 CF, VIII, 13, 40; xicallacuilolli CF, X, 21, 77.

29 CF, VIII, 13, 40.

30 CF, IX, 3, 9; CF, IX, 79 ; Matritenses; tlatolchimali cujlolli CF, II, 23, 65.

31 atzaccaiotl tlacujlolli CF, VIII, 13, 40.

32 CF, X, 8, 27.

33 Existe toda una familia de palabras que se construyeron sobre tres bases: cuauh + icuilo- / cuauh- + tla- + cuilo-... / tla- + cauh- + icuilo-.

34 CF, IX, 59, 65.

35 Códice de Tepeucila: T_1_D_03: teocuitlatecomatl ; Códice de Tepetlaoztoc: K09_A_14: coztic teocuitlatl cozcatl.

36 CF, VIII, 39, 45.

37 CF, XI, 12, 270.

38 Matritenses f. 61r.

39 CF, VIII, 18, 62.

40 CF, VIII, 13, 40; tecontlacuilolli CF, VIII, 40.

41 CF, IX, 9, 41.

42 CF, XI, 199v.

43 K20_B_06; K32_B_02.

44 Códice Borbónico: lámina 26.

45 CF, VIII, 11, 31; CF, X, Ap. B, 86.

46 CF, VIII, 11, 31.

47 CF, VIII, 10, 29; CF, VIII, 17, 59.

48 tlacuilolatulli CF, I, 14, 31.

49 El libro XI del Códice florentino, en su capítulo once, menciona los diferentes colorantes que se podían utilizar para pintar. Se encuentran los siguientes: tizatl, chimaltizatl, chia, nocheztli, apetztli (que se utilizaba para la escritura alfabética como lo indica la forma del libro en la vineta correspondiente), xochipalli, huitzcuahuitl, nacazcolotl (también para escribir letras), tecozahuitl, camopalli, tlacehuilli, tlapalli, tlilli. Las dos últimas palabras son las que se utilizan en forma de binomio para designar el contenido de los libros o códices tradicionales.

50 CF, II, 24, 72; CF, IX, 20, 91; CF, IX, 19, 89.

51 CF, IX, 3, 10.

52 CF, XI, 7, 207.

53 Desgraciadamente existe un riesgo de confusión entre el verbo imati y el verbo mati. En efecto, cuando imati entra en composición en ciertos contextos desaparece la i- inicial. Aunque no se nota en la ortografía clásica, un saltillo sigue a la i- inicial. Entonces imati se debería escribir ihmati. El inicio de imati es entonces de forma i-CC. En casos de este tipo, cuando se antepone una "a", la i- inicial se elide, mientras que después de una "o" se mantiene la i- y desaparece la "o". Así se puede encontrar tla-(i)mati "(él/la) prepara, da forma a algo" y m(o)-imati "(él/la) es hábil, industrioso, avisado". Imati sigue el mismo modelo que icuiloa que aparece como tla-cuiloa "(él/la) escribe algo" y m-icuiloa "eso se escribe". Sin embargo, y por suerte, los autores nahuas del Florentino no siguen siempre esa regla y aparecen palabras como tlaimatini o bien tlaimati o también en un caso quiimatiz. Pero este último caso es excepcional y cada vez que se encuentra quimati, no hay manera de saber si la palabra se analiza en quihmati, o bien en qui-mati. Una palabra derivada de imati podría ser problemática: se trata de tlamachtli "labor de labrandera; maña" (Molina 1). Pero gracias al gramático Carochi sabemos que: "imati con el tla, pierde su i, inicial, nitlàmati, que significa hazer algo con ingenio, y buena disposicion: su passiuo es imacho; y el verbal es tlàmachtli, que significa labor de paño, lienço, y manta labrada (Carochi, p. 449 / 184)".

54 A. López Austin, 1996, "el grupo ix se concentra notoriamente en el campo del conocimiento", I, p. 213.

55 CF, X, 3, 103.

56 CF, X, 9, 31; CF, I, 24; CF, VI, 14, 215 ; CF, X, 25, 190.

57 CF, I, 20, 24.

58 CF, X, 25, 190.

59 CF, X, 27, 99.

60 Por esa razón la mujer que aparece en el Telleriano-Remensis (f. 30r ) con la glosa "pintora" se debe considerar como un tlacuilo "pintor" y no un tlacuilo "escritor".

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons