SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.44 número131Sobre la posible inconstitucionalidad de los reglamentos de la Cámara de Diputados y del Senado de la República recientemente aprobadosPersonas y derechos de la personalidad índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Boletín mexicano de derecho comparado

versión On-line ISSN 2448-4873versión impresa ISSN 0041-8633

Bol. Mex. Der. Comp. vol.44 no.131 México may./ago. 2011

 

Estudios legislativos

 

La República Popular de China estrena una ley sobre la aplicación de la ley a las relaciones civiles vinculadas al extranjero

 

Jorge Alberto Silva Silva*

 

* Profesor de derecho conflictual; investigador nacional del SNI y presidente de la Asociación Nacional de Profesores de Derecho Internacional Privado (México).

 

Sumario

I. Introducción. II. Panorama de la ley. III. Conclusión. IV. Apéndice.

 

I. Introducción

Las leyes de derecho internacional privado especializadas para cada Estado de la comunidad internacional parece que van proliferando en el mundo, lo que es signo de que cada país está consciente de su participación en las relaciones internacionales y que éstas se han intensificado. Ahora le corresponde el turno a la República Popular China, que si no fuera por su pasado socialista no dejaría de llamar la atención en este momento. Su apertura al mundo, incluido el de los negocios, la lleva a conformar una ley de derecho internacional privado para cuestiones que no son exclusivamente comerciales.

El derecho privado ha tocado a su puerta y de la tradición meramente socialista se abre paso una ley con grandes tintes de la tradición romano-germánica y del common law. En este siglo XXI parece que comenzaremos con mayores lanzamientos de leyes de este tipo: de derecho internacional privado.

En octubre de 2010, el presidente de la República Popular de China, Hu Jintao, promulgó una ley de derecho internacional privado china. Fue aprobada en la 17a. reunión del Comité Permanente de la 11a. Asamblea Popular Nacional, de la República Popular de China, el 28 de octubre de 2010, y entrará en vigor a partir del 1o. de abril de 2011.

Presento al final el texto completo de esta ley para su conocimiento. No obstante, debo llamar la atención al hecho de que he partido de una traducción al inglés por parte de Lu Song, así como de una traducción al alemán, a cargo de Knut Benjamin PiΒler. En realidad, entre ambas traducciones hay diferencias y no son traducciones fieles del chino. Incluso, en una de ellas (la alemana), se anota que se trata de una traducción provisional. De manera que la que presento debe tomarse también como una traducción libre y provisional.

En la versión alemana, la traducción se publica en chino y en alemán, una versión al lado de la otra, de manera que a quien conoce el idioma chino le es posible hacer comparaciones. Además, en esta traducción, el profesor Knut Benjamin PiBler, del Max Plank Institute, agrega títulos al lado de cada artículo, los publica como párrafos (§), no como artículos, y con gran cantidad de notas al pie de página, referidas al derecho alemán.1

La traducción al inglés va a cargo del profesor Lu Song, de China Foreign Affairs University, y sólo presenta la traducción de la ley, sin notas adicionales. Presenta las disposiciones como artículos numerados, como aparece en la versión china, aunque en ésta, sin numeración.2 Una versión exclusivamente en idioma chino puede encontrase en Internet.3

Esta ley china es la primera que en la historia de ese país se promulga, aunque ya sus leyes internas cubren algunas de las áreas, pero otras, son incluidas en la nueva ley.

 

II. Panorama de la ley

Además de presentar el texto de la ley, me referiré en forma panorámica a la misma. Se trata de una ley que consta de 52 artículos, ordenados en ocho capítulos, con algunas de sus disposiciones sobresalientes.

El primer capítulo corresponde a las disposiciones generales. En éste se formula el objetivo: regular las relaciones civiles vinculadas al extranjero, procurando, desde la perspectiva china, proteger los intereses de las partes en conflicto.

Se extiende la ley a todo tipo de relación civil en el extranjero, y no sólo a la comercial, y explicita que salvo que otra ley provea alguna disposición especial, la reguladora de esas relaciones será la ley china.

Ahora bien, en el caso de que no exista ley china específica, deberá recurrirse a los vínculos más estrechos, recurso que se adopta como algo subsidiario, no como regla principal.

El texto legal no les niega a los interesados pactar la ley de su preferencia. De cualquier forma, ha de resaltarse aquí el juego que se le da a la autonomía de la voluntad, en un país donde, hasta no hace mucho tiempo, el socialismo parecía impedirlo. Aunque la autonomía de la voluntad juega un papel protagónico, sólo lo juega a partir de la nueva ley china o de otras de sus leyes. Tal es la hipótesis en que también se le da juego al caso en que la ley elegida vulnere el orden público chino, lo cual resulta comprensible.

Destaca, en esta parte de las disposiciones generales, la regulación en que en el orden jurídico llamado por la ley impere un sistema interordinamental (por ejemplo, es el caso de México, donde privan diversos ordenamientos, uno por cada entidad federativa). Se incluyen reglas de calificación, aunque sólo de calificación lex fori; el no reenvío, ni siquiera el de retorno; la prueba se establece a cargo de los interesados.

Enseguida del capítulo sobre reglas generales siguen otros capítulos sobre normatividad más específica: entidades civiles, matrimonio y familia, sucesión mortis causa, derechos reales, obligaciones, propiedad intelectual, y finaliza con disposiciones complementarias.

En las entidades civiles comprende a las personas físicas y morales. Las primeras reguladas por la ley de la residencia habitual, las segundas, por la ley del lugar del registro, aunque en estas últimas cabe la ley del lugar donde realizan su actividad. Se adiciona el fideicomiso, que es regulado por las leyes del lugar donde están sus activos o donde fue creado.

Para matrimonio y familia aplica la ley de la residencia habitual o la de su nacionalidad, mientras que la forma, acorde a la ley del lugar de su celebración. En el caso de los hijos aplica la ley de la parte más débil. Para el divorcio se acoge la lex fori, y en el caso de alimentos y tutela, la ley que mejor acoja la relación.

La sucesión mortis causa acoge la ley de la residencia habitual del de cujus, pero los bienes y su administración por la ley del lugar de la situación.

Los derechos reales se rigen por la ley del lugar de la ubicación de bienes, aunque en el caso de los muebles, las partes pueden elegir la ley reguladora.

En el capítulo de obligaciones, que incluye los contratos, cabe la posibilidad de elegir la ley reguladora (una autonomía de la voluntad), y si las partes no eligen la ley reguladora de la relación, se aplica la ley de la residencia habitual. Lo mismo ocurre en el caso del contrato de consumo, no así en el de trabajo, que está regulado por la ley del lugar donde se presta el trabajo. La responsabilidad civil extracontractual queda regulada por la ley del lugar donde ocurre el hecho, y la responsabilidad por el producto, por la ley de la residencia de la víctima.

En los derechos de propiedad intelectual se aplica la ley del lugar donde la protección es reclamada, aunque cabe la posibilidad de elección a cargo de las partes.

El último capítulo se titula disposiciones diversas, aludiendo a otras leyes complementarias chinas y sus jerarquías frente a esta de derecho internacional privado. Incluye un artículo con la fecha de entrada en vigor para el 2011.

En general, esta nueva ley se abre a otros órdenes jurídicos, permitiendo la recepción de leyes extranjeras, aunque la dominante es la ley domiciliar, específicamente la de la residencia habitual.

En gran medida permean en la ley los enfoques de otras leyes de sistemas romanistas, con posibilidad de que sean explicados las leyes con vínculos más estrechos, enfoque que la emparenta con el common law.

 

III. Conclusión

A mi parecer, esta nueva ley de derecho internacional privado china será bienvenida por parte de los conflictualistas. Además, pienso que esto abre la posibilidad para que otros países socialistas vean en la ley china la posibilidad de "abrirse" a otros órdenes jurídicos, y salirse del territorialismo o exclusivismo que priva en sus sistemas, aunque claro está, esto depende de la habilidad de sus gobernantes para manejar no sólo este tipo de relaciones privadas, sino el comercio internacional.

Es digno de tomarse en cuenta el gran esfuerzo de la República Popular China a través de esta ley, no sólo por admitir la ley de la residencia habitual, que no necesariamente es la china, sino también por admitir la ley con la relación más significativa, pero más en especial, por admitir la autonomía de la voluntad.

 

IV. Apéndice

 

Notas

1 Se localiza en http://www.mpipriv.de/shared/data/pdf/ipr-gesetz2010.pdf.

2 Se localiza en http://conflictoflaws.net/news/2011/01/pil-china.pdf.

3 Se localiza en http://www.npc.gov.cn/huiyi/cwh/1117/2010-10/28/content_1602779.htm.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons