SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.53 número6ELISA y técnica de sedimentación espontánea para el diagnóstico de infección por Giardia lamblia en muestras fecales de niños de PerúNoticias de salud ambienal ehp-spm índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Artículo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Salud Pública de México

versión impresa ISSN 0036-3634

Salud pública Méx vol.53 no.6 Cuernavaca nov./dic. 2011

 

IN MEMORIAM

 

 

Robin F. Badgley
(1931-2011)

 

El pasado 5 de octubre falleció Robin F. Badgley, uno de los sociólogos médicos más reputados a nivel mundial, y ciertamente el más eminente especialista de ese campo en Canadá. Nació en Montreal, en cuya Universidad de McGill obtuvo una licenciatura en educación en 1952 y una maestría en sociología en 1954; posteriormente estudió en la Universidad de Yale donde obtuvo la maestría (1955) y el doctorado en sociología médica (1957) apenas a los 26 años de edad. Tras enseñar durante un año en las universidades de Yale y Vermont, fue nombrado profesor-investigador en el Departamento de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Saskatchewan, convirtiéndose así en el primer científico social con un nombramiento de tiempo completo en una Facultad de Medicina en Canadá. Sus años en esa provincia coincidieron con la introducción del sistema de salud público universal en Saskatchewan por el gobierno socialista de entonces, bajo el mando de Tommy Douglas. En medio del enorme debate político que esta medida suscitó, Robin F. Badgley tomó partido decididamente a favor del derecho universal a los servicios de salud, lo que le granjeó serias enemistades por parte de los sectores más conservadores. Su primer libro, Doctor's Strike, recoge la intensidad de la lucha política en el campo de la salud de aquellos años, y constituye un referente obligado en el análisis histórico de los sistemas de salud.

Tras cuatro años en Saskatchewan, trabajó otros cinco con el Milbank Memorial Fund, desde donde pudo viajar extensivamente por el mundo. Fueron esos los años que lo acercaron a nuestra realidad latinoamericana, cuyos hondos contrastes y dramáticas diferencias con el contexto social norteamericano y europeo que él conocía lo marcaron decisivamente por el resto de su vida. En nuestra región fue un impulsor entusiasta del diálogo entre las ciencias sociales y la medicina, esfuerzo que cristalizó con la publicación del The Milbank Memorial Fund Quarterly de abril de 1966, del cual fue editor, y que se dedicó íntegramente al tema de "Ciencias de la conducta y enseñanza médica en América Latina".

En 1968 Robin F. Badgley fundó el Departamento de Ciencias de la Conducta dentro de la Facultad de Medicina de la Universidad de Toronto, y fue su director hasta 1976. Desde ahí impulsó el desarrollo de la investigación social en salud, crítica y al mismo tiempo metodológicamente rigurosa y también puso sus mejores capacidades al servicio de las causas más progresistas y justas, sirviendo como Chair en comités federales de investigación. Así, por ejemplo, de 1975 a 1977 encabezó la Investigación Nacional sobre la Operación de la Ley del Aborto, que despenalizaba por completo el aborto y que pocos años antes había sido promulgada por el Primer Ministro de Canadá Pierre Trudeau. De la misma manera, de 1980 a 1984 encabezó el Comité sobre Ofensas Sexuales contra Niños y Jóvenes, que culminó su encomienda con lo que hoy se conoce como el Informe Badgley, y que constituye un trabajo genuinamente precursor sobre esta materia. En ambos encargos, además de cumplir su misión sin dilaciones innecesarias y cuidando siempre de no usar más fondos públicos de los estrictamente necesarios, Robin F. Badgley trabajó hasta que los resultados de sus estudios se convirtieron en reformas legales concretas que protegieron el derecho a decidir de las mujeres, y el derecho de los niños y jóvenes a una vida libre de agresiones sexuales. De 1992 hasta su retiro, en 1996, fue el Jefe de la División de Posgrado en Salud Comunitaria, desde donde impulsó una reorganización y reforma del mismo que puso al día nuevamente a la sociología médica en la Universidad de Toronto. Aun después de su retiro siguió trabajando intensamente por un mundo con mayor justicia social: a partir de 1996 fue investigador en el Centro de Investigación en Salud de las Mujeres, de la propia Universidad de Toronto, desde donde hizo investigación sobre violencia contra las mujeres y donde promovió activamente el desarrollo de redes internacionales de investigadores en esta materia.

Su obra incluye más de 10 libros, más de 30 capítulos, y más de 70 artículos científicos en revistas de primer nivel. Dirigió asimismo a cerca de 30 estudiantes de maestría y doctorado, entre los que tuve la suerte de contarme. Y a lo largo de toda su vida se mantuvo activo como docente en un sinnúmero de cursos de pregrado y posgrado.

A fines de la década de los ochenta, a invitación del Dr. Julio Frenk, se convirtió en miembro fundador del Comité Consultivo Académico Internacional (COCOA) que acompañó al Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en sus primeros años y desde donde asesoró al entonces naciente INSP en materias cruciales como formulación de políticas de investigación, vinculación entre la investigación y las políticas públicas, desarrollo organizacional y otras.

Lo conocí en la reunión anual del COCOA, en el edificio de Plateros, en septiembre de 1989. Me aconsejó sobre mis intereses de hacer el doctorado en sociología médica, y tuve la fortuna de hacer mis estudios en la Universidad de Toronto, bajo su supervisión. Puedo decir, porque fui su estudiante primero, y su amigo después, y porque mantuve contacto con él hasta sus últimos días, que fue un hombre inmensamente sabio y humilde, culto y claro, riguroso y amable, que supo dar siempre lo mejor de sí sin esperar nunca la más mínima retribución a cambio. Era la suya una ética de la generosidad incondicional.

 

Roberto Castro*