SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.141 issue6Adipocytokines, adipose tissue and its relationship with immune system cellsA sisteen year-old male with right calf pain and motor difficulty author indexsubject indexsearch form
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Gaceta médica de México

Print version ISSN 0016-3813

Gac. Méd. Méx vol.141 n.6 México Nov./Dec. 2005

 

Artículo de revisión

 

Transducción de la señal, pivote de la integración neurobiológica de la memoria. Una propuesta diferente a la tradicional hipótesis del sistema colinérgico

 

Signal transduction, pillar of the neurobiological integration of memory. An alternative view to the cholinergic hypothesis

 

Armando Mansilla–Olivares*

 

ª Unidad de Investigación Biomolecular del Hospital de Cardiología (UIBCAR), Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, Instituto Mexicano del Seguro Social, México, D.F., México

 

*Correspondencia y solicitud de sobretiros:
Dr. Armando Mansilla Olivares.
Hospital de Cardiología del CMN Siglo XXI deI IMSS
Av. Cuauhtémoc No. 330,
México 06720, D.F.
Teléfono: 5761 2547; Fax: 5282 5369.

Correo electrónico: armanolnc@hotmail.com

 

Recibido en su versión modificada: 22 de febrero de 2005
Aceptado: 24 de febrero de 2005

 

Resumen

Los procesos neurofisiológicos, bioquímicos y moleculares descritos en la integración de la memoria, más que estar relacionados con la actividad colinérgica involucran fundamentalmente a neurotransmisores como la serotonina y el glutamato, así como a diversos canales iónicos como los del calcio y los del potasio. De hecho, los receptores de estos neurotransmisores están ligados directamente con la activación de la potenciación a largo plazo (LTP), mecanismo que contribuye a la preservación de la memoria. De esta forma que la activación del receptor 5HT desencadena una señal de transducción que al influenciar bioquímicamente al núcleo produce diversos cambios presinápticos con los que se expulsa al magnesio del área postsináptica, despolarizando a la neurona y activando simultáneamente a los receptores N metilD Aspartato dependientes (NMDAR), contribuyendo en esta forma a perpetuar el mecanismo de LTP en sus distintas fases: LTP1 que depende de la activación de proteincinasas; LTP2 ligada con la traslación genética; y LTP3 relacionada con la transcripción. A este poderoso mecanismo de activación neuronal, se contrapone el fenómeno de depresión a largo plazo (LTD), que se inicia cuando la neurona pre sináptica activa al inhibidor 1 en el momento en que detecta una reducción en el influjo de calcio, promoviendo en esta forma la defosforilación de una proteincinasa tipo II calcio calmodulin dependiente, lo que detiene el desarrollo del proceso de autofosforilación y con ello, el mecanismo de LTP. No obstante lo difundido de la hipótesis colinérgica en la enfermedad de Alzheimer, la integración de la memoria depende fundamentalmente de la intervención de otros sistemas de neurotransmisión como lo son el serotonérgico y el glutamatérgico, los que no han sido debidamente considerados en el tratamiento de esta enfermedad; sin embargo más allá de estos sistemas, se encuentran los mecanismos de autofosforilación de distintas proteincinasas cuyo control, además de repercutir sobre la expresión genética, podría restituir algunos de los trastornos que afectan la función cognoscitiva.

Palabras clave: Fisiopatología cognoscitiva, transducción de la señal, potenciación a largo plazo, depresión a largo plazo, autofosforilación, fisiología, fisiopatología, memoria.

 

Summary

Neurophysiological, biochemical and molecular processes described in the integration of memory are closely related with neurotransmitters such as glutamate and serotonin (5HT) and with the function of calcium and potassium ion channels more than with cholinergic activity. In fact, glutamate and 5 HT receptors are closely related with Long–Term Potentiation (LTP) processes, the mechanism by which memory is preserved throughout time. That is, the activation of the 5 HT4 receptor triggers a transduction signal that after influencing nuclear cell activity, provokes several presynaptic changes, which leads to the displacement of magnesium from the postsynaptic area depolarizing the neuron and leading to the activation of N methyl –D–aspartate receptors (NMDA). As a whole, this process contributes to the support and perpetuation of LTP, which consists of the following processes: LTP1 that depends on protein kinase activity; LTP2 linked to translation of genes; and LTP3 closely related to genes transcription. On the opposite side but in perfect balance, we find the mechanism of Long Term depression (LTD), which is triggered instead when the Ca++ flow decreases in the presynaptic neuron activating the inhibitor 1 enzyme that promotes the dephosphorylation of a calmodulin dependent protein kinase II and as a result, the inhibition of autophosphorylation and consequently of LTP too. Despite the widespread dissemination of the cholinergic hypothesis in Alzheimer's disease, memory build up rather than involving acetylcholine essentially depends on the participation of other neurotransmitters such as 5 HT and glutamate, which have not been adequately considered in the treatment of this disease. However, beyond neurotransmission, it is the cellular mechanism of autophosphorylation of several protein kinases, the process susceptible of being activated or controlled by the action of distinct substances. In such a case, it would be possible to exert some influence on gene expression improving perhaps, some of the physiopathological deficits that characterize memory disruption.

Key words: Cognitive physiopathology, signal transduction, long–term–potentiation, long–term–depression, autophosphorylation, memory physiology and physiopathology.

 

Introducción

Uno de los campos de la investigación que ha despertado un interés desmedido por su estudio y comprensión desde el surgimiento de la neurociencia hasta nuestros días, es el del análisis de los mecanismos que utiliza el sistema nervioso central (SNC) para construir y organizar los elementos más primitivos de la memoria y el pensamiento. El proceso se inicia con la captura de información del medio ambiente a través de grupos neuronales sensitivos periféricos que la vierten a su vez, en circuitos reverberantes encargados de procesar y transmitir los impulsos generados a otras áreas del sistema nervioso, produciendo una respuesta específica inmediata a través de un arco reflejo a nivel medular o bien, una respuesta mucho más elaborada, cuya integración involucra a estructuras como el hipocampo y la corteza cerebral. Este mecanismo se basa en la activación o inactivación de distintos complejos enzimáticos que alteran los flujos iónicos y que pueden desencadenar la inducción de genes que finalmente, producen modificaciones en las características funcionales y estructurales de las redes neuronales, dando lugar al desarrollo de memoria, cuya efectividad dependerá de la calidad de la percepción, almacenamiento y recuerdo. La variabilidad de la eficiencia con la que estos factores ejecutan la interpretación de la información obtenida, es la principal determinante de la repercusión de la memoria.

En este escrito, se propone una idea distinta a la de la ya tradicional hipótesis de las vías colinérgicas relacionadas con las alteraciones de la memoria en las enfermedades degenerativas del SNC, fundamentándola en la fisiología de los mecanismos de facilitación sináptica y en el papel que juegan los nucleótidos cíclicos, el calcio, la calmodulina (Cal) y los receptores g l uta maté rg i cos, en la producción de facilitación e inhibición a largo plazo, bajo estimulación hipocampal con alta y baja frecuencia. Se sustenta además, la importancia de la influencia del óxido nítrico en la neurona presináptica, al proporcionar el ambiente específico que mantiene la actividad de la LTP y se hace hincapié en el papel que juegan diversas proteincinasas GMPc–dependientes, en los mecanismos que perpetúan el estado de potenciación. Finalmente y con base en los conceptos vertidos, se abordan algunos aspectos fisiopatológicos de la cognición y la memoria y se propone una nueva hipótesis de tratamiento.

 

Nucleótidos cíclicos, proteínas reguladoras y memoria

Con base en los conceptos previamente publicados sobre los aspectos teóricos de la integración neurobiológica de la memoria, es posible considerar que la interacción que se lleva a cabo entre la serotonina o 5 OH–triptamina (5–HT) y su receptor específico, se relaciona directamente con la producción de facilitación sináptica y LTP en las neuronas del sistema mesolímbico y nigroestriado.1–4 De hecho, existe evidencia suficiente para considerar al receptor 5–HT4 de la serotonina, como una estructura postsináptica involucrada con el desarrollo de la memoria y la función cognoscitiva.5,6 En los seres humanos el receptor 5–HT4 y sus subtipos 5–HT4A, 5–HT4B, 5–HT4C y 5–HT4D de 387, 388, 380 y 360 residuos de aminoácidos respectivamente, son codificados en la región q31–q33 del cromosoma 5, el que abarca por lo menos a cinco intrones.7–11 Todos ellos se expresan dentro de las células del SNC, con excepción del receptor 5–HT4D que se localiza en el tracto gastrointestinal.7

La 5–metoxitriptamina se encuentra entre los agonistas directos de los receptores 5–HT4, mientras que el tropisetrón y especialmente los compuestos SB204070 y el GR113808 son algunos de sus más poderosos antagonistas.12–14 Los receptores 5–HT4 se acoplan de manera positiva con el sistema de la adenilatociclasa (AC), permitiendo la fosforilación de varias cinasas de proteínas (PK) adenosinmonofosfato cíclico (AMPc) dependientes.15–17 Este proceso desencadena diferentes respuestas, como la liberación de dopamina (DA) y de acetilcolina (ACh), una y otra ligadas fundamentalmente con la actividad motora.18 Sin embargo, a pesar de que los receptores 5–HT4 están relacionados con el sistema de la ACh tanto en el tracto digestivo como dentro del SNC, su ausencia en el hipocampo de pacientes con enfermedad de Alzheimer, de ninguna manera explica la fisiopatología de esta enfermedad, ya que en la región hipocampal los receptores 5–HT4 se expresan exclusivamente en neuronas de tipo no colinérgico.2,19 Además, otra evidencia contundente estriba en el hecho de que en los modelos biológicos de memoria a corto y largo plazo, su función mejora considerablemente después de la administración de BIMU1, farmacoagonista de los receptores 5–HT4 y antagonista de los 5–HT3.12

Cuando la 5–HT interactúa con el receptor 5–HT4, el sistema de la AC al sintetizar AMPc, activa a una PKA AMPc–dependiente (PKA–AMPc), disparando la fosforilación de varios sustratos de membrana, de entre los que destaca la proteína tipo–S de los canales iónicos voltaje dependientes del potasio (K+), provocando su cierre.20–23 La disminución del eflujo de K+ prolonga el potencial de acción, incrementa el influjo de calcio (Ca++) y activa a los canales N–voltaje dependientes del Ca++ (N–Ca++), los que además de incidir en la longitud o duración del potencial de acción, incrementan el tiempo durante el cual se liberan los neurotransmisores (NTs) en la neurona sensitiva (Figura 1 ).24,25 La PKA–AMPc además de promover la fosforilación de los canales del K+ serotonina dependientes (Ks), promueve la de los canales de activación temprana o iniciales del K+, denominados canales tipo A (KA), por lo que aumenta la amplitud del potencial de acción.21,26–28 Como resultado, la fosforilación de los canales Ks disminuye el eflujo de K+ (Iks) retardando la repolarización, mientras que la fosforilación de los canales kA al bloquear el rápido eflujo inicial de K+ (IkA), ensancha aún más el potencial de acción.1 Todo este mecanismo da lugar a la activación de los canales N–Ca++ y con ello, a un incremento en la duración del potencial de acción, a un retardo en la repolarización y a la formación del complejo Ca++/calmodulina (CaM). En consecuencia, la resistencia de entrada de la membrana al flujo de corriente aumenta, por lo que las despolarizaciones subsecuentes requerirán de un voltaje superior, provocando un incremento en la magnitud de los potenciales propagados subsecuentes.29–31

Las isoformas del receptor 5–HT4 presentan en su región intracelular carboxiterminal y en su tercer asa también intracelular, una serie de sitios específicos que le permiten activar a una PKC AMPc dependiente (PKC–AMPc).7,11,17 Cuando esta PK fosforila a su vez a la sinapsina 1, sustrato de membrana que mantiene fijo al citoesqueleto neuronal a las vesículas sinápticas (VS), pierde su afinidad por las mismas, las que además de distribuirse en el espacio intersináptico fusionándose entre sí, incrementan la cantidad disponible de NTs por impulso neuronal.32,35Los canales del K+ de activación tardía (KD) también son fosforilados por la PKC–AMPc dependiente y promueve un decremento en el eflujo de K+ (IkD) y un incremento aún superior al ya provocado, en la longitud del potencial de acción (Figura 1). En concreto, el sustrato específico de la PKA–AMPc es la proteína Ks y el sustrato específico de la PKC–AMPc es la proteína KD.20,26 De tal forma que los receptores 5 HT4 son capaces de promover dos diferentes respuestas:1,20,26

1. Inmediata, la cual depende de la fosforilación de los canales iónicos KD mediante una PKC–AMPc y es inhibida por la ciproheptadina, mientras que su activación al estimular la transmisión sináptica, desencadena facilitación a corto plazo (STF)

2. Retardada, la que sólo se activa después de la interacción prolongada entre la 5–HT y su receptor al promover la fosforilación de los canales Ks mediante una PKA–AMPc, lo que además de incrementar la excitabilidad neuronal y la resistencia de entrada, retarda la repolarización y desencadena el fenómeno de facilitación a largo plazo (LTF).36

La actividad de la PKA–AMPc también se desarrolla dentro del núcleo de la neurona aferente, activando mediante procesos de fosforilación, a proteínas reguladoras de la transcripción AMPc dependientes (TRPs–AMPc), las que al unirse a un elemento regulatorio del AMPc dentro del núcleo, inducen a genes efectores que codifican para proteínas que permiten el desarrollo de LTF en sus tres diferentes fases:37–40

1. Iniciación, que se caracteriza por suprimir la represión que promueve la proteína de unión 2 del elemento de respuesta del AMPc (CREB2) sobre la proteína de unión 1 del elemento de respuesta del AMPc (CREB1).

2. Consolidación, durante la cual se inducen genes de respuesta inmediata que incluyen al activador de la transcripción de la proteína facilitadora de la unión del AMPc (cIEBP) y a la hidroxilasa carboxiterminal de la ubiquitina.

3. Estabilización, en la que se presenta crecimiento y formación de nuevos contactos sinápticos.

Fase de iniciación. Al parecer los receptores 5–HT4 estimulan la producción de AMPc en las neuronas sensitivas aferentes a los circuitos reverberantes y éste a su vez, activa a la subunidad catalítica (Cs) de la PKA–AMPc al liberarla de su unión con la subunidad reguladora (Rs).7,41 De tal forma que se incrementa el número de Cs en el citoplasma de las neuronas sensitivas, especialmente en las terminaciones sinápticas. Ante estas circunstancias, si la 5–HT continúa estimulando a su receptor presináptico, la Cs se transloca al núcleo donde fosforila a uno o más factores de transcripción relacionados con la CREB, activando finalmente a genes inducibles AMPc dependientes. De hecho, se ha demostrado que uno de los sustratos de la PKA es una CREB, proteína indispensable en la generación de LTF (Figura 2).42,43 Los factores de transcripción de las CREB pueden formar homo y heterodímeros al unirse con el ácido desoxirribonucleico (DNA) en un dominio bipartito de leucina básica.38 Existen varios tipos de CREB por ejemplo, CREB2 que ha sido ampliamente estudiada en la Aplysia está presente aun durante el estado basal y no es inducida por la 5–HT a pesar de que presenta sitios de unión para una PKC–AMPc y para varias PK activadas por mitógenos (MAPK).44–46 De hecho, CREB2 es un represor de la expresión de la CREB1, lo que significa que los genes regulados por AMPc son activados por la CREB1 y reprimidos por la CREB2 (Figura 2). La inhibición de la CREB2 mediante el uso de anticuerpos específicos, desencadena LTF por más de 24 horas después de un solo estímulo con 5–HT, en vez de la aplicación de los 5 estímulos que habitualmente requieren.38,40,42,47 Por otro lado, la sobreexpresión de formas inhibitorias de la CREB1 bloquea la LTF, mientras que la sobre–expresión de formas activadoras de la CREB1 desencadena facilitación sináptica.47–49 Bailey hace hincapié en que la suspensión de la represión mediada por la CREB2, puede representar el límite que demarca el final de la extensión de la LTF y el inicio del refuerzo que presenta la comunicación sináptica.38 De tal forma que la activación de la CREB1 con la supresión simultánea de la represión establecida por la CREB2, desencadena el proceso de activación y disminuye el umbral de excitación para el disparo de la LTF.49

No obstante que el mecanismo molecular con el que la CREB2 reprime a la CREB1 aún se desconoce, parece ser que la activación persistente del receptor 5–HT4 al promover la traslocación al núcleo de MAPK y de forskolin junto con la Cs de la PKA–AMPc, suprime la actividad de la CREB2.43 De hecho, se ha demostrado que tanto MAPK como forskolin pueden inducir modificaciones covalentes en la estructura de la CREB2.47,49 Es precisamente por este motivo que el disparo de la LTF requiere de estímulos repetitivos de 5–HT. Con base en este concepto, si se considera por un lado que la CREB2 influencia la magnitud de las modificaciones sinápticas a través de su acción modulatoria sobre la activación de la PKA–AMPc mediada por la CREB1 y por otro lado, se acepta que esta influencia puede alterar las características de las señales emitidas por el núcleo, es posible afirmar entonces que el entrenamiento repetitivo y no el masivo, es mediado por los cambios fisiológicos que promueve la CREB1. Mientras que la expresión de las formas inhibitorias de la CREB bloquean la LTF sin alterar la STF, la sobreexpresión de los activadores de la CREB, incrementan la eficacia de la LTF durante el entrenamiento masivo.48–50 En concreto, se puede concluir en primer lugar que el entrenamiento repetitivo produce una memoria más sólida y de mayor duración que el entrenamiento masivo y en segundo lugar, que el disparo de la LTF además de requerir del estímulo repetitivo de la 5–HT, necesita de un equilibrio muy preciso entre la función de la CREB2 y la CREB1.

Fase de consolidación. El AMPc también puede disparar la función de su propia c/ESP, la cual regula la función del gen c–fos al permitir la unión del elemento facilitador de la respuesta (ERE) con el promotor de c–fos.51,52 De hecho, durante el estado basal las neuronas producen muy pocas moléculas del e/EBP, pero una vez que han recibido el estímulo repetitivo con 5–HT, además de incrementar su síntesis a través de la expresión de un gen de respuesta inmediata, transforman el fenómeno de STF en la fase tardía de la LTF (Figura 2).51–53 Como resultado, la estimulación repetida con 5–HT desencadena la síntesis de AMPc durante no más de 2 horas, pero activa a una PKA–AMPc por más de 24 hrs aun sin la presencia del mismo AMPc o del estímulo directo de la 5–HT sobre su receptor.54–56 Este proceso al parecer, es el resultado de la degradación de la Rs de la PKA–AMPc a través de una vía proteosómica que requiere de adenosintrifosfato (ATP) y ubiquitina (Figura 2).55–58 De tal forma que interviene la síntesis de nuevas proteínas mediante genes inducidos por la activación del receptor de la 5–HT. Uno de estos genes promueve la producción de la hidrolasa carboxiterminal de la ubiquitina, enzima que se encarga de la hidrólisis de los sitios multiubiquinados de la PKA–AMPc, los que forman parte precisamente de su Rs, evitando con ello la acción inhibitoria que alguna otra proteína pudiera ejercer sobre la PKA.59

Fase de estabilización. La LTF depende en gran parte del crecimiento de los árboles dendríticos y de los contactos

sinápticos, al interactuar repetidamente la 5–HT con su receptor.54,60 Esta interacción, desencadena mediante la intervención del AMPc un fenómeno de internalización de las moléculas de adhesión neuronal (NCAM) en la superficie de las neuronas sensitivas y simultáneamente, incrementa el número de cisternas y vesículas receptoras, así como la síntesis de las cadenas ligeras de la proteína clathrin.61–63 Bailey fue de los primeros investigadores en proponer la posibilidad de que este fenómeno se encuentra relacionado con la inestabilidad de los contactos adhesivos entre los procesos axonales de las neuronas aferentes, provocando defasciculación.38,64 A este proceso sigue la activación endocítica que redistribuye a los componentes de la membrana, permitiendo la formación de nuevos contactos sinápticos, los que son reforzados mediante la externalización de las NCAM.62,64–66 Se trata de moléculas que pertenecen a la superfamilia de las inmunoglobulinas y que se expresan estructuralmente con 8 o con 9 tiras (3, facilitando una adhesión homofílica de tipo neurona/NCAM–NCAM/neurona mediante su región de unión conformada por tan sólo los residuos lisina 98 y leucina 99.66 El fenómeno se lleva a cabo a través de una MAPK, la que al fosforilar a un sustrato específico de membrana, internaliza a las NCAM y por ende, provoca la defasciculación y crecimiento de las neuronas sensitivas. Existen por lo menos dos isoformas de NCAM, ambas dependientes de la actividad de la 5–HT, una ligada al fosfoinositol y la otra, una isoforma transmembrana (NCAMTM) constituida por los residuos de los aminoácidos prolina, ácido glutámico, serina y treonina (PEST) y dos dominios específicos para su fosforilación por parte de una MAPK.38,66 La internalización de las NCAMTM desestabiliza inicialmente a las terminales sinápticas y posteriormente, al redistribuirse los componentes de la membrana, contribuye con la construcción de nuevos contactos sinápticos (Figura 2).

La movilización de las VS depende de la fosforilación de la sinapsina I (Figura 1); mientras que su fusión requiere de la interacción de 3 isoformas de la proteína de anclaje del factor soluble sensible al N–etilmaleimida (a, (3, y x–SNAPs) con (Figura 3):67–70

1. El dominio hidrofóbico de sus receptores (SNAREs).

2. Las proteínas de membrana asociadas a las vesículas (VAMP/Sinaptobrevina).

3. La proteína de 25 kDa asociada a los sinaptosomas (SNAP–25).

4. La sintaxina

Inicialmente la sinaptotagmina, proteína de la superficie de las VS, al unirse al Ca++ facilita su interacción con el complejo de los SNAREs en la superficie de la membrana sináptica; posteriormente justo antes de la despolarización, el Ca++ se desprende de la sinaptotagmina permitiendo que la α–SNAP se una a su SNARE específico fusionando las membranas de las VS, por lo que se liberan los NTs (Figura 3).71,72 Este fenómeno además de permitir el almacenamiento y liberación de los NTs y de facilitar la formación de nuevos contactos sinápticos codificados por genes efectores, incrementa el número de receptores glutamatérgicos en la membrana presináptica, reforzando la plasticidad neuronal. Byrne y otros investigadores han demostrado que la LTF duplica el número de varicosidades neuronales, estimula el crecimiento longitudinal del axón e incrementa el número y tamaño de las VS en las neuronas sensitivas.73,74

En concreto, cuando la interneurona facilitatoria libera 5–HT, se inicia la STF mediante la activación de una PKA–AMPc, la que al promover la fosforilación de los canales iónicos del K+, prolonga el potencial de acción y con ello, la duración del influjo iónico de Ca++, permitiendo la liberación de una mayor cantidad del NT. Por otro lado, la activación repetida de las neuronas serotoninérgicas, puede disparar un proceso de LTF que depende de la intervención de una PKA . En este caso, la Cs de la PKA–AMPc, se transloca al núcleo donde induce la transcripción de la CREB. La represión de la CREB2 y la consecuente activación de la CREB1 representan el mecanismo fundamental por el que se dispara el componente inicial de la LTF. Posteriormente, el fenómeno se estabiliza al intervenir genes tempranos de respuesta inmediata, como el que codifica a la hidrolasa–carboxiterminal de la ubiquitina, que promueve la proteólisis de la Rs de la PKA, prolongando la actividad enzimática de su Cs, aun después de haberse inactivado el AMPc (Figura 2). Este proceso finalmente, desencadena defasciculación de la membrana y como resultado, organización de nuevos contactos sinápticos.

 

Calmodulina, receptores glutamatérgicos y sistema de la PKG

En general, es posible reconocer tres diferentes fases de facilitación sináptica:75

1. A corto plazo, en la que la potenciación postetánica dura minutos y depende de un incremento en la liberación del NT en la terminación presináptica, como resultado de la aplicación de estímulos de alta frecuencia.

2. plazo intermedio, cuya duración es de una a dos horas y se relaciona con el fenómeno de potenciación a corto plazo (STP).

3. A largo plazo ya que perdura por lapsos más prolongados, superiores a las 2 hrs y se relaciona con el inicio de la LTP.

Sin embargo, no obstante lo anterior y con fundamento en estudios genéticos e inhibitorios, la diferencia entre facilitación y potenciación a largo plazo, depende fundamentalmente de la participación del complejo CaM y de una PKII CaM dependiente (PKII–CaM).76–78 La LTF por otro lado, es un proceso local en el que participa un grupo específico de neuronas pertenecientes a un número limitado de circuitos reverberantes localizados dentro de la misma vía sensitiva que capturó la información; mientras que la LTP es un fenómeno mucho más amplio, en el que se requiere de la interrelación de circuitos reverberantes localizados en distintas vías sensitivas, cuya vía final común es el hipocampo, específicamente el circuito integrado por:79

1.      La vía perforante que interconecta al subiculum con las células granulares en el hilio del giro dentado.

2.      La vía de fibras musgosas que abarca desde el hilio del giro dentado hasta las células de la región CA3 del hipocampo.

3.      La vía colateral de Schaffer que principia en las neuronas de la región CA3 del hipocampo y termina en las células piramidales de la región CA1.

De tal forma que es precisamente el hipocampo, la región en la que la información que ha sido almacenada en las distintas estructuras del SNC es cotejada, traslapada y combinada, generando la evaluación, inferencia y creación de nuevos conceptos, mediante procesos de potenciación e inhibición.80,81 Desde un punto de vista fisiológico, la LTP puede dividirse en:2,80,82,83

a) LTP1: se trata de un proceso cuya duración va de 3 a 6 h y que puede detenerse mediante el uso de inhibidores de las PK.

b) LTP2: que depende de actividad translacional y no transcripcional.

c) LTP3: es un proceso mucho más complejo, que perdura por días y está ligado con la expresión genética.

En general, la LTP comparte 3 diferentes propiedades dentro de la región CA1 del hipocampo:83–85

1. Cooperatividad: se refiere a la actividad simultánea de más de una neurona, para alcanzar una reobase específica y de gran intensidad. Es el proceso mediante el cual se filtran los impulsos provenientes de despolarizaciones tetánicas de pequeños grupos de neuronas, impidiendo su actividad dentro de la región CA1 del hipocampo. Resulta evidente entonces, que se requiere alcanzar una gran y poderosa reobase para desencadenar la actividad de la vía perforante. La duración de este fenómeno depende fundamentalmente de los períodos entre los disparos estimulatorios, más que de la frecuencia del tétano.

2. Asociatividad: se trata de la sumación espacial de despolarizaciones de poca magnitud, que parten de distintas áreas neuronales pero que confluyen en la misma región dendrítica de las células piramidales de la vía perforante. Sólo las áreas neuronales de la zona CA3 carecen de esta característica.

3. Especificidad: para desencadenar el fenómeno de LTP la vía perforante sólo es activada mediante estímulos que recibe de vías selectivas y relacionadas directamente con los circuitos que en otras áreas sensitivas han sido activados en el momento de la tetanización. Se ha demostrado que la LTP en general, requiere de la participación de sinapsis glutamatérgicas en el hipocampo.8689

De hecho, los receptores D, L–α–amino–3–hidroxi–5–metil–4 isoxazolpropiónico dependientes (AMPAR) que corresponden a los receptores glutamatérgicos 1–4 (GluR 1–4), los receptores del ácido caínico que corresponden a los GluR5–7, los receptores N meti–D–aspartato dependientes (NMDAR) y los receptores metabotrópicos (mGluR) de las clases I, II y III, están involucrados en el desarrollo de LTP.75,87,90–92 Mientras que los AMPAR y NMDAR activan a canales iónicos, los mGluR desencadenan una respuesta metabólica postsináptica que da lugar a la transducción bioquímica de la señal, ya que están acoplados con el sistema de proteínas G.9395 De tal manera que el segmento transmembranal 3 de los mGluR 1–6, representa el sitio de fosforilación sobre el que actúan la PKC–AMPc, la PKA–AMPc y la PKII–CaM.96–99

Los NMDAR y los mGluR inician la LTP mediante la inducción de una PK específica, mientras que los AMPAR la mantienen al activar un proceso de autofosforilación.95 Para que éste se lleve a cabo, es necesario estimular a los mGluR, los que permitirán la activación prolongada y persistente de una PKII–CaM, aun en la ausencia de estimulación subsecuente o de Ca++ en el medio.100–104 Los NMDAR en cambio, sólo se encuentran en las espinas dendríticas que se encargan de localizar y capturar al Ca++ durante la activación sináptica.16,88,105 De tal forma que durante la fase inicial, el Ca++ entra a través de los canales regulados por los NMDAR y los N–Ca++.83,87,106 En este momento el Ca++ es también liberado de un almacén intracelular, lo que provoca la reactivación de los NMDAR por medio del inositol1 ,4,5–trifosfato (lP3).91,107 Al principio, el glutamato activa a los NMDAR desencadenando la señal inicial que consiste en un influjo transitorio de Ca++; posteriormente, la señal se magnifica cuando se libera Ca++ de su almacén intracelular sensible a IP3 (Cuadro I).2,108–110 Por lo que la activación de los NMDAR resulta indispensable para la función de los mGluR. Posteriormente, los receptores mGluR pueden activar a:111–113

1. La fosfolipasa C dando lugar a diacilglicerol.

2. La fosfolipasa A2 liberando ácido araquidónico.

3. La AC incrementando los niveles de AMPc.

La amplificación de la señal provocada por el Ca++ además de activar a los AMPAR activa a los NMDAR nuevamente, como si se tratara de un mecanismo de retroalimentación positiva (Cuadro I).

La PKII–CaM presenta 10 a 12 Cs que se transforman en su estado activo cuando se inicia el influjo iónico de Ca++ después de la activación de los NMDAR, cuya estructura forma un canal heterométrico compuesto por las subunidades NR1 y NR2A–D, dentro de un complejo incluido en las densidades postsinápticas, del cual forman parte algunas tirosincinasas que contribuyen a desencadenar un fenómeno de autofosforilación Ca++–dependiente.106,114–118 Este proceso se prolonga mediante la refosforilación de sus Cs que se defosforilan mediante la intervención de una fosfatasa y se refosforilan a través de un mecanismo de autofosforilación Ca++–independiente.119–121 No obstante que las subunidades de una misma holoenzima son capaces de fosforilarse una a otra, una holoenzima por sí misma es incapaz de fosforilar a la subunidad de otra holoenzima, de tal forma que la magnitud del fenómeno depende del número de holoenzimas que inicialmente fueron fosforiladas por el influjo de Ca++.2,121,122 Corresponde al sitio tre–286 de la PKII–CaM controlar el fenómeno de autofosforilación en su fase Ca++–independiente.88,122–124 De tal forma que siempre que la tre–286 es defosforilada, la subunidad adyacente la refosforila de inmediato, por lo que una vez que la PKII–CaM se encuentra en la fase Ca++–independiente, promueve la fosforilación de una ser–627 del GluR1, incrementando la corriente iónica.122

La activación de los NMDAR además de requerir de una poderosa despolarización, necesitan la presencia de glutamato (L–Glu) en su área receptora, ya que esto permite detener el bloqueo voltaje dependiente que el magnesio (Mg++) provoca sobre el receptor.83,105,125,126 Sin embargo, cuando la neurona presináptica despolariza al NMDAR mediante un poderoso impulso que llena las características de cooperatividad, asociatividad y especificidad, el Mg++ se expele y el receptor es liberado del bloqueo (Figura 4). De tal forma que la información que sobre un mismo tópico se almacena en uno o en varios circuitos reverberantes en la vía visual, táctil, auditiva o en cualquier otra área del SNC, necesita interactuar en conjunto, hasta alcanzar las características funcionales específicas que le permitan despolarizar a las neuronas granulares postsinápticas del giro dentado y a las neuronas de las regiones CA3 y CA 1 hasta desencadenar LTP (Figura 5). Cuando un estímulo débil despolariza sólo a unas cuantas neuronas en estos circuitos, no puede provocar LTP por el reducido número de interacciones entre el L–Glu y su receptor y la imposibilidad de desligarse del bloqueo provocado por el Mg++. Sin embargo, cuando diferentes grupos de circuitos reverberantes aferentes generan señales de entrada simultáneamente, pueden asociarse y potenciarse, y si en estas circunstancias integran la señal específica, desencadenan finalmente LTP. De tal forma que durante este fenómeno, la información almacenada procedente de las vías visuales, táctiles, auditivas o de cualquier otra región del SNC, es comparada, traslapada y/o combinada pata evocar o crear un pensamiento (Figura 5).

Los receptores no–NMDA también intervienen en la fisiología de las fases iniciales de la LTP. Mientras que los AMPAR y los receptores ácido caínico–dependientes son esencialmente permeables al Na+, los NMDAR lo son al Ca++; además, los AMPAR y los ácido caínico–dependientes son capaces de regular la excitabilidad sináptica durante la estimulación de baja frecuencia, ya que los canales dependientes de los NMDAR permanecen bloqueados por la presencia de Mg++. La secuencia en general se lleva a cabo de la siguiente manera:2,83La despolarización permite el influjo iónico de Ca++ a través de los canales N–voltaje dependientes y como resultado, se forma el complejo CaM que activa a su vez a los canales dependientes de los NMDAR y a otras cascadas enzimáticas; finalmente el proceso, al aumentar la concentración de Ca++ intracelular y liberar más iones de Ca++ del IP3, reactiva a los canales N–voltaje dependientes, lo que provoca la liberación del NT y evita el bloqueo que el Mg++ ejerce sobre los NMDAR (Cuadro I). Entre tanto, mientras los estímulos de baja frecuencia en el hipocampo liberan L–Glu desencadenando un potencial postsináptico excitatorio (EPSP), el ácido y–aminobutírico (GABA) excita a los receptores GABA provocando la aparición de un potencial postsináptico inhibitorio (IPSP).75,127,128 Inicialmente, la activación del receptor GABAA mediante una corriente de influjo de cloro (CI) desencadena un IPSP; posteriormente, el receptor GABAB lo mantiene mediante la influencia indirecta que ejerce sobre el eflujo de K+, hiperpolarizando a la neurona y facilitando con ello, el bloqueo que el Mg++ejerce sobre el NMDAR.75,76,129 Los estímulos de alta frecuencia en cambio, expelen al Mg++ del área receptora, activan a los canales iónicos dependientes de los NMDAR y restringen la función de los receptores GABA, incrementando el influjo iónico de Ca++ y con ello, la activación de la PKII–CaM y de la PKC–AMPc. Por otro lado, parece ser que las corrientes paralelas mediadas por los AMPAR durante la LTP, se relacionan fundamentalmente con un incremento en el número o sensibilidad de estos receptores.102,104,130 Durante la activación con estímulos de baja frecuencia, aparece un gran número de sinapsis silentes en la región CA1, la que en estas condiciones no expresa a los AMPAR pero sí a los NMDAR.130–132 Sin embargo, cuando la estimulación es de alta frecuencia, estas sinapsis se activan por la expresión de los AMPAR y el disparo de los NMDAR. De hecho, la expresión de los AMPAR principia dentro de los primeros 10 a 15 min después de haber aplicado el estímulo inicial, probablemente como resultado de un fenómeno de sensibilización y externa–lización de receptores, más que como consecuencia de la activación de su síntesis, prolongando en esta forma la LTP.75

Todo este proceso en general, se inactiva mediante la intervención de varias proteinfosfatasas como la 1, la 2A (PP1 y PP2) y la 2B (PP2B o calcineurina); de hecho, estos sistemas enzimáticos abundan en las neuronas hipocampales y se ha demostrado que la PP1 y la PP2A son específicas para defosforilar los sitios de tre–286 de la PKII–CaM, revirtiendo su actividad constitutiva a un nivel basal.133–136 Cuando la LTP principia, la PKA–AMPc fosforila a una proteína inhibidora conocida como inhibidor 1 (I1), que inactiva a la PP1 reforzando la autofosforilación de la PKII–CaM.137,138 En cambio, cuando la PP2B promueve la defosforilación y consecuentemente la inactivación del I1, la función de la PKII–CaM regresa a su estado basal.139 Al parecer, en el hipocampo los estímulos continuos de baja frecuencia debilitan las sinapsis y revierten la LTP.140–143 De hecho, la disminución pero no la restricción del influjo de Ca++ a través de los NMDAR, al fosforilar al sitio tre–35 del I1 lo activa y como resultado, provoca la defosforilación y consecuente inactivación de la PP1, permitiendo que la autofosforilación de la PKII–CaM se prolongue.144 Un bajo y restringido influjo de Ca++ en cambio, al estimular al complejo CaM activa a la calcineurina (PP2), enzima que defosforila al I1, permitiendo que la PP1 inhiba el fenómeno de autofosforilación de la PKII–CaM provocando LTD.135 Por otro lado, un elevado influjo de Ca++ incrementa la concentración del AMPc que al activar a una PKA–AMPc fosforila al I1, el que al defosforilar a la PP1 facilita la autofosforilación de la PKII–CaM.105 Es en esta forma como al detenerse el estado de autofosforilación de la PKII–CaM, disminuye el rango de fosforilación de los NMDAR así como el de los mGluR y AMPAR deprimiendo la LTP y dando lugar al fenómeno de LTD.145

Si bien el desarrollo de LTP depende de un fenómeno de despolarización postisnáptica, su soporte a través del tiempo requiere tanto de la liberación presináptica de L–Glu como de la activación postsináptica de los NMDAR, de los AMPAR y de los mGluR, por lo que es imprescindible la presencia de un mecanismo de comunicación entre la región postsináptica y la presináptica.129,133,146 El Ca++ por ejemplo, activa a algunos NT retrógrados mediante la influencia modulatoria que ejerce sobre las fosfolipasas C y A2, así como sobre la AC; sin embargo, el óxido nítrico (NO) es la única substancia que llena las características específicas para ejercer esta función, la cual requiere además de la síntesis de este radical en las espinas dendríticas de la neurona postsináptica, de su difusión hacia las espinas presinápticas, en donde finalmente incrementa la liberación de L–Glu, facilitando con ello la interacción con su receptor específico.112,113,147 El NO es un potente vasodilatador que se ha considerado como el mensajero retrógrado que regula la proyección en el tiempo de la LTP y quizá intervenga también, en la modulación de la LTD.148–151 Su síntesis depende de la conversión de arginina a citrulina por medio de una oxidonítricosintasa (NOS) que se activa cuando sus sitios de serina son fosforilados por una PKC o por una PKII–CaM dentro de las neuronas del SNC.152–155 Se han descrito dos isoformas de NOS:152,156

1. Una CaM–dependiente que predomina en el SNC, en los vasos sanguíneos cerebrales y en las plaquetas.

2. Otra que es CaM–independiente que se encuentra fundamentalmente en macrófagos y células endoteliales, y su activación depende de citocinas.

Las dos formas presentan sitios de reconocimiento para mononucleótido de flavina, dinucleótido de flavina y adenina, PKII–CaM, PKA–AMPc y PKC–AMPc; y si bien la tetrahidrobiopterina acelera su velocidad de reacción enzimática, su cofactor es el dinucleótido de nicotinamida y adenina.24,156

El NO se sintetiza en el momento en el que los requerimientos neuronales así lo demandan y difunde rápidamente de la célula postsináptica a la presináptica.157 En este sitio reacciona con el átomo de hierro que forma parte del núcleo prostético de la guanilatociclasa (GC) y de otros sistemas enzimáticos relacionados con el transporte de electrones a nivel mitocondrial, modificando sus características tridimensionales.25,158 La reacción que se lleva a cabo promueve la síntesis de guanosin–monofosfato cíclico (GMPc) que activa a una PKG GMPc–dependiente (PKG–GMPc), la que al producir la liberación de L–Glu en la neurona presináptica, perpetúa la LTP.159–162 Por este motivo, se considera a la molécula de GMPc como esencial en el desarrollo de LTP, al desencadenar una cascada de eventos bioquímicos que principian con la activación de una PKG–GMPc en la neurona presináptica.163–167 Es decir, la GC en su estado soluble y la PKG–GMPc son el blanco sobre el que los NTs retrógrados ejercen su acción.

Siempre que la concentración de los nucleótidos cíclicos sea la adecuada, el AMPc puede promover la activación cruzada de la PKG–GMPc o bien, el GMPc puede promover la activación cruzada de la PKA–AMPc.165,168–170 De la misma forma, no obstante que algunos sustratos proteicos de la PKA–AMPc presentan una baja afinidad por la PKG–GMPc, la mayoría de los sustratos de ambas PKs muestran una alta afinidad por ambos sistemas enzimáticos, produciendo el fenómeno denominado convergencia:divergencia; de hecho, algunas de las proteínas que intervienen en la cascada de señalización del AMPc o del GMPc pueden ser fosforiladas también por la PKG–GMPc.165,167 Es en esta forma como la PKA–AMPc y la PKG–GMPc reciben la influencia directa y cruzada de una y otra vías de señalización y no obstante que uno de los sustratos específicos sobre el que actúa la PKG–GMPc es la fosfodiesterasa (FDE) tipo 5, también la PKA–AMPc es capaz de activarla y degradar en esta forma tanto al GMPc como al AMPc, generando un mecanismo de retroali–mentación negativa.24,163,169–171

Existen por lo menos dos isoformas de la PKG–GMPc:76,163,172 La tipo I que puede expresarse en su forma α o β (PKGIα y PKGIβ); y la tipo II (PKGII). Las dos enzimas se encuentran dentro del SNC e inician su autofosforilación en presencia de Mg++, independientemente de la concentración del sustrato específico, participando en la activación de los canales del K+, la liberación de NTs, la decodificación de la señal que desencadenan los NTs retrógrados y la regulación de las corrientes de Ca++.173–176 De hecho, la sobreexpresión de la PKGI o simplemente su inducción, disminuye la concentración intracelular de Ca++ o bien, evita la respuesta a la acción de agonistas que inducen la liberación de este ion a partir del IP3, probablemente por su interacción con fosfolamban.177,178 El proceso de autofosforilación de la PKGIα incrementa el grado de disociación del GMPc de sus sitios de unión de alta afinidad y simultáneamente, incrementa la afinidad del AMPc por los mismos sitios de unión, promoviendo el proceso de activación cruzada.179 La PKGIβ y la PKGII también comparten esta función, pero su autofosforilación requiere de una concentración nueve veces mayor de GMPc que la que necesita la PKGIα.180 Otro sustrato específico sobre el que actúa la PKG es la fosfoproteína de 32,000 Da regulada por dopamina y AMPc (DARPP–32), la que al ser activada fosforila al I1 facilitando la autofosforilación de la PKII–AMPc (Cuadro II).181–184

 

Hipótesis propuesta

Con base en estos conceptos, se puede considerar que los trastornos cognoscitivos y de la memoria son el resultado de alteraciones anatómicas o funcionales, congénitas o adquiridas, en la interrelación que se establece entre los sistemas de neuroconducción, receptores celulares y/o genes, provocando una respuesta que repercute sobre la función neuronal reverberante y en los mecanismos de potenciación y depresión a largo plazo. Sin embargo, curiosamente y de acuerdo con los avances más recientes que se han realizado acerca de los fenómenos fisiológicos que intervienen en la construcción de la memoria, estas alteraciones involucrarían fundamentalmente a redes neuronales cuyos NTs son el aspartato, el glutamato y la serotonina, así como a receptores tanto AMPA dependientes como independientes sin consolidar o apoyar, al menos desde un punto de vista molecular, la posibilidad de que la Ach juegue un papel determinante en el desarrollo de estos procesos.

La neuroconducción requiere, además de la integridad estructural de las neuronas, de sinapsis intactas y de circuitos reverberantes capaces de sostener los mecanismos bioquímicos locales, así como los procesos de potenciación y depresión a largo plazo. De tal forma que la memoria puede verse afectada cuando la recepción, la transmisión y/o la percepción del estímulo sufren algún tipo de trastorno estructural y/o bioquímico.

Los receptores celulares por otro lado, son elementos esenciales en la construcción de la memoria. Un decremento en la expresión, síntesis o liberación de algún NT, puede repercutir en forma determinante en su desarrollo. Las alteraciones en la interacción que se lleva a cabo entre la sustancia inductora y su receptor ya sea por pérdida de la afinidad o de la selectividad o bien, una alteración en los mecanismos de transducción de la señal a nivel de la proteína reguladora o en la unidad catalítica, son factores potencialmente capaces de producir trastornos en la función tanto de almacenamiento como de integración.

El material genético finalmente, representa el asiento sobre el que se consolida la memoria a largo plazo, por lo que la inhibición en la síntesis proteica o un bloqueo en la translación o transcripción, pueden repercutir considerablemente en la construcción de la memoria.

Cuando alguno de estos fenómenos fisiopatológicos llega a involucrar a dos o tres grupos de circuitos reverberantes, es poco probable que pueda detectarse algún tipo de manifestación clínica. En cambio, cuando son involucrados varios grupos neuronales simultáneamente, se presentan trastornos en el desarrollo o pérdida de la memoria a corto plazo, porque la información que se obtiene del medio ambiente es almacenada por el SNC en circuitos neuronales pertenecientes a las vías sensitivas que la capturaron, lo que puede implicar prácticamente cualquier área anatómica sensitiva y quizá también motora de su estructura. Por otro lado, cuando el proceso patológico envuelve a los mecanismos de potenciación y depresión a largo plazo la capacidad de aprendizaje, almacenamiento por tiempo prolongado, recuerdo, evaluación, comparación, asociación e inferencia sufren diferentes grados de alteración. A pesar de esto y de las evidencias clínicas y moleculares con las que se cuenta actualmente, es poco lo que se conoce acerca de la fisiopatología de la memoria. El síntoma específico evidentemente es la amnesia de distintos tipos y grados de severidad; sin embargo, cuando en la práctica clínica cotidiana a este síntoma se le asocia un trastorno en el pensamiento abstracto o el juicio, se le califica como estado de demencia. La principal dificultad para el clínico, estriba en diferenciar entre un déficit en la capacidad de almacenamiento y un déficit en el proceso de asociación y recuerdo, porque la adquisición de memoria no necesariamente implica un cambio en la conducta del sujeto.

En la enfermedad de Alzheimer por ejemplo, en la que se presenta un trastorno primario y temprano de la memoria, se ha demostrado que la proteína β–amiloide altera la función de los canales del K+; trastorna la localización y actividad enzimática de la PKC–AMPc y de la PKII–CaM; y disminuye en 20% la eficacia, especificidad y alta afinidad de los mecanismos de captación de la acetilcolina (Ach) en las terminaciones nerviosas, fundamentalmente del hipocampo, en donde se lleva a cabo la LTP.185–189 El deterioro que sufren los mecanismos de recaptura de la Ach permite que la acetilcolinesterasa (Ach–E), al prolongarse el contacto entre la enzima y su sustrato, degrade un número superior de moléculas del NT, por lo que en el tratamiento de esta enfermedad se han utilizado desde agentes colinérgicos hasta inhibidores de la Ach–E y aunque los resultados clínicos no han sido dramáticos, por lo menos permiten estabilizar en cierta forma al paciente, durante períodos de magnitud impredecible, a lo largo de la evolución natural de la enfermedad.190–195 Esta observación clínica aparentemente contribuye a sustentar la hipótesis colinérgica, pero no explica la fisiopatología de los trastornos de la cognición, los que se han intentado fundamentar en la degeneración que se presenta en las neuronas de Meynert y la pérdida de las proyecciones corticales de axones colinérgicos, que más que provocar un déficit en la concentración de Ach en el SNC, alteran la función de proteincinasas relacionadas con otros sistemas de neuroconducción. Es decir, la Ach no contribuye por sí misma en la construcción e integración de los mecanismos de almacenamiento y recuerdo, pero interviene en cierta forma, en la generación de los estímulos que en las células blanco, decodifican la información. En cambio, sí se ha demostrado que en la enfermedad de Alzheimer se presenta por un lado, pérdida indiscriminada de neuronas serotoninérgicas en la corteza temporal, en el núcleo dorsal del rafe y en el hipocampo produciendo degeneración neuronal del pie hacia el soma y por otro lado, una importante disminución de la actividad glutamatérgica.196–199 También se ha establecido una relación inversamente proporcional entre el deterioro del estado mental y la extensión de las redes neurofibrilares, con un decremento de los NMDAR, AMPAR y de los mGluR en las regiones subicular, CA1 del hipocampo y en la zona parahipocampal.84,200,201 Como se puede observar, a pesar de que la hipótesis colinérgica de la enfermedad de Alzheimer de ninguna manera sustenta los déficits anatómico, bioquímico y funcional que desencadenan las alteraciones de la memoria y la demencia, la tendencia en la práctica clínica a prescribir inhibidores de la ACh–E se ha incrementado en los últimos años.202 De hecho, la aparente mejoría clínica que se obtiene con el uso de estos fármacos, más que depender de la influencia que ejercen sobre la fisiopatología de la memoria, es el resultado de un incremento en la atención, factor indispensable en la adquisición de la información, pero no en el almacenamiento de la misma.

Por este motivo, es esencial tomar en consideración la importancia que revisten en la construcción de la memoria la intervención de los sistemas serotoninérgico y glutamatérgico, la participación de los canales iónicos del Ca++ y del K+, la activación de los distintos receptores involucrados y la expresión genética, sin los que la integración del proceso jamás se llevaría a cabo.203–205 Pero aun más allá de todos estos factores, deben considerarse los mecanismos de autofosforilación a través de quienes es posible prolongar la actividad enzimática, promover y modular la expresión genética, modificar las características fenotípicas de la célula, intervenir en los mecanismos de transducción de la señal, participar en la producción de NT retrógrados reactivando la función postsináptica y proyectar con todo ello en el tiempo, a la LTP, entre otras funciones extranucleares. Como se observa en el cuadro I, en realidad el estímulo inicial que activa la cascada de eventos enzimáticos con los que principia el fenómeno de autofosforilación es el influjo iónico de calcio, cuya magnitud y duración son esenciales en la transducción de la señal, siempre y cuando permanezcan íntegros el resto de elementos que forman parte del proceso.206 Dado que la PKII–CaM puede promover la reactivación de sus propios dominios de autofosforilación en el momento en que son defosforilados, pero al mismo tiempo es incapaz de activar los dominios de otras moléculas, la magnitud del fenómeno es directamente proporcional al número de iones de Ca++ presentes en el medio en el momento preciso; de la misma manera, a mayor número de moléculas de PKII–CaM activas, mayor será la amplitud y duración de la LTP. Con base en este concepto, puede afirmarse que el control farmacológico del influjo o de la proporción de iones de Ca++ dentro de las neuronas aferentes al hilio del giro dentado, podría modular las características de la potenciación y con ello quizá, las manifestaciones clínicas en un determinado grupo de pacientes. La autofosforilación también puede regularse mediante la activación o la reactivación controlada de los sitios adyacentes o del mismo sitio de tre–286 en la PKII–CaM o bien, del sitio ser–627 de los GluR1 o el sitio ser–880 del GluR2 propiciando con ello los fenómenos de cooperatividad, asociatividad y de especificidad.207 Por otro lado, con el objeto de evitar la participación directa o indirecta de los mecanismos genéticos, la autofosforilación podría proyectarse en el tiempo aunque no en magnitud, al activar la vía proteosómica ATP–dependiente de la ubiquitina, la que al incrementar la concentración de la Sc de la PKA–AMPc, activaría la LTF y la posibilidad de desencadenar los procesos de cooperatividad y asociatividad o bien, el mismo efecto se podría producir al inhibir la función de la SR y/o estimular la de la SC. Otro sitio susceptible de activación es precisamente el de los receptores 5–HT4, los que al activar a una PKA–AMPc fosforilan a los canales KS y KA, incrementando la disponibilidad de iones de Ca++ y con ello, la formación del complejo CaM que terminaría por disparar el resto de eventos de la cascada de transducción.

En la actualidad y aun con los grandes avances científicos que se han logrado en campos como el de la genética, no se debe perder de vista la importancia del papel que juegan los sistemas serotoninérgico y glutamatérgico más que el colinérgico, en la construcción e integración de la memoria y abrir con ello, la posibilidad de ejercer al menos una cierta influencia real, en los trastornos de la cognición que caracterizan a diferentes entidades nosológicas, sobre todo aquéllas en las que se mantiene en cierta forma, la integridad estructural y anatómica de los circuitos reverberantes y de las áreas centrales relacionadas con el proceso.

 

Referencias

1. Mansilla OA, Barajas MH, Argüero SR. Theoretical aspects of the neurobiological integration of memory. Med Hypothesis 2000; 54:51–58.        [ Links ]

2. Bliss TVP, Collingridge GL. A synaptic model of memory: long–term potentiation in the hippocampus. Nature 1993; 361:31 –39.        [ Links ]

3. Ooménech T, Beleta J, Femández AG, Gristwood RW, Cruz SF, Tolosa E. Palacios JM. Identification and characterization of serotonin 5–HT4 receptor binding sites in human brain: comparison with other mammalian species. Mol Brain Res 1994; 21:176–180.        [ Links ]

4. Mengod G, Vilaró MT, Raurich A, Lopez–Gimenez JF, Cortes R, Palacios JM. 5–HT receptors in mammalian brain: receptor autoradiography and in situ hydrolization studies of new ligands and newly identified receptors. Histochem J 1996; 28:747–758.        [ Links ]

5. Fontana OJ, Oaniels SE, Wong EHK, Clark RO, Eglen RM. The effects of novel, selective 5–hydroxytryptamine (5–HT)4 receptor ligands in rat spatial navigation. Neuropharmacology 1997; 4/5:689–696.        [ Links ]

6. Terry AV, Buccafusco JL, Jackson WJ, Predergast MA, Fontana OJ, Wong EH, et al. Enhanced delayed matching performance in younger and older macaques administered the 5–HT4 receptor agonist, RS17017. Psychopharmacol        [ Links ]

7. Blondel O, Gastineau M, Oahmoune Y, Langlois M, Fischmeister R. Cloning, expression, and pharmacology of four human 5–hydroxytryptamine4 receptor isoforms produced by alternative splice in the carboxyl terminus. J Neurochem 1998; 70:2252–2261.        [ Links ]

8. Bockaert J, Claeysen S, Oumuis A. Molecular biology, function and pharmacological role of 5–HT4 receptors. Arch Pharmacol 1998; 35:1–4.        [ Links ]

9. Cichol S, Kesper K, Propping P, Nothen MM. Assignment of the human serotonin 4 receptor gene (HTR4) to the long arm of chromosome 5 (5q31 –q33). Mol Membr Biol 1998; 15:75–78.        [ Links ]

10. Claeysen S, Faye P, Sebben M, Lemaires BJ, Oumuis A, Taviaux S. Assignment of 5 hydroxytryptamine receptor (HTR4) to human chromosome 5 bands q31 –q33 by in situ hybridization. Cytoenet Cell Genet 1997; 78:133–134.        [ Links ]

11. Gerald C, Adham A, Kao HT, Olsen MA, Laz TM, Schechter LE, et al. The 5–HT4 receptor: molecular cloning and pharmacological characterization of two splice variants. EMBO J 1995; 14:2806–2815.        [ Links ]

12. Barnes NM, Sharp TA. A review of central 5–HT receptors and their function. Neuropharmacol 1999; 38:1083–1152.        [ Links ]

13. Yamaguchi T, Suzuki M, Yamamoto M. Facilitation of acetylcholine release in rat frontal cortex by indeloxazine hydrochloride: involvement of endogenous serotonine and 5–HT4 receptors. Arch PharmacoI1997; 356:712–720.        [ Links ]

14. Yamaguchi T, Suzuki M, Yamamoto M. Evidence for 5–HT4 receptor involvement in the enhancement of the acetylcholine release by p–chloroamphetamine. Brain Res 1997; 772:95–101.        [ Links ]

15. Claeysen S, Sebben M, Journot L. Cloning, expression and pharmacology of the mouse 5 HT4L receptor. FEBS Lett 1996; 398:19–25.        [ Links ]

16. Fagni L, Oumuis A, Sebben M, Bockaert J. The 5–HT4 receptor subtype inhibits K+ current in culliculineurones via activation of a cyclic AMP–dependent protein kinase. Br J Pharmacol 1992; 105:973–979.        [ Links ]

17. Van den Wyngaert I, Gommeren W, Verhasselt P, Jurzak M, Leysen J, Luyten W, BenderE. Cloning and expression of a human serotonin 5–HT4 receptor cONA. J Neurochem 1997; 69:1810–1819.        [ Links ]

18. Eison AS, Eison MS, Iversen SO. The behavioral effects of a novel substance P analogue following infusion into the ventral tegmental area and like substantia nigra of the rat brain. Brain Res 1992; 238:137–152.        [ Links ]

19. Reynolds GP, Mason SL, Meldrum A, De Keczer S, Panes H, Eglen RM, Wong E. H.5 Hydroxytryptamine (5–HT)4 receptors in post mortem human brain tissue: Distribution, pharmacology and effects of neurodegenerative diseases. Br J Pharmacol 1995; 114:993–998.        [ Links ]

20. Goldsmith BA, Abrams TW. cAMP modulates multiple K+ currents, increasing spike duration and excitability in Aplysia sensory neurons. Proc Natl Acad Sci 1991; 89:11481–11485.        [ Links ]

21. Klein M, Camardo J, Kandel ER. Serotonin modulates a specific potassium current in the sensory neurons that show presynaptic facilitation in Aplysia. Proc Natl Acad Sci 1982; 79:5713–5717.        [ Links ]

22. Kukuljan M, Labarca P, Latorre R. Molecular determinants of ion conduction and inactivation in K+ channels. Am J Physiol 1995; 268:C535–C556.        [ Links ]

23. Walsh JP, Byrne JH. Forskolin mimics and blocks a serotonin–sensitive decreased K+ conductance in tail sensory neurons of Aplysia. Neurosci Lett 1984; 52:7–11.        [ Links ]

24. Bredt OS, Ferris ChO, Snyder SH. Nitric oxide synthase regulatory sites. Phosphorylation by cyclic AMP–dependent protein kinase, protein kinase and calcium/calmodulin protein kinase; identification of flavin and calmodulin binding sites. J Biol Chem 1992; 267:10976–10981.        [ Links ]

25. Hawkins RO, Kandel ER, Siegelbaum SA. Learning to modulate transmitter release: Themes and variations in synaptic plasticity. Annu Rev Neurosci 1993; 16:625–665.        [ Links ]

26. Hochner B, Kandel ER. Modulation of a transient K+ current in the pleural sensory neurons of Aplysia by serotonin and cAMP: implications for spike broadening. Proc Natl Acad Sci 1992; 89:11476–11480.        [ Links ]

27. Shuster MJ, Camardo JS, Siegelbaum SA, Kandel ER. Cyclic AMP–dependent protein kinase closes the serotonin–sensitive K+ channels of Aplysia sensory neurones in cell–free membrane patches. Nature 1985; 313:392–395.        [ Links ]

28. Siegelbaum SA, Camardo JS, Kandel ER. Serotonin and cyclic AMP close single K+ channels in Aplysia sensory neurones. Nature 1982;299:413–417.        [ Links ]

29. Alkon DL. Calcium–mediated reduction of ionic currents: A biophysical memory trace. Science 1984; 226:1037–1045.        [ Links ]

30. Alkon DL, Lederhendler 1, Shoukimas JJ. Primary changes of membrane currents during retention of associative learning. Science 1982; 215:693–695.        [ Links ]

31. Alkon DL, Shoukimas JJ, Heldman E. Calcium–mediated decrease of a voltage–dependent potassium current. Biophys J 1982; 40:245–250.        [ Links ]

32. Bahler M, Benfenati F, Valtorta F, Greengard P. The synapsins and the regulation of synaptic function. Bioassays 1990; 12:259–263.        [ Links ]

33. Ghirardi M, Braha O, Hochner S, Montarolo PG, Kandel ER, Oale N. Roles of PKA and PKC in facilitation of evoked and spontaneous transmitter release at depressed and nondepressed synapses in Aplysia sensory neurons. Neuron 1992; 9:479–489.        [ Links ]

34. Un JW, Sugimori M, Llinás RR, McGuinness TL, Greengard P. Effects of synapsin I and calcium–calmodulin–dependent protein kinase I1 on spontaneous neurotransmitter release in the squid giant synapse. Proc Natl Acad Sci 1990; 87:8257–8261.        [ Links ]

35. Südhof TC, Jahn R. Proteins of synaptic vesicles involved in exocytosis and membrane recycling. Neuron 1991; 6:665–677.        [ Links ]

36. Goda Y. Memory mechanisms. A common cascade for long–term memory. Curr Siol 1995; 5:136–138.        [ Links ]

37. Greengard P, Jen J, Narin AC, Stevens CF. Enhancement of glutamate response bycAMP dependent protein kinase in hippocampal neurons. Science 1991; 253:1135–1137.        [ Links ]

38. Sailey CH, Sartsch O, Kandel ER. Toward a molecular definition of long–term memory storage. Proc Natl Acad Sci 1996; 93:13445–13452.        [ Links ]

39. Iida K, Iwata E, Asanuma M, Asanuma NS, Gómez–Vargas M, Miyazaki I, et al. Effects of repeated cyclosporin A administration on iminodipropionitrile–induced dyskinesia and TRE–/CRE–binding activities in rat brain. Neurosci Res 1998; 30:185–193.        [ Links ]

40. Lamprecht R. CREB: a message to remember. Cel/ Mol Life Sci 1999;55:554–563.        [ Links ]

41. Aszódi A, Müller U, Friedrich P, Spatz HC. Signal convergence on protein kinase A as a molecular correlate of learning. Proc Natl Acad Sci 1991 ; 88:5832–5836.        [ Links ]

42. Dash PK, Hochner B, Kandel ER. Injection of the cAMP–responsive element into the nucleus of Aplysia sensory neurons blocks long–term facilitation. Nature 1990; 345:1718–721.        [ Links ]

43. Micheau J, Riedel G. Protein kinases: wich one is the memory molecule? Cell Mol Life Sci 1999; 55:534–548.        [ Links ]

44. Deisseroth K, Bito H, Tsien RW. Signaling from synapse to nucleus: postsynaptic CREB phosphorylation during multiple forms of hippocampal synaptic plasticity. Neuron 1996; 16:89–101.        [ Links ]

45. Bito H, Oeisseroth K, Tsien RW. CREB phosphorylation and dephosphorylation: a Ca2+– and stimulus duration–dependent switch for hippocampal gene expression. Cell 1996; 87:1203–1214.        [ Links ]

46. Pearson G, Robinson F, Gibson TB, Xu B–E, Karandikar M, Berman K, et al. Mitogen activated protein (MAP) kinase pathways: regulation and physiological functions. Endoc Rev 2001; 22:153–183.        [ Links ]

47. Karpinski BA, Morle GO, Huggenvik J, Uhler MD, Leiden JM. Molecular cloning of human CREB–2: an ATF/CREB transcription factor that can negatively regulate transcription from the cAMP response element. Proc Natl Acad Sci 1992; 89:4820–4824.        [ Links ]

48. Yin JCP, Del Vecchio M, Zhou H, Tully T. CREB as a memory modulator: induced expression of a dCREB2 activator isoform enhances long–term memory in Drosophila. Cell 1995; 81:107–115.        [ Links ]

49. Barco A, Alarcon JM, Kandel ER. Expression of constitutively active CREB protein facilitates the late fase of long–term potentiation by enhancing synaptic capture. Cell 2002; 108:689–703.        [ Links ]

50. Kogan JH, Frankland PW, Blendy JA, Coblentz J, Marowitz Z, Schütz G, et al. Spaced training induces normallong–term memory in CREB mutant mice. Curr Biol 1997; 7:1–11.        [ Links ]

51. Metz R, Ziff E. cAMP stimulates the C/EBP–related transcription factor rNFIL–6 to translocate to the nucleus and induce c–fos transcription. Genes & Oev 1991;5:1754–1766.        [ Links ]

52. Rajadhyaksha A, Barczak A, Macías W, Leveque JCh, Lewis SE, Konradi Ch. L–type Ca2+ channels are essential for glutamate–mediated CREB phosphorylation and c–fos gene expression in striatal neurons. J Neurosci 1999; 19:6348–6359.        [ Links ]

53. Abel T, Martín KC, Bartsch O, Kandel ER. Memory suppressor genes: inhibi–tory constraints on the storage of long–term memory, Science 1998; 279:338–341.        [ Links ]

54. Michael O, Martin CK, Seger R, Ning MM, Baston R, Kandel E. Repeated pulses of serotonin requiered for long–term facilitation activate mitogen–activated protein kinase in sensory. Proc Natl Acad Sci 1998; 95:1864–1869.        [ Links ]

55. Greenberg SM, Castellucci VF, Bayley H, Schwartz JH. A molecular mechanism for long term sensitization in Aplysia. Nature 1987; 329:62–65.        [ Links ]

56. Hegde AN, Goldberg AL, Schwartz JH. Regulatory subunits of cAMP–dependent protein kinases are degraded after conjugation to ubiquitin: a molecular mechanism underlying long term synaptic plasticity. Proc Natl Acad Sci 1993; 90:7436–7440.        [ Links ]

57. Hershko A, Ganoth O, Sudakin V, Oahan A, Cohen LH, Luca FC, et al. Components of a system that ligates cyclin to ubiquitin and their regulation by the protein kinase cdc2. J Biol Chem 1994; 269:4940–4946.        [ Links ]

58. Rechsteiner M. Natural substrates of the ubiquitin proteolytic pathway. Cell 1991; 66:615–618.        [ Links ]

59. Hegde AN, Inokuchi K, Pei W, Casadio A, Ghirardi M, Chain OG, Martin KC, et al. Ubiquitin C–terminal hydrolase is an immediate–early gene essential for long term facilitation in Aplysia. CeIl1997;89:115–126.        [ Links ]

60. Bailey CH, Chen M. Time course of structural changes at identified sensory neuron synapses during long–term sensitization in Aplysia. J Neurosci 1989; 9:1774–1780.        [ Links ]

61. Doherty P, Cohen J, Walsh FS. Neurite outgrowth in response to transfected N–CAM changes during development and is modulated by polysialic acid. Neuron 1990; 5:209–219.        [ Links ]

62. Hu Y, Barzilai A, Chen M, Bailey CH, Kandel ER. 5–HT and cAMP induce the formation of coated pits and vesicles and increase the expression of clathrin light chain in sensory neurons of Aplysia. Neuron 1993; 10:921–929.        [ Links ]

63. Rose SPR. Cell–adhesion molecules, glucocorticoids and long–term–memory formation. Trends Neurosci 1995; 18:502–506.        [ Links ]

64. Bailey CH, Kandel ER. Structural changes and the storage of long–term memory in Aplysia. Canad J Physiol Pharmacol 1999; 77:738–747.        [ Links ]

65. Rose SPR. Glycoproteins and memory formation. Behav Brain Res 1995: 66:73–78.        [ Links ]

66. Kasper C, Rasmussen H, Kastrup JS, Ikemizu S, Jones EY, Berezin V, et al. Structural basis of cell–cell adhesion by NCAM. Nature Struc Biol 2000; 7:389–393.        [ Links ]

67. Osten P, Srivastava S, Inman G, Vilim FS, Khatri L, Lee LM, et al. The AMPA receptor GluR2 terminus can mediate a reversible, ATP dependent interaction with NSF and a– and p–SNAPs. Neuron 1998; 21:99–110.        [ Links ]

68. Kim CH, Liao D, Lau LF, Huganir RL. SynGAP: a synaptic RasGAP that associates with the PSD–95/SAP90 protein family. Neuron 1998; 20:683–691.        [ Links ]

69. Noel J, Ralph GS, Pickard L, Williams J, Molnar E, Uney JB, et al. Surface expression of AMPA receptors in hippocampal neurons is regulated by an NSF dependent mechanism. Neuron 1999; 23:365–376.        [ Links ]

70. Kim CH, Lisman JE. A labile component of AMPA receptor–mediated synaptic transmission is dependent on microtubule motors, actin, and N–ethylmaleimide–sensitive factor. J Neurosci 2001; 21 :4188–4194.        [ Links ]

71. Almers W. Synapses. How fast can you get? Nature 1994; 367:682–683.        [ Links ]

72. Calakos N, Bennett MK, Peterson KE, Scheller RH. Protein–protein interactions contributing to the specificity of intracellular vesicular trafficking. Science 1994; 263:1146–1149.        [ Links ]

73. Byrne JH. Cellular analysis of associative learning. Physiol Rev 1987; 67:329–439.        [ Links ]

74. Nazif FA, Byrne JH, Cleary LJ. cAMP induces long–term morphological changes in sensory neurons of Aplysia. Brain Res 1991; 539:324–327.        [ Links ]

75. Riedel G, Wetzel W, Reymann KG. Comparing the role of metabotropic glutamate receptors in long–term potentiation and in learning and memory. Prog. Neuropsychopharmacol. Biol Psychiat 1996; 20:761–788.        [ Links ]

76. Mons N, Guillou JL, Jaffard R. The role Ca2+/calmodulin–stimulable adenylyl cyclase as molecular coincidence detectors in memory formation. Cell Mol Life Sci 1999; 55:525–533.        [ Links ]

77. Reymann KG, Brodemann R, Kase H, Matthies H. Inhibitors of calmodulin and protein kinase C block different phases of hippocampal long–term potentiation. Brain Res 1988; 461:388–391.        [ Links ]

78. Saitoh T, Schwartz JH. Phosphorylation–dependent subcellular translocation of a Ca2+/Calmodulin–dependent protein kinase produces an autonomous enzyme in Aplysia neurons. J Cell Biol 1985; 100:835–842.        [ Links ]

79. Vinogradova OS. Hippocampus as comparator: Role of the two input and two output systems of the hippocampus in selection and registration of information. Hippocampus 2001; 11:578–598.        [ Links ]

80. Ito I, Hidaka H, Sugiyama H. Effects of KN–62, a specific inhibitor of calcium/ calmodulin dependent protein kinase 11, on long–term potentiation in the rat hippocampus. Neurosci Lett 1991; 121:119–121 .        [ Links ]

81. Martínez JLJr, Derrick BE. Long–term potentiation and learning. Annu Rev Psychol 1996; 47: 173–203.        [ Links ]

82. Jeffery KL, Abraham WC, Dragunow M, Mason SE. Induction of Fos–like immunoreactivity and the maintenance of long–term potentiation in the dentate gyrus of unanesthetized rats. Mol Brain Res 1990; 8:267–274.        [ Links ]

83. Rison RA, Stanton PK. Long–term potentiation and N–methyl–D–aspartate receptors: foundations of memory and neurologic disease? Neurosci Biobehav Rev 1995; 19: 533–552.        [ Links ]

84. Penney JB, Maragos WF, Greenamyre JT, Debowey DL, Hollingsworth Z, Young AB. Excitatory amino acid binding sites in the hippocampal region of Alzheimer's disease and other dementias. J Neurol Neurosurg Psychiatry 1990; 53:314–320.        [ Links ]

85. Voronin L, Byzov A, Kleschevnikov A, Kozhemyakin M, Kuhnt U, Volgushev M. Neurophysiological analysis of long–term potentiation in mammalian brain. Behav Brain Res 1995; 66:45–52.        [ Links ]

86. Diamond SJ, Bergles ED, Jahr EC. Glutamate release monitored with astrocyte transporter currents during LTP. Neuron 1998; 21:425–433.        [ Links ]

87. Makhinson M, Chotiner KL, Watson BJ, Q'Oell JT. Adenylyl cyclase activation modulates activity–dependent changes in synaptic strength and Ca+2/calmodulin–dependent kinase autophosphorylation. J Neurosci 1999; 19:2500–2510.        [ Links ]

88. Malenka RC, Nicoll RA. NMDA–receptor–dependent synaptic plasticity: multiple forms and mechanisms. Trends Neurosci 1993; 16:521–527.        [ Links ]

89. Tiunova A, Anokhin K, Rose SP, Mileusnic R. Involvement of glutamate receptors, protein kinases, and protein synthesis in memory for visual discrimination in the young chick. Neurobiol Learn Mem 1998; 65:425–433.        [ Links ]

90. Richter–Levin G, Canevari L, Bliss TVP. Long–term potentiation and glutamate release in the dentate gyrus: links to spatial learning. Behav Brain Res 1995; 66:37–40.        [ Links ]

91. Malenka RC. Postsynaptic factors control the duration of synaptic enhancement in area CA1 of the hippocampus. Neuron 1991; 6:53–60.        [ Links ]

92. lheng F, Gallagher JP. Metabotropic glutamate receptors are required for the induction of long–term potentiation. Neuron 1992; 9:163–172.        [ Links ]

93. Rickard NS, Ng KT. Blockade of metabotropic glutamate receptors prevents long–term memory consolidation. Brain Res Bull 1995; 36:355–359.        [ Links ]

94. Soderling TR. Calcium/calmodulin–dependent protein kinase 11: role in leaming and memory. Mol Cell Biochem 1993; 127/128:93–101.        [ Links ]

95. Fujii S, Mikoshiba K, Kuroda Y, Ahmed TM, Kato H. Cooperativity between activation of metabotropic glutamate receptors and NMDA receptors in. the induction of L TP in hippocampal CA 1 neurons. Neurosci Res 2003; 46:509–521.        [ Links ]

96. Huang YY, Colley PA, Routtenberg A. Postsynaptic then presynaptic protein kinase C activity may be necessary for long–term potentiation. Neurosci 1992; 49:819–827.        [ Links ]

97. McGlade–McCulloh E, Yamamoto H, Tan S–E, Brickey DA, Soderling TR. Phosphorylation and regulation of glutamate receptors by calcium/ calmodulin–dependent protein kinase II. Nature 1993; 362:640–642.        [ Links ]

98. Raymond LA, Blackstone CD, Huganir RL. Phosphorylation and modulation of recombinant GluR6 glutamate receptors by cAMP–dependent protein kinase. Nature 1993;361:637–641.        [ Links ]

99. Tarazi IF, Baldessarini JR. Regional localization of dopamine and ionotropic glutamate receptors subtypes in strial to limbic brain regions. J Neurosci Res 1999; 55:401–410.        [ Links ]

100. Bashir ll, Bortolotto ZA, Davies CH, Berretta N, Irving AJ, Seal AJ, et al. Induction of L TP in the hippocampus needs synaptic activation of glutamate metabotropic receptors. Nature 1993; 363:347–350.        [ Links ]

101. Hudmon A, Schulman H. Neuronal Ca2+/Calmodulin–dependent protein kinase 11: The role of structure and autoregulation in cellular function. Annu Rev Biochem 2002 ; 71:473–510.        [ Links ]

102. Yasuda H, Barth AL, Stellwagen D, Malenka RC. A developmental switch in the signaling cascades for L TP induction. Nat Neurosci 2003; 6:15–16.        [ Links ]

103. Miller SG, Kennedy MB. Regulation of brain type 11 Ca2+/calmodulin dependent protein kinase by autophosphorylation: a Ca2+–triggered molecular switch. Cell 1986; 44:861–870.        [ Links ]

104. Barría A, Muller D, Derkach V, Griffith LC, Soderling TR. Regulatory phosphorylation of AMPA–type glutamate receptors by CaM–KII during long–term potentiation. Science 1997; 276:2042–2045.        [ Links ]

105. Soderling TR, Derkach VA. Postsynaptic protein phosphorylation and L TP. TINS 2000; 23:75–80.        [ Links ]

106. Strack S, Colbran RJ. Autophosphorylation–dependent targeting of calcium/ calmodulin dependent protein kinase 11 by the NR2B subunit of the N–methyl–D–aspartate receptor. J Biol Chem 1998; 273:20689–20692.        [ Links ]

107. Malenka RC. Long–Term potentiation– A decade of progress? Neurosci 1999; 85:1870–1876.        [ Links ]

108. Bayer KU, De Konnick P, Leonard AS, Hell JW, Schulman H. Interaction with the NMDA receptor locks CaMKII in an active conformation. Nature 2001; 411:801–805.        [ Links ]

109. Leonard AS, Lim LA, Hemsworth DE, Horne MC, Hell JW. Calcium/ calmodulin–dependent protein kinase 11 is associated with the N–methyl–D–aspartate receptor. Proc Natl Acad Sci 1999; 96:3239–3244.        [ Links ]

110. Lu W, Man H, Ju W, Trimble WS, Mac Donald JF, Wang YT. Activation of synaptic NMDA receptors induces membrane insertion of new AMPA receptors and L TP in cultured hippocampal neurons. Neuron 2001; 29:243–254.        [ Links ]

111. Piomelli D, Greengard P. Bidirectional control of phospholipase A2 activity by Ca+2/calmodulin–dependent protein kinase 11, cAMP–dependent protein kinase, and casein kinase 11. Proc Natl Acad Sci 1991 ;88:6770–6774.        [ Links ]

112. Opazo P, Watabe AM, Grant SGN, O'Dell TJ. Phosphatidylinositol3–kinase regulates the induction of long–term potentiation through extracellular signal–related kinase–independent mechanisms. J Neurosci 2003;23:3679–3688.        [ Links ]

113. Rameh LE. Cantley LC. The role of phosphoinositide 3–kinase lipid products in cell function. J Biol Chem 1999; 274:8347–8350.        [ Links ]

114. Hudmon A, Schulman H. Structure–function of the multifunctional Ca2+/ Calmodulin–dependent protein kinase 11. Biochem J 2002; 364:593–611.        [ Links ]

115. Means RA. Regulatory cascades involving calmodulin–dependent protein kinase. Mol. Endrocrinol 2000; 14:4–13.        [ Links ]

116. Shen K. Meyer T. Dynamic control of CaMKII translocation and localization in hippocampal neurons by NMDA receptor stimulation. Science 1999; 284:162–166.        [ Links ]

117. Tezuka T. Umemori H. Akiyama T. Nakanishi S, Yamamoto 1. PSD–95 promotes Fyn mediated tyrosine phosphorylation of the N–methyl–D–aspartate receptor subunit NR2A. Proc Natl Acad Sci 1999; 96:435–440.        [ Links ]

118. Zheng F. Striker GE. Esposito C, Lupia E, Striker LJ, Gringrich MB, et al. Tyrosine kinase potentiates NMDA receptor current by reducing tonic zinc inhibition. Nat Neurosci 1998;1:185–191.        [ Links ]

119. Fagnou DD, Tuchek JM. The biochemistry of learning and memory. Mol Cell Biochem 1995; 149–150:279–286.        [ Links ]

120. Hudmon A, Aronowski J, Kolb SJ, Waxham MN. Interaction and self–association of Ca2+/Calmodulin–dependent protein kinase 11 during autophosphorylation. J Biol Chem 1996; 271 :8800–8808.        [ Links ]

121. Lisman JE, McLntyre ChC. Synaptic plasticity: A molecular memory switch. Curr Biol 2001; 11 :R788–R791.        [ Links ]

122. Lisman J. The CaM kinase 11 hypothesis for the storage of synaptic memory. Trends Neurosci 1994; 17:406–412.        [ Links ]

123. Giese KP, Fedorov NB, Filipkowski RK, Silva AJ. Autophosphorylation at Thr86 of the a calcium–calmodulin kinase 11 in L TP and learning. Science 1998;279:870–873.        [ Links ]

124. Clark KA, Randall AD, Bortolotto ZA, Bashir ZI, Collingridge GL. Mechanisms involved in hippocampal LTP: implications for retrograde messengers. Semin Neurosci 1993; 5:189–195.        [ Links ]

125. Kullmann DM, Siegelbaum SA. The site of expression of NMDA receptor–dependent LTP: new fuel for and old tire. Neuron 1995; 15:997–1002.        [ Links ]

126. Ascher P, Nowak L. The role of divalent cations in the N–methyl–D–aspartate responses of mouse central neurons in culture. J Physiol 1988; 399:247–266.        [ Links ]

127. Huang YY, Colino A, Selig DK, Malenka RC. The influence of prior synaptic activity on the induction of long–term potentiation. Science 1992; 255:730–733.        [ Links ]

128. Kauer JA, Malenka RC, Nicoll RA. A persistent postsynaptic modification mediates long–term potentiation in the hippocampus. Neuron 1988; 1:911–917.        [ Links ]

129. Wyllie DJA, Manabe T, Nicoll RA. A rise in postsynaptic Ca2+ potentiates miniature excitatory postsynaptic currents and AMPA responses in hippocampal neurons. Neuron 1994;12:127–138.        [ Links ]

130. Kim CH, Chung HJ, Lee HK, Huganir RL. Interactions of the AMPA receptor subunit GluR213 with PDZ domains regulates hippocampal long–term depression. Proc Natl Acad Sci 2001; 98:11725–11730.        [ Links ]

131. Isaac JRT, Nicoll RA, Malenka RC. Evidence for silent synapses: implications for the expression of LTP. Neuron 1995; 15:427–434.        [ Links ]

132. Liao D, Hessler NA, Malinow R. Activation of postsynaptically silent synapses during pairing induced L TP in CA 1 region of hippocampal slice. Nature 1995; 375:400–404.        [ Links ]

133. Hunter T. Protein kinases and phosphatases: The yin and yang of protein phosphorylation and signaling. Cell 1995; 80:225–236.        [ Links ]

134. Sistiaga A, Sánchez–Prieto J. Protein phosphatase 1 and 2A Inhibitors prolong the switch in the control of glutamate release by group I metabotropic glutamate receptors. J Neurochem 2000; 75:1566–1574.        [ Links ]

135. Strack S, Barban MA, Wadzinski BE, Colbran JR. Oifferential inactivation of postsynaptic density–associated and soluble Ca2+/Calmodulin–dependent protein kinase 11 by protein phosphatases 1 and 2A. J Neurochem 1997; 68:2119–2128.        [ Links ]

136. d'Alcantara P, Sch iff man SN, Swillens S. Bidirectional synaptic plasticity as a consequence of interdependent Ca2+–controlled phosphorylation and dephosphorylation pathways. Eu J Neurosci 2003; 17:2521–2528.        [ Links ]

137. Westphal RS, Tavalin SJ, Un JM, Alto NM, Fraser IOC, Langeberg LK, et al. Regulation of NMOA receptors by an associated phosphatase–Kinase signaling complex. Science 1999; 285:93–96.        [ Links ]

138. Blitzer RO, Connor JH, Brown GP, Wong T, Shenolikar S, Iyengar R, Landau EM. Gating of CaMKII by cAMP–regulated protein phosphatase activity during L TP. Science 1998; 280: 1940–1942.        [ Links ]

139. Chen HX, Otmakhov N, Strack S, Colbran RJ, Usman JE. Is persistent activity of calcium/calmodulin–dependent kinase required for the maintenance of LTP? J Neurophysiol 2001 ;85: 1368–1376.        [ Links ]

140. Kameyama K, Hey–Kyoung L, Bear FM, Hunganir RL. Involvement of a postsynaptic protein kinase A substrate in the expression of homosynaptic Long–Term Depression. Neuron 1998; 21:1163–1175.        [ Links ]

141. Lee HK, Kamewaya K, Huganir RL, Bear MF. NMOA induces long–term synaptic depression and desphosphorylation of the GluR1 subunit of AMPA receptors in hippocampus. Neuron 1998; 21:1151–1162.        [ Links ]

142. Levenes C, Herve O, Crepel F. Long–term depression of synaptic transmission in the cerebellum: cellular and molecular mechanisms revisited. Prog NeurobioI1998;55:79–91.        [ Links ]

143. Elgersma Y, Fedorov NB, Ikonen S, Choi ES, EIgersma M, Carvalho OM, Giese KP, Silva AJ. Inhibitory autophosphorylation of CaMKII controls PSD association, plasticity, and learning. Neuron 2002; 36:493–505.        [ Links ]

144. Riedel G. If phosphotases go up, memory goes down. Cell Mol Life Sci 1999; 55:549–553.        [ Links ]

145. Mulkey RM, Endo S, Shenolikar S, Malenka RC. Involvement of a calcineurin/inhibitor–1 phosphatase cascade in hippocampal long–term depression. Nature 1994; 369:486–488.        [ Links ]

146. Sjostrom PJ, Turrigiano GG, Nelson SB. Neocortical LTD via coincident activation of presynaptic NMDA and cannabinoid receptors. Neuron 2003; 39:641–654.        [ Links ]

147. Weiler IJ, Hawrylak N, Greenough WT. Morphogenesis in memory formation: synaptic and cellular mechanisms. Behav Brain Res 1995; 66:1–6.        [ Links ]

148. Jaffrey RS, Snyder HS. NITRIC OXIDE: A neural messenger. Ann Rev Cell Dev Biol 1995; 11 :417–440.        [ Links ]

149. Snyder HS, Jaffrey RS, Zakhary R. Nitric oxide and carbon monoxide: parallel roles as neural messengers. Brain Res Rev 1998;26:167–175.        [ Links ]

150. Wu J, Wang Y, Rowan JM, Anwyl R. Evidence for involvement of the cGMP–Protein kinase G signaling system in the induction of Long–Term Depression, but not Long–Term Potentiation, in the dentate gyrus in vitro. J Neurosei 1998; 18:3589–3596.        [ Links ]

151. Trivedi B, Kramer RH. Pattermeing reveals the mechanism of long–term suppression of cyclic nucleotides in target neurons. J Neurosci 2002;22:8819–8826.        [ Links ]

152. Moneada S, Palmer RMJ, Higgs EA. Nitric oxide: physiology, pathophysiology, and pharmacology. Pharmacol Rev 1991 ;43:109–135.        [ Links ]

153. Klann E, Thiels E. Modulation of protein kinases and protein phosphatases by reactíve oxygen speeies: Implications for hippocampal synaptic plasticity. Prog Neuro Psychiatr Biol Psiehiatr 1999;23:359–376.        [ Links ]

154. Roberson ED, English JD, Sweatt JD. A biochemist's view of long–term potentiation. Learn Mem 1996; 3:1–24.        [ Links ]

155. Lu Y, Kandel ER, Hawkins RO. Nitric oxide signaling contributes to late–phase LTP and CREB phosphorylation in the hippocampus. J Neurosci 1999; 19:10250–10261.        [ Links ]

156. Marletta MA, Yoon PS, Iyengar R, Leaf CO, Wishnok JS. Macrophage oxidation of L–arginine to nitrite and nitrate: nitric oxide is an intermediate. Biochemistry 1988; 27:8706–8711.        [ Links ]

157. Prast H, Philippu A. Nitric oxide as modulator of neuronal function. Prog Neurobiol 2001; 64:51–68.        [ Links ]

158. Marletta MA. Nitric oxide: biosynthesis and biological significance. Trends Biol Sci 1989; 14:488–492.        [ Links ]

159. Arancio O, Kandel ER, Hawkins RO. Activity–dependent long–term enhancement of transmitter release by presynaptic 3', 5'–cyclic GMP in cultured hippocampal neurons. Nature 1995; 376:74–80.        [ Links ]

160. Chang FLF, Greenough WT. Transient and enduring morphological correlates of synaptic activity and efficacy change in the rat hippocampal slice. Brain Res 1984; 309:35–46.        [ Links ]

161. Kawada T, Toyosato A, Islam O, Yoshida Y, Imai S. cGMP–kinase mediates cGMP– and cAMP–induced Ca2+ desensitization of skinned rat artery. Eur J Pharmacol 1997; 323:75–82.        [ Links ]

162. Grasi S, Pettorossi VE. Role of nitric oxide in long–term potentiation of the rat medial vestibular nuclei. Neurosci 2000; 101:157–164.        [ Links ]

163. Boulton LC, Irving JA, Potier B, Garthwaite J, Collingridge LG. The nitric oxide–cyclic GMP pathway and synaptic depression in rat hippocampal slices. Eur J Neurosci 1994; 6:15281535.        [ Links ]

164. Hartell NA. Inhibition of cGMP breakdown promotes the induction of cerebellar long–term depression. J Neurosci 1996; 16:2881–2890.        [ Links ]

165. Jiang H, Shabb JB, Corbin JO. Cross–activation: overriding cAMP/cGMP selectivities of protein kinases in tissues. Biochem Cell Biol 1992; 70:1283–1289.        [ Links ]

166. Leí S, Jackson FM, Jia Z, Roder J, Bai O, Orser AB, MacOonald FJ. Cyclic GMP–dependent feed back inhibition of AMPA receptors is independent of PKG. Nat Neurosci 2000; 3:559–565.        [ Links ]

167. Wang X, Robinson PhJ. Cyclic GMP–dependent protein kinase and cellular signaling in the neurons system. Int Soc Neurochem 1997; 68:443–456.        [ Links ]

168. Santschi L, Reyes–Harde M, Stanton PK. Chemical induced, activity–dependent L TO elicited by simultaneous activation of PKG and inhibition of PKA. J Neurophysiol 1999; 82:1577–1589.        [ Links ]

169. Shabb JB, Ng L, Corbin JO. One aminoacid change produces a high affinity cGMP–binding site in cAMP–dependent protein kinase. J Biol Chem 1990; 265:16031–16034.        [ Links ]

170. Corbin JO, Turko IV, Beasley A, Francis SH. Phosphorylation of phospho–diesterase–5 by cyclic nucleotide–dependent protein kinase alters its catalytic and allosteric cGMP–binding activities. Eur J Biochem 2000; 267:2760–2767.        [ Links ]

171. Schlichter OJ. Cyclic GMP–dependent protein phosphorylation in mammalian cerebellum. Prog Brain Res 1982; 56:105–123.        [ Links ]

172. Son H, Lu Y, Zhuo M, Arancio O, Kandel E, Hawkins R. The specific role of cGMP in hippocampal L TP. Learn Mem 1998; 5:231–245.        [ Links ]

173. Christopoulos A, EI–Fakahany EE. The generation of nitric oxide by G protein–coupled receptors. Life Sci 1999; 64:1–15.        [ Links ]

174. Meriney SO, Gray OB, Pilar GR. Somatostatin–induced inhibition of neuronal Ca2+ current modulated by cGMP–dependent protein kinase. Nature 1994; 369:336–339.        [ Links ]

175. Méry P–F, Lohmann SM, Walter U, Fischmeister R. Ca2+current is regulated by cyclic GMP dependent protein kinase in mammalian cardiac myocytes. Proc Natl Acad Sci 1991; 88:1197–1201.        [ Links ]

176. Pineda J, Kogan JH, Aghajanian GK. Nitric oxide and carbon monoxide activate locus coeruleus neurons through a cGMP–dependent protein kinase: involvement of a nonselective cationic channel. J Neurosci 1996; 16:1389–1399.        [ Links ]

177. Pfeifer A, Nürnberg B, Kamm S, Uhde M, Schultz G, Ruth P, Hofmann F. Cyclic GMP dependent protein kinase blocks pertussis toxin–sensitive hormone receptor signaling pathways in Chinese hamster ovary cells. J Bjol Chem 1995; 270:9052–9059.        [ Links ]

178. Ruth P, Wang GX, Boekhoff I, May B, Pfeifer A, Penner R, et al. Transfected cGMP–dependent protein kinase suppresses calcium transients by inhibition of inositol 1.4,5–trisphosphate production. Proc Natl Acad Sci 1993; 90:2623–2627.        [ Links ]

179. Gamm DM, Francis SH, Angelotti TP, Corbin JD, Uhler MD. The type 11 isoform of cGMP dependent protein kinase is dimeric and possesses regulatory and catalytic properties distinct from the type I isoforms. J Biol Chem 1995; 270:27380–27388.        [ Links ]

180. Beltman J, Sonnenburg WK, Beavo JA. The role of protein phosphorylation in the regulation of cyclic nucleotide phosphodiesterases. Mol Cel! Biochem 1993; 127:239–253.        [ Links ]

181. Detre JA, Nairn AC, Aswad DW, Greengard P. Localization in mammalian brain of G substrate, a specific substrate for guanosine 3',5'–cyclic monophosphate–dependent protein kinase. J Neurosci 1984; 4:2843–2849.        [ Links ]

182. Snyder GL, Fisone G, Greengard P. Phosphorylation of DARPP–32 is regulated by GABA in rat striatum and substantia nigra. J Neurochem 1994; 63:1766–1771.        [ Links ]

183. Walaas SI, Asward DW, Greengard PA. Dopamine and cyclic AMP regulated phosphoprotein enriched in dopamine innervated brain regions. Nature 1983; 301:69–71.        [ Links ]

184. Walaas SI, Greengard P. DARPP–32, a dopamjne and adenosine 3':5'–monophosphate regulated phosphoprotein enriched in dopamine innervated brain regions. 1. Regional and cellular distribution in the rat brain. Neuroscience 1984; 4:84–98.        [ Links ]

185. McClelland JL, McNaughton BL, O'Reilly RC. Why there are complementary learning systems in the hippocampus and neocortex: insights from the successes and failures of connectionist models of learning and memory. Psychol Rev 1995; 102:419–457.        [ Links ]

186. Masliah E, Col e G, Shimohama S, Hansen L, DeTeresa R, Terry RD, Saitoh T. Differential involvement of protein kinase C isozymes in Alzheimer's disease. J Neurosci 1990;10:2113–2124.        [ Links ]

187. Etcheberrigaray R, Gison GE, Alkon DL. Molecular mechanisms of memory and the pathophysiology of Alzheimer's disease. Ann NY Acad Sci 1994; 747:245–255.        [ Links ]

188. Buxbaum JD, Gandy SE, Cicchetti P, Ehrlich ME, CzernikAJ, Fracasso RP, et al. Processing of Alzheimer f3/A4 amyloid precursor protein: modulation by agents that regulate protein phosphorylation. Proc Natl Acad Sci 1990; 87:6003–6006.        [ Links ]

189. Furukawa K, Barger SW, Blalock EM, Mattson MP. Activation of K+ channels and suppression of neuronal activity by secreted f3–amyloid–precursor protein. Nature 1996; 379:74–78.        [ Links ]

190. Summer WK, Majouski LV, Marsh GM, Tachiki K, Kling A. Oral tetrahydroaminoacridine in long–term treatment of senile dementia, Alzheimer type. N Engl J Med 1986; 315:1241–1245.        [ Links ]

191. Mondadori C. In search of the mechanism of action of the No tropics: new insights and potential clinical implications. Life Sci 1994; 55:2171–2178.        [ Links ]

192. Mayeux R, Sano M. Treatment of Alzheimer's disease. New Engl J Med 1999; 25:1670–1677.        [ Links ]

193. Emilien G, Beyereuther K, Masters C, Maloteaux J–M. Prospects for pharmacological intervention in Alzheimer's disease. Arch Neurol 2000; 57:454–459.        [ Links ]

194. Grutzendler J, Morris JC. Cholinesterase inhibitors for Alzheimer's disease. Drugs 2001; 61:41–52.        [ Links ]

195. Jann MW, Shirley KL, Small GW. Clinical pharmacokinetics and pharmaco–dynamics of cholinesterase inhibitors. Clin Pharmacokinet 2002; 41 719–739.        [ Links ]

196. Cross AJ, Crow TJ, Ferrier IN, Johnson JA, Bloom SR, Corsellis JAN. Serotonin receptor changes in dementia of the Alzheimer's type. J Neurochem 1984; 43:1574–1581.        [ Links ]

197. Francis PT. Glutamatergic systems in Alzheimer's disease. Int J Ger Psych 2003;18:S15–S21.        [ Links ]

198. Bleich S, Romer K, Wiltfang J, Kornhuber J. Glutamate and the glutamate receptor system: a target for drug action. Int J Ger Psych 2003; 18:S33–S40.        [ Links ]

199. Butterfield DA, Pocernich CB. The glutamatergic system and Alzheimer's disease: therapeutic implications. CNS Drugs 2003; 17:641–652.        [ Links ]

200. Jansen KLR, Faull RLM, Oragunow M, Synek BL. Alzheimer's disease: changes in hippocampal N–methyl–O–Aspartate, quisqualate, neurotensin, adenosine, benzodiazepine, serotonin and opioid receptors –An autoradiographic study. Neurosci 1990; 39:613–627.        [ Links ]

201. Oewar O, Chalmers OT, Graham DI, McGulloch J. Glutamate metabotropic and AMPA binding sites are reduced in Alzheimer's disease: an autoradiographic study of the hippocampus. Brain Res 1991; 553:58–64.        [ Links ]

202. Francis P, Palmer AM, Snape M, Wilcock GK. The cholinergic hypothesis of Alzheimer's disease: a review of progress. J Neurol Neurosurg Psych 1999; 66:137–147.        [ Links ]

203. Ohno M, Frankland PW, Chen AP, Costa RM, Silva AJ. Inducible pharmacogenetic approaches to the study of learning and memory. Nat Neurosci 2001; 4:1238–1243.        [ Links ]

204. McGaugh JL, Izquierdo I. The contribution of pharmacology to research on the mechanisms of memory formation. TiPS 2000; 21:208–210.        [ Links ]

205. Buccafusco JJ, Terry AVJr. Multiple central nervous system targets for eliciting benefical effects on memory and cognition. Perspect Pharmacol 2000; 295:438–446.        [ Links ]

206. Hsu K–S, Huang Ch–Ch, Liang Ych, Wu H–M, Chen Y–L, Lo S–W, Ho W–Ch. Alterations in the balance of protein kinase and phosphatase activities and age–related impairments of synaptic transmission and long–term potentiation. Hippocampus 2002; 12:787–802.        [ Links ]

207. Siedenman KJ, Steinberg JP, Huganir R, Malinow R. Glutamate receptor subunit 2 serine 880 phosphorylation modulates synaptic transmission and mediates plasticity in CA1 pyramidal cells. J Neurosci 2003; 23:9220–2003.        [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License