SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.140 número2Riñón intratorácico en recién nacido con síndrome de dificultad respiratoria por hernia diafragmática congénitaMalformación adenomastoidea quística congénita pulmonar en adultos: Correlación tomografía computada-cirugía-patología índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Gaceta médica de México

versión impresa ISSN 0016-3813

Gac. Méd. Méx vol.140 no.2 México mar./abr. 2004

 

Historia y filosofía de la medicina

 

Medicina y literatura, un eslabón indisoluble.
Enfoque literario sobre las aportaciones de la cultura
egipcia a la medicina

 

María Leonor González Arrieta*

 

*Servicio de anestesiología del Hospital de Oncología. Centro Médico Nacional Siglo XXI. IMSS.

Correspondencia y solicitud de sobretiros: Dra. María Leonor Gonzáñez Arrieta. Bajío No. 197, departamento 6, Colonia Roma. 06760 México
D. F. Tels: 5264 2201, 5574 5487. 044 55 8573 6143. e-mail Amanecerssiempre@Hotmail.com

 

Resumen

La medicina y la literatura son disciplinas humanísticas ligadas desde el momento en que el hombre tiene la necesidad de comunicar sus inquietudes, angustias y temores acerca de la enfermedad y la muerte. Los temas médicos son un recurso frecuente en las obras literarias; en ese escenario, el escritor amalgama al paciente, al médico, la enfermedad y la muerte desde el punto de vista humano. No obstante la necesidad de dar vuelo a la imaginación en la creación de situaciones ficticias con las que realiza su narración, en la novela histórica de calidad, el autor está obligado a documentarse exhaustivamente sobre el tema en torno al cual girará su obra. Aquí se detalla una supuesta práctica médica en la cultura egipcia, referida en la novela Sinuhé, el Egipcio: la trepanación, como respuesta a un comentario científico en un congreso internacional de neurocirugía.

Palabras clave: Literatura, historia, medicina, cultura egipcia

 

Summary

Medicine and literature are bound humanistically disciplines from the moment that Man has the necessity to communicate his restlessness, anguish and fears with regard to the presence of illness and death. Medical topics are a frequent resource in literary works in which the writer amalgamates the patient, the doctor, illness, and death from the human point of view. Specifically in the historical quality of the novel, the author is forced nevertheless to be documented thoroughly on the topic on which his work rotate, in such a way that he avoids incorrect historical data, combined with the necessity to give flight to his imagination in the creation of fictitious situations for his narration. Here we analyze as example of the details of medicine in the Egyptian culture beginning with the novel "Sinuhé the Egyptian", as an answer to scientific comment ary at an international on congress of neurosurgery.

Key words: Literature, history, medicine, Egyptian culture

 

En sus orígenes, la literatura y la medicina han formado un eslabón indisoluble. El hombre hace más de cinco mil años es igual en esencia, sin embargo, sus pensamientos han evolucionado acordes al entorno del momento histórico.

Desde la creación hemos tratado de explicar en vano innumerables interrogantes, entre ellas dos fundamentales: ¿de dónde vengo?, ¿hacia dónde voy? A pesar del avance científico, hasta el momento no ha sido posible darles respuesta. Hoy sólo tenemos una certeza: "la muerte", y en contra de ella algunos practicamos la medicina.

Tanto los escritores como los médicos somos seres humanos, vulnerables y en algún momento de nuestra existencia hemos tenido contacto con la enfermedad, el dolor físico y la muerte.

La necesidad de comunicación con nuestros semejantes sobre las dudas, los sufrimientos y las experiencias, personales o ajenas, a partir del proceso patológico puede ser el origen de la inquietud literaria y dar como resultado un texto narrativo que conjunta al enfermo, al médico y a la medicina como partes medulares del conflicto humano, de la continua lucha entre la vida, la enfermedad y la muerte.

La novela histórica ha sido un género literario que también ha dado cabida a estas inquietudes fundamentales de la existencia. Específicamente y a manera de ejemplo comentaré algunos aspectos argumentales de Sinuhé, el Egipcio, 1 escrita en 1945 por el finlandés Mika Waltari (1908-1979) y traducida a múltiples idiomas, entre ellos el español, novela que probablemente las jóvenes generaciones de médicos desconocen por haber dejado de ser un best-seller hace tiempo.

La novela se divide en XV libros o capítulos narrados por el personaje principal: Sinuhé, médico de profesión. En la ficción el autor entrelaza temas míticos, políticos y médicos desde el plano histórico de la antigua cultura egipcia.

A lo largo del texto existe una sobrada reiteración por el sol ardiente, el calor del desierto y las remembranzas del Nilo -probables añoranzas de quien ha padecido el inclemente frío de Finlandia-. Mika Waltari, apasionado por el estudio de la cultura egipcia, se documentó exhaustivamente a lo largo de 10 años antes de escribir la obra.

La ubicación temporal del drama es la época de la construcción de las grandes pirámides -símbolos de aquella gran civilización-, tiempo de crisis por el cisma religioso ocasionado por la iniciativa faraónica de instaurar una religión con un único dios: Atón. Enmarcadas en este caos político y religioso se narran intrigas, revueltas, destrucción y muerte.

El espacio narrativo no se limita a la cultura egipcia; engloba a otras civilizaciones contemporáneas de esplendor en la edad antigua: la cretense, la babilónica, la mesopotámica, la asiria, entre otras, y con un toque humano lleva la intensidad ficticia a espectos históricos de la medicina.

El libro I, La cesta de cañas, introduce al lector al mundo mágico de la antigüedad. En este capítulo, Sinuhé externa en tono elegiaco los principales conflictos del hombre: consigo mismo en su búsqueda de identidad, y con el Creador, en la búsqueda de su origen. Narra cómo es encontrado por su madre adoptiva en una canastilla de juncos que flotaba Nilo abajo, tal Moisés bíblico, y rinde homenaje con afecto, nostalgia, admiración y gratitud al padre que lo acogió -un excelente médico de la gente menesterosa-. De igual forma, describe cómo surge su pasión por las letras, al encontrar en ellas una actividad que le permitirá trascender en la comunicación consigo mismo.

... Yo Sinuhé, hijo de Semmut y de su esposa Kipa, he escrito este libro. No para cantar las alabanzas de los dioses... porque estoy cansado de los dioses. No para alabar a los faraones, porque estoy cansado de sus actos. Escribo para mí solo...

De La casa de la vida (libro II) hasta Horemheb (libro XV), el autor enfrenta al lector a una acción intensa de secuencia cronológica apegada a hechos históricos, para llevarlo al clímax narrativo donde eslabona las historias políticas como origen de los conflictos sociales que afectan directamente al hombre. En el epílogo Mika Waltari resuelve literariamente el conflicto de la humanidad: partir de un origen para retornar a él.

Sinuhé se desenvuelve en los círculos más altos de la nobleza, con las limitaciones impuestas por su desventajoso origen incierto, las que contrarresta con su gran capacidad. El cuestionamiento continuo sobre la falta de objetividad del conocimiento adquirido en la Casa de la Vida le permite encumbrarse temporalmente: más que un médico real se convierte en un consejero. Sin embargo, esta misma actitud inquisitiva es la que lo lleva al manipulado desprestigio social y lo obliga a retraerse en sus orígenes.

La descripción del entorno médico fluye anecdóticamente acorde con la transformación del propio Sinuhé: evoluciona desde el terreno mágico-religioso hasta el empirismo racional producto de la experiencia. Sinuhé se inicia con los conocimientos médico-míticos observados en la práctica paterna; como cualquier ser humano adquiere figuras referentes que lo marcan para el resto de la vida; el más valioso, su padre, simboliza la honestidad y lo sigue a lo largo de su historia. En la Casa de la Vida aprende que el hombre en círculos cerrados se mueve en función de pasiones para la obtención de poder. Esas enseñanzas derivan en un confrontamiento intelectual y personal producto de la introspección, la reflexión y la ponderación de valores.

Para mostrar la vinculación entre literatura y medicina y destacar qué tan importante puede ser un fenómeno literario en la generación de un concepto, es necesario volver al texto. Un discurso narrativo convincente como el de esta novela difundió la idea de que en la cultura egipcia se realizaban trepanaciones: 1

... Entre los espectadores se encontraban además de los maestros de la Casa de la Vida numerosos estudiantes que se preparaban para ser trepanadores... Pathor se ocupó del esclavo que, sólidamente amarrado, lanzaba miradas enfurecidas, pese al estupefaciente que había tomado... después de haber limpiado el cráneo... mostró a todos los asistentes el sitio del hueso... Utilizando el trépano, la sierra y las pinzas, levantó un trozo de hueso grande como la mano y mostró a todo el mundo cómo la sangre coagulada se había adherido a los pliegues blancos del cerebro... La operación fue bastante larga... Enseguida cerró el agujero con una placa de plata que se había preparado entretanto con el modelo del hueso retirado y la fijó con unos pequeños garfios. Después de haber recosido la piel del cráneo y cuidado la herida dijo: -Despertad a este hombre. En efecto casi había perdido el conocimiento. Se desató al esclavo, le vertieron vino en la garganta y se le hizo respirar algunos medicamentos fuertes. Al cabo de un instante se sentó y empezó a lanzar maldiciones.

En las memorias de un congreso de neurocirujanos, publicadas en una revista médica internacional, un experto expresó su opinión sobre este fragmento: 2

... Este relato literario de Mika Waltari es pura ficción, sin confirmación histórica. Por el contrario siempre ha llamado la atención de los arqueólogos el no encontrar cráneos trepanados en las excavaciones egipcias a pesar de haberse desenterrado miles de momias en perfecto estado. Tampoco en el papiro de Smith, 700 años a.C, que es copia de un tratado de cirugía muy anterior, no se habla de la trepanación en ningún capítulo...

Efectivamente, en un texto narrativo del género de la novela histórica, las situaciones son ficticias y es de suponerse que Mika Waltari no pretendió realizar un texto de consulta médica sobre la historia de las trepanaciones. Sin embargo, al disentir entre los hallazgos científicos y la anécdota de la novela, el entrevistado soslayó la convergencia entre medicina y literatura.

Los conocimientos al ser analizados necesitan pasar por el tamiz de la unidad histórica social, cultural y política en que fueron generados y con ello darles sustento sólido al juicio emitido. Sólo es una novela y aunque el autor se documentó sobre los temas que abordó, en ningún momento puede calificarse como un libro de texto médico.

En la medicina egipcia antigua se distinguieron dos tendencias: la mágico-religiosa, que incorporaba elementos muy primitivos, y la empírico-racional, basada en la experiencia y en la observación. Los procesos menos accesibles eran tratados por los sacerdotes con hechizos y encantamientos. Es a partir de la III dinastía que el médico surgió como una forma primitiva de científico y en este punto el autor -en voz, psicología y personalidad de su personaje principal- se apega correctamente al carácter de la medicina de la época. Tras largos años de formación los egresados aprendían el valor de las drogas, algunas de las cuales todavía son utilizadas. En el terreno anatómico, los egipcios, a pesar de los embalsamamientos, no aportaron grandes conocimientos y sólo intentaron técnicas de cirugía menor.

En conclusión, Sinuhé, el Egipcio es la historia de un hombre con conflictos de origen e identidad y con dos pasiones: la medicina y la escritura, herramientas que le permiten dar respuesta a las preguntas ¿de dónde vengo?, ¿hacia dónde voy?

 

Referencias

1. Waltari M. Sinuhé, el egipcio. México: Porrúa; 1998.        [ Links ]

2. Zaragoza-Rubira J. Sobre los cráneos trepanados en épocas prehistóricas. III Congreso Europeo de Neurocirugía. Revista Informativa de la Fundación Repetto; 1999.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons