SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.67 número5Factores maternos en la muerte neonatal temprana: necesidad de capacitar al personal de salud de primer contactoLa mortalidad por desnutrición en México en menores de cinco años, 1990-2009 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Boletín médico del Hospital Infantil de México

versión impresa ISSN 1665-1146

Bol. Med. Hosp. Infant. Mex. vol.67 no.5 México sep./oct. 2010

 

Tema pediátrico

 

Marginación social en los niños mexicanos

 

Social marginalization of Mexican children

 

Jesús Kumate Rodríguez

 

Fundación IMSS A.C., México D.F., México

 

Autor de correspondencia:
Dr. Jesús Kumate Rodríguez

Correo electrónico: guadalupe.vazquezhe@imss.gob.mx

 

Fecha de recepción: 07-07-10.
Fecha de aceptación: 08-07-10.

 

Resumen

La marginación social es multicausal, cambiante en el tiempo, prácticamente imposible de erradicar. Los niños son el sector más vulnerable y deficitario; el porvenir de la familia, la comunidad y la nación se califican a través del crecimiento y desarrollo de sus niños. La marginación social en los niños abarca diversas áreas, entre ellas la educación, la nutrición, la salud, la vivienda, etc. En nuestro país existen marcadas diferencias entre las diferentes entidades federativas. La condición de indígena en México está asociada con marginalidad persistente. Se deben hacer los cambios pertinentes para disminuir en lo posible la marginación social de los niños en nuestro país.

Palabras clave: marginación, social, indígena.

 

Abstract

Social exclusion is changing over time. It is multicausal and virtually imposible to eradicate. Children are the most vulnerable population suffering from this deficit. The future of families, the community and the nation are evaluated by the growth and development of their children. Social exclusion among children covers several areas including education, nutrition, health, housing, etc. In our country there are marked differences among different federal entities. The indigenous Mexican status is associated with persistant marginalization. Changes are necessary to reduce social exclusion of Mexican children.

Key words: marginalization, social, indigenous population.

 

Introducción

La marginación social tiene diferentes causas, es cambiante en el tiempo y prácticamente imposible de erradicar; además, difícil de cuantificar. Su atenuación es preocupación permanente de las comunidades y gobiernos de todos los tiempos. Los niños son el sector más vulnerable y deficitario; esto es importante porque el porvenir de la familia, de la comunidad y de la nación se califican a través del crecimiento y desarrollo de sus niños.

Los calificativos de primer o tercer mundo, países desarrollados o subdesarrollados, industrializados o pre-industrializados, países ricos o pobres, avanzados o retrasados/fracasados, ilustrados o ignorantes, consideran como determinantes el ingreso, el nivel educativo, la esperanza de vida, la vigencia de los derechos humanos, el régimen de gobierno, la cohesión social, el cuidado del ambiente, la seguridad personal, los valores culturales y la armonía en la convivencia social.

Cuando se pide un indicador único de desarrollo hay acuerdo en que la mortalidad infantil es un factor importante, es decir, el número de menores de un año fallecidos durante un año x 1,000, entre el número de nacidos vivos. Las variaciones pueden ir desde 3 hasta más de 100, con tendencia a disminuir. ¿Por qué ese cociente tiene tan alta aceptación?

Algunas razones que se pueden mencionar son las siguientes:

1. Indica índole, cuidado y manejo del desarrollo intrauterino, desde la concepción hasta el alumbramiento.

2. Indica también la duración y evolución del embarazo, el trabajo de parto, el peso al nacimiento, la adaptación funcional al nacer y la atención en el primer día, primera semana y primer mes ya que estos aspectos son definitorios en 2/3 de la mortalidad infantil.

3. La mortalidad neonatal y neonatal inmediata califican los cuidados recibidos en lapsos críticos del desarrollo de los niños.

4. La alimentación, la estimulación sensorial, la prevención de agresiones microbianas y la relación madre-hijo durante el primer año influyen en el crecimiento del cerebro; la mielinización, las conexiones dendríticas, la neuronogénesis y el desarrollo de la fonación son determinantes del desarrollo cognitivomotor ulterior.

Lograr la edad óptima de los progenitores, madre de más de 23 años y menor de 35, un intervalo genésico de 3 años, embarazo de 38-40 semanas, parto eutócico, Apgar de 9, alimentación al seno materno de 6 meses como mínimo, ablactación adecuada en tiempo y clase, esquema de inmunizaciones completo (11 por lo menos) y atención familiar (no de guarderías), es cada vez más difícil en la actualidad. Sin embargo, debe quedar claro que de no lograr conseguir todas las condiciones descritas, el recién nacido pagará un precio a futuro. No es extraño que los países con mortalidades infantiles menores a 5 sean los nórdicos (Dinamarca, Suecia, Noruega, Islandia y Finlandia), Japón y Singapur.

Para el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la mortalidad de menores de 5 años/100,000 habitantes es el indicador más amplio que reconoce ese lapso como crítico, tanto para el desarrollo cerebral como de maduración funcional en los sistemas inmunológico, renal, pulmonar y motor; también se incluyen la educación preescolar, la prevención de patologías infecto-contagiosas y de accidentes como causas frecuentes de la mortalidad preescolar.1

 

Diferentes aspectos de la marginación

Educación

El Programa Internacional de Evaluación Estudiantil (PISA) de la ONU ha realizado tres encuestas, en 2000, 2003 y 2006, sobre la situación y aprovechamiento de alumnos de 15 años en 34 países con 90% de los estudiantes.2 Los criterios para la agrupación son: la capacidad de utilizar la información para hacer inferencias directas de situaciones en la vida cotidiana, después el análisis crítico de fenómenos naturales y, finalmente, las decisiones con base en evidencias cuantificables. Los grupos no tienen divisiones de todo o nada, representan un espectro con un nivel basal (300) y un techo variable según se califique lectura, matemáticas y manejo científico. En 70,000 estudiantes de secundaria y bachillerato en México, los resultados se dividieron en 6 grupos a partir del puntaje de 300. Los situados debajo de 300 correspondieron a quienes no son capaces de competir por empleos en la sociedad del conocimiento actual (aquéllos que, según el ex presidente Fox, harían "trabajos que ni los negros quieren hacer").

La Figura 1 representa la situación en 2006 de México y de otros países con los que tenemos comercio en América. Los resultados son preocupantes:

1) Hay una proporción muy elevada con una puntuación menor de 300 puntos: Chile 13.1%, Uruguay 16.7%, México 18.2%, Brasil 27.9% y Argentina 28.3%.

2) El nivel 1 sumado al menor a 300 da porcentajes mayores a 50% en México, Argentina, Brasil, >40% en Uruguay y 39.8% a Chile.

3) El nivel 6 lo alcanzan Uruguay y Chile con 0.1% y México, Brasil y Argentina 0% versus 2.4% en Canadá y 1.5% en Estados Unidos.

4) En el nivel 5 están Chile 1.8%, Uruguay 1.3%, Argentina 0.4%, Brasil 0.5% y México 0.3%.

Tal parece que los países que pueden tener porcentajes reducidos de los niveles 1 y <1, como Estados Unidos (24.4%) o Canadá (10.0%), sobresalen como naciones innovadoras, generadoras de patentes, regalías y premios Nobel con tal de tener porcentaje de alto nivel con educación superior (posgrados). Este estrato cuenta con una educación tutorial, profesores con posgrados de alto nivel, instalaciones ad hoc para la investigación, una relación estrecha entre la industria y la academia, un contexto favorable para la innovación, consideración social de los profesores/investigadores y sobre todo, una política de estado favorable a la innovación.

Las instituciones formadoras de líderes son discriminantes de los méritos y sus antecedentes personales. En general son costosas a nivel europeo. En Estados Unidos, la colegiatura anual es de 40,000 dólares; deben obtener un doctorado y 2 años postdoctorales. Tienen 500,000 estudiantes extranjeros y se encuentran 10 de las 20 mejores universidades a nivel mundial. No es de extrañar que 320 norteamericanos hayan recibido uno o dos Premios Nobel. En Inglaterra 120 Alemania 100, Argentina 5, México 3, Guatemala 2, Chile 2 y Colombia 1.

La escolaridad alcanzada a los 15 años, y ahora también se califica lo conseguido a los 18 años, ha sido siempre el factor definitorio más importante del futuro de los adultos. Como Confucio escribió desde hace más de 2,500 años: "En una sociedad educada no hay distinción de clases".

La duración y la clase de la educación son igualmente importantes; aun en los países más avanzados, la educación de mayor calidad es elitista; en Inglaterra, el actual primer ministro se educó en Eton College, donde estudiaron 19 primeros ministros, a pesar de ser 300 años más joven que Oxford y Cambridge; en Francia, los directores generales se educan en la Escuela Politécnica, la Normal o la Nacional de Educación (los enarcas); en Estados Unidos, un semillero de directivos nacionales es de la Ivy League (las universidades de Harvard, Princeton, Cornell, Yale, Columbia, Filadelfia, Brown y el Dartmouth College). En México la UNAM, el IPN, el ITESM y el ITAM (Tabla 1).

 

Rezago social ¿la cuna es destino?

Desde los años noventa, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) cuantifica los indicadores de Rezago Social.3 Los resultados de los indicadores en 2006 se encuentran en la Tabla 2. Algunos datos se destacan a continuación:

En este contexto nacional, se observa que Chiapas ocupa el primer lugar en rezago y marginación social, mientras que el D.F. y Nuevo León ocupan el 31º y 32º lugar, respectivamente (Tabla 2).

 

Evolución del rezago social

A continuación se muestra la evolución del rezago desde 1992 hasta 2006 en nuestro país, en diversas áreas en las que se cuantificó, como salud, vivienda y educación (Tabla 3).5,6

 

Nutrición

La condición nutricional de los niños medida por encuestas de peso y talla para la edad expresadas en función de un referente internacional consensado por la Organización Mundial de la Salud los clasifica en eutróficos (bien nutridos) cuando el peso y la talla están dentro de la variación normal; talla baja y peso normal son niños desnutridos crónicos restablecidos, talla normal y peso bajo corresponden a eutróficos con un lapso de desnutrición agudo, talla y peso bajos niños desnutridos no recuperados o emaciados.

La ingesta insuficiente de nutrimentos, un catabolismo exagerado consecutivo a una infección energizante, como el sarampión, o anorexia por fiebre prolongada y toxinas microbianas durante los años de crecimiento acelerado, como los primeros meses de la vida, el peso al nacer se duplica en los primeros 3 meses y al año se ha triplicado, la recuperación posterior a esos episodios no es completa y se les considera recuperados vulnerados.

Los recién nacidos a término con peso menor a 2.5 kg, resultado de ingesta proteinocalórica insuficiente durante el embarazo, condiciona una mayor frecuencia de diabetes tipo 2 y cardiopatías isquémicas en adultos de 40 o más años. Las observaciones en hambrunas extremas con 300 kcal/día/adulto durante el sitio de Leningrado 1941-1943 y la hambruna del invierno noviembre 1944-mayo 1945 en Holanda, son confirmatorias de las consecuencias a largo plazo en las cohortes de nacidos en esos lapsos adicionales a la mayor mortalidad en el primer año de vida.

 

Talla baja en alumnos de primer año de primaria

En la década de 1993-2004 es evidente la disminución de las deficiencias en los niños asistentes al primer año de primaria en el sector público y en el privado. Las cifras son las siguientes: en el sector público, 54% de disminución y 30.5% en los internados indígenas en tanto que la mejoría en las escuelas privadas fue de 18.4%, significativo por el número de niños aunque sin ninguna significación práctica son niños bien nutridos que mantuvieron su status nutricional (Tabla 4).7,8

Los extremos de variación fueron:

• En 1993, el déficit fue de 42.6% en Chiapas y 4.2% en Sonora.

• En 1999, fue de 36.3% en Chiapas y de 3.1% en Sonora.

• Para el 2007 se mantuvo 29.0% en Chiapas y 2.6% en Sonora.

En 1993 se realizó otra encuesta en la que la deficiencia se distinguió por edades.

Los resultados son congruentes con mayor déficit de talla a mayor edad al ingreso de primaria. El retraso de la edad respecto a la norma indica problemas para asistir a la escuela por razones de distancia, necesidad de trabajar a edades tempranas e ignorancia de los jefes de familia sobre la importancia y necesidad de la educación en la vida cotidiana (Tabla 5).

Otro indicador de las diferencias en 1993 lo dan la escuela primaria en Santa María Tlahuiloltepec en Oaxaca con 85.6% de talla baja en los 362 alumnos, y Coronado en Chihuahua con un alumno de talla baja entre 106 compañeros, que representa el 0.9%.

En la encuesta de 2004 se midieron talla y peso en una muestra de alumnos de 1º y 6º año de primaria, según el género (Tabla 6).

 

Índice Global de Hambre

Desgraciadamente, se estima en 1.2 mil millones de humanos con hambre al final del día aunque la producción de alimentos actual baste para satisfacer los requerimientos energéticos y proteínicos de los 6.7 miles de millones de habitantes en el planeta. Como de costumbre, los niños desde el útero son los más vulnerables porque se combinan la dependencia total para conseguir alimentos, las consecuencias irreversibles de su carencia en períodos críticos, la especulación habitual de los comerciantes, las catástrofes naturales, las guerras y su compañera inevitable, las carencias alimentarias o su manipulación para vencer en conflictos armados.

La estimación del índice se calcula en base a los siguiente:

1) Porcentaje de población con menor peso del esperado.

2) El bajo peso en menores de 5 años.

3) La mortalidad en menores de 5 años (resultado de la sinergia entre desnutrición e infecciones).

El Instituto Internacional de Investigación en Política Alimentaria ha calculado el índice desde 1981 en países de Latinoamérica, sin incluir a los países industrializados donde no es problema de salud pública, aunque tiene relación con el ingreso per capita y el Producto Interno Bruto (PIB) de la nación. Su mejor determinante es la distribución de la riqueza medida por el índice de Gini o la relación entre el 10% más rico y el 10% más pobre de la población. Desde siempre ha sido preocupación permanente cuya satisfacción es determinante de paz social. La clase de alimentos define a las civilizaciones, por ejemplo la base de la civilización europea es del trigo, de la asiática es el arroz, de la latinoamericana el maíz, de la africana el mijo. "El hombre es lo que come".

 

Evolución del Índice Global del Hambre

Cada criterio se calcula desde un valor de cero (ausencia de ingredientes negativos) a 10.0 (el máximo de valor nocivo) (Tabla 7). Los países ricos tienen cero y el país más hambriento, 30.0.10

En la actualidad se predice que los próximos conflictos armados serán por el agua, cuando antiguamente los hubo por la sal. Ya que los alimentos son fuente de energía metabólica, la posibilidad de producir alimentos a partir de la celulosa (madera), como lo hacen los insectos xilófagos o las bacterias que metabolizan el petróleo, planteadas como ciencia ficción. Actualmente, se han resuelto algunas necesidades energéticas al hacerse realidad ciertas ideas, por ejemplo utilizar el alcohol obtenido del maíz para combustible de los motores de combustión interna, la energía nuclear que mueve barcos y submarinos por la fisión de uranio y la posible manipulación de la fusión nuclear.

Por otro lado, los problemas de la desnutrición infantil han pasado a ser el sobrepeso y la obesidad.

La combinación de disponibilidad ad libitum de alimentos muy energéticos a bajo costo (p. ej. bebidas azucaradas) que generan exceso de calorías con el sedentarismo, ha generado el incremento y aparición temprana de diabetes tipo 2, así como el complejo del llamado síndrome metabólico, entre otros trastornos en la transición epidemiológica.

 

Vigía de los derechos de la niñez mexicana

El Consejo Consultivo de UNICEF México11 ha construido índices de los derechos de la niñez mexicana para las edades preescolar (0-5 años), escolar (6-11 años) y adolescente (12-17 años), desde 1998 hasta 2003 (última publicación) en base a tres criterios:

1. El derecho a vivir,

2. El derecho de crecer saludable y

3. El derecho de la educación.

I. Edad preescolar (0-5 años)

1. El derecho a vivir es el promedio de la mortalidad en menores de 5 años/1000 nacidos vivos y la mortalidad materna/10,000 nacidos vivos.

2. El derecho a crecer saludable y bien nutrido es el promedio del porcentaje de niñas y niños con bajo peso para su edad y la mortalidad por desnutrición/100,000 preescolares.

3. El derecho a la educación es el promedio del porcentaje de analfabetismo en mujeres >15 años que no saben leer ni escribir un recado y número de <5 años no matriculados en el nivel preescolar con relación a todos los niños <5 años.

Los resultados se expresan en una sola cifra variable entre cero y diez.

En 2004, la variación fue desde 7.29 en Coahuila a 3.49 en Chiapas. Los mejores promedios fueron D.F. 7.07, Nuevo León 7.02 y los peores Oaxaca 4.18, Campeche 4.40 y Guerrero 4.44. El promedio nacional fue de 5.53. Como era de esperarse, un preescolar de la Región Pacífico Norte (7.29) tiene más del doble de ventajas sociales que uno nacido en la Región Pacífico Sur (3.19), donde existe una mayor proporción de indígenas: Chiapas, Oaxaca, y Guerrero (Figura 2).

Vale la pena señalar que en los últimos 10 años en los estados más retrasados la recuperación ha sido principalmente mayor que en los desarrollados.

II. Edad escolar (6-11 años)

1. El derecho a la vida se calcula como la proporción de muertes prevenibles en niños de 6-11 años, ya sea por diagnóstico oportuno y/o tratamiento apropiado.

2. El derecho a la educación es el promedio de asistencia escolar entre 6-11 años, rezago de 2 ó más años en la matriculación y los inscritos que no terminaron el ciclo primario.

3. El derecho a vivir sin maltrato ni violencia: muertes evitables (homicidios, accidentes u homicidios negligentes).

El promedio nacional fue 5.53, con variaciones desde 8.20 en Nuevo León a 4.47 en Chiapas. Los mejores promedios fueron Coahuila (8.03), D.F. (7.85), Durango (7.61) y Sonora (7.53), los peores Chihuahua (4.72), Oaxaca (4.85), Michoacán (4.97) y Guerrero (5.31) (Figura 3).

No es sorprendente que el índice en la edad escolar sea mayor que el de la edad preescolar: 6.53 frente a 5.53. La mortalidad en la edad escolar es la menor tasa de todas las edades y el esfuerzo adicional para terminar el ciclo primario desde IMSS-Solidaridad, IMSS-Progresa y Oportunidades de la SSA, IMSS, y SEP.

Desgraciadamente, en el rubro de violencia y accidentes, expresados por homicidios premeditados y culposos por negligencia, estamos en el último lugar de la OECD y a la par que los países violentos de Latinoamérica.12

Se comenta que hay gran subestimación en la violencia familiar y en la escolar por partida doble de los maestros ("la letra con sangre entra") y el acoso de condiscípulos abusivos, problema de nivel mundial.

III. Edad adolescente (12-17 años)

1. El derecho a la vida representado por el promedio de:

• muertes por causas evitables o curables,

• muertes por causas accidentales (evitables),

• muertes por causas intencionales (homicidios y suicidios).

2. El derecho a la educación representado por el promedio de:

• no ir a la escuela,

• rezago escolar, retraso a su edad,

• ineficiencia terminal, ingresan pero no terminan la secundaria.

3. El derecho a no ser explotados:

• El trabajo de los niños está prohibido por la ley,

• Trabajar exclusivamente en tareas domésticas,

• Trabajo mal remunerado, sin pago o mínimo por hora.

Se prohíbe trabajar más de 10-14 horas a la semana a niños de 12-14 años.

La existencia de ~750,000 trabajadores agrícolas migratorios en el noroeste y norte del país, incluye a petición y, en ocasiones, exigencia de los jefes de familia contratados que se incluya a los niños en la cosecha de cultivos rastreros (hortalizas) o inclusive en tareas para adultos.

Ante la ley para la seguridad social de esos trabajadores, los patrones se han "amparado" y resta sólo una cobertura parcial por el IMSS.

Los estados más protectores siguen siendo los del norte: Coahuila 7.29, D.F. 7.07, Nuevo León 7.02, Sonora y Tamaulipas 6.41; los más atrasados, los del sureste: Chiapas 3.49, Oaxaca 4.18, Campeche 4.40, Guerrero 4.44 y Michoacán 4.76 (Figura 4).

 

Niños indígenas

La condición de indígena en México está asociada con marginalidad persistente desde 1521 hasta 2010. Se considera indígena a la población de 0-4 años cuyo jefe de familia habla una lengua indígena (1.3 millones), más la población mayor de 5 años que habla una lengua indígena (6.3 millones). En el año 2000, 7.6 millones de perso nas eran indígenas.12

En 2006, según la Red de Derechos de la Infancia Mexicana (RDIM) había 3'996,300 niños indígenas de 0-14 años, 12.01% del total de los 32'261,711 menores de 15 años estimados, es decir, 36.4% de la población total.13

La distribución porcentual en los diez estados con mayor proporción fue Yucatán 61.6, Oaxaca 54.5, Quintana Roo 39.6, Chiapas 32.9, Hidalgo 28.7, Campeche 27.8, Guerrero 21.4, Puebla 21.3, Veracruz 18.8 y San Luis Potosí 16.3. Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León y Zacatecas a menos de 1%.

La marginalidad social se expresa por:

1. Monolingüismos de algunas lenguas indígenas 17% (~1.1 millones).

2. El 59.7% vive en poblaciones rurales (~2,500 habitantes) versus 25.3% de los no indígenas.

3. Analfabetismo de 17.5% frente a 9.5% del resto de mexicanos mayores de 15 años.

4. En el año 2000, se tenía acceso sólo por caminos de terracería a 75% de las unidades médicas rurales en los estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo y Puebla.

5. La proporción de niños de 6-14 años que no asisten a la escuela, con primaria incompleta o mayores de 15 años sin educación post primaria es mucho mayor que en la población general.

6. Nunca han dejado de estar entre los marginados de México: los yaquis de Sonora, los tarahumaras de Chihuahua, los tepehuanos de Durango, los coras y huicholes de Nayarit, los nahuas del centro, los tarascos de Michoacán, los mixtecos y zapotecos de Oaxaca, los tzeltzales y tzotziles de Chiapas, los mayas de la península.

Para concluir, queda una frase de Marco Tulio Cicero para reflexionar:

¿Usque tandem? (¿Hasta cuándo?)

 

Referencias

1. Annan KA. Nosotros los niños y las niñas: cumplir las promesas de la Cumbre Mundial a favor de Infancia. Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Nueva York, 2001. Disponible en: http://www.unicef.org/spanish/specialsession/about/sgreport-pdf/sgreport_adapte        [ Links ]

2. Programa Internacional de Evaluación Estudiantil (PISA). PISA 2006: Science Competencies for Tomorrow's World. Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Paris, 2007. Disponible en: http://www.oecd.org/dataoecd/16/28/39722597.pdf        [ Links ]

3. CONEVAL. Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en México, 2008. Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, México, 2008. Disponible en: http://www.coneval.gob.mx/contenido/home/2234.pdf        [ Links ]

4. CONAGUA. Situación del subsector agua potable, alcantarillado y saneamiento. Edición 2006. Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales: México, 2006. Disponible en: www.conagua.gob.mx        [ Links ]

5. INEGI. Indicadores Sociodemográficos de México (19302000). Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática, 2001. Disponible en: http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/integracion/sociodemografico/indisociodem/2001/indi2001.pdf        [ Links ]

6. INEGI. Agenda Estadística de los Estados Unidos Mexicanos, 2008. Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, 2008. Disponible en: http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/integracion/pais/agenda/2008/Agenda_2008.pdf        [ Links ]

7. INCMNSZ. IV Censo Nacional de Talla 2004. Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, México, 2004. Disponible en: http://www.dif.gob.mx/downloads/alimentacion/censo2004.htm        [ Links ]

8. Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF). Primer Censo Nacional de Talla en Niños de Primer Año de Primaria, 1993. México D.F.: DIF; 1994.         [ Links ]

9. Grebmer K, Nestorova B, Quisumbing A, Fertziger R, Fritscher H, Padya-Lorch R, et al. 2009 Global Hunger Index. The Challenge of Hunger: Focus on Financial Crisis and Gender Inequality. Bonn: International Food Policy Research Institute, 2009.         [ Links ]

10. Weismann D, Sost AK, Schöninger I, Dalzell H, Kiess L, Arnold T, Collins S. The Challenge of Hunger 2007: Global Hunger Index. Bonn: International Food Policy Research Institute, 2007.         [ Links ]

11. Fondo de las Naciones para la Infancia. Estado Mundial de la infancia 2009. Nueva York: UNICEF; 2009.         [ Links ]

12. INEGI. XII Censo General de Población y Vivienda 2000. Tabulados de la muestra censal. Cuestionario ampliado 2000. Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, 2000. Disponible en: http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/censos/poblacion/2000/archivospdf/oportuno.pdf        [ Links ]

13. Ramírez HN, García VG. La Infancia Cuenta en México 2006. México: Red por los Derechos de la Infancia; 2006.         [ Links ]