SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.31Aspectos corporativos de la persona (personhood) y la encarnación (embodiment) entre los mayas del periodo ClásicoExcavations at Rio Bec Group B, Structure 6N-1, Campeche, Mexico índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay artículos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Estudios de cultura maya

versión impresa ISSN 0185-2574

Estud. cult. maya vol.31  México  2008

 

Artículos

 

Las orejeras de K'inich Janahb' Pakal: comentarios sobre una inscripción olvidada de Palenque*

 

Guillermo Bernal Romero

 

Centro de Estudios Mayas, IIFL, UNAM. gbernal2001@yahoo.com.mx

 

Resumen

Este trabajo analiza la inscripción de las orejeras que formaban parte del ajuar funerario del gobernante palencano K'inich Janahb' Pakal. Propone que los textos de tales ornamentos se refieren a dos deidades asociadas con la lluvia y el rayo, Chaahk y Yopaat, estrechamente vinculadas entre sí y con el dios K'awiil. Los registros de las dos primeras deidades se relacionan con la identidad ultraterrena de Pakal, ya que al morir éste fue concebido como una encarnación sagrada de K'awiil. El texto también señala que las orejeras fueron tributadas por O'-Kan, dignatario originario de una localidad foránea llamada Lah, afiliada políticamente al señorío de Piedras Negras. Tales ornamentos debieron formar parte de un lote mayor de piezas de jadeíta que habrían sido utilizadas para confeccionar otros adornos del atuendo mortuorio de Pakal.

 

Abstract

This paper analyzes the jeroglyphic inscription of the jadeite earspools that were part of the funerary regalia of the Palenque ruler K'inich Janahb' Pakal. It is proposed that the texts of such ornaments relate to Chaahk and Yopaat, deities associated to rain and lightning. These deities were closely linked to each other and with god K'awiil. The records of the first deities relate to Pakal's afterlife identity, considering that after his death he was judged as a sacred incarnation of K'awiil. The text also notes that the earspools were a tribute of O'-Kan, a dignatary from Lah, a foreign locality affiliated to Piedras Negras' dinasty. These ornaments must be part of a larger lot of jadeite pieces that would have been used to make other ornaments of Pakal's funeral garb.

 

Nota preliminar

Hace poco más de medio siglo, el 15 de junio de 1952, el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier penetró por primera vez en la cámara funeraria del Templo de las Inscripciones. El 26 de noviembre del mismo año, al levantar la lápida esculpida que cubría el sarcófago, descubrió los restos mortales de K'inich Janahb' Pakal, gobernante emblemático de la dinastía de Palenque (figuras 1a y 1b). Su atuendo funerario estaba formado por unas mil piezas de distintos materiales, sobre todo de jadeíta: collares, ajorcas, anillos, diademas, una máscara y otros ornamentos (Ruz, 1955: 98-101; 1973: 202-208). Además, Ruz localizó a ambos lados del cráneo dos orejeras de jadeíta de fina manufactura, formadas con placas, espigas y contrapesos (figuras 2a y 2b). Las placas muestran, en su lado frontal, representaciones de flores; y en el posterior, una serie de cartuchos glíficos (figura 3).

Ignorados de manera inexplicable, estos textos fueron los únicos que se encontraron directamente asociados con los restos mortales de Pakal. Olvidados durante media centuria tienen, no obstante, implicaciones históricas de primera importancia.

Las orejeras muestran un total de 16 cartuchos, ocho en cada una. La uniformidad de su estilo caligráfico indica que fueron labrados por el mismo artista. Es probable que los cartuchos de ambas orejeras formen parte de un texto continuo, pero también es factible que sean textos independientes. Ambas posibilidades serán evaluadas en el curso de este trabajo.

Las orejeras tienen forma cuadrangular y cada una de ellas muestra dos cartuchos por lado (figura 4). A diferencia de un texto glífico típico (desplegado sobre columnas dobles o en una línea continua) las inscripciones de las orejeras tienen un formato "circular" y no presentan un punto de inicio evidente. No obstante, el análisis epigráfico abre la posibilidad de detectar cualidades sintácticas de los textos y, a su vez, permite definir cuáles son los puntos de comienzo pertinentes. El orden de lectura de los cartuchos se señala mediante números arábigos. Esta sucesión se fundamenta en ciertas propiedades internas de los textos, que serán definidas gradualmente.

Ruz publicó los dibujos a línea de los textos en dos ocasiones, primero en un informe de campo (Ruz, 1955: figura 12) y luego en su obra general sobre el Templo de las Inscripciones (1973: 205, figura 226). Los dibujos fueron realizados por el artista Hipólito Sánchez, quien plasmó la mayoría de las inscripciones descubiertas por Ruz. Los he contrastado con fotografías de las orejeras y no he encontrado errores significativos. Como son confiables, los utilizo en este trabajo. Solamente he observado la omisión de algunos trazos en un par de cartuchos. Estos equívocos resultan poco relevantes, ya que los glifos pueden ser identificados con certeza.

 

Análisis epigráfico de la orejera izquierda

El téonimo B'olon [U]-B'aah Noh-il Ye'eb' Yopaat (figura 5a)

El texto de la orejera izquierda comienza con el cartucho 9-B'AAH, b'olon b'aah, "nueve (o innumerables) imágenes". B'olon puede significar "nueve" o bien "cosa interminable" o "innumerable". El dibujo del glifo B'AAH (la cabeza de una tuza) está un tanto incompleto en su parte inferior y presenta un trazo que tiene la apariencia de un glifo de "peine" (sílaba ka). No obstante, la fotografía del cartucho permite constatar que ese supuesto ka no existe y que más bien se trata de la mandíbula inferior de la tuza.

El cartucho 2 presenta el logograma que David Stuart (2002) ha descifrado como NOH, "derecho" (bajo la acepción de lateralidad diestra). Los diccionarios coloniales generalmente no marcan la distinción fonológica entre la consonante aspirada (o "h simple") y la velar (o "h recia"), misma que actualmente señalamos con j. Si atendemos a la opinión del lingüista Terrence Kaufman (2003: 993) la consonante final de dicho término es una aspirada velar, razón por la cual quizá debería ser transcrito como NOJ. Sin embargo, y dado que mantengo algunas dudas al respecto, conservaré íntegramente la lectura propuesta por Stuart. En distintas lenguas mayas cholanas y yucatecanas noj o noh significa "derecho", pero también "cosa grande" o "mayor" (Kaufman, 993).

El segundo glifo presenta la forma básica de un fonograma li, pero también es parecido al logograma U. No pienso que haya posibilidades más viables que ésas. Quizá por limitaciones de espacio, el escriba parece haber simplificado al máximo ese signo de escritura. Elijo como mejor posibilidad el fonograma -li. La expresión resultante es noh-il (NOH-li), que significa "grandeza". El sufijo -il opera como un abstractivo.

El tercer elemento presenta la forma básica del glifo b'a, pero su lado izquierdo guarda una apariencia ambigua. Esta parte se asemeja a una mano con los dedos pulgar e índice semidoblados hacia abajo, parecida a la del glifo ye. Es posible que ambos fonogramas estén compactados, integrando la construcción fonética ye-b'a y expresando el término ye'eb'.

En varias lenguas del grupo yucateco ye'eb' o yeeb' significa "niebla", "neblina", "rocío" o "sereno de la noche", significado que también está documentado en ch'oltí (manché-ch'ol) y en ch'ol occidental.1

MAYA YUCATECO (Barrera Vásquez, 1980: 974)
Ye'eb 2: rocío y niebla; 2, 3: sereno de la noche
Ye'eb: 4, 7, 8, 9, 11, 13cob: neblina
Yeb 4: [neblina] 4, 8: yeb ha': lloviznar [como neblina]; 6: niebla; 7: sereno;
Yeb-il, sereno, neblina

MOPÁN (Kauffman, 2003: 479)
Ye7eb: neblina

ITZÁ (Hofling y Tesucún, 1997: 777)
Yeeb': neblina

CH'OLTÍ / MANCHÉ-CH'OL (Morán, 1935: 47)
yeeb:
neblina

CH'OL DE TILA Y TUMBALÁ, CHIAPAS (Aulie y Aulie, 1980: 142)
Ye'eb:
sereno

CHONTAL MODERNO (Pérez y De la Cruz, 1998: 80)
Ye'eb:
neblina

El cartucho 3 muestra el logograma YOPAAT, que durante el periodo Clásico fue el nombre de una deidad asociada con el rayo y la lluvia, estrechamente relacionada con Chaahk y K'awiil.

Los datos anteriores nos dan los elementos básicos para ofrecer una lectura y traducción de los tres primeros cartuchos: B'olon B'aah Noh-il Ye'eb' Yopaat, "Nueve [o Innumerables] Imágenes de la Grandiosa Neblina del dios Yopaat" (figura 5a). No obstante, esta lectura y traducción es susceptible de un refinamiento, para lo cual es necesario hacer un comentario sobre otros ejemplos de teónimos estructuralmente parecidos.

En las inscripciones del periodo Clásico se han documentado nombres de deidades que señalan su desdoblamiento en varias manifestaciones, apariencias o "imágenes" (b'aah). Tal es el caso de Waxaklaj'un U B'aah Chan, "Dieciocho son las Imágenes de la Serpiente", deidad patrona de la guerra, y de Waxaklaju'n U B'aah K'awiil, "Dieciocho son las Imágenes de K'awiil" (teónimos que adoptaron un gobernante de Naranjo y otro de Copán) (Grube, 2001: 74). Los apelativos de esta clase tienen como rasgo común la fórmula inicial "Numeral +U +B'AAH", pero en algunos casos fue omitido el ergativo U. Es así que en Copán el último de los teónimos simplemente se escribió como Waxaklaju'n B'aah K'awiil. Es por ello que resulta legítimo restituir el ergativo obviado: "numeral [+U] +B'AAH.

Esta observación es importante ya que da argumentos para aplicar el mismo principio de restitución en la advocación del dios Yopaat: B'olon [U] B'aah Noh-il Ye'eb' Yopaat, expresión que podemos traducir como "Nueve [o Innumerables] son las Imágenes de la Grandiosa Neblina de Yopaat".

En las selvas mayas, las neblinas más densas se acumulan en la madrugada y presagian aguaceros torrenciales. El viento y la lluvia las van disolviendo y en ese proceso adoptan una infinidad de formas caprichosas, razón por la cual la acepción de b'olon como "innumerable" resulta viable. El dios Yopaat regía sobre este ámbito de humedad extrema en el que los vapores de agua descienden hasta el suelo.

La potestad sobre los paisajes neblinosos no fue, sin embargo, una facultad exclusiva de B'olon [U]-B'aah Noh-il Ye'eb' Yopaat. Su nombre guarda similitud con una advocación del dios Chaahk: Yax Mayuy Chan Chaahk, "El Chaahk de la Primera [o Verde/Azul] Neblina del Cielo", teónimo que adoptó un gobernante de Tikal (figura 5b).

Como puede apreciarse, en el Petén el término neblina no se expresó con el vocablo ye'eb (como en Palenque), sino con el término mayuy, que en chortí también significa "niebla" o "neblina". Resulta interesante advertir que mayuy, "niebla", también se documenta en kakchiquel y asimismo encontramos cognadas en quiché y kekchí:

Cognadas del término mayuy (Kaufman, 2003: 893)

CHORTÍ
Mayuy:
neblina

KAKCHIQUEL
Mayuy: neblina

KEKCHÍ
Mayuul:neblina

QUICHÉ
Maayuul:
neblina

Resulta evidente que en el Petén mayuy era el término empleado para la neblina. Ello resulta natural, ya que en esa zona se hablaba una variante del ch'ol oriental, lengua de prestigio que sirvió para formalizar el sistema de escritura y de la cual desciende el ch'ortí moderno. El asunto es relevante porque el término ye'eb se presenta en maya-yucateco, itzá y mopán, así como en el ch'ol, chontal y ch'oltí de occidente. De modo coincidente, el término mayuy está ausente tanto en las lenguas yucatecanas como en las cholanas del occidente.

La presencia del término ye'eb en Palenque no debe parecernos extraña, ya que las inscripciones de este y otros sitios de la zona occidental maya a veces se apartaron del esquema de escritura ortodoxo fincado sobre la lengua ch'ol oriental e introdujeron giros fonológicos, léxicos y gramaticales emanados de las lenguas que se hablaban dentro de su área de dominio.2

En algunos vasos de cerámica, el dios Yopaat golpea y rompe un carapacho de tortuga, de cuya resquebrajadura emerge el Dios del Maíz. El objeto que utiliza para romper ese carapacho es una piedra labrada de pedernal que presenta una perforación central, oquedad que le permite sujetarla. En un ejemplo esa piedra despide fuego, como si tuviese la cualidad quemante de un rayo (figura 5c). El glifo YOPAAT tiene un fuerte matiz icónico, ya que precisamente muestra a esa entidad blandiendo dicho percutor (figura 5d).

 

K'ahk' U K'in-il Chaahk (figura 6a)

Los cartuchos 4 y 5 no presentan dificultades de lectura: K'AHK' U-K'IN-li CHAAK: K'ahk' U K'in-il Chaahk. Aunque la lectura epigráfica es segura, la traducción ofrece algunas dudas. En términos literales esa expresión significa "De Fuego es el Sol del dios Chaahk". En mi opinión, la expresión "el fuego de Chaahk" fue una forma de hacer referencia a los rayos quemantes que esta deidad mandaba desde el cielo, cuyos resplandores iluminaban la noche cual si fuesen destellos del Sol. Sin embargo, no estoy seguro que k'in-il se traduzca como "el Sol de". Esta traducción asume que el sufijo -il opera como una partícula de posesión, pero en las inscripciones también puede operar como un abstractivo (como en ajaw-il, "señorío" y en noh-il, "grandeza"). K'in es un término de connotaciones muy complejas, ya que no solamente significa "sol" o "día", sino también "luz" y "calor". Sospecho que k'in-il más bien podría tener el sentido de "luminosidad". El teónimo K'ahk' U K'in-il Chaahk debe ser traducido como: "De Fuego es la Luminosidad del dios Chaahk".

Tal como se aprecia, este epíteto del dios de la lluvia lo vincula con el rayo, percibido como un fuego celeste. Ello de ninguna manera debe sorprendernos, ya que conocemos otras advocaciones de Chaahk que apuntan en ese mismo sentido.

En Palenque es mencionado K'ahk' Chaahk, "dios Chaahk del Fuego",3 nombre divino que asumió un alto sacerdote local, hermano menor del segundo gobernante palencano (Bernal, en prensa) (figura 6b). Un gobernante de Naranjo asumió el teónimo K'ahk' Tiliiw Chan Chaahk, "El Chaahk que Prende el Fuego del Cielo" (figura 6c), en tanto que otro de Copán se llamó K'ahk' Yipiiy Chan Chaahk, "El Chaahk que Fortalece el Fuego del Cielo"4 (figura 6d). Un dignatario de Topoxté se llamó K'ahk' We'[Wa'?] Chan Chaahk, "Chaahk del Fuego que Devora el Cielo" (figura 6e). Resulta de interés observar que Chaahk no solamente tuvo la facultad de quemar con sus rayos las alturas celestes, sino también Yopaat. En Quiriguá es mencionado un gobernante que se llamó K'ahk' Tiliw Chan Yopaat, "El dios Yopaat que prende el Fuego del Cielo" (figura 6f). Incluso K'awiil tenía una capacidad semejante de incendiar el firmamento: en Copán existieron dos gobernantes llamados K'ahk' Joplaj Chan K'awiil, "El dios K'awiil que Sopla Fuego en el Cielo" (figura 6g), y K'ahk' Yipyaj Chan K'awiil, "El K'awiil que Llena (?) el Cielo con Fuego" (figura 6h). Estos ejemplos ilustran el alto grado de identificación que existía entre Chaahk, Yopaat y K'awiil, y cómo éstos compartían funciones y atributos.

 

U Kit K'in-il Ajaw, Lah Ajaw (figura 7)

El cartucho 6 muestra la expresión U-ki-ti, u kit. En maya-yucateco, kit es definido como "término reverencial para padre" (Barrera Vásquez, 1980: 321); de este modo, u kit significa "su Reverendo o Venerable Padre".

El cartucho 7 muestra el logograma K'IN, "Sol", escrito con la cabeza del dios solar, seguido del fonograma –li: K'in-il. Como un signo integrado al glifo K'IN se encuentra el logograma AJAW, "Señor". Se trata, pues, de un título: K'in-il Ajaw, "Señor Luminoso". Tal como lo veremos más adelante, es una versión del título K'in Ajaw (o Aj K'in Ajaw), característico de la nobleza de Piedras Negras y de algunos de los dignatarios provinciales sujetos a su autoridad.

El cartucho 8 tiene como prefijo la variante T168 del logograma AJAW; debajo se observa, como elemento nuclear, el silabograma la; después se encuentra el glifo silábico ha. De todo ello resulta la expresión la-ha AJAW, Lah Ajaw, "Señor [del sitio] Lah".

Lah fue una localidad cuya ubicación precisa resulta incierta. Debió estar situada fuera de los dominios de Palenque. Tal como veremos más adelante, es muy probable que haya formado parte del señorío regional de Piedras Negras.

Podría ser el mismo sitio que en otra inscripción de Palenque es referido como La. Este tema será retomado más adelante.

En suma, los cartuchos 6, 7 y 8 se pueden leer como U Kit K'in-il Ajaw Lah Ajaw, "El Venerable Padre del Señor Luminoso, el Gobernante de Lah" (figura 7). El nombre de este dignatario no está registrado aquí, sino en la continuación o segunda parte del texto, labrada sobre la orejera derecha.

 

Análisis epigráfico del texto de la orejera derecha

La lectura de la orejera derecha comienza con los cartuchos 1 y 2: U-K'AB'A yika-tzi, u-k'ab'a y-ikaatz (figura 8a).

U-k'aba' significa "[este es] su nombre". En el caso de la expresión y-ikaatz, el prefijo y- es el pronombre ergativo prevocálico de la tercera persona del singular, es decir, que aplica a los vocablos que inician con una vocal, en este caso ikaatz. En distintas lenguas mayas ese término significa "carga".

Cognadas del término ikaatz (Kauffman, 2003: 893)

TZOTZIL
ikatz: carga / load

TZELTAL
ihkatz:carga / load

TOJOLABAL
Ijkatz: carga / load

MAM
Iiqtz:carga / load

AWAKATEKO
Eqtz: carga / load

La expresión ikaatz aludió específicamente a las "cargas" tributarias de piezas de jadeíta. Para dejar constancia del dignatario que concedía este tributo, algunas de las piezas que formaban parte de los lotes tributados registraban el nombre del contribuyente.

El apelativo del tributario está escrito en el cartucho número 3. Éste muestra la cabeza de una lechuza. De acuerdo con Stuart, en ocasiones este glifo es portador del valor fonético o y en otras, del logograma O', que fue justamente el nombre de esa ave nocturna (Stuart 2005: 105 y nota 38). En este caso, es improbable que se comporte como o, porque no forma parte de una construcción fonética y tampoco opera como complemento fonográfico. De modo incuestionable se comporta como el logograma O'. Por otra parte, he planteado que la cabeza de la lechuza incorpora el logograma KAN, "serpiente", señalado por la pupila y el párpado supraorbitario serpentinos, típicos de dicho logograma (Bernal, 2006: 98). Para reforzar la lectura del logograma KAN, el cartucho presenta el complemento fonético -na (O'-KAN-na). Es así que ese dignatario se llamó O'-Kan, "[señor] Lechuza O'-Serpiente". Se trata de un téonimo, ya que O'-Kan fue una entidad sobrenatural relacionada con la deidad solar GIII. El Templo XXI de Palenque, dedicado a esta última deidad, se llamó K'inich O'-Kan Naah, "La Casa de la Lechuza O'-Serpiente del Sol" (Bernal, 2006: 98) (figura 8b).

La inscripción continúa con los glifos U-b'u-ji-ya, que forman la expresión verbal transitiva u-b'uuj-iiy (figura 9a). El verbo b'uuj significa "partir" o "cortar con golpe". En chortí la cognada correspondiente muestra un cambio fonético (b'uy).

MAYA YUCATECO (Barrera Vásquez, 1980: 67)
B'uh: 1-7, 9, 11, 12, 13: cascar, hender, rajar, cortar, partir
B'uh: 3 cortar con golpe hendiendo; hender con hacha o cuña
B'uh: 4 mitad de lo partido

ITZAJ (Hofling y Tesucún, 1997: 187)
B'uuj: partir, split; buuj-n-aj-ij, he split

LACANDÓN DE NAJÁ (Boot, 1997: 7)
B'uh-(ik):rajarlo

CHONTAL MODERNO
Bujsi': s. rajar leña (Pérez y De la Cruz, 1998: 37)
Buju: imp. ¡rájalo!, véase "partir con hacha"

CH'ORTÍ (Wisdom, 1950)
buy p'ui "a cutting, a cutting into pieces"
buy si' "firewood-cutting"
ah buy si' "firewood cutter"
buybir "cut, cut up"
buybir sik'ab p'uip'ir sik'ap "cut cane stalks (ready for the press)"
buybir k'opot "cut weeds"
buyyar p'uiyar "anything chopped or cut up"
buyyi "cut up, chop into pieces, cut in two, cut loose" [cl.1]
buyyi e si' "cut firewood (into proper lengths for the fireplace or kiln)"
buyyi e k'opot
"cut weeds (by thrusting the machete under the roots)"
buyyi e sik'ab
p'uiyi e sik'ap "cut sugar cane stalks (into proper lengths for pressing)"

Bajo estas condiciones propongo la traducción de u-b'uuj-iiy como "él lo partió". El cartucho siguiente es yi-chi-[WINIK]-NAL. El logograma WINIK, "hombre", está inserto dentro del fonograma chi (seguramente por limitaciones de espacio). El sustantivo winik justamente expresa al objeto que recibe la acción: u-b'uuj-iiy winik, "él partió a un hombre".

El texto continúa con la expresión yi-chi-NAL, y-ich-n-al, "ante la presencia de" y el nombre de la deidad K'AHK'-U-B'AJ-5YAX-TI'-CHAAK, K'ahk' U B'aj[laj] Yax Ti' Chaahk, "De Fuego es el Golpe Violento [el rayo y el trueno] del Chaahk de la Boca Verde/Azul". El término B'ajlaj denota un impacto fuerte y sonoro (como un martillazo),6 cualidades que tienen el rayo y su efecto acústico, el trueno. Así, este nombre metafórico del dios Chaahk señala la cualidad luminosa de la descarga eléctrica (el k'ahk' o rayo) que azota estruendosamente las alturas celestiales. Esta caracterización no fue exclusiva de Chaahk, ya que también la compartió con K'awiil. Un gobernante de Dos Pilas se llamó B'ajlaj Chan K'awiil, teónimo que significa "el dios K'awiil del Cielo Violentamente Golpeado" (figura 9b).

El nombre de Yax Ti' Chaahk, "Chaahk de la Boca Verde/Azul", se constituye como una advocación particularmente interesante y compleja de este dios de la lluvia y el rayo. No sabemos a ciencia cierta el porqué la boca del dios se caracterizó con ese color. En las inscripciones es posible documentar nombres de deidades cuyos atributos estaban regidos por acciones de su boca, como Kahk' U Ti' Witz (Ha'?) K'awiil, "De Fuego es la Mordida del K'awiil del ¿Espíritu del Agua?" (Stuart, 2008) (figura 9c).

La expresión u b'uuj-iiy winik, "él partió a un hombre", indica que se realizó un sacrificio humano y el autor de esta acción fue el señor O'-Kan. Tal como lo hemos visto, el verbo b'uuj denota el acto de partir o tajar un objeto con un golpe violento. Es muy probable que la inmolación haya sido efectuada por medio de la extracción de corazón.

Este sacrificio fue efectuado en honor ("ante la presencia") de la deidad K'ahk' U B'ajlaj Yax-Ti'-Chaahk, "De Fuego es el Golpe Violento [el Rayo] del Chaahk de la Boca Verde/Azul". La inmolación de la víctima por medio de un tajo contundente parece replicar la acción de una deidad que con sus rayos es capaz de partir cualquier objeto. Así, la forma de la ejecución imitaba ritualmente un atributo de la deidad y permitía que ésta reconociese dicho sacrificio como propio.

En Yucatán, las víctimas que morían por medio de la extracción del corazón eran sujetadas en sus extremidades por los cuatro chaces, sacerdotes que personificaban al dios Chaahk (Landa, 1938: 126).

 

Una visión de conjunto. Lectura general de los textos

Texto de la orejera izquierda

9-B'AAH NOH-li? ye-b'a YOPAAT
B'olon [u-]b'aah noh-il ye'eb' Yopaat
"Nueve son las Imágenes de la Grandiosa Neblina del dios Yopaat"

K'AHK' U-K'IN-li CHAAK
K'ahk' u k'in-il Chaahk
"De Fuego es la Luminosidad del dios Chaahk"

U-ki-ti AJAW-K'IN-li la-ha AJAW
U Kit K'in-il Ajaw Lah Ajaw
"El Venerable Padre del Señor Luminoso, el Señor (del lugar llamado) Lah"

 

Texto de la orejera derecha

U K'AB'A' yi-ka-tzi O'-KAN-na
U k'ab'a' y-ikaatz O'-Kan
"Éste es el nombre del tributo de jadeíta del (Señor) O'-Kan"

U-b'u-ji-ya WINIK yi-chi-NAL
U b'uj-iiy winik y-ichnal
"Él partió un hombre ante la presencia del"

K'AHK' U-B'AJLAJ YAX-TI'-CHAAK
K'ahk' U B'ajlaj Yax-Ti'-Chaahk
"[ser llamado] De Fuego es el Golpe Violento [el Rayo] del Chaahk de la Boca Verde/Azul"

 

Textos independientes ¿o continuos?

Es posible que los textos de las orejeras sean unidades autónomas de lectura, es decir, independientes uno del otro. Pero también es factible que ambos integren un texto continuo. Resulta necesario evaluar ambas posibilidades.

a) Si son textos independientes, la orejera izquierda simplemente se refiere a dos dioses: B'olon [u-]b'aah noh-il ye'eb' Yopaat, "Nueve son las Imágenes de la Grandiosa Neblina del dios Yopaat", y K'ahk' u K'in-il Chaahk, "De Fuego es la Luminosidad del dios Chaahk", añadiendo que este último es U Kit K'in-il Ajaw Lah Ajaw, "El Venerable Padre del Señor Luminoso, el Señor [del lugar llamado] Lah".

El texto de la orejera derecha tendría un formato de lectura circular (el punto de repetición se marca con la notación [REP→]):

u k'ab'a' y-ikaatz O'-Kan u b'uj-iiy winik y-ichnal K'ahk' U B'ajlaj Yax-Ti'-Chaahk [REP→] u k'ab'a' y-ikaatz O' K'an,... etcétera, etcétera.

"[este es] el nombre del tributo de jadeíta del señor O'-Kan, él partió un hombre ante la presencia del [dios] K'ahk' U B'ajlaj Yax-Ti'-Chaahk, "De Fuego es el Golpe Violento [el Rayo] del Chaahk de la Boca Azul"... [REPl] (este es) el nombre de la carga de jadeíta del (Señor) O'-Kan...", etcétera, etcétera.

Si esta opción es correcta, el nombre del ikaatz o carga es el del dios K'ahk' U B'ajlaj Yax-Ti'-Chaahk, numen que asimismo está relacionado con una acción del señor O' Kan. Las piezas narrativas de secuencia cíclica o circular no son desconocidas en los textos mayas del periodo Clásico. Pero tampoco son muy frecuentes; cuando ocurren, obviamente los encontramos en objetos redondos o cuadrados que permiten enlazar las secciones inicial y terminal de una inscripción (un altar, lápida, vaso o, si es correcta la presente hipótesis, una orejera).

b) Por contrapartida, si los textos de las orejeras forman un texto continuo, considero probable el siguiente orden de lectura:

Tal como se aprecia, el texto muestra una cadencia y musicalidad verdaderamente notables. Obsérvese la repetición sonora en la terminación de las frases, mismas que invariablemente riman con sílabas que contienen la vocal a (-at, -ahk, -aw, etcétera). Esta repetición definitivamente no es casual y parece indicar que se trata de un texto continuo. La uniformidad caligráfica de los textos también podría apuntar en este último sentido. Estas características no se constituyen como evidencias concluyentes de que es un solo texto, pero dan visos de credibilidad a esta opción. Tras evaluar las distintas alternativas, me inclino a pensar que las inscripciones de las orejeras forman un solo texto, continuo y lineal.

Visto en términos discursivos, la lectura unitaria y lineal necesariamente implica una interpretación distinta a la que resulta de una lectura independiente y autónoma de los textos. Bajo esta segunda alternativa, integral y continua, el nombre del ikaatz o carga de jadeíta fue B'olon U B'aah Noh-il Ye'eb' Yopaat, K'ahk' U K'in-il Chaahk, U Kit K'in-il Ajaw Lah Ajaw. Podemos preguntarnos por qué un tesoro de jadeíta fue denominado a través de las advocaciones de dos dioses de la lluvia y el rayo: Yopaat y Chaahk. Es posible que la respuesta se encuentre en la concepción maya de la jadeíta como símbolo de las aguas terrestres (de las cuevas y manantiales) y celestes (las lluvias). La jadeíta era un símbolo general de la fertilidad, pero estaba específicamente asociada con las deidades que concedían ese líquido vital. Así, los libros de Chilam Balam suelen referir advocaciones del dios Chaahk que lo relacionan con las piedras semipreciosas. Tal es el caso de Ah Siyah Tun Chac, "El-Chac-que-hace-nacer-piedras-preciosas [la lluvia]".

 

Implicaciones históricas

El tributo de jadeíta concedido por el señor O'-Kan seguramente no se limitó a las orejeras, sino que debió incluir muchas piezas más. Es muy probable que todo el ikaatz haya pasado a formar parte del atuendo funerario de Pakal. Desde luego, las orejeras revistieron particular importancia, porque en ellas se registró el nombre del tributario y de su localidad de origen.

Tal como lo hemos señalado previamente, el sitio Lah es mencionado en otra inscripción palencana. Se trata del Tablero de los Guerreros, donde esa toponimia fue escrita bajo la forma abreviada La (figura 10a). Este monumento refiere que en (9.14.11.17.6), 9 Kimi 19 Sak, 15 de septiembre de 723, fue hecho prisionero "Aj Chih, Señor de La[h], El del [Cielo y el] Pozo" (Aj Chih La[h] Ajaw Aj [Chan] Ch'e'n). Esta captura fue realizada por Chak Suutz', un destacado guerrero (Yajaw-k'ahk') de K'inich Ahkal Mo' Nahb', gobernante de B'aakal. Resulta notable que esa captura ocurriese 40 años después de la muerte de Pakal (683), época en la que otro gobernante del mismo lugar, el señor O'-Kan, tributó jadeíta al señorío de Palenque. Es posible que hacia la segunda década del siglo VIII, Lah se negara a tributar ese preciado material, provocando la captura de su dirigente local. El hecho resulta dramático, pues pone de relieve las presiones que una entidad política débil podía padecer ante las exigencias de otra más fuerte.

No es posible determinar la ubicación de Lah, pero hay fuertes indicios de que se encontraba al este de Palenque, hacia el río Usumacinta. El Tablero de los Esclavos también señala que en (9.14.13.11.2), 7 Ik' 5 Tzek, 3 de mayo de 725, menos de dos años después de la captura del señor de Lah, Chak Suutz' atacó K'in-[h]a', población sujeta al señorío de Piedras Negras/Yookib' (figura 10b).7 Las alfardas esculpidas de la Torre del Palacio (el "Orador" y el "Escriba") y del Templo XXI indican que durante ese combate fue capturado Ni Sak Kamay, nativo de K'in-[h]a' y sajal del gobernante de Piedras Negras, K'inich y-O'-Kan-al Ahk.8 Los ataques palencanos contra La[h] y K'in-[h]a' parecen haber sido episodios de una campaña dirigida hacia la zona oriental.9

Con base en los registros glíficos de los dignatarios O'-Kan y Aj Chih puedo plantear que los señores de Lah eran "ajaw menores", pues su título no incluía el adjetivo k'uhul, "sagrado", privativo de los dignatarios que encabezaban los señoríos de influencia regional. Lah quizá fue una localidad secundaria y periférica de un señorío mayor. ¿Pero cuál pudo ser esa unidad política?

El grupo gobernante de Lah estuvo muy identificado con la dinastía de Piedras Negras. El nombre del señor O'-Kan (figura 11a) es una forma modesta del téonimo K'inich y-O'-Kan-al Ahk (en Piedras Negras hubo dos gobernantes con ese nombre) (figuras 11a y 11b). Además, el señor O'-Kan usó el título K'in-il Ajaw, una variante del título K'in Ajaw, emblemático de la dinastía central de Piedras Negras (figura 12a). La forma K'in-il Ajaw no es habitual en los textos del área de Piedras Negras, pero existe al menos una inscripción que la registra. Se trata del Monumento 1 de El Porvenir,10 cuyo texto conserva solamente dos cartuchos (figura 12b). El primero muestra la expresión [...] K'in Xook. Resulta evidente que es parte del nombre de Ha' K'in Xook, gobernante principal de Yookib' de 767 a 780 (?) (Martin y Grube, 2000: 151). El otro cartucho es K'in-il, que debió estar complementado con el término Ajaw. La expresión nobiliaria K'in Ajaw (o su variante K'in-il Ajaw) también estuvo asociada con algunos nobles subalternos. Entre ellos se encuentran algunos jefes que regían cabeceras provinciales del señorío de Yookib' como El Cayo y, quizá, La Mar o Chancalá (figura 13).11 En 759 Pájaro Jaguar IV, gobernante de Yaxchilán, capturó a un dignatario que, siendo oriundo de Piedras Negras, usaba el título K'in-il Ajaw (Martin y Grube, 2000: 130-131).

La afiliación "ideosincrática" del señor O'-Kan con la dinastía de Piedras Negras resulta bastante clara. La percepción inmediata es que era un sitio ubicado dentro del área controlada por Piedras Negras y enteramente subordinado al mando central de esta capital. Resulta interesante advertir que el otro señor de Lah, Aj Chih, era definido como un Aj Chan Ch'e'n, "El del Cielo y el Pozo", expresión metafórica que alude a un sujeto que es originario de una capital importante ("El de la Ciudad"). No veo más posibilidad que esa urbe haya sido la propia Piedras Negras. Es posible que los dirigentes de Lah hayan sido miembros secundarios de la nobleza citadina local.

La ubicación concreta del sitio Lah sigue siendo una incógnita. En varias lenguas mayas, la o lah es una denominación para la ortiga o chichicaste (Kaufman, ser poco útil para ubicar esa localidad.13 La frecuencia con que fue atacada por Palenque probablemente indica que era un sitio periférico del señorío de Yookib', distante de la capital y, por ello, más vulnerable en términos defensivos.

En este punto, podemos dejar al margen la discusión sobre la ubicación del sitio Lah y del tipo de control que Piedras Negras ejerció sobre él. Solamente para concluir con este subtema, resulta incuestionable que Lah estaba alineado con el bando de Yookib' y, básicamente, ello explica el porqué Palenque le impuso tributo y capturó a uno de sus dirigentes.

 

Ikaatz para Palenque

No sabemos exactamente cuándo fue que el señor O'-Kan pagó su ikaatz a Palenque, pero ello debió ocurrir poco tiempo antes o después de la muerte de Pakal (683). En ese entonces, Pakal había logrado extender el dominio palencano hacia el oriente, sometiendo al señorío de Pomoná, al que derrotó hacia el año 659. Incluso, en esa misma época sus guerreros lograron penetrar hasta Santa Elena (el sitio Wa- "Pájaro"), capturando a su gobernante principal, Nun U Jol Chaahk (Martin, Zender y Grube, 2002: 25-27). El sitio Lah también pudo ser sometido en ese entonces y obligado a pagar tributo. Sin duda, el ikaatz fue el precio de la derrota para los vencidos por el señorío de B'aakal.

Pakal debió obtener el primer ikaatz del señorío de Pomoná poco después de vencerlo en el año 659. Las victorias militares sobre Santa Elena, Pomoná, Lah y quizá otras localidades aportaron una considerable cantidad del preciado mineral. La mejor evidencia de ello son las cuantiosas piezas de jadeíta que se utilizaron para confeccionar los ajuares mortuorios del propio Pakal y de su esposa, la señora Tz'ak-b'u Ajaw (fallecida en 672), misma que hoy puede ser identificada como la mujer enterrada en el Templo XII-sub o "de la Reina Roja".

Las poblaciones vencidas quizá no pagaban el ikaatz una sola vez, sino periódicamente. El texto de una placa de jadeíta localizada en un entierro del Templo XIII-sub (o de la Calavera) indica que Pomoná volvió a pagar tributo al señorío de B'aakal en el año 697 (figura 14). La inscripción asienta que "[en] 1 Ajaw 3 Pohp, es el primer periodo de 5 tunes [(9.13.5.0.0) / 17 de febrero de 697], cuando es subido el Rostro Verde, [éste] es el nombre de la carga [ikaatz] del señor -?-B'ahlam, Gobernante de Pomoná". El entierro del Templo XIII-sub destaca por el tamaño, cantidad y calidad de las piezas de jadeíta, convirtiéndolo en uno de los más ricos hasta hoy descubierto en Palenque. Tal como se aprecia, Pomoná entregó su ikaatz justamente en una fecha de final de periodo, cuando concluyó un ho'tuun o cuarto de k'atun. Los tableros del Templo de las Inscripciones contienen varias referencias sobre la adquisición de ikaatz en finales de k'atun, cuando las representaciones de los dioses triádicos eran vestidas con orejeras (tup-aj) y collares (uh-aj) de jadeíta. Un episodio del Tablero Central refiere el final de k'atun (9.11.0.0.0), 12 Ajaw 8 Keh, 11 de octubre de 652, que marcó la entronización de Ich Chan Ixiim (Uh?), "Maíz [Luna?] del Rostro del Cielo". Ello determinó el inicio de era de abundancia de alimentos ("brotaron los árboles frutales") y de tributos de jadeíta (Lacadena, 2006; Bernal, 2004) (figura 15). La familia gobernante de Palenque (B'olon Chan Y-oon)14 recibió el "ikaatz celeste" y el "ikaatz terrestre" (chanal ikaatz, kab'al ikaatz), asentando incluso que dicha familia fue dotada con orejeras y collares. El dato es interesante pues fue justa-mente después de 652 cuando Palenque llevó a cabo las conquistas en la zona oriental, obteniendo con ello tributos de jadeíta.

Las cargas tributarias de jadeíta no siempre estuvieron compuestas por piezas nuevas, al menos por lo que toca al ikaatz del señor O'-Kan. La restauradora Sofía Martínez del Campo Lanz (comunicación personal, 2007) me ha señalado que algunas piezas empleadas en la confección de la máscara funeraria de Pakal fueron placas o teselas reusadas. Los restos de diseños labrados indican que originalmente se emplearon para producir otros ornamentos. Siendo la jadeíta un bien tan escaso, sospecho que ya desde la época Clásica los mayas buscaban afanosamente ese material en ciudades conquistadas o abandonadas (está comprobado que sentían especial fascinación por las finas piezas de la lapidaria olmeca). Desde luego, no es seguro que todas esas piezas recicladas hayan sido tributadas por el señor O'-Kan. La propia dinastía palencana pudo tomar piezas de sus existencias acumuladas, sacrificando "las joyas de la familia" y donándolas para la mayor gloria y enaltecimiento del gobernante fallecido.

 

Comentarios finales

Tal como lo hemos visto en este trabajo, los textos de las orejeras de Pakal se refieren a dos dioses relacionados con la lluvia y el rayo: Yopaat y Chaahk. Junto con K'awiil, esos númenes fueron aludidos a través de un amplio repertorio de advocaciones, pletórico en metáforas. Quien haya estado en medio de una tor-menta eléctrica en la región maya comprenderá el porqué sus antiguos habitantes estuvieron permanentemente maravillados por la fuerza deslumbrante y sobrecogedora de ese fenómeno natural. El estruendo del rayo, su luz cegadora y temible capacidad de destrucción fueron percibidos como expresiones tangibles y contundentes del poder divino, como kratofanías. El viento raudo y las lluvias torrenciales, capaces de derribar los árboles más robustos, desbordar los ríos, arrasar los cultivos y destruir las casas de la gente común, promovieron el culto —mezclado de admiración, respeto y temor— hacia los dioses que encarnaban esas furiosas fuerzas divinas: K'awiil, Chaahk y Yopaat. Sus diversas advocaciones reflejan vívidamente los múltiples escenarios de esas fuerzas. Chaahk y Yopaat regían sobre los plácidos ambientes neblinosos, prolegómenos y anuncios de las tormentas. Como en un complejo caleidoscopio, los tres adoptaban una diversidad de aspectos que a menudo les permitía compartir funciones y parecer extremadamente semejantes. Es así que los tres quemaban y golpeaban las alturas celestes con las descargas eléctricas que, fulgurantes y estruendosas, llegaban a la tierra.15

A pesar de la fuerte vinculación entre las tres deidades, la inscripción de las orejeras solamente registra advocaciones de Chaahk y Yopaat, pero no menciona a K'awiil. Esto quizá no resulte tan extraño, si consideramos que la referencia central a K'awiil fue la propia persona de dicho gobernante. En su existencia ultraterrena, Pakal fue conceptuado como encarnación del dios Unen-K'awiil, siendo ésta la forma como fue representado en la lápida que cubría su sarcófago. Así, las referencias a Chaahk y Yopaat fueron formuladas como parte del programa general de conceptos y significados del entierro real.

Es posible que el señor O'-Kan, gobernante de Lah y tributario de la jadeíta, recibiera instrucciones de mencionar a Chaahk y Yopaat en las piezas que darían testimonio de su tributo. Eligió las orejeras, quizá porque eran piezas que permitían desplegar un texto glífico relativamente extenso y que además conjugaban una fina calidad lapidaria con una inmejorable materia prima. Al igual que la "placa testimonial de tributo" del Templo XIII-sub, las orejeras no mencionan al señor palencano que recibió el ikaatz, sino únicamente al tributario. Sin desacatar su obligación de mencionar a los dioses de la lluvia y el rayo, O'-Kan plasmó en el texto una pequeña pieza literaria que sobresale por la belleza de sus metáforas, cadencia, sonoridad y refinada composición. Incluso se tomó la libertad de mencionar un sacrificio humano que efectuó en honor del dios K'ahk' U B'ajlaj Yax-Ti'-Chaahk. Como cualquier tributario de una carga de jadeíta, el señor O'-Kan mostró su sumisión ante el poderoso jerarca que le exigía el ikaatz. No obstante, resulta notable que el señor de Lah dejara testimonio de este acto tributario con una pieza de escritura tan elegante en términos caligráficos y literarios. La humillación intrínseca del sometimiento tributario no evitó que se ensalzara y dignificara como un hombre culto y piadoso del culto a los dioses de la lluvia y el rayo.

Tal como lo hemos planteado, el señor O'-Kan era un ajaw menor, dependiente del señorío de Piedras Negras. Regía la población secundaria de Lah, cuya ubicación concreta sigue siendo un misterio. Posiblemente se localizó en alguna zona periférica del territorio dominado por Yookib'. Quizá, algún día, una inscripción o los restos de un taller de lapidaria de jadeíta nos permitirán identificarla arqueológicamente.

El señor O'-Kan dejó testimonio de su afiliación política con Piedras Negras registrando un título emblemático de esta ciudad: K'in-il Ajaw. No obstante, por razones políticas, evitó asociar ese título directamente con su nombre. Bajo estas condiciones empleó una fórmula indirecta. De acuerdo con la lectura epigráfica aquí planteada, primero mencionó a los dioses B'olon U B'aah Noh-il Ye'eb' Yopaat y K'ahk' U K'in-il Chaahk, añadiendo que este último era el "Venerable Padre del Señor Luminoso [K'in-il Ajaw], el Señor de Lah". Hasta este punto, y al menos en términos formales, no cometía una imprudencia, porque podía entenderse que los dignatarios de Lah se reclamaban como émulos y cultores del astro solar. De hecho, O'-Kan afirmaba que toda esa expresión era el nombre de su ikaatz o tributo de jadeíta. De esta manera, ya no fue necesario que su nombre estuviese directamente asociado con el título K'in-il Ajaw, lo cual hubiese resultado muy irritante para la dinastía de Palenque. Los nobles palencanos seguramente reconocieron el artilugio del señor O'-Kan pero, ¿qué tanto pudo haberles importado? Por su alta calidad de manufactura y el material, las orejeras no eran precisamente objetos despreciables. Además, estas piezas habrían de quedar sepultadas para la eternidad y nadie volvería a leer su inscripción. Así, paradójicamente, K'inich Janahb' Pakal fue enterrado con un texto que subrepticiamente incluía un título emblemático de sus enemigos más denostados: los señores de Piedras Negras.

El cobro del ikaatz a las unidades políticas vecinas pudo ser un factor muy importante de las guerras que Palenque emprendió durante la segunda mitad del siglo VII, tan importante como la captura de miembros destacados de las dinastías enemigas. Además de su rico simbolismo religioso, la jadeíta fue un marcador del prestigio, presencia política y capacidad guerrera de las dinastías que la acumulaban. El grupo gobernante de Palenque fue particularmente codicioso de ese preciado material y su abundancia en los sepulcros reales es un indicador inequívoco de la influencia y poder regional que alcanzó la ciudad durante el periodo Clásico Tardío.

 

BIBLIOGRAFÍA

Aulie, H. Wilbur y Evelyn W. de Aulie, 1980 Diccionario ch'ol-español, español-ch'ol. México: Secretaría de Educación Pública, Instituto Lingüístico de Verano (Serie de Vocabularios y Diccionarios Indígenas Mariano Silva y Aceves, 21).         [ Links ]

Barrera Vásquez, Alfredo (coord.), 1980 Diccionario Maya Cordemex. Mérida: Cordemex.         [ Links ]

Bernal Romero, Guillermo, s.f. El Tablero de K'an Tok, una inscripción glífica del Grupo XVI de Palenque, Chiapas. México: UNAM, IIFL, Centro de Estudios Mayas. En prensa.         [ Links ]

Bernal Romero, Guillermo, 2004 "El Rostro del Cielo y la Espina del Sacrificio. Un comentario sobre los glifos de Espejo y de Espina de Mantarraya", ensayo presentado en la reunión Maya Study Day, organizada dentro de la exhibición The Courtly Art of the Ancient Maya, Washington D.C.         [ Links ]

----------, 2006 "El trono de K'inich Ahkal Mo' Nahb': una inscripción glífica del Templo XXI de Palenque". Tesis de Maestría en Estudios Mesoamericanos, México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras.         [ Links ]

Canter, Ronald 2007, "Rivers Among The Ruins: The Usumacinta", The PARI Journal, VII (3): 1-25. San Francisco: Precolumbian Art Research Institute.         [ Links ]

Erik Boot (comp.), 1997 Vocabulario lacandón maya-español (dialecto de Naja'). FAMSI (www.famsi.org/mayawriting/dictionary/boot/lacandon-de-naja_based-on_bruce1968.pdf).         [ Links ]

Fernández Tejedo, Isabel, Margarita Gaxiola, Javier López Camacho y Elisa Ramírez C., 1988 Zonas Arqueológicas Tabasco. México: INAH.         [ Links ]

García Barrios, Ana, 2007 "El dios Chaahk en el nombre de los gobernantes mayas", Estudios de Cultura Maya, XXIX: 15-29. México: UNAM, IIFL, Centro de Estudios Mayas.         [ Links ]

Grube, Nikolai, 2001 "Los nombres de los gobernantes mayas", Arqueología Mexicana, IX (50): 72-77. México: INAH / Raíces.         [ Links ]

Grube, Nikolai y Guillermo Bernal, 2007 "Panel of unknown provenance in the Palenque Museum", Mexicon, 29 (4): 89-90. Markt Schwaben [Alemania]: Verlag Anton Saurwein.         [ Links ]

Hofling, Charles Andrew y Félix Fernando Tesucún, 1997 Itzaj Maya-Spanish-English Dictionary / Diccionario Maya Itzaj-Español-Inglés. Salt Lake City: University of Utah Press.         [ Links ]

Kaufman, Terrence (con la asistencia de John Justeson), 2003 A Preliminary Mayan Etymological Dictionary. FAMSI (www.famsi.org/reports/oiosies/index.html).         [ Links ]

Lacadena, Alfonso, 2006 "El origen prehispánico de las profecías katúnicas mayas coloniales: antecedentes clásicos de las profecías de 12 Ajaw y 10 Ajaw", Acta Mesoamericana, Volume 18. Sacred Books, Sacred Languages: Two Thousand Years of Ritual and Religious Maya Literature. Proceedings of the 8th European Maya Conference. Madrid, November 25-30, 2003, pp. 201-225, R. Valencia Rivera y G. le Fort (eds.). Editores Rogelio Valencia Rivera y Geneviève Le Fort. Markt Schwaben [Alemania]: Verlag Anton Saurwein.         [ Links ]

Landa, Diego de, fray, 1938 Relación de las cosas de Yucatán. México: Porrúa.         [ Links ]

Martin, Simon y Nikolai Grube, 2000 Chronicle of the Maya Kings and Queens. Deciphering the Dynasties of the Ancient Maya. Londres: Thames and Hudson.         [ Links ]

Martin, Simon, Marc Zender y Nikolai Grube, 2002 "Palenque and its neighbors", Notebook for the XXVIth Maya Hieroglyphic Forum at Texas, March, 2002, pp. 1-66. Austin: University of Texas, Maya Workshop Foundation.         [ Links ]

Morán, Pedro, fray, 1935 Arte en lengua choltí, que quiere decir lengua de milperos [1695], edición facsimilar de W. Gates. Baltimore: The Maya Society Publication (9).         [ Links ]

Pérez González, Benjamín y Santiago de la Cruz, 1998 Diccionario chontal, chontal-español español-chontal. México: INAH / Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Tabasco.         [ Links ]

Ruz Lhuillier, Alberto, 1955 "Exploraciones en Palenque: 1952", Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia, VI (34): 79-110. México: INAH / SEP.         [ Links ]

----------, 1973 El Templo de las Inscripciones, Palenque. México: INAH (Colección Científica, 7).         [ Links ]

Stuart, David 2002 "Glyphs for 'Right' and 'Left'?". Mesoweb. An exploration of Mesoamerican Cultures (www.mesoweb.com/stuart/notes/RightLeft.pdf).         [ Links ]

----------, 2005 The inscriptions from Temple XIX at Palenque. A Commentary. San Francisco: The Pre-Columbian Art Research Institute.         [ Links ]

----------, 2008 Copan Archaeology and History. New Finds and New Research, Sourcebook for the 2008 Maya Meetings at the University of Texas at Austin. Austin: University of Texas.         [ Links ]

Velásquez García, Erik, 2005 "El pie de serpiente de K'awiil", Arqueología Mexicana, XII (71): 36-39. México: INAH / Raíces.         [ Links ]

Wisdom, Charles, 1950 "Ch'orti' Dictionary", transcrito por Brian Stross. Manuscrito.         [ Links ]

Zender, Marc, 2002 "The Toponyms of El Cayo, Piedras Negras y La Mar", Heart of Creation: The Mesoamerican World and the Legacy of Linda Schele, pp. 166-184, A. Stone (ed.). Tuscaloosa [Alabama]: University of Alabama Press.         [ Links ]

 

Notas

* Agradezco los valiosos comentarios y sugerencias que durante la elaboración de este artículo me hicieron Mercedes de la Garza, Maricela Ayala, Nicholas Hopkins, Laura Elena Sotelo, Carmen Valverde, Martha Ilia Nájera, Ana Luisa Izquierdo, Carmen León, Tomás Pérez, Marc Zender, Joel Skidmore, María Elena Vega, Erik Velásquez y Roberto Romero.

1 El término ye'eb', "niebla", no debe confundirse con y-ehb', "su escalera".

2 Es así que en las inscripciones de Palenque se observan declinaciones verbales propias del chontal (como el sufijo para verbos posicionales -waan) y variaciones fonológicas típicas del yucateco: tal es el caso de los términos kan, "serpiente", y k'am, "recibir", que en las zonas centro y oriental maya se escribieron sistemáticamente como chan y ch'am, respectivamente.

3 Lectura epigráfica de Peter Mathews.

4 Estas y otras advocaciones del dios Chaahk son comentadas por Nikolai Grube (2001: 76) y Ana García Barrios (2007).

5 El logograma de "pedernal quebrado" (figura 9a, cartucho 6) habitualmente es leído como B'AJLAJ, debido a que presenta una sustitución por la forma fonética b'a-la-ja, b'a[j]laj (figura 9b). No obstante, Marc Zender ha propuesto que ese logograma solamente expresa el término B'AJ y que su valor logográfico íntegro era aportado o restituido por el lector: b'aj(laj). Zender expuso esta interpretación durante el Taller Avanzado de Epigrafía Maya, realizado dentro del 32nd Maya Meeting de la Universidad de Texas en Austin (25 de febrero al 2 de marzo de 2008).

6 En maya yucateco, la raíz b'ah significa "clavar con martillo", "escoplear", "hincar con golpe"; el término b'ah- también es definido como "partícula para expresar acción violenta o enfatizante" (Barrera Vásquez, 1980: 25). Cognadas en otras lenguas mayas: Proto-ch'ol, *b'aj vt, "to nail"; Ch'oltí, #boh-o, "clavar"; Tzotzil, b'aj "clavar"; Mam, b'aj "pegar", "golpear"; K'ekchí, #baj-i vt "martillar" (Kaufman, 2003: 923).

7 Para una discusión amplia sobre las toponimias del señorío de Piedras Negras, véase Zender, 2002.

8 En la actualidad, la mayoría de los epigrafistas lee este nombre como Yo'nal (o Yopnal) Ahk. En un trabajo previo propuse la lectura K'inich y-O'-Kan Ahk-nal, cuyo orden es incorrecto (Bernal, 2006: 99). Hoy opino que la forma correcta es K'inich y-O'-Kan-al Ahk.

9 El Tablero de los Esclavos menciona un tercer ataque promovido por Chak Suutz'. Ocurrió en (9.14.17.12.19), 2 Kawak 2 Xul, 19 de mayo de 729, y fue dirigido contra un sitio llamado Kok-al, "(Lugar) de Abundancia de Tortugas-Kok". No hay datos que permitan determinar siquiera el área en la que estuvo situada esa población.

10 El Porvenir se encuentra unos tres kilómetros al noroeste de Piedras Negras, muy cerca de la ribera oriental del río Usumacinta (que está solamente a 1 km). De acuerdo con Ronald Canter (2007: 13-14), entre ambas localidades existió una serie de caseríos, así como un camino. Considera que El Porvenir fue un punto clave de las rutas de comunicación terrestres y fluviales del señorío de Yookib'; de ahí salían varios caminos que, a través de varios pasos naturales, atravesaban la sierra El Lacandón y permitían la comunicación entre los valles intermontanos. Un camino prehispánico partía hacia el norte, cruzando por la población actual de Corregidora, Tabasco, y llegando hasta Tenosique (Tomás Pérez, comunicación personal, marzo de 2008). Otro más se dirigía al poniente, cruzando el valle que conduce hasta la actual población de Francisco I. Madero. El Porvenir controló un punto de desembarco ("playón") del río Usumacinta, donde se han encontrado evidencias prehispánicas de pilotes para sujetar embarcaciones. La bahía se encuentra en un tramo navegable del río Usumacinta, ubicado entre los raudales de Piedras Negras y de Cola del Diablo. Por su estratégica ubicación, El Porvenir pudo ser un lugar particularmente apropiado para la captación de jadeíta y otros bienes suntuarios, traídos de zonas lejanas.

11 Una escultura de procedencia desconocida muestra a un personaje llamado K'an Maax, quien usaba el título K'in Ajaw (o Aj K'in Ajaw). El monumento podría ser originario de La Mar o de Chancalá, Chiapas (Grube y Bernal, 2006: 90).

13 Al norte de Palenque, en las llanuras de Tabasco, actualmente se encuentra la localidad de Laguna Chichicaste. Existe alguna posibilidad de que antiguamente la toponimia Lah fuese sustituida por la voz nahua chichicaste (originalmente chichicaxtle, "ortiga") y que perdurara bajo esta forma hasta nuestro días (las toponimias de origen nahua en Tabasco son bastante comunes). Laguna Chichicaste se encuentra en la ribera oeste del Bajo Usumacinta, en un punto donde este río es navegable hacia la costa o al interior. Cerca de ahí se ha identificado un sitio —aún sin denominación— de Rango 3, según la clasificación propuesta por Fernández, Gaxiola, López y Ramírez (1988). Sobra decir que esta ubicación hipotética resulta muy tentativa.

14 La lectura del cartucho y-oon es una propuesta de desciframiento de Nikolai Grube (comunicación personal, 2005).

15 No obstante, su potestad común sobre el rayo no indica que lo manejaran de la misma forma ni con los mismos propósitos. Varias imágenes del periodo Clásico nos permiten establecer algunas diferencias. El rayo de Yopaat era una piedra de pedernal labrado con el que partió el carapacho de una tortuga, liberando con ello al Dios del Maíz. El rayo de Chaahk era un hacha reluciente y con ella cercenaba las nubes, mismas que dejaban caer la lluvia benefactora de los cultivos. El rayo de K'awiil era parte de su propio cuerpo: una pierna serpentina (Velásquez, 2005).

 

Información sobre el autor

Guillermo Bernal Romero. Mexicano. Maestro en estudios mesoamericanos (UNAM), con estudios adicionales en la especialidad en arqueología (ENAH). Especialista en escritura glífica maya. Colaborador del Proyecto Arqueológico Palenque y director del Museo de Sitio "Alberto Ruz Lhuillier" (1998-2005). Ha publicado artículos en revistas especializadas y de divulgación, nacionales y extranjeras. Desde 2006 se desempeña como investigador en el Centro de Estudios Mayas, IIFL, UNAM.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons